LA FRASE

"DIGO LO DE LA NUEVA DERECHA MODERNA Y DEMOCRÁTICA, GANA BOLSONARO, RELATIVIZO EL "LAWFARE", SALE ESTO DEL JUEZ CARZOGLIO: VOY A PENSAR QUE HAY UNA CAMPAÑA EN MI CONTRA PARA HACERME QUEDAR COMO UN PELOTUDO." (JOSÉ NATANSON)

miércoles, 17 de octubre de 2018

UN SOPLO DE DIGNIDAD


La resolución del juez de garantías bonaerense Luis Carzoglio de rechazar el pedido de detención de Pablo Moyano en una causa armada por el gobierno en su contra excede con creces los aspectos jurídicos del caso, y las consideraciones procesales: acá pueden acceder a los fundamentos para darse cuenta que son contundentes para rechazar un pedido insólito, a partir de una investigación direccionada (en las propias palabras del juez) por el fiscal para implicar al dirigente de Camioneros.

En eso lo actuado por el fiscal no difiere en nada del modus operandi habitual de los jueces y fiscales que conforman un grupo de tareas al servicio del poder político, para meter presos a dirigentes políticos, sindicales o sociales que se oponen al gobierno de Mauricio Macri y sus aliados, sean los jueces jujeños que mantienen presa a Milagro Sala, o los de Comodoro Py con Bonadío a la cabeza.

Pruebas inconsistentes, testigos y arrepentidos que se contradicen una y otra vez hasta dar la versión que mejor se acomode a los deseos oficiales, uso abusivo e indiscriminado de la prisión preventiva, violación de las garantías procesales más elementales, recursos que son despachados sin siquiera analizar sus fundamentos: el registro de lo que viene pasando hace tres años en el país, cuando las causas judiciales comprometen a cualquiera que se enfrente al gobierno.

Pero en este caso lo del juez es de una dignidad fuera de lo común, y no solo porque no cedió a las presiones de todo tipo para no meter preso a Pablo Moyano, sino porque denunció con todas las letras, con nombres y apellidos, a la mafia que opera sobre los tribunales para hacer una operación de depuración política, disfrazada de justicia: el Procurador General de la provincia de Buenos Aires, que filtra información a los medios para que hagan su tarea de linchamiento mediático tendiente a disciplinar a los jueces y fiscales díscolos, los periodistas a sobre de la pauta y de la AFI (Majul, Lanata, Ventura, Feinmann) y por supuesto los propios medios hegemónicos, con Clarín y La Nación a la cabeza. Para que a nadie le queden dudas, ni se llame a engaño.

Apuntar con nombre y apellidos a esos reponsables, cuando esos mismos medios están promoviendo a María Eugenia Vidal como el recambio para un desgastado Macri de cara a las elecciones presidenciales del año que viene. La misma Vidal que logró hace poco la destitución del juez Arias, otro magistrado digno, porque osó fallar en contra de los tarifazos, y el mismo procurador Conte Grand que está pidiendo lo mismo para Carzoglio, por si quedaran dudas de que son una mafia.

En las horas previas a que Carzolgio diera a conocer su resolución, los cacatúas jurídicos alineados con el gobierno, como Sabsay, se apresuraron a señalar que los aprietes mafiosos contra el juez provenían de los Moyano y del sindicato de Camioneros, porque claro, cumplían con todos los requisitos que caben en sus perjuicios: negros, sindicalistas y peronistas. Solo de gente así se pueden esperar aprietes, al parecer.

Pero no, los tiros vinieron de otro lado, y no se puede decir que sorprenda: lo que dijo Carzoglio es conocido por muchos que trasegan los pasillos de los tribunales, en muchos otros casos, con la misma metodología. Pero no todos tuvieron sus cojones para denunciarlo, y administrar justicia según sus convicciones.

Sirva entonces no solo para reivindicar a quien reivindicó su función, sino para que todos entiendan como funcionan realmente las cosas en este estado de excepción con barniz democrático cada día más delgado que se vive en el país, y nadie pueda hacerse después el distraído, o el sorprendido.

VOLVER A LAS FUENTES


Hace 73 años, aquel 17, en aquella plaza, nacían los "70 años de peronismo" a los que hoy -como siempre- el gorilismo les sigue echando la culpa de todas las desgracias que ellos mismos causan, cada vez que gobiernan. Y nacía con aquellas imágenes imborrables, sobre todo para la oligarquía que era (y es) la dueña del país: las masas tomando las calles, copando la plaza histórica, remojando los pies en la fuente para reponerse de la larga caminata. Nacía el hecho maldito del país burgués, en la inolvidable definición de Cooke.

Si la historia fuera una puesta escenográfica, aquel 17 de octubre no pudo ser mejor representación visual de la irrupción política de los excluidos, la ruptura inesperada con el orden establecido, el sacudón que conmocionó a la Argentina visible y audible que se expresaba en los tribunales, la Bolsa de Comercio, el Círculo de Armas o el Jockey Club y que se expresó entonces en la indignación de la señora de Oyuela.

También entonces -como ahora- esa Argentina creía tener todo controlado, el episodio Perón superado, el malentendido aclarado, el país retornado a la normalidad de la granja colonial. Porque al peronismo lo dieron por muerto entonces, antes de nacer, como años después lo daría por muerto Rojas con la metáfora del perro y la rabia, cuando acariciaba el sueño de bombardear la cañonera en la que Perón marchaba hacia el exilio en Paraguay; y como tantas veces más lo darían por muerto después, a lo largo de su historia y la del país. 

Cuando se habla de terminar con 70 años de fracasos -es decir, de peronismo- - se está queriendo simbólicamente cumplir la orden incumplida del almirante Vernengo Lima en aquel 17 de octubre: barrer la plaza con una ráfaga de metralla, desalojar la negritud que afeaba estéticamente el paisaje, pero tanto más porque cuestionaba el orden establecido, y el reparto de la torta nacional. 

Porque hay que decirlo claro: hoy, como entonces, no quieren terminar con el peronismo y el país que gestó por lo que hizo mal, sino por lo que hizo bien, y nunca debió haber hecho; porque al hacerlo les sublevó a la peonada que debía vivir mansa para siempre. Pero en el afán  de destruirlo, lo siguen creando, porque mientras haya injusticia y desigualdad, habrá peronismo, porque como le decía Discepolín a Mordisquito, a Perón lo trajeron ellos.

Y por la misma razón el peronismo, con todo y sus fallas, agachadas, traiciones y claudicaciones, no ha sido superado históricamente en tanto representación política posible (remarcamos: posible, no inevitable) de los trabajadores argentinos y los sectores populares; aun cuando estemos en un  país distinto, fragmentado, en el que el trabajo y los trabajadores han perdido centralidad y peso específico. 

Porque incluso en ése (este) país, aquellas tres banderas históricas siguen teniendo plena vigencia: aunque a veces no lo expresen así, los argentinos (o por lo menos la mayoría de ellos) siguen queriendo una patria socialmente justa donde nadie sea explotado, económicamente libre sin que los resortes fundamentales de su estructura productiva estén en manos extranjeras, y políticamente soberana para decidir por ellos mismos, su propio destino. Lo que cambia en todo caso son los modos, los lenguajes, los medios, como cambian las formas del coloniaje, la explotación y la cipayería, y a veces, ni siquiera eso.

El desafío de hoy para el peronismo es recuperar aquel espíritu inaugural del 17, aquella capacidad de interpelar, seducir y entusiasmar; ese sentido rebelde y cuestionador de sus primeros tiempos; porque cuando se mantuvo fiel a él fue cuando realizó las transformaciones más profundas, y cuando se alejó, se perdió en traiciones y esterilidades de su rol histórico. Un peronismo que ayude a que el pueblo encuentre el rumbo, incluso aunque los que lo tienen que liderar no estén disponibles, ni a la altura de las circunstancias: también entonces hubo dirigentes que dudaron, pero el pueblo fue más y fue por más, para rescatar a Perón.

Hoy, como aquel 17 de octubre de 1945, hay que volver a la plaza cuantas veces haga falta, para volver a las fuentes: a visibilizar lo oculto, lo discriminado, lo marginado, lo excluido, lo que quieren enterrar para siempre, y asumir su representación política. Y no solo a eso: el peronismo tiene que volver a ser el vehículo de la defensa de los derechos amenazados, de la recuperación de los perdidos y de la conquista de los pendientes; tiene que asumir la representación de los jóvenes que ven con preocupación el futuro, de los científicos que de nuevo están pensando en irse del país, de los empresarios y comerciantes que se ven obligados a bajar sus persianas agobiados por los tarifazos, las tasas siderales, la destrucción del mercado interno y la apertura indiscriminada de las importaciones. 

De los clubes de barrio que no pueden pagar las tarifas, de las universidades a las que se les retacean los recursos. Tiene que ser la columna principal de la construcción de un amplio frente de fuerzas democráticas, nacionales, populares y -como no- feministas, "para que reine en el pueblo el amor y la igualdad", y para poder derrotar a la derecha en las urnas para construir otro modelo de país, no el muletto de la escudería gobernante.

Que hayan pasado años y peronismos a lo largo de ellos, aunque la sociedad haya cambiado, siempre que haya injusticia, desigualdad, explotación, coloniaje, habrá necesidad de peronismo, y si ese peronismo es fiel a sí mismo y su propia historia -o mejor aun, a la justificación histórica de su existencia- habrá, como en aquel 17 de octubre, lealtad popular, en las plazas, en las calles y en las urnas. Porque como decía Evita, la inmortal, si la patria fuera libre y el pueblo fuera feliz, ser peronista sería un derecho, pero en estos tiempos de vasallaje, exclusión, saqueo y tristeza, ser peronista es un deber.

Se trata simplemente de volver a las fuentes, sin vergüenzas falsas, sin camaleonismos, sin tibiezas ni moderaciones del discurso para fingir ser lo que no somos, o para ser lo que no debemos ser, porque para administrar el orden macrista no necesitan al peronismo, cosa que parecen no entender algunos dirigentes peronistas: para eso les sobran candidatos y estructuras disponibles. 

El peronismo tiene que volver a ser capaz de sublevar al subsuelo de la patria como lo dice Scalabrini en aquellas palabras inmortales, para sacar a la patria y a los argentinos del subsuelo en el que el gobierno colonial del régimen macrista los está sumergiendo. (La imagen de apertura es un panfleto de época, subido por el ingeniero Néstor Sbariggi a su cuenta de Twitter).

martes, 16 de octubre de 2018

¿CÓMO DECÍS?


¿Vos querés decir entonces que dentro de “Cambiemos hay quiénes piensan que la inflación no es un fenómeno exclusivamente monetario, y que algo tienen que ver las empresas formadoras de precios?

¿Y que el gobierno dejó que el Congreso sancione una “ley anti monopolios” impulsada por Carrió y Negri para tenerlos contentos, pero nunca tuvo la intención real de aplicarla?

¿Cómo decís, que hay empresas que abusan de su posición dominante en el mercado para subir los precios, y que el único que había conseguido más o menos contenerlas fue el kirchnerismo, primero con Moreno y después con Augusto Costa en la Secretaría de Comercio?

¿Y que si se relajan los controles estatales, los empresarios hacen lo que se les da la gana y aumentan los precios a lo pavote?

¿O sea que ahora hay más inflación que antes, cuando estuvimos a punto de ser Venezuela, y los que hoy gobiernan -entre ellos Carrió- cuestionaban los controles de precios, y votaron en contra de la ley de abastecimiento?

¿Y la competencia en el marco de la libertad de mercado, y la ley de la oferta y la demanda, y Candela, la moto?

CON RAZÓN DE GOLPE TANTO APURO


¿Se acuerdan que hace unos días les contábamos acá que tres años después de haber llegado al gobierno, Macri dictó un decreto para "excusarse" de todos los asuntos vinculados al Correo Argentino, por los intereses de su familia? 

Decíamos entonces que "La pregunta del millón es que nuevo negociado a favor de los Macri y en contra de los intereses del Estado argentino tienen ya cocinado sobre el tema, que ahora se acordaron de decirle al presidente que se corra, y sea Michetti la que ponga el gancho.".

Bueno, la respuesta no tardó en llegar: en el Boletín Oficial de hoy aparece publicado el Decreto 907 firmado por Grabiela Michetti (completo acá), por el cual se rechaza el recurso jerárquico interpuesto por el Fiscal Nacional de Investigaciones Administrativas de la Procuraduría de Investigaciones Administrativas de la Procuración General de la Nación , contra la Resolución Nº 40 del 3 de mayo de 2018 de la Procuración del Tesoro de la Nación; hoy a cargo de un ex abogado de SOCMA.

Por esa resolución, Saravía Frías dio por clausurado el sumario administrativo ordenado por la Resolución Nº 4 del 13 de febrero de 2017 (cuando el Procurador del Tesoro era Carlos Balbín, que renunció por este tema), y se declaró la inexistencia de perjuicio fiscal y de irregularidad administrativa imputable a agente alguno, en relación con los hechos denunciados en los autos caratulados “CORREO ARGENTINO S.A. s/Concurso Preventivo” (Expediente Nº 94360/01), en trámite ante el Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Comercial Nº 6, Secretaría Nº 11, con intervención de la Sala B de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial. 

El Fiscal Nacional de Investigaciones Administrativas entendió al plantear el recurso que "la resolución recurrida impedía “de manera definitiva la pretensión de lograr una investigación integral de los hechos denunciados en el marco del proceso sumarial, apartándose así del propósito específico del mismo”; y argumentó, asimismo, que la falta de producción de todas las pruebas que correspondía practicar en el sumario, configuraba un apartamiento significativo de su objeto y de la búsqueda de la verdad material, en orden a lo cual requirió la revocación del acto de clausura “…declarando la nulidad de todo lo actuado en el sumario aludido desde la clausura de la investigación efectuada, ordenándose la continuación de la pesquisa así como la producción de las medidas probatorias propuestas por esta PIA oportunamente”. " (las negritas son nuestras).

Para rechazar el recurso, Saravia Frías, el ex SOCMA, sostuvo que "...que en la investigación sumarial, se tuvo por cierto que los letrados actuantes en representación del Estado Nacional, en la audiencia del 28 de junio de 2016, lo hicieron conforme a expresas instrucciones del entonces Ministro de Comunicaciones, por lo que sus conductas no generaron responsabilidad administrativa que les sea reprochable."; para agregar que "otra cuestión indagada en el sumario radicó en la verificación de una posible violación a la Ley N° 25.188 y/o al Código de Ética de la Función Pública aprobado por el citado Decreto N° 41/99 por parte de los letrados denunciados" y que "...la aceptación de la propuesta de la concursada por parte del ex Director General de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Comunicaciones, en la audiencia judicial llevada a cabo el 28 de junio de 2016, respondió a las instrucciones de la autoridad con competencia para evaluar la oferta recibida, conforme a las instrucciones emitidas por el ministro del área."

Pero dice más: "Que respecto de la supuesta “quita” o “espera” en la que hubiera incurrido el Estado Nacional como consecuencia del accionar de estos profesionales, se estima que si una actividad jurisdiccional no llegó a producirse, mal puede reprochársele a quienes llevaron adelante el cumplimiento de una instrucción dada por la superioridad la violación de las normas valoradas, por lo que la conducta desplegada por los letrados no importó violación a la Ley N° 25.188, ni al Código de Ética de la Función Pública, no se vio comprometido el erario público, ni se efectuó renuncia alguna a un interés patrimonial del Estado Nacional." (las negritas son siempre nuestras)

Para que se entienda, traducimos: el Fiscal de Investigaciones Administrativas pidió distintas medidas de prueba en el sumario abierto por la Procuración del Tesoro para juzgar la conducta de los funcionarios que intervinieron en el arreglo de la deuda de los Macri con el Correo, y sin proveer ninguna de ellas ni profundizar la investigación, el ex abogado de SOCMA hoy a cargo del cuerpo de abogados del Estado los eximió de culpa y cargo, con el sencillo argumento de que: 1) No se mandaron por la libre, sino que siguieron estrictas instrucciones de Aguad, entonces ministro del área, y 2) No hubo perjuicio para el Estado porque la quita propuesta por los Macri y aceptada por el Estado (por directivas de Aguad, que sí se habría mandado solo al parecer), no llegó nunca a concretarse.

Claro que lo que no dijo ni la resolución de Saravía Frías, ni el decreto que ahora firma Michetti tratando de poner un manto de impunidad sobre todo, es que si no se concretó, no fue porque Macri dijera que "volvía todo a fojas cero" como dijo cuando lo descubrieron, sino porque la fiscal Gabriela Boquín se opuso a que la justicia homologara el acuerdo, por el cual el Estado resignaba el 98,8 % de sus acreencias contra el grupo Macri, por la fallida concesión del Correo. 

Off tópic: nada que ver con el tema (o sí, según se mire), pero en el mismo Boletín Oficial de hoy aparece publicada la Resolución 41 de Iguacel (completa acá), por la que se deja sin efecto la Resolución 20 que ponía a cargo de los usuarios del servicio de gas natural por redes de todo el país, la compensación a las distribuidoras por los mayores costos (no demostrados por ellas) de las compras de gas a las petroleras, por la devaluación.

MACRISMO: ¿CON "M" DE MODERNIDAD O DE MEDIOEVO?


Mientras todos discutíamos quien pagaba la compensación a la distribuidoras de gas y las petroleras por la devaluación, en Neuquen se aprobaba una nueva adenda al convenio de flexibilización laboral para los petroleros en Vaca Muerta, con una virtual supresión del derecho de huelga.

En la adenda quedaron comprendidos también los trabajadores de la construcción nucleados en la UOCRA, y ambos sindicatos (el otro es el de Petroleros Privados de Neuquén que conduce el senador del MPN Guillermo Pereyra) hacían así su aporte “a la paz social, comprendiendo el carácter estratégico que tiene para el país” la explotación de esa reserva gigantesca de petróleo y gas.

La adenda es un complemento del acuerdo de flexibilización firmado el año pasado, y priva a los trabajadores y sus sindicatos de la herramienta básica con la que cuentan para defender sus derechos, contemplada nada menos que en el artículo 14 Bis de la Constitución Nacional. Da por tierra también con el principio de la irrenunciabilidad de los derechos laborales, que el gobierno había intentado amputar del texto de la Ley de Contrato de Trabajo, en la primera versión de la fallida reforma laboral.

Al mismo tiempo, el gobierno provincial en manos del MPN (hoy aliado del macrismo en el Congreso, como lo fuera de todos los gobiernos nacionales desde 1983) y el gobierno municipal de la capital (con intendente de la UCR) reprimían salvajemente a los trabajadores municipales movilizados contra la reforma previsional que les cercena derechos, y que el gobierno provincial se apresta a replicar para sus empleados públicos.

Cuando se lanzó el primer acuerdo de flexibilidad laboral en Vaca Muerta Macri lo puso como el ejemplo y modelo a seguir en todas las actividades, sobre la base de la falsa (e interesada) idea de que el problema del modelo productivo de la Argentina está en sus elevados costos laborales, y en los “privilegios” (léase derechos) de que gozan los trabajadores y los sindicatos que los nuclean.

Convenios similares se firmaron en la industria automotriz con el SMATA, con la misma UOCRA para emprendimientos privados, y con la UOM para las industrias electrónicas de Tierra del Fuego, pero hasta ahora en ninguno de esos casos se había llegado al extremo que acaban de consagrar en Vaca Muerta: comprometerse a no hacer huelga.

Mientras tanto, leemos acá que los trabajadores (porque eso son, aunque muchos no lo sepan o no lo quieran reconocer) de plataformas de servicios como Uber, Cabify, Treggo, Mercadoni, Rappi y Glovo, fundaron su propio sindicato, y solicitaron su inscripción en el ex ministerio y hoy Secretaría de Trabajo de la nación: la APP (Asociación de Personal de Plataformas).

Sus reclamos iniciales son mínimos, como que los dueños de las plataformas absorban de sus bolsillos el pago de las cuotas del monotributo que hoy pagan los trabajadores del suyo, y que también contraten un seguro que los cubra contra todos los riesgos derivados de su labor. Como ven, no hablan ni siquiera de blanquear el carácter laboral de la relación, hacerles los aportes jubilatorios o a la obra social, o cosas por el estilo.

Sin embargo, esa simple circunstancia de haberse agrupado para armar un sindicato que los represente y defienda encendió las alarmas en los empresarios del sector, y es lógico que así sea: es un ataque directo al corazón de un modelo de negocios basado no tanto en la innovación tecnológica, como en la explotación de la mano de obra que trabaja en condiciones de precariedad absoluta, y de total carencia de derechos laborales, o derivados de la condición de trabajadores, que les es negada.

Modelos de negocios activamente promovidos por el macrismo (sin que deba confundir al respecto la falta de oficialización de UBER en la CABA ante la resistencia de los taxistas, donde hay mucho voto oficialista), como el ejemplo a seguir, parar “modernizar las relaciones laborales”, o peor aun: para alentar el “emprendedurismo” donde cada uno es “su propio empresario”, aunque sea manejando una moto o bicicleta para acarrear bultos pesados.

La engañifa perfecta del capitalismo siglo XXI, que llama “asociados” a lo que no son sino esclavos disfrazados, pero eso sí: libres de atarse a un sindicato, o a condicionantes como la conciencia de clase, o la solidaridad con otros que están en su misma condición.

Tampoco es cuestión de enojarse con los que aceptan trabajar en esas condiciones, porque son parte de las víctimas de un modelo de exclusión: así como Perón decía que gobernar es crear trabajo, para Macri, su gobierno y su clase gobernar es destruirlo, para crear un ejército de reserva de desocupados que acepten mansamente trabajar en cualquier condición que sea con tal de remarla; o precarizarlo y abaratarlo, haciendo que los que tienen un empleo acepten moderar reclamos, rebajar exigencias, resignar derechos, para poder conservarlo. La teoría de los dos zapatos de Prat Gay.

Sea del extremo de la pirámide laboral que se tome (los petroleros, trabajadores en blanco, calificados y bien pagos, los "asociados" de las plataformas, precarizados, en negro y mal pagos), lo que se busca es siempre lo mismo: supresión del derecho de huelga, prohibición de sindicalizarse, negación del carácter de trabajadores, instauración del fraude laboral, precarización, recorte de derechos. Es curioso como la modernidad macrista consiste en retornarnos a los tiempos del medioevo.

lunes, 15 de octubre de 2018

ANTE LA CRISIS DE LAS CERVECERÍAS ARTESANALES, SURGEN NUEVAS ALTERNATIVAS

DESCUENTO CON PROMOCIÓN LIMITADA


Te presentás a una licitación cotizando unos 6,3 millones menos que el presupuesto oficial, la ganás.

Firmás el contrato de obra, y antes de arrancar, te dan 9,8 palos de "anticipo financiero", sin haber movido una palada de tierra.

Ya recuperaste los 6,3 que "perdiste" cotizando más bajo.

Y todavía te faltan los "adicionales de obra", los "trabajos extracontractuales" y las "redeterminaciones de precios".

Off tópic: ¿Los santafesinos vamos a seguir pagando entre todos obras que son estrictamente municipales en Rosario?

Nos sale caro el intento de salvataje de la cuna del socialismo, eh.

NO HAY QUE INTERRUMPIRLOS


Por supuesto que el grueso de los argentinos tiene preocupaciones mucho más acuciantes que los movimientos políticos de cara a las elecciones del año que viene, y que en el actual contexto socio-económico las mismas elecciones parecen a un siglo de distancia. Sin embargo, son esos movimientos los que permiten ver por donde anda o puede andar la cosa en términos de impacto sobre la opinión pública, la imagen del gobierno, y sus políticas.

La tapa de Clarín de ayer que muestra la imagen de apertura refleja dos hechos principales, que para algunos podrían llamar la atención: por un lado el intento de instalar la figura de Vidal como posible recambio de un desgastado Macri, y por el otro la amplificación de los brulotes de Carrió contra el presidente, su gabinete y sus operadores judiciales.

Ambas cuestiones obedecen a decisiones editoriales del diario del mayor grupo de medios del país, el mismo que con sus medios audiovisuales viene dándole amplisima repercusión a la ofensiva de la pitonisa hacia el interior de la coalición de gobierno, más precisamente hacia el corazón de su mesa chica de toma de decisiones, o sea, Macri. 

Una (Vidal) se nos presenta como la cara sensible del régimen, preocupada por el impacto social de algunas de las políticas del gobierno, tratando de llevar "la voz de la calle y la gente común" al seno del gobierno para suavizarlas, infructuosamente; de allí que "tome distancia", "concentrándose en la gestión" de la provincia a su mando. La otra (Carrió) encarna los presuntos valores morales caros al sentimiento del votante promedio de "Cambiemos", y una apelación a sostenerlos, en una cruzada contra la corrupción que no debe ceder, aunque caigan figuras del propio gobierno, o ligadas al presidente, como Calcaterra.

Está bastante claro que, a diferencia de otras oportunidades, los dos movimientos son gestados desde el Grupo, por fuera de la estrategia comunicacional que intentan instalar Marcos Peña y Durán Barba, de mostrarnos a Macri como el hábil piloto de tormentas que nos llevará a buen puerto en medio de la tempestad de la crisis...generada por él mismo y su gobierno: con lo finito que viene el gobierno en términos de caída de su imagen, con lo profunda que viene siendo la crisis y lo extendida que será, y con la posibilidad de un estallido terminal del modelo de valorización financiera a la vuelta de la esquina, pensar que estas disputas de conventillo fueran alentadas desde el interior del propio poder político institucional del país, sería para alarmarse más aun por el grado de irresponsabilidad.

Las razones por las cuáles Clarín alienta estas maniobras pueden ser variadas, e ir desde cuestiones de negocios pendientes por las que está presionando al gobierno (como conseguir la aprobación de la Comisión Nacional de Valores a la transferencia de las acciones de Telecom a Cablevisión en el marco de la fusión), hasta el ingreso en otra fase del famoso teorema de Magnetto del que hablaba (por boca del propio CEO del grupo) José Pirillo, el ex dueño de "La Razón": ese momento en el que Clarín advierte que un gobierno o un dirigente (en este caso Macri) ya se ha convertido en un estorbo, y es conveniente abandonarlo y soltarle la mano. O acaso en calle Piedras están leyendo lo que la mayoría: el deterioro del gobierno y de Macri son irreversibles, y no tiene sentido atar su suerte a un proyecto político que está en fase de salida.

Como fuere, más interesante que escudriñar los motivos, es analizar las consecuencias, que no serán inocuas; teniendo en claro que estas cuestiones carecen de impacto entre los electores que ya adversan con el gobierno desde sus comienzos, y tienen muy poca influencia entre quienes, habiendo votado por Macri en el balotaje, hoy están decepcionados con su gestión, y exploran otras alternativas, acaso convencidos de que "la campaña del miedo" no era tan exagerada.

Mientras la figura de Vidal como recambio puede seducir a algún votante de "Cambiemos" que no volvería a votar a Macri, en el caso de Carrió se trata de votos del núcleo duro original de la coalición gobernante, y si la ex chaqueña decidiera tensar las cosas al extremo de romper la alianza e ir con una candidatura propia, restaría votos a la coalición que llegó al poder en 2015, favoreciendo las chances de la oposición.

Lo real es que, movidas de Clarín aparte, restan meses de recesión y crisis económica por delante de acá a las elecciones, con un proceso de dinámica imprevisible para determinar en que condiciones se llega a ese punto, pero nada parece indicar -hoy por hoy- que el gobierno consiga recomponer su imagen. Como tampoco nada indica que las piezas jugadas en la maniobra (Vidal y Carrió) tengan realmente intenciones de tener vuelo propio por fuera del actual dispositivo político oficialista, como parecen sugerirlo los encabezados del gran diario argentino; a lo que hay que sumar un dato no menor: más allá de la alianza de clase que lo sustenta, el PRO (socio controlante de "Cambiemos") es en buena medida un proyecto personal de Mauricio Macri (biológico, diría Pagni), de modo que ¿quién sería el encargado de convencerlo de que acepte dar un paso al costado para ser reemplazado como candidato?

Pero aun así -y sobre todo así- el daño que genera al interior del oficialismo todo este cotolengo, estaría hecho, y entre sus propios votantes: supongamos (como es lo más probable) que Vidal vuelva a ir por la gobernación de Buenos Aires, y que Carrió (como también es más probable) no saque los pies del plato de "Cambiemos", ¿cómo quedarían sus respectivas imágenes, las de Macri y las del gobierno si nada cambia en las políticas de fondo respecto de las que la gobernadora presuntamente tomó distancia, o en el manejo de las causas judiciales que denunció Carrió?

Porque si algo está claro ya ahora, es que Macri no retrocederá en ninguno de los dos aspectos, y no precisamente por su firmeza de carácter: la política económica es la que le exigen sus compromisos con el FMI que es su único salvavidas, y al mismo tiempo es la que responde a sus más íntimas convicciones, desde el primer día, y a los intereses que tutela y expresa; y la "cruzada contra la corrupción" es en realidad un mecanismo para sacar de la cancha opositores políticos (como Cristina) o sociales (como los Moyano): nadie en su sano juicio puede suponer que va en serio, y que incluso interfiriría con sus negocios, o los de sus socios y familiares. Eso es desconocer la esencia misma del presidente.

Vistas así las cosas, la tapa de Clarín de ayer y lo que representan pueden ser leídas de dos modos, complementarios entre sí: son tanto el reflejo de una situación de ostensible deterioro político de Macri, el gobierno y "Cambiemos" (al que por cierto, Vidal no es ajena, y por eso nos quieren hacer creer lo contrario, despegándola), como una respuesta torpe para enfrentar una situación complicada, porque si algo no requiere la coyuntura para el oficialismo, son este tipo de cosas que sólo suman desgaste a una gestión ya deteriorada. Tuits relacionados:

domingo, 14 de octubre de 2018

DESDE 2014, PARA SER MÁS PRECISOS...


...que fue la última vez que ingresó un barco al puerto. 

UN MIX DE TODO


Mirá como encontrar en un solo decreto, todo un fresco de la gestión socialista:

1) Más plata invertida en el aeropuerto de Rosario, para el negocio de las low cost; mientras no subsidian el boleto de colectivo.

2) Hay que gastar más guita de la prevista porque antes de arrancar la obra, a las empresas que ganaron ya les "redeterminaron" los precios del contrato.

3) Las que ganan están entre las que más obras tuvieron en la provincia desde el 2007 para acá, incluyendo por ejemplo a Dinale (la del acuario de Rosario) y Pecam, la favorita del socialismo por escándalo.

EL PRESUPUESTO DE LA RECESIÓN Y LA POBREZA


“El proyecto Presupuesto 2019 expresa caída de la actividad económica, una mayor afectación al pago de deuda e intereses, déficit de cuenta corriente, la inversión real directa más baja desde 2007 y caída en educación, salud, ciencia y tecnología y remuneraciones. El proyecto se presentó el 16 de septiembre y no contempla el nuevo acuerdo con el FMI firmado 10 días después, que modifica las variables presentadas (ya fuera de realidad). "

"Dicho acuerdo reconoce tanto una ampliación del crédito (de US$ 50.000 millones a US$ 57.000 millones) como adelantos de los desembolsos tanto para 2018 y 2019, quedando sólo un remanente de US$ 5.903 millones para el nuevo gobierno que asuma el 10/12/2019. En 2018, se habrá desembolsado un total de US$28.400 millones, que representan el 58% del total de reservas internacionales del BCRA. El año siguiente se desembolsarán US$ 22.800 millones de dólares. La sumatoria de las partidas presupuestarias destinadas a Salud, Educación, y Ciencia y Tecnología ascienden a $425.261 millones, lo que representa el 71,6% del monto total afectado al pago de Rentas de la Propiedad ($593.225 millones).”


“La distribución a Provincias presentada en las Pautas Macrofiscales, está sobredimensionada. Provincias y Municipios recibirán 7% menos de lo difundido por el gobierno nacional, en un escenario más realista, pero optimista, y perderían hasta un 17% en un escenario más pesimista. Ingresos Tributarios. El Presupuesto 2019 estima un crecimiento real de los Ingresos Tributarios del Sector Público Nacional No Financiero 2019, proyectando un incremento aún con dos caídas del PIB consecutivas.”

“Remuneraciones. Se proyecta una fuerte caída de la participación de las Remuneraciones 2019 y su crecimiento nominal resulta menor que la inflación proyectada para 2019, lo que significará una caída del salario real. No se prevén ingresos de personal. Inversión en bienes de capital e infraestructura. La Inversión Real Directa 2019 no sólo prevé una caída respecto de 2018, sino que sería la inversión más baja realizada por un gobierno desde 2007, lejos del máximo de la serie que fue 1,25% en el año 2009. Intereses de la Deuda. Según el Proyecto de Presupuesto en 2019 destinaremos más de 3 puntos del PIB a pagar Rentas de la Propiedad, 2 puntos más que el promedio pagado durante 2007-2015. Los pagos por intereses y capital de deuda nominada en dólares cada vez representan más puntos del PIB.”


“Salud. Este servicio esencial pierde presupuesto en cada año de la presente gestión de gobierno. Educación. La educación es la herramienta que tiene toda una sociedad para planificar el futuro en desarrollo. No parece ser la convicción de quienes nos gobiernan. Esta inversión esencial para el país también cae en el presupuesto 2019, confirmando el rumbo iniciado en 2016. Ciencia y Tecnología. Junto a la caída en educación y salud, la presente gestión hipoteca el futuro de todos los argentinos. La sumatoria de las partidas presupuestarias destinadas a Salud, Educación y Ciencia y Tecnología ($425.261 millones) representan el 71,6% del monto total afectado al pago de Rentas de la Propiedad ($593.225 millones).”


“El presupuesto 2019 prevé una caída del PIB que 0,5%, que reconoce menor consumo privado, menor inversión, menor inversión pública y mayor volumen de importaciones. La subestimación de la caída obedece a un crecimiento proyectado de las exportaciones del 20,9%, el cual sólo sería factible en caso de un extraordinario aumento de exportaciones de los commodities. Si las exportaciones no crecen a ese ritmo, la caída del PIB sería mucho más pronunciada. La referencia histórica muestra que, luego de la devaluación del 2002, las exportaciones de manufacturas de origen industrial superaron los niveles del 2001 dos años después." 

"A pesar del salto devaluatorio, de la caída de la actividad económica y de la alta base de comparación 2018, el presupuesto 2019 proyecta un crecimiento de las importaciones del 2,9%, afectando la producción y el empleo nacional. Según la información proporcionada en el presupuesto, el déficit de balance comercial para 2018 ascenderá a US$ 4.600 millones, mientras que para 2019 proyecta un superávit de US$ 5.800 millones, es decir, prevé revertir unos U$S10.400 millones. Estimaciones más realistas hacen prever que la economía puede ver un retroceso mayor en los años 2018 y 2019.”

“Las transferencias presupuestarias a Provincias (corrientes y de capital) quedan reducidas a menos del 1% del PIB. Caen en términos reales y también en términos nominales. Con los datos oficiales surge que las transferencias automáticas a Provincias tendrían un crecimiento en los años 2018 y 2019, mediadas por la restitución del 3% del ANSES. En la comparación con los Ingresos Tributarios, cae la participación provincial de 77,4% al 74%. La relación transferencias totales a Provincias sobre ingresos totales está prevista para el 2019 en el 31%. Esa distribución esconde la falacia del crecimiento de recaudación en dos años consecutivos de caída del PIB.”


“Banco Nación. Teniendo en cuenta que el resultado del ejercicio 2017 fue de $ 9.589,4 millones, con un patrimonio al cierre de 2016 de $79.908, la tasa de rendimiento sobre el patrimonio se encontró por debajo de la evolución del nivel de precios. En los primeros cuatro meses del presente año hubo un resultado positivo de $ 6.815 millones, que en relación al Patrimonio de cierre de 2017 ($ 89.803,5 millones) representa una tasa anualizada de 22,8% (también claramente por debajo de la inflación reinante), llevando a una importante descapitalización de la Institución. De respetarse el artículo aprobado el pasado año para el ejercicio en curso, el tope a girar desde el Banco Nación podría alcanzar los $ 4.113 millones para el 2019, monto muy inferior a los $ 15.000 millones que se pretende con el artículo propuesto. Volver a descapitalizar al Banco de la Nación no hará sino deteriorar aún más su situación. Se lesionaría de tal manera su capacidad crediticia y su rol de principal Institución financiera de la Argentina.”

“Según estimaciones realizadas por el Ministerio de Hacienda, acotadas, en 2018 la deuda externa representará el 87% del PBI; peso de la deuda que no se veía desde 2005, previo al pago al FMI. El pago de intereses de deuda es el rubro que más aumenta en el presupuesto 2019 y representa una erogación mayor que todos los salarios que paga el Estado nacional. La salida al escenario de recesión que plantea la gestión de gobierno es una apuesta inverosímil destinada a refinanciar todas las obligaciones externas en 2019, asumiendo en que el dólar promedio se ubique en $ 40,10, menor al promedio alcanzado en los últimos dos meses. En el texto del mensaje del Proyecto de Presupuesto 2019 se reconoce la situación seria de la Deuda Externa aunque se le da menos volumen que el que ésta finalmente tiene. La relación Deuda/PIB superará a fines de 2018 el 100%. Los vencimientos están acotados en el tiempo y además de 2018/19, los compromisos agolpados en el quinquenio 2019/2025 someten al país a un ciclo de ajuste tras ajuste.”


“La gestión Cambiemos asume que podrá refinanciar la totalidad de sus obligaciones con vencimiento en el año entrante. Para el año curso, considera que “el Tesoro no tiene que realizar nuevas colocaciones que incrementen el stock de deuda para cubrir sus necesidades, visto los recursos aportados por el FMI. Sin embargo, entre septiembre y diciembre vencen Letes (Letras del Tesoro, pagarés denominados en dólares, emitidos por el Estado nacional y que se usaron para disminuir hace tres meses la burbuja de Lebac) por US$ 5.700 millones y otros US$ 2.300 millones emitidas en pesos. “Alcanza con refinanciar un 60% para cerrar definitivamente el 2018”, dice el gobierno en el Proyecto de Presupuesto, sin explicar cómo o por qué los inversores confiarían lo suficiente como para refinanciar los vencimientos que se avecinan, ni de dónde saldrán los fondos necesarios en caso de que así no fuere. ”

“Para 2019 se necesitan, enfatiza el Proyecto de Presupuesto de Cambiemos, US$ 38.900 millones para pagar los vencimientos del año próximo. Para eso se generará deuda con el FMI por los montos acordados prima facie la semana última de septiembre y en proceso de aprobación por parte del directorio de la entidad. Expresado en forma mas precisa: en medio de este contexto internacional, en un año de elecciones y con tres de cuatro años de gestión con caída del PBI, el gobierno conjetura que con apoyo externo logrará refinanciar (roll over) en 2019 el 51,67% de la deuda en dólares. El presupuesto no explica de dónde saldrían en 2019 los dólares -descontando que va a bajar a $40,10- en caso de que los refinanciamientos no sean tan exitosos.”

“La línea con mayor aumento en el presupuesto 2019 corresponde al pago de intereses por la deuda. En ese rubro se estipula que el Estado dispondrá en 2019 de $ 596.065 millones. Para contextualizar ese destino, el monto señalado expresa un aumento con respecto de 2018 de un 48,9%. Así expresado refleja el indicador con el mayor aumento en el proyecto de presupuesto. El pago de intereses de la deuda el año que viene supera el pago total de salarios del Estado nacional ($ 530.928 millones), duplica los subsidios (como los de energía y transporte), cuyo monto es $ 287.302 millones; septuplica las transferencias a las provincias ($ 81.633 millones, que el año próximo caen 17,5% respecto de 2018) y es dos veces más alto que los gastos de capital ($ 215.033 millones, cae 7,2%).”

(Textos e imágenes extraídos del informe de la Comisión de Economía del PJ de la provincia de Buenos Aires sobre el proyecto de presupuesto nacional. Equipo de trabajo responsable: Roberto Feletti, Silvina Batakis, Débora Giorgi, Mercedes La Gioiosa, Arnaldo Bocco, Antonio Mezmezián, Axel Kicillof, Martín Pollera, Cristian Girard.)

sábado, 13 de octubre de 2018

¿SE LO COMIÓ?

VENTAJAS DE LA LÍNEA BLANCA


¿Vieron que valía la pena lanzar heladeras al espacio, que para algo iban a servir?

Claro que para eso es necesario un Estado activo y presente, que apuesta al desarrollo e invierta recursos allí donde el mercado no lo va a hacer, porque no tiene garantizada la rentabilidad inmediata.

Y por supuesto que para eso es necesario que ese Estado cuente con recursos, y no hay otra forma que haciendo que la gente pague impuestos, si es posible, en mayor medida los que más tienen.

Así que la próxima vez antes de salir a cortar rutas cuando les quieren cobrar un impuesto, hagan un mínimo cálculo de costos y beneficios, y a lo mejor les conviene quedarse en su casa, y pagar sin chistar.

Más información, acá.

NO HAY FORMA

viernes, 12 de octubre de 2018

MIL DÍAS, MILAGRO


VOLARON EL TECHO


Hacen una licitación privada, piden (supuestamente) seis propuestas, se presenta una sola empresa.

Cotiza un 35,62 % más caro que el presupuesto oficial, y gana igual.

El monto adjudicado ($ 1.350.000) supera el de la licitación privada, y ya tendrían que haber hecho licitación pública de acuerdo a la ley, pero le metieron por lo carpido, y siguieron igual.

Si eso no es volar el techo, quien sabe que será.

Todo sea porque el canal de televisión de la provincia sea transmitiendo.

EXTREMISMO POLÍTICO


¿Sorprende un poco ver a un caballero flemático como Federico Pinedo hablando de “extremismo político”, término tristemente célebre allá por los años 70’, y no precisamente bajo gobiernos democráticos? La verdad, no, porque muestra cabalmente cual es la idea real que tiene esta gente de como funciona el sistema político, y cuan cierto es que creen en valores como el pluralismo o la alternancia; con los que le pican el seso a la gente, cuando no gobiernan ellos.

Porque cuando gobiernan tienen pretensiones hegemónicas como cualquiera, y más también, e intentan sostenerlas incluso aunque gobiernen como el culo, y lo único que hagan bien son sus negocios. Y en primer lugar entre esas pretensiones hegemónicas, está la de crearse una oposición a su medida, o como diría Cristina, una “oposición de diseño”.

Que arranca por adentro de los bordes del propio oficialismo, donde Carrió cubre con sus quejas ampulosas el costado de la “crítica moral”, funcional al propósito de demostrar que “Cambiemos” es una coalición en serio, donde los socios están en un pie de igualdad y pueden tener diferentes puntos de vistas, que no alteran la estabilidad del conjunto. "Nuestra riqueza es la diversidad" es el latiguillo al que apelan para explicar que no son un cottolengo.

Así contienen al voto de la indignación moral selectiva, que barniza de ese modo su conservadurismo social y político, que quizás ahora y Bolsonaro mediante, se atrevan a ir blanqueando paulatinamente. Que en el fondo todo es una payasada lo sabe cualquiera que no sea un paparulo como el Gato Sylvestre, como quedó comprobado con el pedido de juicio político a Garavano. 

Después están los radicales, que tienen el papel de “estar afuera” del gobierno porque no participan de la toma de las decisiones más importantes (sobre todo en materia económica) para intentar esquivar pagar los costos por las decisiones más impopulares (o sea, casi todas), pero “estar adentro” para “arrimar ideas” para resolver los entuertos en los que se mete el propio gobierno; como pasó con la compensación a las distribuidoras de gas.

Claro que por lo general esas soluciones solo empeoran el problema (¿a quién le ocurre pensar que los radicales pueden aportar soluciones en materia ecobnómica?), pero esa es otra cuestión: los roles están bien definidos, y los que los juegan suponen que les reportan mutuos beneficios.

Luego viene la “oposición responsable” como Massa, Urtubey o Pichetto, que concuerda con el rumbo general del gobierno (e incluso a veces no tiene empacho en decirlo), pero tiene “matices”, y por eso “propone mejoras” para lo que es imposible de mejorar, como el presupuesto, el acuerdo con el FMI o los tarifazos, por poner algunos ejemplos. La misma que "celebra" las "marchas atrás" del gobierno, como Pichetto con la compensación a las distribuidoras de gas.

Esa “oposición” no solo es bienvenida y puesta como el ejemplo a seguir, sino reconocida como la única a la que el gobierno le reconoce entidad institucional, y legitimidad democrática: son los convocados a reunirse para dar -una vez más- la necesaria muestra de pluralismo, apertura y capacidad de diálogo, que disuada la idea de que el gobierno es una dictocracia, o una democradura.

El resto del arco político (en especial y sobre todo, el kirchnerismo) queda por fuera, y es el “extremismo”, porque comete el pecado imperdonable de cuestionar el programa del gobierno, y proponer otro rumbo diametralmente opuesto: anatemizar de ese modo lo que debiera ser normal en cualquier proceso democrático da una idea clara de los estrechos límites de las convicciones democráticas de nuestros repúblicos.

¿Y que se hace con el extremismo político? Se lo aísla como un “veneno social” propio de “personas envilecidas”, como propuso el presidente, con inspiración hitleriana. Pero como en democracia no se lo puede, lisa y llanamente, chupar para hacerlo desaparecer, se lo reduce a la categoría de delincuentes a ser perseguidos judicialmente, en una cacería en la que si hace falta dejar de lado toda forma de debido proceso, o respeto por las leyes y garantías constitucionales, se los deja, y listo.

Si se sabe separar la paja del trigo, y se presta atención a lo esencial más allá de las formas más o menos cuidadas del lenguaje, no es muy distinto de lo que hizo Bolsonaro en Brasil, aunque acá muchos se hagan los horrorizados con el tipo, desde el lugar hipócrita de la corrección política. Tuit relacionado:

jueves, 11 de octubre de 2018

FILTRACIÓN DE INFORMACIÓN CLASIFICADA


Tanto decir que la compensación a las distribuidoras de gas por la devaluación no era más que cumplir con una ley de 1992, que se les pasó lo que dice la ley. De lo contrario no se entiende que estén buscando al “topo” que le habría filtrado a Cristina la información de que faltaba que la compensación la autorizara el ENARGAS, porque para eso no hace falta ningún topo.

Bastaba simplemente con leer el artículo 43 de la Ley 24.076 (1992), que dice que “Ningún transportista o distribuidor podrá aplicar diferencias en sus tarifas, cargos, servicios o cualquier otro concepto excepto que tales diferencias resulten de distinta localización, tipo de servicios o cualquier otro distingo equivalente que pueda aprobar el Ente Nacional Regulador del Gas.” (las negritas son nuestras).

Y tampoco les hubiera venido mal leer el artículo 30 Bis de la Ley 24.240 de Defensa de los Derechos del Consumidor, que señala que “Las constancias que las empresas prestatarias de servicios públicos, entreguen a sus usuarios para el cobro de los servicios prestados, deberán expresar si existen períodos u otras deudas pendientes, en su caso fechas, concepto e intereses si correspondiera, todo ello escrito en forma clara y con caracteres destacados. 

En caso que no existan deudas pendientes se expresará: "no existen deudas pendientes". La falta de esta manifestación hace presumir que el usuario se encuentra al día con sus pagos y que no mantiene deudas con la prestataria. En caso que existan deudas y a los efectos del pago, los conceptos reclamados deben facturarse por documento separado, con el detalle consignado en este artículo.” (otra vez las negritas son nuestras)

2 x 1 DE HUEVADAS


Ponéle que aparte de los aumentos de sueldos, a los 1077 funcionarios políticos que nombraste nunca les diste viáticos y "gastos de manutención propios de la responsabilidad jerárquica".

Ponéle que siempre fuiste austero gobernando y no gastás guitas al pedo en boludeces, como el "Museo del Deporte" de Rosario, con una pantalla gigante para poner afuera que costó un millón y pico de dólares.



Ponéle que no te hacés el cuáquero, y hablás de política, en lugar de discutir pelotudeces.

Y hablando de discutir pelotudeces:

Parece que lo de la "autonomía municipal por ordenanza" era una joda, y quedó. 

Y no se les ocurrió mejor idea para promocionarla, que traer a un radical, cordobés, que además de haber sido legislador por la UCR por largos períodos, fue funcionario de Angeloz primero, y de De La Rúa después.

Como lo pudimos comprobar con la "marcha atrás" en la "compensación" a las distribuidoras de gas, justo lo que estaba haciendo falta en estos momentos: apelar a la materia gris de la UCR, para que aporte ideas.

Corral, mientras tanto, se les sigue cagando de risa en la cara, y vetó la ordenanza que prohibía la utilización y aplicación de glifosato en el ejido urbano municipal. Imagináte lo que va a hacer con la autonomía, si la llegan a sancionar.

En fin, al fin y al cabo ¿quiénes somos nosotros para decir cual es la mejor estrategia para volver a ganar la Municipalidad?

Sigan en la suya muchachos, y hasta la victoria siempre.