LA FRASE

"EL DESMAYO DEL PRESIDENTE OBEDECIÓ A UNA CONFUSIÓN, PENSÓ QUE ASUMÍA EL GOBIERNO DEL ECUADOR LA FÓRMULA LENIN-GUILLERMO MORENO." (SUSANA MALCORRA)

martes, 31 de enero de 2017

"YO NO SÉ LO QUE ES UN ATN, NUNCA VÍ UNO, A SANTA FE ESO NO LLEGA"


¿Se acuerdan cuando Barletta decía eso?

¿Se lo muestran?

LAS FRASES DEL MES


1. "Mis amigos y parientes me piden que afloje un poco, sobre todo Niky Caputo y Angelo Calcaterra que me están diciendo todo el tiempo "aflojá un poco Mauricio, que se van a avivar"." (Mauricio Macri)

2. "El año que viene no voy a ser candidato, no quiero rifar mi prestigio volviendo al Congreso." (Miguel Del Sel)


3. "Por suerte pudimos corregir el mapa y agregar las Malvinas, lástima que nos quedaron Mendoza en Chile, y Formosa en Paraguay." (Carolina Stanley


4. "Es mentira que gane más de 500.00 pesos por mes, en realidad el decreto lo firmé para poder gastar 360 millones en asesores." (María Eugenia Vidal)


5. "En algunos lugares sobra agua y en otros falta, por ejemplo donde hay incendios." (Mauricio Macri)


6. "Es totalmente normal pedir 10 días para contestar sobre las funciones de Ale Rozitchner, si hubieran preguntado por las del presidente pedíamos un mes." (Marcos Peña)


7. "No es necesario que el que vaya a estar al frente de una aerolínea que en breve dejará de volar sepa algo del negocio aéreo." (Guillermo Dietrich)


8. "Lo del recorte en la cobertura de medicamentos fue gracias al blanqueo, que nos permitiò descubrir màs de seis millones de jubilados con yates y aviones." (Carlos Regazzoni)


9. "Soy conciente de que asumo con una pesada herencia." (Nicolás Dujovne

10. "No confundamos las cosas: Milagro Sala no es una presa política, en todo caso será una política presa." (Germán Garavano)


11. "Es falso que uno de mis hijos sea narcotraficante, en realidad las causas que tiene en la justicia son por trata de personas." (Elisa Carrió)


12. "En la Fundación SUMA yo nunca me metí en balances, siempre fui tesorera." (Silvana Giúdici


13. "En cuanto compruebe que las coimas a Arribas están vinculadas de algún modo con Hotesur y Cristina Kirchner, no voy a vacilar en hacer la denuncia." (Margarita Stolbizer)


14. "Macri fue al festival de Jesús María, quiso payar y se murió Horacio Guarany; roguemos que no vaya al Cosquín Rock a imitar a Freddie Mércury porque se muere Charly García." (Aníbal Fernández

15. "En diciembre todo el mundo piensa en las fiestas y las vacaciones, pero yo no doy abasto para salir por los medios dando el fixture de los saqueos." (Eduardo Duhalde)


16. "A diferencia de la Bonaerense, las fuerzas federales no van a requisar a la gente en la playa en busca de alcohol porque en lo personal estoy en contra de ese tipo de medidas que atentan contra la libertad individual." (Patricia Bullrich


17. "Quiero denunciar que con tal de lograr su salida al mar, Córdoba nos manda toda el agua para acá." (Miguel Lifschitz)


18. "Estaba viendo desde acá en Playa del Carmen las imágenes de las inundaciones en Buenos Aires y son impactantes, empecé a juntar donaciones para los damnificados  en la playa." (María Eugenia Vidal)


19. "Tras la renuncia de Chaín no vamos a cubrir la Secretaría de Obras Públicas, porque la van a manejar entre Calcaterra y "Niky" Caputo." (Rogelio Frigerio)


20. "Me voy del Banco Nación con el sabor amargo de no haber tenido tiempo para estatizar ninguna deuda privada." (Carlos Melconián)


21. "Me gusta eso de las paritarias con cláusula gatillo: cuando los empleados empiezan a pedir más aumento por la inflación, se los caga bien a tiros." (Héctor Magnetto)


22. "Como será de mufa Macri que en su gobierno se inundó hasta Arroyo Seco." (Luis D'Elía)


23. "Mirá Mauricio, no es muy conveniente que diga que si lo atacan a Arribas te atacan a vos, porque se van a avivar que es tu testaferro." (Marcos Peña)


24. "Ya tengo el maletín con los códigos de los misiles, me faltaría el listado de las pasantes para tener sexo en la Oficina Oval, y me sentiré presidente por completo." (Donald Trump


25. "Hace 200 años San Martín cruzaba a Chile y hoy miles de argentinos siguen su ejemplo." (Gabriela Michetti)


26. "El consumo venía muy fuerte y estaba recalentando demasiado la economía, por eso decidimos hacer mierda el "Ahora 12"." (Miguel Braun)


27. "Nos dimos cuenta enseguida que le habían hackeado la cuenta a la ministra Bullrich porque los tuits no tenían la sobriedad habitual." (Marcos Peña


28. "Todos los mexicanos que a partir de ahora no puedan ingresar a los Estados Unidos son bienvenidos acá, siempre que se radiquen en el conurbano y no se quieran hacer atender en los hospitales porteños." (Mauricio Macri


29. "Fue muy emocionante sacarles los grilletes de los tobillos a los chicos del taller y verlos correr libres para conocer el mar." (Juliana Awada)   


30. "Es una vergüenza que Madjalani me haga espiar con la AFI a mí que soy parte importantísima del gobierno, habíamos quedado en que eso era para Cristina." (Elisa Carrió)


31. "La empresa Banghó podría dedicarse a otra cosa, por ejemplo a exportar limones a Estados Unidos." (Miguel Braun)

UN POCO DE MEMORIA SOBRE EL DÍA DE LA MEMORIA


Ahora que el DNU de Macri cambiando los feriados puso de moda el tema más de uno puede suponer que el 24 de marzo siempre fue feriado, pero bien sabemos que no es así.

No fue sino hasta el 2006, cuando al cumplirse los 30 años del golpe el gobierno de Néstor Kirchner propuso que ese día fuera declarado feriado para conmemorar el "Día de la Memoria, por la Verdad y la Justicia".

El proyecto fue finalmente aprobado como Ley 26.085, y tuvo sanción definitiva en la Cámara de Diputados en la sesión del 15 de marzo del 2006, a pocos días de un nuevo aniversario del golpe cívico-militar.

El proyecto tuvo 123 votos a favor (dcl Frente Para La Victoria y sus aliados), 36 en contra, 11 abstenciones y 86 diputados ausentes al momento de la votación.

Entre estos últimos es conocido el caso de Mauricio Macri -que por entonces era diputado- porque se lo mencionó como antecedente justamente cuando dictó el DNU 52 modificando el calendario de feriados, y trasladandoce de día el del 24 de marzo.

Otras ausencias significativas en esa oportunidad quizás no sean tan conocidas: Oscar Aguad, Luis Barionuevo, Paula Bertol, Rafael Bielsa, Miguel Bonasso, Eugenio Burzaco (hoy segundo de Patricia Bullrich en el Ministerio de Seguridad), Graciela Camaño, Elisa Carrió, Ricardo Colombi (gobernador de Corrientes), Jorge Giorgetti, Pedro González, (los dos últimos del PJ santafesino), María Angélica González (la del "Rinconcito de los jubilados"), Julio Martínez (actual ministro de Defensa de la nación, nada menos), Mario Negri (presidente del interbloque de "Cambiemos" en Diputados), Adrián Pérez, Federico Pinedo, Angel Rozas, Federico Storani, Hugo Storero, Juan Manuel Urtubey (sí, el actual gobernador de Salta), Jorge Vanossi, Sergio Varisco (de la UCR, actual intendente de Paraná) y Pablo Zancada; del socialismo santafesino y famoso por haber asistido en ese mismo año y a los pocos días a una misa en la que se reivindicaba el terrorismo de Estado; al cumplirse los 30 años del golpe.

Lo cual nos recuerda que en esa oportunidad el que salió a defenderlo fue Binner; que como vemos en la imagen de apertura del post (correspondiente al acta de la sesión de Diputados donde se votó la ley que establecería el 24 de marzo como feriado) votó en contra; al igual que el resto de los diputados del Partido Socialista (en su mayoría santafesinos), y sus socios del Frente Progresista Cívico y Social como la UCR.

Los radicales -hoy tan indignados por los dichos de Gómez Centurión, y "sensibilizados" por el corrimiento de la fecha del feriado- votaron en bloque en contra, como se puede ver; al igual que los diputados del PRO. 

En el caso del socialismo, se entiende por qué el único feriado corrido de fecha por el DNU de Macri que les preocupó fue el del Día de la Bandera. Y en el de Binner, porqué votó en contra del Día de la Memoria: se olvidó de que se trataba,

Todos juntitos juntitos, como la familia Falcon (verde), y como votaron en muchas de las principales discusiones en el Congreso en los años del kirchnerismo.

Algo que es bueno recordar ahora que -por ejemplo- acá en Santa Fe nos entretienen con la parrala del FPCyS y Cambiemos y lo que harán los radicales en las elecciones de éste año; y que el ex vicegobernador Henn en ésta desopilante nota plantea que como el PRO ingresó a la internacional de la derecha, la UCR...debe abandonar "Cambiemos".

El acta completa de la votación de la Ley 26.085, acá

PD: Y además el decreto "reparatorio" del DNU sobre los feriados sigue sin aparecer (ver acá).

lunes, 30 de enero de 2017

DE ARREGLARLOS, NI HABLAR


A lo mejor no tuvieron tiempo de ocuparse porque estaban aumentando las tarifas un 40,8 %.

NI ERRORES NI EXCESOS: SON LA CRÍA DEL "PROCESO"


Si algo faltaba para terminar de tener en claro que lo de Macri con el feriado del 24 de marzo no fue un “error”, sino una decisión deliberada de la que luego debió dar marcha atrás por la resistencia generada, fueron los exabruptos del ex carapintada Gómez Centurión anoche en el programa de Novaresio.

Para los que no lo vieron o no hayan leído al respecto, no solo incursionó en el negacionismo sobre el número de desaparecidos durante la dictadura al mejor estilo Lopérfido; sino que negó además que el terrorismo de Estado desplegado en el período 76-83 haya obedecido a un plan sistemático.

No tiene siquiera sentido discutir tal burrada, desde que no solo hay profusa documentación e investigaciones históricas al respecto, sino que así lo ha determinado la justicia argentina en sentencias firmes, empezando desde ya por el juicio a los comandantes impulsado por Alfonsín. 

De lo contrario -es decir, de no haber existido un plan sistemático de represión y violación de los derechos humanos ejecutado por las fuerzas estatales- cabe preguntarse que sentido tendría la eximente de “obediencia debida” por el cual el propio Gómez Centurión y los “carapintadas” se levantaron contra el gobierno radical, para obtener su impunidad.

A propósito: ¿reaccionarán airadas las autoridades de la UCR pidiendo la renuncia de Gómez Centurión como lo hicieron con el feriado del día de la memoria, en razón de haber sido –como lo destacó Corral, por ejemplo- los impulsores del juicio a las juntas, o en mérito a su integración en “Cambiemos” volverán a hacer un “punto final” al respecto?

La reiteración de éste tipo de “exabruptos” por parte de funcionarios del gobierno y figuras de “Cambiemos” (Gómez Centurión es hoy el “niño mimado de Carrió, la misma que pide “el cese de la persecución política” para los genocidas) se suma a otras acciones concretas como el desistimiento de las querellas en las causas de lesa humanidad que involucran a cómplices civiles, o los encuentros con Cecilia Pando para recibir su preocupación por las condiciones de detención de los represores condenados.

Un panorama de “casualidades permanentes” como dijo alguna vez alguien, que va saldando la discusión respecto de la naturaleza íntima del macrismo: no es ni de cerca una “nueva derecha”, sino la forma que ha encontrado la vieja de reciclarse para optar por la vía democrática, cerrada la alternativa de recurrir al partido militar; y señalarlo no implica desconocer la legitimidad democrática de origen del gobierno de Macri .

Pero sí puntualizar como ellos mismos van degradando día a día su legitimidad democrática de ejercicio, serruchando el piso común de nuestra construcción democrática, sobre el que todos estamos parados.

Hechos como los de Gómez Centurión también abren una discusión hacia el interior de las fuerzas opositoras, y en especial el kirchnerismo, sobre la política de las provocaciones y el rol distractivo que juegan para llegar el debate político hacia vías muertas. El planteo suele ser hijo de la idea de que este conglomerado de impresentables que nos gobierna es brillante, y hasta los exabruptos que cometen, responden a una rigurosa planificación previa; una idea que merece como mínimo ser discutida.

Hay también allí un peligro de pasarse de rosca con el pragmatismo, planteando que hay que dar los debates y las peleas por aquéllas cuestiones que sumen votos, y evitar pisar el palito con otras que no los arriman. Pues bien, en ésta cuestión de las violaciones a los derechos humanos durante la última dictadura ese razonamiento es -por decir algo- mezquino, además de errado.

Cuando Néstor Kirchner planteó poner el respaldo del peso institucional del Estado a las políticas reparatorias de verdad memoria y justicia que venían cargando sobre sus hombros los organismos de derechos humanos, no hizo ningún cálculo electoral; porque ciertamente nadie puede afirmar que el reclamo estuviera “planteado en la calle” como algo prioritario a atender tras la crisis del gobierno de la Alianza.

Lo hizo porque entendió que dar esa pelea era fundacional para nuestra democracia, y condición insoslayable de posibilidad para su despliegue y desarrollo futuro; que era impensable sin saldar las cuentas con el pasado. Y haciéndolo reconcilió al peronismo con la causa de los derechos humanos, y contribuyó a coagular con un elemento decisivo la identidad política del kirchnerismo.

Además está allí siempre a la mano el ejemplo moral de las Abuelas y las Madres, que si se quiere fueron siempre “minorías intensas” en su lucha; y solo desde el 2003 se sintieron acompañadas por el Estado, y como consecuencia de eso, por sectores cada vez más amplios de la sociedad.

De lo contrario si la idea es ser pragmáticos y plantear como ejes de discusión solo lo que suma votos, apoyemos el DNU que reforma la ley de migraciones o la baja de imputabilidad de los menores; o mejor aun: vayámonos con Massa, que es el rey del oportunismo de corto vuelo, y listo.

Por otro lado no hay contradicción alguna entre señalar estas cuestiones reivindicando las políticas de memoria, verdad y justicia; y al mismo tiempo señalar y combatir los estropicios sociales, productivos y económicos que causan la políticas de Macri, sino todo lo contrario: hay un hilo conductor directo entre ambas cosas, como que esas políticas son la continuidad y la réplica de las que se impusieron en la dictadura, y para las cuáles se desplegó el plan sistemático de terrorismo de Estado que Gómez Centurión niega.

Macri fue a buscar a Gómez Centurión sabiendo quien era y como pensaba, y tras haberlo tenido como funcionario en el gobierno de la ciudad lo ratificó para la Aduana, aunque cargara sobre sus espaldas con la tragedia de Iron Mountain, un “mini Cromagnon” que se llevó la vida de diez bomberos. ¿Es posible disociar el hecho de lo que piensa Gómez Centurión sobre las violaciones a los derechos humanos durante la dictadura, y creer que sólo buscó un funcionario “eficiente en la gestión”?

Porque no olvidemos que hablamos del mismo Macri que prometía en campaña “terminar con el curro de los derechos humanos”, y al que el tema claramente lo incomoda; como se pudo ver cuando en la visita de Obama al país fue al memorial de las víctimas del terrorismo de Estado, que no conocía personalmente porque no le interesó visitarlo en sus dos mandatos como jefe de gobierno.

Pero por sobre todas las cosas no olvidemos lo que Macri y su familia representan: a los gestores y beneficiarios civiles del golpe del 76’, y del plan sistemático -mal que le pese a Gómez Centurión- de violaciones a los derechos humanos, ejecutado al servicio de sus intereses. Que Gómez Centurión no nos haga olvidar -eso sí- de Blaquier, Massot, Magneto, Mitre, Ernestina y otros tantos; que aun hoy -como en la dictadura- siguen representando al verdadero poder, y obran en consecuencia.

Entonces se apropiaban de Papel Prensa en una mesa de tortura, y entregaban a los trabajadores del ingenio Ledesma en la “noche del apagón”, hoy despiden a los trabajadores de AGR como globo de ensayo de la flexibilización laboral, y encarcelan a Milagro Sala por las mismas razones que se secuestraba y torturaba en la dictadura:  que no se organizaran los explotados, para que dejen de serlo.

Y el gobierno de Macri -el que reclutó a Gómez Centurión como funcionario- justifica la prisión política de los opositores en un caso, y desiste de la querella del Estado en el otro. A ver si somos tan ingenuos de creer que es pura casualidad.

UN PRESIDENTE QUE ESCUCHA


Tal como preveíamos acá, ya están los olfas (con Corral, el rey de los olfas, a la cabeza) elogiando la capacidad de escuchar de Macri; algo que por supuesto está recontra comprobado.

Serán diferencias de percepción, pero donde ellos ven un estadista que enmienda y repara sus propios errores, nosotros vemos un pelotudo que tiene eyaculación precoz de DNU, y los dispara uno tras otro sin pensar demasiado.

O un turro que sabe perfectamente lo que hace y los tira, y si pasan, pasan. Ambas opciones son respetables.

Pero para que no se diga que no colaboramos con la gestión de "Cambiemos", les dejamos un listos de DNU's y decretos delegados (que también deben ser avalados por el Congreso) que sacó Macri y generaron revuelo y protestas, a ver si "escucha, enmienda y repara", y los deja sin efecto:

* El DNU 267 por el que descuartizó la ley de medios, a pedido del Grupo Clarín; para evitarle tener que desguazarse y desprenderse de licencias y de abonados al cable.

* El DNU 256, por el cual traspasó las escuchas telefónicas de la Procuración General a la Corte, para que ésta se las devolviera en la práctica a los espías de la AFI, con los resultados conocidos.



* El DNU 797, por el que aceptó modificar los pliegos de la licitación del soterramiento de Sarmiento y adjudicársela por 45.000 millones de pesos a Odebrecht (la de las coimas a Arriba) y su primo-testaferro Calcaterra.



* El DNU 54, por el cual introdujo cambios al régimen de las ART, obligando a los trabajadores a ir a reclamar a las comisiones médicas antes de poder reclamar en la justicia por indemnizaciones por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.

* El Decreto 349, por el cual eliminó las retenciones a la minería.

* El Decreto 133, por el cual eliminó las retenciones a todas las exportaciones agropecuarias, y rebajó cinco puntos las de la soja y sus derivados, y el posterior por el cual rebajó éstas otros cinco puntos más.



Dále Mau, escuchá, enmendá y repará, vos podés.

PD: Pero no te tomés tus tiempos, como el DNU de los feriados, que todavía no está en el Boletín Oficial.

domingo, 29 de enero de 2017

CULTORES DEL PACIFISMO


ALCOYANA ALCOYANA


¡Pero vaya que feliz coincidencia!

¿Podés creer que la inflación que mide el gobierno de Santa Fe (que había dejado de medirla) en la provincia dio justo -pero justo, eh- un 0,1 % menos que el aumento que les dieron el año pasado a los trabajadores estatales santafesinos?

¿Y podés creer -mirá lo que son las causalidades- que el dato se conoce justo cuando el gobernador invita a los gremios estatales a "charlar" antes de las paritarias?

¿Y nos creés si te decimos que los gremios tenían la idea -por esas putas casualidades- de pedir en las paritarias un aumento para compensar lo que los salarios perdieron el año pasado contra la inflación?

¿Y te sorprende si te contamos que la ministra de Educación les dice a los gremios docentes que ellos van a negociar en base a ese dato?

Se le alinearon los planetas a Lifschitz, parece; por fin la suerte está de su lado.

¿QUIÉN DIJO QUE TODO ESTÁ PERDIDO?


Por supuesto tendremos que escuchar elogios a la capacidad del gobierno "de escuchar y rectificar sus propios errores"; así como nos cuentan que fue por las críticas de sus aliados, como la UCR.

No por la protesta de los organismos de derechos humanos, no por la rebelión que iba creciendo entre intendentes y gobernadores que -aunque más no sea para quedar pegados con el moco, en algunos casos- se apresuraron a dejar el 24 de marzo como no laborable en sus distritos.

También es cierto que en otras cuestiones más vinculadas a la víscera más sensible de este gobierno -es decir, los negocios- no piensa retroceder ni un tranco de pollo, a menos que lo obliguen a hacerlo.

Porque éste tema de los feriados fue también parte de la estrategia del "si pasa, pasa", tanteando cuanta resistencia social hay a alguna medida.

Pero lo cierto que en éste intento de borrar la historia de almanaque y disminuir el peso político del Día de la Memoria, la Verdad y la Justicia, tuvo que retroceder.

Otro tanto pasó con la política de desmalvinización, expresada en éste caso en la corrida del feriado del 2 de abril.

Lo cual marca por un lado que el kirchnerismo (digan lo que digan) les dejó la vara muy alta en algunas cuestiones, y no les va a ser tan sencillos dar vuelta la página.

Y sobre todo que aun hay saludables respuestas de la sociedad frente a los atropellos del gobierno.

Ojalá que sea el punto de partida para una reacción más amplia, que nos permita empezar a torcer el rumbo de las cosas.  

Eso sí: el 24 a llenar las plazas de todo el país, con más razón ahora que nunca.

sábado, 28 de enero de 2017

VUELVE "FINALÍSIMA" Y LARGARON EL CÁSTING PARA REEMPLAZAR A LEONARDO SIMMONS


LIFSCHITZ HIZO LA GRAN LAURA ALONSO


¿Se acuerdan que hace un tiempo les contábamos acá sobre la adjudicación de la 4° etapa de la obra del hospital Iturraspe a Pecam por un monto de más de 530 millones de pesos, y casi un 21 % por encima del ya inflado presupuesto oficial?

Como decíamos en ese momento, el ahora renunciado secretario de Obras Públicas de la nación Chaín comprometió financiamiento del gobierno de Macri para la obra, hasta el 70 % de su presupuesto oficial.

Claro que para eso y sin que haya intervenido la Legislatura, la provincia se comprometió a "redeterminar" los precios del contrato de acuerdo con el DNU 691 dictado por Macri el año pasado (más información al respecto, acá), y no por el régimen legal vigente en Santa Fe a esos fines desde el 2002.  

Razón por la cual todo acto que apruebe "redeterminaciones de precios" del contrato por parte de las autoridades provinciales en base al DNU de Macri sería objetable, por ilegal.

De allí que no sorprende la solución que encontraron en el gobierno santafesino, al mejor estilo Laurita Alonso ante los "conflictos de intereses" que aquejan a muchos funcionarios del gobierno de los CEO's: delegar la firma en otro, en éste caso el ministro de Obras Públicas Schneider, a la sazón radical y por ende más confiable para "Cambiemos".

Cosa que si hay algún chanchullo de por medio, el gobernador no deje las pezuñas. Porque la "delegación de firma" solo funciona en éste caso, y para ésta obra, como si supiera que lo hay, o que lo va a haber. 

PD: También dijimos en la otra entrada que ésta obra era un "canje" por la adjudicación de la "puesta en valor" del Monumento a la Bandera a Calcaterra (a través de su empresa Creaurban S.A.) por la Municipalidad de Rosario, obra también financiada por la nación.

Bueno, no le erramos ni medio.


COMO DICE EL NAPIA MORENO, UN GOBIERNO OLIGARCA ES EL QUE LE SACA LA COMIDA DE LA BOCA A LA GENTE


“La última década se caracterizó por un significativo avance en el poder de compra del salario de los trabajadores y de la población en general. La política económica se orientó a fortalecer el mercado interno, con la creación de un número importante de empresas, de puestos de trabajos y el relanzamiento de los convenios colectivos de trabajo para negociar los incrementos salariales. La protección de la producción nacional en el frente externo permitió la pronta recuperación de la industria argentina. A su vez, la política de subsidios buscó abaratar los productos de la canasta básica de consumo popular, como son el transporte público, los alimentos y los servicios, acarreando una mejora en la calidad de vida de millones de personas; familias que pudieron acceder a una mayor cantidad y calidad de alimentos, de servicios como luz, gas y agua y el acceso a bienes de consumo durable que otrora quedaban reservados a sectores más pudientes. La producción y venta de dichos bienes creció a tasas significativas.

Ampliando en el nivel regional, los estudios que se hicieron sobre este tema han demostrado que los trabajadores argentinos han contado con la mayor capacidad de compra de la gran mayoría de los bienes que contiene una canasta de consumo básico. Las diferencias con los países de la región son particularmente significativas. En algunos bienes, como carnes, aceite y harina de trigo, se triplica la capacidad de compra de los salarios argentinos. ”

“Ese panorama de años de alto nivel de consumo masivo y avance del mercado interno, cambió radicalmente a partir del año 2016, que quedó signado por un fuerte retroceso en la capacidad de compra del salario, una baja significativa en las ventas minoristas y el consecuente cierre de empresas, calculado en más de 5.000 establecimientos. Las causas que explican dicho fenómeno se encuentran en el impacto de la política económica llevada a cabo por el actual gobierno, en un escenario que se justificó apelando a la necesidad de un “sinceramiento” económico.

Los cambios comenzaron a partir del levantamiento de los controles cambiarios y la consecuente liberación del tipo de cambio. Posteriormente se profundizaron con la quita de las retenciones (derechos) a las exportaciones de productos agrícolas como trigo, maíz y soja y el aumento del combustible y servicios públicos. La primera de las medidas significó una devaluación (depreciación) del 40% del peso argentino, que en poco tiempo se fue trasladando a los precios. En paralelo, la quita de las retenciones incrementó la rentabilidad de las exportaciones agropecuarias que, si bien fue acompañada por una suba en la inversión para la producción de granos, los precios locales tendieron a equipararse a los internacionales, lo que redundó una escalada de precios en moneda local de productos que forman parte de la canasta alimentaria, como carnes, harina de trigo y aceites comestibles. El espiral inflacionario volvió a resurgir con el aumento de los combustibles y de los servicios públicos, costos que fueron trasladados a precios por los productores en la medida que las condiciones del mercado se lo permitieron. ”

“Las cifras muestran que en el año 2016 el salario mínimo de los trabajadores argentinos sufrió una caída del 15% en su capacidad de compra. Las caídas más importantes se observan en los alimentos a los que se les quitaron subsidios o retenciones, como aceite de girasol y harina de trigo. Por su parte, mediante el análisis de la evolución de los ingresos mínimos laborales en la Argentina y en algunos países de la región se observa que nuestro país ha sido uno de los que más redujo su poder de compra en el periodo diciembre 2015/diciembre 2016. El proceso de deterioro del poder de compra en la Argentina que se produjo durante el 2016 viene a revertir la tendencia que se presentó en gran parte de los 12 años precedentes, durante los cuales el Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVyM) presentó un significativo y continuo avance en términos reales.  ”

“El estudio de lo ocurrido con el SMVyM durante los últimos meses pone en el centro de la escena el debate sobre la relación entre la inflación y el ingreso nominal de la población. En el año que acaba de pasar la inflación superó a la suba nominal del SMVyM, lo que en términos concretos implica que el ingreso mínimo laboral vigente para el mes de diciembre del 2016 alcanza para comprar menos productos que el salario vigente en igual mes del 2015. En contraposición, a partir de la comparación regional de la evolución del poder de compra de los ingresos mínimos se transparenta que Argentina fue el país de peores resultados a lo largo del 2016. ”

“Si analizamos individualmente la caída en el poder de compra por productos para nuestro país, se puede observar que la mayoría de los mismos tuvieron una merma mayor al 30%. Este fenómeno se expresó fundamentalmente en la combinación de dos factores. Por un lado, el incremento de los precios de los productos que fueron superiores al incremento del SMVyM, y por el otro a incrementos salariales por debajo de la inflación. El aceite de girasol tuvo una caída del 53%, y se explica como consecuencia del aumento de precios por la quita de retenciones al aceite, que pasaron del 30% a eliminarse completamente, borrando así un mecanismo efectivo para el control de los precios de las mercaderías llamadas commodities y que se comercializan a gran escala en el exterior. Mediante la quita de retenciones, los productores y comercializadores aceiteros pudieron fijar el precio local a los niveles comercializados internacionalmente. Lo anterior, en concurrencia con la devaluación producida en diciembre 2015, redundó en un importante incremento en el valor de este producto. Otra de las razones por la cual se produjo el crecimiento en los precios del aceite de girasol fue la eliminación del fideicomiso destinado a subsidiar el mismo.

Lo mismo ocurre con el caso de la harina, a la cual pasó de imponérsele una tasa de derecho de exportación del 13% a tener retención cero. Esto habilitó sucesivos incrementos en los precios de la misma, sumado al poder de monopolio que concentran las empresas de molienda de granos. El alza en el precio de la harina, sumado a las elevadas tarifas tanto de gas como de luz que debieron afrontar los productores de pan, explican parte del aumento de precio de éste último. El incremento en el precio del arroz y los fideos también se deben en una gran proporción a la quita de retenciones a estos productos (del 10% para el arroz y 13% para la harina de trigo).

La carne, por su parte, estuvo afectada por la combinación entre la devaluación -que tendió a equilibrar los precios locales con los internacionales- y la quita de retenciones (15%). Además, contribuyó en el efecto final un proceso de retención de vientres, que se dio a mediados de año y disminuyó considerablemente la oferta en el mercado. En cuanto a los huevos, el incremento de precios se debió en gran medida a los aumentos en el precio del maíz y la soja, materias primas que se utilizan para la alimentación de las gallinas. El tomate explicó su alza en los precios debido a una cuestión estacional a principios de 2016 a lo que se le sumó los altos márgenes de ganancias que existen entre lo que se le paga al productor y el precio de góndola, rédito que se incrementó mediante el poder de fijación de precios tanto para adelante y atrás de la cadena de comercialización que poseen las cadenas de supermercados. Por último, el precio de la leche y de los lácteos en general se incrementó por el conflicto en el sector que se produjo a mediados de julio del año pasado, donde las diferencias entre las ganancias que reciben los productores y las ganancias de los supermercadistas se incrementaron aún más. El principal factor explicativo que determina que el aumento de la leche en tranquera haya causado la suba del precio en góndola es el incremento en los márgenes para el eslabón minorista concentrado de la cadena de comercialización.”

“La dinámica inflacionaria que se ha presentado en la Argentina en los últimos meses y la actualización insuficiente del salario mínimo han provocado que cada vez sea mayor la proporción que debe destinarse del ingreso mínimo laboral para poder costear los bienes de la Canasta Básica Total (CBT). Cabe mencionarse que la CBT, a diferencia de la CBA, cubre no solo alimentos, sino también una serie de bienes y servicios no alimentarios (a saber, vestimenta, transporte, salud, educación, entre otros).

Si analizamos cómo evolucionó la cobertura que brinda el salario mínimo de cada país a la canasta básica total (CBT), se puede observar que, en el último año, a excepción de Argentina, el resto de los países de la región mejoraron o mantuvieron el porcentaje de cobertura. En números, el porcentaje de cobertura de la canasta básica total, pasó de 135% a 125% en el último año. Esto se explica por un lado por un escaso aumento en los salarios mínimos (35,3%) y, por otro lado, por un alza considerable en el nivel de inflación anual (41%) y, por consiguiente, en la canasta básica total (45,34%).”

El informe completo, acá.

viernes, 27 de enero de 2017

¡ATENTOS LOS FISCALES DE LA CAUSA NISMAN!


Imaginamos que ya lo están llamando al hombre, que debe tener la posta de como fue todo, y las pruebas para demostrarlo.

Así sabemos la verdad de una buena vez por todas.

¿O es otro que se largó de onda nomás a hablar al pedo, para quedar bien con los paisanos de la DAIA?

ARMANDO Y DESARMANDO


Imaginemos por un momento si el kirchnerismo metía cuchara en el fútbol del modo en que lo está haciendo desembozadamente el gobierno desde que asumió Macri, y con los mismos resultados (que esté cada vez peor): no es muy difícil suponer que los medios hasta pedirían que la FIFA nos mandara los marines; y pondrían el grito en el cielo porque nos quedaríamos afuera de los mundiales y todas las competencias internacionales, o algo por el estilo.

Va de suyo que no fue así simplemente porque el que mete cuchara es Macri, que se ocupa del tema bastante más que de otros -como la educación y la salud, ponéle- que deberían ser prioritarios para su gestión, según el mismo se encarga de repetir cada vez que puede, para justificar el final del "Fútbol Para Todos". 

A propósito: ¿habrá comenzado ya la construcción de los 300 jardines de infantes que se podrían hacer con esa plata ahora que no se gasta en el fútbol, o son 3000 o coso?

Parte de la brillante gestión macrista en el fútbol argentino (que en 14 meses cuenta más meses sin jugar y discutiendo como y cuando se juega, que jugando) fue designar la "comisión normalizadora" (¿cómo sería si la hubieran nombrado para hacer quilombo?) con Armando Pérez al frente. Los resultados están a la vista.

En el video de apertura (sacado de la cuenta de Télam) Pérez dice que es factible que el fútbol arranaque, y que el gobierno les puso dos condiciones para pagarle a la AFA lo que aun adeuda del FPT: que se haga la asamblea reformando los estatutos (para que los clubes puedan ser sociedades anónimas) y que se lance la "superliga"; para que puedan negociar de a uno los derechos de televisación (lo que les interesa particularmente a Boca y Ríver), sin ingerencia de la asociación.

Las dos metas que se puso Macri desde el principio para su intromisión en el fútbol argentino, y que en el caso de las "sociedades anónimas deportivas" quiso imponer ya en 1995, cuando era presidente de Boca, y fracasó. Allí está toda la razón de ser del conflicto que lleva más de un año, y no la prioridad de los jardines de infantes sobre el fútbol televisado.  

Pero alguien debe haber advertido que no quedaba bien que el gobierno apareciera tan explícitamente alineado con los intereses del presidente y sus socios en los negocios del fútbol (como Arribas, el de la AFI, por ejemplo), o que quedaba feo que apareciera como extorsionando a la AFA para pagarle una deuda que -al fin y al cabo- le debe pagar porque firmó un contrato y debe cumplirlo.

Por eso es que vemos pocas horas más tarde al mismo Pérez (¿será parte del "mejor equipo de los últimos 50 años") diciendo exactamente lo contrario a lo que había dicho antes: el gobierno no les puso ninguna condición, pero ve muy difícil que arranque el torneo.

Porque la mayoría de los clubes no quieren cumplir la condición que Pérez primero dijo que el gobierno (Macri, bah) les puso, y luego que no: que se transformen en sociedades anónimas.

Una pena que no hayan podido blanquear del todo a Fernando Niembro, otra de las luminarias que está participando en las sombras en nombre de Macri en todo este enjuague, que amenaza con quitarnos el fútbol por tiempo indeterminado.

¿Se bancará el gobierno que no haya fútbol en un año de elecciones? Porque como viene la mano tal parece que lo necesitan más ellos, que nosotros.


PROBLEMAS DE COLUMNA


Si hubiese que definir al gobierno de Mauricio Macri a partir de una sola característica principal, tendríamos que decir sin dudar que se trata de un gobierno patronal, anti-obrero y enemigo de los trabajadores.

Más aun, se puede suponer que si el gobierno tuviera que negociar la ejecución de su programa cediendo algunos aspectos del mismo para poder cumplir con otros, optaría por quedarse con todo lo que signifique reducir derechos laborales, modificar condiciones de trabajo, flexibilizar, modificar las relaciones de poder al interior de cada empresa y transferir recursos desde el trabajo, hacia el capital.

Esas ideas inclusos son los principios rectores (no siempre explícitamente enunciados, pero de seguro claramente sobreentendidos) de las negociaciones para “volver al mundo”: es lo “no nombrado” o solo esbozado pero siempre presente en las conversaciones para atraer inversiones extranjeras, en la búsqueda permanente de nuevos mecanismos de asociación internacional (como los acuerdos de libre comercio), y hasta en los diseños institucionales ensayados a esos fines; como el régimen de “asociación público-privada” aprobado por el Congreso.

El discurso oficial del gobierno (comenzando por el propio Macri) es obsesivo en desplazar sobre el trabajo y los trabajadores la culpa de los principales males nacionales, sea que reclamen por accidentes de trabajo o enfermedades profesionales, pidan paritarias, aumentos salariales, protesten por despidos, se compren un auto o un aire acondicionado o deseen gozar de un fin de semana largo para descansar o hacer turismo.

La constante mención a la “productividad” en boca de un presidente consuetudinariamente vago no es más que la versión aggiornada del lugar común que dice que en éste país “no trabaja el que no quiere”; y el ideal de ese mismo gobierno es que todos seamos “emprendedores”, no tanto para exaltar el ideal clase-mediero de raíz inmigratoria de que cada uno puede forjar su propio destino (aunque la idea apunta a esa otra construcción cultural de nuestro inconciente colectivo), sino por razones menos confesables: en el “emprendedorismo” no hay sindicatos, ni huelgas, ni solidaridad de clase, ni reclamos a la patronal; porque nadie se reclama a sí mismo.

Con buen criterio apunta acá Oscar Cuervo en su blog que a la hora de buscar un programa mínimo de coincidencias entre las fuerzas opositoras para frenar a Macri debería acordarse con todos los que estén de acuerdo en éste punto (no permitir que los trabajadores pierdan derechos), y en repudiar los retrocesos democráticos que generan las pulsiones autoritarias del gobierno; ejemplificando con la prisión política de Milagro Sala.

Sin embargo y por amplias que pudieran ser las coincidencias opositoras al respecto, para frenar la ofensiva del gobierno contra los trabajadores es imprescindible el concurso del sindicalismo, porque como quedó claramente demostrado hasta acá, la política no puede resolver por sí sola esas cuestiones.

El ejemplo más reciente es el del DNU que modifica el régimen de riesgos del trabajo: Macri puenteó la discusión en el Congreso sabiendo que contaba con por lo menos un guiño de la conducción de la CGT, que solo ensayó tibios reclamos formales por el procedimiento elegido, pero no contra el contenido de las medidas.  

Para avanzar en el recorte de derechos a los trabajadores, el gobierno pivotea sobre el enorme desprestigio social de los dirigentes sindicales (en la percepción ciudadana promedio, de todos, incluso los más combativos); y en décadas de pérdida progresiva de la tradición de sindicalización, organización y lucha de los trabajadores argentinos. La experiencia de las nuevas generaciones de trabajadores es bastante aleccionadora al respecto.

Claro que los propios dirigentes sindicales (en especial los de la CGT “reunificada”) contribuyen en muy buena medida al éxito de sus propósitos, canjeando derechos innegobiables o poniéndolos en peligro a cambio de sucesivos platos de lentejas; sea que vayan al bolsillo de los trabajadores mejor remunerados (como los cambios en Ganancias), o a los de los propios dirigentes y sus organizaciones, como los fondos de las obras sociales.

Catorce meses de gobierno de Macri dejan claro que en este terreno toda transigencia será interpretada como debilidad, y el gobierno obrará en consecuencia, acelerando a fondo en busca de sus objetivos: veto a la ley anti-despidos y sucesivos “acuerdos de caballeros” sistemáticamente violados, paritarias a la baja el año pasado y por “metas de inflación” para éste, críticas a los convenios colectivos, planteos flexibilizadores, desmontaje de los mecanismos institucionales que consagran pisos mínimos de protección (como la paritaria nacional docente, o la ultra-actividad de los convenios colectivos), rebaja de aportes patronales y aumento de la edad jubilatoria, quejas por la “industria del juicio” o instalación del debate sobre la “productividad”, para forzar el aumento en la tasa de explotación de la fuerza laboral, y -en correlato- de la tasa de ganancia del capital.

El propio “plan de reconversión industrial” anunciado por el gobierno es en una buena medida eso, y no un intento de discutir un nuevo modelo productivo. Mientras hablan de generar “empleo de calidad”, apuntan a destruir o flexibilizar precisamente eso: empleo en blanco, de calidad, calificado y bien remunerado;  como pasa en la industria petrolera, la metalurgia y ahora en las automotrices, aprovechando además que los planteos que vayan por ese lado pueden seducir incluso a sectores empresariales que discrepan con otros aspectos del modelo económico, como los aumentos de tarifas o la apertura a las importaciones.

No descubrimos nada señalando que el despido es disciplinador del reclamo salarial, tanto como de la protesta por mejores condiciones de trabajo o para resistir la avanzada flexibilizadora. De allí las diferencias entre el caso AGR (donde el gobierno se niega a intervenir, diciendo que “la cuestión lo excede”) y Banghó; donde sus políticas crean el problema (abriendo la importación), para ofrecer la solución: que los trabajadores acepten resignar derechos para conservar sus empleos, o ser “reconvertidos”, pero en condiciones más precarias de labor y remuneración.

Lo que el Grupo Clarín está haciendo en AGR (vaciar una empresa para “reducir el costo laboral” mientras crecen sus ganancias y se amplían sus perspectivas de negocios) es lo que el gobierno habilitaría en todo el país, si el contexto social, político y económico se lo permitieran.

El gobierno y los sectores empresarios más concentrados (que a esta altura está más que claro que son lo mismo) van no ya por el modelo de organización sindical construido por el peronismo (que no quieren realmente cambiar, en tanto sus dirigentes le sigan resultando funcionales), sino por el piso de derechos que los trabajadores argentinos consiguieron desde el 45’ para acá; en el enésimo intento de refundar un país pre-peronista con un certero golpe en la columna vertebral de los sectores populares; que no son -como se suele decir- ni las organizaciones sindicales ni mucho menos sus dirigentes, sino los propios laburantes.

Y eso es algo que interpela severamente no solo a los peronistas, sino a aquellos que se asumen como parte de las tradiciones nacionales y populares. 

jueves, 26 de enero de 2017

HASTA LA VICTORIA, SIEMPRE


NO RESISTEN UN ARCHIVO


Ayer mostrábamos acá como a poco menos de un mes de haber adjudicado la licitación para "restaurar" el edificio del Archivo Histórico, el gobierno provincial anunciaba que el Archivo dejaba de funcionar allí, porque parte del edificio se derrumbó.

Ayer también en el diario del Loco Lindo (¿leerán Nestornautas') le preguntaban lo obvio al ministro de Obras Públicas Schneider: "Esta misma semana estaba previsto el inicio de obras de mejoras en la casa. Consistían en arreglar filtraciones de los muros, desagües y cubiertas. En la conferencia, se lo consultó al ministro de Obras Públicas si no se advirtió el estado de la casa en el relevamiento previo a determinar las obras a realizar. “No, no se advirtió. Este hecho nos obliga a replantear el análisis estructural del edificio porque posiblemente las patologías estén replicadas en otros espacios de la casa." (las negritas son nuestras)

Lo de "patologías" indicaría que tal el puesto indicado para el contador Schneider (que repite funciones, pues ya fue ministro del área en el gobierno de Bonfatti) hubiera sido ministro de Salud. Pero en la misma conferencia de prensa tras el derrumbe de la Casa del Brigadier los funcionarios anunciaron que el Archivo Histórico será trasladado al Archivo Intermedio, que funciona en calle Francia al 2300.

Pero hete aquí que ahí también fueron dejando la huella de cagadas, a saber:

* El 26 de noviembre del 2013 por Resolución 625 del Ministerio de Obras Públicas (del mismo Schneider) adjudicaron una licitación para hacer obras para resolver los problemas de filtraciones en el depósito del Archivo Intermedio. Como todos sabemos, es ideal un lugar con filtraciones para guardar documentos que deben conservarse intactos.

* No pudieron nunca ni siquiera empezar los trabajos, porque la provincia no tenía donde trasladar los documentos del Archivo Intermedio mientras se hacían. Un inconveniente imprevisto: que en un archivo existieran documentos, y que hubiera que trasladarlos, para poder arreglar el lugar. Por eso el 2 de junio del 2014 por el Decreto 1622 Bonfatti aprobó la rescisión del contrato "por mutuo acuerdo" (modelo autopista Santa Fe-Rosario, digamos).

* Sin que se sepa si en el medio resolvieron o no el problema de las filtraciones, el 19 de mayo del 2015 por el Decreto 1265 Bonfatti adjudicó la obra de "refuncionalización" (?) del Archivo Intermedio a Constructora Comercial; con una oferta que "mejorada" y con "descuento" (de un 0,35 %, 53.000 pesos menos, en una oferta de casi 15 millones, una generosidad digna de destacar por parte de la empresa) estuvo un 52,02 % por encima del presupuesto oficial; antes de la devaluación de Macri, con la consecuente aceleración de la inflación.

* La obra tenía un plazo de ejecución de 240 días corridos, o sea que debió haber estado terminada más o menos para enero o febrero del 2016. Lejos de eso el 2 de septiembre del 2016 (o sea habiendo transcurrido el doble del plazo original del contrato desde que empezaron los trabajos) Lifschitz por el Decreto 2264 aprobó un "adicional de obra" por $ 1.816.503,44; o sea un 12,21 % por encima de una oferta ya inflada considerablemente respecto al presupuesto oficial. 

* Y el adicional fue para realizar "trabajos imprevistos" en el pliego original, como... instalar un sistema contra incendios en base a aspersores de agua, a pedido de los bomberos. O sea que en un edificio destinado al archivo de documentos oficiales del gobierno en la licitación original no previeron instalar un sistema contra incendios.  

Eso sí: apenas se conoció el DNU de Macri cambiando el cronograma de feriados, desde el socialismo salieron con los tapones de punta porque corrió de fecha el del Día de la Bandera, porque eso era "no respetar nuestra historia y nuestro pasado".