LA FRASE

"HAY GENTE EN LA MESA DE ENLACE QUE CUESTIONA QUE YO NO HAYA DADO EL DISCURSO DE CIERRE DESPUÉS DEL PRESIDENTE EN EL ACTO DEL 8 DE JULIO, PERO LES HICE ENTENDER QUE TENEMOS QUE SER GENEROSOS." (DANIEL PELEGRINA)

viernes, 31 de enero de 2020

UN ENERO DISTINTO


Los últimos 12 años los santafesinos nos acostumbramos a que si algo era seguro y sabido, era que todos los servicios que estaban a cargo del gobierno provincial, o cuyo precio o tarifa determinaba éste, aumentaban. Y no una vez, sino dos, tres y hasta cuatro veces por año.

La luz, el agua, los peajes y el transporte de pasajeros, en este caso el interubano que vincula dos o más pueblos o ciudades de la provincia. 

Excusas nunca faltaban: que los peajes no tenían subsidios nacionales (recordar los cartelitos en las barreras de la autopista), que el transporte sí tenía pero eran discriminatorios para Santa Fe, que la EPE tenía subsidios pero "hay que garantizar un plan de obras" y coso, y así todo el tiempo. 


Y si bien, como dijimos, los aumentos venían en cuotas a lo largo de todo el año, todos los años en los que el socialismo gobernó la provincia, enero era un mes especial: acá Barricada recordaba hace poco con las capturas de los diarios, como era el mes preferido para descerrajar tarifazos, justo cuando uno usa más la luz porque prende el aire acondicionado, o el agua porque llena la Pelopincho, o viaja al interior para visitar a algún familiar por las fiestas o las vacaciones: era como que los tipos tenían un ensañamiento especial a la hora de aumentar las tarifas.

Pero este enero vino distinto, y mientras el diario de Nahuel Caputo le pega al gobierno de Perotti por "el apagón administrativo" (léase receso, léase "no nos definieron la pauta del año para poder pagar los sueldos"), el gobernador apagó los tarifazos, aun en medio de las dificultades financieras que tiene la provincia.

Y explica en el decreto porque decidió hacerlo: porque "...resulta necesario contribuir a la atención de la situación de vulnerabilidad económica y social de la población y a dar viabilidad a los sectores productivos, (y) ... aliviar el peso de los gastos vinculados a las tarifas de los servidos públicos, en la economía de los hogares santafesinos, y en la estructura de costos de las empresas, industrias y comercios de la provincia;...".


O sea, algo bastante parecido a lo que suele decir Máximo Kirchner, y repitió esta semana en el Congreso en el debate sobre la deuda: "los números tienen que cerrar, pero con la gente adentro".

Claro que esto no es gratis, ni puede durar para siempre, si la cosa no mejora: las medidas nacionales ayudan (como dice el decreto), pero la Legislatura tiene que poner su parte para poder sostenerlas en el tiempo, dándole al gobierno las herramientas que necesita para salir del pozo financiero en el que la dejó el socialismo.

Otra vez, en palabras del decreto: "...a esos fines resultan especialmente necesarias las autorizaciones legislativas que este Poder Ejecutivo ha solicitado y sobre las que cree por ello indispensable insistir ante la H. Legislatura, para poder concertar operaciones de crédito público con el objeto de atender renegociaciones de contratos públicos, la cancelación de deuda flotante, el pago de la deuda consolidada en los términos del artículo 54 de la Ley N° 13938 de Presupuesto General de Gastos y Cálculo de Recursos, y para recomponer las existencias del Fondo Unificado de Cuentas Oficiales a la Vista (FUCO);...".

La semana que viene aterriza en la Legislatura el nuevo proyecto de "necesidad pública" en diversos aspectos, que incluyen desde la emergencia alimentaria y sanitaria, hasta el boleto educativo gratuito, promesa de campaña de Perotti. A ver si los que nos vienen contando que no hace falta porque vivimos en Suecia entienden como viene la mano.


LAS FRASES DEL MES


1. "No tengo nada que ver con la rata que entró al estudio en el programa de Mauro Viale, en ese momento yo estaba grabando "La Cornisa." (Luis Majul

2. "El cambio que iniciamos en la Argentina no se puede detener, a menos que sigan con esa mala costumbre de hacer elecciones cada tanto." (Mauricio Macri)

3. "Tenemos que terminar con toda forma de violencia contra las mujeres,  incluso aunque sea una china que te pega un tirón en el brazo cuando vas caminando." (Papa Francisco)

4. "Viendo la selección de autores del Plan Nacional de Lectura pienso que era preferible que el peronismo siguiera eligiendo las alpargatas." (Pablo Avelluto)

5. "Me parece un horror el impuesto del 30 % a la compra de dólares y los gastos en el exterior, más trabajo para mi contador para evadirlo." (Susana Giménez)

6. "Decepcionantes los libros del Plan Nacional de Lectura lanzado por el gobierno, no hay un Osho, una Condorito, nada de la historia de Boca." (Mauricio Macri)

7. "Apoyo la idea de Susana Giménez: los argentinos nos tenemos que convertir en el gallinero del mundo." (Alfredo De Angelis

8. "Cuando me impidieron entrar a la Asamblea me sentí en un boliche en el que los patovicas me dejaban afuera por morocho." (Juan Guaidó)

9. "El ataque iraní no nos produjo daños, pueden ver que mi jopo está intacto." (Donald Trump

10. "Lo de Guaidó es poco serio." (Jeanine Añez

11. "Hay que aprender de las estrategias de la derecha cuando funcionan, por eso estoy pensando en autoproclamarme presidente como Guaidó, y comenzar la revolución socialista en la Argentina." (Néstor Pitrola)

12. "El peronismo va a desaparecer porque no hay mal que dure 100 años, solo espero vivir para poder verlo." (Juan José Sebrelli

13. "Aunque no lo parezca, tenemos una coincidencia de fondo con el presidente Fernández: los dos pensamos que mi cargo era al completo pedo." (Elisa Trotta)

14. "La causa del gas licuado es muy poco seria, imagínense que yo soy el principal testigo." (Marcelo D'Alessio)

15. "No es cierto lo que dice Sebrelli de que no hay mal que dure 100 años, piensen si no en el bono de "Toto" Caputo." (Aníbal Fernández)

16. "Estoy veraneando en Punta del Este y de vez en cuando me doy un chapuzón en una pileta, pero no hice ningún viaje en helicoptero por estos días." (Elisa Carrió)

17. "Tanto lío con el chancho ése, como si fuera la primera vez que alguien se cae de arriba de un helicóptero." (José Luis Gioja)

18. "¿Para qué vamos a importar cagadores argentinos, teniendo tantos acá?" (Pepe Mujica)

19. "La UCR pide que me expulsen del país, y a todas partes donde voy me dicen que a los que hay que expulsarlos de Argentina es a ellos." (Evo Morales)

20. "Todavía sigo buscando el balcón adecuado para cumplir mi promesa de tirarme, no hay ninguno lo suficientemente bajo." (Federico Pinedo)

21. "Flojita la lista de productos de "Precios Cuidados" que armó el gobierno, estuve viendo que no hay reposeras." (Mauricio Macri)  

22. "Desde la UCR proponemos que, si se reemplaza en los billetes a los animales por próceres, el de un millón de pesos tenga la imagen de Alfonsín." (Mario Negri)

23. "Que yo esté asesorando a la diputada Granata no tiene nada que ver con que en Santa Fe estén por implementar la tolerancia cero al alcohol al volante." (Patricia Bullrich)

24. "Solamente a Macri se le puede ocurrir poner al frente del Banco Nación a un tipo que fundió una fábrica de dulce de leche en la Argentina." (Aníbal Fernández)

25. "Los de Vicentín me hicieron creer que iban a pagar el crédito." (Javier González Fraga)

26. "Las tarifas de la EPE medidas en dólares no aumentaron, no es culpa nuestra que la gente gane en pesos." (Verónica Geese

27. "Yo les decía a los funcionarios: "No nos podemos seguir endeudando porque nos vamos a ir a la mierda", y ahí se nos ocurrió la idea de pedirle 57.000 palos verdes al FMI." (Mauricio Macri)

28. "Si estuviera Daniel Marx explicándonos que piensa hacer el gobierno con la deuda, nos quedaríamos todos más tranquilos." (Miguel Angel Broda)

29. "Quedaba una reposera libre en la Fundación FIFA, y creímos que el ex presidente Macri era el más adecuado para ocuparla." (Gianni Infantino)

30. "Ahora todos hablan de los funcionarios macristas atrincherados en sus cargos, pero el pionero en esto de resistir la prepotencia kirchnerista fui yo." (Martín Redrado)

31. "Yo dije en su momento que bajo ningún concepto debíamos caer en el error de pedirle plata al FMI, fue unos dos años antes de ser ministro, claro, pero lo dije." (Nicolás Dujovne)

jueves, 30 de enero de 2020

PUEDE FALLAR


Tal como marca la imagen de apertura, el gobierno modificó el decreto que reglamentaba la parte de la ley de emergencia que estableció una alícuota adicional del impuesto a los Bienes personales, para los que tienen activos en el exterior y los declararon durante el blanqueo macrista.

Según el Decreto 116 (completo acá en el Boletín Oficial) los que decidan traer esa plata al país ya no estarán obligados a depositarla en algún banco, sino que podrán invertir los fondos en otras opciones, como por ejemplo vender los dólares (si son divisas los activos declarados en el mercado único de cambios), a través de la entidad financiera que recibió la transferencia original desde el exterior, adquirir certificados de participación y/o títulos de deuda de fideicomisos de inversión productiva que constituya el Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) bajo el contralor del Ministerio de Desarrollo Productivo (siempre que la inversión se mantenga bajo la titularidad del contribuyente hasta el 31 de diciembre, inclusive, del año calendario en que se produjo la repatriación) o la suscripción o adquisición de cuotapartes de fondos comunes de inversión existentes o a crearse.

La solución es similar a la que ensayó en su momento el gobierno de Cristina en el blanqueo del 2009, claro que entonces y a diferencia del generosísimo blanqueo macrista, todos los que declaraban activos, si eran divisas, debían ingresarlos al país.

Ya entonces sucedió -y el riesgo es que vuelva a ocurrir- que para evitar el pago de la mayor alícuota del impuesto a los Bienes Personales, se triangularan inversiones, se inventaran fideicomisos truchos, o se transfirieran fondos del titular de los activos blanqueados, pero de otro origen y no provenientes del blanqueo.

Acaso por eso el mismo Decreto 116 contempla en otro de sus artículos (que modifica la reglamentación original de la ley de emergencia) que la AFIP establecezca la forma, el plazo y las condiciones para el ingreso y/o devolución del impuesto cuando los fondos se apliquen a las inversiones mencionadas, como así también para verificar la acreditación del ingreso al país y del mantenimiento hasta el 31 de diciembre de los fondos provenientes del exterior, su afectación a los destinos permitidos en el mismo artículo.

El organismo a cargo de Mercedes Marcó del Pont puede, además, disponer el decaimiento de los beneficios (o sea, volver a calcular el impuesto a los Bienes Personales con la alícuota máxima establecida en la ley), cuando detecte el incumplimiento de las condiciones establecidas en el decreto.

Es decir, en conclusión: se abre una puerta para tentar a los blanqueadores a invertir en el país, y poder gozar de un beneficio impositivo; y se establecen resguardos para evitar que, aprovechando ese resquicio, acomoden los papeles para pagar menos impuestos; resguardos que, por ejemplo, no existieron en el blanqueo macrista.

Sin embargo, conociendo la gente de que se trata y como se manejan, la apuesta puede fallar. Habrá que ver como viene la mano. 

UNA MUY BUENA NOTICIA


Tal como da cuenta el tuit de apertura, se oficializó ayer la designación de Ricardo Nissen como el nuevo Inspector General de Justicia de la nación, mediante el Decreto 106 firmado por Alberto Fernández (completo acá en el Boletín Oficial). 

Lo cual es una excelente noticia, en primer lugar por las calidades personales y profesionales de Nissen, quien desempeñara ese mismo cargo durante el gobierno de Néstor Kirchner, y posiblemente sea la persona que más conoce en la Argentina de derecho societario.

Pero además Nissen tiene otro punto a su favor: es un férreo opositor a todo lo que tenga que ver con paraísos fiscales, sociedades off shore y empresas pantalla; que solo sirven para evadir impuestos, fugar capitales u ocultar negocios turbios. De hecho, en su anterior paso por la función público se ocupó de reglamentar el funcionamiento de las sociedades extranjeras que operan en el país de modo accidental u ocasional, una de las "cáscaras jurídicas" preferidas para ese tipo de maniobras.

Justamente cuando llegó el macrismo al gobierno, se encargó concienzudamente de tumbar todo el arsenal jurídico defensivo de los intereses públicos que había designado Nissen en su gestión: veíamos en ésta entrada como en 2018 quien lo sucediera en el cargo derogó la Resolución 7/15, por la que se reglamentaba el funcionamiento de las sociedades extranjeras en el país, y su contralor por la IGJ: ver más detalles al respecto, acá; sobre el engendro macrista en la materia.

El plan Macri-Garavano  tendía a convertir a la Argentina en general, y a la ciudad de Buenos Aires en particular, en un paraíso fiscal de baja tributación, mínimos controles legales y registración rápida de sociedades "desmontables", que sirven para diluir responsabilidades, ocultar patrimonios, y lavar dinero. Como el mismo Nissen sostuvo siempre, esos engendros jurídicos nunca pueden tener un fin lícito.  

No consiguieron su objetivo de máxima, que era, lisa y llanamente, suprimir la Inspección General de Justicia (IGJ), o transferir el registro de sociedades por acciones de la nación a la CABA: la repercusión mediática de la movidad hacia el final del gobierno de Macri abortó la maniobra.

Cuenta también el artículo de Infobraden que Nissen incorporaría como asesora de su gestión a la ex Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, quien tuviera que renunciar al cargo para el que había obtenido un amplio respaldo en el acuerdo del Senado de la nación en tiempos de Cristina, por las presiones del macrismo.

Esas presiones provinieron, en parte, del Grupo Clarín porque Gils Carbó, en su paso como fiscal por la justicia civil y comercial, había objetado el acuerdo preventivo extrajudicial que abría paso a la fusión entre Cablevisión y Multicanal; con la que el Grupo sentó su predominio en el mercado del cable.

Pero por sobre todas las cosas, venían del propio Macri, porque Gils Carbó se opuso a la ley de la Legislatura porteña que, allá por el 2008 y siendo Macri Jefe de Gobierno, declaró en forma unilateral la competencia de la CABA para tener su propio registro de sociedades por acciones: ya de entonces venía el plan macrista de convertir a Buenos Aires, en una especie de Panamá.

En tiempos macristas, Ricardo Nissen tuvo también notoriedad porque se opuso con argumentos durísimos al ruinoso acuerdo del gobierno nacional con el Correo de los Macri para licuar su deuda por la concesión fallida; y a la habilitación del financiamiento empresario a las campañas de los partidos políticos: en ésta nota de 2018 de "El cohete a la luna" explicaba en detalle porque permitir eso no solo alteraba las reglas de juego electorales, sino que violaba el propio objeto contractual de las sociedades. 

Con todo esto a la vista, la decisión de Alberto Fernández de reponerlo en funciones, y la de sumar a su equipo a Alejandra Gils Carbó son, sin dudas, una excelente noticia.

miércoles, 29 de enero de 2020

PERIODISMO SIN RED


"Nadie se explica con claridad, (Definamos "nadie") cuáles son los verdaderos motivos del encono que mantiene a Omar Perotti prácticamente paralizado en su gestión política, y que lo precipita de manera continua a un enfrentamiento con su oposición, como único motor de gobierno. (Y sí, medio como que si prescindimos del hecho de que le armaron el presupuesto, dejaron de pagarles a los proveedores y contratistas por seis meses después de perder las elecciones, y nombraron un montón de gente por la ventana, no tendría muchos motivos para enojarse) La insistencia por sancionar una ley de emergencia, demandando herramientas que ya tiene autorizadas por la ley financiera de la Provincia (¿cuáles?) y por el propio presupuesto 2020, (¿el que le armó Lifschitz, o es otro?) parecen ("parecen") esconder razones."

"En estas horas, circulan versiones (O sea, las hacés circular vos, en este pasquín) que podrían (potencial) explicar la profundidad de la herida, (¿cuál, la del socialismo por haber perdido las elecciones, la tuya?) y las dificultades que estaría (potencial) afrontando el gobernador para poder cumplir con los compromisos adquiridos durante su campaña electoral. Por eso, la intentona, que según dejan trascender voceros de Casa Gris, (fuentes incomprobables) contaría (potencial) con el respaldo de los gremios, y sus muchachos, (¿barras? Calma, al socialismo lo cuida la cana, no hay nada que temer) en la explanada de la legislatura en su nuevo intento."

"Perotti se habría (potencial) comprometido con el Presidente del Banco Voii SA , Walter Grenón, uno de los principales aportantes de su campaña y de la del propio Alberto Fernandez, a convertirlo en el nuevo agente financiero de la Provincia de Santa Fe, durante su gestión. La decisión de Miguel Lifschitz de renovarle la condición al Nuevo Banco de Santa Fe, (tomada antes de que Perotti asuma, con una licitación convocada al mismo tiempo que las elecciones, y que estaba para adjudicarse antes de que se supiera quien las había ganado, digamos todo) le habría vuelto de cumplimiento imposible su promesa, y las posibilidades de devolverle a su amigo, las ayudas recibidas durante las dos elecciones provinciales, las PASO y las que lo consagraron en junio pasado, como nuevo gobernador." (O sea que el aporte a las campañas, se devuelve con favores del Estado. ¿Debemos intuir entonces, por ejemplo, que el socialismo le quiso prorrogar la concesión del puerto de Rosario que recién se vencía en el 2032, hasta el 2057 a TPR, porque el Grupo Vicentín (su accionista controlante) puso guita en la campaña de Lifschitz, o en ese caso fue de onda nomás?)

"¿La salida? Una sanción de superpoderes económicos financieros otorgados por la legislatura, que le permita por razones de «fuerza mayor», derogar el acuerdo firmado por su antecesor y volver a «licitar» al Agente Financiero, para darle la oportunidad al Banco del esperancino Walter Grenón." (¿Vos decís armar una licitación a medida de Grenón, es más o menos como las tres que armó el socialismo a la medida de Eskenazy en 2009, 2014 y 2019, cuando fue único oferente, o es distinta?)

Si bien el propio ex Ministro de Economía de la Provincia, Gonzalo Saglione, asegura que «todos los pasos que se dieron, fueron consultados con el equipo de gestión de Perotti, y nunca recibimos ninguna objeción expresa en ese sentido», (O sea, el tipo los quería cagar pero lo consultaban, y no les respondió nada, pero igual le metieron por lo carpido y adjudicaron el contrato. Casi como si estuvieran apurados por devolver favores, digamos) también es cierto que esos avales nunca fueron consignados por escrito, ni fueron ratificados públicamente por el nuevo mandatario." (O sea, no existieron. Lo que no se entiende es porque mencionás el tema entonces)

"En las últimas horas, legisladores de la oposición dejaron trascender esa información,  (¿cuál, la de la operación Grenón, la de que consultaron a Perotti para adjudicarle el contrato al Grupo Petersen, pero no les contestó?) fortalecida por las afirmaciones que en privado confirman los propios empresarios del Grupo Petersen- dueños del Nuevo Banco de Santa Fe- (Que suerte tenés vos de hablar en privado con los tipos. ¿Consultabas información o arreglabas honorarios?) que temen que «con la sanción de la Emergencia, y habiendo hecho público su contrariedad por los intereses que paga la Provincia ante cada adelanto para sueldos»" (Acá quedó medio mal redactado y no se entendió un choto, pero queda claro que el socialismo pedía adelantos al banco, para pagar sueldos, en plena campaña. Y después de eso le adjudicó el contrato a los dueños del banco, sin la anuencia de Perotti, según Saglione. Preguntonta: ¿eso no califica como "devolución de favores por aportes a la campaña", o eso corre para Grenón y Perotti nomás?)

"Walter Roberto Grenón, de origen santafesino, fue muy conocido en la provincia por la titularidad de Red Mutual, una empresa que se dedica a préstamos y que con la anuencia de siete gobernadores, (O sea, bastante antes de que Perotti fuera gobernador, y él aportara a su campaña) consiguió el manejo de los códigos de descuentos, y cobra sus créditos (en Santa Fe dejó de hacerlo en 2012 , por una resolución de Hermes Binner), directamente de los recibos de sueldos de los empleados públicos." (No cierran las cuentas: si Binner dejó sin efecto el descuento ¿como llegás a los siete gobernadores? Porque desde el 83' para acá hubo siete, pero contando los cuatro del PJ y los tres del socialismo. Spoiler: es posible porque Red Mutual nunca fue dada de baja, y aun hoy sigue teniendo código de descuento asignado por el gobierno provincial, como lo tuvo durante los 12 años que gobernó el socialismo. ¿Grenón puso para la campañas de Binner, Bonfatti y Lifschitz, entonces?) 

"El propio empresario ratificó ante consultas periodísticas porteñas, sus colaboraciones privadas con las campañas del Frente Para Todos, (O sea, aportes blanqueados. Como los de Monticas al socialismo ponéle. Y bastante más de lo que se puede decir del Grupo Petersen (Eskenazy) o Vicentín, por TPR. Esperamos ansiosos la investigación sobre el origen de los fondos de campaña del socialismo, y su posible vinculación con medidas de gobierno. No nos defraudes)

Las negritas son nuestras, la publinota paga por el Grupo Petersen, completa acáTuit relacionado:

TWEETS POLÉMICOS

martes, 28 de enero de 2020

UNA CAJITA FELIZ MENOS


Acaso muchos no sepan que la Policía de la provincia, al igual que los espías de la AFI tiene "gastos reservados"; o sea, partidas para tareas de inteligencia, con oscuridad en su manejo y rendición de cuentas.

Hace un tiempo hablábamos acá del tema, cuando el gobernador era Bonfatti y había vetado uno de los artículos de la Ley 13297 de emergencia en seguridad (sí, el socialismo tuvo una ley como la que ahora le niega a Perotti, por cuatro años y prorrogable por decreto), porque le imponían rendir cuentas de esos fondos por el mismo mecanismo que cualquier otra partida del presupuesto. 

Esos "fondos reservados" estuvieron asignados siempre a reparticiones policiales, por distintas leyes: Drogas Peligrosas, la TOE (Tropa de Operaciones Especiales), Asuntos Internos y la PDI (Policía de Investigaciones), esta última por decreto del propio Bonfatti.

En sus orígenes encontraron su justificación en ciertos gastos que exigen confidencialidad, para no afectar el éxito de investigaciones policiales en curso: testigos protegidos, informantes, cosas por el estilo.

Los canas los manejaban sin control alguno del poder político, salvo que respondieran a directivas de ese poder político para fines bien precisos sobre su uso, en asuntos de su interés: por ejemplo sostener "fondos de reptiles" para que le llegaran sobres al periodismo amigazo, por ejemplo el que compartía asados con Tognoli, el ex jefe de policía provincial preso por vínculos con el narcotráfico.

Hasta ahora, al menos: por el decreto cuyas imágenes ilustran el post, Omar Perotti decidió que esos fondos ya no los maneje la Policía, sino el Ministerio de Seguridad, en la persona de su titular, Marcelo Saín.

Un claro gesto de reafirmación del mando civil sobre la fuerza policial, en medio de la disputa que el ministro viene sosteniendo con ciertos niveles de las cúpulas de la gorra, por sus vínculos con el narcotráfico y el delito organizado.

Y una "cajita feliz" menos que podrán manejar los uniformados, que en el presupuesto de éste año (diseñado por Lifschitz antes de irse) suman 15,5 millones de pesos: no es poca plata, en las manos incorrectas. 

Ojalá a partir de esto se pueda echar luz sobre lo que han hecho con esos fondos en el pasado, y a lo mejor nos llevamos más de una sorpresa. Y más de uno que habla (y mucho) se tiene que callar la boca. 


LA OLA ESTÁ DE FIESTA


La suspensión de la fórmula de movilidad de los haberes jubilatorios aprobada por el macrismo en el 2017, y su reemplazo por las facultades otorgadas al presidente para disponer aumentos a cuenta de una nueva fórmula a aprobarse, es sin dudas el aspecto más discutido de la ley de emergencia que el gobierno de Alberto Fernández logró aprobar en el Congreso, hacia el interior del propio "Frente de Todos", y sus apoyos sociales. 

No faltaron quienes (como Roberto Navarro en ésta nota de El Destape) plantearon con absoluta sensatez que el "corte" del nivel de haberes elegidos para recomponer con aumentos de suma fija (que impactan porcentualmente más en los de haberes más bajos) era discutible si solo primaba el criterio fiscalista; siendo que estaban disponibles otras rentas extraordinarias, de ganadores del modelo macrista, sobre las que el Estado podría avanzar impositivamente, para conseguir recursos: las petroleras y compañías de energía, las concesionarias de servicios públicos privatizados, los bancos.

Profundizando así la línea iniciada con los cambios en las retenciones, en Bienes Personales y en Ganancias, especialmente en el caso de las empresas. Lo hemos dicho antes: acá coincidimos con ese enfoque, y añadimos que las medidas hubieran tenido consenso social amplio.

Por otro lado está lo específicamente inherente al sistema previsional, sus ejes rectores y su financiación. En ese sentido, transcribimos este hilo de Artemio López en su cuenta de Twitter, porque nos parece necesario para enfocar correctamente la cuestión:   

La claridad conceptual de lo que dice Artemio nos exime a nosotros de abundar en cuestiones que ya hemos dicho muchas veces acá: no hay sistema de seguridad social en el mundo que se financie exclusivamente en base a los aportes de empresarios y trabajadores y sin auxilio de impuestos afectados a ese fin, por ende la discusión es quien paga esos impuestos; al menos si estamos de acuerdo en que hay que sostener un sistema jubilatorio universal y de reparto. El mismo Artemio lo dice.

Y al interior del sistema previsional, la cuestión en todo caso es discutir si se prioriza el componente inclusivo (es decir, la tasa de cobertura del sistema), o el sustitutivo (o sea en que medida o porcentaje el haber de pasividad replica el sueldo del trabajador en actividad). El primer criterio es claramente solidario, y ha sido el que tradicionalmente sostuvo el peronismo; ni hablar de las experiencias de los gobiernos kirchneristas: las moratorias previsionales cumplieron esa finalidad, para reparar los estragos producidos por el menemato en los 90' (y su continuidad en el gobierno de la Alianza) sobre el mercado laboral.

Esa misma filosofía fue -sin dudas- la que inspiró a la reciente ley de emergencia, y a los aumentos dispuestos por decreto, antes de que se apruebe una nueva ley de movlidad: podemos discutir en todo caso (como dijimos más arriba) la financiación, o el nivel de "corte" respecto a lo que se consideran jubilaciones rezagadas o no; no el sentido de la política previsional, que es el que entendemos correcto.

La lógica contraria (es decir, la que pone el énfasis en el componente sustitutivo del salario que tiene la jubilación) tributa a una idea individual más propia de un sistema de capitalización que uno de de reparto, y reproduce en la vida de pasividad las desigualdades que en actividad impone el mercado del trabajo, fruto a su vez del modelo productivo o de desarrollo. 

La máxima expresión de eso es el 82 % móvil, insólitamente sostenido como bandera por expresiones políticas "progresistas", o de izquierda; y en el medio podemos mencionar experimentos como la "reparación histórica" diseñada por el macrismo, que agravó las desigualdades retributivas entre jubilados, para terminar de agravar la crisis de financiamiento del sistema de seguridad social, sin tener al mismo tiempo la voluntad de gravar impositivamente a los sectores con mayor capacidad contributiva para financiarlo: más bien hizo todo lo contrario, en sus cuatro años de gobierno.

Y esa lógica "sustitutiva" que prevalece en el sentido común instalado por sobre la de la inclusión y ampliación de la cobertura al máximo posible, tiene su correlato en la judicialización de demandas del segmento más acomodado de la clase pasivo, que ponen en riesgo el financiamiento estructural del sistema. Pasó durante el kirchnerismo con los fallos "Badaro 1", "Badadro 2" y "Eliff" de la Corte Suprema de Justicia de la nación, luego amortiguados con la sanción de la Ley 26417 de movilidad en el 2008, durante el primer mandato de Cristina.

Pasó nuevamente con la "reparación histórica" del macrismo (cuyo objetivo teórico era, precisamente, disminuir los niveles de litigiosidad), y volvería a pasar ahora, al menos a estar por lo que cuenta acá Gabriel Morini en Ambito: la Corte tiene en sus manos dos causas emblemáticas al respecto (una viene del mismo tiempo que "Badaro", es colectiva y promovida por la Defensoría del pueblo, la otra tiene que ver con la inconstitucionalidad de la reforma macrista), y estaría dispuesta a usarlas justo ahora, cuando el gobierno piensa como salir de la emergencia, con un nuevo régimen de movilidad de los haberes jubilatorios.

Párrafo aparte para la actitud de los cortesanos que, en éste como en otros temas, barren las cosas bajo la alfombra empeorando de ese modo las cosas: un fallo oportuno durante el macrismo hubiera repuesto las cosas al estado previo a la reforma del 2017, creando otro escenario en el presente; porque la fórmula Boudou -por caso- combinaba la evolución de los salarios de los trabajadores en actividad, con la evolución de los recursos de la ANSES, y la tasa de inclusión del sistema, sacando del cálculo la inflación. En un contexto de crecimiento económico, permitió que los jubilados ganaran poder adquisitivo, porque los aumentos le ganaron a la inflación.

Lo cierto es que, más allá de los plazos que se fijó a si mismo en la ley de emergencia, el gobierno deberá encontrar más temporano que tarde una solución al problema; porque está claro que no logrará evitar la "ola de juicios" (ni hablar si decide avanzar como ha anunciado, en la modificación de ciertos regímenes jubilatorios de privilegio), y si persiste en la idea de "achatar" la pirámide jubilatoria (insistimos, idea correcta, pero que debe ser correctamente instrumentada), es posible que la estimule, como cuenta la nota.

Como fuere, es la propia realidad la que lo vuelve a poner en el punto de partida de la discusión tal como estaba cuando ingresó al Congreso el proyecto de ley de emergencia: ¿no será la hora de reconsiderar opciones sobre la financiación del sistema de seguridad social, para poder sostener con mayor legitimidad política la idea de priorizar a los haberes más bajos, para que vayan recomponiéndose a un ritmo mayor que los restantes? Eso, sin considerar las implicancias de la solución que se elija en orden a poner en marcha los motores de la demanda agregada, para superar la recesión que nos legara el macrismo. Tuit relacionado:

lunes, 27 de enero de 2020

INCERTIDUMBRE


La deuda pública del país es impagable: lo dice el Papa, lo dice el FMI, lo admitió implícitamente Macri (el gran endeudador serial) al "reperfilar" la que estaba nominada en pesos y era pagadera en el país, lo vienen asumiendo los mercados con la evolución de los bonos, lo consiente hasta la propia prensa del sistema financiero, desde hace tiempo. Esa discusión es estéril, porque está saldada.

Eso supone que ningún acreedor, en su sano juicio y con los datos de la realidad económica a la mano, puede pensar que cobrará su acreencia tal como figura en los papeles, en los plazos originales, sin quitas del capital ni los intereses, sin reprogramaciones de los vencimientos. Esa es otra discusión saldada, y resta determinar "cuanto" de cada cosa aceptarán ceder, o mejor dicho, cuanto deberán ceder, si quieren cobrar algo. Eso es así porque la Argentina (post Macri) está en el punto en el que la deuda pasa a ser más que un problema del deudor, uno del acreedor, y mayúsculo.

Por otro lado y preferencias ideológicas aparte, los "mercados" y los acreedores saben que las elecciones las ganó el peronismo, con fuerte participación del kirchnerismo al interior del "Frente de Todos", y con Cristina como vice. No el FIT, ni Pitrola o Altamira. Bueno, Altamira no, porque lo purgaron.

De modo que tienen claro que están frente a una administración que paga sus deudas, pero bajo sus propios términos, que no son ni más ni menos que los que fijó Néstor Kirchner en el 2003 cuando decía que "los muertos no pagan sus deudas": o sea, ir pagando en la medida de las posibilidades reales de pago del país, sin someterlo a ajustes inviables social y políticamente, que lo único que hacen es agravar aun más el problema, en un círculo vicioso.

Acaso precisamente porque tienen en claro eso, y saben que más tarde o más temprano van a cobrar, están haciendo lobby mediático para esmerilar la capacidad de resistencia del gobierno, y obtener condiciones más favorables. 

Deberían aprender de la experiencia del gobierno de Macri, cuando justamente obtuvieron eso (las condiciones más favorables posibles, empezando por el acuerdo con los fondos buitres), y vemos como terminó la cosa: un festival de deuda para financiar una colosal fuga de capitales de más de 88.000 millones de dólares en cuatro años, una economía colapsada, y la capacidad de repago de la deuda (en especial en divisas), seriamente comprometida.

A todo esto hay que sumarle que, en la transición de un gobierno a otro, también hicieron lobby para conseguir imponer una especie de "plan Calvo" (hacer el mega ajuste neoliberal, gestionado por el peronismo), y un ministro de Economía "market friendly" (¿Nielsen?), para llevarlo a cabo; en ambos casos y participación decisiva de Cristina mediante, en forma infructuosa.

De entonces y de ese fracaso vienen tanta "incertidumbre de los mercados", "nerviosismo porque Guzmán no habla", la preocupación porque la ley de renegociación de la deuda "es muy lacónica", y cosas por el estilo. El gobierno no muestra las cartas, y eso los preocupa, y operan en consecuencia.

Eso, en el mundo de las operaciones sponsoreadas por los bancos, fondos de inversión y tenedores de deuda, y vehiculizadas por los medios hegemónicos. Sin embargo, en el mundo real, el gobierno pudo hacer un primer canje exitoso de la deuda "reperfilada" por Macri al final de su mandato, e YPF salir a fondearse en el mercado mediante la emisión de dos obligaciones negociables (ON), con resultado exitoso.

Si hubiera que titular, podríamos poner "No se fijen en lo que dicen los medios que los mercados dicen, sino en lo que los mercados hacen": nadie acepta refinanciar una deuda, ni presta plata hoy, si no piensa que va a cobrar mañana. Y el gobierno hace bien en no mostrar las cartas, como también hace bien en comprometer al Congreso en el proceso de renegociación de la deuda: al fin y al cabo, no es ni más ni menos que lo que manda la Constitución.

De modo que hasta tanto la renegociación arranque y más aun, culmine, todo lo que leamos al respecto que no sea estrictamente la información oficial, responde exclusivamente a operaciones de los acreedores, para obtener mejores condiciones de negociación, para el cobro de una deuda que entró en zona de turbulencias. Y ellos lo saben. A no comprar buzones.     

Lectura complementaria imprescindible, esto de Ricardo Aronskind en "El cohete a la luna". Tuits relacionados:

TWEETS POLÉMICOS

domingo, 26 de enero de 2020

PROBLEMA DE ELLOS


Desde ayer hay gente sorprendida en las redes sociales por las declaraciones de Macri ante un grupo de militantes del PRO de Río Negro, en las que intentó hacer un balance de su gobierno, y de las razones de la derrota electoral.

Lo sorprendente es que se sorprendan: solo con leer lo que dijo, se ve un Macri auténtico, tal cual es, sin filtros ni coacheo duranbarbiano: cero autocrítica, postura de "niño yo no fui", la responsabilidad es siempre de los otros, ajenidad absoluta al rol presidencia.

Defendiendo el ajuste a las asignaciones familiares de la Patagonia (porque está claro que no se muestra compungido por no haber podido subir las de La Matanza, para igualarlas) en la misma Patagonia.

En fin, nada nuevo bajo el sol, al menos para nosotros.

Lo que debería llamarnos a la reflexión como sociedad, en todo caso, es como semejante zapato pudo ganar una elección presidencial, y llegar al 40 % de los votos en otra.

Pero en todo caso lo deberán analizar los que le creyeron, y enarbolaban las pancartas del "Sí, se puede", cuando estaba claro que no se podía, y por el rumbo que eligieron, nunca se hubiera podido. El mismo Macri se los está diciendo ahora, a lo mejor así lo entienden.

Como sea, es problema de ellos: si lo que buscaba con estas declaraciones es volver al ruedo y ganar protagonismo político, no se lo demos nosotros contestándole: que de eso se ocupen los radicales, a los que culpa de su fracaso.

Tuits relacionados:       

VOLVIMOS


La estatización de los fondos de las ex AFJP por parte del gobierno de Cristina en 2008 (proyecto sugerido por Amado Boudou, por eso candidato a vice y hoy preso político) fue una de las decisiones estratégicas más importantes del kirchnerismo, en sus 12 años y medio de gobierno.

Le permitió no solo terminar con un sistema que era una estafa para los futuros jubilados y un gran negocio para los bancos, sino construir una herramienta para impulsar el desarrollo del país, financiando proyectos de inversión y crecimiento.

Y proyectos que a su vez permitían acrecentar los recursos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS), la "rueda de auxilio" financiero del sistema previsional, vulgarmente conocida por los medios como "la plata de los jubilados".

Según nos cuenta acá David Cufré en Página 12, el FGS tenía activos por 28.400 millones de dólares cuando el Estado los recibió de las AFP, y por 65.076 millones de dólares cuando Cristina dejó el gobierno: un aumento del 129,14 % en dólares, en apenas 7 años.

Esos activos, después de los cuatro desastrosos gobiernos de Macri, se vieron reducidos a 22.000 millones de dólares, lo que supone que perdieron las dos terceras partes de su valor, en moneda dura. Y eso fue posible gracias a las pésimas inversiones realizadas, algunas en condiciones francamente delictivas. Además de vaciarlo, el macrismo impulsó modificaciones en las normas que lo regían para poder desprenderse de las acciones que el FGS tiene en muchas de las principales empresas del país, propósito que no llegó a lograr porque cuando empezó a hacerlo, le llovieron las denuncias judiciales.

La recuperación del control de YPF expropiando el 51 % de su paquete accionario en el 2012 por Cristina en su segundo mandato, a instancias de Axel Kicillof (hoy gobernador de Buenos Aires, tras un contundente triunfo sobre María Eugenia Vidal, la esperanza blanca del macrismo) fue quizás la otra decisión estratégica más importante del kirchnerismo, junto con la cancelación de la deuda con el FMI y los dos canjes de deuda, entre los gobiernos de Néstor y Cristina.

Mientras estas últimas quedaron en la nada por la política de endeudamiento serial para la fuga de capitales del macrismo (hoy le debemos solo al FMI unas seis veces la deuda que Néstor Kirchner pagó de contado), el Estado argentino sigue manejando YPF, por una decisión a la que el macrismo se opuso, cuando se tomó; como también se opusieron a la estatización de los fondos de las AFJP.

Recuperando YPF, el Estado recuperó una herramienta para el desarrollo nacional, que le permite liderar el esfuerzo por superar las necesidades energéticas del país, e influir en los precios internos del mercado de combustible, como se pudo comprobar hacer poco, cuando la petrolera detuvo un aumento por orden del presidente.

Y ahora, estas dos decisiones estratégicas se dan la mano: cuenta Cufré en la nota que YPF emitió dos ON (obligaciones negociables) en el mercado de capitales para financiar su plan de inversiones, y que el Fondo de ANSES suscribió una de ellas por 20 millones de dólares; asociándose así al esfuerzo inversor de la principal empresa del país, cuyo accionista mayoritario es el Estado.

También cuenta que Alejandro Vanoli (nuevo titular de ANSES, y ex funcionario del kirchnerismo en la CNV y el Banco Central) tiene pensado que el FGS invierta en los planes de desarrollo de INVAP (la sociedad estatal a través de la cual se desarrolló el programa ARSAT en tiempos del kirchnerismo, bajo el comando de Julio De Vido, otro preso político, acaso por eso), para volver a desplegar el programa Conectar Igualdad (ahora con telefonía celular con contenidos educativos), o permitir el acceso al posnet a todos los comercios del país que acepten la tarjeta alimentaria.

Durante los años kirchneristas, el Fondo de ANSES financió centrales termoeléctricas y nucleares, la expansión de los servicios de AYSSA y el programa PROCREAR, así como en sus inicios fondeó el lanzamiento de la asignación universal por hijo (AUH); tal como hoy financia a YPF.

Es decir, un Estado inteligente, que emplea con criterio todas las herramientas a su alcance, en el marco de un plan de desarrollo, y un modelo de país que nos contenga a todos, después de cuatro años de saqueo sistemático, y planes de negocios de la élite económica y social del país: volvimos, y se nota.