LA FRASE

"LOS JUGADORES PODEMOS ESTAR UN AÑO SIN COBRAR, Y SI HICIMOS NEGOCIOS CON PARQUES EÓLICOS, HASTA DOS." (CARLOS TÉVEZ)

sábado, 30 de noviembre de 2019

NO TE PUEDO CREER


TWEETS POLÉMICOS

LAS FRASES DEL MES


1. "Al final me corrían por izquierda a mí, y el que se terminó poniendo la gorra fue Alberto Fernández." (Patricia Bullrich)

2. "Quiero desmentir que mi renuncia sea efectiva a partir de marzo para cobrar el proporcional de aguinaldo." (Elisa Carrió)

3. "Con un par de actos más en el conurbano y dos o tres señoras más a las que el presidente les besara los pies, estábamos en balotaje." (Miguel Angel Pichetto

4. "No saben la alegría que me dio encontrar al Barman argentino en Times Square, lástima que no estaba también el Pingüino." (Patricia Bullrich)

5. "Si organizan una marcha para despedir a Macri cuando termine el mandato tengan cuidado que a las 12 de la noche no se convierta en zapallo." (Hebe de Bonafini)

6. "Estoy dispuesto a cumplir con mi promesa, pero hasta ahora no encontré ningún balcón que esté al nivel de la calle." (Federico Pinedo) 

7. "Al documento con los logros económicos de nuestro gobierno lo tienen que mirar fijo sin pestañear hasta que les demos la orden de despertar." (Marcos Peña)

8. "Quiero desmentir que vaya a representar a Bolsonaro en la asunción de Alberto Fernández." (Anamá Ferreyra)

9. "Nos vamos del gobierno con las manos limpias, porque habiendo sociedades off shore y transferencias electrónicas, para que ensuciarse las manos tocando plata." (Mauricio Macri)

10. "En la dictadura los científicos no tuvimos problemas, si uno no andaba investigando nada raro no lo mandaban a lavar los platos y ese tipo de cosas." (Sandra Pitta

11. "Yo no niego que las "Plazas del Sí Se puede" y besarles los pies a las señoras haya estado bien, pero para ganar nos hizo falta un Camacho, alguien así, bien decidido." (Miguel Angel Pichetto)

12. "Que haya tanque en las calles en Bolivia no significa que estemos ante un golpe de Estado, podrían estar buscando una estación de servicio para cargar nafta." (Jorge Faurie)

13. "Quiero felicitar a Jeanine Añez y decirle que la envidio: por lo menos ella consiguió que le pusieran la banda, y tener una oficina propia." (Juan Guaidó)

14. "No saben el alivio que me dio descubrir que en Bolivia todavía queda gente blanca y  cristiana." (Juan josé Gómez Centurión)

15. "Me quiero acoger a la ley del arrepentido para contar todo lo que sé, como por ejemplo que Daniel Santoro se tiñe." (Marcelo D'Alessio

16. "Yo fui un adelantado a su tiempo en esto de autoproclamarse presidente, y como todo adelantado, fui incomprendido." (Daniel Vila)

17. "Saqué un decreto eximiendo a los militares y policías de toda responsabilidad penal por la represión para que no se abarroten los tribunales de causas que sabemos que nunca llegan a ningún lado." (Jeaninne Añez)

18. "Lo asombroso de la foto de Evo Morales en un restaurante es que no estaba robando de los tachos de basura como siempre hace esta gente." (Baby Echecopar  

19. "Me cae bien este muchacho Camacho, le veo un aire a Yamil Santoro." (Patricia Bullrich)  

20. "Zaffaroni está mal de la cabeza, ¿cómo van a intervenir el Poder Judicial de Jujuy con el trabajo que me dio armarlo a mi medida?" (Gerardo Morales

21. "Monzó tuvo suerte: Graciela Camaño lo hizo llorar, y no fue de un cachetazo." (Carlos Kunkel

22. "La verdad es que no sé si fue derogado o no el protocolo de interrupción legal del embarazo, no tuve tiempo de mirar el Boletín Oficial todavía." (Carolina Stanley)

23. "Me niego a que me digan que el macrismo es la cría civil de la dictadura, con la dictadura nosotros conservamos más intendencias." (Alfredo Cornejo

24. "Estamos evaluando armar un organismo con toda la gente que Lifschitz está nombrando en el Estado antes de irse, lo llamaríamos "Dirección de Socialismo Residual". (Omar Perotti

25. "Yo no niego que el triunfo de Alberto Fernández en Argentina haya sido legítimo, pero creo que igual debió haberse hecho el balotaje para que todos nos quedáramos más tranquilos." (Luis Almagro)

26. "No entiendo de que se queja Perotti si le estoy ahorrando trabajo: no va a tener que nombrar gente en los cuatro años de su gobierno, ni siquiera a los ministros." (Miguel Lifschitz)

27. "Por suerte me quedan pocos días para terminar el mandato y poder descansar que buena falta me hace, creo que me lo merezco." (Mauricio Macri)

28. "El tiempo cura las heridas, así que espero que al rabino Bergman se le cure la sangradura de los huevos después de rascárserlos cuatro años." (Aníbal Fernández)

29. "¿Cómo iba a saber yo que después de haber sido CEO de la empresa durante años, Aranguren también tenía acciones de Shell?" (Laura Alonso)

30. "Leo en las redes sociales que hay gente que nos votó que piensa protestar el próximo gobierno dejando de pagar los impuestos y por fin siento que comprendieron el mensaje." (Mauricio Macri)

viernes, 29 de noviembre de 2019

EL PRECIO DE LA IGNORANCIA


DICE LIFSCHITZ QUE EL PERONISMO TUVO RAZÓN DESDE EL PRINCIPIO


El 20 de noviembre pasado y contrariando lo que le había prometido a Omar Perotti, Lifschitz mandó a la Legislatura el proyecto de Presupuesto provincial 2020: ver acá la información en detalle en el portal oficial del gobierno. Cuando se conocieron detalles del proyecto, aprobado de inmediato por el Senado en un trámite express al día siguiente, desde distintos sectores del peronismo se advirtió que además de una turrada política (armar un presupuesto que va a ejecutar otro gobierno), el presupuesto dibujado por Lifschitz y su gabinete era un mamarracho, por varias razones.

Para empezar, porque subestimaba los gastos corrientes (salarios de los empleados públicos, gastos de funcionamiento de los organismos y reparticiones, coparticipación a los municipios y comunas, subsidios a la enseñanza privada, transferencia para planes sociales, comedores escolares y copa de leche, pago de los servicios públicos, etc; ya que los mismos crecían un 25 % interanual, contra un 43,5 % del crecimiento interanual del gasto total.

De ese modo se dibujaba un resultado económico (superávit corriente) de 60.000 millones de pesos, con el cual en teoría se financiaría un ambicioso plan de obra pública de más de 42.000 millones de pesos (cuando al 30 de septiembre de éste año se llevaban ejecutados 16.000), contabilizando además como recursos 10.000 millones de pesos que llegarían de la nación en pago parcial de la deuda determinada por el fallo de la Corte Suprema de la Nación de finales del 2015 por la masa precoparticipable que iba a la ANSES, más otros 11.722 millones de pesos que llegarían también de la nación, para financiar el déficit de la Caja de Jubilaciones y Pensiones.  

Como al mismo tiempo se le negaba al gobernador la facultad de transferir partidas de gastos de capital a gastos corrientes, se lo ataba de manos para garantizar el normal funcionamiento del Estado (los gastos corrientes oscilan entre el 90 y el 95 % del total, en promedio, cada año), pagar en tiempo y forma los salarios de los empleados públicos, y poder afrontar los compromisos derivados de los aumentos que se pactaran en paritarias. Se dijo también que no se lo autorizaba a endeudarse para financiar el déficit, porque se dibujó un superávit financiero 3118 millones de pesos, al que se llegaba como se explicó con recursos inflados en por lo menos 21.722 millones de pesos.

Ese presupuesto que mandó Lifschitz a la Legislatura contempla como recursos provenientes de "Fuentes Financieras" $ 3.984.173.000, de los que corresponden a "Disminución de la Inversión Financiera" (uso de los plazos fijos bancarios hechos por el gobierno) $ 844.696.000, y a "Endeudamiento Público e Incremento de Otros Pasivos" (toma de créditos) los $ 3.139.477.000 restantes. Para ponerlo en perspectiva, éste año por el mismo concepto ("Fuentes Financieras") la ley de presupuesto le habilitó a Lifschitz $ 11.034.435.000; desagregados en "Disminución de la Inversión Financiera" (uso de disponibilidades a plazo fijo) por $ 1.896.251.000, y "Endeudamiento Público e Incremento de Otros Pasivos" (toma de deuda) por $ 9.138.184.000.

¿A qué viene todo esto? A que como muestra el decreto de apertura, el 14 de noviembre pasado (o sea, apenas 6 días antes de mandar el Presupuesto 2020 a la Legislatura), Lifschitz dictó un decreto "ad referéndum de la Legislatura" (un virtual DNU), por el cual amplía el presupuesto 2019 en $ 18.608.400.000 (artículo 1), o sea más de 18.608 millones de pesos. 

Por el lado de los recursos, la ampliación no se basa (como pasa en otros casos) en una mayor recaudación tributaria que la prevista en el presupuesto, sino en el uso de "Fuentes Financieras", que uno de los anexos al decreto identifica como endeudamiento para "Insuficiencia Presupuestaria"; porque como dice el propio decreto, las partidas quedaron en rojo, y tienen que reforzarlas.

Acá aparece la primera conclusión: se fumaron todas las "Fuentes Financieras" previstas para el ejercicio (esos algo más de 11.034 millones de pesos provenientes de plazos fijos bancarios, y préstamos, incluidos los internacionales en divisas), y necesitaron reforzarlas con un 68,64 % más de ese rubro, con lo cual este año las "Fuentes Financieras" terminarán siendo en la Cuenta de Inversión, como mínimo, $ 29.642.835 (sí: casi 29.643 millones de pesos); y seis (6) días después plantean un presupuesto en el que en éste rubro le quieren dejar a Perotti (al que le dejan una abultada deuda flotante con proveedores y contratistas) solo $ 3.984.173.000: 7,44 veces menos, visto en porcentaje, apenas el 13,44 % de las "Fuentes de Financiamiento" que tuvo Lifschitz en su último año de gobierno.

¿Y quién se avino a prestarle a su gobierno semejante suma? En realidad, él mismo, porque son adelantos en descubierto en el Nuevo Banco de Santa Fe de Eskenazy, a descontar con sus intereses de los depósitos oficiales en el banco. ¿Se entiende ahora por qué tres días antes le renovaron el contrato como agente financiero de la provincia por cinco años?

Pero más interesante aun es el decreto si se lo analiza por el lado de los gastos, es decir a que se destinaron esos 18.608 y pico de millones de pesos: al pago de los aumentos salariales pactados en las paritarias. Y dicen por qué lo tuvieron que hacer: porque esos aumentos fueron pactados después de que se mandó a las Cámaras el proyecto de presupuesto para éste año, a fines del 2018: para ser más precisos, el 18 de noviembre del año pasado, cuando a Lifschitz no le preocupaba excederse en casi 50 días, del plazo previsto por la Constitución al respecto.

O sea y para que se entienda, exactamente la misma situación que se dio este año, porque el presupuesto 2020 que el propio Lifschitz envió a la Legislatura llegó en noviembre, y a esa fecha aun no están cerrados los aumentos salariales porque las paritarias con los estatales santafesinos arrancan en los primeros meses del año que viene. Lo cual quiere decir que no solo las críticas del PJ al presupuesto que acaba de aprobar la Legislatura en base al proyecto enviado por Lifschitz son exactas, sino que el propio Lifschitz lo corrobora éste año, con este decretazo firmado a menos de una semana de enviar el presupuesto.

Y mientras él hace uso de la atribución de endeudarse para aumentar el presupuesto para pagar sueldos, le quiso negar a Perotti la atribución de modificar en forma compensada (o sea, sin aumentar el gasto ni contraer deuda) las partidas del presupuesto, transfiriendo recursos previstos para gastos de capital (inversiones, obra pública), para afrontar gastos corrientes; que como se dijo están subestimados en el presupuesto. 

Precisamente, estos 18.608 millones de pesos que dice Lifschitz que costaron las paritarias determinan el nivel de la masa salarial que va a tener que afrontar la gestión de Perotti, antes de empezar a discutir los aumentos con los gremios de los trabajadores estatales; dicho esto para el banana del diputado Blanco, que lo chicaneaba a Perotti diciendo que al quejarse del presupuesto armado por Lifschiz, en realidad estaba ocultando que quiere hacer un ajuste salarial, y no pactar aumentos en paritarias. 

Restaría saber si el Decreto 3666 fue notificado por el Poder Ejecutivo a la Legislatura como manda la Ley 10.401 y cuando, porque el plazo que establece el Decreto 400/05 cuando se dictan decretos "ad referéndum" de las Cámaras como éste, se vence hoy. No sea cosa que además de dibujar los números del presupuesto, los muchachos le hayan ocultado a los legisladores una información clave para decidir que hacer con el presupuesto. Porque si algo demuestra el decreto (dicho por el propio Lifschitz) es que en la discusión el peronismo tuvo la razón desde un principio. 

Además de, por supuesto, saber si lo sacaron justo cuando se les terminaban las partidas para pagar sueldos, o se les agotaron antes y echaron mano a cualquiera con saldo disponible aunque tuviera un destino diferente (lo cual sería malversación de caudales públicos, que es delito), y luego  quisieron acomodar los tantos con el decreto. Tuits relacionados: 

GRASA DESGRASADA


Los que hurgamos todos los días en el Boletín Oficial, nos encontramos este martes con la publicación del Decreto 788, por el cual Macri homologaba un acuerdo paritario para modificar el Convenio Colectivo de Trabajo del Sector Público, creando el "Régimen de Alta Dirección Pública" (el decreto completo y sus anexos acá); que abarca a los Directores Nacionales, Directores simples y Coordinadores.

Es decir, en su gran mayoría, un régimen pensado para el ñocaje macrista que ingresó en masa al Estado a partir de diciembre del 2015, mientras el gobierno cesanteaba empleados públicos con la excusa de terminar con "la grasa militante", forzaba paritarias a la baja y virtualmente dejaba sin personal a organismos estatales enteros, que reemplazaba por estos acomodados, mientras hablaba de reducir el gasto.

Estos ñoquis "VIP" se salvaron de la presunta poda de cargos políticos en el gobierno que en su momento prometieron Macri, Peña e Ibarra, y de la que ya nadie se acuerda porque -sencillamente- nunca existió. Los siguieron designando hasta el final de la gestión, y con este engendro que aprueban ahora apuestan a que permanezcan en funciones en el próximo gobierno, como "topos" enquistados en estructura estatal.

El nuevo convenio fue homologado con el solitario apoyo de la UPCN nacional del "Centauro" Andrés Rodríguez, un oficialista de todos los gobiernos que por supuesto, ya tiene su foto con Alberto Fernández, y es parte esencial de la conducción de la CGT que se aprestó rápida a ser de nuevo oficialista: las cosas hay que decirlas, aunque duelan.

Por el contrario ATE se opuso en todas y cada unas de las instancias de implementación del nuevo régimen, que originariamente fue aprobado en el mes de junio y pasó desapercibido porque luego vinieron las elecciones; pero ahora las partes (otra vez: el gobierno y UPCN) acordaron posponer su entrada en vigencia al 1º de enero del año que viene, o sea cuando AF ya esté en la Casa Rosada.

La movida no es casual: el régimen contempla que los funcionarios designados en cargos de "Alta Dirección Pública" permanezcan como mínimo cinco años en sus funciones, y si antes de ese plazo se cancela su designación, aunque sea porque recibieron una evaluación del desempeño negativa, se hacen acreedores a una compensación equivalente a la diferencia con el salario que les corresponda percibir en otro cargo público (si ya pertenecían a la planta del Estado) y el de "Alta Dirección", multiplicado por los años que les falte para cumplir los cinco años de permanencia garantizada por el decreto: un seguro contra depuraciones que pudiera hacer el nuevo gobierno.

Del mismo modo, si sus designaciones fueran dejadas sin efecto por la supresión de los organismos en los que revistan (supongamos la Dirección Nacional de Movilidad en Bicicleta, tan famosa en un tiempo), o si al vencimiento de esos cinco años se presentan a una nueva selección para el cargo y pierden, el decreto les otorga el derecho a una indemnización equivalente a un mes de sueldo del cargo de "Alta Dirección", por cada año de servicio: tengamos en cuenta que hablamos de sueldos nominales que pueden llegar a los 425.000 pesos, unos 348.000 pesos de bolsillo.

De este modo el macrismo que ingresó al Estado con el discurso de la meritocracia, la grasa militante y el ajuste, se va plantando ñoquis a granel, con sueldos que multiplican varias veces el promedio de los de los agentes estatales comunes del Estado nacional, y con reaseguros para quedarse, o irse con los bolsillos llenos.

Es decir, otro tema a no discutir nunca más con ésa gente para la cual el problema es siempre el gasto público o lo que ganan los agentes estatales, pero que seguramente con ésto se harán bien los boludos, y otro decreto a tumbar cuando lleguemos al gobierno, aunque el amigazo Rodríguez se enoje, o en todo caso: que pruebe su renovada lealtad a todos los oficialismos, bancando tumbar esta grosería.

Y ahora que vuelve Gustavo Béliz al gobierno (ya que estamos), habría que pedirle que de una manito para desarmar el perverso sistema que él mismo pergeñó allá en los 90' cuando era Secretario de la Función Pública de Menem, conocido como SINAPA, luego reconvertido en SINEP (Sistema Nacional de Empleo Público); que dejó la puerta abierta para que se colen estos engendros, que terminan en un Estado que, en materia salarial, muchas veces es Belinda: una minoría de empleados con sueldos de Bélgica, y una mayoría con los de la India, algo que el kirchnerismo logró revertir solo parcialmente en sus años de gobierno.

jueves, 28 de noviembre de 2019

¿Y LA VICE PRESIDENTA QUÉ OPINA?


EL PLAN ABRE EL MONEDERO


El famoso "Plan Abre" se está aplicando en la provincia desde el 2014, y ya nos han dicho un montón de veces que es bárbaro, lo mejor que hay en políticas sociales en el mundo mundial y coso.

Hasta le pagan una parva a la UCA para que les diga justamente eso, y lo vienen haciendo desde 2015.

Tan bueno es, que hace poco hicieron aprobar por ley y con la ayuda de los senadores de la Banelco, una ley para extenderlo a toda la provincia, y cuando mandaron a la Legislatura el presupuesto que tendría que haber hecho Perotti (porque es es el que lo va a aplicar en definitivas), se jactaron de que le asignaron fondos por 3187 millones de pesos.

Así las cosas, ¿cuál es la necesidad de pagarle casi 775 lucrecias a los come billeteras del CIPPEC, para que hagan algunas entrevistas y unos cuantos "focus group" para ver que onda con el Plan?


CRISTINA NO LOS DEJA DORMIR


Con más de dos décadas largas permaneciendo en las grandes ligas de la política argentina, con mandatos repetidos en el Congreso y dos períodos presidenciales a cuestas, a los que llegó ganando en ambos casos la elección en primera vuelta por mayorías aplastantes, el periodismo estrella de los medios hegemónicos, “analistas” varios de prestigio inventado y buena parte de la propia dirigencia política se sigue “sorprendiendo” con Cristina, y su capacidad de hacer política.

El último episodio que, claramente, no vieron venir, pero ahora te cuentan con lujo de detalles, fue la rosca que armó en el Senado para garantizarle a Alberto gobernabilidad y un bloque único y amplio para trabajar sin sobresaltos, más amplio incluso que el que ella tuvo como oficialismo en sus dos gobiernos. Seis meses atrás sorprendió a todos con la elección de quien en menos de dos semanas será el presidente de los argentinos.

Acaso el problema estribe en que ninguno de ellos analice a la Cristina real, sino a la que ellos suponen que es, o a la que quisieran que fuera: desde el “Frepasito tardío” de Asís, hasta la larga lista de pronósticos y sentencias de muerte política irreversible que le auguraron las plumas de las vacas sagradas del estrellato periodístico, se podría escribir un libro con las pifiadas analíticas cometidas en torno a su figura; como esas recopilaciones anuales que hacen Alfredo Zaiat o Mariano Kestelboim con los papelones de los econochantas y consultores de la city, sobre el comportamiento de la economía.

Por supuesto que nada de eso les impedirá seguir analizando a Cristina como si nada hubiera pasado: se levantan del piso, se sacuden la tierra de la ropa y siguen, como si no hubiera pasado nada. Porque son parte de un dispositivo de poder al que Cristina lo jode, siendo lo que es: un animal político con todas las letras, y el más gravitante de la política argentina en los últimos años, por una estancia de diferencia en relación al resto; cosa que por supuesto, jamás le reconocerán, haga lo que haga.

Y si no remitámonos simplemente a lo que vino pasando desde la llega de Macri al gobierno, hasta su salida, en pocos días, de la Casa Rosada: es imposible recordar la cantidad de veces que pronosticaron el ocaso político final de Cristina y la desaparición del kirchnerismo como entidad política, reducido (como lo querían dejar) a un asunto policial a ser tratado con jueces y fiscales. “Cristina no va a tener tiempo de hacer política mientras trajina por los juzgados, y terminará presa”, decían en esos términos o parecidos.

Ni hablemos cuando en las legislativas del 2017 perdió en la general (tras haber ganado en las PASO) frente a Esteban Bullrich en la provincia de Buenos: hagamos acá un alto en el análisis para recordar que entonces pronosticaron su ocaso no pocos de este lado de la grieta, incluyendo los que habían perdido por paliza frente a ella y seguían pidiendo “autocrítica”. Pero afortunadamente la realidad (que Cristina leyó mucho mejor que todos ellos) se encargó de desmentirlos rotundamente, una y otra vez.

Para los que nunca vieron venir la candidatura de Alberto Fernández pero a los diez minutos te estaban contando la intimidad de la decisión basados en fuentes incomprobables, puede resultar sorprendente que Cristina rosquee con los partidos provinciales y los distintos sectores del PJ en el Senado para entregarle a Alberto servido en bandeja un bloque amplio y único, que le garantice quorum y mayoría suficiente para aprobar las leyes que necesite su administración. O que haya logrado armar el “Frente de Todos” acordando con muchos con los que estaba distanciada.

Claro que la sorpresa tiene que ver más con la intención política de abrir brechas en la coalición política que gobernará el país a partir del 10 de diciembre, que con alguna deficiencia en el método de análisis, que también las hay. Tanto plantear que CFK socavaría desde el primer día el gobierno del que forma parte, a cuyo triunfo electoral contribuyó de un modo decisivo y que encabezará quien ella eligió como candidato a presidente declinando su propia postulación que se daba por descontada, que se “sorprenden” cuando -con toda lógica- no lo hace; y por el contrario, contribuye decisivamente a fortalecer políticamente al futuro presidente.

Del mismo modo, le inventan todos los días supuestos “vetos” a candidatos a integrar el gabinete de Alberto que, de ser ciertos, no harían más que fortalecer su imagen y la gestión del futuro gobierno, porque da la casualidad que recaen siempre sobre impresentables, que en realidad son parte de operaciones políticas para limar de antemano al futuro gobierno, o para meterle “topos” que hagan cualquier cosa, menos ejecutar políticas consecuentes con lo que el pueblo votó.   

O tanto suponer y decir que Cristina es tonta, caprichosa, voluble y sectaria, y luego se asombran de que sea racional, demuestra flexibilidad para acordar políticamente, o sea capaz de tejer alianzas, aun sin dejar de ver con quienes las hace, en muchos casos.

En fin, ellos seguirán en lo suyo (lo que quiera que sea lo suyo, pero el periodismo o el análisis, claramente, no), y Cristina también: así como fue el principal activo electoral del FDT y la arquitecta principal de la victoria, hoy tiene claramente en mente hacer lo que esté a su alcance para que el esfuerzo por articular una salida política al macrismo no haya sido en vano, y actúa en consecuencia. Y es también la garante principal de que se respete el voto popular, ejecutando el programa votado.

Mientras muchos la imaginaban retirada y cuidando a sus nietos, no descansa (y le sobrarían motivos), pero a más de uno no le vendría mal hacer una pausa, y dejar por un rato de hacer papelones.

miércoles, 27 de noviembre de 2019

CAPAZ QUE SÍ


Bah, son opiniones, pero a nosotros nos parece que el asunto del presupuesto provincial para el año que viene sí merece algunos comentarios. Empezando por el hecho conocido de que lo mandó Lifschitz, cuando lo tiene que aplicar Perotti; y le dieron media sanción el mismo día que se aprobaba la nueva ley de ministerios, con una estructura distinta del Estado a la planteada en el proyecto de presupuesto.

Siguiendo porque es un dibujo absoluto basado en las proyecciones macroeconómicas del presupuesto que mandó Macri, y porque lo armaron con un presunto superávit económico (diferencia entre recursos corrientes y gastos corrientes) de 60.000 millones de pesos, para financiar un no menos inverosímil plan de obras por 42.000 millones; cuando al 31 de octubre de éste año ellos mismos reconocen como una hazaña haber logrado un resultado económico (no financiero) favorable de 14.000 palos, o sea menos de la cuarta parte del que le dibujan a Perotti, y haber ejecutado obras por 16.000 millones (menos de la mitad  de lo que dicen que haría el año que viene, otro gobierno).

También podríamos decir que Educación se lleva el 19,98 % de los gastos totales, y en consecuencia sigue retrocediendo en su participación en el total como viene pasando sistemáticamente desde 2007, cuando el socialismo llegó al gobierno en Santa Fe. O que el gasto en Salud sigue congelado en términos porcentuales, porque sigue representando el 8,41 % del presupuesto total (menos que Seguridad), y de ese total, el 11,08 % se lo sigue llevando el subsidio provincial a los hospitales rosarinos. O que Desarrollo Social (con "Nueva Oportunidad" y todo, en plena emergencia alimentaria) representa apenas el 1,64 % del total de los gastos, y Producción menos aun: el 0,36 %. 

O podríamos comentar también que, siendo un presupuesto dibujado con evidente subestimación de los gastos corrientes, no se le da al gobernador la facultad de mover partidas para reforzar las que atienden esos gastos, o poder cumplir con las paritarias; cuando el propio Lifschitz acaba de dictar un decreto, por el cual modifica el presupuesto de la EPE, aumentando en 688 millones de pesos los gastos para el pago de sueldos (por los acuerdos en paritarias con FATLYF), y disminuyendo en el mismo acto 190 millones de pesos en el plan de obras. Respecto a las paritarias, el 14 de noviembre (con el presupuesto ya enviado a las Cámaras) Lifschitz amplió el presupuesto 2019 por Decreto 3665 en 8953 millones de pesos, de los que destinó 6300 millones al pago de los aumentos salariales pactados en paritarias.  

Si nos dan tiempo para otro comentario, les decimos que después de haber dictado 12 decretos y 2 resoluciones disponiendo que la provincia se haga cargo de obras en el Area Metropolitana Rosario por 435 millones de pesos, Lifschitz acaba de dictar el Decreto 3664 el 14 de noviembre (o sea, con el presupuesto 2020 ya en la Legislatura), por el cual dispone que el futuro gobierno tendrá que pagar todas las redeterminaciones de precios, adicionales de obra y trabajos extracontractuales que disponga la Municipalidad de Rosario sobre esos contratos.

Y ya que de Rosario hablamos, el presupuesto que mandó Lifschitz a la Legislatura contempla que la provincia financie en la ciudad obras que debería pagar el municipio por otros 2079 millones de pesos; incluyendo 80 millones para la compra de lámparas LED para el alumbrado público, 15 millones para el patio de comidas del Patio de la Madera, 80 millones para la "puesta en valor" del ex predio de la Sociedad Rural, 25 millones para la terminal de ómnibus, 15 millones para el faraónico Museo del Deporte, 132 millones para la comisaría del distrito sur y otros 356 millones para el plan Pullaro de reubicación de comisarías en la ciudad.

Y si uno mira con lupa, encuentra 3 millones de pesos para la "puesta en valor" de la Plaza de Mayo y 50 millones para el nuevo hospital Iturraspe (los dos, ya inaugurados), 250 millones en "Obras nuevas a realizar" que nadie dice cuáles son ni en donde, y otros 213 millones en "Obras en ejecución", con la misma orfandad de datos y precisiones. 

A diferencia de Lifschitz podríamos estar toda la semana haciendo comentarios sobre el presupuesto, como por ejemplo que dibujaron que llegarían a la provincia 10.000 millones de pesos por el fallo de la Corte en la causa que la provincia inició contra la nación por los fondos de ANSES (un cálculo que nadie sabe decir de donde salió), pero no le dan facultades a Perotti para -llegado el caso- negociar o vender los bonos que le entreguen por la deuda, para hacerse de recursos.

O que el proyecto pretende también restringir las facultades del Gobernador para otorgarles anticipos de coparticipación a los municipios y comunas para pagar sueldos, justo cuando Lifschitz le licuó la deuda por ese concepto a Rosario), y acaba de hacer lo mismo con Las Parejas, San Jerónimo Sud, San Vicente y San Javier por los Decretos  3781, 3773, 3772 y 3771 del 14 de noviembre: al parecer, lo que vale para él, no vale para el que lo suceda.

Y si hablamos de los subsidios que entregan los legisladores (que según muchos, fueron la clave para la aprobación en el Senado), el proyecto de presupuesto los aumenta respecto al año pasado en un 50,8 % para los senadores y un 55 % para los diputados, cuando Lifschitz pasará a presidir la Cámara; mientras que congela en los montos nominales de éste año, los que puede entregar el Gobernador, cuando (muy a pesar suyo) ya no esté él en la Casa Gris.

Es decir, aunque al parecer ahora se haya abierto una ventana de negociación para introducirle algunos cambios al presupuesto que mandó Lifschitz para que lo ejecute Perotti en su primer año de gobierno, algún que otro comentario como al pasar se podía hacer al respecto.

TWEETS POLÉMICOS

ESTO VOTAMOS


Ayer nomás comentábamos acá el insólito planteo de un grupo de los más crudos liberalotes entre nuestros economistas expertos en pifiarla, que se auto-otorgaron la atribución de dar consejos no pedidos, y plantearle a Alberto Fernández un plan de 10 medidas a tomar en sus primeros 100 días de gobierno.

Una burrada propia de los tiempos que corren, en los que "los mercados" y el sistema de medios naturalizan lo que es inadmisible en política democrática: que el que ganó las elecciones gobierne con el programa del que las perdió. 

Un día después, vemos en esta nota de La Politica Online a la que corresponde la imagen de apertura, que sin nombrarlos (porque sería reconocerles una entidad que no tienen) AF les está respondiendo el planteo: les dice con todas las letras que en dos semanas, cuando llegue al gobierno, hará lo que prometió en campaña que iba a hacer.

Como una de las peores herencias que deja el macrismo es la deuda, anuncia que dejará de tomar deuda, y que no le pedirá al FMI los 11.000 millones de dólares remanentes del acuerdo firmado con Macri.

Y que no lo hará porque sabe lo que viene junto con los dólares: exigencias de más ajustes, "reformas estructurales" y cosas que el país ya no aguanta más. En palabras del propio Alberto, es inadmisible que en el país falten vacunas porque hay que ajustar el gasto público, porque así se acordó con el FMI.

Pero dijo más: que la prioridad de su gobierno será poner plata en la calle, apostar a mejorar el consumo mejorando las jubilacionesy los salarios, estimular la demanda para poner en marcha las industria paradas, otorgar crédito para reactivar, y a todo eso lo llamó por su nombre: peronismo.

Ah, también avisó que propondrá un aumento de Bienes Personales, y aunque los agrogarcas se enojen, de las retenciones, por aquello que dijeron él y Cristina en campaña: las deudas hay que pagarlas pero no a cualquier precio, menos al de seguir metiéndole la mano en el bolsillo a los que menos tienen.

Y los costos de la crisis (como se cansó de decir Cristina en campaña) los tienen que pagar los que más se beneficiaron con ella. Debería ser algo más difícil de hacer, que de entender, porque eso es -ni más ni menos- lo que la gente votó.

Y porque hacer lo contrario (o sea, lo que le piden que haga) es lo que nos llevó hasta acá: sería de necios persistir en ese rumbo.

Pero en éste país hay que andar todo el tiempo diciendo obviedades. Tuit relacionado:

martes, 26 de noviembre de 2019

¡CUANTO AMOR PROPIO, AMEO!


ESTA ES LA ÚLTIMA, TE LO JURO


La cosa es así: la provincia viene contratando a Telefónica desde el 2010 para la provisión, instalación y puesta en funcionamiento del Sistema 911, y el año pasado se le terminaron todas las prórrogas posibles del contrato, de acuerdo al pliego de la licitación original.

En teoría y mientras tanto, habrían (recalquemos el potencial, porque no hay datos al respecto) convocado a una licitación para volver a adjudicar el servicio de mantenimiento; porque a esta altura y después de 9 años de contrato, uno quiere creer que el Estado provincial es propietario de los equipos, y no están alquilados.

Ahora, a un mes de dejar el gobierno, el socialismo nos cuenta que  no pudo resolver la situación, y arregló con Telefónica una prórroga hasta marzo del año que viene, "por única vez", dada "la imperiosa necesidad de seguir contando con el servicio" y coso.

Y dicen más: que decidieron prorrogar la licitación (?) hasta que asuman las nuevas autoridades provinciales, y decidan que hacer.

Lo cual es muy curioso, porque como lo dice el mismo decreto, en noviembre del año pasado habían utilizado exactamente el mismo argumento (que la licitación estaba en trámite), para otorgarle una prórroga no prevista en la licitación y el contrato original a Telefónica: ver más información al respecto acá.

Y es curioso porque por entonces las elecciones no estaban convocadas, porque la fecha de convocatoria la dispuso Lifschitz en diciembre, y las fijó para junio, o sea que al otorgarle la primera "reconducción" a Telefónica (en rigor, una contratación directa sin licitación pública como correspondía de acuerdo a la ley) faltaban siete meses para que los santafesinos supiéramos quien iba a ser nuestro próximo gobernador, y si iba a ser o no del Frente Progresista.

Pero lo más extraño (o sospechoso) de todo, es que en ninguno de los dos decretos (el de noviembre del añoi pasado y éste) se señala el más mínimo dato respecto de la supuesta licitación convocada para volver a contratar el servicio: número de llamado, expediente administrativo, estado del trámite, empresas que presentaron ofertas; y sobre todo: que impide adjudicarla después de tanto tiempo (un año transcurrió entre una contratación directa y la otra).

¿No será acaso que "se les apareció la viuda", y la licitación la ganaba otra empresa que no era Telefónica?

Porque de lo contrario no se entiende, y en estas cosas cuando no se entiende, hay gato encerrado.

EL PLIEGO DE ESCRIBANO, CUANDO TODAVÍA VIVÍA EN LA CASA DE LA MADRE


A dos semanas de que Alberto Fernández asuma como presidente de los argentinos, sigue a toda marcha lo que Horacio Verbitsky denomina "la educación presidencial": el desfile de los que quieren decir al futuro presidente lo que tiene que hacer cuando llegue al gobierno, aunque sea exactamente lo contrario de lo que propuso en la campaña, o lo mismo que quería hacer Macri, que fue el que perdió

Como hacen por ejemplo los econochantas liberales Agustín Echebarne, Fausto Spotorno y Manuel Solanet en una juntada de la Fundación Libertad y Progreso, a la cual refiere el tuit de apertura, y que pueden leer con más detalle en esta nota de La Nación.

Inmunes a los resultados electorales, los muchachos parecen simplemente ignorar que sus ideas fueron explícitamente planteadas en la campaña por José Luis Espert, y obtuvieron apenas el 1,5 % de los votos, quedando incluso por debajo de la izquierda en la elección. 

Y no es tampoco que le hayan encontrado una vuelta de tuerca, o se hayan replanteado algo después de otro gobierno desastroso guiado por esas premisas, aunque ellos en su delirio crean que Macri es "socialista", o cosa por el estilo. El decálogo de ésta gente incluye por ejemplo las siguientes propuestas:

* Reforma laboral flexibilizadora para -en teoría- generar empleos de calidad, modificando los artículo artículos 17, 18 y 19 Ley 14250 de convenciones colectivas (que hablan entre otras cosas de la ultra-actividad de los convenios, el principio por el cual mientras se negocian los nuevos, siguen rigiendo los anteriores), y los artículos 231 a 255 de la Ley de Contrato de Trabajo 20744, que son justamemente -oh, casualidad- los que refieren a la extinción del contrato de trabajo, los despidos, el preaviso y las indemnizaciones. Ni más ni menos que lo que quiso plantear Macri tras su triunfo en las legislativas del 2017 y no pudo por la resistencia social, y el famoso "comer y descomer" refiriéndose a la facilidad para despedir gente de su Secretario de Empleo, un ex Techint.

* Reforma del Estado apuntando a modificar la Ley 25164 (Regímen Jurídico Marco del Empleo Público), para facilitar la aplicación de políticas de prescindibilidad, generando despidos, retiros  voluntarios y jubilaciones anticipadas en el sector público, que luego (prometen) serán reabsorbidos por el sector privado. Como en los 90', tras las privatizaciones, ¿vieron?

* Reducción de planes sociales sin acertar a explicar nunca de que hablan cuando dicen eso, a que consideran un "plan social", y sin tirar la mínima cifra al respecto. También repiten (sin cuantificar) la necesidad de terminar con los fraudes en materia de  pensiones por invalidez; algo que para nuestro reaccionario promedio es un problema de mayor envergadura que la fuga de capitales, o la evasión impositiva.

* Seguir reduciendo los subsidios a la energía y el transporte, descargando más tarifazos sobre los bolsillos de los usuarios, y contribuyendo así a propagar la inflación que tanto les preocupa. Los exitosos resultados de ésta política en los últimos cuatro años nos eximen de mayores comentarios al respecto.

* Elevar la edad jubilatoria hasta llegar a los 70 años, sin reparar en que de ese modo harían más rígido aun el mercado del trabajo (mucho más que con las leyes laborales vigentes), y tampoco detenerse mucho a pensar en la incoherencia de pedir, al mismo tiempo, la jubilación anticipada de empleados públicos. 

* Reforma de la coparticipación federal y eliminación del impuesto a los Ingresos Brutos, sin reparar en que lo primero exigiría (según la Constitución) el acuerdo unánime de todas las provincias y la CABA, y su aprobación por las 24 Legislaturas provinciales y de la Ciudad Autónoma, y del Congreso nacional. Tampoco se le ocurrió pensar que la organización del país es federal, e Ingresos Brutos es un impuesto provincial, y a la sazón el principal recurso tributario propio de las provincias.

* Eliminación del impuesto al cheque y las retenciones: no importa cuando estés leyendo esto, siempre lo propondrán, sin reemplazarlo con otro recursos porque -horror- Dios no permita que el Estado cobre impuestos. El equilibrio fiscal que tanto les preocupa solo se logra para ésta gente reduciendo el gasto público: pobres, aun no han comprendido la partida doble.

* Tratados de libre comercio: perfecto. Solo faltaría que consigamos alguien que los quiera firmar y que sean libres en serio (por ejemplo eliminando los aranceles, los cupos, las barreras sanitarias o los sistemas de preferencia), y estaríamos. Un día de estos estos muchachos van a entender como funciona el mundo real, y se caen de culo. 

* Uso de otras monedas derogando el uso forzoso del peso: dolarizar ponéle, algo facilísimo de hacer, que no agudizaría nuestra restricción externa ni generaría hoy una mega devaluación de lo que aun queda en pie de los salarios. 

* Desregulación de normas de AFIP, el BCRA y la ley de alquileres: o sea, lo que funcionó estos cuatro años con el blanqueo de capitales, la eliminación de todos los controles de la cuenta capital, el libre acceso al mercado de las divisas (que llevó al macrismo a terminar con "cepo") y la libertad total de los exportadores para liquidarlas. Otro caso en el que el éxito justifica ampliamente mantener una política (?) porque plan económico que gana (??) no se toca.

Una alienación total de la realidad concreta en la que vivimos la de esta gente, que como dijimos no repara en que sus mohosas ideas fracasaron estrepitosamente en su enésima aplicación (porque Macri, mal que les pese, es suyo y las aplicó con los resultados conocidos), y sobre todo fueron ampliamente derrotadas en las elecciones: ni siquiera pueden afirmar que al 40 % que votó a Macri lo convencieron, o terminaron votándolo por puro y simple antiperonismo. 

En fin, nada nuevo bajo el sol, siempre las mismas monsergas, en boca de los mismos personajes, unos pelotudos importantes que creen que están en condiciones de volver a plantearle a Alberto Fernández una versión remixada del pliego de Escribano a Néstor Kirchner en el 2003. Aunque estos sean todos Escribanos que, ya grandecitos, siguen viviendo con la mamá.