LA FRASE

"DIGAN LO QUE QUIERAN SOBRE LAS PROTESTAS EN ESTADOS UNIDOS, PERO ALLÁ NADIE PINTÓ EL CABILDO." (MIGUEL BOGGIANO)

jueves, 30 de abril de 2020

LAS FRASES DEL MES


1. "Quiero pedirles a todas las personas que viven en la calle que se queden en sus casas, para evitar contagiarse del coronavirus." (Sebastián Piñera)

2. "Digamos la verdad: a Perón le prohibieron regresar al país durante 17 años por temor a que contagiara alguna enfermedad contraída en el extranjero." (Fernando Iglesias)

3. "Yo me ofrecí en casa para salir a hacer las compras, ni en pedo dejo que otro elija el vino." (Patricia Bullrich)

4. "Está en marcha un plan del gobierno contra los opositores que tengan coronavirus: los internarían en el sanatorio de Moyano para que los atiendan médicos cubanos." (Joaquín Morales Solá)

5. "Voy a pelear con todas las armas a mi alcance para conseguir que levanten la clausura de la sucursal de Ramos Mejía." (Alfredo Coto)

6. "La crueldad del gobierno con los jubilados es incalificable, lo único que falta es que les descuenten el 13 % de los haberes, o los repriman si protestan." (Patricia Bullrich)

7. "Los jugadores podemos estar un año sin cobrar, y si hicimos negocios con parques eólicos, hasta dos." (Carlos Tévez)

8. "No te pierdas en la próxima edición de "La Cornisa" una investigación exclusiva: la ruta del fideo K." (Luis Majul)

9. "Espero que si la pandemia avanza el gobierno haga como en Italia: que los respiradores disponibles los usen en los que tenemos toda una vida por delante." (Mirtha Legrand)

10. "Boudou es como Barrabás: el ladrón liberado en Pascuas a pedido de la turba y el populacho." (Daniel Sabsay)

11. "Un parazo el que organizamos ayer,  ni un alma en la calle hubo, y eso que era Viernes Santo y hay cuarentena por una pandemia mundial." (Néstor Pitrola)

12. "Voy a presentar una denuncia contra la ministra Frederic por el espionaje en las redes sociales: me debe derechos de autor." (Patricia Bullrich)

13. "Ojalá el gobierno permite salir a correr: hace rato que no me entregan una escucha comprometedora mientras troto por Palermo." (Luis Majul)

14. "Yo por mis funciones siempre fui a trabajar con barbijo." (Marcelo Bonelli)

15. "No tengo nada que ver con la disparada del dólar bolsa." (José López)

16. "Si lo de pintar las puertas de las casas de los infectados con el coronavirus no funciona, los voy a hacer salir a la calle con una estrella amarilla cosida en la ropa." (Gerardo Morales)

17. "Tres mil pesos cada barbijo pagué, miren si no lo voy a llevar a una reunión con el presidente." (Horacio Rodríguez Larreta)

18. "Me echaron por razones ideológicas, ya no hay libertad para ser racista, nazi y misógino en éste país." (Baby Echecopar)

19. "A los que nos puteaban al grito de "¡Poné la fecha, la puta que te parió! les digo: vamos a hacer paro hasta que se levante la cuarentena." (Héctor Daer)

20. "Si dividimos el millón de barbijos que trajeron de China en el avión de Aerolíneas por lo que costó el vuelo, no sé si yo no los pagué más barato." (Horacio Rodríguez Larreta)

21. "Para mí que lo que decidió al gobierno a flexibilizar la cuarentena fue el paro nuestro del Viernes Santo." (Néstor Pitrola)

22. "Sigue el escándalo de los fideos K: mientras a algunos los comen, a otros los tiran." (Luis Majul

23. "La pandemia impone otras prioridades, no es tiempo de metrobuses o baldosas, ahora hay que comprar barbijos." (Horacio Rodríguez Larreta

24. "El coronavirus dejará secuelas gravísimas, no tantas como el peronismo, por supuesto, pero igual hay que prestarle atención." (Juan José Sebrelli)

25. "El panorama económico de la Argentina después del coronavirus será tétrico, peor incluso que después de mi paso por el Ministerio de Economía en los gobiernos de Menem y De La Rúa." (Domingo Cavallo

26. "Feinmann dijo que si ganaba el peronismo se iba del país, yo lo mandé a la concha de su hermana, a menos que la hermana viva acá no entiendo por qué se enojó." (Pablo Zurro)

27. "El kirchnerismo negoció con éxito con los presos de Villa Devoto porque adentro tiene mayoría." (Eduardo Feinmann)

28. "Yo estuve 20 años que vengo sesionando en remoto, desde la cama." (Elisa Carrió

29. "Por no aceptar ir en ninguna lista como candidato me perdí flor de oportunidad de sesionar por holograma." (Florencio Randazzo

30. "Nosotros estamos en sesión remota hace años, nunca estuvimos ni cerca del Congreso." (Alejandro Biondini)

DEJEN DE TOMARNOS POR BOLUDOS

miércoles, 29 de abril de 2020

TWEETS POLÉMICOS

CURSO DE LECTURA VELOZ PARA INTENDENTES


Leemos en Rosario 12: "El intendente Pablo Javkin adelantó ayer que, de acuerdo a la evaluación del impacto que tendrán las once actividades habilitadas la semana pasada, tiene en estudio la flexibilización de otros rubros, entre otros la construcción privada a pequeña escala, profesiones liberales, fábricas, mudanzas y peluquerías. En ese sentido señaló que está gestionando el adelantamiento del horario bancario porque el pico de actividad se da entre las 10 y las 12.30. "Queremos poder tener dos bloques horarios para empezar a habilitar otros rubros a la tarde como hicimos con el comercio para la venta telefónica y on line, tratando de dividir el funcionamiento de la ciudad", explicó el intendente." (las negritas son nuestras)

O sea, repasemos: el intendente de Rosario dice que él va a decidir liberar algunas actividades del "aislamiento social y obligatorio", en su ciudad, como ya lo hizo antes, con otros rubros. Sí, es el mismo intendente que al principio de la cuarentena no quiso cerrar los shoppings (lo terminó haciendo el gobernador Perotti), y que tampoco quiso -éste último domingo- liberar las caminatas, aunque en realidad tampoco podría. Porque no tiene facultades

Veamos: esto surge a partir del DNU 408 del presidente, publicado el domingo en el Boletín Oficial de la Nación, norma que dice taxativamente en su artículo 3: "Los Gobernadores y las Gobernadoras de Provincias podrán decidir excepciones al cumplimiento del “aislamiento social, preventivo y obligatorio” y a la prohibición de circular, respecto del personal afectado a determinadas actividades y servicios, en Departamentos o Partidos de sus jurisdicciones, previa aprobación de la autoridad sanitaria local y siempre que se dé cumplimiento, en cada Departamento o Partido comprendido en la medida, a los requisitos exigidos por los siguientes parámetros epidemiológicos y sanitarios:...". ¿Se entendió?: exceptúan o flexibilizan la cuarentena los gobernadores, no los intendentes.

Pero además, el mismo DNU en su artículo 6 dice: "Toda vez que los indicadores epidemiológicos señalan que los grandes aglomerados urbanos son los lugares de mayor riesgo de transmisión del virus SARS-CoV-2 y donde más difícil resulta controlar esa transmisión, no será de aplicación el artículo 3° del presente decreto respecto de los aglomerados urbanos con más de QUINIENTOS MIL (500.000) habitantes, ubicados en cualquier lugar del país, ni tampoco respecto del Área Metropolitana de BUENOS AIRES. El Jefe de Gabinete de Ministros, en su carácter de Coordinador de la “Unidad de Coordinación General del Plan Integral para la Prevención de Eventos de Salud Pública de Importancia Internacional”, podrá incluir en esta prohibición a aglomerados urbanos que tengan menos de QUINIENTOS MIL (500.000) habitantes o excluir a otros que superen esa cantidad de población, en atención a la evolución epidemiológica específica del lugar y previa intervención de la autoridad sanitaria nacional.".

O sea, para los grandes aglomerados urbanos -y vaya si Rosario lo es- no hay excepciones posibles, que no sean las que ya estaban vigentes. Que por cierto, las habilitaron el presidente (por sendos DNUs), o el Jefe de Gabinete de la Nación, conforme lo autorizó el artículo 2º del DNU 355.

Pero dijimos que el DNU autoriza a los gobernadores de las provincias a disponer excepciones a la cuarentena. Pues bien, éste lunes Perotti dictó el Decreto 363, cuyo artículo 2 dispone lo siguiente: "Establécese que, a los fines de lo dispuesto en el artículo 6° del Decreto de Necesidad y Urgencias (DNU) N° 408/20 los grandes aglomerados urbanos de la provincia se entenderán integrados por las localidades que a continuación se detallan: a) Aglomerado Urbano Gran Rosario: Rosario,...".

O sea, para que no queden dudas: el Gran Rosario (que por supuesto comprende a Rosario, alguien que le avise a Javkin) entra dentro del artículo 6º del DNU 308 nacional, o sea ahí no puede haber excepciones, ni siquiera dispuestas por Perotti.

Pero además el artículo 3º del decreto provincial dice como se disponen las excepciones en la provincia, en los casos en que se admiten: "Las actividades para las cuales se solicite excepción en el marco de la nueva fase del "aislamiento social, preventivo y obligatorio" conforme a lo dispuesto por el artículo 3° del Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) N° 408/20 serán resueltas, en todos los casos, por acto expreso de éste Poder Ejecutivo; previo análisis en el seno del Comité de Coordinación creado por el artículo 1° del Decreto N° 0293/20, e informe favorable del Ministerio de Salud de la Provinda respecto al estricto cumplimiento de las condiciones concurrentes previstas en la norma nacional.".

O sea, por si no se entendió: en esos casos es el gobernador el que decide, por un decreto provincial. No los intendentes, ni presidentes comunales.

Y si a alguno le quedan dudas, que lea el artículo 2 del DNU 355, prorrogado este domingo por Alberto en el DNU 408: "El Jefe de Gabinete de Ministros, en su carácter de Coordinador de la “Unidad de Coordinación General del Plan Integral para la Prevención de Eventos de Salud Pública de Importancia Internacional” podrá, previa intervención de la autoridad sanitaria nacional, y a pedido de los Gobernadores o de las Gobernadoras de Provincias o del Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, exceptuar del cumplimiento del “aislamiento social, preventivo y obligatorio” y de la prohibición de circular, al personal afectado a determinadas actividades y servicios, o a las personas que habiten en áreas geográficas específicas y delimitadas, siempre que medien las siguientes circunstancias:

a. Que el Gobernador, la Gobernadora o el Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires lo requiera por escrito, previa intervención y asentimiento de la máxima autoridad sanitaria local, en atención a la situación epidemiológica respectiva." (las negritas son siempre nuestras).".

Es decir, el que pide en su caso más excepciones (por ejemplo habilitar las obras privadas) en un aglomerado urbano que exceda los 500.000 habitantes (por ejemplo Rosario) es el gobernador, y por escrito. No el intendente. ¿Capisce?

martes, 28 de abril de 2020

MEJOR QUE DECIR ES HACER, Y MEJOR QUE PROMETER ES REALIZAR


¿En serio vamos a apelar nosotros al mismo dilema de hierro de Prat Gay entre el salario y el empleo, a ver cual de los dos zapatos aprieta más?

¿En serio vamos a tener funcionarios que siguen comentando la realidad, y nos "advierten" que subirá el desempleo y empeorará la distribución del ingreso, mientras no hacen nada para impedirlo?

¿En serio vamos a seguir dando vueltas con lo del impuesto a la riqueza, mientras aprobamos de un santiamén que la UIA y la CGT acuerden una rebaja del 25 % en los salarios de los trabajadores?

¿En serio vamos a consentir eso mientras los precios, en especial de los alimentos, no paran de subir?

¿Tenemos pensado hacer algo al respecto, aparte de pedirles a los chicos que le manden dibujitos al presidente por Twitter, o preocuparnos por cerrar el acuerdo con los acreedores?

¿En serio vamos a seguir contando lo malos que son los otros, las zancadillas que nos ponen, lo poco solidarios que son echando gente, recortando sueldos y aumentando precios, o pensamos hacer algo concreto para que no lo hagan?

¿Caímos en la cuenta que, con coronavirus o sin coronavirus, la economía venía mal, estábamos lejísimos de acelerar a fondo para salir del marasmo macrista y ahora ralentizamos aun más la marcha?

¿En serio vamos a seguir sosteniendo, como Milei, que no podemos emitir porque eso generaría inflación?

¿En serio vamos a condicionar cualquier programa de ayuda urgente, ya, ayer, para los que la están pasando mal, a tener una cuenta bancaria, un CBU o una tarjeta de crédito?

¿En serio vamos a seguir jugando a ser amigos de todo el mundo cuatro años, y no nos vamos  pelear con nadie por nada, ni aunque valga la pena, o no haya otro modo de conseguir las cosas?

¿O acaso nos rendimos antes de pelear?     

¿Ganamos o no ganamos las elecciones, gobierna o no gobierna el peronismo?

¿Volvimos mejores o más boludos, buscamos consensos o pedimos clemencia, desde cuando el peronismo pidió permiso para gobernar?

NO NOS COMAMOS LA CURVA


Es muy difícil resistir la tentación de tomar a estos imbéciles para el churrete, como el consumo irónico que en buena medida son. Y es difícil porque a simple vista son la burda caricatura de lo que debería ser un político.

Pero a su modo están haciendo política, aunque a nosotros no nos guste, o nos parezca bizarro. En primer lugar, para adentro de sus propias filas, apuntándole a ese tercio psiquiátrico de la sociedad argentina, que cada vez que gobierna el peronismo se siente parte de los maquis de la resistencia francesa, frente a la ocupación nazi.

Y estando los radicales de por medio, no debe extrañar que se apropien de un manotazo de la democracia y las instituciones (que no son lo que son, sino lo que ellos dicen que son), y nos dejen a los demás afuera de sus límites.

Está más que claro que están embarrando la cancha, y "preconstituyendo prueba" para alguna funambulesca presentación futura ante la justicia planteando la nulidad o inconstitucionalidad de la sanción de la ley del impuesto a las grandes fortunas, porque el Congreso o alguna de sus Cámaras sesionaron en forma remota.

Y no nos creamos que con la presentación de Cristina ante la Corte estamos cubiertos al respecto, pues con un sistema de control difuso de constitucionalidad como el nuestro, cualquier juez (y mediando tantos intereses en juego, es literalmente cualquiera el posible) puede pasarse a nado lo que la Corte haya resuelto, y decidir en contrario.

Porque dejando de lado los ribetes payasescos del asunto, de eso se trata en definitivas: de intereses, impuestos y fortunas. Si se estuviera discutiendo otra cosa, no tendríamos que soportar estos bochornos.

Si a estos personajes menores se los despoja del boato y la pompa con los que se recubren, quedan expuestos como lo que son: payasos de una comparsa que fungen de infantería parlamentaria de los dueños del poder real, rol que vienen desempeñando desde 1945, por lo menos.

Y ése es el dato que no hay que perder de vista: son capaces de arriesgar contagiarse de una enfermedad que asola al mundo y para la que no hay vacuna (y contagiar a otros), o de hacer como si no les importara lo que les pueda pasar, con tal de cumplir con su deber: defender la billetera de los 12.000 tipos y tipas más ricas del país.

Despojado de toda la fraseología hueca y la retórica "democrática", esa es la verdad desnuda de todo el asunto. Por eso no nos comamos la curva de -simplemente- cagarnos de risa de ellos.

GINÉS SOLO NO PUEDE


Puede que el título sea engañoso: el tipo no está solo, sino acompañado por un equipo de gente que le viene poniendo el cuerpo a la crisis desde el primer momento, como él. Y junto con ellos, los profesionales de la salud (médicos, enfermeros) que arriesgan sus propias vidas y su propia salud, en el marco de tareas en las que no pueden ser reemplazados; y el comité de expertos que viene asesorando al gobierno desde el principio de la pandemia

Y por que no, todos nosotros, que nos estamos bancando la cuarentena porque entendimos que es lo mejor para todos, y los números así lo demuestran. Eso también es mérito de Ginés: supo transmitir tranquilidad -al igual que el presidente-, y demostró todo el tiempo tener la situación bajo control, tanto como puede estar una situación de las características de la pandemia.

Claro que conseguir para Ginés los resultados que su gestión puede exhibir en éste tema, no fue fácil, ni lo será en adelante: recordemos que debe desarrollar su labor en el medio de una campaña de desinformación y terrorismo mediático, con la proliferación de opinólogos de toda laya que, desde la nada absoluta, o desde la total irresponsabilidad, cuestionan todo: los testeos, los barbijos, la cuarentena, la compra de los respiradores, la ayuda que llega del exterior.

Y no se crea que el cuestionamiento parte solamente de las doña Rosa, o de algún loquito suelto al que le ponen un micrófono o una cámara: gobernadores, intendentes, legisladores, dirigentes políticos, no se han privado de cuestionar a un ministro y una gestión de la crisis, a la avalan los resultados.

A lo que hay que añadir además la enorme presión del poder económico sobre el gobierno, para flexibilizar la cuarentena e ir normalizando las actividades, porque se veían afectadas sus ganancias: si bien hay un mérito grande de Alberto en haber resistido buena parte de esa presión, ejecutada bajo la falsa dicotomía "la salud versus la economía", esa resistencia se sustenta, fundamentalmente, en el buen juicio y criterio de Ginés González García, sus colaboradores -Carla Vizotti en primer lugar, pero muchos más junto con ella- y los científicos que lo vienen asesorando, con Pedro Cahn a la cabeza.   

Todo lo hasta aquí dicho realza la labor del Ministro de Salud, que termina siendo decisiva al momento de la evaluación del desempeño del gobierno en la gestión estrictamente sanitario de la crisis, que es por supuesto el más importante de todos.

Pero no es el único, y seríamos necios si negáramos que las otras áreas del gobierno que deben dar respuestas en el medio de la crisis, no parecen estar a la altura de las circunstancias en la misma medida que el Ministerio de Salud conducido por Ginés, sobre todo en el área económica: desde el Banco Central a la ANSES pasando por el Ministerio de Desarrollo Productivo, acumulan varios goles en contra, o errores no forzados.

Desde el desastre en las colas el día inaugural de la atención de lo bancos hasta la absoluta pasividad para que esos mismos bancos otorgaran los créditos a tasa subsidiada con garantía estatal (lo que derivó en que finalmente fuera el mismo Estado el que terminara otorgando los préstamos a tasa cero), pasando por las insólitas trabas con las que se encuentran muchos que quieren acceder al Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) o al salario social complementario (pago a cargo del estado del 50 % de la nómina de las empresas en crisis), o disposiciones absurdas como la del Jefe de Gabinete aclarando que para acceder a éste último beneficio deben tener la misma facturación nominal que el año pasado, con un 55 % de inflación en el medio.

Eso sin contar la total inoperancia de los controles de precios, la desidia en frenar las maniobras especulativas con el dólar, en medio de la crisis y a pesar de ella o la rapidez -ahora- para convalidar rápidamente rebajas del 25 % en los salarios de los trabajadores vía suspensiones: si Ginés puede, los demás también, y si no pueden, que renuncien o les peguen una patada en el culo. Porque además si no se ponen a su altura, sabotean su esfuerzo, y el de todos los que empujan con él.

lunes, 27 de abril de 2020

EXPERTO EN HACERSE EL BOLUDO


Emilio Jatón construyó una carrera en los medios periodísticos de la ciudad con el modelo Santo Biasatti: poner cara seria en el noticiero del meidiodía, hablarle al "uomo cualunque" mirando a la cámara con registro "que barbaridad señora", y no definirse nunca en nada. Le dio excelentes resultados, tanto que lo proyectó a la política, donde aprovechó su alto nivel de conocimiento público, para terminar ganando por amplio margen la elección que lo consagró intendente. Y como un método que da resultados no incentiva a cambiarlo, sigue por la huella: es un especialista en hacerse el boludo, para pasarla bien.

Como se puede comprobar ahora con el tema de los controles de precios en medio de la pandemia, y los roles que al respecto le caben al municipio. Al respecto, leemos (y lo leemos) en el diario de Nahuel: "Lo vengo diciendo hace tiempo: es el momento de la solidaridad y la responsabilidad; hay que terminar con las avivadas. Quienes aumentan los productos están perjudicando al otro, al vecino, al ciudadano santafesino. Por eso, desde hoy, en la web de la Municipalidad está disponible un formulario en el que cada santafesino puede denunciar los aumentos de precios. Vamos a trabajar en conjunto”.

Jatón indicó que los municipios fueron facultados por los gobiernos nacional y provincial a controlar los precios. “Esta semana ya firmamos el decreto y vamos a empezar a controlar a partir de denuncia que haga el vecino pero también, si es necesario, lo haremos de oficio. Por eso les pedimos que si ven abusos de precios nos lo hagan saber a través de la página web, para que los inspectores municipales vayan a labrar las actas correspondientes. Luego, vamos a informar cada una de esas situaciones a la provincia que es la que tiene la autoridad para sancionar”.

O sea, que barbaridad señora vea, yo se lo dije, esto no puede ser, estamos con usted, déjenos su denuncia en la página o el whatsapp de la Municipalidad (como si fuera el del canal 13), y veremos que hacemos. En esa línea (jugadísima) nuestro alcalde dictó el lunes pasado el Decreto 76, en cuyos considerandos podemos leer: "Que en los niveles de gobierno local es donde mejor se perciben las necesidades y problemas de sus habitantes para poder resolverlos con mayor eficiencia, y por ello resulta razonable que, en el marco de la emergencia sanitaria declarada, este Departamento Ejecutivo preste colaboración al Gobierno Provincial en tareas de control público referidas a la comercialización de bienes y servicios, a los fines de velar por los derechos de los usuarios y consumidores de la ciudad."

"Que, no obstante, siendo esta autorización legal una técnica transitoria de distribución de atribuciones, que no implica renunciar a la competencia ni mucho menos desentenderse de la responsabilidad originaria que el órgano titular de esa competencia tiene, es prudente que la Municipalidad de Santa Fe intervenga únicamente durante la vigencia de las medidas adoptadas en relación con la pandemia declarada, de acuerdo a los recursos humanos y técnicos con los que disponga." (las negritas son nuestras) 

Es decir, por un lado dice que es en el nivel de gobierno local donde están dadas las mejores condiciones para atender de inmediato las necesidades de los vecinos, pero por el otro que en el caso de los controles de precios, solo lo va a hacer mientras dure la emergencia; no sea cosa que alguien se confunda, y crea que esa es una función o responsabilidad permanente del municipio, en todo caso y como diría Binner, "mejor que lo resuelva la mano invisible del mercado".

En consonancia con lo dicho en los considerandos, el decreto en su artículo 1 habilita las vías para que los ciudadanos denuncien desabastecimiento o aumentos de precios (teléfono, sitio web, whatsapp), y en el artículo 4 instruye al Secretario de Producción y Desarrollo Económico para que notifique a los comerciantes sobre los mecanismos de control a realizar. Algo así como "ojo, mirá que los vamos a inspeccionar, eh".

El decreto de Jatón menciona como antecedente el Decreto 319 de Perotti, del cual hablamos en su momento acá, diciendo que con esa norma se les acababan las excusas a los intendentes para no controlar precios, porque les otorgaban amplias facultades para ello, incluyendo las de "determinar preventivamente, cuando exista peligro grave, sea actual o inminente, para la salud o seguridad de la población, las medidas que resulten necesarias para la defensa efectiva de los derechos de los consumidores y usuarios" y "disponer, en caso de reiteración de faltas durante la sustanciación del procedimiento respectivo, la clausura preventiva y provisoria de establecimientos comerciales.". De las dos el decreto de Jatón nada dice, porque no está dispuesto a utilizarlas

Como tampoco nada dice de lo que está establecido en otro decreto de Perotti, que es el 327, en su artículo 3, que es lo siguiente: "En los casos en que los presuntos infractores a las disposiciones vigentes sobre precios máximos o las que se dicten en el futuro acrediten fehacientemente, mediante la pertinente factura de compra, haber adquirido los bienes a un precio de costo mayor a los mismos la Secretaría de Comercio Interior y Servicios del Ministerio de Producción, Ciencia y Tecnología, por sí o con intervención del Municipio o Comuna correspondiente instaurarán los procedimientos ante quien corresponda en la cadena de comercialización." (las negritas son nuestras) 

No sea cosa que se le enoje el COTO.

CODO A CODO


Meses atrás y a propósito del golpe de Estado en Bolivia y las convulsiones sociales que sacudían a América Latina, reflexionábamos en ésta entrada sobre el rol de las Fuerzas Armadas en los Estados democráticos, en éstos términos: "Más allá de las disquisiciones teóricas que alguno pueda hacer sobre el origen de clase de sus miembros (en especial de las fuerzas policiales), lo cierto es que en América Latina las fuerzas armadas y de seguridad (instrumentos indispensables de todo Estado moderno, casi sin excepciones, no es esa la discusión), pese a los roles constitucionales que tienen asignados para defender las instituciones democráticas o el orden público, en tiempos en que la doctrina de la seguridad nacional de las dictaduras es revisitada bajo la forma de las “nuevas amenazas” diseñadas por el dispositivo militar de Estados Unidos, terminan siendo en la mayoría de los casos guardianes de un determinado orden político, social y económico, que puede o no coincidir con la orientación política del gobierno al cual en teoría sirven; con roles claves (repetimos, por acción u omisión) en el control de la protesta en el espacio público, la arena en la que se dirimen los conflictos en la región, casi con más frecuencia que en las urnas.

Con dispares avances en los diferentes países no puede decirse que, a la vista de los hechos, se haya avanzado mucho en la efectiva democratización de las fuerzas armadas y de seguridad, si se entiende por tal su pleno acatamiento a las órdenes de las autoridades civiles en cualquier circunstancia, y una aceptación sin fisuras de las doctrinas, objetivos y estrategias definidos para sus instrumentos armados por el poder político, incluso en leyes y constituciones: la penetración ideológica de la agenda de los Estados Unidos por diferentes vías en las fuerzas armadas y de seguridad, introduce una tensión permanente hacia su interior, pues tiende a incrementar su pulsión (que viene de los tiempos de las dictaduras) a operar con agenda propia, desvinculada de la que fijan los gobiernos elegidos por los pueblos. Y cuando ambas agendas entran en conflicto, por regla general atienden sus propias prioridades, más allá de sus obligaciones legales o constitucionales.

Y en circunstancias críticas como las que está viviendo Bolivia, esa “doble dependencia” o “doble comando” (el formal legal por un lado, el real conceptual por el otro) hace crisis, y los resultados son más o menos previsibles: que un gobierno sea ungido por los votos no quita que en determinadas circunstancias deba sostener su legitimidad mediante el uso legítimo de la fuerza monopolizado por el Estado, pero si no tiene un control político efectivo sobre el instrumento que lo debe desplegar (sean las fuerzas armadas o de seguridad), se verá amputado de una parte esencial de sus facultades, y corre el riesgo de ingresar en zona de inestabilidad permanente, o caer.

Lo cual no es poco en un contexto en que los Estado nacionales (más allá de la orientación política de sus circunstanciales gobiernos) ven restringida su capacidad de decisión soberana por el peso del endeudamiento, y adoptan o les son impuestas políticas de desregulación del flujo de inversiones o los movimientos de capitales que los ponen a tiro de los “golpes de mercado”, con eficacia desestabilizadora más poderosa que un regimiento de tanques desplegado en la calle; y en el que los grupos económicos más grandes acumulan un poder efectivo mayor que el de muchos de esos propios Estados.

Sumemos a eso la prédica disolvente, golpista y antidemocrática de conglomerados de medios hegemónicos que representan los intereses de las fracciones más concentradas del capital y obran en consecuencia socavando la legitimidad de los gobiernos electos cuando no les responden, los poderes judiciales reproduciendo comportamientos de casta que los aíslan de la sociedad mientras vehiculizan estrategias de “law fare” para intervenir decisivamente y con un sentido bien definido en las disputas política, y servicios de inteligencia que travesaron indemnes años de democracia operando con agenda y conexiones propias; y tendremos un combo explosivo que mina desde adentro la fortaleza de los Estados democráticos, con tanta mayor velocidad si sus gobiernos deciden imprimirle a su gestión un rumbo hacia la ampliación de derechos de los sectores populares, lo que supone necesariamente avanzar sobre las minorías del privilegio. He allí un inmenso desafío no solo para la gobernabilidad presente, sino para la subsistencia futura de la propia democracia en América Latina que, más temprano que tarde, sus gobiernos deberán afrontar porque está en riesgo su propia supervivencia.".

La Argentina tuvo como particularidad positiva que la distinguió del contexto regional, que la enorme crisis económica y social legada por la derecha neoliberal en su expresión macrista fue zanjada en términos electorales con una contundente victoria opositora, luego de haber construido una coalición lo más amplia posible. Y desde que el gobierno así electo asumió en diciembre pasado, tuvo que atravesar múltiples dificultades, pero entre ellas, no estuvo en zona de zozobra institucional, con participación de las Fuerzas Armadas, como por ejemplo pasó y pasa en Brasil.

Pero además de eso, el instrumento armado de la defensa nacional tiene (bajo la conducción del Ministerio de Defensa por Agustín Rossi) un claro sentido político: tiene que estar integrado a la sociedad civil, bajo el mando de las autoridades electas, y al servicio del pueblo como cualquier servidor público. 

Desde esa óptica y pandemia mediante, los militares (estos, los nuestros, los actuales, no los que cargan en sus espaldas con las violaciones a los derechos humanos durante la dictadura), reparten alimentos, montan hospitales móviles y cocinas de campaña, fabrican alcohol en gel y barbijos, van a buscar argentinos varados en el exterior, se suman a toda la logística de los operativos necesarios en el marco de la cuarentena, en síntesis: no están por fuera de la sociedad o al costado de ella, sino codo a codo, aportando lo suyo para que salgamos todos juntos adelante, en un momento difícil.

Y eso, mal que les pese a algunos antimilitaristas bobos o algún despistado que recela de la actitud de los hombres de armas porque "les permite relegitimar el día de mañana su rol represivo" y paparuladas por el estilo, es, en términos de construcción democrática, una excelente noticia; que merece celebrarse. Sin modificar un ápice lo dicho en su momento acá, en cuanto a las tareas pendientes para desandar el camino transitado por el macrismo, respecto al rol de las Fuerzas Armadas, o en todo caso: se lo está haciendo en la práctica, con hechos.

domingo, 26 de abril de 2020

TWEETS POLÉMICOS

LA CHANCHA, LOS 20 Y LA MÁQUINA DE HACER CHORIZOS


Leemos a lo más granado de nuestro garcaje local en Infobraden: "En medio del actual contexto de crisis económica producto del aislamiento obligatorio por el coronavirus, el Foro de Convergencia Empresarial manifestó que así como es necesario que el Gobierno siga tomando las medidas para asegurar la continuidad de las empresas cuando pase la pandemia, también es fundamental generar los incentivos para atraer la inversión privada."

"Mediante un comunicado de prensa, el grupo de empresarios se refirió concretamente al nuevo impuesto que prevé gravar las altas rentas y planteó que sería “sumamente negativo” para lograr ese objetivo. " 

"Es fundamental seguir tomando las medidas económicas, financieras, crediticias e impositivas que aseguren el pago de los salarios en todas las unidades productivas y de servicios del sector privado y preserven la continuidad de las empresas, que serán los elementos fundamentales de la reactivación de la economía una vez que esto haya terminado”, enfatizó el Foro de Convergencia. Además, planteó que “se necesita también generar las condiciones para que haya incentivos a la inversión privada como motor del aumento del empleo en el sector formal de la economía”.
En este sentido, los empresarios se refirieron a “reestablecer el mercado de capitales local, imprescindible tanto para impulsar el desarrollo como para amortiguar condiciones externas adversas; anular rápidamente las medidas de emergencia de carácter eminentemente transitorio sobre controles de precios y consensuar reglas de juego estables para los sectores más dinámicos de la economía”. “Los proyectos de crear nuevos impuestos al patrimonio y a las ganancias de las empresas es un antecedente sumamente negativo para recrear el clima de inversión”, agregó el comunicado. "

A ver si entendimos lo que pide el Forro de Convergencia Empresarial:

* Que el gobierno sostenga a las empresas pagando no ya el 50 % de los sueldos de sus empleados, sino el total. Y que lo haga desde la ANSES, mientras se suspende el cobro de los aportes patronales.

* Que rebaje impuestos, y que ni se le ocurra crear otros nuevos, como el impuesto a las mayores fortunas; pero que tampoco se le ocurra emitir para financiar los mayores gastos (como pagar salarios privados), porque eso genera inflación.

* Que contenga la inflación, pero que elimine los controles de precios, y que ni se le ocurra gravar con más impuestos las ganancias que les dejan a las empresas los aumentos.

* Que hay "incentivos a la inversión privada", o sea baja de impuestos y cargas sociales, para que las empresas inviertan lo que nunca invirtieron, cuando ni se hablaba de impuesto a las mayores fortunas. Y que ganaron, justamente, porque no invirtieron sino que lo valorizaron financieramente, para fugarlo.

* "Reestablecer el mercado de capitales local" sería mantener las LELIQ's (porque el déficit cuasi fiscal no molesta, ¿vieron?), el MEP y el dólar bolsa, al igual que el "contado con liqui". Porque hay que pagarles los sueldos y eximirlos de aportes porque están fundidos, pero tienen resto para esas joditas, y para amasar fortunas, por las que no quieren pagar mayores impuestos.

Es bastante sencillo de entender, porque es más o menos lo mismo que vienen pidiendo en las asambleas de APEGE y los Coloquios de IDEA desde 1976, o desde los foros de ACIEL y la "libre empresa" de 1955: acá no entiende el que no quiere.