LA FRASE

"ESTAMOS EVALUANDO QUE POSTURA ADOPTAR FRENTE A LA REFORMA LABORAL QUE PLANTEA EL GOBIERNO; PARA LO CUAL HEMOS CONSULTADO EL KAMASUTRA." (JUAN CARLOS SCHMID)

domingo, 22 de octubre de 2017

OTRO FALLO VERGONZOSO A LA MEDIDA DEL GOBIERNO


El viernes ya en tiempos de veda se conoció el fallo del juez Cayssials que declara inconstitucional el artículo 76 de la Ley 27.148, que establece el requisito del juicio político para la remoción del Procurador General de la nación, como cabeza del Ministerio Público Fiscal. Pueden leerlo completo acá.

En sus apenas 24 fojas el fallo es una recopilación de barbaridades difíciles de empardar, que lo tornan una pieza de estudio para entender como viene funcionando buena parte del Poder Judicial federal para responder a los objetivos políticos del gobierno de Macri. A saber:

* Quienes promovieron la acción y la cuestión de la legitimación y la existencia de causa: se trata del Colegio de Abogados porteño, el de la calle Montevideo; el que apoyó todos los golpes de Estado en la Argentina y que preside Guillermo Lipera, el presidente del último coloquio de IDEA; y en paralelo la asociación civil "Será Justicia", presidida por el mismo Lipera, y de cuya comisión directiva forman parte Adriana Talerico (la vicepresidenta de la Unidad de Información Financiera desiganada por Macri tras ser asesora del HSBC en causas de lavado de dinero) y Juan Curutchet, el presidente del Bando de la Provincia de Buenos Aires.

Pasándose a nado la exigencia de una "causa" que establece el artículo 116 de la Constitución Nacional (es decir, un pleito concreto entre partes con intereses contrapuestos, una de las cuáles aduce un perjuicio en su contra para pedir la inconstitucionalidad de la norma) para habilitar la intervención de la justicia, el juez inventa una "acción directa de inconstitucionalidad", en cabeza de cualquier ciudadano, para reclamar cuando entiende que una norma viola la Constitución, aunque no le cause ningún perjuicio concreto.

Cabría ver como nos iría a nosotros si intentáramos -por ejemplo- por esa vía pedir ante este mismo juez la inconstitucionalidad del decreto de Macri que permitió blanquear dinero y propiedades no declaradas a los familiares de los funcionarios del gobierno, en contra de la ley sancionada por el Congreso, que expresamente lo prohibía.

* La presentación por parte del Ministerio Público y la de Gils Carbó: como se cuestionaba una garantía de funcionamiento del órgano creado por el artículo 120 de la Constitución como "independiente y con autonomía funcional", el Ministerio Público pidió intervención en la causa como tercero afectado por el resultado de la decisión ("litis consorcio pasivo necesario", artículo 90 inciso 2) del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación), el juez la desconoció pero le corrió traslado a título personal a Alejandra Gils Carbó; poniendo así de manifiesto que el propósito final de la maniobra es desplazarla de su cargo.

Acaso para decir -cuando eso suceda- que tuvo su oportunidad para defenderse.

* El artículo objetado estaba en la original ley del Ministerio Público 24.946 (1998), en su artículo 18; y también establecía el requisito del juicio político para la remoción del Defensor General de la Nación, sin que se conocieran en casi 20 años de pacífica vigencia objeciones al respecto del Colegio de Abogados porteño ("Será Justicia" fue creada en el 2012), ni contra ese último caso: prueba evidente de que la maniobra tiene por objeto llevarse puesta a Gils Carbó, no "defender las instituciones".  

* La cita del precedente del fiscal Molinas: el juez cita en apoyo de su resolución el fallo de la Corte Suprema menemista de 1991 que convalidó el desplazamiento por decreto presidencial del entonces Fiscal Nacional de Investigaciones Administrativas Ricardo Molinas; omitiendo que entonces el Ministerio Público dependía del Poder Ejecutivo, pues no había sido sancionada la reforma constitucional de 1994 que le dio el rango que antes señalamos, en el artículo 120 CN. 

* El copy paste de la cita de Bidart Campos: como si sacara los fundamentos de "El rincón del vago", el juez extrajo una parte de la opinión del fallecido constitucionalista en la que sostiene que la nómina de los funcionarios para los que la Constituye exige el juicio político para su remoción no puede ser ampliada por ley del Congreso, cortando la parte (que ven subrayada abajo) en la que dice que exceptúa de ese criterio justamente a las autoridades del Ministerio Público, contempladas en el artículo 120, como un modo de garantizar su independencia funcional: 


* La omisión de la parte en que piden que se inste al Congreso a dictar otra ley: al comenzar el fallo el juez hace la advertencia (con cita de fallos de la Corte) respecto a que los jueces no están obligados a fallar todas las cuestiones planteadas por las partes en la causa, del modo en que estas las han planteado.

Acaso por eso sea que haya omitido la parte en la que los accionantes piden que, una vez declarado inconstitucional el artículo, se inste al Congreso a dictar una ley que establezca otro mecanismo de remoción del Procurador General "ajustado a la Constitución". 

La omisión (que soslaya la posterior intervención del Congreso en el asunto) no es casual: le deja las manos libres a Macri para remover a Gils Carbó por decreto, apelando a las facultades genéricas que le da el artículo 99 inciso 7) de la Constitución, para remover a cualquier funcionario "cuyo nombramiento no está reglado de otra forma por esta Constitución". 

* Párrafo aparte para el allanamiento del gobierno a la demanda: cuando se le corrió traslado al Estado nacional de la demanda, en lugar de defender la constitucionalidad de sus normas como es su obligación, la Procuración del Tesoro y el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos se limitaron a señalar que ellos tampoco estaban de acuerdo con el artículo, tanto así que habían mandado un proyecto de ley al Congreso para modificarlo.

Lo que supuso un virtual allanamiento del Estado a la pretensión de los accionantes, por lo que es previsible que el gobierno de Macri no apelará el fallo, que le sirve a sus propósitos políticos de cargarse a Alejandra Gils Carbó sorteando un debate en el Congreso en el que seguramente y cualquiera sean los resultados de la elección de hoy, no le darían los números.

¿Ya somos Venezuela o todavía nos falta?

sábado, 21 de octubre de 2017

UNA PENA QUE SORETES LUCERO NO DIRIJA RADIO NACIONAL BUENOS AIRES...


...así censuraba al aire a éste espécimen al que le pagamos el sueldo entre todos en Radio Nacional Buenos Aires.

Que ensaya -como vemos- la doctrina del "algo habrán hecho" aggiornada a los tiempos, trasladando la culpa sobre la víctima, para exculpar a los victimarios.

Y omitiendo que cuando Santiago murió no estaba cortando la ruta, sino en el río, tratando de escapar de la persecución de las fuerzas de seguridad del Estado, que estaban ejecutando un procedimiento ilegal; lo que también es delito.

"EL RÍO CAUSÓ UNA NUEVA MUERTE"


Es notable la capacidad que tienen para recortar los hechos de la realidad, privarlos de todo sentido y contexto y utilizarlos como proyectiles lanzados al sentido social hasta destrozarlo; y moldearlo de acuerdo a lo que previamente han establecido como conveniente y verdadero.

Incluso los hechos que pueden ser indubitables, como las conclusiones preliminares de la autopsia del cuerpo de Santiago Maldonado, hecha -cabe aclarar- por el mismo cuerpo médico forense de la Corte Suprema al que desprestigiaron en el caso Nisman, reemplazándolo por la Gendarmería.

Presentan las cosas como si Santiago -que no sabía nadar- y a falta de nada mejor para hacer, tomó de repente la decisión de aprender por sí mismo una fría mañana de agosto en un lejano rincón de Chubut, a 15 grados bajo cero, y la cosa terminó mal, como era de esperarse.

Nos recortan que él -que llegaron a decir que ni siquiera existía- estaba allí -donde dijeron que no estaba- defendiendo lo que creía justo -que ellos denostaron con todo tipo de agravios- y frente a la Gendarmería; que negó haber llegado al río, o haber estado a menos de 30 metros de distancia de los que protagonizaron el corte en la ruta 40, y luego se replegaron hacia la pu lof.

Con la autopsia en la mano y aun sin concluir, nos exigen que nos retractemos de haber reclamado saber donde estaba alguien a quien no se preocuparon por buscar con demasiado esmero -como lo demuestra el hecho de que lo encontraron donde habían buscado varias veces antes-;  y que nos retractemos de haberle atribuido responsabilidad en su desaparición y muerte a un gobierno cuyos funcionarios (del presidente para abajo) no hicieron sino agredir a la familia, y organizar sistemáticamente el borrado de cualquier prueba que pudiera comprometer a la Gendarmería y al ministerio de Seguridad, a cuyas órdenes actuaba.

¿O acaso Nocetti y Patricia Bullrich están escondidos evitando toda aparición pública porque han ingresado en una comunidad de clausura, haciendo votos de silencio?

Pretenden tener el monopolio del perdón y la justicia, como ejercen en los hechos el de la verdad.

Pero no toda la miseria está depositada en los medios cloacales que forman parte del dispositivo político del gobierno, ni en el gobierno mismo: ayer y hoy las redes sociales dan cuenta de los insultos y las agresiones de gente común a una familia el mismo día, en las mismas horas, en que finalmente confirmaron que el muerto era su hijo y hermano, y estaban haciendo su autopsia.

Algo anda muy mal en ésta sociedad si algunos son capaces de llegar a esos extremos, mientras otros se movilizan para exigir justicia, o evitar que la impunidad se consagre. Hay una ancha y profunda grieta en el medio, cada vez más difícil de salvar.

Y en el medio de los dos lados de la grieta, quedan muchos argentinos a los que es muy posible que les chupen un huevo estas cuestiones, o tengan otras preocupaciones más apremiantes como el salario, el empleo, llegar a fin de mes o darle de comer a sus hijos.

El asunto (y viene bien recordarlo un día antes de que volvamos a votar) es que resolver esas cuestiones ciertamente más apremiantes depende de como nos expresemos políticamente porque no se resolverán de otro modo (por arte de magia, por el "derrame" de los más ricos); y si la idea de sociedad que prevalece -que en definitivas es de eso de lo que se trata votar- es la de los que creen válido insultar a una familia el día de la autopsia del cadáver de su hijo, no se puede esperar que se solucionen. 

viernes, 20 de octubre de 2017

HAY UN 100 % DE POSIBILIDADES DE QUE ESTEMOS GOBERNADOS POR UNA CATERVA DE HIJOS DE PUTA


Nunca se enfatizará lo suficiente la importancia de las elecciones de éste domingo, por todo lo que está en juego, y como influirán los resultados en el futuro inmediato del país. Menos -en cambio- se ha puesto el acento en el clima en el que los argentinos iremos a votar, sin duda alguna el más sombrío y ominoso desde 1983  a la fecha; incluso antes del macabro hallazgo de un cuerpo en el río Chubut, y de que su hermano Sergio confirmara que es el de Santiago Maldonado.

Contrariando el triunfalismo que intentó transmitir después de los resultados de las PASO, el gobierno, la estructura política de “Cambiemos” y el conjunto del dispositivo oficialista (que incluye al grupo de tareas de Comodoro Py, los servicios de inteligencia, las fuerzas de seguridad y los medios y periodistas del régimen)  se lanzaron a una campaña permanente, sin prisas ni pausas, de deslegitimación del adversario político (el kirchnerismo, bah) y de horadación del piso común democrático.

En un clima instalado de elección decidida, vienen apelando sin parar a los carpetazos, las denuncias judiciales, la campaña basura en las redes sociales, la desinformación y las noticias falsas instaladas como reales que hace pensar que los números no son tan holgados para la coalición oficialista como dicen; o están apostando al aplastamiento de toda disidencia para poder tener las manos libres a partir del lunes para avanzar en la segunda fase del ajuste y el recorte de derechos. Es como si no quisieran darnos respiro, agobiarnos, desmoralizarnos, quebrarnos, para poder ir definitivamente por todo.
  
Resulta difícil enumerar todas las trapisondas judiciales de la escudería oficial, que culminaron ya en horas de la veda con el bochornoso fallo (algún nombre hay que ponerle) de un juez que le dejó las manos libres a Macri para remover por decreto a Gils Carbó, si le place; en paralelo con las muestras de autoritarismo desbordado, como la censura al aire del director de Radio Nacional Córdoba a una periodista por haber entrevistado a la madre de Facundo Jones Huala.

Mientras tanto el gobierno trataba de dilatar por todos los medios los resultados de la autopsia del cuerpo encontrado en Chubut, para que el resultado no les explotara en las manos a horas de la elección, en la admisión implícita de que son los responsables políticos de su desaparición y muerte, y del encubrimiento posterior; así como de la humillación y el abandono al que sometieron a un familia a la que el Estado le arrebató un hijo y un hermano.

Algunos “analistas” como Asís hablan de la ruptura de un pacto mafioso entre el gobierno y la Gendarmería (que incluye las pericias truchas del caso Nisman), que terminó con que le arrojaron un muerto a Macri, para disuadirlo de la idea de cortar en los gendarmes la cadena de las responsabilidades por la desaparición forzosa y posterior muerte de Santiago; y se puede avizorar una creciente guerra interna entre las fuerzas de seguridad (que actúan como perros peligrosos a los que les soltaron la cadena) tirándose muertos entre sí: la Gendarmería dejó mal paradas a la Federal y la Prefectura en la muerte de Nisman para complacer los propósitos políticos del gobierno, y estas le devuelven gentilezas en la investigación del caso Maldonado.

La respuesta institucional del gobierno desde la desaparición de Santiago solo fue superada en bochorno por la respuesta política de “Cambiemos”, brutalizada en el final de la campaña por los vómitos verbales de Carrió; mientras María Eugenia Vidal, que no gobierna hace meses si es que alguna vez lo hizo, aparece tiempo completo en los medios a toda hora para que le pregunten naderías, acompañada de los candidatos mudos a los que no dejan hablar para que no derrapen; y allá lejos, en Jujuy, Milagro Sala sigue secuestrada en una cárcel después de un operativo con encapuchados y autos sin patente, por orden del sátrapa Morales, y su vida y la de los demás presos de la Tupac corren serio riesgo.

Los empresarios reunidos en el coloquio de IDEA compiten entre sí y con el FMI y las “calificadoras de riesgo”en las exigencias al gobierno para que avance con las reformas lo más rápido posible, aprovechando lo que suponen un seguro triunfo electoral; que con toda certeza será interpretado como un cheque en blanco, para hacer lo que les venga en gana; como por ejemplo empezar a descargar desde el lunes mismo una catarata de aumentos en los servicios públicos (que ya han anunciado) y los combustibles (al parecer, las petroleras ni siquiera pueden esperar a que se terminen de contar los votos), y avanzar en una flexibilidad laboral ya instalada en el debate, frente a una dirigencia sindical que ya capituló antes de dar pelea, y fue a IDEA a  aplaudir a sus verdugos.

Los avances de un gobierno sin límites que pone en riesgo a la democracia son validados por una justicia genuflexa, que acaba de autorizar la presencia de la Gendarmería (sí, justo ellos, en éste momento) en los cuartos oscuros al momento de realizarse el escrutinio de las elecciones del domingo; y los desequilibrios estructurales de un programa económico donde todo está atado con el alambre del endeudamiento se disimulan hasta después de las elecciones.

Este domingo en las urnas se juega mucho, y esto tipos juegan con todo, no siempre (o casi nunca) con armas limpias, y ahí estamos en desventaja. Pero no por eso vamos a dejar de intentar ponerles freno; y si fallamos en el intento la sociedad –como siempre- deberá hacerse cargo de lo que vota, porque siempre trae consecuencias.



IMPORTANTE CALIFICADORA DE RIESGO DESCUBRE QUE EL AGUA MOJA


Varias veces señalamos acá que era imposible realizar un ajuste drástico del gasto público sin causar daño social, o restringir derechos, por la estructura de los gastos del Estado nacional: la última de ellas acá, aconsejamos releer el post; del que surge que la parte sustancial de ese gasto está dada por las prestaciones de la seguridad social (jubilaciones, pensiones, asignaciones familiares incluyendo la AUH) y los subsidios a las tarifas de los servicios públicos para que no impacten en el bolsillo de los sectores de ingresos fijos. 

Y tal parece que los "expertos del mercado" han descubierto lo mismo, o al menos así surge de este  informe de la consultora Moody´s del que da cuenta El Cronista: (las negritas son nuestras)

El gasto público argentino es uno de los más rígidos de la región. Dicho de otro modo, a la hora de reducir el déficit fiscal, el país lo tiene más difícil que otras naciones latinoamericanas, según un índice que desarrolló la calificadora Moodys.(O sea que acá no es tan fácil meter tijera como en Haití o Surinam, ponéle)

El reporte considera, por ejemplo, que el pago de intereses tiene posibilidad nula de ajuste desde la perspectiva del crédito, mientras que los gastos de capital son los que el Gobierno puede recortar con más facilidad; en el medio aunque más cerca de la inflexibilidad están los gastos operativos y las transferencias.(“La perspectiva del crédito” es la mirada del acreedor: con su guita no se jode y como dice Eduardo Basualdo, en el capitalismo las deudas se pagan, allí no hay ajuste ni tijera ni recorte que valgan. La obra pública, por el contrario, es lo primero que vuela cuando se ajusta. De hecho, el objetivo fundamental del ajuste es generar recursos excedentes para pagar la deuda)

En cuanto a la composición del gasto, la Argentina es uno de los países en los que los gastos operativos (sueldos y otros) es más bajo: representan sólo 21% del total, la mitad del promedio de la región. Como contracara, las transferencias representan 62%, el mayor nivel de Latinoamérica y más del doble que el promedio regional (26%).(O sea que el problema no era “la grasa militante” de los empleados públicos como decía Prat Gay: echaron gente de puro hijos de puta que son nomás)

El reporte de Moodys también analiza la evolución del gasto en los últimos siete años. Y señala: El crecimiento en las transferencias en la Argentina es el mayor incremento en un tipo de gasto determinado en los últimos siete años en América Latina: de un 12,6% del PIB en 2010, pasaron a representar el 17,1% el año pasado. Y aunque destaca que el Gobierno avanzó en la reducción de subsidios, también señala que preservó y expandió las jubilaciones, en una decisión que limitará la flexibilidad del gasto en los próximos años.(O sea que el crecimiento del gasto se explica más por la ampliación de la cobertura previsional, la ley de movilidad jubilatoria y la AUH, que por los subsidios a las tarifas de los servicios públicos. Tanto que -como acaba de decir Melconián en el congreso de economía de la Fundación Libertad- se equivocaron cuando pensaron que con solo eliminar los subsidios y subir las tarifas, terminaban con el déficit)

Sin embargo, esta inflexibilidad estructural del gasto que complica la consolidación fiscal no está, al menos de momento, vinculado a la calificación de riesgo de la Argentina. La estructura del gasto está implícitamente incorporada en la calificación. Las razones por las que la calificación de la Argentina es baja tienen que ver con temas básicos que se están empezando a atender: continuidad de políticas, marco institucional, ordenamiento de la macroeconomía, inflación, crecimiento y confianza, apuntó Leoz. A pesar de este elemento estructural presente en el gasto, tenemos una perspectiva positiva, remarcó.(O sea que el gasto importa bajarlo, pero más importa sostener el negocio del endeudamiento en el que van prendidos, y no se puede tocar “por la perspectiva del crédito”. Y parte sustancial de ese negocio que va dejando comisiones por todos lados -incluyendo a las calificadoras-es que la deuda tenga una calificación razonable de riesgo. Que la determinan en base a los partes del Servicio Meteorológico o los astros, digamos)

Apuntó en ese sentido que “dentro de lo rígidas que son las transferencias, el componente menos rígido son los subsidios, que requiere la voluntad y capacidad política para ajustarlos”, a diferencia de las jubilaciones y pensiones, o de las transferencias a provincia, definidas –al menos mayoritariamente- por ley. “Aunque no es fácil eliminar subsidios, no es equiparable a los pagos de pensiones por el compromiso legal”, explicó.(Es decir que para bajar los subsidios y subir las tarifas basta con decisión política y aguantarse las protestas, pero bajar jubilaciones y pensiones hay que reformar las leyes previsionales. Ah mirá vos, justo lo que recomienda el FMI y el gobierno está pensando hacer si gana las elecciones y adquiere más “capacidad política para ajustar”)

MERCADO NO TAN LIBRE


Marcos Galperín, el creador de Mercado Libre, es una de las estrellas del momento: desde que Macri lo puso como el ejemplo a seguir para el empresariado, hasta que fue una de los grandes protagonistas del coloquio de IDEA en Mar del Plata, abogando por la flexibilización laboral junto con Paolo Rocca, el CEO del grupo Techint.

Como vemos acá este paladín del libre mercado pide -lisa y llanamente- imitar la reforma laboral brasileña, y dejar de lado toda regulación del mercado del trabajo, o en todo caso: regularlo exclusivamente a favor de los empresarios.

Pero navegando en el mar, hasta al tiburón más pintado le puede surgir un depredador que lo amenace. Y si no leamos lo que dice acá Burgueño en Ambito Financiero (las negritas son siempre nuestras):

Mercado Libre se acerca a un momento de definición histórica en su evolución que involucrará a su ideología. La empresa de Marcos Galperin, surgida al amparo de la "Nueva Economía" y con la premisa de alejarse de todo lo que huela a pasado prebendario de los privados en el país, deberá tomar una decisión: si acepta o no la ayuda del Estado. Si la respuesta fuera esta última, su propia supervivencia estaría en riesgo ante la situación inminente de tener que competir contra un enemigo, a priori, imposible de vencer.(Bueno, pero seguramente se las bancará con confianza ciega en sus propias posibilidades porque es un creyente en la libertad del mercado, sin la ingerencia estatal. ¿O no?)

Si acepta la ayuda del macrismo, habrá ingresado de plano al listado de compañías de las que siempre abjuró: la protección estatal a cambio, incluso, de un costo fiscal.(Pero a cambio tendrá el asesoramiento del macrismo en esa materia, en la que hace más de 40 años que son expertos, sea que el “costo fiscal” se exprese en subsidios, en sobreprecios o en coimas que hay que pagar para lograr regulaciones favorables, o contratos con el Estado)

Además Mercado Libre deberá enfrentar a la decisión próxima del Banco Central de la República Argentina, que tendrá que impulsar las regulaciones correspondientes al otorgamiento de los servicios financieros de las Fintech, donde la compañía de Galperin tiene al principal exponente del sector, Mercado Crédito. En este caso la pelea es por el reclamo a la entidad financiera rectora de impulsar regulaciones proteccionistas particulares para el sector, en desmedro del resto del sistema financiero tradicional.(Ah mirá vos, el liberal tiene que irle a pedir la escupidera al Estado para que regule su negocio, pero a favor suyo)

El desembarco de Amazon en la Argentina es un hecho. La semana pasada se confirmó que la empresa comenzará a comercializar en Brasil productos de toda la gama, incluyendo electrónicos, de entretenimiento, juguetes y bienes muebles de fácil traslado y transporte; lo que determinaría un fuerte golpe para Mercado Libre, ya que sostiene el 60% de su comercio en ese mercado. La sola noticia provocó una caída de más de 15% en las acciones de la empresa en Wall Street.(Una pena por los boludos que creyeron en lo del “libre mercado”, los “unicornios” y las “empresas del futuro” y compraron acciones. Aunque seguro más de uno las cambió por las de Amazon. Igual, que cosa de locos "el mercado": cuando se aplican las reglas que reclama y hay competencia, cae el valor de las empresas. Deberían revisar algunas ideas)

El padrino del desembarco es el ex embajador norteamericano en la Argentina Noah Mamet. Amazon tendría oficinas operativas con no más de 100 personas y no sería a este nivel competencia para las empresas argentinas del sector. El problema surge con la información cierta que circula en el mercado, de la ampliación de las actividades de la multinacional norteamericana en el país; la que estaría ya manteniendo entrevistas con futuros directores y gerentes que serían contratados para los planes de expansión total en el mercado argentina con cobertura en todo el país. Incluso uno de los gerentes entrevistados es uno de los altos ejecutivos de Mercado Libre.(Que feo que un ex embajador haga de lobista de intereses privados, y que le quieran soplar los empleados a Galperín antes de que los flexibilice; pero seguramente lo arreglará fácil aumentándoles los sueldos para retenerlos. A menos que vaya en contra de su credo flexibilizador, como los agrogarcas que quejan de la AUH porque dicen que les saca mano de obra, en lugar de pagar sueldos más altos que ella)

Si se confirmara el desembarco pleno, durante algún momento del 2018, son muchos los que especulan con las posibilidades de continuidad comercial de Mercado Libre. Es allí donde aparece el dilema de Galperin. Podría recurrir al reclamo de muchos de los empresarios argentinos de prácticamente todos los sectores de la economía local, pequeños, medianos y grandes, y pedir protección en el mercado interno para, al menos, limitar el desembarco de Amazon. Galperin, de línea directa con Mauricio Macri, siempre criticó estas acciones y reclamó por el fin de las compañías basadas en el estado prebendario. Ahora deberá tomar una decisión sobre su propia supervivencia.(Ah, joderse, eso le pasa por andar boqueando en contra de la intervención del Estado y hacerse el pija del libre mercado. Quedaría demostrado entonces que es un genuino ejemplo de empresario liberal argentino: prospera en cuanto no tiene competencia, y cuando la competencia aparece, listo, fue. Eso sí: hasta acá no se supo que Pancho Cabrera haya incluido a “Mercado Libre” entre las industrias “inviables” del “Plan de Reconversión Industrial”)

El segundo capítulo es aún más complejo. Mercado Libre, a través de Mercado Crédito, opera en Argentina en el negocio del financiamiento de los consumidores a través del flamante mercado de las Fintech (que próximamente incluso tendrá su propia cámara); y desde el sistema financiero tradicional se presiona para que el BCRA les imponga las mismas reglas de juego que los bancos de atención al público.(O sea que los bancos -que resisten toda regulación estatal- quieren que regulen a su competencia. Es hermoso el liberalismo)

El negocio hoy está planteado con cierta libertad para que las empresas "online" sin oficinas a la calle y dedicadas a la intermediación entre compradores y vendedores de bienes y servicios -o, directamente; oferentes de servicios financieros vía internet- puedan otorgar financiamiento directo a sus clientes. El dinero financia la operación sin necesidad de recurrir a los bancos y tarjetas de créditos, con una ganancia directa para el prestamista; quien, en general, es la misma plataforma donde se realiza la operación de compra y venta.(Es decir el mismo negocio de los bancos, sin crear nada de valor para la economía, y sin ninguna regulación estatal. Por algo Macri la eligió como la empresa modelo: hay que ser más garca que un banco, eh)

Los bancos protestan asegurando que se trata de una competencia desleal, ya que no están obligadas a obedecer las regulaciones y normativas del BCRA; al definirse como empresas no dedicadas a la "intermediación financiera". Al no tomar dinero del público para los créditos, y apalancarse con fondos propios derivados de la circulación de dinero de la propia página, no estarían dentro de las normas del Central. Al menos esta es su propia visión. La queja de los bancos (de todos los tamaños) es por la necesidad de cumplir con la documentación de habilitación de la entidad, la calificación de riesgo del cliente, las normativas de liquidez, la obligatoriedad de mantener sucursales abiertas al público y el sostenimiento de las condiciones laborales de los empleados; mientras que ninguna de estas obligaciones alcanzan a las fintech.(Los bancos son bastante caraduras porque ellos a su vez están “apalancados” en la guita nuestra que manejan, en algunos casos sin que podamos elegir, como las cuentas sueldo. Y además la están levantando con pala como consecuencia de las regulaciones del Banco Central de Sturzenegger a su favor, como haber eliminado los pisos para las tasas de los plazos fijos, y el techo para las de los préstamos. Pero tienen razón en un punto: estos ladris de los “unicornios” no tienen que cumplir con ninguna exigencia de solvencia o respaldo de sus operaciones puesta por parte del Estado, así cualquiera es un tigre de los negocios. Claro que Galperín podría contestarles que unan fuerzas por la flexibilidad laboral y entre todos tumbar el convenio colectivo de trabajo de la Bancaria, y listo. Es un posible punto de encuentro, contra el enemigo común: los trabajadores. De eso se trató el coloquio de IDEA justamente)

Nuevamente Mercado Libre deberá plantearse si reclama, o no, la intervención del estado (a través del BCRA), para que se regule a su favor un mercado donde opera con éxito.(O sea, hacer la de siempre del liberalismo: que el Estado no se meta en los negocios, a menos que sea a favor. Dolor Adam Smith)