LA FRASE

"ESTAMOS EVALUANDO QUE POSTURA ADOPTAR FRENTE A LA REFORMA LABORAL QUE PLANTEA EL GOBIERNO; PARA LO CUAL HEMOS CONSULTADO EL KAMASUTRA." (JUAN CARLOS SCHMID)

sábado, 31 de enero de 2015

¡SE HA FORRRMADO UNA PAREJA!


Más info, acá y acá.

SALEN CARAS LAS CORTINAS DE HUMO PARA TAPAR LO DE NISMAN


* El aumento del 18,26 por ciento en la jubilaciones y pensiones a partir de marzo que anunció ayer Cristina es el incremento más grande desde que se sancionó la Ley de Movilidad Jubilatoria, en 2008.

* La decimotercera actualización automática de los haberes comenzará a ser percibida con el pago de marzo, ese mismo mes. A partir de ese momento, la jubilación mínima pasará de 3231,63 a 3821,73 pesos por mes. La medida beneficiará a 7,6 millones de individuos. 
* La mejora automática en las prestaciones del sistema representa una inversión adicional de 123 mil millones de pesos en un año, a cargo del Estado.
* Desde que entró en vigencia la Ley de Movilidad, a comienzos de 2009, la jubilación inicial pasó de 690 a 3821 pesos mensuales. Fueron 13 aumentos ininterrumpidos. La recuperación representa un incremento del 454 por ciento. 

* En la Anses consideran que, salvo las tres oportunidades, las mejoras en los ingresos de los jubilados siempre estuvieron por encima de cualquier medición de precios, permitiendo una recomposición del poder adquisitivo de los haberes. Las estimaciones de las consultoras privadas que luego los diputados opositores comenzaron a presentar como IPC-Congreso arrojan un incremento de 309 por ciento desde 2009 hasta fines de 2014. 
* Si bien la mitad de los abuelos argentinos cobra la jubilación mínima, desde la Anses aseguran que en 8 de cada 10 hogares hay doble haber jubilatorio, garantizando un umbral de ingresos más elevado. Cuando la mejora entre en vigencia, el haber mínimo pasará a representar el 81 por ciento del Salario Mínimo, Vital y Móvil.
* A partir del 1º de marzo, el haber jubilatorio medio pasará de 5759 a 6811 pesos mensuales. En tanto, la máxima prestación aumentará de 23.675 pesos a 27.998 pesos por mes.
El Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la Anses creció un 43,3 por ciento durante 2014, al totalizar 472.265 millones de pesos. 

* Entre 2008, fecha en que fueron nacionalizados los recursos de las ex AFJP, y el año pasado, los recursos del FGS tuvieron un incremento total de 381,5 por ciento.

Mas información, acá y acá.

LAS FRASES DEL MES


1. "Carrió dice que de la locura se puede salir porque ella hace años que está fugada del Borda." (Aníbal Fernández)

2. "Me apuntan a mí por el descarrilamiento en Castelar, pero para cortar los rieles hace falta saber manejar una amoladora; no un cepillo para brushing." (Rubén Sobrero)

3. "En nuestro gobierno levantaríamos el cepo cambiario en 100 días, y cuando no haya quedado ni un sólo dólar, el día 101 levantaríamos vuelo en helicóptero y que se arreglen." (Sergio Massa)

4. "¿Cómo que Barletta desmintió la campaña con las promotoras? ¿Y ahora que hago yo con las calzas que me hice hacer a medida para apoyarlo?" (Elisa Carrió)

5. "Puede que yo haya entendido mal, pero los asesores de campaña me dijeron: "Mario, vos del único modo en que podés llegar a ser gobernador, es con mucho culo." (Mario Barletta)

6. "Me invitó Lanata a ir al primer programa cuando vuelva a la tele, pero a lo mejor lo dejamos para mejor oportunidad." (Daniel Scioli)

7. "El comisario Garro deja la Unidad Regional para dedicarse a la formación de cuerpos policiales de élite, al estilo de la SS o la Gestapo." (Raúl Lamberto)

8. "Lo que pasó en Francia muestra los riesgos de ser creativo, por eso yo trato de mantenerme al margen de ese peligro." (Nik)

9. "El problema del cátering en el evento con artistas en Mar del Plata no justifica que digan que nosotros vendemos pescado podrido." (Sergio Massa)

10. "No me van a comparar con Barletta, por favor, somos diferentes: yo a los culos los toco." (Miguel Del Sel)

11. "Este tema de las promotoras que hacen campaña en calzas ajustadas hay que dejar que lo resuelva la mano invisible del mercado." (Hermes Binner)

12. "Después del amparo para frenar las designaciones de Gils Carbó vamos a presentar un habeas córpus para pedir la libertad de "Chavay" Ruiz; que es un preso político." (Sergio Massa)

13. "Yo en la interna del kirchnerismo estoy por el más débil, que es Scioli." (Jorge Lanata)

14. "Parece que éste año los medios y la oposición salieron desde el vamos con los tampones de punta contra nosotros." (Axel Kicillof)

15. "¡Ya somos Venezuela, no puede ser que una se recorra un montón de negocios buscando tampones y no consiga!" (Mirtha Legrand)

16. "¿Así que tienen que ver con la causa AMIA? yo pensaba que lo de las alertas rojas era por la falta de tampones." (Hermes Binner)

17. "Esperemos que no le den el Oscar a Szifrón por "Relatos Salvajes" porque va a empezar a tuitiar pelotudeces como Campanella." (Aníbal Fernández)

18. "El video del supuesto sabotaje al Sarmiento es otra operación del gobierno: fíjense que hay dos cambiando las vías y diez mirando, si hubiéramos sido nosotros el que cambiaba las vías era uno sólo." (Rubén Sobrero)

19. "Sobre el atentado a la AMIA yo estoy abierta a seguir por cualquier pista, mientras no haya controles de alcoholemia." (Patricia Bullrich)

20. "A Nisman lo mató el gobierno, con el misil que robaron del cuartel de La Plata." (Elisa Carrió)

21. "La verdad que lo de los botines con los tapones de punta estuvo mal, viendo la denuncia de Nisman con una ojota bastaba." (Diana Conti)

22. "La aparición de una tercera puerta que posibilitaba acceder al departamento de Nisman descolgándose por las paredes demuestra que lo asesinó Fuerza Bruta." (Elisa Carrió)

23. "Quiero desmentir que yo tuviera algo que ver con la SIDE o hubiera aportado datos al fiscal Nisman." (Ricardo Caruso Lombardi)

24. "Lo que hay que garantizar en forma urgente ahora es la seguridad de Cattáneo, el técnico en informática de IBM que estaba trabajando con el fiscal Neymar." (Hermes Binner)

25. "El caso Nisman demuestra que hay que aumentar urgente las penas por suicidio." (Juan Carlos Blumberg)

26. "Yo en Grecia hubiera votado por Papandreu." (Hermes Binner)

27. "Los saqueos de diciembre fallaron porque apostamos al sindicato de policías -que levantó el paro- en lugar de haber arreglado con el sindicato de espías." (Luis Barrionuevo)

28. "La aparición de la presidenta en cadena nacional en silla de ruedas es una barbaridad, la exclusividad del aprovechamiento político de ese tipo de cosas la tenemos nosotros con Gabriela Michetti." (Mauricio Macri)

29. "La postura de los senadores del PRO sobre la postulación de Carlés a la Corte es clara: yo lo voy a apoyar porque es amigo del Papa Francisco, y Diego Santilli lo va a rechazar porque es amigo de Zaffaroni." (Gabriela Michetti)

30. "Nunca me hubiera imaginado que tenían más interés en escucharme en la SIDE y radio Mitre, que en Cooperativa." (Luis D'Elía

31"Si haciendo las tonadas de las distintas provincias llego a quedar la mitad de boludo que el Massa ése, autorizo a que me tapen la cara con una almohada cuando esté durmiendo, y listo." (Luis Landriscina)

viernes, 30 de enero de 2015

TWEETS POLÉMICOS

¿QUÉ TAJ' ACIENDO?




Y hay más en gatera, considerando el voto que puede venir del exterior:

LEAN ÉSTE POST, QUE SE AUTODESTRUIRÁ EN CINCO SEGUNDOS


Nos enteramos gracias a Nicolas Pizzi en Clarín (apúrense a leer rápido la nota, porque a lo mejor la borran; como la que decía que Canicoba Corral había autorizado las escuchas de Nisman) que los espías de la SIDE están preocupados por su disolución; y advierten que "agravará la guerra de espías".

Lo cual supone que ya hay una guerra de espías en marcha -cosa que Cristina sostuvo y desde los medios se negaba- así como la amenaza de futuros carpetazos; hecha públicamente a través de los medios, pero bueno, son detalles.

Las reformas al sistema de inteligencia demuestran que con el kirchnerismo siempre pasa lo mismo, viejo: atropellan y se llevan todo por delante, sin tener en cuenta a la gente; y sin llegar a los necesarios diálogos y consensos; por ejemplo en éste caso preguntándoles a los espías si quieren seguir como están hasta ahora, o prefieren ser disueltos, reubicados o rajados.

Son muy interesantes las incomprobables fuentes de Pizzi: "un hombre que perteneció al riñón del kirchnerismo" (¿Alberto Fernández?), "un hombre que integró la SIDE en tiempos democráticos" (¿De Santibáñez, el "Tata" Yofre?)", "un ex funcionario de la ex SIDE" (¿Stiusso?), "Jueces y fiscales consultados" (¿Lijo, Bonadío, Recondo, Marijuan?); que señalan -en éste último caso- que "La propuesta también cayó muy mal en los tribunales de Comodoro Py...". (es lógico, la interrupción de los sobres de la SIDE equivale para algunos a empezar a pagar ganancias)

La única fuente revelada y comprobable es Miguel Angel Toma (a cargo de la SI en el gobierno de Duhalde), que se queja porque Cristina cerró hace un tiempo "la Escuela de Inteligencia"; y le dejará "un caballo de Troya" al próximo gobierno si el director de la nueva AFI sigue en funciones más allá de su mandato.

Es curioso que no haya dicho nada de Stiusso, que sería entonces una tropilla de Troya; ya que estuvo en la SIDE desde 1972.

También es curioso con que facilidad los periodistas acceden al diálogo con los espías, como por ejemplo en esta nota de Perfil con Iván Velázquez, acusado de organizar un golpe contra Néstor Kirchner en el 2007, procesado en la causa del pinchado de mails que lleva la jueza Arroyo Salgado (la ex de Nisman) y que involucra -entre otros- al "Tata" Yofre, Pagni y el dueño de SEPRIN, Alderete; y prófugo en el Uruguay.

Es muy interesante la nota -más allá de la dudosa credibilidad de entrevistador y entrevistado- porque se blanquean y naturalizan los "sobres de la felicidad" que desde la SIDE les llegaban a periodistas; y si fueran ciertas las fuentes de Pizzi en Clarín, también se están pretendiendo naturalizar los promiscuos vínculos entre jueces, fiscales, periodistas y los espías. 

La verdad que mejores argumentos para apoyar las reformas que impulsa Cristina con la disolución de la SI (por ejemplo tipificar como delito el contacto de los agentes de inteligencia por fuera de quienes conducirían a los servicios) y la creación de la AFI, no podríamos encontrar.    

TWEETS POLÉMICOS

jueves, 29 de enero de 2015

ESTUVO AHÍ DE PROPONER UN POGO


¿QUÉ HACER CON ÉSTA GENTE?



Las imágenes del video de apertura corresponden al velorio de Nisman, pero no difieren demasiado de lo que se pudo ver días pasados en Plaza de Mayo (cuando algunos querían derribar las vallas al grito de "si caen las vallas, cae el gobierno"), o en cualquiera de los últimos cacerolazos; o lo que se recoge a diario en las redes sociales. 

En todo caso estas imágenes impactan porque es como si pretendieran asumir un dolor por la muerte del fiscal mayor aun que el de sus propios deudos que lo velaban en la intimidad; pasando por encima del mínimo respeto humano justamente a ese dolor.  

Son la expresión de un odio visceral, sin filtros ni mediaciones, que da rienda suelta a sus instintos y propaga como mensaje político el deseo explícito de muerte al odiado, en éste caso Cristina y por intermedio de ella, a nosotros.

Un odio para el cual cualquier cosa sirve como excusa, hasta una denuncia que no leyeron pero dan por buena, de un fiscal cuyo desempeño concreto en la función y en la causa AMIA, ni siquiera se detuvieron a analizar, porque no les interesa; como tampoco les interesan las víctimas del atentado.  

Prometen venganzas y amenazan con persecuciones en nombre de una supuesta cruzada moralizadora, y un más supuesto aun reclamo de justicia; cuando la justicia es -entre muchas otras cosas- el intento de racionalizar y conducir a través del derecho y las instituciones, el impulso instintivo de devolver ojo por ojo, y diente por diente.

En un país como la Argentina, en el que sobran los que tienen derecho a reclamar justicia, empezando por los familiares y amigos de las propias víctimas de la AMIA, que han quedado relegados en un absoluto segundo plano en todo esto.

Y pese a que abundan los que tienen sed de justicia (las Madres, las Abuelas, los hijos y familiares de desaparecidos, las Madres del Dolor y del paco, los familiares de las víctimas de Cromagnon y Once, o de las víctimas de la inseguridad y el gatillo fácil policial), no se tienen registros significativos de que odien y clamen venganza, o -peor aun- que intenten hacer justicia por mano propia; en un país donde la justicia ha faltado tantas veces a su deber fundamental de dar respuestas a las víctimas.

Es lógico que exista gente que no esté de acuerdo con el gobierno, y tiene todo el derecho de manifestarse públicamente para ponerlo en evidencia. Incluso es posible que tenga sus motivos valederos para estarlo, algunos de los cuáles hasta podrían compartirse porque cuestionan a ese gobierno por razones con las que uno acuerda, pero pone en el balance los méritos; y concluye decidiendo apoyarlo.  

Pero esto es otra cosa, y lleva a preguntarse cual es la razón -si la hay- de tanto odio; o como diría Tenenbaum, "que les pasó" durante el kirchnerismo, en un esfuerzo por comprender que daño tan grave les pudo haber causado, para que reaccionen así.

Por el contrario, si se entra en un análisis más fino se verá que -en no pocos casos- se trata de gente a la que no le ha ido mal todos estos años, sino más bien todo lo contrario; y no es que pretendamos reclamar un agradecimiento pendiente de su parte al gobierno, o algún tipo de reconocimiento: simplemente estamos tratando de comprender cual es el origen de tanto odio, si es que es posible comprender el odio. 

En todo caso y en tren de conjeturar una respuesta, es posible que el kirchnerismo -a veces queriendo, otras sin querer- haya puesto en el tapete cuestiones que estaban ahí desde siempre, pero se barrían debajo de la alfombra; cuestiones que ponen en claro quien es quién y de que lado está ante determinadas situaciones. Y en ese tren haya gente a la que no le guste la imagen que le devuelve el espejo.

Si se apela -en ese contexto- al socorrido argumento de la "grieta" y el clima de crispación (como si fuera algo novedoso y reciente, en un país con su historia atravesada por enfrentamientos políticos saldados de los peores modos), volvemos a proponer que rastreemos todos en la memoria, para encontrar algo igual como manifestación de los que adherimos al oficialismo; es decir que hayamos ocupado el espacio público con el odio como disparador, para desearle la muerte o prometerle venganza, al que no piensa como nosotros.

No se trata de que nosotros seamos Heidi ni mucho menos, sino de constatar que cuando nos movilizamos, ha sido "en favor de", y las manifestaciones más multitudinarias en apoyo de los gobiernos de Néstor y Cristina tuvieron siempre como sello distintivo -aun en los momentos de peor tensión, como el conflicto del campo- la alegría. 

Se dice también que estos hechos responderían al hartazgo de algunos con un estado de cosas que no registra antecedentes en el país: "nunca vivimos algo así", hablando de la corrupción, la inseguridad o la impunidad.

¿Nunca, acá, en la Argentina, en el país que justamente hace 21 años no puede saber quiénes volaron la AMIA cobrándose la vida de 85 personas; y que recién ahora, tras 40 años y con esfuerzo, está logrando cerrar con justicia el capítulo de lo que pasó con otras 30.000 durante la dictadura? ¿Es en serio lo de "nunca antes"?

Se señala que este odio es expresión de la orfandad de representación política de ciertos sectores de la sociedad, que no encuentran quien pueda canalizar sus inquietudes y su modo de ver el país; y por eso vagan condenados a cambiar cada semana o quincena de un "héroe civil" que los exprese; sea Lanata, Lijo, Campagnoli, Belén Mosquera, Sabsay, el cocinero de la fragata, o el propio Nisman: deben tener una resma de cartulinas para salir corriendo a hacer carteles con el nombre de ocasión que puedan lanzar a modo de insulto contra Cristina.

Escuchándolos es obvio que no hablan, sino son hablados; repitiendo una y otra vez zócalos y titulares, doce años con los mismos argumentos, las mismas consignas, las mismas chicanas, los mismos sambenitos: que las carteras, que los planes, que el choripán, que la letra K.

Si de ausencia de representación hablamos, cabe preguntarse si ésta gente quiere y puede ser representada, y si el sistema político argentino está en condiciones de procesar ese odio, y traducirlo en una propuesta política que pueda encauzarse por los carriles de la democracia.

El modo en el que tratan a la oposición -apenas un escalón por debajo del gobierno en el insulto- tildándola de "débil" o "complaciente" autoriza a ser escépticos.

Cuando a ésta oposición -la que no quiere discutir nada en el Congreso, ni cubrir cargos en la Corte, y se opone sistemáticamente y de pálpito a todos los proyectos del gobierno, aun sin haberlos leído- la tildan de débil y complaciente, lo que les están reclamando es que convoquen -lisa y llanamente- a un golpe de Estado para terminar con el gobierno, antes del vencimiento del mandato de Cristina; no hay otra explicación posible: "hagan algo para terminar ya con esto".

Y es ahí entonces cuando cabe preguntarse que se hace con ésta gente; descartada -por inviable- la opción de "seducirlos" o "convencerlos" para que cambien de opinión.

Tanto como la alternativa de replicarles con los mismos modos, por torpe e imprudente: apenas conocida la muerte de Nisman, llamábamos acá a la prudencia, y el llamado cobra más actualidad hoy, en éste contexto. 

Pero es evidente que, más allá de las preferencias políticas de cada uno, como sociedad algo hay que hacer con ellos, aunque para ser francos, no tengamos claro qué.

PREVISOR, YA EN EL 2003 KIRCHNER HABÍA PREPARADO UNA CORTINA DE HUMO PARA TAPAR LA MUERTE DE NISMAN


Desde que se supo que Cristina postulará a Roberto Carlés para suceder a Zaffaroni en la Corte Suprema y como era de esperarse, medios y opos salieron a oponerse con los tapones de punta, sin siquiera entrar a considerar los antecedentes del candidato.

Lo cual no debe sorprender porque cuando se conoció la renuncia de Zaffaroni (anunciada desde hace mucho tiempo, concretada el año pasado) los opositores se comprometieron hasta por escrito a no tratar ningún pliego de postulante para ocupar cargos en la Corte.

Un absurdo por donde se lo mire como se dijo acá; pretendiendo cercenarle al presidente una atribución constitucional, y un contrasentido con su actual pedido de que las escuchas telefónicas en causas judiciales sean manejadas por la Corte, porque no confían en Gils Carbó.  

Pero en la maratón de argumentos estúpidos a la que estamos asistiendo por estos días, hay uno que sobresale: el que sostiene que Cristina propone a Carlés para crear una "cortina de humo", y distraer a la opinión pública del caso Nisman. Veamos por ejemplo acá.

Como si se le hubiera ocurrido ahora sacar el tema de la galera, y no existiera el Decreto 222, dictado por Néstor Kirchner a un mes de asumir como presidente en el 2003; que reglamenta el procedimiento para postular candidatos a ocupar lugares en la Corte.

Decreto que dice lo siguiente en su artículo 4: "Establécese que, producida una vacante en la CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA NACION, en un plazo máximo de TREINTA (30) días, se publicará en el Boletín Oficial y en por lo menos DOS (2) diarios de circulación nacional, durante TRES (3) días, el nombre y los antecedentes curriculares de la o las personas que se encuentren en consideración para la cobertura de la vacancia. En simultáneo con tal publicación se difundirá en la página oficial de la red informática del MINISTERIO DE JUSTICIA, SEGURIDAD Y DERECHOS HUMANOS.". (las negritas son nuestras) 

Dijimos antes que Zaffaroni anunció hace mucho que renunciaría a la Corte cuando cumpliera los 75 años, para cumplir con lo que manda la Constitución; en lugar de aferrarse al sillón como Fayt. 

Y cumplió con su palabra, presentando la renuncia el 31 de octubre del año pasado, para que fuera efectiva a partir del 31 de diciembre.

El mismo día fue aceptada por Cristina, y el decreto respectivo publicado el 3 de noviembre en el Boletín Oficial:


O sea que al 31 de octubre del año pasado el gobierno (dos meses y medio antes de la denuncia de Nisman, y de su muerte) sabía que debía proponer un candidato para la Corte (le gustara o no a la oposición) antes del 30 de enero de éste año.

A menos que crean que Kirchner era tan visionario que ya entonces diseñó la cortina de humo perfecta para esconder vaya uno a saber quien sabe que cosa, en torno a un fiscal al que por entonces no se lo había siquiera puesto al frente a la investigación de la causa AMIA.

Y después dicen que el kirchnerismo vive la coyuntura, y no tiene capacidad de planificar para el largo plazo. 

miércoles, 28 de enero de 2015

¡ÚLTIMO MOMENTO: FRACASA ATENTADO DEL GOBIERNO CONTRA LA FISCAL DEL CASO NISMAN!


TWEETS POLÉMICOS

DE CHANCHOS Y DUEÑOS


A esta altura del partido no deberían asombrarnos las obscenas contradicciones de una oposición que pide cosas un día, para oponerse al siguiente cuando el gobierno da muestras de avanzar en el sentido reclamado: hasta la cadena nacional de Cristina del lunes pasado era una tarea impostergable disolver la ex SIDE y reformular el aparato de inteligencia estatal, pero bastó que la presidenta lo anunciara, para que se convirtiera en algo que debe dejársele al futuro gobierno, y sobre lo cual éste no puede avanzar. 

No deja sí de causar perplejidad el nivel de estupidez de ciertas críticas, que dicen bastante sobre el nivel argumental y la densidad política de los que las hacen: que si la silla de ruedas, que si la ropa blanca, que si se trata de una cortina de humo para desviar la atención de la muerte de Nisman; como si tal cosa fuera posible, con la verdadera cadena nacional replicando en torno al tema las 24 horas del días, por infinidad de bocas mediáticas.

Mientras nos acusan a nosotros de sostener un relato sin anclaje en la realidad, nos venden otro en el que ellos son los asépticos defensores de las instituciones, que no tienen otro propósito que el de sostener los valores de la república; amenazados por el autoritarismo gubernamental.

Pero lo cierto es que lo que defienden en cada caso -y la frustrada reforma judicial lo dejó muy claro- son, por el contrario, personas bien concretas estratégicamente dispuestas en enclaves importantes del aparato estatal, operando con fines muy concretos también; y que no son necesariamente aquéllos que inspiraron en su momento la creación de las "instituciones" que encarnan. ¿No es cierto, doctor Recondo?

El súbito enamoramiento opositor con la Corte Suprema (cuyas competencias, conviene recordar, provienen de la Constitución, y no pueden ser ampliadas por leyes comunes) se inscribe en esa lógica; porque no es casual que sea contemporáneo con la renuncia de Zaffaroni y con el pedido (incoherente y opuesto a la Carta Magna, de esa misma oposición) de que su vacante no se cubra hasta el próximo gobierno; aunque se trate de un atributo constitucional del presidente, y desde que Kirchner dictó el Decreto 222/03 existe un procedimiento para objetar a cualquier candidato al tribunal, amén de que su pliego debe votarse en el Senado con mayoría calificada, en sesión pública convocada al efecto.

Y si no veamos además lo que ocurre con Gils Carbó, a propósito del proyecto de ley para reformular el aparato de inteligencia nacional que anunció Cristina y enviará al Congreso.

Que el Ministerio Público Fiscal es un órgano extra poder, independiente de los demás poderes del Estado no lo dice Cristina ni es un invento: es la letra pura y dura del artículo 120 de la Constitución Nacional, incorporado en la reforma de 1994 a pedido precisamente de Alfonsín, en el marco de las negociaciones del pacto de Olivos.

Y Gils Carbó pasó el filtro del acuerdo en el Senado (tras el fracaso de la postulación de Reposo) con 63 votos a favor y sólo 3 en contra, en una Cámara de 72; previa audiencia pública y el procedimiento de publicación de sus antecedentes que estableció Néstor Kirchner, igual al de los ministros de la Corte Suprema: transparencia y consenso, como siempre se pide. 

El nuevo Código Procesal Penal de la Nación que se acaba de aprobar (con la oposición de los opositores) es -respecto al mecanismo de escuchas telefónicas en causas judiciales- mucho más restrictivo que el vigente actualmente; que debería aplicarse en caso de causas judiciales ya iniciadas y en trámite.

Si bien en ambos casos se exige la autorización judicial para interceptar teléfonos (y en tanto resulte necesario para la investigación de un delito), dice el artículo 143 del nuevo Código: "La intervención de comunicaciones tendrá carácter excepcional y sólo podrá efectuarse por un plazo máximo de TREINTA (30) días, pudiendo ser renovada, expresando los motivos que justifican la extensión del plazo conforme la naturaleza y circunstancias del hecho investigado. La solicitud deberá indicar el plazo de duración que estime necesario según las circunstancias del caso. El juez controlará la legalidad y razonabilidad del requerimiento y resolverá fundadamente.". 

El artículo 236 del Código vigente sólo exige que las escuchas sean autorizadas por el juez por resolución fundada, sin límites de duración; y la Ley de Inteligencia Nacional 25.520 fija un plazo de 60 días, prorrogables por otros tantos, a pedido del titular de la SI (artículo 19).  

De modo entonces que la oposición de pálpito de los opositores a un proyecto que ni siquieran conocen (fue particularmente patético leer a Macri reclamando un debate en el Congreso al cual ahora se niegan) no se basa realmente en escrúpulos institucionales.

Ni Macri (con su SIDE particular a cargo del "Fino" Palacios y Ciro James), ni los radicales con sus Banelcos, De Santibáñez y Cotis Nosiglias, ni los requechos del "peronismo disidente" que orbitan en torno a Massa con sus Tomas y Tatas Yofres, nos pueden hacer creer realmente eso. 

Apenas se conocieron los cambios dispuestos por Cristina en la ex SIDE, dijimos acá que estaban directamente vinculados con la escalada golpista protagonizada por un sector importante del Poder Judicial, en complicidad con los entramados mediáticos; y con ramificaciones hacia el oscuro mundo del espionaje. 

Del mismo modo que los cambios anunciados el lunes tuvieron como catalizador la operación Nisman, que es parte indudable de la misma escalada destituyente; de modo que lo que Cristina hace es no solo una reforma estructural trascendente en términos institucionales (de la cual se autoexcluyen los "defensores de las instituciones); sino encarar el problema de la disputa por el poder en el Estado democrático, o sea el dilema político por excelencia.

De allí que la decisión del gobierno de avanzar igual con las reformas si no se logran los famosos "consensos" es absolutamente lógica: la actitud de la oposición en éste caso (que replica la observada en tantos otros, como el apuntado de la vacante en la Corte, o la reforma del Código Penal) revela que se trata de muletillas vacías de contenido; porque lo que se desconoce es -en definitiva- la legitimidad del gobierno como tal, y del kirchnerismo como sujeto político como decíamos acá

Lo dijo ayer en su extravío habitual Margarita Stolbizer, al señalar que este gobierno no tiene legitimidad moral ni política para plantear cambios en el sistema de inteligencia; en un giro autoexculpatorio de sus propias incoherencias (el lunes por la mañana reclamaba disolver la SI), que pretende ocultar la verdad central de todo esto: el proyecto que enviará Cristina al Congreso corta uno de los nudos gordianos de la conspiración en marcha; y es natural que produzca ruidos.

Si hasta hay quienes -como el "Tata" Yofre- recorren los medios advirtiendo sobre las represalias que pueden tomar los servilletas desplazados en el nuevo esquema (un tema del que conocen, y mucho); y mas de uno estará pensando si no le puede tocar algún carpetazo en el reparto.

No se trata entonces ni mas ni menos que la vieja cuestión de chanchos, chirlos y dueños.

MÚLTIPLE CHOICE


Opción 1): Con su habitual rapidez mental, la Pato ha advertido que en el próximo gobierno la inteligencia tendrá un jefe kirchnerista.

De ser así, en los próximos días descubriría que los restantes cargos del gabinete también recaerían en kirchneristas, acorde con el resultado de las elecciones de octubre. 

Opción 2): En un exceso de confianza, cree que el futuro gobierno corresponderá a la oposición; pero al mismo tiempo y en un gesto de profunda autocrítica, considera necesario que, para que ese gobierno tenga algo de inteligencia, deberán convocar a un kirchnerista.

martes, 27 de enero de 2015

TWEETS POLÉMICOS

¿UN PLAN QUE ABRE NEGOCIOS?



El simpático video de apertura nos cuenta sobre el "Programa de Intervención Integral en Barrios Plan Abre", que lleva adelante el gobierno provincial -con gran despliegue publicitario- en Santa Fe y Rosario, y que se extendería a Villa Gobernador Gálvez.

En jerga progresista, sería una "intervención integral" en los barrios más desprotegidos de las grandes ciudades de la provincia, para mejorar la infraestructura y condiciones de vida.

Claro que eso supone (para ser efectivo) una fuerte inversión de recursos públicos, y -toda vez que se invierten dineros del Estado- apegarse a determinadas reglas legales para gastarlos. 

En éste caso el marco legal del plan viene dado por éste decreto, de septiembre del año pasado; que tiene algunas curiosidades:


Vemos que el responsable de implementar el plan (el Secretario de Hábitat) solicita que las contrataciones para llevarlo adelante se encuadren en la ley de emergencia en seguridad, aquélla que Bonfatti vetara en las tres cuartas partes de su articulado, dejando a salvo sólo aquéllos que le permitían permitían prescindir de hacer licitación pública para las contrataciones de la policía (ver acá).

Lo curioso del caso es que la emergencia en seguridad -que el gobierno negaba, por eso Bonfatti vetó la ley que la declaraba- sea el fundamento esgrimido por el Secretario de Hábitat (que se supone que tiene que hacer viviendas para la gente) para no hacer licitación pública.

¿Será que el diasgnóstico progresista es que solo los pobres roban y matan, y si les hacés casas o consiguen trabajo en la construcción abandonan el delito? Seguramente es una mala interpretación nuestra.

Sin embargo, más extraño aun es que el gobernador le haya dado pelota al pedido, resolviendo que todo lo que tiene que ver con el "Plan Abre" queda encuadrado en la emergencia en seguridad:      


Además de la emergencia, le agrega el artículo 108 inciso a) de la Ley de Contabilidad, que permite sortear la licitación pública cuando median "probadas razones de urgencia", o "emergencia imprevisible"; y acá nos volvemos a perder.

Por un lado porque aplican la ley de contabilidad para contratar obras públicas; lo que permite por ejemplo sortear la intervención del Registro de Licitadores, que lleva los antecedentes y constata la capacidad de las empresas.

Y por el otro, porque otra vez causa sorpresa que para un gobierno que se tilda de progresista, la urbanización de determinados barrios sea "una emergencia" que no pudieron prever (¿y el Plan Estratégico, y la "Santa Fe pensada para los próximos 30 años"?); o que una cosa que se dice "de probada urgencia" (por ejemplo hacer casas) la hagan recién ahora, y no en el 2007 cuando asumieron.

Como sea, veamos que hizo el gobierno de Bonfatti en uso de esta aplicación de la ley de emergencia en seguridad, al Plan Abre.

En Rosario por ejemplo convocó a tres concursos de precios en forma simultánea el mismo día (el 21 de noviembre pasado) para construir "soluciones habitacionales" (eufemismo progresista por "vivienda"); y de los tres participaron las mismas 6 empresas: OBRING S.A., DYCASA S.A., EPRECO S.R.L., EDECA S.A., PECAM S.A. Y DINALE S.A.; todas viejas conocidas de la obra pública provincial, en especial en tiempos del FPCyS.     

En los tres casos se dieron los siguientes elementos en común:

* Las ofertas adjudicadas estuvieron por arriba del presupuesto oficial, en un rango que osciló entre el 15,97 % y el 18,75 %: ¿el costo del progresismo?

* A la empresa que ganó en cada caso, el gobierno le otorgó un "anticipo financiero" del 20 % del valor del contrato, que consiste en pagarle antes de que empiece a trabajar, y mover una palada de tierra, o algún equipo: el Estado, convertido en financiera de las constructoras.

* Las obras se financian en su gran mayoría con las partidas del Fondo Federal Solidario (fondo soja) que envía la Nación, exactamente en un 79,84 % del costo total, en todos los casos.

Por el Decreto 5127 del año pasado se le adjudicó a la empresa EPRECO S.R.L. la construcción de 191 "soluciones habitacionales" por un monto de $ 110.033.252,61 ($ 576.090,32 cada una)

Por el Decreto 5128 se le adjudicó a DYCASA S.A. (ex concesionaria de la autopista Santa fe-Rosario) la construcción de otras 134 "soluciones habitacionales" por $ 75.213.474,51 (un costo unitario de $ 561.294,58); y finalmente por el Decreto 5129 la misma empresa ganó el contrato para construir otras 148 "soluciones habitacionales" por $ 82.967.362,44 (a razón de $ 560.590,28 por cada una).

En este mismo marco y por el Decreto 4494, le adjudicaron a INAR VIAL S.A. la pavimentación del acceso a Alto Verde en $ 14.208.536,60, un 15,75 % más caro que el presupuesto oficial; obra financiada en un 68,84 % con el fondo soja; y contratada también por concurso de precios (sin licitación), encuadrada la gestión en la emergencia en seguridad y con un anticipo financiero a la empresa del 20 % del contrato.

Lo ¿extraño? del caso es que, aun cuando se pensase que construir "soluciones habitacionales" o pavimentar calles tenga que ver con la emergencia en seguridad declarada en Santa Fe, la Ley 13.297 en su artículo 10 (según el texto sugerido por el propio Bonfatti en su veto "propositivo") autoriza a contratar por concurso de precios siempre que el monto de la inversión oscile entre los 50.000 y 150.000 pesos; cuando en estos casos estamos hablando de cifras que fueron entre unos 14 y 110 millones de pesos, en cifras redondas, con una inversión global del orden de los 292,4 millones, sin haber hecho una sola licitación pública.

Hay quienes dicen que con el "Plan Abre" el Frente Progresista está poniendo mucha plata, para la campaña. A lo mejor también está sacando.

LA VAMOS A EXTRAÑAR


Cada vez que se produce una aparición de Cristina en contextos como la de ayer (cuando todos -hasta la opo- esperan su palabra) deja sensaciones encontradas.

Por un lado -al menos para los que bancamos este proyecto político- la tranquilidad de tener un liderazgo firme y claro, que tiene el mapa de la situación en la cabeza, y por donde se sale de las encerronas.

Por el otro, la sensación de que cuando no esté, la vamos a extrañar, y muy probablemente con el paso del tiempo, no seamos los únicos. 

Porque el vacío que deje cuando ya no ocupe la presidencia será tan grande como la distancia que hoy la separa del resto de la dirigencia política, incluyendo la del campo propio.

En convicciones y en claridad conceptual, en la decisión de ir al hueso y no retroceder, en la firmeza de llamar a las cosas por su nombre, sin medias tintas y sin pelos en la lengua. 

En ese sentido el tono del discurso de ayer (en especial el cierre, advirtiendo contra todos los intentos de extorsión desestabilizadora en marcha) hizo recordar al de Néstor contra Nazareno; cuando utilizó la cadena nacional para poner en marcha el proceso de destitución de la mayoría automática del menemismo y la renovación de la Corte Suprema.

Un discurso que marca una hoja de ruta en lo inmediato, pero que trasciende más allá del caso Nisman y el rol de los servicios de inteligencia, que va en la línea del más puro kirchnerismo: en circunstancias complejas y arrinconado, responder doblando la apuesta.

Lo que marca el terreno no solo para los opositores -que ya ensayan su discurso para una nueva reculada- sino para el campo propio: los que sueñan con encarnar un "kirchnerismo amigable", buscador de consensos y generador de "expectativas de tranquilidad a futuro", tengan en claro que Cristina está diciendo que la realidad es bien distinta, que el que está enfrente no da ni pide tregua y que si la buscan, la van a encontrar.

Con el caso Nisman (su denuncia y su muerte) como disparador, Cristina anunció ayer decisiones institucionales de fondo, largamente pendientes para el poder democrático: no nos vamos a arrogar el descubrimiento de la pólvora por haberlo dicho apenas ayer en ésta entrada; porque el tema estaba en el aire y el kirchnerismo -fiel a su estilo- lo recogió y lo pone en acto.

La disolución de la ex SIDE y un conjunto de reformas en el aparato de inteligencia (de las que con el correr de los días se irán conociendo más detalles) marcan un punto álgido en los principales debates pendientes de nuestra transición democrática; como en su momento fue la llamada democratización de la justicia, encarada por el gobierno y boicoteada desde la oposición y desde la propia corporación judicial. 

Todo parece indicar que éste caso no será distinto, al menos a juzgar por la reacción de los opositores a los anuncios de Cristina: un compendio de lugares comunes y frases huecas, vinculadas al momento del anuncio (que ahora no, que demoró mucho, que por qué no antes), o al contexto del caso Nisman (el apartado "cortina de humo"); como si para lograr una cosa (esclarecer la muerte del fiscal) hubiera necesariamente que hacer otra, que sería posponer toda discusión y debate sobre el rol de los servicios, o su vinculación con el poder democrático.

Nada nuevo bajo el sol respecto de lo que ha sido el sello distintivo del comportamiento opositor en los años kirchneristas, según lo apuntado acá: nunca faltaron excusas para sacarle el culo a la jeringa de las decisiones trascendentes, y acompañar al gobierno. 

Es como si la oposición perseverara en el error de confundir lo que son reformas estructurales que crean activos democráticos aprovechables por el conjunto del sistema, con la coyuntura puntual de que los haya propuesto un gobierno con el cual adversan.

Perseverancia en el error que los llevará al triste papel de figurar en los libros de historia como ausentes o en la vereda de enfrente cuando el país discutió su ley de medios, los derechos políticos de los jóvenes, el nuevo Código Civil y Comercial y ahora -según todo parece indicarlo- la reforma de su aparato de inteligencia.  

Allá ellos con sus dilemas, porque si bien nadie puede dudar que en estas cuestiones siempre es preferible enhebrar los consensos más amplios posibles (y en el caso puntual de las reformas al sistema de inteligencia lo hemos apuntado acá), tampoco se puede supeditar el impulso de reformas necesarias, a la maduración política de una dirigencia opositora que parece estar eternamente verde para algunas cuestiones.

Y si bien es muy prematuro aventurar en que medida todas estás cuestiones impactarán a futuro en las preferencias del electorado (sobre lo que su efecto concreto está bien acotado, y prevalecen claramente otras preocupaciones), no podemos sino compartir lo que señala acá Abel Fernández: a la hora de votar un gobierno (que es lo que los argentinos vamos a elegir este año), se le exige que demuestre que puede gobernar. 

Y gobernar significa -ni mas ni menos- que tomar decisiones, cuando hay que tomarlas.

Como hace Cristina.