LA FRASE

"NO CREO QUE LA LEY DEL ARREPENTIDO SIRVA PARA EL CASO DE ARRIBAS, ESTABA PENSADA MÁS BIEN PARA EL KIRCHNERISMO." (PATRICIA BULLRICH)

martes, 31 de mayo de 2016

INSTANTÁNEAS DE LA REVOLUCIÓN DE LA ALEGRÍA


"Si con el subrepticio vaciamiento del local los dueños de Casa Bleger pretendían que el cierre pasara desapercibido, claramente no lo lograron. Apenas dos días después de que dos camiones se llevaran la mercadería de la histórica librería de San Luis 1275 sin previo aviso a ninguno de sus siete trabajadores, el gremio Empleados de Comercio realizó una denuncia formal ante la cartera laboral y llamó a una ruidosa concentración frente al negocio. Y con el tránsito interrumpido en pleno centro, la protesta se amplificó. 

El rumor es que los propietarios iban a proponer a los empleados pasar a trabajar al Sanatorio de la Mujer, donde también son accionistas, pero eso sí: sin indemnizarlos ni reconocerles la larga antigüedad que tiene la mayoría como mercantiles. 

Graciela Aristimuño, pronta a cumplir tres décadas como empleada de Bleger (y esposa de un trabajador de la firma Gafa, que acaba de suspender a 360 operarios), dijo estar "muy dolida por la actitud" de los dueños." (las negritas son nuestras).

Más información, acá y acá.

LAS FRASES DEL MES


1. "Tampoco fue tanta gente al acto del viernes, van a ver la multitud que juntamos nosotros en el locro con Macri." (Luis Barrionuevo)

2. "Cuando lo escuché a Moyano reclamando por un plato más de comida en la mesa, pensé: "Lo tengo que invitar al programa"." (Mirtha Legrand)

3. "No fui a la marcha de los gremios para que no dijeran que iba por los sanguchitos." (Diego Bossio)

4. "No se produjo la lluvia de dólares que esperábamos porque Marijuán solo logró encontrar 91.000 en los allanamientos a Lázaro Báez." (Alfonso Prat Gay)

5. "Me alegro mucho que en el gobierno hayan tomado mi idea de bañarse dos o tres veces por semana, y con duchas cortas." (Raúl Castells)

6. "No descartamos hacer un acto masivo en apoyo de las políticas del gobierno, pero estamos esperando que reabran Costa Salguero." (Luis Etchevehere)

7. "La primera entrevista de trabajo para mí fue terrible, porque fue con mi viejo y me ofreció hacerme cargo de una empresa en Panamá." (Mauricio Macri)

8. "No siempre en mi vida fui gorila, pero por suerte ahora retomé el camino correcto." (Marcos Aguinis)

9. "No sé si mandar una carta que empiece diciendo "...Querido empresario, quisiera que para esta Navidad me traigas más inversiones, menos inflación y menos despidos...", sea una estrategia correcta, Mauricio." (Jaime Durán Barba)

10. "Tenemos que dejar de despedir gente, por lo menos por dos años." (Luis Barrionuevo)

11. "Nos comprometimos con el gobierno a no hacer ninguna suelta de esclavos por tres meses." (Luis Etchevehere)

12. "Ya te expliqué Mauricio que aunque salga la ley anti-despidos, si lo querés rajar a Aranguren podés perfectamente." (Marcos Peña)

13. "Menos mal que a Galuccio lo rajamos antes de que saliera la doble indemnización." (Juan José Aranguren)

14. "Si los clubes de barrio no pueden pagar la luz, el gas y el agua pueden convertirse en sociedades anónimas." (Mauricio Macri)

15. "Acá el único "Animal suelto" es Fantino." (Aníbal Fernández)

16. "A partir de ahora la "cajita feliz" de Mc Donald´s llevará una leyenda que diga "Consumo subsidiado por el Estado nacional"." (Jorge Triaca)

17. "Le voy a pedir a Mauricio el mismo subsidio que le dio a Mc Donald's: con 1000 pesos por cada uno los bolivianos de los talleres me salen gratis." (Juliana Awada)

18. "Macri quiere "dejar atrás 10 años de inflación" y lo está logrando: la de abril fue la más alta desde el 2002." (Guillermo Moreno)

19. "Ojalá salga rápido la ley anti-despidos, porque ya estoy teniendo una crisis de abstinencia de vetos." (Mauricio Macri)

20. "Lo más destacable de todo esto es que Adrián Paenza pudo expresarse libremente contra el gobierno en un medio público." (Lino Barañao)

21. "Yo sí vine al gobierno a hacer lo que me conviene." (Juan José Aranguren)

22. "Fue una semana de mierda: en el Congreso quedé como un boludo y cuando llegué a casa Malena no me dejó entrar porque vio la foto con la Donda." (Sergio Massa)

23. "La comparación que hizo Macri de su gobierno con Boca, Maradona y Bianchi preocupa: demuestra que confía más en el culo que en el talento." (Aníbal Fernández)

24. "Quiero cerrar la grieta entre los argentinos, y para eso propongo a Angelo Calcaterra como prenda de la unidad, y de paso de las acciones de mis empresas." (Mauricio Macri)

25. "Para que vean que buenos somos, al gas lo vamos a aumentar nada más que un 400 %." (Juan José Aranguren)

26. "Todas las botellas que les secuestramos a los terroristas tenían alcohol, como lo pude comprobar personalmente, una por una." (Patricia Bullrich)

27. "No creo que cuando monseñor Poli pidió que "no nos paralicen las estadísticas" se refiriera específicamente a mi gestión en el INDEC." (Jorge Todesca)

28. "El presidente me pidió que les contara que en la reunión con el CEO de Unilever conversaron sobre los mejores productos y técnicas para el blanqueo." (Marcos Peña)

29. "Apoyo al gobierno de Macri pero el blanqueo me parece un error: va en contra de nuestra más arraigadas tradiciones." (Gerónimo Venegas)

30. "Nos vamos a juntar con el PRO para acordar algunos cambios en la alianza, posiblemente en las próximas elecciones vayamos como "Blanqueemos"." (Ernesto Sanz)

31. "El presidente me explicó que es necesario que los funcionarios puedan entrar al blanqueo, porque de lo contrario sería un rotundo fracaso." (Elisa Carrió)

LA ARMADA BRANCALEONE. HOY: EL CIPAYO, LOS CARAS DE PIEDRA Y LA MARMOTA


No serán "el mejor equipo de los últimos 50 años", pero que son un seleccionado de garcas, no se puede dudar. Ayer nomás analizábamos acá el exabrupto de González Fraga, reseñando los de similar tenor que vienen hilvanando varios funcionarios del gobierno, desde el inicio del gobierno de Macri.

Y como eran pocos, hizo su aparición Alfonso el cipayo, yendo a pedir la escupidera a España por lo mal que los tratamos durante el kirchnerismo, especialmente por la expropiación de YPF. Lo raro es que cuando se votó en el 2012 en Diputados la ley obtuvo 208 votos, entre ellos los de la UCR, que hoy forma parte del gobierno de "Cambiemos" (y dentro de ellos, los ministros Buryaile y Martínez y el presidente del bloque de diputados, Negri); mientras que él -Prat Gay- no voto en contra, sino que se abstuvo (ver el acta acá). O sea que por entonces taaan mal no le parecía.

Para colmo ni en la propia España defienden a Brufau y el grupo Repsol (porque también cagaron a los españoles), ni a Marsans o Mata (los vaciadores de Aerolíneas), que incluso tienen causas en la justicia por esas gestiones, por defraudación.  

De cualquier modo, las declaraciones de Prat Gay son coherentes con la política trazada por el gobierno de Macri para YPF: el plan de inversiones para éste año será de la tercera parte de los fondos que el del año pasado, y en Vaca Muerta y demás yacimientos de la Patagonia (que por eso está en llamas, entre otras cuestiones) los equipos de perforación fueron reducidos a la mitad, y los de exploración a la cuarta parte de los que venían operando. El famoso "no te morirás, pero te irás secando".

¿Y qué decir de éste otro muñeco?:


A ver si nos ponemos en contexto: lo que se está discutiendo es un blanqueo, es decir la posibilidad de declarar guita negra, fugada del país, no declarada para el pago de impuestos y con toda seguridad, de origen ilícito (evasión, lavado o todo eso junto).

Y el ministro del Interior de Macri nos dice que ellos "deberían" ser los primeros en traer esa guita al país, cosa a la que además el blanqueo propuesto por el gobierno -insólitamente- no los obligaría, porque pueden optar por declarar la guita, pero no traerla.

Pero de lo que dice Frigerio se desprende una única conclusión posible: él y presumiblemente otros funcionarios del gobierno (empezando por el propio Macri) tienen guita y activos no declarados, fuera del país; y ahora pretenden que el hecho de que a lo mejor la traigan lo tomemos poco menos que como un gesto patriótico, o un aporte solidario para el crecimiento  del país.

Todo esto en el momento en el que el presidente está siendo investigado por tener sociedades y cuentas off shore en paraísos fiscales que van apareciendo (y son declaradas) en cuentagotas, porque todos los días aparece una nueva. Mientras los medios internacionales se sorprenden de que Macri salga airoso tan fácil del entuerto, el manda un blanqueo al Congreso, que por primera incluye expresamente a los funcionarios públicos; y anuncia que va a traer la guita que tiene en Bahamas, para que de paso creamos que ésa es toda la que tiene encanutada, sin declarar.

Cuando 18 palos para él son menos que el equivalente de los 100 pesos que le mandó por carta el vendedor de tortas de Rosario, "para aportar a la reconstrucción del país". 18 palos que ocultó hasta el 24 de mayo de éste año, en que los incluyó en su declaración jurada; y que ahora dice que trae para suscribir letras del Tesoro, o sea un documento público en cuyo rendimiento puede influir como funcionario, y beneficiarse. ¿Cómo convencer a un inversor extranjero que ponga guita en el país en algo productivo o para desarrollar infraestructura, si el propio presidente apuesta a la especulación financiera?

Todos estos movimientos, mientras hace unas semanas nos explicaron que puso todo su patrimonio en un "fideicomiso ciego" (luego de que su gobierno elimine la obligación de que los fideicomisos se inscriban en la Comisión Nacional de Valores), donde ni siquiera él sabría que se hace con su plata. Nos toman por pelotudos, los 365 días del año, las 24 horas del día. 

Pero además parece que no nos habíamos enterado que ayer era el día de la marmota, porque mientras en el gobierno estaban silbando bajito y haciéndose los boludos con los dichos de González Fraga, sin cruzarlo de frente pero guardando en la manga la carta que usaron con Durán Barba o Carrió cuando les conviene ("no representa la opinión del gobierno de "Cambiemos" ni la del presidente", o algo por el estilo), apareció el rodado vicepresidencial confirmando estruendosamente lo que es un secreto a voces: son todos garcas, y muy orgullosos de serlo:


Pero jodas aparte, es evidente que estos tipos piensan que todavía tienen un cheque en blanco para hacer y decir lo que se les cante, sea por la impunidad mediática de la que gozan, sea porque piensen que la lobotomización que padecen buena parte de sus votantes, nos alcanza a todos; y nadie va a reaccionar.

Y por eso se meten con cuestiones que son transversales a la mayoría de los argentinos, por encima incluso de sus preferencias políticas, como es el caso de YPF o Malvinas; y están forzando la marcha para producir una reconfiguración profunda del país, en todos sus aspectos, llevándose puesto en el camino todo lo que sea necesario; empezando por el sentido común.

Ni hablar si lo que se les puede poner enfrente para oponerse al avance no muestra mucha solidez que digamos.

lunes, 30 de mayo de 2016

CARPETAZO A CIELO ABIERTO


Más información, acá.

EN VIALIDAD PROVINCIAL SE INUNDARON LAS LICITACIONES


Que mala suerte tiene el socialismo: la red vial de la provincia estaba impecable, en excelente estado, hasta que vinieron las inundaciones, y la destrozaron por completo.

Lo que no entendemos es como hacían para mantenerla tan bien hasta entonces, ya que todos los años Vialidad Provincial devolvía plata que no invertía en obras, y les cobraban contribución por mejoras a los frentistas, para mantener los caminos rurales.

Lo concreto es que ahora -cuando el agua está bajando- declaran la "emergencia vial", y cada vez que se habla de emergencia en algo, ya sabemos como sigue la película: es una excusa perfecta para sortear las licitaciones públicas, y con el argumento del "apuro" por hacer las cosas, contratar todo en forma directa.

Que es ni más ni menos que lo que dispone éste decreto, como podemos ver abajo. 

Todo queda encuadrado (de antemano y en general) como "urgencia derivada de acontecimientos imprevisibles": tan imprevisibles son, que ya los prevén antes, para todos los casos. 

O sea que cuando salga la autorización del Senado para endeudarse en 1000 millones de dólares, los muchachos de Vialidad Provincial arrancan a contratar arreglos de rutas por millonadas, en forma directa y sin las molestas trabas burocráticas de una licitación.  


CORRIENTE CLASISTA Y COMBATIVA


González Fraga no es funcionario del gobierno de Macri, pero perfectamente podría serlo: su sincericidio no difiere en esencia del "el gobierno anterior había acostumbrado a la gente a comer barato" de Buryaile, las pizzas como unidad de medida de los tarifazos de Prat Gay, el "en plata no es tanto" de Dietrich sobre el precio del transporte, o el "si la nafta está cara no carguen" de Aranguren, analizado en su momento acá. Enumeraciones de barbaridades análogas para agregar circulan por estos días en las redes sociales, la lista es larga.

Lo que dice el ex presidente del Banco Central (y actual afiliado de la UCR, de la cual fue candidato a vicepresidente) es conteste con la filosofía troncal del gobierno de Macri, y con la alianza electoral en la que se sustenta. "Cambiemos" es, ante todo y más que un frente electoral, una alianza social donde tienen cabida los mayores garcas del país, junto con la clase media espantada por la movilidad social ascendente; a través de sus respectivas representaciones partidarias -dicho esto con trazo grueso-: el PRO, la Coalición Cívica y la UCR.

El fenómeno es todo, menos novedoso: hace ya 50 años Jauretche lo diseccionaba en "El medio pelo en la sociedad argentina", reflejando la actitud de buena parte de la clase media en el primer peronismo. Tampoco nos pertenece con exclusividad: hay mucho de él en la crisis política e institucional de Brasil, sin irnos más lejos.

El peronismo como movimiento político nunca fue clasista en el sentido tradicional que la izquierda clásica asigna al término; ni por su formulación teórico-doctrinaria, ni por su composición social concreta, ni por sus políticas de gobierno.

Por el contrario y tal como lo acota acá Baleno, fue una formidable fábrica de clase media, posibilitando que millones de argentinos emergieran de la pobreza, o accedieran a niveles de consumo hasta entonces desconocidos para ellos; proceso reproducido con el kirchnerismo y que por sí solo, bastaría para dar por terminada la polémica sobre si es o no peronismo, o algo distinto a él.

Por supuesto que con menor intensidad que en los años del primer peronismo en cuanto a la redistrición de bienes materiales y simbólicos (los contextos históricos fueron también diferentes), pero con algunos hitos muy fuertes -justamente- por su peso específico en términos culturales y simbólicos: la AUH, los derechos laborales para los peones rurales y el personal de casas de familia, las net books de Conectar Igualdad.

Basta repasar las críticas que se le hicieron al primer peronismo para encontrar fácilmente algunas afinidades, con las necesarias adaptaciones de época: por entonces eran los pañuelos de seda, los aparatos de radio, las vacaciones en los lugares tradicionales de veraneo dentro del país o las salidas a comer afuera de las clases populares, las que ocupaban el lugar que hoy tienen los celulares, los plasmas y los viajes al exterior, para escandalizar a los que desde siempre tuvieron acceso a todo eso, y a los que lo lograron también en simultáneo pero -creen- por su propio y exclusivo esfuerzo.  

Tan afines son las objeciones que hoy -tal como en tiempos de Perón- se ensaya una crítica "desarrollista" al kirchnerismo, que habría sacrificado inversión y crecimiento futuro, por consumo exacerbado presente, sin poner en orden las prioridades. 

Una crítica que hecha -entonces y ahora- por los evasores y fugadores seriales de dinero al exterior (esos a los que ahora Macri tienta con el blanqueo) parece poco creíble, cuando ellos mismos desertaban de su compromiso de clase para conducir al país hacia un destino mejor que el de la factoría agropecuaria; uno en el que entráramos todos. Y hubo de suplirlos en ese rol el Estado, en el primer peronismo y durante el kirchnerismo también.

Pero además de poco verosímil la crítica que ensaya González Fraga (y otros como él que cuestionan el "consumo ficticio por encima de las posibilidades reales") es en rigor cultural y sociológica: les repugna que los sectores populares accedan a niveles de consumo  que suponen por derecho propio exclusivos para ellos; y a ese ascenso lo viven como una correlativa confiscación de su status, aunque no lo fueran incluso en términos estrictos de sistema tributario, o de políticas de redistribución del excedente que genera la economía, entre los distintos estamentos de la sociedad.

Que una crítica tal la sostengan "los dueños del país" es hasta previsible, lo que no deja de sorprender es que buena parte de la clase media la secunde, viendo ahora el brusco empobrecimiento de muchos otros -resultado de las políticas de Macri- como un "triunfo" propio, así como vieron antes su ascenso como una derrota; aun cuando lejos estuviera de serlo.

De ese revanchismo social está nutrido buena parte del voto a Macri, sin percibir que -si bien se mira- González Fraga también les está hablando a ellos, aunque crean que su plasma y su viaje al exterior "se los ganaron" por esfuerzo propio.

En todo caso el exabrupto del economista (para nada discordante, como se dijo, del núcleo duro de la ideología del gobierno) no hace sino enfatizar el carácter marcadamente clasista del gobierno de Macri. Un carácter del que daba cuenta esta nota de Lukin en Página 12 de ayer, detallando prolijamente las medidas que la administración de "Cambiemos" fue tomando en poco menos de seis meses de gobierno, y que significaron transferir más de 20.000 millones de dólares de los sectores populares, a los más privilegiados y a los grupos más concentrados de la economía.

Incluso si se mira en detalle, pareciera haber cierta obsesión clasista que sobrevuela todas y cada una de las medidas que se anuncian o toman, y su instrumentación: se eliminan las retenciones, el impuesto a los autos de alta gama y Bienes Personales, mientras se aumentan salvajemente los impuestos internos (que afectan por ejemplo a los cigarrillos) y las tarifas de los servicios públicos básicos y esenciales; al par que se gotea una devolución del IVA acotada a 300 pesos por mes, con un profundo desconocimiento de los modos populares de consumo que la hace irrisoria.

O se hace penar colas y trámites a los que quieren acceder a la "tarifa social", se discrimina y asfixia presupuestariamente a las universidades del conurbano y se cancela el plan Fines, mientras se lanza el blanqueo de capitales.

Hasta la propia reforma jubilatoria en ciernes trasunta clasismo, cerrando la moratoria y difiriendo a los que no podrán acceder ya a ella a una "pensión universal a la vejez", mientras se anuncia un reajuste de haberes a los jubilados del tercio superior de la pirámide de ingresos de la clase pasiva.

Todo eso con la aquiesencia de buena parte de una clase media especialista en afilar  -una y otra vez- electoralmente el hacha con la que más tarde o mas temprano la degüellan, abonando a un clima que solo puede ser germen de mayor conflictiviad política y social, porque la "grieta" verdadera (la de la injusticia y la desigualdad) no se cierra, y por el contrario tiende a agrandarse. Quizás sea a esto a lo que se refiere el Papa cuando deja trascender que percibe un clima de revanchismo similar al del 55'.

domingo, 29 de mayo de 2016

¡PARÁ, PARÁ,PARÁ!: ¿VOS DECÍS ENTONCES QUE EL GASTO PÚBLICO REACTIVA LA ECONOMÍA?


PONER "GRUPOS DE TAREAS" QUEDABA FEO, ¿VIERON?


Y mientras tanto por acá, en Las Rosas: "...el Foro "no tiene dudas" de que Bullrich cometió "un acto de flagrante violación de la ley 24.059 de Seguridad Interior al haber ordenado la intervención de la Gendarmería en el municipio y la ciudad de Las Rosas, sin que mediara la correspondiente solicitud" de Lifchitz. Y advirtió que el operativo sumó el "agravante" de "tareas de inteligencia ilegales" que realizaron "efectivos de la fuerza" que operaban "de civil" y "se desplazaban en automóviles particulares"...

"La ministra Bullrich no se condujo dentro de lo que establece la ley de Seguridad Interior, sino que directamente ignoró" al gobierno de Lifschitz y "decidió de por sí el envío de las fuerzas federales a Las Rosas, ante el pedido del intendente Meyer.

Bullrich dijo que "la Gendarmería no fue a reprimir", sino "a ayudar a que (Meyer) pueda gobernar". "Lo que pone en evidencia que se trató de una intervención con motivaciones políticas distintas", a los supuestos legales, agregó el Foro.".

EL MOTOR APAGADO


Aunque ciertamente minoritarias en el contexto del hegemonismo mediático de las ideas del neoliberalismo económico, surgen acá y allá opiniones autorizadas que plantean dudas respecto a la viabilidad del despegue que espera el gobierno de Macri; sea para el segundo semestre, o para más adelante.

No faltan quiénes señalan que las promesas oficiales son un simple ejercicio de voluntarismo, desde que no existen razones objetivas que permitan avizorar que la economía lograra romper el ciclo recesivo en el que está inserta, como consecuencia directa e inmediata de las políticas desplegadas desde diciembre del año pasado por el gobierno de “Cambiemos”.

La crítica remite a una discusión más profunda, que es la vinculada al modelo de desarrollo productivo elegido, y cuáles son los pilares o motores en los que se sustentaría ese crecimiento. En tal sentido y respondiendo estrictamente a los intereses concretos de algunos de los más importantes soportes reales del gobierno de Macri, los que creen que veremos la luz al final de túnel confían (o confiaban) ciegamente en el despliegue de la dinámica de los sectores exportadores, como uno de los principales motores del crecimiento; junto con la inversión extranjera.

Pero parece que se muestran sorprendidos (o decepcionados) porque los resultados no aparecen, o no son los esperados: un buen ejemplo en ese sentido es esta columna de Sticco en Infobae; el economista que se hiciera conocido por aquello de que durante el kirchnerismo se sostuvieron niveles de consumo “no autorizados” (un predecesor de González Fraga, digamos)

Así nos cuenta Sticco: “La liberación del mercado de cambios y la casi total eliminación de las retenciones parecen escasos atributos para provocar un rápido impulso de las exportaciones de manufacturas industriales no agropecuarias, pese a que, por los efectos de los ajustes de precios y salarios, el mercado interno perdió vitalidad en el primer cuatrimestre y de ese modo dejó más capacidad ociosa disponible para cubrir con operaciones de ventas al resto del mundo.(las negritas son nuestras)

Para que se entienda: le sorprende que la devaluación y la eliminación de las retenciones (como hemos dicho varias veces, un combo simultánea sin antecedentes en nuestra historia) no hayan provocado un shock de exportaciones de productos industriales, siendo que a su vez el durísimo ajuste de Macri pulverizó el salario, disminuyó el consumo en el mercado interno, y generó capacidad ociosa en las industrias. El problema es que esa capacidad permanecerá ociosa porque lo que no hay es mayor demanda externa de nuestros productos, ni se la puede crear mágicamente devaluando la moneda, y eliminando los derechos de exportación.

Y aunque la hubiera, nunca esa mayor demanda externa podrá compensar la caída del consumo en el mercado interno, que es por lejos el principal motor del crecimiento de la economía nacional, mal que le pese a Sticco. De modo que el combo elegido por Macri y su gobierno para “reactivar” ha sido hasta acá un perfecto tiro en el dedo gordo del pie, matando a la gallina de los huevos de oro; o apagando el principal motor que ponía en marcha la máquina, sin lograr encender aquél que se pensaba traccionaría el crecimiento, que serían las exportaciones.

Lo constata (sorprendido) el propio Sticco: “Al menos eso es lo que mostraron los últimos datos del comercio exterior argentino al cierre del primer cuatrimestre, donde, a excepción de los productos primarios y en menor medida sus manufacturas, la mayor parte de los rubros acusaron apreciables bajas en comparación con los ya débiles niveles del año anterior, superior a la que cabría esperar por la disminución de los precios internacionales en un promedio de 13%, por la incapacidad de reacción del sector industrial.

La alta disponibilidad de productos agropecuarios retenidos en los campos en el último año fue rápidamente volcada al mercado internacional, tanto a nivel primario -aumentó 42%- como de sus manufacturas, que en volumen se expandieron en 26%, pese a que el precio promedio en los mercados internacionales se derrumbó entre 14% en el primer caso y 17% en el segundo. Por el contrario, para las manufacturas de origen industrial, la retracción del monto de las transacciones en 12% fue del doble a la baja del 6% que registraron los precios externos en promedio, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec).” (las negritas son otra vez nuestras)

Por la simple y sencilla razón de que el comercio internacional está debilitado, y que el mundo está más interesado en vendernos que en comprarnos (colocando acá los excedentes de producción que les genera su propia recesión), no se produjo el boom exportador esperado, y nuestras exportaciones se han reprimarizado; cambiando el proceso inverso que se vivió en todos los años anteriores desde el 2003, aun con los límites concretos que tiene la estructura productiva vigente.

Lejos de convertirnos -como dice la propaganda oficial- en “el supermercado del mundo”, los productos primarios pesan cada vez más en la composición de nuestras exportaciones, lo que a su vez incide a mediano y largo plazo en el balance de divisas que ingresan por el comercio exterior, y en consecuencia en la sostenibilidad del modelo a largo plazo, para superar la restricción externa por otro medio que no sea el endeudamiento, o el ingreso de capitales golondrinas.

Pero la perplejidad de Sticco (al que tomamos como ejemplo, demostrativo de una mentalidad muy extendida, y ciertamente influyente en el gobierno) no le hace abandonar la ceguera ideológica del obtuso, e insiste:

No obstante ese escenario favorable y que se levantaron los cepos a las importaciones de insumos necesarios para la producción de bienes exportables, sin olvidar que en la mayoría de las industrias se ha logrado en los últimos años elevar la productividad laboral y que el incremento del nivel promedio de precios internacionales superó con creces al efecto del que tuvo lugar en el costo interno de la mano de obra en valores ajustados por la variación de los precios, no se perciben señales de un impulso exportador y sí de alguna preocupación por el nivel del tipo de cambio. Un rebalanceo de la composición de la demanda agregada, con más representatividad de las exportaciones y de la inversión bruta interna, y menor gravitación del consumo interno en el total de la generación de riqueza, no sólo se estiman claves para crecer sin presiones inflacionarias y supuestos atrasos cambiarios, sino para alcanzar los objetivos básicos de toda política económica que es elevar el empleo, el salario real y, por tanto, el bienestar del conjunto de la sociedad.” (otra vez las negritas son nuestras)

Es decir que contra toda evidencia (de los años anteriores, de los meses que van del gobierno de Macri) sigue creyendo que serán las exportaciones el principal motor del crecimiento, y que incluso sería necesario deprimir aun más el mercado interno y el consumo (acaso con otra devaluación, para “superar el atraso cambiario”) para aumentar las inversiones y la capacidad de exportación, que son las únicas generadoras de riqueza. La teoría del derrame, en versión necia; digamos.

sábado, 28 de mayo de 2016

AFIRMAN QUE TERGIVERSAN LA PALABRA DEL PAPA, Y HAY POLÉMICA


LA ARGENTINA GUIONADA



"Eduardo Maccari es uno de los dueños de la mueblería elegida para protagonizar el segundo spot del presidente Mauricio Macri que se publicó este martes en las redes sociales. Bajo el título "Empezás el lunes", el clip muestra el trabajo de carpintería que realiza la pyme mendocina. Pero "Maccari Muebles" no atraviesa su mejor momento económico, ya que supo emplear a 14 trabajadores en 2014 y hoy no tiene ninguno, según indicó el dueño.

Pero más allá del optimismo de la publicidad oficial, Maccari explicó que su emprendimiento familiar fue afectado este último tiempo por la crisis económica. "Está todo parado y las tarifas nos afectan a todos", se lamentó y explicó que en el 2014 trabajaban 14 empleados y hoy no tiene ninguno.

"Es una pequeña empresa familiar, hoy trabajamos los hijos de Francisco Maccari, nuestras esposas e hijos. Algunos monotributistas utilizan el taller porque es muy grande pero no contamos con ningún empleado", describió.
Maccari no tuvo la posibilidad de contactarse con ningún funcionario nacional porque la filmación estuvo a cargo de una productora mendocina. "Estuvieron todo un día filmando y nos pagaron un pequeño dinero para amortizar el día perdido en la fábrica", comentó."
Más información, acá.

PREGUNTONTAS BLANQUEADAS


viernes, 27 de mayo de 2016

COMO NOS CAMBIA LA VIDA


ARRANCÓ EL BLANQUEO...


...o más o menos. Leíamos ayer en ElCronista: “Los $ 18 millones que poseía en 2014 repartidos en una cuenta en los Estados Unidos y otra parte en Suiza, ahora los señaló en un lugar de sospechada tradición de paraíso fiscal. Aún salpicado por su aparición en la investigación periodística internacional de empresas offshore, a causa de Fleg Trading, Macri declaró $18.719.094 en las Islas Bahamas. No especificó el tipo de cuenta.
Con la foto patrimonial al 31 de diciembre de 2015, los $ 57 millones extra (un 108% más que al 1 de enero) surgen de $ 47,1 millones que ahora les asignó a sus porcentajes accionarios en E. Costa S.A (del diputado radical por Santa Cruz); Agropecuaria del Guayquiraro (valuadas en $ 19.486.511); Molino Arrocero Río Guayquiraro, Yacylec, María Amina, 4 Le-guas y Fideicomiso Caminito($ 19.613.505). En cambio, a diferencia de 2014, Macri no declaró ahora ninguna participación en el grupo familiar Socma ni en Meat American Group y Flour American Group.”.
La primera conclusión que uno podría sacar de la información es que la declaración jurada de Macri correspondiente al 2014 es un dibujo, y bastante animado: si las acciones que dijo tener entonces en diferentes empresas valían un peso cada uno y ahora fueron “blanqueadas” a su supuesto valor real ¿cuánto valían entonces?
¿Cuánto controlan los organismos de control de la CABA que le dejaron pasar semejante detalle en su declaración jurada como Jefe de Gobierno? (la de 2015, en la que supuestamente “blanquea”, corresponde a la exigencia de la ley nacional, y a su cargo como presidente)
En ésta entrada hablábamos nosotros de las participaciones accionarias de Macri en diferentes empresas a propósito de la venta de sus acciones en Yacilec .S.A., para “evitar conflictos de intereses”; y decíamos que conservaba acciones en otras empresas en las que se daba la misma situación: las empresas de Macri accionista eran objetivamente beneficiadas por medidas tomadas por Macri presidente.
Entre ellas, Meat American Group (frigoríficos) y Flour American Group (molinos harineros), que “desaparecieron” en la declaración jurada del año pasado, pero estaban en la del 2014. ¿Será acaso porque su gobierno devaluó la moneda y eliminó las retenciones a las exportaciones -entre otros- de esos rubros?
¿Quiso acaso de tal modo el presidente evitar el “efecto Aranguren”, que se beneficia como accionista de Shell con las medidas que toma como ministro? Si vendió las acciones en el 2015 ¿no debería declarar el dinero que les pagaron por ellas?
Pero más sorprendente aun es que no declara tener acciones o intereses en Socma, la controlante del holding familiar de los Macri: ¿será acaso el efecto de las denuncias de Roberto Navarro, que demostraron que esa sociedad sigue siendo la dueña de la empresa IECSA supuestamente vendida a su primo Angelo Calcaterra, gran beneficiaria de la obra pública incluso durante el kirchnerismo?

Recordemos también que el holding Socma controla Flet Trading, la off shore que Macri omitió declarar y fue creada en Panamá, pero con domicilio en las islas Bahamas.

¿Acaso un efecto de las investigaciones de Página 12 y otros medios que demostraron que -contra lo sostenido por Macri- Fleg Trading estuvo activa y realizó operaciones, porque el grupo Macri sí operó con “Pago Fácil” en Brasil, para lo cual la habían creado?

Y quizás lo más “sorprendente” de la primera declaración jurada presidencial de Macri es que ahora nos enteramos que tiene dinero en efectivo (19 millones de pesos) depositados en una cuenta en las islas Bahamas; donde justamente tiene su domicilio Flet Trading; empresa que -según él dijo- no tuvo ninguna operación a punto tal que ni siquiera cuenta bancaria tenía, y por la cuál -por esa razón- el no percibió dinero alguno ni en concepto de sueldos por ser parte del directorio, ni dse distribución de dividendos como accionista.

¿Podrá explicar Macri el origen de esos fondos depositados en las Bahamas y ahora “blanqueados” en su declaración jurada, los traerá al país en el blanqueo que impulsa su gobierno, como muestra de la confianza que tiene en sus políticas económicas?

Por suerte para evitar todo tipo de suspicacias sobre la transparencia del patrimonio presidencial, tenemos el “fideicomiso ciego” aprobado por Laurita Alonso, y armado por el estudio delescribano mayor de gobierno.

MERITOCRACIA JUBILATORIA


De acuerdo a lo que viene circulando en los medios, hoy sería el día de los “mega anuncios” de Macri vinculados con el blanqueo de capitales, y la situación de los jubilados. Hasta hoy han circulado especulaciones de todo tipo, que van desde el monto que el gobierno piensa recaudar con el “blanqueo” (las cifras que se tiran van desde los 40.000 hasta los 100.000 millones de dólares), hasta lo que hará con esa plata: la versión dominante es que al menos parte de ella se usaría para pagar los juicios de los jubilados por reajuste de haberes, e incluso para una mejora en los haberes a futuro.

A falta de información precisa y la “letra chica” de los anuncios, lo que queda en claro es que “Cambiemos” apela a una herramienta (el blanqueo) que denostó cuando la utilizó el kirchnerismo, porque significaba -según decían entonces los hoy oficialistas- “apelar a dinero sucio, de la corrupción, y manchado de sangre del narcotráfico”.

Con la autoridad de haber dicho que estaba mal cuando lo impulsó el kirchnerismo y sin abrir pronóstico sobre el éxito de la medida que se lanza en un contexto distinto a aquél (hay un gobierno “capital friendly”, y supuestamente se cerraría el cerco internacional sobre los fondos oscuros, lo que nos parece más dudoso), nos interesa en cambio detenernos en los posibles anuncios sobre la situación de los jubilados.

Que tal como se hizo con las privatizaciones en los 90’, se utilizan hoy como la excusa perfecta para el blanqueo del dinero proveniente de la fuga de capitales: vemos acá en Diario Bae como el reservorio moral de la patria (es decir, Elisa Carrió) defendería el blanqueo en el Congreso con la condición de que los fondos que ingresen, se destinen a mejorar la situación de los jubilados. Allá ella: cada uno recula y se traga sus propias palabras, con los argumentos que quiere y tiene a mano.

En este sentido, también hay hasta acá información contradictoria, sea sobre cuántos y cuáles son los juicios previsionales que se pagarían (las cifras oscilan entre 50.000 y 300.000, según quien las tire), que se hará con los jubilados que no iniciaron juicio pero estarían en condiciones de hacerlo (acá también se tiran cifras que van desde los 800.000 hasta los 2 millones de jubilados), cuáles serían las jubilaciones que serían reajustadas, en base a que parámetros se haría y que pasará -en general- con la sustentabilidad del sistema previsional, y con su tasa de cobertura.

Lo concreto es que lo hasta acá se va filtrando es bastante preocupante, por varios motivos: ya se habla del aumento de la edad jubilatoria, se sabe (porque lo ha dicho el titular de la ANSES) que no se prorrogará la moratoria previsional cuando venza en septiembre (lo que provocará una caída en la tasa de cobertura del sistema); y el gobierno no ha dado hasta acá ninguno de los informes bimestrales que debe elevar al Congreso sobre la evolución de los recursos delFondo de Garantía de la ANSES; fuertemente afectado por la devaluación, y a cuyos recursos “líquidos” -según se señala por ejemplo acáen El Cronista- se apelaría para aumentar las jubilaciones más altas (de alrededor de un millón de beneficiarios, según se dice); sin descartar (pero que sorpresa) que se apele a la venta de las acciones que tiene el FGSen diferentes empresas.

Al mismo tiempo y mientras se anunció que no se prorrogará la moratoria previsional, vemos en AmbitoFinanciero que el gobierno compensaría la decisión con la creación de una “pensión universal a la vejez” para los que se quedarían afuera de la posibilidad de acceder a una jubilación en ese marco. Pensión que estaría por debajo de la jubilación mínima, y que quedaría afuera del mecanismo de movilidad semestral hoy vigente para el reajuste de los haberes.

Una decisión de por sí cuestionable, que se toma además en un momento poco oportuno, cuando hay despidos y suspensiones en todo el país, y hasta el propio gobierno a través del SIPA informa que ha caído el número de aportantes a la seguridad social en más de 108.000 personas, y los empleadores con alta en el sistema en casi 11.000; lo que supone cierre de empresas, aumento de los despidos o del empleo en negro, o todas esas cosas, en diferentes proporciones.

Y lo apuntado viene a cuento de que -entre tanta maraña informativa- se pierde de vista un detalle esencial el Estado tiene que financiar sus gastos corrientes (y vaya si las jubilaciones y pensiones lo son: representan el 36 % del gasto total) con recursos también corrientes, cuya percepción esté regulamente asegurada; y no con recursos aleatorios (como los activos del FGS, o los provenientes del blanqueo de capitales), que hoy están, y mañana no.

En ese sentido preocupa que en el gobierno están evaluando virtualmente liquidar el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la ANSES (o por lo menos sus disponibilidades a plazos fijo en bancos, y eventualmente sus participaciones accionarias en empresas), justo cuando caen la recaudación de aportes personales de los trabajadores y las contribuciones patronales; proceso incluso alentado por el propio gobierno como con los proyectos de “Primer Empleo”, o los anuncios para las Pymes. Por no reiterar lo dicho acá: no pueden usar los recursos del Fondo para pagar los juicios, a menos que sea por una ley del Congreso; al igual que así lo exige la Ley 27.181 para vender las acciones,

Ni hablar de que también viene cayendo (en términos reales, medida contra la inflación) la recaudación, cuyo producido se destina en parte a financiar la seguridad social; o se destinaba: recordemos que el gobierno acaba de acodar con los gobernadores la progresiva devolución de la parte de la coparticipación que ceden las provincias para financiar la seguridad social luego de los fallos de la Corte; sin que hasta acá sepamos con que recursos los reemplazará.

Como tampoco sabemos (porque no hay información unívoca al respecto en los trascendidos periodísticos) como se financiaría lo que prometen será una “suba de las jubilaciones promedio” de 9000 a 14.000 pesos mensuales: queda claro que de ser cierto, el anuncio apunta a los jubilados de mejores ingresos, porque el promedio se reparte además en forma muy desigual entre los distintos tramos de beneficiarios.

Hace poco analizábamos en ésta entrada la política previsional del kirchnerismo, que puso el énfasis en la tasa de cobertura del sistema, para reparar desde el Estado las asimetrías del mercado laboral en los tiempos neoliberales, y los trauectos laborales individuales sacudidos por años de altas tasas de informalidad y desempleo abierto.

En ese sentido, los anuncios de cambios en el sistema que se vienen conociendo hasta acá parecen una reiteración de la filosofía (y de algunos instrumentos, como la liquidación de los activos del FGS) que sustentó en su momento el proyecto del 82 % móvil que vetó Cristina: énfasis puesto en la lógica contributiva más propia del régimen de capitalización de las AFJP(el que puso tanto, debe cobrar tanto); caro a los afectos de muchos sectores medios que sin duda han votado masivamente a Macri, pero profundamente desconocedor del sentido reparador de las injusticias, desigualdades e inequidades del mercado del trabajo que tuvo la política de seguridad social de la década ganada: la idea de la meritocracia, aplicada a la seguridad social.

Y de paso, cañazo: mientras el gobierno toca música sensible a los oídos de parte de su electorado prometiendo pago de juicios y reajuste de haberes, aprovecharía la volada para liquidar la participación del Estado (a través del fondo de la ANSES) en muchas empresas privadas, aumentar la edad jubilatoria y restringir la tasa de cobertura del sistema; para hacerlo sustentable (al menos eso plantean en los papeles, pero es realmente muy dudoso, por las razones expuestas). El ajuste llegaría así al sistema previsional. 

Todo eso en un contexto recesivo en el que afectaría a futuro ingresos de sectores con alta propensión al consumo, para favorecer a otros que en algunos casos tienen capacidad de ahorro disponible, que se aumentaría por el reajuste de haberes : decisiones acordes con el ajuste general de la economía, y con la idea de que el motor de ella sea la inversión, y no el consumo.

Idea falsa y equivocada, por supuesto, como tantas veces se ha experimentado en la Argentina, y el gobierno de Macri está lejísimos de ser la excepción a la regla. Más bien la viene confirmando, en los meses que lleva de gestión, con los resultados económicos que están a la vista.