LA FRASE

"ES TOTALMENTE FALSO QUE VAYAMOS A APROVECHAR EL MUNDIAL PARA APROBAR LA REFORMA LABORAL O LA LEY DE MEDIOS: NOSOTROS NO NECESITAMOS DE NINGUNA DISTRACCIÓN PARA HACER TURRADAS." (MARCOS PEÑA)

jueves, 26 de abril de 2018

POCO MENOS QUE NADA


Ayer en ésta entrada te mostrábamos con los números oficiales como el anuncio de Corral de renunciar a la CAP (Cuota de Alumbrado Público) para que las facturas de la luz de los vecinos de la ciudad bajaran en más de un 10 % era puro humo.

Decíamos allí que además de ser dudoso que el impacto en las facturas fuera ése, el "esfuerzo" municipal era insignificante: apenas el 0,28 % de los recursos previstos en un presupuesto para éste año de casi 5800 millones de pesos. Pero seguimos afinando el lápiz, y fijáte siguiendo este hilo lo que descubrimos:

1) En la boleta de la luz está cargado el impuesto a los Ingresos Brutos, que es el 4,5 % de la facturación.   

2) Con una recaudación por tarifas de la EPE estimada para éste año de $ 19.174.400.000 (antes de los tarifazos) eso son $ 862.848.000 que ingresan a las arcas de la provincia de Santa Fe.

3) De ese total, 8 % se coparticipa a los municipios y comunas de acuerdo con la Ley 7547, lo que representa $ 69.027.840 girados a todas ellas.

4) La ciudad de Santa Fe participa en un 10,3853956 % del total de lo que reciben los municipios y comunas por coparticipación de Ingresos Brutos, o sea que de la parte que va en las boletas de la EPE le tocarían este año $ 7.168.814,25.

5) Las boletas de la EPE tienen además un 21 % de IVA, calculado sobre el cargo de conexión, los consumos y la CAP (Cuota de Alumbrado Público); con la recaudación por tarifas estimada para la EPE en 2) serían $ 4.152.624.000.

6) El 54,66 % de los impuestos nacionales se coparticipa a las provincias de acuerdo con la Ley 23.548, lo que supone que en el caso del IVA generado por las boletas de la EPE les tocan a todas $  2.269.824.278,40.

7) Del total de lo que les toca a las provincias, Santa Fe se lleva el 8,97 %, es decir que del IVA de las boletas de luz de la EPE le corresponden $ 203.603.237,77.

8) La provincia a su vez coparticipa a sus municipalidades y comunas también el 8 % de lo que recibe de impuestos nacionales, lo que en el caso del IVA de las facturas de la EPE serían $ 16.288.259,02.

9) Con el mismo coeficiente de distribución mencionado en 4) -que es el que se aplica- a la ciudad de Santa Fe le corresponden $ 1.691.600,13.

10) O sea que sin contar el 6 % del impuesto creado por la Ley 7797, que se destina íntegramente a las municipalidades y comunas, de la suma de 4) y 9 la Municipalidad de Santa Fe ya recupera $ 8.860.414,38, más de la mitad de lo que perdería por renunciar a la CAP (Cuota de Alumbrado Público).

11) Los $ 7.411.703,62 que "resignaría" en realidad Corral (reiteramos, sin contar el impuesto creado por la Ley 7797 que va a las municipalidades y comunas) representa apenas el 0,13 % de los recursos previstos para la Municipalidad de Santa Fe para éste año; y un poquito menos que los $ 6.324.730 que piensa gastar en el montaje del circuito para la carrera del TC 2000, que por cierto: requiere de una iluminación especial, para la televisación por una empresa del grupo Clarín.

DE ESTO NO SE HABLA MÁS, O SE HABLA POCO


Hay que reconocerles a los tipos que son muy ingeniosos, o nosotros somos muy boludos. O una mezcla de las dos cosas.

Cuando los estaba tapando el agua del quilombo de los tarifazos salieron con un conejo de la galera, y nos pusieron a todos a discutir sobre los impuestos que gravan los servicios; desatando una competencia para ver quien proponía rebajar o rebajaba más impuestos o tasas municipales, como si ése fuera el problema.

Es cierto que es muy posible que la jugada tenga vuelo corto como otras que vienen ensayando desde diciembre para acá, como la del "feminista menos pensado" que "da luz verde" al debate del aborto o propone "igualdad de género en las relaciones laborales", para imponer una "agenda progresista": todo indica que cuando lleguen las nuevas facturas de los servicios con la rebaja impositiva incluida, igual sigan siendo impagables y el recorte sea ínfimo.

Sin embargo, mientras tanto consiguen su objetivo de poner el foco en los ingresos del Estado para desfinanciarlo (sin decir como van a cubrir el bache), y no en las empresas que prestan los servicios (sobre todo donde éste es concedido a privados), en las generadoras y transportadoras o en las petroleras a las que les fijaron un precio exhorbitante en dólares del gas en boca de pozo.

Y así, posando los ojos allí, verían como crecen sus facturaciones y sus ganancias, al ritmo de los tarifazos. Porque de eso se trata todo esto: de miles de millones de pesos que salen de tu bolsillo, y van a para a los de ellos, como se ve en el cuadro de apertura; elaborado por el economista rosarino Sergio Arelovich.

Ahí se expone la evolución de la facturación de algunas de las principales empresas energéticas entre 2015 (es decir, cuando regían los subsidios) y 2017 (cuando impactaron los tarifazos): los números son contundentes y la variación es impactante a favor de las empresas, por encima de cualquier indicador público o privado de inflación, ni hablemos ya de la comparación con la evolución de los salarios.

Tampoco es casual (como decíamos acá) que en el listado encontremos empresas de amigos/testaferros del presidente Macri como Marcelo Mindlin (Pampa Energía, Edenor, parte de Transener, Transportadora de Gas del Sur), su "hermano de la vida" Nicolás Caputo (Edesur, Sadesa, Central Puerto), Paolo Rocca y el grupo Techint (Transportadora de Gas del Norte) y Alejandro Bulgheroni (Panamerican Energy), entre otros: por el contrario, es consustancial al modelo político y económico puesto en marcha del país en diciembre del 2015.

¿Se entiende, entonces, la necesidad de Macri, Vidal y todo el gobierno y "Cambiemos" de tenernos entretenidos discutiendo sobre el IVA, Ingresos Brutos o las tasas municipales al gas o a la electricidad?

No quieren que reparemos en esto, que es el corazón del problema: los siderales aumentos de los servicios (en éste caso de la electricidad) tuvieron por objeto enriquecer aun más a estos "empresarios M" (o de todas las letras, en algunos casos), sin que correlativamente inviertan parte de esas fenomenales ganancias, en mejorar los servicios.

Por eso es falso cuando nos dicen que el problema es que ahora "se sinceró el costo de la energía", no señor: lo que pasó es que se dolarizaron sus precios; pero los costos de producir, transportar o distribuir energía lejos de transparentarse, siguen guardados bajo siete llaves; aunque los balances de las empresas, el valor de sus acciones en la Bolsa y sus volúmenes de facturación (de lo que da cuenta el cuadro) nos pueden dar una idea aproximada.

Recordemos a Gioja preguntándole precisamente esto a Aranguren en el Congreso, y a éste respondiéndole que ese (el costo de la energía) era un dato que no le podía suministrar, apelando a sus reflejos adquiridos de CEO de una gran multinacional petrolera. Lo mismo que hicieron sus colegas actuales en las audiencias públicas en las que se discutían los aumentos de tarifas. 

Para ser justos, digamos que no es que nadie lo haya dicho ayer en los debates en el Congreso, como se puede comprobar viendo este video del discurso de Axel Kicillof:


miércoles, 25 de abril de 2018

HUMO SOBRE LA LUZ



Había bancado a muerte los tarifazos de Macri y Aranguren porque “hay que sincerar el costo de la energía y resolver el desastre que nos dejó el kirchnerismo”. Pero bastó que Durán Barba planteara como estrategia hablar de los impuestos en los servicios para no hablar de la rentabilidad extraordinaria del presidente, sus amigos, parientes, socios y testaferros, para que se anotara en la carrera a ver quien baja más impuestos.

Y como siempre, manda fruta mal: la cuota de alumbrado público (CAP) nunca puede ser el 10 % o más de una factura de la EPE, cuando es el 6 % del precio básico a abonar (es decir, el cargo por conexión a la red más el consumo efectuado), antes de impuestos: IVA, Fondo de Electrificación Rural, Energías Renovables y Ley 7797 (vulgarmente llamado impuesto a la energía); sin contar Ingresos Brutos que la distribuidora provincial lo carga en el precio del kilowat y no lo discrimina en la factura.

Por otro lado, si fuera el 10 % de la factura de luz, debería representar el mismo porcentaje en los ingresos de la EPE por tarifas (porque se cobra en las facturas), y está lejos de eso: tomando los datos de la Cuenta de Inversión del 2016 (último año disponible de la misma) fue exactamente el 3,18 % del total de esos recursos, y para el presupuesto de éste año la cosa no cambia: los ingresos por la CAP serán (antes de los tarifazos) de 600 millones de pesos, sobre un total de $ 19.174.400.000 que recaudaría la EPE por tarifas, siempre antes de los aumentos, es decir el 3,13 %. Las proporciones se mantienen casi iguales entonces.

Tampoco es que Corral es un gran desprendido: en un presupuesto municipal que estima recaudar recursos para éste año por $ 5.798.318.929, la CAP representa $ 16.272.118 (ambas cifras tomadas de la Ordenanza de presupuesto); lo que supone que la inconmensurable generosidad de nuestro lord mayor lo llevará a desprenderse de la friolera del 0,28 % de sus recursos.

Y tampoco es que lo de “pelear foco a foco” por renunciar a la CAP, lo obligue a postergar un fenomenal plan de alumbrado público: en el mismo presupuesto, el programa “Mejora del alumbrado público y electromecánica” a cargo de la Secretaría de Obras Públicas tiene asignadas partidas por $ 78.027.289, o sea el 1,34 % del total del presupuesto municipal.

De esos algo más de 78 millones, $ 40.426.812 (el 51,81 % del programa) se van en el ítem “Coordinación”, es decir, en el pago de los sueldos y gastos de funcionamiento de la Dirección de Alumbrado Público y Electromecánica de la Municipalidad.

Los restantes fondos se reparten en $ 35.748.009 para “Mantenimiento” (reposición de luminarias dañadas, rotas o robadas) y $ 1.852.468 para “Expansión” (colocación de columnas de iluminación y luminarias en las calles y barrios que no la tienen.

Es decir que Corral pensaba gastar el 0,61 % del presupuesto municipal en reponer luminarias, y otro 0,03 % en poner luz donde no hay. Así que tampoco es que antes de todo esto Santa Fe era la ciudad luz, o que el bache que tendrá que cubrir Corral es tan grande: con los $ 44.890.000 que tiene presupuestados para publicidad oficial en los medios, le alcanza y le sobra.

Con un detalle adicional: pese a que la CAP se cobra con un fin específico (financiar el alumbrado público y su infraestructura), en el presupuesto municipal figura como "recurso de libre disponibilidad"; lo que supone que Corral lo puede usar para lo que quiera, por ejemplo para subsidiar punteros, pagar publicidad en los medios o los sueldos del gabinete. 

SAQUEMOS CUENTAS


De acuerdo con la nueva fórmula Macri-Pichetto las jubilaciones, pensiones y la AUH se ajustan en un 70 % por la inflación (medida por el IPC Indice de Precios al Consumidor del INDEC), y en el otro 30 % por la evolución de los salarios, medida por el RIPTE (Remuneración Integrada Promedio de los Trabajadores Estables) del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social; que es el promedio en que varían los sueldos de los trabajadores registrados, en las paritarias.

Con eso en mente, si la inflación fuera este año del 15 % como plantea la meta del gobierno, "pesaría" en la fórmula que determina los aumentos un 10,5 %, con lo que el componente restante de la misma (los salarios) deberían aportar otro 8,5 % de aumento, para llegar así a un 19 % y a los los 4 puntos de ventaja los que habla el ñato éste.

Como los salarios solo se ponderan en un 30 % en la fórmula, eso significa que el aumento promedio pactado en las paritarias debería ser del 28,33 %; lo que supone además que haya gremios que consigan aumentos mayores a ése, porque estamos hablando de un promedio.

Con una inflación del 19,2 % (como hasta el FMI está admitiendo que habrá), el componente "IPC" de la fórmula arrojaría un 13,44 % de aumento a jubilados, pensionados y beneficiarios de la AUH; lo que supone que para llegar al 23,2 % que permitiría superarla por los 4 puntos de los que habla Basavilbaso, el componente (RIPTE (salarios) debería sumar 9,76 % más.

En ese caso, serían necesarios aumentos promedios del 32,5 % en las paritarias, y eso a su vez supone que haya gremios que rocen el 35 % de aumento o más obtenido en ellas, para dar ese promedio.

Finalmente y para no aburrir, si la inflación terminara siendo del 26,8 % (lo que surgiría de anualizar el 6,7 % medido por el INDEC para el primer trimestre, sin considerar que los porcentajes son acumulativos), el 70 % del aumento que se determina por ella sería de un 18,76 %.

Para llegar en ese caso a un 30,8 % de aumento general que haga que los jubilados, pensionados y beneficiarios de la AUH le ganen por cuatro puntos a la inflación, el 30 % de ese aumento que se determina por la evolución de los salarios debería arrojar el 11,04 % restante; y para eso es necesario que las paritarias cierren en un promedio del 36,76 %, con algunos gremios llegando al 40 % de aumento, o superándolo.

Eso, con un gobierno que está forzando negociaciones salariales a la baja, con un "techo" del 15 % (entre 13 y casi 22 puntos menos que lo necesario para lograr lo que él dice, en los ejemplos propuestos), y sin admitir "cláusulas gatillo".

O para variar mienten y este pibe tiró un bolazo descomunal, o hay que ponerlo al frente de la CGT, si consigue esos niveles de aumento en las paritarias.

ACÁ NO ENTIENDE EL QUE NO QUIERE


Les triplicaron el precio del gas en boca de pozo a las petroleras mientras redireccionaban a su favor subsidios que antes iban a los usuarios; y les aumentaron sideralmente las tarifas a las generadoras, distribuidoras y transportistas de energía, sin exigirles como contraprestación mayores inversiones para mejorar los servicios; mientras a los usuarios les ofrecen pagar la cuarta parte de las exorbitantes facturas en cuotas y con intereses; o ahorrarse unos pesos de impuestos provinciales, para que no pesen tanto en el bolsillo las facturas toqueteadas por la Cámpora.

Le pagaron cash a los fondos buitres incluso más que lo que reclamaban, pero no prorrogaron la moratoria jubilatoria, y la reemplazaron con la “pensión universal al adulto mayor”, que es menor que la jubilación mínima.

Sancionaron para ellos mismos y los demás principales evasores y fugadores seriales del país el más amplio y generoso blanqueo de capitales de la historia argentina, sin la obligación de traer la plata al país y pagando por única vez un módico impuesto a cambio del cual se liberaron de pagar los que por años quedaron debiendo; pero a vos no te prorrogaron la devolución de cinco puntos del IVA en las compras con tarjeta de débito.

Prometieron en campaña eliminar el impuesto a las Ganancias para los trabajadores pero hoy lo pagan el doble de ellos que en diciembre de 2015, mientras que con la ley del revalúo la presión del impuesto para las empresas irá bajando con el tiempo; del mismo modo que desapareció el impuesto a la ganancia mínima presunta, se irá reduciendo a cero la alícuota de Bienes Personales y eliminaron el impuesto a los autos de alta gama, pero tranquilo: a vos te aumentaron el monotributo y te recategorizaron de oficio.

Eliminaron las retenciones a las exportaciones industriales y a todas las producciones agropecuarias excepto a la soja, a las cuales llevarán para el año que viene a la mitad de lo que eran en diciembre del 2015; pero te dicen que no saben de donde sacar plata para aumentarles el sueldo a los docentes, o subsidiar las tarifas de gas, luz y agua.

Pagan ciento de miles de millones al año en Intereses de las LEBACS, y le van a subsidiar a Carrefour las contribuciones patronales por un año y medio, mientras al resto de las empresas se las rebajan progresivamente de acá al 2022; mientras te dicen que el sistema previsional no era sustentable, y por eso hubo que aprobar una fórmula de ajuste de las jubilaciones y pensiones que da aumentos menores a la que estaba vigente durante el kirchnerismo.

Emiten deuda en dólares con cláusulas de ajuste por inflación y les garantizan a los que inviertan en contratos de “participación pública privada” que cobraran en bonos públicos ajustados de ese modo los precios exorbitantes que coticen en las licitaciones, por las tasas usurarias de interés que les cobran -dicen- los bancos por el “riesgo país”.

El gas tiene precio en dólares y sus las tarifas y las de la luz están dolarizadas, las naftas están liberadas para que las petroleras le pongan el precio que quieran, teniendo en cuenta los precios del petróleo y el valor del dólar, a menos que bajen; pero a vos te quieren imponer un cepo del 15 % de las “metas de inflación” para el aumento de tu salario en las paritarias, y sin cláusula gatillo.

Esos son -en apretada síntesis, con seguras omisiones- todos hechos verificables en estos 28 meses de gobierno de “Cambiemos”, consecuencia directa de decisiones adoptadas por Macri y su “mejor equipo de los últimos 50 años”; diríamos que las principales decisiones, por la prioridad que tienen para el gobierno, y por los efectos que tuvieron y tienen para el conjunto de la sociedad.

Decisiones que tienen costos y perjudicados concretos de un lado, y ganancias y beneficiarios concretos del otro: releyendo la reseña cualquiera puede hacer su propia lista de unos y de otros, si es que ya no la hizo en su cabeza y -sobre todo- en su bolsillo. Y que además suponen la transferencia de miles de millones de pesos que van de un lado, hacia el otro. Repasando el listado, cada uno puede imaginarse cual es "un lado", y cual es "el otro".

En el contexto creado por esos hechos, el presidente nos pidió a todos los argentinos desde Vaca Muerta que hagamos el esfuerzo de consumir menos, porque somos derrochones y eso es un grave problema para el país y para él, porque lo obliga a tomar decisiones difíciles -como endeudarnos- que en otro contexto él no querría tomar.

Después de haberte prometido en campaña que no ibas a perder nada de lo que te dieron o tenías (elija cada uno su propia aventura al respecto, para el caso es igual) y que podías estar cada día un poco mejor, te piden ahora que resignes todos los días algo: antes era tener auto, plasma o celular (lujos asiáticos insostenibles en este país irremediablemente pobre), ahora calentarte en invierno, refrescarte en verano y otras exquisiteces; inadmisibles en un país devastado por el populismo en el que -sin embargo y al mismo tiempo- la oportuna intervención de ellos evitó que nos convirtiéramos en Venezuela, para terminar pidiéndonos -como Chávez- que no demoremos mucho en la ducha.

Te están diciendo que la culpa de que las cosas sean como son (como ellos hicieron que sean, con las medidas que tomaron) no es de ellos, sino tuya: no es porque ellos la están levantando con pala (como siempre, incluso cuando se quejaban, sobre todo entonces) y se la están llevando afuera, junto con la que no tuvieron que traer pero por la cual no pagarán impuestos atrasados.

Sos vos el que lleva el país al borde del abismo y los obliga a ellos transferirle/se miles de millones de pesos a los bancos, a los fondos buitres, las petroleras, las cerealeras, los sojeros, a Caputo, a Mindlin, a Lewis, a Paolo Rocca y a Macri: vos, cada vez que prendés la tele o planchás, o te bañás con agua caliente, irresponsablemente; o dejás prendido el piloto del calefón, un crimen de lesa humanidad.

Los hechos están ahí, a la vista, y la interpretación que te venden, también, para que entiendas; por vos mismo o con la “ayuda desinterasada” de ellos. Así que no tenés excusas: las cosas están clarísimas, y acá el que no entiende es porque no quiere.

martes, 24 de abril de 2018

REQUISITO INDISPENSABLE....


...para que pueda conseguirlo es tener enfrente boludos como vos, que le firman cualquier cosa; por ejemplo el pacto fiscal.

O que le votan otras cualquier cosas, como el blanqueo de capitales o el acuerdo con los fondos buitres. 

ARCHIVOS CONFUSOS


Como muestra la imagen de apertura, esta nota del diario de Nahuel Caputto del sábado pasado daba cuenta de que las obras en la casa del Brigadier López donde funciona el Archivo Histórico Provincial están paradas hace seis meses, por diferencias con la Comisión Nacional de Monumentos Históricos (la casa es Monumento Histórico Nacional).

Sin embargo, los documentos oficiales del gobierno de la provincia que instrumentan el contrato dicen otra cosa, como se puede comprobar viendo el decreto cuya imagen cierra el post, firmado por Lifschitz la semana pasada.

La obra fue adjudicada el 30 de diciembre de 2016 a la UTE formada por la Cooperativa de Provisión de Servicios Serviluz de Santa Fe Ltda. (que pertenece al gremio de Luz y Fuerza) y AUGE S.R.L. por $ 3.231.801,03, con un plazo de ejecución de 180 días.

Pese a haber sido adjudicada la obra en diciembre de ese año, pasaron ocho (8) meses hasta agosto del año pasado, para que comenzaran los trabajos; y cinco (5) meses después (en enero de éste año) se "neutralizaron" los plazos de obra, con reatroactividad a diciembre del 2017, o sea apenas a cuatro meses de iniciados los trabajos.

Estando la obra "neutralizada" en sus plazos y paralizada por decisión de la Comisión Nacional de Monumentos Históricos (si hemos de darle crédito a la nota del diario), la UTE contratista pidió un segundo "adicional de obra" (había habido un primero, de efecto neutro en el monto del contrato), y como vemos se lo dieron; por $ 2.253.995,65.

¿Cómo se hace en una obra de apenas seis meses de plazo, de los que se cumplieron efectivamente cuatro sin contar las "neutralizaciones", para generar dos  "adicionales de obra" y que uno solo de ellos equivalga a un 69,74 % adicional sobre el precio original del contrato, estando la obra parada?