LA FRASE

"EL DESMAYO DEL PRESIDENTE OBEDECIÓ A UNA CONFUSIÓN, PENSÓ QUE ASUMÍA EL GOBIERNO DEL ECUADOR LA FÓRMULA LENIN-GUILLERMO MORENO." (SUSANA MALCORRA)

jueves, 25 de mayo de 2017

A MAJUL LE SUPURA LA GRIETA


(*)

Hay una falsa grieta en la prensa argentina. (¿La de los que cobran pauta de un lado contra los que la cobran de todos?) Consiste en dar por sentado que a una denuncia contra Cristina Fernández tiene que corresponderle una igual, del mismo "tamaño" e impacto, contra el gobierno de Mauricio Macri. (Ah mirá vos, y esto dicho por ¿"La Cornisa Producciones"?) Son los periodistas "fanáticos" del "así como te digo una cosa te digo la otra". Los representantes de una imparcialidad impostada. (Exacto, hay que ser oficialistas sin culpa, y listo. Y cobrar los cheques sin remilgos) No hacen periodismo con datos ni información verdadera. (Bueno, en eso no hay grietas: casi todos trabajan así) Sólo están ocupados en que no se los etiquete. No quieren que se los confunda con el periodismo militante K. Y tampoco desean que se suponga que están de acuerdo con un gobierno "de derecha". (Más que nada que no se les note, sobre todo cuando ese gobierno es impresentable como éste)

Como no trabajan en base a datos verificables,(Sí, ya lo dijiste. En lugar de criticarlos deberías estar orgulloso de haber hecho escuela al respecto) cada tanto se les nota la hilacha. (Cada tres o cuatro minutos ponéle) Entonces un día fuerzan un argumento anti-K y al siguiente sobreactúan una crítica al Presidente. (¿Vos decís entonces que para pegarle al kirchnerismo hay que forzar los argumentos? Casi que ni se notaba en algunos casos, Luis) Se presentan a sí mismos como neutrales, pero en el fondo son dogmáticos. (Nombres Luis, queremos nombres) Hay una broma para identificar su equidistancia de "mentirita". Se dice de ellos que no pertenecen ni a Corea del Norte ni a Corea del Sur, sino a un país que no existe: Corea del Centro. (Buenísimo, nos descostillamos de la risa ¿quién habrá sido el genio al que se le ocurrió? "Corea del Medio" también servía. ¿Qué, ya lo usaron? Puta, no se puede ser original en éste país)

¿Cómo reconocer a esta clase de "profesionales"? Cuando las papas queman (¿Cuándo ocurre eso, Luis, cuando hay que sacar a colación un escándalo del 2008 para tapar uno actual?) y su público se los demanda, estos cultores de la falsa grieta plantean un temario mixto y son capaces de dedicar el mismo tiempo al caso de los bolsos de José López que a la denuncia contra Gustavo Arribas, (Claro, cuando lo que correspondería es darle más tiempo a lo de Arribas, por la simple y sencilla razón de que está pasando ahora. Ah ¿no lo decías en ese sentido?) quien un cuevero de San Pablo acusa de haber cobrado más de 800 mil dólares en coimas. Como todos sabemos, López está preso. Fue atrapado infraganti con 9 millones de dólares en efectivo y armas de guerra. Ya se probó que lavó dinero y que se enriqueció de manera ilegítima. (Ajá. No tuvo la suerte de manejar la AFI. Igual, guarda que no se pruebe que los 9 palos verdes los cobró de Odebrecht)

A la denuncia verbal contra el jefe de la AFI, (Verbal y escrita, por un fiscal. Delgado se llama, oh "periodista que trabaja con datos duros") para empezar la comparación con López, el cambista Fernando Meirelles -o cualquier otro ciudadano- debería sumar, por lo menos, la documentación que pruebe la denuncia. (De hecho la ofreció, y les dijo a los fiscales de donde obtenerla en Brasil. El tema es que Malcorra viene fondeando los pedidos de colaboración) Un periodista equilibrado debería agregar que se trata nada menos que del jefe de Inteligencia de la Argentina y que es un íntimo amigo del Presidente. Tanto, que vive en el departamento que es propiedad de Macri. (Detalles menores Luis, no te dejés llevar a Corea del Centro) Pero lo que debería importar, en todo caso, es si es mentira o es verdad que Arribas cobró dinero ilegal y esgrimir las pruebas que lo demuestran. (Ah, de golpe nos volvimos garantistas) Demás está decir que Arribas viene del mundo del fútbol, donde las operaciones en negro y los retornos son moneda corriente. (Como Macri, digamos de paso. Que justamente por eso lo puso al frente de los espías, que son expertos en operaciones en negro, y los retornos son moneda corriente. Aunque en realidad en eso Macri lo adiestró a Arribas, porque viene de la patria contratista, que es diez mil veces peor a los empresarios del fútbol) Pero esto no lo hace culpable de haber recibido coimas de la constructora Odebrecht. No hasta que los desembolsos que dicen que le hicieron aparezcan en sus resúmenes de cuenta. (Claro, porque no existen las sociedades pantalla en paraísos fiscales a través de las cuales enviar y recibir pagos, jeño del "periodismo que trabaja con datos concretos")

Para no aburrir al lector con las decenas de hechos de corrupción perpetrados entre 2003 y 2015 (Exacto, pueden leer todos los libros pedorros que publicaste al respecto, y aburrirse igual) recordemos sólo lo que pasó en los últimos días: acaba de ser procesada la presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, porque la encontraron responsable por el desvío de 200 millones de pesos que le giró el Estado para la construcción de viviendas, la mayoría de las cuales no se llegaron a terminar; (Uy, como las inversiones en el Correo, o los diez kilómetros de subte por año) la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, además de las acusaciones por proteger a la ex presidenta y perseguir a funcionarios del actual gobierno, (¿Vos decís que la acusan de ejercer sus funciones, que es perseguir a los que pudieron cometer un delito, sacaron una ley de amnistía para macristas y no nos contaron, Luis? Que feo) incurrió en una contradicción que complicará mucho su situación en la causa de la compra de un edificio de 44 millones de pesos, (En el 2009, un hecho de palpitante actualidad. Nada que ver con operaciones para tumbarla porque "persigue a funcionarios del actual gobierno") por la que se habría cobrado una coima de medio millón de dólares. (Tremendo. Mirá si la coima la hubiera cobrado ella, como Arribas, flor de despelote se armaba) 

Quizá los equidistantes de siempre (Suena a banda tributo de algo, tipo "Los Auténticos Decadentes") supongan que para contrapesar esta información haya que dedicar un buen tiempo, por ejemplo, a hablar de lo que dijo Elisa Carrió, (La verdad, no. Si dejáramos de prestarle atención a los disparates de esa gorda chanta podríamos pensar en ser alguna vez un país en serio) quien afirmó que todo el mundo, incluidos funcionarios y dirigentes de Cambiemos, trabajan para la impunidad de Julio De Vido. (Ah, o sea que ahora hay que ignorarla porque salpica a funcionarios del gobierno, cuyos nombres se reserva. Muy interesante) La pregunta adecuada para los periodistas de Corea del Centro sería: ¿ustedes consideran que hay tanta corrupción en el gobierno de Macri como la que imperó bajo los mandatos de Néstor y Cristina? (De hecho, si comparamos 12 años y medio contra 17 meses hay más, muchísimo más diríamos) ¿Es lo mismo el gravísimo problema del conflicto de intereses por el Correo que los dos procesamientos a la ex presidenta como miembro y líder de una banda denominada asociación ilícita? (De hecho no: dejando de lado que los procesamientos son un mamarracho, Cristina nunca se autoperdonó una deuda de 70.000 millones de pesos con el Estado) 

Después de más 35 años de actividad profesional (Lo que incluye los años en los que ejerciste la profesión de cadete) estoy casi seguro de que, a medida que pasen los días, se irán conociendo más casos de corrupción protagonizados por los representantes del oficialismo. (Tu percepción es inigualable Luis, te diste cuenta al toque que estamos gobernados por mafiosos) Porque la corrupción es directamente proporcional al tiempo que los dirigentes se mantienen en el poder. (Claro, por eso a De La Rúa solo le alcanzó en dos años para morder con el blindaje y el Megacanje. Igual, a juzgar por los hechos Macri sería la excepción a la regla, y no para bien precisamente) Y cuando aparezcan los nuevos hechos, los periodistas que nos dedicamos a investigar los revelaremos, como lo venimos haciendo desde antes de 1983. (Y como lo venís haciendo desde diciembre del 2015. Ah, no, pará, cierto que todo esto tiempo seguiste hablando del kirchnerismo) No hay que pararse en una falsa medianera para dar imagen de imparcial. (Sobre todo porque si la medianera es falsa te podés ir a la mierda) Porque se corre el riesgo de ser confundido con un periodista "filo-K", trasnochado. O "filo-M", recién estrenado. (¿Defendiendo tu platea anual comprada de antemano en la entrepierna presidencial, Luis?) Lo mejor es ser coherente a través del tiempo, por encima de la falsa grieta. (Exacto: hacerle juicio al Estado con el kirchnerismo para obligarlo a que te de pauta, y ofrecerte a operar para el macrismo, para que también te dé pauta) 

(*) Las negritas son nuestras, el original acá.

MUY RICO TODO


Cuando estalló el escándalo de Odebrecht se tiraron de cabeza en busca de los kirchneristas salpicados, pero el único que apareció con nombre y apellido fue Arribas; que negó todo en la justicia, y boludeó al Congreso diciendo cualquiera.

La Oficina Anticorrupción y la Unidad de Información Financiera lo exculparon en tiempo récord, y con base en esos informes lo sobreseyó la justicia. Pero un arrepentido brasileño (que se acogió allá a la “delación premiada”) lo enterró más, diciendo que le había pagado 10 coimas, por un total de 850.000 dólares.

Macri (que impulsó en el Congreso la ley del arrepentido para los delitos de corrupción) lo desacreditó, y dijo que no hay que creerle. Pero por las dudas su gobierno negocia con el abogado de Odebrecht (para la cual Meirelles pagó las coimas), que es Guido Tawil, el mismo de Siemens; que coimeó en tiempos de Menem y De La Rúa para el contrato de Siemens por los DNI: un experto en la materia sin dudas.

El gobierno pasa por encima de la justicia, y negocia con los abogados de Odebrecht un arreglo sobre la base de un esquema que en la Argentina no existe: que la empresa diga a quienes coimeó, a cambio de conservar los negocios que tiene con el Estado (que habría obtenido pagando coimas), pagar una multa y sanseacabó. Si se pudiera, el beneficiario sería Mindlin, el que le compró la empresa IECSA a Calcaterra, o sea Macri; y si se le rescinden los contratos a Odebrecht, más aun: quedaría sola para ejecutar una obra que ahora financiará el Tesoro nacional (y no los bancos, como en el pliego original de la licitación), por 45.000 millones de pesos, casi 3000 palos verdes.

La negociación la llevan adelante Laura Alonso (a la que le modificaron la reglamentación de la OA a su medida porque no tenía título de abogada), y el nuevo Procurador del Tesoro, que es el abogado de Socma, la anterior dueña de IECSA (que todavía tiene prendadas sus acciones), la socia de Odebrecht en el Sarmiento. El día después del primer contacto de los ejecutivos de Odebrecht con los funcionarios del gobierno, se borran varios archivos de sus registros informáticos referidos a la obra del soterramiento del Sarmiento.

El fiscal Delgado (que tiene la causa) le ofrece acogerse a la ley argentina del arrepentido que está vigente. El mismo fiscal que investigaba a Macri por los Panamá paper´s, causa desestimada por Canicoba Corral y no apelada por Moldes, solo sostenida por la apelación de la Procelac, que depende de Gils Carbó.

Razón por la cual (entre otras, tantas como causas por corrupción tiene Macri y sus funcionarios) el gobierno opera para cargarse a Gils Carbó, la jefa de los fiscales, que es autónoma de acuerdo con la Constitución, e inamovible en su puesto de acuerdo a la ley.

En el medio, metió por la ventana y por decreto de Macri un juez en la Cámara Nacional de Casación Penal, el máximo tribunal penal del país, y no cualquiera: el tipo inmediatamente antes era ministro de Vidal en la PBA.

Mientras toma por asalto (con ayuda de la justicia) el Consejo de la Magistratura, afanándose dos bancas (y eligiendo opositores a su gusto), para poder nombrar y destituir jueces a gusto. Gracias a un juez que dice que para ser miembro del Consejo de la Magistratura hay que ser abogado, cosa que ni la Constitución ni la ley establecen, pero que a él le parece que debería estar.

Es el mismo jues que dejó a Highton en su puesto en la Corte, para que pudiera firmar el 2 x 1,  y falló ahora a pedido de Fargossi, ex consejero de la Magistratura y hombre de Angelicci.

Carrió se alegró cuando lo exculparon a Arribas porque “triunfó la justicia”, en base a los informes truchos de la OA y la UIF, que le sirvieron al juez Canicoba Corral (denunciado ahora por recibir sobres de la ex SIDE, o sea de Arribas) para sobreseerlo en tiempo récord. Cuando se le quemó la coartada por las declaraciones de Meirelles se hizo bien la boluda, y se preguntó por qué en el gobierno lo protegen a De Vido.

Carrió denuncia coimas a políticos, pero su partido prefirió pagar una multa de cuatro millones de pesos ante que dar a conocer la nómina de los aportantes privados de campaña a sus últimas cuatro campañas electorales; y denuncia espionaje ilegal en su contra, y le pide al presidente que la cuide, o sea que le saque a los espías de la AFI de encima, y que apriete jueces y fiscales para que no la investiguen.

Afirma que no va a dejar de investigar la corrupción...kirchnerista: denuncia un presunto vaciamiento del Fondo de Garantía de ANSES por parte de los que lo administraron entre 2010 y 2015, o sea cuando se quintuplicó en su valor.

No ahora, cuando efectivamente se está vaciando y hay causas judiciales que lo investigan, cosa posible gracias a la ley del blanqueo de capitales que este gobierno impulsó, y ella por supuesto votó. Ella, que cuando se creó el Fondo estatizando los activos de las AFJP se encadenó al obelisco... en defensa de las AFJP.

Muy rico todo

miércoles, 24 de mayo de 2017

EL PRIMER ARREPENTIDO MACRISTA


Por más que le hayan demorado unas semanitas la autorización para operar rutas aéreas mientras Laurita Alonso estudiaba el asunto ese de los conflictos de intereses, es muy feo que éste señor hable así de mal del presidente, su padre, su familia y casi todo el gabinete.

Esas cosas no se hacen. 

MÁS DE LA CHEQUERA DE LIFSCHITZ


A raíz de las acusaciones cruzadas entre socialistas y radicales por la discrecionalidad en el reparto de los fondos, contábamos acá que en lo que iba del año hasta el pasado 12 de mayo, Lifschitz había otorgado 69 "aportes no reintegrables" (eufemismo socialista por subsidios) a municipalidades y comunas de la provincias.

Decíamos allí que 54 de esos 69 aportes fueron destinados a municipios y comunas gobernados por el oficialista Frente Progresista; que se llevaron el 85,94 % de los algo más de 97 millones de pesos repartidos.

Desde ahí para acá, hubo 3 "aportes no reintegrables" más, todos con destino a administraciones del FPCyS, con lo cual el tanteador quedó a su favor por 57 a 15 contra el resto de los gobiernos de signo opositor al oficialismo provincial.

En plata, Lifschitz lleva repartidos éste años por esa vía $ 97.740.622,18, de los que $ 84.056.801,56 fueron a los gobiernos locales oficialistas; es decir exactamente el 86 % del total de los fondos distribuidos discrecionalmente por el gobernador.

¿Y cómo anduvo la cosa el año pasado, durante el primer año de mandato de Lifschitz? 

Más o menos igual: durante todo el 2016 se entregaron 254 "aportes no reintegrables" a municipios y comunas, de los que 166 (el 65,35 % del total) fueron a las gestiones del Frente Progresista.

Si lo medimos en plata, las cifras son aun peores: del total de $ 243.660.664,89 repartidos por el gobierno provincial por esa vía, $ 200.554.764,42 fueron a parar a los municipios y comunas del FPCyS; es decir el 82,31 %.

De ese total, la Municipalidad de Santa Fe (que al menos hasta el año pasado se jactaba de pertenecer al Frente Progresista en la provincia) recibió $ 44.203.785,13, es decir el 18,14 % del total; con destino al "Parque Biblioteca de la Constitución", el circuito del TC 2000 y el nuevo observatorio del CODE.

Rosario por su parte se quedó con 84.650.000 millones redondos (el 34,74 % del total), para los medios de transporte público eléctricos (¿el trole?), el reparto de pan dulces para las fiestas y la "puesta en valor" del Patio de la Madera.

Lo que supone que entre las dos ciudades (gobernadas ambas por el FPCyS) se llevaron más de la mitad. exactamente el 52,88 % de los "aportes no reintegrables" repartidos por el gobernador.

¿COMPITEN CON EL MOMO VENEGAS?


Todos los medios (hasta los alineados con el gobierno) vienen dando cuenta del aumento de la conflictividad sindical sectorial, con las paritarias que no se cierran (docentes, metalúrgicos).

Las metas de inflación del gobierno ya quedaron atrás, y aunque no lo digan abiertamente, nadie cree que se sostendrá la pauta del 17 % diseñada por Sturzenegger y planteada en el presupuesto.

Además de lo que los salarios perdieron el año pasado frente a la inflación, todo indica que volverá a perder también éste años, al menos con la mayoría de las paritarias que se están cerrando; algunas francamente vergonzosas como las de UPCN nacional, Comercio y UTPBA (trabajadores de prensa).

En ese marco nos enteramos de que la reunión del Consejo del Salario es para “moderar la suba “ del Salario Mínimo, Vital y Móvil; y para “blindar” judicialmente los reclamos por defectos de cobertura y prestaciones de las obras sociales; y el sistema de riesgos del trabajo (ART).

Ni hablemos de que el Salario Mínimo medido en dólares era de 627 en 2015 (el mas alto de América Latina) y es de 491 dólares ahora (debemos andar por la mitad de la tabla); o de lo que ha perdido en poder adquisitivo desde entonces, sobre todo en relación a los productos básicos de la canasta familiar. 

No está de más recordar la importancia de aumentar el SMVM, no solo para que rija para un sector de los trabajadores fuera de convenio, sino porque se lo tiene en cuenta para diferentes cuestiones, a saber: calcular el valor de las indemnizaciones por despido en algunos convenios colectivos, determinar el monto de las multas por infracciones a las leyes laborales y lo mismo en el caso de las leyes de protección de los derechos del consumidor (ver más información al respecto, acá). Aunque pensándolo bien, acaso por eso sea que el gobierno quiere subirlo lo menos posible.  

La “cobertura universal de salud” que con tanta pompa anunciara Macri sigue sin dar noticias sobre su paradero, y la reforma de la ley de ART (apoyada por la CGT) es un rotundo fracaso: lejos de terminar con la llamada "industria del juicio", subieron un 22 % las demandas por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.

La conducción de la CGT dejó solos a los docentes en su pelea por una paritaria nacional, mientras Daer (novel "randazzista" que pugna por la "renovación del peronismo) dice que es más fácil ganarle una elección a Macri, que hacerle un paro general.

Caló (con la UOM en pleno conflicto por las paritarias, también reciente "randazzista") dice que no cree que la CGT haga paros hasta después de las elecciones. Rodríguez de UPCN se quejó por la falta de un plan contra la inflación, para horas después firmar una paritaria denigrante, en tramos, por debajo de la inflación y con un esquema de presentismo denigrante.

El resto de la conducción de la CGT (salvo los dirigentes de la Corriente Federal), ni hablar de hacer algo luego del paro general, con lo que cabría preguntarse ¿para qué lo hicieron, sólo para distender las puteadas que se comieron en público en el penoso episodio del atril?

Se suponía hasta acá que la CGT se reunificó el año pasado para tener peso en la reorganización del peronismo tras la derrota en el bsalotaje; o para proveerle de una estructura sindical a la proyección futura de Massa.

¿No será que en realidad buscan competir con el "Momo" Venegas en el armado de la pata sindical del macrismo en el desarrollo de un proyecto que supone como objetivo central cagar a la clase trabajadora?

martes, 23 de mayo de 2017

¿APOSTAMOS A QUE A ÉSTE NO LO RAJAN COMO A GANÓN?


Más información, acá.

Y por supuesto, también acá.

UN ELEFANTE BLANCO DE MÁS DE MIL MILLONES DE PESOS



En reiteradas oportunidades nos hemos ocupado acá (ver la etiqueta respectiva a la derecha del blog) del tortuoso camino de la obra del CEMAFE, uno de los famosos "8 hospitales" de la propaganda socialista, que se construye frente al puerto de Santa Fe desde el año 2010.

Una obra con múltiples tropiezos y contratiempos, paralizaciones de los trabajos y viscisitudes contractuales varias: "imprevistos", adicionales de obra, redeterminaciones de precios, trabajos extracontractuales; y también varios anuncios de pronta finalización, el último de ellos para diciembre del año que viene.

Como todo el mundo sabe, en la obra pública las demoras no son gratis, y más demora una obra en ejecutarse en relación a los plazos originariamente previstos, más termina costando.

Que es lo que evidentemente pasa con el CEMAFE, a juzgar con los números que denota la imagen de apertura, que corresponde a una de las planillas anexas al Decreto 1288 del 12 de mayo, por el cual el gobernador reduce (sí: reduce) en $ 5.691.786,30 el monto de las partidas presupuestarias afectadas a la tercera etapa de obra para destinarlas a otras; lo cual naturalmente retrasará aun más su finalización.  

El gráfico de apertura va exponiendo las cifras de las distintas etapas de la obra, sea en su planteo original como en sus modificaciones posteriores, lo que se lleva ya ejecutado en ella y lo que se espera ejecutar éste año; para el que el presupuesto fue duplicado, como se puede ver en la comparación de cifras entre lo recuadrado en marrón y en celeste, respectivamente: el tramo de la tercera etapa pasó de costar casi 261 millones de pesos, a unos 473 millones; un aumento del 81,19 %, solo para ese tramo de obra. 

Y las cifras arrojan un monto impactante (cuadro rojo del final) para el costo total final de la obra: casi 1090 millones de pesos para cuando se termine, si no existen más demoras ni contratiempos.

Una obra que arrancó adjudicada en su primera etapa (la estructura de hormigón armado) por algo más de 42 millones de pesos a Dycasa (la ex concesionaria de la autopista a Rosario a través de AUFE), o sea un aumento de más o menos el 1595 % en siete años de contrato; que en su mayoría corresponde a las "redeterminaciones de precios".