LA FRASE

"ES UNA TRUCHADA LA FACEAPP ESA, YO LA HICE Y SALÍ IGUAL." (MIRTHA LEGRAND)

domingo, 31 de marzo de 2019

TWEETS POLÉMICOS

LAS FRASES DEL MES


1. "Leés "Anuncian medidas de alivio para las Pymes" y pensás "Renunció Macri"." (Guillermo Moreno)

2. "Cuando encuentre al que me dio para leer en el Congreso el borrador del discurso del año pasado, lo rajo de una patada en el culo." (Mauricio Macri)

3. "Es verdad, me quedé dormida mientras hablaba el presidente; pero quiero decir en mi favor que estaba soñando con una Argentina mejor, donde la república había triunfado definitivamente." (Elisa Carrió)

4. "Yo a mi hijo le pegaba por mentir cuando era chico, ahora ya está grandecito, háganse cargos ustedes." (Alicia Blanco Villegas)

5. "Me parece una falta de respeto que se refieran al padre del señor presidente como "el Difunto Correo"." (Oscar Aguad)

6. "Por más que me insistan, ni siquiera yo puedo ordenar las cosas en Venezuela." (Marie Kondo

7. "Las personas que se desconectaron de la red de gas es porque están cocinando por Internet." (Marcos Peña)

8. "A Sandleris y Dujovne me los presentó D'Alessio." (Mauricio Macri)

9. "El que puso dólares, se los está llevando antes de que todo se vaya a la mierda." (Eduardo Duhalde)

10. "¿Qué les parece como eslogan de campaña "No a la grieta, vayamos por la ancha avenida de las medias"?" (Roberto Lavagna)

11. "Ahora entiendo de que hablan cuando dicen "voto inteligente": uno vota algo, a la máquina le parece que se equivocó y lo cambia." (Aníbal Fernández)

12. "Pese a las críticas, el voto electrónico es el sistema más ágil de todos, porque permite conocer los resultados incluso antes de que la gente vote." (Marcos Peña)

13. "Con Lavagna charlamos de política y de los problemas del país, jamás me atrevería a pedirle que vaya a la tele y se ponga una tanga para cortársela con una tijera, esos tiempos pasaron." (Marcelo Tinelli

14. "Apoyo la candidatura de Lavagna por razones políticas, no tiene nada que ver con que en mi familia fabriquemos medias." (Tomás Abraham)

15. "¿Cómo que Corral y Patricia Bullrich quemaron 300 kilos de droga? Así nunca van a venir las inversiones." (Sergio Varisco)

16. "Como la oposición no nos acompaña en permitir los aportes de las empresas para financiar las campañas políticas, no tuvimos más remedio que acudir para eso al FMI." (Mauricio Macri)

17. "Quiero desmentir que la nueva temporada de "La casa de papel" se vaya a filmar en el Banco Central, y yo haga el papel de Arturo." (Guido Sandleris)

18. "No me quedó más remedio que colgarme de la luz porque ustedes no tienen idea lo que se consume produciendo cocaína, con estas tarifas no hay Pyme que aguante." (Sergio Varisco)

19. "Es una vergüenza lo que ganamos los espías jubilados, encima nadie nos escucha." (Antonio Stiuso)

20. "El que quiera pagar el gas barato que se vaya a vivir a Chile, Brasil o Uruguay, donde lo estamos exportando a la mitad del precio que lo pagamos acá." (Nicolás Dujovne)

21. "Nosotros queremos transparentar el financiamiento de las campañas, y que todos los aportes estén bancarizados; sin ir más lejos, es lo que acabamos de hacer con los del FMI." (Federico Pinedo)


22. "Si gana Cristina nos van a echar de las oficinas que ocupamos en Economía y el Banco Central. ¿tienen idea ustedes de lo que cuesta alquilar hoy en la Argentina?" (Christine Lagarde)

23. "Ya tenemos todos los datos del perro que me mordió y le ofrecimos declarar como arrepentido, porque sospechamos que es kirchnerista." (Patricia Bullirch)

24. "A lo mejor el doctor Sabsay están tan preocupado por ver el título de abogada de Cristina para ver como es uno." (Aníbal Fernández)

25. "Cuando estuve con Bolsonaro estaba muy preocupado porque le encontraron cuentas no declaradas; le dije que se quedara tranquilo, que Moro ya no es juez porque lo puso en el gabinete." (Mauricio Macri)

26. "Lo que más lamento del robo a las oficinas es que se llevaron todos los libros de Narosky de los que saco frases para la campaña." (Sergio Massa)

27. "Macri inaugurando un seminario sobre la lucha contra la mafia en Argentina e Italia es como Drácula inaugurando un banco de sangre de un hospital." (Hebe de Bonafini)

28. "¿Cómo que me equivoqué en el nombre de pila de Borges? ¡Eso me pasa por citar escritores peronistas!" (Felipe VI)

29. "El comentario del presidente fue muy acertado: imagínense ustedes dándole la voz de alto a un delincuente paraguayo o boliviano que huya, si el tipo no entendiera el idioma: no quedaría más remedio que fusilarlo por la espalda." (Patricia Bullrich)

30. "Macri es tan burro que le dijeron que tenía que hablar en el Congreso de la Lengua y pensó que era un recital de los Rolling Stones." (Aníbal Fernández)

31. "Alguna banda tenemos que entregar, Mauricio: o la de flotación del dólar, o la presidencial." (Marcos Peña

PREGUNTAS NECESARIAS SOBRE LA ECONOMÍA MACRISTA


Por A.C.

El gobierno macrista tomó durante tres años deuda por 160.000 millones de dólares con acreedores privados y con el FMI, y al mismo tiempo, provocó una recesión económica sin precedentes, a lo que debe sumarse un proceso inflacionario incontenible, que solo en el año 2018 registró la inflación anual más alta (47,6%) desde el año 1991.
El derrumbe económico macrista (además de efectos sociales catastróficos) origina que Argentina no tenga en éste momento la capacidad de generar las divisas necesarias para afrontar los vencimientos de la deuda tomada en éstos tres años. Esos vencimientos -en teoría- serán cubiertos a través de los envíos que realizará el FMI. 

Pero con esos mismos fondos, el actual gobierno deberá enfrentar también el desastre cambiario provocado por su “mejor equipo”, con la destrucción de la moneda nacional a través de una devaluación incesante , primero programada y que luego se tornó inmanejable por la más que previsible dolarización de carteras. La desorientación de los sucesivos funcionarios macristas, improvisados, de nula capacidad técnica, y solo preocupados en negocios personales, no podía tener otro resultado.
Un país que hoy no tiene capacidad de generar las divisas para cancelar los vencimientos de la deuda, es decir que tecnicamente se encuentra en default, y que depende de los envíos del FMI ¿podrá simultaneamente neutralizar las corridas cambiarias de acá a fin de año? ¿los funcionarios macristas persisten en la infantil actitud de creer que el mercado se mueve por ideología y no por las ganancias?
Las informaciones refieren que en la segunda semana de abril llegarían 10.870 millones de dólares girados por el FMI. Es decir que frente a la actual situación cambiaria, el gobierno contaría de acá a Noviembre -ocho meses- con un promedio de 1.358 millones de dólares mensuales para “tranquilizar” la situación cambiaria hasta la fecha de una eventual segunda vuelta electoral. La pregunta es si podrá utilizar esos fondos para contener el precio del dólar.
Esa pregunta surge porque recientemente ante una nueva suba del dólar, y a evidente pedido de las entidades bancarias, el BCRA elevó la autorización a los Bancos para comprar Leliqs por un monto igual al 100% de los depósitos. Eso incluye las cuentas en dólares.
Por  las Leliqs el Estado paga hoy a los Bancos un interés nominal del 67%, pero como se capitalizan a siete días, el interés real que arrojan es un sideral 90% anual, el triple de interés que abonaban las Lebacs. Un negocio extraordinario para los Bancos en perjuicio del conjunto de la población que debe hacerse cargo de éstos intereses pagados por el macrismo. Hasta hoy, el volumen de Leliqs emitidas representan 25.000 millones de dólares.
Y como el negocio es tan rentable, ¿saldrán los bancos a vender dólares para posicionarse en pesos y aprovechar el descomunal interés de las Leliqs?
Y cuando los Bancos decidan vender las Leliqs y volver a dolarizar su cartera ¿habrá dólares suficientes? ¿O habrá un Bono?  ¿Con que responderán los Bancos ante los pedidos de retiro de depósitos si tienen el dinero de los ahorristas “calzados” en Leliqs? ¿La situación se vuelve peligrosa para quienes tienen depósitos en los Bancos?

sábado, 30 de marzo de 2019

D'ALESSIO TE HACE PRECIO

¿MARCELO, CUÁL MARCELO?


Días pasados te contábamos acá sobre la resolución del Fiscal General Baclini que disparó una catarata de 195 nombramientos en el Ministerio Público de la Acusación (MPA), con destino al Organo de Investigacione creado por la Ley 13.459.

Actuales funcionarios del gobierno provincial, militantes y candidatos del socialismo, hijos, hijas, novias, hermanas de dirigentes del oficialismo provincial, del propio Baclini y de uno de los jueces de la Corte, del borocoteado senador Gramajo y de altos jefes policiales, policías, entre otras perlas.

La resolución movió el avispero en los tribunales santafesinos, generando un  reclamo del sindicato de los judiciales y de los propios trabajadores, con una protesta pública el mismo día en el que la Corte Suprema provincial hacía el acto de apertura del año judicial.

Para peor, Baclini no logró ni siquiera el respaldo de sus propios colegas y subordinados: el consejo de los Fiscales Regionales le reclamó que anulara la resolución, y diera marcha atrás con los nombramientos; dado que ante el sindicato el Fiscal General se había comprometido a “suspenderla”. Ayer se supo que la derogó "por "razones de oportunidad, mérito y conveniencia".

Pero hay otro protagonista central de esta historia que hasta acá ha permanecido en silencio, y no se sabe que opina al respecto: es nada más ni nada menos que Marcelo Saín, el ex creador y primer director de la PSA (Policía de Seguridad Aeroportuaria) durante el gobierno de Néstor Kirchner, y también funcionario de Felipe Solá en el Ministerio de Seguridad en la provincia de Buenos Aires, y con cargo en la AFI en el segundo gobierno de Cristina.

También y más recientemente, candidato del randazzismo en las elecciones de la PBA en el 2017 enfrentando a la lista de Cristina, de la que se volvió un crítico feroz luego de su paso por los gobiernos kirchneristas.

Con fama de incorruptible e intransigente con todo tipo de negociados y acomodos, Saín aterrizó en la justicia provincial siendo elegido por concurso como Director Provincial del Organo de Investigaciones del MPA (ver decreto cuya imagen abre el post), es decir, el organismo en el que aterrizaron los 195 acomodados designados por Baclini.

Si bien la “metodología” de traspaso de personal de la Administración Pública al Organo de Investigaciones (vulnerando la Ley 13.459, que fijaba un plazo a esos fines, ya vencido) fue reglamentado por Baclini por una resolución del 2017 (es decir, antes de que Saín asumiera en sus funciones a fines del año pasado) los nombramientos se produjeron en febrero de éste año, cuando el ex funcionario kirchnerista estaba ya a cargo de la Dirección Provincial del mismo.

Si no dijo una palabra hasta ahora respecto a los nombramientos cuestionados, ¿significa que está de acuerdo o incluso más, que participó del “proceso de selección” de los nombrados? ¿O acaso pensaba renunciar en disconformidad y no nos enteramos, siendo como es, alguien de perfil tan alto y que ha hecho de su presunta intransigencia con algunas cuestiones una cuestión de principios? Dicen que una vez estallado el escándalo (y solo entonces, recalcamos nosotros) habría ofrecido su renuncia, pero le pidieron que esperara a que pasaran las elecciones, para irse. 

Como dato de color, pero no menor: el artículo 33 de la Ley 13.459 dispone que “El Director Provincial del Organismo de Investigaciones deberá ser nombrado en un plazo que no podrá exceder los doce meses desde la promulgación de esta ley.”. La ley fue promulgada por el transcurso del tiempo en enero de 2015, lo que supone que al ser designado Saín, ya habían transcurrido casi tres años del vencimiento del plazo legal para ocupar el cargo en el que fue nombrado.

La misma ley fijaba otro plazo en ese mismo artículo 33 para conformar la planta funcional del organismo: cuatro años, que se vencieron en enero de éste año (la resolución de Baclini con los 195 nombramientos es de febrero, o sea, vencido el plazo legal). En ese mismp plazo se podía incorporar al Organo de Investigaciones a personal de la Administración Pública, que estuviera revistando en ella al sancionarse la ley (fines del 2014, promulgada en enero del 2015), no ingresado después; como muchos de los 195 “traspasados” por Baclini.

Y siempre hablando de la Ley 13.459, su artículo 13 inciso f), dispone que es función del Director Provincial (el cargo que obtuvo Saín) “cuando se lo requiera el Fiscal General y bajo las condiciones que el mismo establezca, proponer un diseño de organización y gestión interna del Organismo de Investigaciones, conforme a las disposiciones de la presente Ley y de la Ley N° 13.013, propendiendo al uso de nuevas tecnologías, la regionalización, la conformación de equipos de trabajo y promoviendo la coordinación interinstitucional con otras agencias públicas...”.

Por eso debía estar designado a más tardar un año después de la promulgación de la ley, que daba cuatro años para integrar el Organo en su totalidad, con todo su personal. De lo expuesto, de las condiciones en que se produjeron los nombramientos y del silencio que hasta acá ha tenido Saín sobre el tema, no se puede inferir otra conclusión que conocía el “operativo copamiento” orquestado por el socialismo con la complicidad de Baclini, y lo aceptó como condición para ocupar el cargo.Lo que no imaginaba eran sus repercusiones. 

SE LES VINO LA NOCHE


Cuando hace exactamente un año atrás la aceleración de la fuga de capitales detonó la corrida del dólar que desembocó en el acuerdo con el FMI, algunos leyeron el voluminoso apoyo del Fondo y del gobierno de los Estados Unidos a Macri como una señal de fortaleza de su gobierno, cuando en realidad era una muestra de debilidad extrema: el experimento “Cambiemos” apostaba todas sus chances a la bala de plata de lograr controlar el dólar, y que no le estallara todo por los aires antes de la elección de renovación presidencial.

Antes de eso, en diciembre del 2017, el rechazo a la reforma previsional quebró la pasividad social ante el programa del gobierno, que apenas dos meses antes lanzaba su plan de “reformismo permanente”, alentado por los resultados de las elecciones legislativas de ese año: comenzaba así la cuenta regresiva de los sueños hegemónicos del macrismo, y de las predicciones de más de un analista en ese sentido. De ahí para acá pasaron apenas 15 meses, en los que todo fue en declive: el plan económico, sus resultados, la imagen presidencial, las chances de Macri de reelegir y la fortaleza de la coalición política oficialista.

Hasta llegar a este punto en el que estamos, en que el deterioro se mide ya no por meses o semanas, sino por días y horas, se rompió la coalición oficialista y muchos empiezan a abandonar el barco, mientras se arrancan las insignias de los uniformes para tratar de pasar desapercibidos. Dijimos hace un tiempo que la descomposición final del régimen macrista iba a ser un espectáculo feo de ver, y en medio de él estamos: conspicuos comunicadores del dispositivo oficialista como Pagni o Berensztein se refieren a Macri como un “presidente pesificado”, devaluado, sin peso político ni autoridad.

Los radicales, principales socios del PRO en “Cambiemos”, ya no disimulan en público que trabajan para irse de la coalición oficialista y arrojarse en brazos de Lavagna, o en el mejor de los casos, “quedar en libertad de acción” de hacer lo que más les convenga; con prescindencia de la suerte final del gobierno. Mientras a Lavagna, justamente, lo mandaron a callarse tras una serie de pifias mediáticas que espantaron votos, para que no se note tanto el rol que está llamado a cumplir.

Mientras el escándalo de D’Alessio y Stornelli dinamita la fuerza de tareas de Comodoro Py y los procesamientos de Bonadío a Cristina ya son motivo de consumo irónico en las redes sociales, la Corte Suprema se ha vuelto un terreno árido para el gobierno, desde que forzó el desplazamiento de Lorenzetti de la presidencia: al paso que vamos, a Rosenkrantz le costará conseguir que le sirvan un café; y el asalto a la presidencia del tribunal orquestado desde el gobierno fue un palazo en un panal, que activó una catarata de fallos “tribuneros” en contra de sus intereses; cuya importancia no debe medirse por lo que deciden, sino en tanto advertencia de los cortesanos a la Casa Rosada de que podrían venir otros peores, y que en el mejor de los casos, no cuenten con ellos para apuntalar al régimen, en el plano inclinado de su caída.

Los manotazos de ahogado que toma el gobierno como las últimas medidas del BCRA toqueteando los encajes y poniendo en riesgo los depósitos de los ahorristas no logran domar al dólar (la variable a la cual Macri ató su propio destino político y electoral), y no hacen sino empeorar el cuadro; en tanto denotan claramente que no hay dólares suficientes para calmar la ansiedad del mercado, ni siquiera contando los que vendrán del FMI (que autoriza a vender 60 millones por día, cuando en la última semana de operaciones las reservas perdieron más de 1900 millones), ni los de la “cosecha récord”, que naturalmente los exportadores no liquidarán al ritmo de las necesidades del gobierno, sino en la medida de su propio interés en que el billete verde siga subiendo.

Al fin y al cabo, no es culpa de ellos que el gobierno haya dictado el Decreto 893/17 eximiéndolos de la obligación de liquidar las divisas en el país, una medida que hoy no está en condiciones de revertir (aunque sea imprescindible hacerlo) porque le significaría malquistarse con una de las pocas bases electorales firmes que conserva: a eso apuntaban hace poco las amenazas disfrazadas de críticas de la reaparecida Mesa de Enlace: derogar el decreto sería para Macri una Resolución 125, que no está en condiciones políticas de sostener.

Los indicadores sociales y económicos (evolución del PBI, nivel de actividad, empleo, pobreza, inflación), aun toqueteados por el INDEC macrista, son horribles, y la percepción cotidiana es aun peor. Default, hiperinflación, adelantamiento de elecciones, corralito: todas palabras asociadas a las crisis de 1989 y 2001, que en el actual contexto se tornan verosímiles, y posibles; sobre todo en el imaginario social.

Los presuntos movimientos para desplazar a Macri de la candidatura oficialista e instalar a Vidal en su reemplazo, o como parte de un acuerdo político transversal más amplio con sectores de la UCR y el PJ “alternativo” orquestado por fracciones del capital que le soltaron la mano al gobierno, más allá de su realidad o avances concretos, ya están instalados en los medios como operaciones a cielo abierto, y desde las trincheras “amigas”. Aun siendo globos de ensayo, solo pueden contribuir a lijar más aun la desvencijada figura presidencial.  

En ese marco, mientras más imposta Macri autoridad y energía, sin tomar ninguna media concreta para cambiar el rumbo (y por el contrario, ratificándolo toda vez que puede, incluso prometiendo ir más rápido si fuera reelecto), mas se deteriora su autoridad institucional, más se licúa su poder político y más disminuyen sus chances electorales: hoy le están diciendo que es peso muerto y debe correrse de la disputa sus amigos, no sus enemigos.

Lo que se intuía hace un año se confirma hoy, y todo transmite la sensación de fin de ciclo, y aun de una posible crisis institucional; algo que no es un escenario soñado ni deseado para la oposición que tiene más (y claras) chances de ganar las elecciones, ni para el conjunto de los argentinos, en especial los sectores populares: por muy desastroso y dañino que sea el gobierno de Macri, siempre que hay crisis institucionales, son ellos los que pagan los platos rotos de las peleas entre las distintas fracciones del capital, en escenarios de excepcionalidad política.

Para la oposición real (no la de “cartón pintado”, como dijo Cristina) la mejor salida política de esta crisis es que Macri llegue al fin de su mandato, sin excusas ni desplazamiento de culpas en otros (su especialidad, en la que sus socios radicales descollaron siempre), y que él, su gobierno y su propuesta política sean rotundamente derrotados en las urnas; para sumar legitimidad y acumular poder de origen para el proceso que se abre con su salida, que será duro y difícil, y exigirá tomar medidas drásticas desde el primer día.

Cualquier otra salida (como un golpe palaciego o alguna otra alquimia institucional) son funcionales al experimento en marcha de reeditar el 2002; con el radicalismo esquivando el bulto a su responsabilidad en el desastre, el peronismo “perdonable y conversador” sosteniendo posiciones institucionales que no está en condiciones de conservar en competencia abierta por el voto popular, y buena parte del “círculo rojo” escapando del experimento fallido de gobernar el país instalando directamente uno de los suyos en la Rosada; colocando a un presunto “tapado” (como Lavagna) que vele eficazmente por sus intereses.

Hoy, con Macri en el piso, incluso los que hasta ayer vaticinaban que era invencible electoralmente se le animan, y cunde la idea de que cualquiera puede ganarle. Pero aunque eso fuera cierto,  no significa que cualquiera pueda gobernar después de Macri; al menos si entendemos por gobernar algo más que administrar la crisis, y tutelar los mismos intereses que él.

Tuit premonitorio:

viernes, 29 de marzo de 2019

TWEETS POLÉMICOS


LPF: LABORATORIO PRODUCTOR DE FRUTA


La inflación y la disparada del dólar hacen estragos, y los dos juntos, ni te cuento: tanto que lo que el martes pasado eran 1,9 millones de dólares invertidos por la provincia entre 2008 y 2019 en el Laboratorio Productor de Fármacos (LPF) se convirtieron para el jueves a la tarde en 1900 millones de la moneda verde, como pueden ver en el tuit de Bonfatti que abre el post: le agregaron tres ceros los muchachos.

En esta entrada de ese mismo día, nosotros dividíamos la primera cifra que tiraron (1,9 millones de dólares) y la dividimos por cada uno de los 11 años tomados en la comparación (del 2008 al 2019), y nos daba algo así como un poco más de 172.000 dólares al año. Comparamos también la inversión con lo gastado por la provincia en los stands de Expoagro, o en publicidad oficial en los medios.

Pero como es costumbre en este blog y para sacarnos las dudas, fuimos a las cifras oficiales disponibles en el sitio oficial del gobierno de la provincia, a ver como era la cosa. Antes de exponerlas, algunas aclaraciones metodológicas:

1) Las cifras del 2008 al 2017 ambos años inclusive las tomamos de la Cuenta de Inversión de cada año, por ende no se trata de lo presupuestado, sino de lo efectivamente gastado.
2) La primera cifra que van a ver aparecer en cada año corresponde a lo gastado por el Laboratorio en concepto de "Bienes de Uso", o sea gastos de capital o inversión, como decía la noticia. El concepto comprende "Maquinarias y Equipo" y "Construcciones", por ejemplo obras en el edificio donde funciona.
3) La cifra que va a continuación entre paréntesis es el gasto total, por todo concepto, incluyendo los sueldos del personal y la compra de las drogas necesarias para producir los medicamentos, que son el principal gasto del organismo.
4) A continuación de ambas cifras la cotización del dólar a diciembre de cada año y seguidamente tomando como base la misma, lo invertido en dólares por el Laboratorio ese año en "Bienes de Uso". 
5) A partir del año 2012 se exponen dos series de cifras por año: una del Laboratorio propiamente dicho, y la otra del fideicomiso creado por ese año para participar de las licitaciones del programa Remediar (ahora dado de baja), y que es administrado (para variar) por el Banco Municipal de Rosario. Dicho todo esto, van las cifras: 

Año 2008: 734.521,58 (15.734.126,11) -  Dólar $ 3,41 - Inversión en U$D: 215.323,04
Año 2009: 1.923.034,48 (27.183.187,22) - Dólar $ 3,83 - Inversión en U$D: 502.097,77
Año 2010: 997.596,18 (21.193.039,57) - Dólar $ 4,01 - Inversión en U$D: 248.777,10
Año 2011: 1.414.002,38 (18.048.624,43) - Dólar $ 4,32 - Inversión en U$D: 327.315,36
Año 2012: 496.492,49 (22.198.782,37) - Dólar $ 4,92 - Inversión en U$D: 100.913,10
Año 2012 Fideicomiso: 0 (3.139.007,23) - Dólar $ 4,92 - Inversión en U$D: No hubo
Año 2013: 1.544.034,09 (30.054.297) - Dólar $ 6,53 - Inversión en U$D: 236.452,38
Año 2013 Fideicomiso: 329.931,75 (7.382.928,68) - Dólar $ 6,53 - Inversión en U$D: 50.525,53
Año 2014: 3.791.272,14 (50.143.484,40) - Dólar $ 8,58 - Inversión en U$D: 441.873,20
Año 2014 Fideicomiso: 210.000 (13.734.498,74) - Dólar $ 8,58 - Inversión en U$D: 24.475,52
Año 2015: 3.940.417,86 (130.986.144,15) - Dólar $ 13,43 - Inversión en U$D: 293.404,15
Año 2015 Fideicomiso: 2.373.409,98 (9.415,606,65) - Dólar $ 13,43 - Inversión en U$D: 176.724,49 
Año 2016: 7.587.042,55 (185.041.013,97) - Dólar $ 16,30 - Inversión en U$D: 465,462,73
Año 2016 Fideicomiso: 361.838,51 (2.981.698,78) - Dólar $ 16,30 - Inversión en U$D: 22.198,68
Año 2017: 39.817.220,49 (303.971.228,72) - Dólar $ 18,98 - Inversión en U$D: 2.097.851,44 (*)
Año 2017 Fideicomiso: 0 (3.769.244,60) - Dólar $ 18,98 - Inversión en U$D: No hubo

Conclusión: sumando las inversiones efectivamente realizadas desde el 2008 hasta el  fin del año 2017 (último dato oficial disponible) representarían unos U$D 4.803.394,49, bastante lejos (muy) de los 1900 palos verdes que tuiteó Bonfatti. Con esa cifra en mente, volver a las comparaciones del post anterior, con los stands de Expoagro, o la publicidad oficial; que por ejemplo para este año supera los 23,5 millones de dólares, solo en un año. 

(*) Más de las dos terceras partes de la inversión de ese año corresponden a obras en el edificio, no compra de equipamiento o tecnología. Exactamente U$D 1.371.637,43 corresponden a ese ítem. 

PD 1: por las dudas alguno se de cuenta que mandaron fruta mal y borren el tuit, va captura de pantalla:


PD 2: para que no quede ninguna duda de que Bonfatti (o el que le maneja la cuenta) mandó fruta mal, acá en el portal oficial del gobierno de la provincia dicen que son 1,9 millones de dólares, no 1900. Va imagen:


¿DIÁLOGO, O PEDIDO DE CLEMENCIA?


La derecha en la Argentina, en dictaduras o en democracia, repite el mismo mecanismo: cuando está en la oposición aduce persecución, se victimiza y le resta legitimidad a los gobiernos democráticos que no son de su agrado, tildándolos de dictadura o asociación ilícita.

Pide pluralismo, respecto por la diversidad de voces, diálogo y consenso “en los grandes temas en los que nos tenemos que poner de acuerdo todos los argentinos”; pero cuando gobierna y tiene la sartén por el mango, la cosa se da vuelta: persigue, estigmatiza, segrega, señala con el dedo, y profetiza: “muerto el perro se acabó la rabia”, “no vuelven más”.

Por supuesto que del mismo modo en que deslegitima el voto popular con el sambenito del clientelismo (cuando no lanza temerarias denuncias de fraude) cuando los gobiernos no son de su agrado, exalta la madurez cívica de los ciudadanos de a pie cuando las urnas le sonríen, y entonces sí reclama el derecho del gobierno (que ahora es “propio”, aunque a veces quieran disimularlo) de imponer su programa político, social y económico, sin contemplaciones, ni concesiones a la oposición.

Para luego, cuando se ven perdidos y comienzan a intuir que lo que soñaron una hegemonía perdurable se disuelve en el aire, empezar a pedir concordia, pacificación de los espíritus, amnistías, encuentro entre los argentinos, olvido de las pasiones, y diálogos fecundos para la búsqueda de caminos comunes.

Cuando hablamos de derecha a estos fines, incluimos a los colaboracionistas más o menos desembozados que todo régimen de ese tenor recluta o se le ofrecen voluntarios, incluyendo los presuntos “soportes intelectuales”, se asuman como orgánicos a él o no. Como por ejemplo los que ahora están llamando al diálogo para “cerrar la grieta”, según podemos ver en ésta nota de Clarín a la que refiere el tuit de apertura.

Entre los firmantes del documento destacan Agustín Salvia (el del Observatorio Social de la UCA), Jorge Fontevecchia, Norma Morandini, Federico Pinedo, Soledad Silveyra, Santiago Kovadloff, Julio Bárbaro, Marta Oyhanarte, María Eugenia Estenssoro, Sergio Berensztein, Eduardo Fidanza, Daniel Sabsay, Diana Cohen Agrest, Juan José Campanella, Alejandro Fargosi, Carlos Rottemberg, Alberto García Lema, Daniel Marx, Federico Andahazi, Guillermo Lipera (el del Colegio de Abogados porteño de la calle Montevideo), Teddy Karagozian, Guillermo Francos, Juan José Llach, Diego Gorgal (el "experto en seguridad" de Massa)" y siguen las firmas.

Curioso (o no): no hay ningún kirchnerista, ni alguno cercano o sospechado de serlo. Una primera lectura de esa circunstancia podría ser que más que una invitación sincera a dialogar entre los que piensan distinto, parece más un pedido de “rendición incondicional”: si los réprobos (es decir los kirchneristas) aceptaran las propias culpas pueden ser “admitidos” en el diálogo democrático, con olvido y perdón de su presunta “falta de papeles” en ese renglón, papeles que por supuesto se autoatribuyen la condición de ser los dispensadores, y certificadores de calidad.

Sin embargo, esa lectura sería generosa y no se correspondería estrictamente con los hechos; que marcan que lo que está pasando es otra cosa: estaban arriba del Titanic, sintieron el choque contra el iceberg, y descubrieron de golpe que no hay botes salvavidas para todos, y tratan de salvarse.

En concreto, diluir sus responsabilidades concretas en el sostenimiento social, mediático, judicial y cultural del gobierno oprobioso que tiene el país, y las consecuencias de sus políticas, y acaso proyectando las consecuencias de sus propios actos: otra vez, el miedo a ser perseguidos, estigmatizados, o sea, a padecer lo que engendraron e hicieron a otros; por el simple hecho de haber adherido a un proyecto político.

Si la invitación fuera sincera, comenzarían por reconocer los propios errores, como haber bancado hasta lo indecible a este gobierno de mierda, y aun seguir bancándolo; trabajando de patrullas del comisariato ideológico o judicial -según  los casos- para él.

Pero eso sería pedirle demasiado a estos pavos y pavas reales: tanto como que se bajen del pedestal de sus inmensos egos, que les hacen suponer -sin más argumento que su propia opinión, y las de los demás pavos y pavas- que tienen un rol relevante en la sociedad, o que le aportan algo. Y si no nos creen, vean esto: 

jueves, 28 de marzo de 2019

BREVE EXPLICACIÓN DEL PERONISMO


"Sepan señores, que la Revolución Libertadora se hizo para que en este bendito país, el hijo del barrendero, muera barrendero." (contraalmirante Rial, a un grupo de huelguistas que esperaban ser atendidos por el dictador Lonardi)

DINÁMICA DEL PODER


Ayer el Tribunal Oral Federal Nº 2 condenó a Menem y Cavallo a 3 años y 9 meses de prisión por peculado (artículo 261 del Código Penal), por la venta a precio vil a la Sociedad Rural del predio de Palermo que ocupa hace más de 100 años, en 1991; cuando los dos estaban en la cúspide de su poder.

En cambio las autoridades de la Rural de entonces fueron sobreseídas, por considerar los jueces que obraron de buena fe, comprando en 30 millones de dólares pagaderos en generosísimas cuotas, lo que valía 131 millones de la misma moneda, según cualquier tasación de mercado.

Con fundamento en los mismos hechos (el delito de peculado) y los procesamientos que había dispuesto la justicia en 2012 contra todos (incluyendo a los ex directivos de la Rural que ahora zafaron) Cristina (elegida un año antes con el 54,11 % de los votos) dictó en diciembre de ese año el Decreto 2552 (texto completo acá); por el cual revocaba la venta por ser de nulidad absoluta (tanto como que fue en hecha a través de un delito), y ordenaba la restitución del predio al patrimonio del Estado nacional.

Por supuesto en ese momento todos los "agrodiputados" que aun ocupaban bancas en algunos partidos que se las alquilaron (como la UCR), y opositores varios como Ricardo Gil Lavedra, Federico Pinedo y Tumini (sí, Tumini) pusieron el grito en el cielo por el decreto, y los medios hablaban de "expropiación", cuando el Estado simplemente recuperaba lo que era suyo. 

La Sociedad Rural fue a la justicia con el patrocinio del estudio Cassagne (el mismo que representó al Grupo Clarín en su pleito por la ley de medios), y pese a que un juzgado de primera instancia rechazó una medida cautelar que solicitaron para impedir que se aplicara el decreto, lograron que se las otorgara la Sala II de la Cámara Civil y Comercial; la misma que les había concedido una medida similar para impedir, justamente, la aplicación de la ley de medios.

El gobierno de Cristina apeló la resolución de la llamada "Cámara en lo Clarín y lo Rural", y así el pleito (reiteramos: una simple cautelar, no la discusión sobre el fondo de la cuestión)  aterrizó en la Corte Suprema de Justicia en mayo de 2013; donde permanece desde entonces, sin movimientos.

Mientras tanto, el decreto quedó suspendido, y la Rural pudo seguir ocupando ilegítimamente el predio que pagó a precio vil en el marco de un negociado que la justicia acaba de confirmar como delito; y al cual van todos los políticos (menos Cristina) años tras año, a rendirle pleitesía a la entidad agrogarca por excelencia, con motivo de la exposición anual.

La fiscal destacada ante el TOF 2 seguramente apelará la sentencia en la parte que corresponde al sobreseimiento de los ex directivos de la Sociedad Rural, y pidió la restitución del predio al Estado argentino, pero en vano. No sería de extrañar que ahora, y con ese fallo a la vista, los cortesanos se dignen por fin y después de casi 6 años, a tratar el recurso del Estado contra la cautelar, y lo rechacen con el fundamento de que el delito lo cometieron los funcionarios públicos, no los directivos de la Rural.

Ya en el ocaso de su poder, Menem y Cavallo son sacrificados como chivos expiatorios, y aquellos para los cuáles cometieron el delito y fueron sus beneficiarios directos (la Sociedad Rural) salen limpios de polvo y paja, demostrando que la justicia es -ante todo- un formidable aparato defensor de los intereses de clase.

Y la que se atrevió a ordenar que lo que es del Estado (y por ende todos los argentinos) volviera a su patrimonio, debe desfilar por los juzgados afrontando un montón de causas, una más inversoímil que la otra. ¿Se entiende más o menos como funciona la dinámica del poder en la Argentina, o hay que hacer un dibujito?

EL AGUANTE


No, la gente no tiene que aguantar nada, porque desde diciembre del 2015 para acá no viene haciendo otra cosa que eso: aguantar.

Aguantar la pérdida de derechos, que a su salario o su jubilación se los coma la inflación, aguantar un retroceso constante de su nivel de vida, aguantar resignar consumos, primeros los "superfluos" (como ir al cine o a comer afuera, de viaje o comprarse ropa), y después los imprescindibles: la leche, la carne, los remedios, los útiles escolares para los pibes.

Viene aguantando su inutilidad en todo lo que no sea llenarse lo propios bolsillos, sus excusas inverosímiles, sus promesas vacías como las de campaña: "la pobreza cero", la eliminación de Ganancias, "el segundo semestre", "la luz al final del túnel", "lo peor ya pasó", "los dólares de la cosecha récord".

No tiene que aguantar un carajo porque le prometieron que iba a vivir mejor, que se venía la "revolución de la alegría" y que no le iban a quitar nada de lo que te tenía y le mintieron, descaradamente, como cuando le dijeron que la inflación iba a ser lo más sencillo de resolver, cuando llegaran al gobierno. Le mintieron, le mienten y le seguirán mintiendo.

No tiene por que aguantar que mientras casi todos estamos cada día un poquito peor, unos pocos (entre ellos, ustedes) están cada día un poco mejor; y no solo les chupan el huevo él dólar o la inflación, sino que en lo íntimo se alegran porque los beneficia, porque así lo pensaron: forrarse los bolsillos, comprar todos los dólares que quieran y fugarlos, para ponerlos a buen resguardo como todo el resto de su patrimonio (ese que prometieron que iban a repatriar), que está fuera del país.

La gente no tiene por que aguantar más nada cuando los que hasta ahora les hicieron el aguante a ustedes (que era una manera de hacérselo a ellos mismos, y sus intereses), como los bancos, los inversores golondrina y los fondos buitres, les picaron el boleto y se están rajando antes del derrumbe final; porque saben (siempre lo supieron) que esto no tiene sentido, ni futuro, ni solución. No con este gobierno, que no solo es parte del problema, sino que "es el problema".

Bastante tiene ya la gente con aguantar que falten meses para que esta vergüenza se termine y finalicen su mandato, si es que no deciden irse antes de tiempo, como acostumbran; para dejarnos el desastre y volver en unos años, contándonos que en realidad la culpa fue nuestra, o de otros, nunca de ustedes. Porque ser garca significa justamente eso: no asumir nunca ser culpables de nada.

Precisamente ya la gente no tiene (ni puede) aguantar más nada, porque además de que vive cada día un poco peor, le dicen que es su culpa, porque se acostumbró mal (y la malacostumbraron) a vivir un poco mejor, a sacar un poco la cabeza a flote, y no se merecía nada de todo eso. O sea que viene aguantando ese odio clasista que ustedes destilan, desde el primer día.

Agradezcan que la gente tiene y tuvo aguante, porque de lo contrario hace rato que los hubieran colgado de un farol en una plaza, porque méritos para eso hicieron de sobra. Así que no nos vengan a decir que hay que aguantar nada, menos a ustedes, que nos dicen que este (el que condujo al desastre actual) es el único camino, que van a seguir por acá y aun más rápido, si los reeligieran. Cagándose en todo.

No tienen derecho a pedir nada: ni plata, ni paciencia, ni aguante, ni piedad, ni comprensión. Gastaron todo el crédito social, así como antes habían gastado el de "los mercados", y si fueran un poco menos imbéciles, se darían cuenta, y ya que no parecen poder ni querer hace nada para remediar el desastre que hicieron (aunque más no sea rajándose), meterían violín en bolsa y se dejarían de faltarnos el respeto, enojándose un día (como si no tuvieran nada que ver con nada), y pidiéndonos aguantar, al otro.

Acaso en el mundo de ustedes las cosas funcionen de otro modo, pero un país (este, cualquiera) necesita un gobierno, no cursos de autoayuda. Y tarde o temprano lo encuentra, aunque el camino hasta allí le cueste equivocarse, y pagar las consecuencias, como nos está pasando a los argentinos. Tuits relacionados: