LA FRASE

LA FRASE: "EL CASO NISMAN DEMUESTRA QUE HAY QUE AUMENTAR URGENTE LAS PENAS POR SUICIDIO." (JUAN CARLOS BLUMBERG)

domingo, 25 de enero de 2015

POR EL CASO NISMAN, SE VIVIERON MOMENTO DE CONFUSIÓN


¿UN CASO DE EJERCICIO ILEGAL DE LA MEDICINA?


¿Eso no lo tendría que decir la Asociación o el Colegio de Sicólogos?

¿O mejor aun, un profesional de la sicología que lo haya tratado y conociera su caso, y aun así, fuera relevado del secreto profesional que hay en la relación médico-paciente?

No está demás recordar -aunque no deberíamos, tratándose de abogados- lo que dice al respecto el Código Penal en su artículo 247: "Será reprimido con prisión de quince días a un año el que ejerciere actos propios de una profesión para la que se requiere una habilitación especial, sin poseer el título o la autorización correspondiente..".

Lástima que a lo mejor se nos complique conseguir un fiscal que nos quiera tomar la denuncia.

LAS OBRAS, POR LA MITAD


La imagen de apertura (sacada de acá) nos muestra los gastos del Estado provincial al 30 de noviembre del año pasado, último dato disponible.

Como se puede ver, la inversión en "Construcciones" (obra pública) representa apenas el 2,30 % del total, es decir que el gobieno de Bonfatti gastó en obra pública en los once primeros meses del año pasado dos pesos con treinta centavos, de cada cien pesos.

Cuando aun faltan los datos del mes de diciembre, si el ritmo de ejecución de obras se mantuvo igual, hacia fin de año se habría ejecutado apenas el 50,96 % del total de la obra pública prevista en el presupuesto; dicho en plata.

Aclaración necesaria porque del monto erogado hay que considerar lo que son costos "inflados" de las obras en marcha por diferentes razones: redeterminación de precios, adicionales de obra, trabajos extracontractuales, reconocimiento de costos financieros o acopio de materiales, intereses por certificados pagados fuera de término, etc.

Lo que supone que la ejecución física de las obras contrastada con lo planteado en el presupuesto, debe ser un porcentaje seguramente menor aun.

Ambas variables (escasa inversión en obra pública, sub ejecución de la obra planteada en el presupuesto) vienen siendo una constante desde el 2007; en ambas gestiones del Frente Progresista Cívico y Social; dato relevante para contrapesar con la promesa de ejecutar obras por 4049 millones de pesos contenida en el presupuesto 2015: para cumplirla, debería triplicarse el actual ritmo de ejecución de obras.

Otro dato de interés a tener en cuenta (cuando el gobierno de Bonfatti dice que tuvo que aumentar las tarifas de la EPE porque no llega plata de la nación para hacer obras) es que las transferencias del Fondo Federal Solidario (fondo soja) sumaron $ 1.246.599.760 al 30 de noviembre pasado, de los que $ 373.980.000 fueron destinados a municipios y comunas.

Los $ 872.619.769 que le quedaron a la provincia del Fondo (cuyas partidas deben utilizarse exclusivamente para obras) hasta el 30 de noviembre pasado equivalen a un 66,49 % de la obra pública ejecutada por el gobierno de Bonfatti hasta ese momento.

O lo que es lo mismo: las dos terceras partes de la obra pública que ejecutó la provincia de Santa Fe en los primeros 11 meses del año pasado fue directamente financiada por la Nación, con una sola fuente (el fondo sojero); porque hay además otras transferencias de capital del Estado nacional para obras en la provincia.

sábado, 24 de enero de 2015

TWEETS POLÉMICOS

APRETANDO POR UNA BANCA


A lo mejor a alguno le llame la atención el caradurismo de éste muchacho, haciéndole a Bonfatti críticas sobre la inseguridad en la provincia más duras que las de cualquier dirigente del PJ.

Es más: es muy probable que cuando las dijeron los dirigentes del PJ, él haya cruzado lanzas con los tapones de punta, en defensa del gobierno provincial. 

Es posible también que alguien asocie sus críticas con la inminente interna donde estaría aliado con Barletta, en contra de Lifschiz que sería el caballo de los comisarios Binner y Bonfatti, con pocas perspectivas de éxito: ¿alguien puede pensar seriamente que le podés ganar a todo el aparato del gobierno provincial y de la Municipalidad de Rosario, que además se metió en el bolsillo a buena parte de la UCR a fuerza de chapas en esas mismas estructuras?

También puede que estemos en presencia de un recurso que el propio peronismo ha utilizado muchas veces con éxito, que es convertirte en tu propia oposición, para canalizar así los votos que de otro modo se irían a la oposición real.

O probablemente la explicación sea más sencilla: al hombre se le vence el mandato como senador nacional en diciembre (al igual que a Reutemann) y en consecuencia está apretando para que, llegado el momento de las elecciones nacionales, la nomenklatura del partido lo tenga en cuenta; y puede colarse en la lista para renovar su banca por otros 6 años, pegado de la boleta presidencial de Binner, si es que finalmente éste se presenta como candidato.

Y siempre que a su vez la candidatura de Bonfatti a diputado provincial no sea testimonial, y termine luego renunciando a la banca para competir por una senaduría nacional; en cuyo caso podría colarse en la lista de diputados nacionales. El tiempo dirá.

A Binner y a Bonfatti les conviene tenerlo en el Congreso, por dos razones: se lo sacan de encima en la provincia, y lo proveen de un pelotero donde jugar al izquierdoso feroz (colaborando así para mantener la pátina "progre" del socialismo), mientras acá ellos hacen un gobierno conservador, sin ponerse colorados. 

Sigámoslo a "Pechito": a lo mejor comprobemos que existe un vínculo directo entre su futuro personal, y un futuro y sorprendente mejoramiento de la situación de inseguridad en la provincia.

Algo así como "si no me dejan afuera y vuelvo a mojar, digo que está todo joya, y quedamos amigos como antes".  

DE LOS ZONZOS SOLO CABE ESPERAR ZONCERAS


Nos quedó traspapelado por el caso Nisman algo que hace unos días leíamos en el muro de Facebook de Ernesto "Canaleta" Sanz: "Reclamo urgentemente al Gobierno retornar a la normalidad con la OMC y con la normativa del comercio mundial para no afectar aún más a la economía en su conjunto. 

Con el fallo de la Organización Mundial de Comercio adverso a la Argentina, que obliga a revocar el sistema de restricciones a las importaciones, se corta otro de los errores de mayor alcance en sus consecuencias negativas de los que se puede jactar el Gobierno. La OMC no encontró motivos realmente proteccionistas para productos de industria nacional, más bien lo que encontró es que el gobierno argentino puso barreras no permitidas para obstaculizar importaciones. Son los mecanismos que usaba el ex secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno. El organismo internacional falló a favor de Estados Unidos, Japón y la Unión Europea. las cinco prescripciones relacionadas con el comercio identificadas por el Grupo Especial y contrarias a las normas de la OMC y del GATT de 1994 son: compensar el valor de las importaciones con un valor al menos equivalente de exportaciones; limitar las importaciones, ya sea en volumen o en valor; alcanzar un determinado nivel de contenido nacional en su producción nacional, hacer inversiones en la Argentina; abstenerse de repatriar beneficios desde la Argentina.


La OMC ratificó todas las cuestiones planteadas por los reclamantes a la Argentina que deberá desmontar en el plazo máximo de seis meses las Restricciones al Comercio que viene aplicandoSi Argentina no cumple los países afectados podrán pedir retiro de concesiones al comercio, esto quiere decir aplicar represalias (retaliaciones) al comercio proveniente de Argentina.


Normalmente las retaliaciones son dirigidas a productos de alta sensibilidad y afectan a las economía regionales. Seguramente y según la dinámica de este gobierno van a dejar para el próximo este problema que aumenta el perjuicio a las muy complicada situación de las producciones regionales.".

Transcribimos íntegramente la entrada (a la que también corresponde la imagen de apertura) porque es ciertamente ilustrativa de la capacidad de concentración de zonceras de cierta gente, que pide que "nos abramos" a un mundo que no termina de comprender como funciona; a menos que por "mundo" traduzcamos EEUU, Europa y Japón, y no incluyamos por ejemplo a Rusia, América Latina, Africa o China: recordemos que ésta misma gente se opuso hace poco en el Senado al acuerdo con los chinos "porque atentaba contra la industria nacional".

En lo que no tienen contradicciones -en cambio- es en el inveterado cipayismo: siempre que el país enfrente un conflicto diplomático, político o comercial, ellos estarán en la vereda de enfrente: si expropiamos YPF, están de acuerdo con Repsol, si los fondos buitres nos embargan la fragata, dicen que hay que pagarles (aunque luego tengan que rebobinar sobre la marcha, ante el consabido papelón), si se intercepta el avión yanqui, están a favor de la embajada; y hasta son capaces de darles la razón a los kélpers, en la disputa por Malvinas; o poco menos.

"Canaleta" Sanz nos advierte las pestes que sobrevendrán sobre nosotros si no hacemos lo que la OMC manda, como si no supiera como funcionan ésta y el GATT realmente: como el complemento a nivel comercial de lo que es el FMI en el diseño de las políticas económicas; como que fueron gestadas en los mismos acuerdos de Bretton Woods con los que las potencias occidentales vencedoras de la Segunda Guerra reestructuraron el mundo, en su propio beneficio.

Potencias que -dicho sea de paso- tienen en esos mismos foros cientos de denuncias de otros países (incluyendo a la Argentina) por prácticas comerciales discriminatorias, anticompetitivas o atentatorias del "libre comercio". 

Una idea ésta última hija dilecta de "la mano invisible del mercado", que constituye una falacia: el comercio internacional nunca es "libre" por completo, y siempre se maneja (como debe ser) de acuerdo con los intereses nacionales de los Estados: recordemos si no como vienen fracasando sistemáticamente las rondas de negociación del propio GATT (en Doha y Uruguay), porque los países que ahora nos denuncian a nosotros por afectar el "libre comercio", se resisten a conceder reciprocidad; por ejemplo eliminando los subsidios a la producción agrícola.

Aunque probablemente el senador Sanz no se haya enterado, el comercio internacional es utilizado por lo Estados como arma política, como lo comprueban en el presente el embargo a Cuba, las sanciones a Rusia por su intervención en Ucrania, o la baja del petróleo inducida por EEUU en complicidad con su aliado Arabia Saudita; para perjudicar a los rusos, chinos y otros integrantes "del eje del mal", como Venezuela o Irán.

Más atrás en el tiempo, cuando la Argentina reclamó a los propios EEUU por la eliminación de ciertas barreras arancelarias para productos nacionales que no podían ingresar al mercado yanqui (como los limones, o los tubos de acero sin costura), el gobierno de Obama impuso como condición arreglar los juicios pendientes en el CIADI de compañías norteamericanas.

En la profundidad de su catálogo de zonceras, omite Sanz que las medidas que se cuestionan tienen a proteger -justamente- "productos de alta sensibilidad" a una apertura indiscriminada de la economía, pero generadores de empleo y salarios; como los textiles o el calzado; entre otros. Por esa razón, acá podemos ver el apoyo de más de 20 cámaras empresarias nacionales a las políticas de administración del comercio exterior que implementa el gobierno. 

Ni falta hace recordar nuestra experiencias del pasado cuando "nos abrimos al mundo" en el sentido que lo plantea Sanz, y sus resultados en términos de destrucción del aparato productivo, y el tejido social.

Una política nacional industrial en serio debe ser a prueba de zonzos y zonceras (como el "comercio libre"), y si bien no puede agotarse en las medidas arancelarias (obsérvese que hasta se objeta que se exija a las multinacionales integrar mayores partes de producción nacional en sus productos finales), pero que no puede siquiera comenzar sin ellas.

Por no mencionar que es obvio que muchas de las restricciones obedecen a la necesidad de cuidar las divisas; tanto como que parece obvio tener que aclarar que éstas son un activo estratégico, del que debe disponer o definir como se dispone el Estado, y no "la mano invisible del mercado".

Y hablando de zonzos y zonceras, don Arturo Jauretche en su célebre "Manual..." diseccionaba aquélla de "la división internacional del trabajo" (una variante del "comercio libre"), trayendo a colación la opinión de Ulysses Grant (ex presidente de EEUU), invitado a la conferencia sobre librecambio de Liverpool de 1897.

Cuando los ingleses les pedían a los EEUU por entonces que "se abrieran al mundo" tal como hoy pide Sanz, decía Grant, recordado por Jauretche: "Señores: durante siglos Inglaterra ha abusado del proteccionismo, lo ha llevado hasta sus extremos y le ha dado resultados satisfactorios. No hay duda alguna que a ese sistema debe su actual poderío. Después de esos dos siglos Inglaterra ha creído conveniente adoptar el libre cambio por considerar que la protección ya no le puede dar nada. Pues bien, señores, el conocimiento de mi patria me hace creer que, dentro de doscientos años, cuando Norteamérica haya obtenido del régimen protector lo que éste puede darle adoptará libremente el libre cambio."

viernes, 23 de enero de 2015

TWEETS POLÉMICOS