LA FRASE

"EL DOMINGO QUE VIENE ME VOY MÁS AFILADO, EN CUANTO ME QUIERAN CORTAR PORQUE ME PASÉ DEL TIEMPO LO CAGO DE UN BALAZO AL MODERADOR, Y LISTO." (JUAN JOSÉ GÓMEZ CENTURIÓN)

lunes, 30 de septiembre de 2019

TWEETS POLÉMICOS

EFECTO EZEIZA


Tal como da cuenta la imagen de apertura (que corresponde a ésta nota de El Destape), en el Boletín Oficial de hoy aparece publicado el DNU 669 (completo acá), por el cual Macri modifica el artículo 12 de la Ley 24.557 de riesgos del trabajo; en lo que refiere al cálculo para la actualización del ingreso base de los trabajadores que las ART deben tener en cuenta para liquidar las indemnizaciones por invalidez o muerte causadas por accidentes de trabajo.

El sistema vigente hasta hoy (que databa incluso de la reforma aprobada por la Ley 27.348 durante este mismo gobierno) contemplaba que el monto base se ajustara por un interés equivalente al promedio de la tasa activa cartera general nominal anual vencida a treinta (30) días del Banco de la Nación; y con la reforma que introduce el DNU pasara a ajustarse por el RIPTE, es decir la variación de los salarios nominales de los trabajadores registrados.

Entre los fundamentos del decreto, se señala que "...el ajuste de las obligaciones de las Aseguradoras mediante la aplicación de tasas financieras ha llevado a desnaturalizar los derechos de los trabajadores beneficiarios del sistema, haciendo que las indemnizaciones que les corresponden, legalmente orientadas a la finalidad reparadora de los daños sufridos por ellos, generen rendimientos financieros disociados del daño a reparar y ajenas al propósito que inspira la norma."; y que "...la situación descripta crea incentivos adversos para el propósito mismo del sistema ya que el descalce entre el rendimiento financiero de los activos de las Aseguradoras y la ultra utilidad en favor de los beneficiarios resultante de la actualización de sus pasivos, fomenta la litigiosidad (y los costos concomitantes) desalentando el logro de acuerdos conciliatorios que permitan acelerar los plazos de pago a los beneficiarios del sistema.".

O sea, los trabajadores se accidentarían a propósito para especular con la tasa de ajuste del valor base de las indemnizaciones, y joderles la vida a las ART, más o menos; y los únicos que pueden beneficiarse con los niveles demenciales de tasas de interés que este mismo gobierno ha fomentado, son los que ganan con la bicicleta financiera. Y la lógica perversa del DNU es al revés: una baja de las indemnizaciones es un estímulo a relajar las medidas de higiene y seguridad en el trabajo, para evitar los accidentes. 

La medida es además retroactiva, conforme lo dispone el artículo 3 del decreto: "Las modificaciones dispuestas en la presente norma se aplicarán en todos los casos, independientemente de la fecha de la primera manifestación invalidante."; lo que supone que -por ejemplo- será aplicada al cálculo de las indemnizaciones que se deben pagar a los deudos del trabajador muerto hace días en el derrumbe en la obra de Ezeiza, o a las que les corresponda percibir a sus compañeros heridos en el mismo caso.

Dos días después del inicio de las marchas del "Sí, se puede, el macrismo compendia en un acto -por si no se entendía- que es lo que se puede: cagarle la vida a la gente, hasta el último día de mandato, pasarse a nado las instituciones, la Constitución Nacional y los tratados internacionales de derechos humanos (en tanto la reforma vulnera el principi o de progresividad) y mejorarles los negocios a los beneficiarios del modelo (como las ART), o achicarles las obligaciones a los amigos, como Caputo.

LAS FRASES DEL MES


1. "Se fugaron un FMI." (Aníbal Fernández)

2. "Me pongo el sombrero por la forma en la que repusieron el cepo." (Diego Bossio)

3. "¿Vieron que al final teníamos razón y eran todos los mismo?: el macrismo terminó poniendo el cepo como el kirchnerismo." (Nicolás Del Caño)

4. "Tiene razón el diario "La Nación": gastamos un montón de plata al pedo en la Villa 31, para terminar perdiendo por 47 puntos; la voy a rociar con napalm." (Horacio Rodríguez Larreta)

5. "Estoy un poco confundida con tantas metáforas, no sé si al final del túnel nos espera el río, un barco o el Aconcagua." (Gabriela Michetti)

6. "Somos el supermercado del mundo, ¿y en qué supermercado no se amontona un montón de basura, eh?" (Mauricio Macri)

7. "A mi el dietista me dice siempre "El hambre está en tu mente, Pablo"." (Pablo Avelluto)

8. "De esto se sale generando empleos que le permitan a la gente comprar vino y asado, que es lo único que les importa a esos negros de mierda." (Martín Cabrales)

9. "Lástima que ya no está Jaime para preguntarle que le parece, pero se me ocurrió una idea genial, Mauricio: grabar un spot donde aparecés diciendo "Las urnas están bien guardadas"." (Marcos Peña)

10. "No tengo nada que ver con el "dólar rulo"." (Martín Lousteau)

11. "Si me llama Macri ni loco le atiendo el teléfono." (Diego Lagomarsino)

12. "Comparando las expresiones de Patricia Bullrich sobre el hambre con las de María Antonieta, el kirchnerismo duro está llamando implícitamente a cortarle la cabeza a la ministra." (Joaquín Morales Solá)

13. "Ya estamos trabajando para solucionar el problema del servicio nocturno de colectivos en el conurbano: vamos a reforzar los vuelos "low cost" que salen desde el Palomar." (Guillermo Dietrich)

14. "Comprendo a los productores que no tienen ganas de trabajar porque les rompieron los silos-bolsa, a mí también me pasa y sin que me hayan roto ninguno." (Mauricio Macri)

15. "Ya le expliqué a Larreta que no se si se pueden quemar las urnas electrónicas, pero que de todos modos cuente con mi apoyo." (Luis Barrionuevo)

16. "¿Cómo que hoy no hay acto oficial por el aniversario de la Revolución Libertadora, que hago ahora con la ofrenda floral que mandé comprar para llevarle al almirante Rojas en nombre del gobierno?" (Pablo Avelluto)

17. "Me expresé mal cuando dije que les metimos la mano en el bolsillo a los argentinos, en realidad quise decir que les metimos el dedo en el culo." (Hernán Lombardi)

18. "Quiero aclarar que mi internación fue por un problema de salud de arrastre, no tuvo nada que ver con mi reunión con el presidente Macri." (Alfredo Casero)

19. "El dolarazo fue una reacción de los mercados ante el explosivo crecimiento de la izquierda." (Néstor Pitrola)

20. "A Macri yo no lo conocía, me lo presentó Daniel Santoro." (Daniel Vila)

21. "De la denuncia de Daniel Vila contra el presidente Macri opino que me siento un poco como hijo de padres separados." (Luis Majul)

22. "Los operativos policiales para detener a vendedores de paltas son para controlar la venta callejera ilegal, no hubo ningún pedido de Garbarino en ese sentido." (Horacio Rodríguez Larreta)

23. "Te dije que usáramos otra palabra para las caravanas, Marcos, "marcha" rima con "garcha" y me están volviendo loco con los memes." (Mauricio Macri)

24. "Tengo fundados temores de que el kirchnerismo tome represalias en mi contra si vuelve al gobierno, por ejemplo que me apliquen la doctrina Irurzun o, peor aun, la doctrina Chocobar." (Laura Alonso)

25. "No descartamos que en las marchas que comienzan este sábado intenten atentar contra el presidente arrojándole algo peligroso, como una pala, un libro o una declaración jurada de bienes." (Patricia Bullrich)

26. "Marijuan como un boludo llenando de pozos media Patagonia, y el PBI que se afanaron los K estaba oculto en cajas de televisores en el Instituto Patria, ¿entendés?" (Jorge Lanata)

27. "Quiero solidarizarme con Marcelo Birmajer, a mí también me dijeron que no iba a poder caminar por la calle." (Gabriela Michetti)

28. "Quiero agradecerle a Alberto Fernández su ofrecimiento para integrarme a su equipo si gana, pero le dije que soy presidente, o no soy nada." (Florencio Randazzo)

29. "Macri llegó tarde en tren a su propio acto, esto con Mussolini no pasaba." (Alejandro Biondini)

30. "La marcha macrista del sábado estaba llena de gente suelta porque la doctrina Irurzun solo rige para nosotros, no para ellos." (Aníbal Fernández

domingo, 29 de septiembre de 2019

TWEETS POLÉMICOS

LIMOSNA SOCIAL


¿Se acuerdan toda la cáscara que hizo Lifschitz cuando Macri (a partir del pacto fiscal) eliminó la tarifa social de la electricidad, porque eso le significaba a la provincia un refuerzo extra de recursos propios para poder sostenerla?

Bueno, se ve que tampoco era para morirse: de acuerdo con el decreto que abre el post, para compensar a la EPE por el mantenimiento de la tarifa social durante el primer bimestre a los usuarios abastecidos por cooperativas eléctricas, bastó con algo más de 17 millones de pesos.

Y el decreto dice que la distribuidora estatal los necesitaba para "continuar con el normal desenvolvimiento empresario".

Con un presupuesto de casi 27.793 millones de pesos antes de los aumentos de tarifas de éste año para la EPE, ¿no estarán exagerando un poco?

UNA PREGUNTA, VARIAS RESPUESTAS


En la campaña antes de las PASO Alberto Fernández hizo hincapié en la situación de los jubilados, planteando la necesidad de que volvieran a tener cobertura total de los medicamentos a cargo del PAMI como hasta el 2015, y que se recompusieran sus haberes; retomando en éste caso la fórmula de ajuste que regía hasta diciembre de 2017.

Después, acaso como consecuencia de las repercusiones que generó en los mercados el triunfo contundente del "Frente de Todos" (o el desmoronamiento electoral de Macri, para ser más precisos), el foco pasó a estar puesto en enviar mensajes "tranquilizadores" respecto al pago de la deuda: fue cuando apareció la discusión sobre "reperfilamientos", "reestructuraciones", "renegociaciones" y otras re, la últimas de ellas, la "solución uruguaya". 

Se puede discutir en términos de discurso de campaña electoral si las prioridades son las correctas o no había que dejarse correr la vaina con ciertas cuestiones (considerando los antecedentes del kirchnerismo honrando las deuda contraídas por otros), pero así están planteadas las cosas; mientras Cristina insiste preguntando en sus apariciones públicas quien va a pagar las deudas que deja el macrismo, cosa que desde acá dijimos que era y es "la" pregunta que definirá el rumbo del próximo gobierno. 

Pregunta cuya respuesta muchos parecen dar por sentada, porque pasan directo al tópico de como se pagará: con o sin quita, con estiramiento de los plazos, canjeando bonos o no. Y la dan por respondida, en nuestra opinión, porque dan por sentado que la pagarán los mismos de siempre, como lo hace el inefable Martín Tetaz en el tuit de apertura: los jubilados, los trabajadores y demás sectores de ingresos más o menos fijos, con ajuste sobre sus salarios y sobre los recursos del Estado; para generar así los excedentes sociales que se destinen al pago de la deuda.  

Ni más ni menos que lo que se hizo hasta el 2003, y lo que se viene haciendo desde el 2015, con la sola excepción de la experiencia kichnerista; porque si bien es cierto que para pagar la deuda el Estado necesita recursos, y necesita generar un superávit fiscal que le permita hacerlo, esa idea (la del superávit fiscal) no puede transformarse en un fetiche a la cual se sacrifique el conjunto del modelo económico y en consecuencia, de su distribución social de las cargas. Porque el problema no es tanto contable (de saber de cuantos recursos vas a disponer para pagar cuantas deudas), sino económico, y sobre todo político.

Económico, porque si se insiste en la lógica del ajuste para generar excedentes y recursos para pagar la deuda, los resultados serán los mismos que está obteniendo el macrismo: el círculo vicioso de profundizar la recesión, la caída de la actividad, el empleo, los salarios, el consumo y al final, la recaudación con la que se esperan pagar los servicios de la deuda. Los ejemplos al respecto abundan en nuestra historia.

Y político, porque supondría que el macrismo y el núcleo de ideas que expresa habría sido derrotado en las urnas, para sobrevivir más allá del mandato de Macri, en las políticas desplegadas desde el Estado como si nada hubiera pasado, o los argentinos no hubiéramos votado. Es preciso recordar que fue justamente la profundización del ajuste a través de la reforma previsional de diciembre del 2017, lo que detonó la resistencia social al macrismo, y comenzó a marcar el punto inicial de su caída, incluso antes de haber ido a pedir la escupidera al FMI.

En un contexto diferente al actual (porque la deuda estaba en default y fue reestructurada con quita sustancial, y no teníamos tanta con el FMI), Néstor Kirchner salió del laberinto por arriba, invirtiendo las prioridades en la asignación de los recursos del Estado: el lugar que antes ocupaban los servicios de los deuda pasó a ocuparlo el gasto en seguridad social, a través de la recomposición progresiva de los haberes de jubilados y pensionados, y las leyes de inclusión jubilatoria.

Ya con Cristina en el gobierno, se profundizó el rumbo con la ley de movilidad primero, y la AUH después. La ley de movilidad de 2008 (cuya fórmula original diseñó Amado Boudou) incluía entre los elementos a tener en cuenta para ajustar los haberes no solo la evolución de los salarios de los trabajadores registrados (apuntando a sostener o aumentar la tasa de sustitución), sino la de los recursos de la ANSES, sean los propios de la seguridad social (aportes personales de los trabajadores y contribuciones patronales), como la parte de la recaudación impositiva específicamente afectada a la financiación de la seguridad social.

De ese modo los jubilados y pensionados (y luego los beneficiarios de la AUH) quedaban asociados al crecimiento de la economía, porque si los recursos de la ANSES crecían al compás del aumento en el nivel de actividad y empleo, eran tomados como elemento a tener en cuenta para el ajuste de los haberes, si lo hacían por encima de los aumentos salariales pactados en paritarias. De allí que nosotros decíamos por entonces que los pasivos tenían la mejor paritaria de todas.

Pero además de beneficiarse del crecimiento, lo generaban: las políticas de seguridad social que ejecutó el kirchnerismo, poniendo el énfasis primero en la tasa de cobertura del sistema y luego, en otra etapa, en la de sustitución, no solo tenían un imperativo de justicia para reparar los estragos causados en los noventa en términos de pérdida de empleo registrado: buscaban además alimentar uno de los motores de la demanda agregada (el consumo privado), mejorando el poder adquisitivo de los ingresos de sectores con alta propensión al consumo, que destinan la mayor parte de sus ingresos a ese fin.

De ese modo y tal como lo decía Néstor entonces, y lo repite hoy como un mantra Alberto Fernández, se puede pensar en pagar la deuda: si no crecemos, no hay modo. Y está vista que con las políticas "ofertistas" de ajuste tradicionales, no solo no se crece, sino que se pone en riesgo la capacidad de repago de la deuda. Por eso "la" pregunta de Cristina tiene al menos dos respuestas posibles, la que siempre se ensayó en el país (que está implícita en la pregunta de Tetaz), y la que intentó el kirchnerismo mientras fue gobierno: de la que se elija dependerá el curso de los años venideros. 

Nota relacionada 1. Nota relacionada 2.

sábado, 28 de septiembre de 2019

TWEETS POLÉMICOS

TERMINEMOS CON ESTA PAVADA


La provincia atraviesa una profunda crisis de inseguridad, con incremento del delito violento: Santa Fe encabeza larga y tristemente el ranking nacional de homicidios, computados sobre el total poblacional.

Y las autoridades provinciales de salida, que no aciertan a encontrar una solución al problema o por lo menos un paliativo, siguen boludeando con lo que ellos mismos dieron en llamar “la extinción de dominio” por la cual “confiscan los bienes de los narcotraficantes”.

Como hemos dicho varias veces acá, dos disparates: ni la provincia puede legislar en esa materia (que además es inconstitucional, aunque lo hiciera la nación), ni tampoco tiene nada que ver con las causas por narcotráfico; porque como el mismo socialismo se ocupó de aclararnos durante 12 años y tres gobiernos, es un delito federal.

Pese a todo eso, el circo sigue: ahora propagandizando otro remate de bienes decomisados en procedimiento judiciales por orden de la justicia (o sea, sin intervención del gobierno y como lo manda el Código Penal desde 1921), con cuyo producido a su vez se solucionarían los graves problemas sociales que tenemos, como la emergencia alimentaria, por ejemplo: un “dos por uno” de humo socialista.

En este caso se habla de una tasación base de unos 9 millones para los bienes subastados, pero la realidad concreta es muy distinta, como pueden ver ustedes en el decreto de abajo, con su correspondiente anexo:



Lo que está disponiendo la norma es incorporar al presupuesto provincial los recursos generados por este tipo de procedimientos, llevados a cabo por la Agencia Provincial creada por la Ley 13.759, y al mismo tiempo disponer en que se van a gastar.

De acuerdo con el decreto, en el primer semestre de este año se recaudaron por estas subastas 10 millones de pesos, y la mitad de esos fondos se van a gastar en gastos de funcionamiento de la Agencia: un millón de pesos se va en pagar servicios de seguridad y vigilancia privada. ¿Tan caro nos sale el Alfred de la baticueva socialista?  

No sé ustedes, pero desde acá parece que con los 5 millones restantes no es mucho lo que se puede hacer frente a tantas necesidades, como para que anden haciendo tanto escombro.

CUEVAS DE LAUCHAS



La famosa “calidad institucional” y la presunta corrupción son algunos de los latiguillos con los que siempre el antiperonismo le pega al peronismo cuando éste gobierna, siendo que carga en sus alforjas con una larga historia de esqueletos en el placard propio en esas materias, y el macrismo no fue la excepción; ni mucho menos: sus pergaminos en los preceden.

Aun así, el culebrón de la pelea entre Laura Alonso y la Auditoría General de la Nación (AGN) por el cual la primera resiste ser auditada por la segunda y todo terminó en derivaciones judiciales, amenaza con batir los récords: los detalles del entuerto los pueden encontrar en esta nota de Ambito Financiero, a la cual no remitimos en mérito a la brevedad.

El asunto en sí mismo es anecdótico, pues no hace falta ninguna auditoría (ni de la AGN ni de nadie) para establecer que la OA y Laura Alonso no tienen nada que ver con la lucha contra la corrupción, y sí bastante con la persecución política a los funcionarios del anterior gobierno, y el ocultamiento sistemático de todas las trapisondas del actual.

Sin embargo, tiene cierto interés didáctico para enseñarnos que hay que cosas que revisar en el futuro, y otras que no tenemos que discutir más, ni admitir que nos corran con la vaina en algunos temas estos impresentables.

Por ejemplo poner en discusión el modelo de control que encarna la AGN, y que fuera establecido en la reforma constitucional de 1994 como una de las propuestas de Alfonsín en el marco del Pacto de Olivos, con integración política más que perfil técnico: la nota de Ambito deja claro que empezaron a investigar a la impresentable de Alonso cuando el macrismo tenía olor a nardos y no cuando estaba en el cenit de su poder y ella era una de las puntas de lanza de las movidas persecutorias contra el kirchnerismo, y que ahora los radicales que fichan allí habilitaron una auditoría amplia de la OA, para cobrarse facturas de la interna de “Cambiemos”, en especial en Córdoba.

Si lo que se desea verdaderamente es combatir la corrupción y ejercer controles eficaces sobre el gobierno en todo lo que tiene que ver con el manejo de los fondos públicos, está claro que la Auditoría General de la Nación tal cual fue pensada y funciona, no sirve para nada, y hay que replantearla; aunque eso signifique una reforma constitucional. De lo contrario, la cosa transcurrirá por los carriles que ha venido transitando hasta ahora.

También merece discutirse el rol de la Oficina Anticorrupción, otro “chiche” que debemos a los 90’, la “Convención Interamericana Contra la Corrupción”, y los “consejos” de las ONG’s “blancas de gente con dentadura completa y los problemas cotidianos de la existencia resueltos”: a la fragilidad de su diseño institucional (creada por decreto, dependiendo del Poder Ejecutivo) Macri le sumó la eliminación del requisito de que su titular fuera abogado, para que la incalificable Alonso pudiera ocupar el cargo. Los resultados hablan por sí mismos.

Y finalmente, que decir del rol que le cabe a la justicia en todo esto, en este caso al crítico fuero contencioso administrativo federal, cuya competencia central es justamente ejercer el control judicial de los actos administrativos del gobierno: el juez Lavié Pico es uno de los tantos de la “servilleta” macrista, que hasta acá se prestaron a varias de las operaciones más groseramente ntijurídicas del régimen agonizante (como por ejemplo el disparate de inventar que era necesario ser abogado para integrar el Consejo de la Magistratura, y facilitar así que se le birlara una banca en el organismo a la oposición), y en los estertores del macrismo cambian de chaqueta, y se apuran a hacer los deberes con el gobierno entrante, para reiniciar el minué que tanto les gusta bailar a nuestros beneméritos magistrados.

No tenemos información detallada al respecto, pero no sería de extrañar que el hombre estuviera intentando no solo intentarse congraciarse de antemano con una nueva administración para conseguir un ascenso o traslado, o para zafar de alguna que otra causa en su contra en el Consejo de la Magistratura, que podría costarle el cargo. Consejo de la Magistratura dijimos: he ahí otro prodigio surgido del Pacto de Olivos y la reforma del 94’, que algún día habrá que desratizar.

viernes, 27 de septiembre de 2019

TWEETS POLÉMICOS

LA EMERGENCIA SOCIAL BIEN VALE UNA MISA



La historia de la obra de la Plaza 25 de Mayo la fuimos contando en detalle acá en distintas entradas, pero para que no queden dudas la cuenta el decreto cuya imagen abre el post: algo que tenía que costar casi 48 millones de pesos y estar terminado para enero del año pasado, terminó saliendo casi 69 palos y fue terminado en noviembre de ese mismo año.

O eso dicen, porque del propio decreto que firmó Lifschitz en agosto de éste año (o sea, nueve meses después), surge que se gastaron otros 2,8 millones de pesos, en "la puesta en valor de la fachada de la Catedral Metropolitana", que está enfrente de la plaza.

Como ya se les habían terminado los "adicionales de obra", ahora decidieron ir por el lado de los "trabajos complementarios": al parecer, la plaza no sirve como plaza, si no se arreglaba la fachada de la Catedral, con la nuestra.

No olvidemos que antes y con argumentos parecidos, se habían gastado más de 15 millones de pesos del presupuesto provincial en hacerles la vereda al Arzobispado (que no da a la plaza directamente), y a la Asociación Civil Colegio Inmaculada, que esté enfrente de la plaza. 

¿Lifschitz no se habrá acordado de hacerle la gauchada al arzobispo de arreglarle la fachada de la Catedral nueve meses después de terminada la obra, porque los movimientos sociales lo fueron a ver para que apoye su reclamo de que se declarara en la provincia la emergencia social y alimentaria, no?

Porque en ese caso bien podrían decir que "la emergencia social (que no salió) bien vale una misa".

EN ESTO ANDAN


Conforme la crisis se agrava y los indicadores económicos y sociales son cada día más espantosos, muchos se preguntan en que anda el gobierno, como ocupan el tiempo el presidente y sus funcionarios, y si están tratando de hacer algo para revertir la situación. Otros tenemos en claro que nada, y casi tenemos la certeza de que aunque quisieran, nada podrían hacer. el tránsito de Macri de acá al final de su mandato será una larga agonía para todos, sin esperanza de mejoría alguna.

En el caso del presidente y de su entorno más cercano (el jefe de gabinete, más que nada) parece bastante claro que todos sus esfuerzos están puestos exclusivamente en la elección, y en como conseguir el improbable logro de revertir la paliza de las PASO: no hay una sola medida tomada o anunciada que ni apunte en esa dirección; como se pudo comprobar penosamente con el derrumbe en las obras del aeropuerto de Ezeiza que se cobró una vida: la prioridad era inaugurarlas en campaña antes de que llegara la veda, a como diera lugar.

Por fuera de eso, las gestiones infructuosas de Lacunza ante el FMI para que destrabe el desembolso de 5430 millones de dólares del stand by, y los emparches al “cepo” y los controles cambiarios que van saliendo uno tras otro para flexibilizarlo, pese a que la sangría de reservas continúa: si hubiera que juzgar al gobierno por eso, se podría decir que quieren acelerar su propio final.

Sin embargo, si se presta atención por detrás de lo visible, hay otro rubro en el que el macrismo, el presidente y sus funcionarios parecen sostener los esfuerzos hasta el final, y dedicarles atención prioritaria: es todo lo que tiene que ver con cerrar asegurar o fortalecer los negocios de la banda gobernante, y tratar de salir impunes por ello. Ahí no hay distracciones, ni vagancia.

Se “reestatizan” corredores viales que se licitaron bajo el fracasado sistema PPP, en la creencia que de ese modo lograrán zafar de la causa que les abrieron en la justicia a Macri, Dietrich e Iguacel por haber prorrogado ilegalmente las demás concesiones, y los abogados del presidente/empresario siguen intentando todos los recursos a su alcance para dilatar el pago de la deuda del Correo, mientras tratan de pasar la causa a la justicia de la CABA, que por supuesto les sería más amigable.

Y hablando de traspasos: son cada vez más fuertes las versiones en el sentido de que Macri dispondría por DNU el traspaso a la CABA de la Inspección General de Justicia (IGJ), y del puerto de Buenos Aires; para perfeccionar en éste caso el negociado de transferirle su administración a “Niky” Caputo (para lo cual previamente Macri lo áceptó como cónsul honorario de Singapur), y concretar al mismo tiempo un fenomenal negociado inmobiliario en los terrenos que hoy ocupa.

En el caso de la IGJ, el traspaso a la ciudad sería para que ésta tenga el control del Registro de Sociedades por Acciones, y desde allí convertir a Buenos Aires en la nueva Panamá: una plaza ideal para crea sociedades off shore, con la que vehiculizar negocios turbios y lavado de dinero.

Por si todo esto fuera poco, Dietrich presionó a la ANAC (Administración Nacional de Aviación Civil) para que emitiera en tiempo récord una pericia determinando que los ruidos que generan los vuelos de las “low cost” en el aeropuerto de El Palomar no superan los niveles tolerables y así lograr que la justicia habilite las frecuencias que el gobierno otorgó y fueron suspendidas por una cautelar; mientras que aparecía publicada en el Boletín Oficial del jueves (verla acá) la Resolución 586 firmda por él mismo, por l cual prorrogan por 15 años (hasta 2035 y 2036, respectivamente) las concesiones de rutas aéreas que tiene otorgadas LAN (la empresa a la cual ¿perteneció o pertenece? Lopetegui) en el país y hacia el exterior.

Si bien la Ley 17.285 (Código Aeronáutico) dispone en su artículo 103 que la prórroga debe ser pedida por la concesionaria con un año de anticipación al vencimiento (para las rutas al exterior faltaban dos), no dice que deban ser otorgadas inmediatamente después de solicitadas; y el gobierno lo hizo al instante, sin audiencia pública y sin ningún informe previo sobre la conveniencia del pedido para el interés público: la cosa es dejar atado todo para cuando llegue la próxima administración, y se encuentre con situaciones creadas.

Lo cual nos lleva, para concluir, a otro aspecto a destacar: dejando claro así en que están ocupando su tiempo Macri y su gobierno, la pregunta es ¿qué piensa hacer al respecto la futura administración, quedarse de brazos cruzados y dejarlos que consoliden sus negociados? Porque una cosa es desechar la idea de un “Ministerio de la Venganza”, y otra muy distinta es pasar por pelotudos.

jueves, 26 de septiembre de 2019

TWEETS POLÉMICOS