LA FRASE

"A MACRI YO NO LO CONOCÍA, ME LO PRESENTÓ DANIEL SANTORO." (DANIEL VILA)

domingo, 30 de septiembre de 2018

PERSEVERA Y TRIUNFARÁS


Llaman a licitación y no se presenta nadie, ni siquiera prorrogando la fecha de apertura.

En el segundo llamado se presenta una sola empresa, que no acompaña con la oferta la garantía, requisito elemental que cualquiera que contrata habitualmente con el Estado sabe que debe cumplir.

Como era la única oferta, la licitación se cae; y como era la segunda vez que se caía, la Municipalidad queda habilitada a contratar en forma directa, sin licitación.

Y pide dos presupuestos, pero uno no aparece por ningún lado, como para que podamos saber si era más caro o más barato que la que finalmente ganó.

Que termina siendo la misma empresa a la que antes desestimaron, por no presentar garantía; requisito que no tiene que cumplir, por ser una contratación directa.

Y así se queda con el contrato, con una oferta del 7,61 % por encima del presupuesto oficial.

Un ejemplo de como el que persevera triunfa.

O de que el "Parque de la Constitución" da para todo.

a

HAY 2019


LAS FRASES DEL MES


1. "El presidente me pidió que participara de las reuniones de gabinete para que les explicara la metáfora del flan." (Alejandro Rozitchner)

2. "La UCR apoya la eliminación de ministerios, sobre todo porque a nosotros no nos afecta." (Alfredo Cornejo)

3. "Acá nos hacen falta jueces como los del tribunal electoral de Brasil, no pechos fríos como Bonadío que siguen dando vueltas con excusas garantistas para no meter presa a Cristina." (Eduardo Feinmann)

4. "Es verdad, el presidente me ofreció sumarme al gabinete, pero no es cierto que le haya dicho que no para no perjudicar la intención de voto de mi posible candidatura presidencial." (Ernesto Sanz)

5. "Quiero desmentir ese audio que está circulando de una supuesta conversación telefónica donde el presidente me dic "Jorge, la concha de tu hermana, no vengas a la reunión de gabinete, pelotudo, porque suprimí el ministerio"." (Jorge Triaca)

6. "Firmar telegramas de despidos se termina convirtiendo en un vicio, miren si no lo que me pasó a mí, que firmé mi despido del ministerio." (Andrés Ibarra)

7. "Estamos reconsiderando lo del paro nacional para el 25, es muy posible que para esa fecha ya tengamos un nuevo gobierno." (Héctor Daer)

8. "Las puñaladas que recibí fueron reales, no admito que me comparen con Neymar." (Jair Bolsonaro)

9. "Yo no voy a ser socio del ajuste: el único diputado que tengo en el Congreso, que a veces hace lo que se le canta y no lo que yo le digo, no va a votar el presupuesto con el ajuste pedido por el FMI, creo." (Miguel Lifschitz)

10. "No entiendo como hay gente que pudo haber apoyado a éste gobierno, pese a mis constantes advertencias señalando que su rumbo era equivocado." (Luis Majul)

11. "Que hayan sacado el "Fútbol Para Todos" vaya y pase, pero que quieran cobrar entrada a los museos me parece demasiado." (Beatriz Sarlo)

12. "Nos pasaron a nosotros fondos de Educación porque es sabido que la letra con sangre entra." (Patricia Bullrich)

13. "Ahí tienen, ustedes que decían que yo era como Pinocho, de madera y con el corazón de fantasía." (Nicolás Dujovne)

14. "Que la sociedad se quede tranquila que el dólar se va a quedar en 40, porque 40 fueron los años que el pueblo de Dios peregrinó por el desierto." (Elisa Carrió)

15. "No queremos que haya jueces macristas, pero tampoco se lo podemos impedir." (Germán Garavano)

16. "En Moreno hay un desgobierno absoluto y manda el narcotráfico hasta en las escuelas, si fuera parte de la provincia de Buenos Aires yo no permitiría que eso pase." (María Eugenia Vidal)

17. "La verdad de la plata de los bolsos es que fui a un cabaret." (José López)

18. "Quiero desmentir que yo haya tenido algo que ver con el fallo de la pelea entre Canelo y Golovkin." (Claudio Bonadío)

19. "Ni loco vuelvo a la Argentina hasta que no se vaya Macri, a ver si me meten preso." (Papa Francisco)

20. "La ex presidenta dice que podemos excavar en toda la Patagonia  pero no vamos a encontrar nada que la incrimine, así que ya sabemos que hacer: excavaremos en el resto del país." (Carlos Stornelli)

21. "Estamos analizando nuevas hipótesis respecto a lo que pueden haber hecho con el dinero de la corrupción, pero mirar todas las series de Nétflix es un proceso que lleva su tiempo." (Patricia Bullrich)

22. "Quiero ampliar mi declaración para dar detalles de como Cristina ordenó la muerte de Juan Duarte." (José López)

23. "A los que critican mi designación en el ministerio de Seguridad les digo que en apenas un día de gestión, ya conseguí que condenaran a los prefectos que torturaron a los pibes de la villa 21." (Florencia Arietto)

24. "Pensar que me criticaron cuando dije que el macrismo y el kirchnerismo eran lo mismo, ahora hasta Urtubey coincide conmigo." (Nicolás Del Caño)

25. "Descartamos que los contactos que detectamos en el fondo del mar correspondan al "ARA San Juan"; podría tratarse de la bóveda con los dineros de la corrupción K, o el poder adquisitivo del salario." (Oscar Aguad)

26. "Digan ahora que somos tibios y al gobierno no le hacemos ni cosquillas, nos cargamos a Caputo." (Héctor Daer)

27. "Apenas me enterés que el intendente Corral tenía obstruída una arteria, le ofrecí un escuadrón de Gendarmería para liberarla." (Patricia Bullrich)

28. "El gobierno debería abrirse más a sus socios en "Cambiemos": mi novia, por ejemplo, estaba disponible para ir al Banco Central." (Julio Cobos)

29. "Macri cree que puede salir de la crisis apropiándose de nuestra banderas." (Alejandro Biondini)

30. "Si es por aportar a la gobernabilidad, yo estaría dispuesto a entrarle a la señora Lagarde, pero eso sí: con la condición de que se afeite el bigote, por lo menos." (Miguel Angel Pichetto)

sábado, 29 de septiembre de 2018

PIZZERÍA "LOS HIJOS DE PUTA"



ADIÓS AL FONDO SOJERO


"El Fondo Federal Solidario fue creado el 19 de marzo del año 2009, mediante el Decreto Nacional 206/2009 impulsado por la ex presidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner. En la motivación de la creación de este Fondo se encontraba la preocupación política por conservar los puestos de trabajo en todo el territorio nacional, dado que por el impacto de la crisis internacional muchos sectores podrían haber sido afectados. Es por ello que esta política económica funcionaba como contra cíclica de forma tal que mediante estos recursos se impulse y motorice los factores productivos en cada una de las localidades de nuestro territorio. Este fondo tenía como fin específico, y obligatorio, el financiamiento a obras de infraestructura sanitaria, educativa, hospitalaria, vivienda o vial con lo cual se prohibía el uso para solventar gastos corrientes. Este requisito en el destino del recurso estaba relacionado justamente en generar puestos de trabajo locales, y a su vez mejorar la calidad de vida de la comunidad."

"El Fondo Federal Solidario, se componía del 30% del total de recursos que percibía el Estado Nacional por los derechos de exportación de la soja, de todas sus variedades y derivados. La forma de distribución entre las provincias estaba basada en la Ley de Coparticipación Federal (Ley N° 23.548), donde a la provincia de Santa Fe se le asigna 8,84%. Por lo tanto, su distribución nunca fue arbitraria, y además las transferencias se realzaban de forma automática. Luego, de lo recibido por cada provincia se debía coparticipar a los municipios y comunas al menos el 30%, también en función de los índices de coparticipación provinciales."

"Por lo tanto, era solidario porque: • su distribución abarca a todo el territorio argentino, independientemente si estos territorios producían o no el grano de soja, o agreguen valor a algunos de sus derivados. Primaba el sentido Federal, en su interpretación solidaria. • también les volvía parte de la riqueza generada a los territorios productores del grano de soja, o de sus derivados, de forma tal que no solo sea apropiada por el grupo de productores locales sino por toda la población que allí vive y se desarrolla. 3. Variables de las cuales depende el Fondo Federal Solidario Como el Fondo Federal Solidario se componía de recursos provenientes por los derechos de exportación de la Soja, en sus distintas variedades y derivados, el crecimiento o disminución del mismo estará determinado por distintas variables, a saber: • El Valor de exportación en dólares de cada uno de los productos."







"El martes 14 de agosto de 2018, a través del decreto 756/2018 el gobierno Nacional decidió eliminar el Fondo Federal Solidario, con lo cual a partir de ese momento las provincias y por ende los municipios y comunas dejaban de percibir este recurso. Según el presupuesto Nacional para el 2018, para este fondo se estimaba recaudar 25.618 millones de pesos, hasta la fecha de eliminación solo se transfirieron 15.451 millones de pesos, con lo cual el estado en principio se habría “ahorrado” mas de 10.000 millones de pesos. Este monto de “ahorro” es de esperar que se eleve dado que hay dos variables que influyen en su incremento, 1- el aumento del tipo de cambio, 2- el incremento de las retenciones al producto."

"Es por ello, que el nuevo Programa de Asistencia Financiera a Provincias y Municipios, lanzado como forma de compensar la perdida por la eliminación del FFS, y sobre todo como presión para aprobar el presupuesto del año 2019 escrito por el FMI y la afirma de la adenda de ratificación del consenso fiscal de 2017, es considerado una estafa por la Federación Argentina de Municipios. Este programa plantea una suma de 4.125 millones a ser distribuidos entre provincias y municipios en un 50% en cuatro cuotas y solo por el año 2018. Si realizamos un simple calculo en base a las estimaciones presupuestarias, el Gobierno Nacional se estaría ahorrando de distribuir casi 6.000 millones de pesos, que como dijimos antes es mas que probable que esa cifra se incremente."

"Para el caso de la provincia de Santa Fe recibirá fondos aproximadamente cercanos a los 400 millones, que serian distribuidos 200 para la administración provincial y 200 para municipios y comunas. Esta cifra no alcanzaría a completar las proyecciones estimadas en el presupuesto provincial, dejando un rojo de 600 millones aproximadamente. En la provincia vecina de Entre Ríos, recibirá fondos aproximadamente cercanos a los 200 millones, que serían distribuidos 100 para la administración provincial y 100 para municipios y comunas. Esta cifra no alcanzaría a completar las proyecciones estimadas en el presupuesto provincial, dejando un rojo de 700 millones aproximadamente."







"Como queda demostrado, las nuevas políticas económicas adoptadas desde diciembre de 2015 han ido liquidando el Fondo Federal Solidario y su principio de federalizar los recursos en un sentido solidario. También, se abandonó la política económica anticíclica, de forma tal de multiplicar los efectos de una mayor inversión productiva, en este caso infraestructura en cada localidad del país, teniendo un impacto directo e indirecto en la creación de puestos de trabajo. Las políticas de redistribución de la riqueza, a través de medidas progresivas, es decir donde paguen mas los que mas tienen, se han dejado de lado fundamentadas en la creencia, por que ya esta demostrado que no ocurre, que la quita de retenciones induce a que ese ahorro por parte de las empresas exportadoras se vuelque al sector productivo."

EXPLICÁME


¿Nos podrías explicar entonces como es que antes, cuando estábamos a nada de ser Venezuela y “ze dobaban todo, ze dobaban” les alcanzaba para pagar la jubilaciones sin pedirle plata al FMI?

Es más: incluso les alcanzó para pagarle también al FMI, y quedar sin deberle nada.

Y para pagarles a más jubilados, porque agregaron a tres millones y medio por las moratorias.

Y para pagarles dos aumentos al año, fijados por ley, y con un índice que daba más alto que el que ustedes hicieron aprobar ahora.

Y para poner la asignación universal, que no estaba, y ajustarla por el mismo índice de las jubilaciones.

En cambio ahora, cuando no roban, son transparentes y nos dicen la verdad, no alcanza.

Aunque sacaron las moratorias, y las reemplazaron por una “pensión universal al adulto mayor” que es menos que la jubilación mínima que tienen los que entraron a las moratorias.

Y además ya la están queriendo recortar, haciéndola incompatible con el cobro de un sueldo.

Como recortaron el índice de ajuste de las jubilaciones, para que diera aumentos menores.

Pese a todo eso, no solo pidieron plata al FMI y le volvimos a deber, sino que acaban de pedir más, porque lo que les habían dado no les alcanzó, aunque los jubilados cobran menos.

Dále, copáte y explícanos como es, porque somos medio duros para entender.

viernes, 28 de septiembre de 2018

"ÉSTA ES MI VERDAD, ÉSTA ES MI LUCHA"



(Adolf Hitler, "Mein Kampf", Munich, 1925)

Ojalá lo de "aislar" sea una metáfora.


CANJE: DEUDA POR PUERTO


Tomás deuda en dólares, sube el dólar, necesitás más pesos para pagar esa deuda en dólares.

Y si no tenés esos pesos, de algún lado los tenés que sacar.

Por ejemplo de lo que estaba previsto para hacer obras en el nuevo puerto de Santa Fe, para lo que también te endeudaste.

Al pedo, porque del nuevo puerto ya nadie habla, y ni se sabe cuando se hará, si se hace.

Pero la deuda la tenés, y en algún momento tendrás que sacar de otro lado, para pagarla.

Pero mientras tanto la vas pedaleando, total, ya ni Víttori ni la Bolsa de Comercio hablan del nuevo puerto: están muy ocupados usufructuando los negocios del actual.

EL PERONISMO QUE ENTRA AL CEMENTERIO


Del peronismo se ha dicho hasta el cansancio que antes que un partido político o un movimiento, es un formidable aparato de poder, desprovisto de ideología, y de exacerbado pragmatismo; dispuesto a hacer cualquier giro o contorsión con tal de acceder al poder si no lo tiene, o conservarlo si lo posee. Un socio o aliado circunstancial, que te acompaña hasta la puerta del cementerio, pero nunca entra.

La caracterización por supuesto, por supuesto, la han hecho los gorilas y la oligarquía, que como decía Cooke, en un país colonial son las dueñas de todo, hasta de los diccionarios. Pero eso no significa que en algunos casos no sea en parte cierta, o que algunos que se dicen peronistas no la compren, y crean que el peronismo se reduce a eso.

De hecho, desde que asumió Macri para acá, muchos peronistas (gobernadores, senadores, diputados, dirigentes sindicales e incluso analistas políticos) han explicado desde allí la “colaboración” de un sector de la oposición al gobierno con los planes de éste, desde aquella “manito” inicial de validar el acuerdo con los fondos buitres, a la aprobación del presupuesto del año que viene, que algunos se aprestarían a perpetrar ahora.

En éste último caso nos queremos detener: hemos hablando mucho acá del tema, y nos hemos cuidado bien de juzgar a los “pragmáticos realpolítikers” en sus propios y estrictos términos, es decir, según los resultados que obtuvieron de su aporte de “gobernabilidad” al nuevo experimento oligárquico que gobierna la Argentina desde diciembre del 2015.

Lo concreto es que no pueden exhibir muchos resultados que justifiquen el pragmatismo, porque el gobierno no sólo no ha cumplido la palabra empeñada en cuanto pacto, acuerdo o rosca accedieron a cerrar con él, sino que acto seguido  busca la forma de sorprenderlos desprevenidos para pasarlos a degüello, como las tropas mitristas en sus expediciones de policía al interior del país, en el siglo XIX.

Basta recordar lo que pasó con el presupuesto del año pasado (tirado al canasto por el propio gobierno a las 12 horas de haber sido sancionado), el financiamiento de los déficits de las cajas jubilatorias, o las contraprestaciones pactadas por haber bancado la ruinosa (para los jubilados) reforma previsional. El presupuesto del 2019 está lejos de ser la excepción a la regla, sino más bien es su plena confirmación.

El libelo remitido por Macri al Congreso luego del ajuste pactado con el FMI (el primero) ya ha sido analizado acá en varias oportunidades, y a ellas nos remitimos; pero nos permitimos recordar algunos aspectos significativos que los pragmáticos dispuesto a votarlo parecen haber deglutido: la eliminación del fondo sojero y su reemplazo por una contribución excepcional, menor y discrecional, por única vez; la insistencia en rebajar jubilaciones y asignaciones familiares a las provincias de la Patagonia, la eliminación de los subsidios al transporte, la paralización de la obra pública nacional en las provincias, el intento (aun no concluido) por eliminar la tarifa social de la electricidad transfiriéndoles a los gobiernos locales su financiación y más recientemente (en el Boletín Oficial de ayer, ver acá), la eliminación de la bonificación por menor consumo en las tarifas del gas, y la rebaja de los descuentos en sus tarifas para las provincias de la Patagonia.

Eso, ateniéndonos estrictamente a las disposiciones del presupuesto que tienen que ver con la relación entre la nación y las provincias, y sin considerar las otras cláusulas del mismo que lo hacen invotable: los cambios en Ganancias de resultas de los cuáles más jubilados y trabajadores pagarán más del impuesto, el intento de dejarle las manos libres al gobierno para reincidir en un mega canje de deuda, otro manotazo a las utilidades del Banco Nación, solo por citar algunos.

Sin embargo y como da cuenta la imagen de apertura, el “peronismo racional”·representado en el Senado por el bloque de Pichetto, y en Diputados por el interbloque “Argentina Federal” que reporta a algunos de los gobernadores, acompañaría con sus votos el presupuesto, a cambio de algunos retoques menores. Lo mismo harían los diputados del Frente Renovador con algunas excepciones a confirmarse (Felipe Solá, Daniel Arroyo, Facundo Moyano), pese a las ambiguas promesas promesas de Sergio Massa a los sectores más combativos del sindicalismo; y en ambos casos habrá que estar atentos a oportunas ausencias o abstenciones.

Todo eso pese, también, a que el nuevo acuerdo que el gobierno acaba de concluir con el FMI (que al igual que el primero tampoco pasará por el Congreso) impacta sobre el presupuesto, al punto de convertir sus proyecciones en papel higiénico: contempla un dólar en promedio a $ 40,10 para el año que viene, cuando la propia “tablita” que comenzará a aplicar el Banco Central lo sitúa pasando los 48 $ para diciembre de este año, y los 57 $, para el año que viene. Eso, sin considerar el doble destrato institucional de sombrerera al Congreso en una discusión que constitucionalmente le corresponde, y las consecuencias sociales del mega ajuste con las que deberán lidiar si ese presupuesto se aprueba tal cual fue enviado.

Así las cosas y a esta altura del partido, corresponde que uno se pregunte cuan pragmática es una oposición (peronista) que acompaña a un gobierno que marcha al cementerio, y decide entrar con él, compartiendo su suerte hasta el final; y si fuera cierto que creen ser la alternativa para sucederlo, condicionando la suya propia con compromisos política y socialmente incumplibles y económicamente lesivos, y una bomba de endeudamiento que surgen de los pactos con el FMI.

Acaso los “realpolítikers” estén en realidad y en definitiva, respondiendo a convicciones ideológicas profundas, desde las que eligen no cuestionar el rumbo que lleva al país a la quiebra, porque en su fuero íntimo piensan que es el correcto. Algunos incluso lo han blanqueado, como Schiaretti o Urtubey; quizás porque lo ven parecido a otro peronismo con el que se sintieron más a gusto, que es el que le gustaba a la gente que no es peronista: el peronismo de Menem en los 90’, con Cavallo, María Julia y don Alvaro subidos al bote, para colaborar en la concienzuda destrucción de la Argentina peronista; ese peronismo que se reconciliaba con Isaac Rojas. O el de Ricardo Zinn funcionario del gobierno de Isabel, ya muerto Perón, en los 70’.

Si hubiera que apostar, diríamos que muchos de ellos sufrieron el kirchnerismo, como una especie de infiltración izquierdista en el movimiento (muchos parecen conservar “los viejos odios” como decía Borges, pero en este caso de las peleas internas de los 70’), que toleraron mientras hacerlo les reportaba caja, obras y votos para ganar elecciones, y de la cual el triunfo de Macri vino a liberarlos; y por eso le quieren retribuir apoyándolo. Tuit y video relacionados:

jueves, 27 de septiembre de 2018

MIRÁ MACRI, ESTO ES UN PRESIDENTE

DADY CONDUCCIÓN


Acá completo: 



LOS CIPAYOS Y EL SER NACIONAL


Si hubiera que juzgar por las reacciones sociales que generó la decisión del gobierno de Macri de volver a endeudar al país con el FMI y atarlo a sus designios económicos, pareciera que aquellos tiempos en los que Néstor Kirchner cancelaba la deuda del país con el organismo, y como consecuencia de esa decisión su imagen positiva en la opinión pública llegaba al tope; tanto como crecía el rechazo de buena parte de los argentinos a una institución a la que -con justicia- se asociaba como co-responsable de la implosión de la convertibilidad, y el estrepitoso fracaso del gobierno de De La Rúa.

Alguien podría acotar que lo constatado no sorprende, porque la misma llegada de Macri al poder por el voto popular está hablando a las claras de un indulto social a la Alianza, y sus principales protagonistas, entre ellos la UCR, y estaría en lo cierto.

Pero volvamos al Fondo: en pocos años pasamos de no deberles un peso y que cerraran su oficina en Buenos Aires (a tal extremo llegó su grado de alejamiento del proceso de toma de las decisiones económicas del país), a pedirles más de 50.000 millones de dólares, que pongan y saquen funcionarios del gobierno, y que el presidente nos pida que todos nos enamoremos de Christine Lagarde; lo cual -reiteramos- no sería tan grave como en sí mismo lo es, si no hubiera una parte importante de la sociedad argentina a la cual esas muestras de genuflexión le son indiferentes, y otra no menor, que las considera correctas, adecuadas o necesarias para que el país crezca y prospere.

Así, el decadente ballet de Macri en cada paso de su penoso desempeño reciente en los Estados Unidos (que incluyó un bochornoso discurso en la ONU en el que se sumó a la ofensiva imperial contra Venezuela), si bien genera rechazo y vergüenza ajena en muchos argentinos, es visto por otros con simpatía, o como el precio que hay que pagar para “volver al mundo”, lo cual es a su vez -parece- una condición sine qua non para tener destino y futuro como país.

Algo parecido ocurrió ya cuando, nada menos que en los festejos del los 200 años de la declaración de la independencia, Macri protagonizó aquel papelón del “Querido rey”, que quedará en la historia triste de nuestro país; y otros tantos episodios por el estilo, que se podrían citar, en estos tres años de gobierno de “Cambiemos”.

Con lo dicho hasta acá estamos anticipando opinión respecto a que no atribuimos todos los males del país al extranjero, a las grandes potencias y poderes económicos dominantes en la esfera internacional (que por supuesto aportan lo suyo a ellos), sino en nuestras propias falencias como sociedad; o por lo menos de una parte importante de la misma. Como decía Jauretche (a quien vamos a citar seguido en estos temas) “si es malo el gringo que nos compra, peor es el criollo que nos vende”.

Una vez más se nos propone como único futuro posible para el país un destino apendicular, rotulado como “inserción inteligente en el mundo”, pero que no es más que ofrecernos como paraíso fiscal, granero colonial y territorio liberado para la penetración del capital financiero especulativo, o la inversión multinacional depredadora. No parece haber en la mente de Macri, su gobierno y la coalición social y política que lo sustenta, más que ese estrecho rol para la Argentina.

La derecha argentina, llámese conservadora, liberal o neoliberal, tiene una larga tradición colonial que se remonta a los orígenes mismos de nuestra organización nacional (sustentada en una derrota nacional, la de Caseros, vendida como una gesta libertaria); y si se quiere ver más atrás, incluso a los tiempos de la Revolución de Mayo y las luchas por la independencia: siempre hubo en el país sectores que confiaron toda nuestra suerte a oportunas alianzas con el extranjero, en las que este imponía las condiciones, más que en las propias fuerzas y capacidades del país y de sus hijos, para labrar por sí mismos su propio destino.

El cipayismo es, entonces, casi una marca de fábrica de buena parte de la sociedad argentina, que atraviesa toda nuestra historia política y fue sistematizada teóricamente por Sarmiento en el “Facundo”, el Evangelio fundacional de nuestro complejo de inferioridad cultural; lo que Jauretche llamaba las zonceras de autodenigración, y que en tiempos más modernos está muy bien representado por Luis Solari, el personaje de Capusotto, que “no viajó pero le contaron”·como afuera hacen todo mejor que acá, siempre.

De allí viene también esa tara cultural de no confiar ni creer en nuestras propias capacidades si no son elogiadas o validadas desde el extranjero, o prestar atención todo el tiempo a “como nos ven desde afuera”; rasgo este compartido por muchos sectores de izquierda o “progresistas”. 

El cipayismo es entonces una cosmovisión cultural, con consecuencias sociales: se manifiesta en el deseo aspiracional de trabajar para una multinacional extranjera como símbolo de status social, o de sacar la doble ciudadanía para irse del país a la primera de cambio, el afán por obtener la “green card”, una beca o pegar un programa de intercambio cultural; comportamientos todos donde la línea entre el legítimo deseo de progreso o perfeccionamiento individual o familiar, y el abandono de todo compromiso con el país y su destino, se torna borrosa.

No hablamos, claro está, de aquel que se ve forzado a buscar otros rumbos empujado por la crisis y la falta de perspectivas, sino del que lo hace aun en tiempos de bonanza, y mientras tanto vive exiliado en su propio país, del que nada le gusta ni lo conforma, y por eso no ve con malos ojos que un gobierno le plantee como proyecto político dejar que otros decidan por nosotros, para poder así ser tal vez como esos otros.

Un rasgo constitutivo -por paradójico que parezca- de nuestro ser nacional, si tal cosa existe y puede ser aprehendida; un destino de país satelitario de un sistema de poder extraño y ajeno, una colonia cuyo rumbo definen otros, y que no depende de lo que nosotros queramos, sepamos o podamos hacer; porque nos han convencido que no podemos ni sabemos, y en consecuencia no importa lo que queramos. 

Mirá si nosotros vamos a ser capaces de lanzar satélites al espacio, o construir reactores nucleares, ni tan siquiera de tener nuestra propia marina mercante: Sarmiento (cuyo nombre lleva el buque escuela de nuestra Armada) se reía de la "ocurrencia de los gauchos al timón".

Como decíamos más arriba, una mentalidad arraigada entre nosotros, que presupone un pesado lastre social, político y cultural para la construcción de un gran país, un país que sea -como dicen las banderas originales del peronismo, sin ir más lejos- justo, libre y soberano. Y a ese país (he allí el desafío) hay que hacerlo con todos adentro, incluso con ese lastre de los que no quieren que seamos siquiera un país, digno de ese nombre.

miércoles, 26 de septiembre de 2018

SIGAN HACIENDO CONTRATOS EN DÓLARES, NOMÁS


Varias veces hemos hablado acá de los costos para el Estado de hacer contratos en dólares, o pagaderos en pesos pero de acuerdo a la cotización del billete de verde; algo que en la provincia de Santa Fe y en las gestiones del socialismo es bastante frecuente.  

Hace uno días atrás en ésta entrada contábamos el caso de uno de esos contratos, en los que encima la provincia hacía uso de la opción para ampliarlo en la cantidad de cosas que compraba, sola opción que le costó (al tipo de cambio de ese momento) tener que desembolsar más de 84 millones de pesos adicionales.

Más tiempo atrás, les contábamos en ésta otra entrada el caso del mega-contrato para la instalación y puesta en funcionamiento de un sistema oficial integrado de comunicaciones oficiales con tecnología digital; que se adjudicó a la empresa BGH en más de 38 millones de dólares.

Se imaginarán ustedes lo que pasó cuando el dólar empezó a subir: sí, el contrato al Estado provincial le empezó a costar cada vez más caro.

Tanto que tuvo que reforzar las partidas para atenderlo con 100 millones de pesos, como muestran las imágenes del decreto que ilustran el post.


AÑOS EDUCANDO AL PERONISMO

BREVES FUNDAMENTOS DE LA CONDENA PENAL A LUIS CAPUTO


Tomaste deuda externa por montos siderales cobrando altas comisiones,  y llegaste a emitir un bono de deuda por 100 años. Te vas y te llevás las comisiones, pero nos dejás la deuda que pagaremos todos los argentinos.

CÓDIGO PENAL-Artículo 256: Será reprimido con reclusión o prisión de uno a seis años e inhabilitación especial perpetua, el funcionario público que por sí o por persona interpuesta, recibiere dinero o cualquier otra dádiva o aceptare una promesa directa o indirecta, para hacer, retardar o dejar de hacer algo relativo a sus funciones.

Desde el gobierno hiciste negocios personales con Lebacs y dólar futuro. Usando la información privilegiada que tenías como funcionario, ganaste en pocos meses más de 40 millones.

CÓDIGO PENAL- ARTICULO 268 . - Será reprimido con la pena del artículo 256, el funcionario público que con fines de lucro utilizare para sí o para un tercero informaciones o datos de carácter reservado de los que haya tomado conocimiento en razón de su cargo.

Hiciste que el Fondo de Garantía de Anses comprara Lebacs pagando una enorme comisión a un Fondo de tu propiedad, cuando Anses no tenía ninguna necesidad de recurrir a un intermediario para comprar esas letras.

CÓDIGO PENAL- ARTICULO 261. - Será reprimido con reclusión o prisión de dos a diez años e inhabilitación absoluta perpetua, el funcionario público que sustrajere caudales o efectos cuya administración, percepción o custodia le haya sido confiada por razón de su cargo. Será reprimido con la misma pena el funcionario que empleare en provecho propio o de un tercero, trabajos o servicios pagados por una administración pública.

Fuiste socio de los fondos buitres a través de las tenencias de bonos argentinos que vos manejabas, y cobraste esos títulos a causa del arreglo de Macri con los buitres, arreglo del cual  fuiste principal protagonista y beneficiario.

ARTICULO 265. - Será reprimido con reclusión o prisión de uno (1) a seis (6) años e inhabilitación especial perpetua, el funcionario público que, directamente, por persona interpuesta o por acto simulado, se interesare en miras de un beneficio propio o de un tercero, en cualquier contrato u operación en que intervenga en razón de su cargo. Se aplicará también multa de dos (2) a cinco (5) veces del valor del beneficio indebido pretendido u obtenido.

Como mesadinerista de profesión, desde el Banco Central organizaste el canal de fuga de las divisas que llegaban al país a través del endeudamiento. Los miles de millones de dólares por los que nos endeudaste, terminaron en el bolsillo de tus clientes y amigos, entre ellos el Presidente.

El país perdió miles de millones en tu gestión. La toma de ganancias ilegales fue solo para vos y tus cómplices.

CÓDIGO PENAL- ARTICULOS 256, 261, 265 y 268.

martes, 25 de septiembre de 2018

EL PAÍS, BAJO EL CONTROL OPERACIONAL DEL FMI


Los que afirman que el gobierno de Macri tiene -como el Chapulín Colorado- todos sus movimientos fríamente calculados, deberán explicar el papelonazo de la renuncia de "Toto" Caputo al Banco Central mientras Macri pasaba la gorra entre los inversores en Wall Street y le hacía declaraciones de amor a madame Lagarde, Dujovne negociaba con la burocracia del FMI  un nuevo desembolso del organismo (que será bastante menor de lo anunciado, si es que llega), y el país está paralizado por una huelga general.

Un signo más de la descomposición del gobierno -si es que faltaran-, que dio por la borda con tres días de relativa tranquilidad cambiaria por el arribo de nuevos fondos especulativos, que movieron a Macri a lanzar su reelección desde las oficinas de bloomberg en Nueva york; otro síntoma de un tiempismo muy particular, por lo mal calibrado. 

Por cierto: con la nueva corrida que se disparó con la salida de "Toto", esos fondos perderán lo que esperaban ganar con su entrada a la bicicleta recargada de las LECAPS con interés mensual del 4 %, capitalizable; como le pasó en su momento a Templeton comprando los BOTES en plena corrida, para darle una mano a "Toto": entre tahúres ese tipo de joditas, más tarde o más tenprano, se pagan; el asunto acá es que es con la de todos.

Se va Caputo tras 100 días de gestión que quedarán en la historia: rifó 15.000 palos de las reservas que entraron como deuda con el FMI que habrá que pagar, para que los amigos pudieran fugar, y pese a eso, llevó el dólar de 20 a 40 pesos en ese lapso. Eso sí: multiplicó por dos su patrimonio, saliendo a tiempo de las LEBAC's para pasarse a verdes, al principio de la corrida; por lo que algún juez o fiscal dignos de ganarse el sueldo (si es que aun queda alguno que no responda a los dictados de la banda gobernante) debería asegurarse que tras haberse ido del gobierno, no pueda irse del país.

La salida de Caputo es consecuencia de la sorda pelea que venía librando con Dujovne y la burocracia del FMI por el uso de las reservas, que "Toto" regalaba baratas sin poder contener al dólar; pese a toda la batería de negocios alternativos que fue montando para engordar los bolsillos de los inversores, tarea en la que -habrá que decirlo- Dujovne lo asistió, sin fisuras. Porque en eso no hubo ni hay internas.

Ese contexto hace suponer (aunque con este gobierno nada puede darse nunca por sentado) que ahora las ventas del Central de dólares que no son suyos sino que debe devolver, se retacearán, y en consecuencia aun con un mercado acotado por la recesión (que merma las importaciones) y la no liquidación de los exportadores (eximidos de hacerlo por el gobierno), el billete verde se volverá a disparar, con las consecuencias conocidas: mayor inflación y en consecuencia empobrecimiento de los sectores de ingresos fijos (asalariados, jubilados).

Y también mayor posibilidad de default, porque el Estado necesitará cada vez más pesos, para comprar los dólares que necesita para pagar los vencimientos de la deuda. Lo que a su vez refuerza para el gobierno la necesidad de un ajuste en las cuentas públicas, que encuentra cada vez más resistencia social: el macrismo en su laberinto, que es ni más ni menos que lo que olfatearon los mercados, cuando le cortaron el crédito.

A través de Sandleris (uno de los gestores técnicos del acuerdo con el FMI) el Fondo asume directamente los comandos operacionales de la economía, porque los del país ya los tiene desde que Macri aceptó firmar el stand by: desde entonces para acá no vaciló en entregar primero a Sturzenegger (el tipo que mejor expresaba su pensamiento económico, si es que tal cosa existe) y ahora a Caputo, a quien admiraba por su habilidad para hacer negocios que incrementaran su fortuna personal; una cualidad sumamente apreciada en la escala de valores macrista, aun cuando quedó demostrado que no garantiza el éxito en el ejercicio de funciones públicas tan delicadas, como conducir el Banco Central.

Eso demuestra que Macri está dispuesto a entregar todo, con tal de permanecer a flote, tanto que incluso ha entregado la presidencia, sus atributos y sus potestades constitucionales para dirigir los destinos del país: como aconsejaba Rudi Dornbusch en los tiempos de Anne Krueger, el país está hoy en manos de una buocracia (la del FMI) desprestigiada aun en los países centrales que suelen recomendar seguir sus políticas, que supervisará sus cuentas disponiendo hacia donde va cada peso que salga de ellas.

Un FMI que ya no será -como pensó Macri- el prestamista de última instancia que supla el auxilio financiero que provenía de los mercados, que le cerraron el grifo, sino (como viene siendo en sus últimas intervenciones en contextos de países en crisis) el síndico de la quiebra, cuyo objetivo exclusivo es administrar el patrimonio del deudor, para garantizar que puedan cobrarse de él los acreedores. 

En ese marco deberán leerse todos los sucesivos acuerdos que de ahora en más se anuncien, incluso si contemplaran más desembolsos de fondos: ahora se entiende tanta insistencia en meter en el presupuesto una cláusula tramposa para poder negociar otro "megacanje" de deuda, endosándole la cuenta al gobierno que suceda a Macri.

El peor gobierno del que se tenga registro de memoria en tiempos democráticos ha batido su propio récord: el año pasado sepultó la meta de inflación prevista en el presupuesto a las 12 horas de que el Congreso lo aprobara, en aquella célebre conferencia de prensa de los cuatro fantásticos, de los que hoy solo dos siguen siendo parte del gabinete. Ahora pulverizó la inverosímil estimación del precio del dólar contenida en el proyecto de presupuesto para el año que viene, antes de que el Congreso comenzará a analizarlo siquiera en comisiones: ¿quedará aun algún "opositor responsable" dispuesto a votar ese mamarracho?

Con todo y su importancia, estos son los detalles si se quiere técnicos y económicos del asunto, pero los más graves son los políticos e institucionales: Macri hace rato ya que no gobierna sino es gobernado, y como viene advirtiendo entre otros Artemio López, ingresamos en una espiral indetenible de disolución del poder político, y de la autoridad presidencial.

Como consecuencia de ello el país, que ya está sumido en una profunda crisis económica y social, se asoma al abismo de una crisis institucional; porque la descomposición del gobierno transcurre a una velocidad infinitamente superior a la de la articulación de una alternativa opositora en condiciones de hacerse cargo de sus destinos; y con un calendario electoral que parece distante años luz, medido en términos de la magnitud de esa crisis.

BOLETÍN EURNEKIÁN


¿Cuántas posibilidades hay de que en un mismo día (y justo un día de paro general, cuando todos están en otra cosa), y en la misma edición del Boletín Oficial, se conozcan dos decisiones de dos organismos distintos del mismo gobierno, que favorezcan a un mismo grupo empresario? 

No muchas, ¿no? Bueno, eso es justamente lo que pasó hoy con el amigazo Eduardo Eurnekián (con Macri en la foto de apertura) y dos de sus empresas emblemáticas.

Primero su petrolera y gasífera Compañía General de Combustibles (CGC) obtuvo una autorización para exportar gas a Chile de la ahora Secretaría de Energía (antes ministerio), por Resolución 12/18 (completa acá); en el marco del régimen del polémico Decreto 893/16, legado de la gestión Aranguren.

Polémico porque el negocio de la exportación de gas (posible ahora porque mermó el consumo interno, por la caída de la industria, y hay excedentes) consiste en vendérselo a las plantas chilenas de la canadiense Methanex (la principal empresa mundial en su ramo), para luego reimportarlo como metanol desde allí, para que las petroleras que operan en el país lo incorporen al corte obligatorio de biocombustibles de sus naftas.

Ayer salieron en el Boletín Oficial otras dos autorizaciones de la Secretaría de Energía bajo el mismo régimen, uno para Total Austral, y otra para Panamerican Energy (PAE) de Bulgheroni, con lo cual alguno podría pensar que Eurnekián no hizo más que entrar en un negocio donde ya había otros jugadores.

Sin embargo, ése no fue el único beneficio que obtuvo del gobierno de Macri por estos días: en el mismo Boletín Oficial de hoy, como decíamos, aparece la Resolución 849 del Ministro de Transporte Guillermo Dietrich (completa acá), uno de los sobrevivientes de la poda de ministerios que hizo Macri hace poco.

Por la resolución se transfiere al ámbito de la concesión de Aeropuertos Argentina 2000 (la empresa de Eurnekián que explota desde 1997 la mayoría de los aeropuertos del país) los espacios del aeródromo de El Palomar que el Estado nacional reformó a través de obras encaradas por la cartera de Dietrich; para transformar lo que era una base aérea militar, en un lugar desde el que pueden operar las líneas aéreas low cost como Avian (de la famiglia presidencial) o Fly Bondi.

Para que se entienda: el Estado le amplió el negocio a Aeropuertos Argentina 2000, poniendo plata en obras en una estación aérea que la empresa no explotaba hasta ahora, y que podrá pasar a hacerlo por decisión de ese mismo Estado, pero sin poner un peso. 

Hace unas semanas Eurnekián también se había quedado con dos de los seis corredores viales de rutas nacionales licitados bajo el sistema PPP (Participación Pública Privada), a través de su constructora Helport.

Digan que el hombre quedó mencionado en la causa de los cuadernos como uno de los que pagaron coimas durante el kirchnerismo, si no le entregaban las llaves de la Casa Rosada. Aunque pensándolo bien, no las necesita. 

TODO BUSCA SU LUGAR


Mauricio Macri ganó las elecciones y llegó al gobierno -también- con el voto de muchos trabajadores, y con el apoyo más o menos disimulado de muchos dirigentes sindicales, que creyeron en "la necesidad de un cambio" y en algunas promesas electorales, como la eliminación del impuesto a las Ganancias. Se creía entonces en un Macri "desarrollista", que como empresario provenía de la industria, y no pocos suponían que encarnaba un proyecto en el que había lugar para esa industria, y dentro de ella, para su correlato sindical. El caso del SMATA y el "plan de un millón de automóviles" es arquetípico al respecto.

También se suponía que su triunfo representaba el ocaso definitivo del kirchnerismo y de Cristina, y el surgimiento de un "peronismo moderrno, competitivo y funcional", donde parte de ese sindicalismo recuperaría un lugar de protagonismo que había perdido. Macri gozaba además de amplios apoyos dentro del empresariado (incluso del vinculado al desarrollo del mercado interno), donde no pocos compartían -por ejemplo- la necesidad de "sincerar las tarifas de los servicios públicos". 

Se creía a pie juntillas en el discurso oficial sobre que un gobierno "pro mercado" convocaría -por su sola presencia- la tan ansiada lluvia de inversiones que hiciera posible el crecimiento, sobre la base de no retroceder en los avances conseguidos durante el kirchnerismo. 

No es preciso aclarar que en los casi 34 meses que lleva Macri de gobierno, nada de eso sucedió, porque las predicciones de la "campaña del miedo" fueron superadas por los crudos indicadores de la realidad: la inflación más alta desde 1991, el salario más bajo en términos de poder adquisitivo desde el 2002, el PBI per cápita más bajo desde el 2007, el desempleo más alto desde el 2005, la capacidad instalada ociosa de la industria más alta desde el 2002, y una distribución del ingreso severamente empeorada desde el 2015.

El fracaso estrepitoso del modelo de valorización financiera, o su éxito rotundo en términos de pulverizar el salario y subir el desempleo para disciplinar los reclamos de la fuerza laboral, terminaron empujando a la calle a los sindicatos; y a Macri a hacer el triste papel del millonario mendigo, suplicando apoyos en el FMI y en Wall Street para evitar el defáult de la deuda cien veces negado, y para conectar al modelo a un respirador artificial de fondos especulativos, que le permita llegar con algo de aire a las elecciones de renovación presidencial.

El módico éxito (por no decir rotundo fracaso) de su viaje se vio reflejado ayer en la bolsa, el dólar y el escepticismo que crece al interior del empresariado: desde la propia UIA hablan ahora de pesificar las tarifas de los servicios públicos, y suspender por 180 días los aumentos; y el gobierno saca de la galera el swap de monedas con China que heredó del kirchnerismo y antes desacreditó, para reforzar las reservas del Banco Central frente al magro refuerzo (muy por debajo de las expectativas previas) de los fondos acordados con el FMI: un grosero bandazo no exento de connotaciones estratégicas, de un gobierno que hasta ayer ataba su suerte al alineamiento sin fisuras con los objetivos políticos de los EEUU y su administración.

Ayer medio millón de personas coparon la Plaza de Mayo anticipando la contundencia del paro convocado para hoy, por una conducción de la CGT cuya pasividad la llevó hasta acá a dilatar todo lo que pudiera la adopción de medidas de fuerza, o a anunciarlas con tiempo para descomprimir la protesta social, y tener tiempo para negociar algo con el gobierno a cambio de posponerlas o desactivarlas.

Una estrategia que se vio superada desde adentro, por la presión de la Corriente Federal de los Trabajadores primero, y del flamante FreSiMoNa después; los nucleamientos de los sectores más combativos del sindicalismo tradicional encabezados por Moyano y Palazzo que ganaron la calle junto a las dos CTA, precedidos de un documento con fuertes definiciones políticas en el acto de Ferro, y con la exigencia de que el paro sea el inicio de un plan de lucha más extendido.

Esos mismos sectores sindicales vienen acentuando sus contactos con el kirchnerismo, en paralelo con el reacomodamiento silencioso de piezas al interior del peronismo, con eje en Cristina o por lo menos, sin bolilla negra para ella. El dato central es la novedad de un sector importante del sindicalismo apurando a la política no tanto por un lugar en las listas electorales (sin perjuicio de que la exigencia se plantee naturalmente) como era tradicional, sino por la conformación de una alternativa electoral capaz de desplazar del poder a Cambiemos, para imponer otro programa económico y social más acorde con los intereses de sus representados.

En esa clave hay que leer las declaraciones de Pablo Moyano convocando a Sergio Massa a una interna amplia del peronismo "con todos adentro", o casi todos: no es un dato menor que se entienda y se diga que algunos (como Urtubey) juegan a otra cosa, admitiendo aun sin decirlo que los rótulos tradicionales (como "peronismo") ya no representan necesariamente lo que representaban. Algo parecido está sucediendo hacia el interior de los movimientos sociales, y el replanteo de su relación con el gobierno, con el kirchnerismo y con Cristina.

Con la crudeza del modelo de valorización financiera desplegando los efectos que le son propios y al paso acelerado de la crisis, las cosas se acomodan y clarifican: del sueño de Durán Barba de un electorado votando por sensaciones y emociones y no en defensa de sus propios intereses, a una sociedad (o por lo menos buena parte de ella) que demuestra que está viva y dispuesta a ganar la calle en defensa de sus derechos; marcándole un límite al gobierno al mismo tiempo que le exige a la oposición estar a la altura de las circunstancias.

Un gobierno con fuerte sesgo de clase, que ejecuta un duro programa de revancha social, termina donde debía terminar: ganándose la oposición del conjunto mayoritario del sindicalismo, con sus matices, y con la sola excepción de los desclasados tíos Tom de la oligarquía de las 62 organizaciones peronistas, el sello que manejara hasta su muerte el "Momo" Venegas: hablemos de siglas vaciadas de contenido.

El nuevo acuerdo que se apresta a anunciar el gobierno con el FMi para llegar a marzo y a las elecciones, supone una necesaria estación en la discusión del presupuesto en el Congreso; donde lo que está en juego es en esencia el paso de un goteo o desangramiento económico y social diario de despidos, recorte de derechos y pérdida de los salarios, a la consagración de reformas estructurales regresivas de las que luego sea más dificultoso retroceder en el retorno de un gobierno popular, como sucedió en los 90' con los cambios del menemismo.

De allí que no se trate simplemente de aprobar un presupuesto para darle a una administración una herramienta "de gobernabilidad", y que el rol que jueguen al respecto Massa y el "peronismo racional" sea crucial. Al respecto, nos permitimos ser más escépticos que Pablo Moyano respecto al rol que termine jugando el Kennedy de Nordelta, que hace rato juega su propio juego, que no es el mismo que el nuestro; pero acaso la realidad nos desmienta, hay que esperar para ver, pero los antecedentes no le jugan a favor: ver sin ir más lejos, lo que dicen acá.

Como fuere, el partido no está terminado ni mucho menos, pero el resultado está abierto: mientras decrecen los apoyos al gobierno en la sociedad civil, la calle y el palacio se enfrentan a una disyuntiva: o profundizan su disociación como en el 2001, o uno termina reflejando de algún modo el pulso de la otra, para conservar legitimidad y no acelerar la crisis política.