LA FRASE

"QUIERO DESMENTIR QUE LA SEÑORA DE 96 AÑOS QUE TRABAJA EN SU CASA COSIENDO CAMISAS SEA EMPLEADA DE MI TALLER." (JULIANA AWADA)

lunes, 23 de abril de 2018

PERO CLAAAA...


...eso es lo que hay que hacer: internarla en un geriátrico, donde esté al cuidado de profesionales especializados, y listo.

REDETERMÍNAME




Varias veces hemos dicho acá que en materia de obras públicas la demora siempre sale cara, porque si el Estado no logra ejecutarlas en el plazo que establece en los contratos, termina pagando de más por conceptos varios: trabajos adicionales, extracontractuales, reconocimiento de costos financieros o por acopio de materiales; más allá de los sobreprecios que las empresas contratistas cotizan sobre el costo real, o sobre los presupuestos oficiales en cada caso.

Pero además está la "redeterminación de precios", un mecanismo de indexación de los costos de la obra pública establecido en la provincia por la Ley 12.046 durante el segundo gobierno de Reutemann, y "facilitado" por los gobiernos del Frente Progresista. 

De acuerdo con esas normas, el Estado reajusta periódicamente el valor de los contratos, por lo que termina pagando por las obras mucho más en términos nominales que los montos originales de adjudicación, sin que a su vez eso signifique acelerar los plazos para que las obras se terminen; como se puede comprobar a continuación con algunos ejemplos que nosotros elegimos, de obras "emblemáticas" de las gestiones de Binner, Bonfatti y Lifschitz: 

* Nuevo Hospital Iturraspe: adjudicado el 1º de diciembre del 2016 (en su etapa actual) por el Decreto 4185 a la UTE formada por Mundo Construcciones S.A., DINALE S.A. y PECAM S.A. por un monto de $ 530.098.342,89, con 720 días de plazo de obra, y para ser finalizada el 12 de diciembre de éste año.

Según la Resolución 207 del MOP (Ministerio de Obras Públicas de la provincia) del 5 de abril, la obra (que tuvo tres redeterminaciones de precios solo en lo que va de éste año) costaba en octubre del 2017 $ 658.327.752,21, y transcurridos 10 meses de los 24 de obra, quedaban pendientes de ejecutarse $ 504.928.995,18. O sea que el precio del contrato aumentó un 24,19 % en 10 meses, y quedaba por ejecutarse el 76,70 % del nuevo valor contractual, transcurrida casi la mitad del plazo de ejecución del contrato.

* Nuevo edificio del Instituto Superior Nº 12: adjudicado por el Decreto 1552 del 28 de junio de 2016 a COEMYC S.A. por $ 49.498.375,81, con un plazo de ejecución de 360 días, para ser terminado el 28 de julio del año pasado.

Según la Resolución 136 del MOP del 21 de marzo, la obra (que tuvo cinco redeterminaciones en lo que va del año, después de haber sido inaugurada por Lifschitz el año pasado), a enero del año pasado el monto del contrato había ascendido a $ 55.822.451,01, un 12,77 % más en siete meses.

* Refacciones en Casa de Gobierno: obra adjudicada el 12 de septiembre del 2016 por el Decreto 2331 a DYSCON S.A. – DEL SOL S.R.L. – MEM INGENIERÍA S.R.L. por $ 37.563.181,05; con un plazo de ejecución de 300 días, para ser finalizada el 2 de septiembre del año pasado.

La obra tuvo dos redeterminaciones en los que va de éste año, y según la Resolución 58 del MOP del 16 de febrero pasado, el contrato pasó a costar $ 44.905.196,96 en abril del año pasado, un aumento del 19,54 % en cinco meses transcurridos desde que se iniciaron los trabajos; que aun no terminaron pese a que el plazo de finalización se venció hace siete meses. Y encima cuando llueve se inunda.

* Acuario de Rosario: obra adjudicada en su última etapa el 14 de marzo del año pasado por el Decreto 500 a DINALE S.A. (la misma empresa que construyó todas las etapas anteriores) por $ 38.757.7575,06, con un plazo de ejecución de 360 días, para ser finalizada el 27 de marzo de éste año.

La obra tuvo cinco redeterminaciones de precios éste año (cuando Lifschitz la inauguró), y de acuerdo con la Resolución 199 del MOP del 5 de abril, a octubre del año pasado el contrato había pasado a costar $ 48.964.095,89, un 26,33 % más en siete meses desde que comenzaron los trabajos.

* CEMAFE: La cuarta y última etapa de la obra fue adjudicada el 10 de abril de 2014 a DINALE S.A. y PECAM S.A. por $ 61.467.154,58, con un plazo de ejecución de 360 días para ser finalizada el 26 de mayo del 2015 (fue inaugurada el 20 de diciembre del 2017, es decir 31 meses después de lo previsto).

Después de haber sido inaugurada, la obra tuvo una redeterminación de precios aprobada el 22 de marzo de este año por la Resolución 187 del MOP, que establece que el nuevo precio del contrato en abril del 2016 era de $ 127.431.323,67: un 107,32 % de aumento en 23 meses, de los cuáles 19 transcurrieron antes de la devaluación resultante de la salida del “cepo” cambiario.

* Museo del Deporte de Rosario: obra adjudicada el 23 de octubre del 2014 por el Decreto 3562 a EDECA S.A. por $ 78.999.288,74, con un plazo de ejecución de 360 días, que debían finalizar en octubre del 2015.

Tres años después, la obra tuvo tres redeterminaciones de precios solo en lo que va del 2018, y de acuerdo con la Resolución 115 del MOP del 20 de marzo, el contrato pasó a ser de $ 122.271.781,14 en abril del 2016: un 54,77 % de aumento en 18 meses, 14 de los cuáles -al igual que en el caso del CEMAFE- transcurrieron antes de la devaluación inicial de Macri. Ni queremos pensar en las redeterminaciones de precios que reflejen la inflación posterior.

* Complejo cultural “El Molino”: obra adjudicada el 27 de marzo del año pasado por el Decreto 551 a PECAM S.A. por $ 114.835.259,96, con un plazo de ejecución de 540 días para finalizar la obra en enero del año que viene.

En lo que va de éste año la obra tuvo tres redeterminaciones de precios, y de acuerdo con la Resolución 200 del MOP del 5 de abril pasado, el contrato se elevó en octubre del 2017 a $ 136.069.902,91: un aumento del 18,49 % en apenas tres meses desde que comenzaron los trabajos, todos del 2017.

* Nuevo edificio de los tribunales penales de Santa Fe: obra adjudicada por el Decreto 3801 del 3 de noviembre del 2015 a COCYAR S.A. por $ 115.985.472,15, y un plazo de ejecución de 900 días, para ser terminado en junio de éste año (la estructura de hormigón armado).

En lo que va del 2018 la obra tuvo cuatro redeterminaciones de precios, y de acuerdo con la Resolución 130 del MOP del pasado 21 de marzo, el contrato pasó a costar $ 139.890.641,22 en enero del 2016: un aumento del 20,61 %, en solo un mes, justo el de la devaluación de Macri al levantar el “cepo”.

Cifras para poner en perspectiva los dichos de los funcionarios provinciales de estar ante "el mayor plan de infraestructura de los últimos 50 años". 

ALIANZAS


El ácting radical y de Carrió haciendo como que se ocupaban de intentar frenar los tarifazos no se lo puede creer ni siquiera el voto propio que está a las puteadas por esa razón, al que quisieron calmar con la pantomima: un par de días antes tuvieron que actuar como lo que son (oficialistas) y rajarse de la sesión especial pedida por la oposición para frenarlos; así como salieron de la Casa Rosada con la revolucionaria propuesta de mantener las tarifas, pero pagar las facturas en cuotas y con intereses.

Macri les respondió como lo que es: el que tiene la sartén por el mango, porque es el dueño de los votos de “Cambiemos”, los que tiene hoy y los que conserve en el futuro; y por la misma razón también le ordenó a Vidal que saliera a bancar públicamente el ajuste, cuando hasta ahora se venía haciendo la boluda.

Macri recibió a Cornejo, el presidente de la UCR, con Aranguren a su lado, como para que no quedaran dudas de que lo respalda (los radicales ya olvidaron que acercaron su nombre para el gabinete, de la mano de Sanz) y que el verdadero gestor de los tarifazos es él, el ministro simplemente los ejecuta. Así quedaron claros los límites de la coalición de gobierno, y el rol que ocupa cada uno hacia su interior, por lo menos para el que la conduce.

Pensar que Macri podía abandonar los tarifazos porque se lo pidieran los radicales o Carrió es un absurdo, propio de radicales como son todos (ella incluida), al fin y al cabo: son parte esencial del programa económico del gobierno, y del plan de negocios del presidente y sus amigos, socios, parientes y testaferros.

A veces se rechaza por simplista o conspirativa la idea (esbozada entre otros por Moreau) de que el macrismo es básicamente un plan de negocios, orquestado por un grupo de vivos que vinieron a la política y la conducción del Estado para montar sus propios quiosquitos para llevarse todo lo que puedan, mientras puedan. Se pone por contraste al experimento amarillo en un contexto refundacional de la derecha en el país, para volver a la Argentina no ya anterior al kirchnerismo, sino al peronismo del 45’.

En nuestra opinión, no hay contradicción entre una cosa y la otra, pues ambas cosas son ciertas: Macri llegó para ejecutar un plan que pivotea en tres o cuatro sectores considerados los motores del despegue del país, y de los negocios de los CEOS, al mismo tiempo. Estos últimos serían los honorarios que percibe el directorio por parte de los accionistas dueños de la empresa/país, por llevarla en la dirección querida por ellos.

Sobre la base de que la inversión extranjera sería -junto con las exportaciones- el motor del crecimiento (una idea compartida incluso fuera de Cambiemos, y de allí los apoyos de parte del peronismo y del massismo a las leyes troncales del modelo como el acuerdo con los fondos buitres, o el régimen de contratos PPP), el gobierno viene apostando a unos pocos sectores, que son los que tienen dinámica de crecimiento desde el 2015, o reglas de juego más favorables para el capital: el campo privilegiado, la banca, el sector financiero y los fondos de inversión, las “energías renovables” y las tradicionales, el petróleo y la minería, y no mucho más: hasta la construcción que fue impulsada para ganar las elecciones de medio término hoy es dejada en manos de la “participación pública privada”, un esquema de rapiña ya fracasado (al menos desde la perspectiva pública) donde se lo ensayó.

Para impulsar ese modelo Macri fue tomando desde el primer día medidas que iban en contra de las políticas troncales del kirchnerismo: arreglo con los fondos buitres, reconexión a los mercados de deuda (para aceitar la entrada de dólares que puedan salir como fuga de capitales, evaporando del país el excedente de los negocios del bloque dominante), dolarización de los precios de la comida (con la devaluación y quita de retenciones en combo) y de la energía (tarifazos y liberación del mercado de los combustibles); y además un generosísimo blanqueo de capitales sin la obligación de traer al país la plata fugada a base de la evasión impositiva.

Si posando la lupa en los jugadores importantes de cada uno de esos sectores (petroleras, bancos, fondos de inversión, pooles de siembra, exportadoras, energéticas, constructoras o desarrolladoras inmobiliarias) se encuentra como denominador común al presidente, su familia, sus socios actuales, pasado o futuros y sus posibles testaferros, no es pura casualidad: el plan está diseñado para que eso suceda, con una simbiosis absoluta entre el Estado que orienta el desarrollo según un determinado modelo productivo, y sus beneficiarios concretos; que están de los dos lados del mostrador. 

Incluso aunque las políticas generales para cada sector (como sucede con el petróleo y el gas) no produzcan los resultados esperados o prometidos, los negocios sí se concretan: ventajas de tener el privilegio de estar del lado del que se fijan las reglas, y al mismo tiempo de los que se benefician con ellas. De allí que los conflictos de intereses no son un accidente o un daño colateral no deseado del modelo, sino la consecuencia natural de la lógica con que éste está planteado: lo que es bueno para los negocios privados, necesariamente "debe" ser bueno para el país.

Y si en algunos de esos sectores mimados por el modelo se venían pagando salarios altos, hay que meter mano para bajarlos: acuerdos de flexibilización laboral para petroleras y mineras, guerra declarada a los bancarios de Palazzo obligando a los bancos (como si hiciera falta) a deprimirles sus salarios en términos reales; y para los demás casos (metalúrgicos, camioneros, automotrices) la receta incluye apertura de las importaciones, suba de las tasas de interés, reducción del consumo vía salarios deprimidos y tarifazos, y “reducción de los costos de la logística”.

En esto último -es decir, la baja de los costos laborales, objetivo crucial del plan- los aliados formales del PRO y de Macri en “Cambiemos” (radicales y lilitos) no solo no han puesto reparos, sin que se han ofrecido gustosos a colaborar, con proyectos de “democratización sindical” y denuncias judiciales contra dirigentes gremiales, para todos los gustos.

Si hubo una presunta “rebeldía” en los aliados del gobierno con el tema tarifas fue -como se dijo- una puesta en escena para conservar el voto propio que se está yendo descontento, y preservar así las quintitas institucionales conseguidas: los radicales las provincias y municipalidades que gobiernan y sus escaños en el Congreso, Carrió su banca, la chequera de los pasajes de avión y la obra social; , además de la visibilidad en los medios. Lo demás -escarceos con los operadores judiciales de Macri incluidos- es puro cotillón para la gilada.

Pero cuidado: queda claro que lo que se vendió como un acuerdo patriótico para salvar a la república, las instituciones y al  país de convertirse en Venezuela, es un rejunte basado en estrictas razones de conveniencia recíproca: todos permanecerán con los pies en el plato, en tanto eso les reporte más beneficios que sacarlos.

Puesto a elegir entre aliados, Macri les acaba de dejar en claro que prefiere a los que tienen más años de recorrido (e intereses en común) con él, que los que se sumaron luego de la convención de Gualeguaychú. Aun confía en su crédito personal abierto con sus electores, para anteponerlo y reducir los daños electorales del ajuste; e incluso a estas alturas debe estar pensando la “venganza”, con candidatos propios en las provincias y municipalidades que desplacen a los radicales, y le permitan afirmar su liderazgo en la coalición.

Hasta acá lo que se puede ver desde afuera, sin necesidad de correr los cortinados. Fuera de eso, al gobierno le entró la bala del tarifazo, como antes le había entrado la de la reforma previsional; y se vio obligado a explicar cosas que no quería explicar, y a sostener lo indefendible, y eso en política nunca es gratis, más tarde o mas temprano se termina pagando.

Porque el asunto no son los costos que puede pagar la coalición que gobierna hacia adentro o con sus propios votantes por ejecutar su programa, sino con el resto, en  especial con los apoyos aleatorios que le dieron la victoria en el balotaje: si hay un sector al que no se lo puede defraudar ofreciéndole un horizonte de progreso en campaña para pedirle un perpetuo sacrificio en el gobierno, es a la clase media; donde la disociación entre los valores que se pregonan y los que se practican suele ser grande.

Lo hemos dicho antes y los reiteramos: el gobierno es lo que es, lo que muestra y lo que hace; y eso que es, hace y muestra no incluye a todos: el país de Macri no alcanza en términos económicos y sociales para todos los argentinos, ni siquiera para la mayoría; y más tarde o más temprano eso tiene que tener su reflejo electoral.

domingo, 22 de abril de 2018

PERIODISMO DE INVESTIGACIÓN



"En el presupuesto de la Municipalidad de Rosario, los recursos por venta de Bienes y Servicios fueron de $ 3,8 millones en 2008 y treparon a $ 67 millones en 2009. En los tres primeros trimestres de 2017, el acumulado por ese mismo concepto fue .055, 8 millones ¿En qué éxito de “venta” se explica ese salto en los ingresos? Un apartado se destaca especialmente en las cuentas municipales rosarinas de ventas de bienes y servicios. Contablemente (curiosamente) Rosario considera en ese rubro lo que le cobra a la provincia para atender casos de alta complejidad médica, a partir de un convenio de abril de 2009."

Te lo contamos acá con cifras y todo el 20 de mayo del 2011. 

"Con el correr de los años las cifras sufrieron una metamorfosis que no se explica ni siquiera por la implacable inflación. Así las cosas, para atender sus centros de salud, Rosario recibió de la provincia $ 313,8 millones en 2014, $ 647,9 millones en 2015, $ 1.075 millones en 2016; $ 1.479,9 millones en 2017 y tiene presupuestado para este año $ 1.784 millones."

Te lo contamos acá con las cifras del presupuesto de cada año, por ejemplo acá en octubre del 2016, para el presupuesto del año pasado.

"Eso sin considerar una suerte de “cláusula gatillo” que se suele disparar cerca de final de año. De hecho en 2017 el presupuesto era de $ 1.098 millones pero por un decreto del 29 de setiembre la Casa Gris concedió la diferencia."


"En 2017, por decreto 3610, los impuestos santafesinos sirvieron para financiar $ 32 millones con los que la Casa Gris ayudó a Rosario con un aporte “no reintegrable” a pedido de Mónica Fein, a favor de la Sociedad del Estado Municipal para el Transporte Urbano de Rosario, con destino a la compra de trolebuses. Ya en 2016, la provincia había aportado otros $ 30 millones con el mismo fin."


"El 28 de diciembre de 2017, por decreto 4182, la Casa Gris le cedió a la municipalidad de Rosario otro millonario aporte no reintegrable. Una vez más a pedido de Mónica Fein, el objetivo fue la compra de equipamiento led a fin de modernizar el alumbrado público de la ciudad. El monto otorgado ascendió a $ 150 millones."

Tema comentado con detalles acá, el 4 de febrero pasado.

"Los pedidos especiales de la intendencia rosarina a la provincia no son nuevos. El decreto 1452 de 2017 consideró “requerimiento razonable” el monto de $ 47,5 millones que Mónica Fein solicitó a la provincia. El monto fue entregado como aporte no reintegrable para la “puesta en valor y recuperación” del Hipódromo Independencia, que depende de la Municipalidad de Rosario."

Tema del que hablamos acá, el 17 de junio del año pasado.

"El 31 de Julio de 2017, otro decreto del gobernador Miguel Lifschitz -el 2230- transfirió fondos provinciales a favor de una obra en la municipalidad de Rosario. Esta vez fueron $ 53,5 millones para ampliar el presupuesto de obras en el Patio de la Madera; de esa cifra, $ 50 millones se detrajeron de lo que en la ley del presupuesto del año pasado debían ser asignados a Seguridad."

Tema contado acá, el 17 de enero del año pasado, como siempre con los datos precisos del caso.

Es impresionante lo que avanza el periodismo de investigación en Santa Fe, siempre un paso adelante. O una factura de pauta publicitaria oficial atrás.

PERO LA MOSCA NO APARECE


Leíamos hace unos días en el sitio web de la Municipalidad que nuestro alcalce campeón estuvo en Olivos con Macri, como parte del "Foro Federal de Intendentes"...de "Cambiemos"; y en la oportunidad destacó el fuerte apoyo del gobierno nacional a la ciudad, con fondos para la obra pública.

Según dijo en la ocasión, eso le permitió a él (y le permite, según sus dichos) destinar el 30 % del presupuesto municipal a obras. En todo caso viene mermando, porque al presentar el presupuesto del año pasado dijo que iba a destinar a ese fin el 42 % de los recursos, pero luego al leer la ordenanza que se aprobó, las cifras bajaban al 38 %. 

Para variar, miente: veíamos en ésta entrada que con los datos disponibles al 30 de noviembre pasado, se podía determinar que hasta ese momento solo habían llegado a la ciudad el 48,89 % de los fondos nacionales prometidos por Macri y Corral para obras, para todo el 2017. Si no le llegó ni la mitad de la plata prevista, mal puede destinar 3 de cada 10 pesos de su presupuesto a hacer obras, a menos que no haya pagado los sueldos, ponéle.

Como será que mandó fruta, que la cifra de fondos nacionales para obras públicas en la ciudad que Corral colocó en el presupuesto del año pasado, es igual a la que el propio gobierno nacional dice haber invertido para obras urbanas, pero en toda la provincia de Santa Fe. 

De los mismos datos oficiales del año pasado hasta el 30 de noviembre (diciembre no está disponible en la web del municipio) surge que los gastos imputables a la partida "Bienes de Uso" (gastos de capital) representaron el 17,90 % del gasto total devengado a esa fecha, y el 13,46 % del total de gastos previstos en el presupuesto. 

"Construcciones" (es decir, la obra pública propiamente dicha) suele representar poco más de la mitad de los gastos de capital, con lo cual la inversión real debe haber andado por menos de la tercera parte de lo que dice Corral.

Y si uno mira las cifras de este año hasta el 28 de febrero pasado (disponibles acá en la página de la Municipalidad), la cosa no cambia mucho; en todo caso empeora.

En efecto, el total de fondos nacionales comprometidos para obras en el presupuesto municipal de éste año son $ 1.157.185.178,64, de los que en los dos primeros meses llegaron solo $ 126.022.628,93 (el 10,89 %), lo que proyectado anualmente sería un 65,34 % de lo previsto.

Y sobre un total de gastos municipales a la misma fecha de $ 657.950.111,79, lo gastado en "Bienes de Uso" (que comprende "Construcciones", o sea la obra pública, y "Maquinarias y Equipo") fueron $ 1.310.226,38; es decir apenas el 0,20 % del gasto total, muy lejos (lejísimos) del 30 % del que habla el intendente. 

Por el contrario, el mayor gasto de la Municipalidad (más incluso que los sueldos del personal) se da "Servicios de la Deuda y Disminución de Otros Pasivos": $ 323.960.178,33 al 28 de febrero, o sea el 49,24 % del gasto total (casi la mitad), en su mayoría para cancelar deudas con proveedores y contratistas, y una pequeña parte para el pago de los intereses de los préstamos contratados.

PISA BROTES VERDES


"El 2017 culminó con un déficit récord de cuenta corriente de 30.792 millones de dólares. En relación al PIB, el rojo alcanzó un alarmante 4,8 por ciento. El investigador de la Universidad Nacional de Quilmes Germán Herrera Bartis, advierte que “la agudización del déficit en la cuenta corriente constituyó el elemento precursor común de las principales crisis argentinas desde 1980 en adelante”.

"Las tensiones en el frente externo “pueden maquillarse, como sucede en la actualidad, acudiendo al endeudamiento y alentando la entrada de dólares especulativos, pero si la política económica no atiende el problema, las tensiones pueden derivar en crisis de magnitud”, advierte Herrera Bartis. En efecto, la deuda externa bruta se incrementó un 62 por ciento en los últimos dos años (ver cuadro):"



"El último dato oficial sobre la pobreza fue sorprendente para muchos argentinos. En el segundo semestre del 2016, la pobreza e indigencia alcanzaban al 30,3 y 6,1 por ciento, respectivamente. Según el Indec, la pobreza se redujo al 25,7 por ciento de la población en el segundo semestre de 2017. Por su parte, la indigencia abarcaría al 4,8 por ciento de las personas. La “sensación térmica” ciudadana difiere de los datos oficiales. Las modificaciones metodológicas, realizadas por el instituto conducido por Jorge Todesca, dificultan cualquier tipo de comparación previa." 

"Uno de los cuestionamientos que recibe la medición actual es que los ponderadores utilizados, para valorizar la canasta de bienes y servicios, surgen de la Encuesta de Gastos 2004-2005 (con algunas adaptaciones). Eso implica subestimar el impacto de los incrementos tarifarios en las finanzas hogareñas." 

"Más allá de “sensaciones” y cambios metodológicos, los datos duros revelan que -entre 2015 y 2017- se produjo: caída del poder adquisitivo (salarios, jubilaciones y asignaciones) y deterioro del mercado laboral (mayor desocupación, pérdida de puestos de trabajo mejor pagos e incremento del trabajo no registrado). En ese contexto es muy difícil que la tasa de pobreza de 2017 sea inferior a la de 2015."


"Mauricio Macri prometió en campaña electoral que los trabajadores no pagarían Impuesto a las Ganancias. Lo cierto es que la cantidad de trabajadores que pagan el impuesto en la actualidad es superior a la que lo hacía en la última etapa del kirchnerismo (24% más respecto a 2015), tal como se desprende del siguiente cuadro:"


"Los productos extranjeros continúan ganando participación en el mercado local. Es unas de las consecuencias más visibles de las políticas aperturistas del gobierno nacional. En el rubro manufacturero, la participación de los productos industriales extranjeros en el consumo local creció del 17,80 (2015) al 21,60 por ciento (2017)."

"Según el Indec, la inflación a nivel nacional creció en marzo un 2,3 por ciento, acumulando un 6,7 por ciento en el primer trimestre del año. La variación de precios llega al 25,4 por ciento en la comparación interanual. La llamada “inflación núcleo” tampoco se desacelera: midió un 2,6 por ciento en marzo y acumula 6,3 por ciento en el primer trimestre de 2018. “La variación interanual del IPC Núcleo pasó de 21,1 por ciento interanual en diciembre de 2017 al 22,4 por ciento interanual en marzo de 2018”, señaló en su informe la consultora Ecolatina."


sábado, 21 de abril de 2018

SE BUSCAN MOTIVOS....


...para entender por qué estaría bien que una persona de 96 años tenga que seguir trabajando.

¿Lo hace porque no le alcanza la jubilación, y encima le tiraron para abajo la fórmula de ajuste de los haberes?

¿Lo hace porque estaba haciendo los trámites para jubilarse pero no lo pudo lograr, porque no prorrogaron la última moratoria, de la cual el 87 % de las beneficiarias fueron mujeres?

¿Lo hace porque intentó conseguir la "pensión universal del adulto mayor" y no pudo?

¿O lo hace porque pudo sacarla y tampoco le alcanza, porque es solo el 80 % de la jubilación mínima?

¿Lo hace porque está jubilada pero no le llegó "la reparación histórica", o porque le llegó y son monedas?

¿Lo hace para poder pagar las facturas del agua, el gas y la luz?

¿Lo hace porque el PAMI ahora no le da la cobertura integral de los medicamentos? 

¿O es para destacar porque cose para los talleres de Juliana Awada? 

¿No tendrá que ver con el hecho de que el presidente mandó al Congreso un proyecto de ley para eliminar la prohibición del trabajo a domicilio de las mujeres, no?

CRISTINA LEE NESTORNAUTAS, Y DICE QUE LA SECRETARIA DE ENERGÍA DE LA PROVINCIA MANDA FRUTA


Más información, acá, acá y acá.

PERPLEJIDADES


No me digás que lo de los tarifazos está relacionado con las ganancias de las empresas distribuidoras, las generadoras, transportistas y petroleras.

Y que si a nosotros nos aumentan las tarifas, a ellos les aumentan las ganancias, y eso hace subir el valor de las acciones, y a la inversa: si se tumba el tarifazo, cae el valor de las acciones, porque las empresas van a ganar menos.

Falta que me digas que nuestro presidente ojitos de cielo se empecina en mantener el tarifazo justamente por esa razón, porque él, su familia, sus amigos, sus socios y sus testaferros tienen acciones en esas empresas, y nos terminamos de caer de culo.


Acá debe haber un error: ¿cómo van a venir una serie de nuevos juicios de fondos buitres contra la Argentina después de que arreglamos con los fondos buitres, para no tener más juicios, y además en el mismo juzgado que era de Griesa, que antes de palmar nos firmó por escrito que habíamos salido del defáult?

¿Cómo decís, que esos fondos están armados el año pasado en Delaware, que es un paraíso fiscal (cuestiones las dos que no son delito, como nos aclaró Laurita Alonso) usado por nuestro presi y medio gabinete, con el fin de comprar bonos argentinos defalteados para especular con cobrarlos por su valor nominal?

¿Y reclaman el "pari passu" como hizo Paul Singer, porque dicen que el gobierno argentino -el de ahora, el de Macri, el del mejor equipo de los últimos 50 años- puso una "ley cerrojo" que le impide mejorar la oferta, si justamente por eso criticaban los canjes de deuda del kirchnerismo?

Dolor "Toto" Caputo.


¿O sea entonces que al final están haciendo un ajuste, y lo están haciendo salvajemente?

¿Entonces toda la discusión con los Espert de la vida sobre el gradualismo y coso es pura sanata para entrentener a la gilada, y desplumarla sin que se rebele contra el ajuste, porque así el gobierno pasa por "progre" y sensible?

Dolor Milei.


Claro Mariú, esa es la idea: protestar antes de que te metan la mano en el bolsillo, a ver si conseguís evitarlo.

Por eso, por ejemplo, se meten amparos en la justicia para frenar el tarifrazo.

Igual, tampoco es como que las boletas que ya llegaron vienen con chaucha y palito, o que cuando las que faltan lleguen, sea para salir a festejar lo baratos que están la luz, el agua y el gas, eh.

¿Vos decís entonces que esperemos a que lleguen, y ahí llamamos a un 0800 o algo por el estilo para averiguar si hay un error o está bien pagar un toco por los servicios?

Dolor defensa del consumidor.



No te puedo creer que Carrefour logró el aval del Ministerio de Trabajo de Jorgito Triaca para seguir en "procedimiento preventivo de crisis" hasta...el 2021.

Y en ese marco, acordó un virtual convenio colectivo de trabajo con sus empleados, haciéndoles perder derechos y logrando beneficios: piso de 1000 retiros voluntarios, baja de aportes patronales por un año y medio, recortes al adicional del 20 % sobre los salarios de convenio que cobraban los empleados de la cadena.

¿O sea que entre todos, desfinanciado la seguridad social, y con "la plata de los jubilados" le vamos a pagar los retiros voluntarios a Carrefour para que le salgan gratis? Me dejás patitieso. 

Que defensa acérrima de "la plata de los jubilados". ¿No era que la reforma previsional había sido porque el sistema no era sustentable, como va a lograr sustentabilidad si le siguen sacando recursos?

Igual, lo importante es que el gobierno (que firmó el acuerdo en Olivos, dado que no le interesa ni ahí usarlo como caso testigo) muestra así su confianza en el crecimiento futuro de la economía y la recuperación del consumo: está diciendo por escrito que una de las cadenas de supermercado más grandes del país seguirá perdiendo plata tres años más. 

Más información -y sobre todo anticipos- al respecto, acá

viernes, 20 de abril de 2018

¿ESTAMOS LEYENDO MAL..


...o Pagni sabe a quiénes vigila la AFI, y sabe que esa vigilancia incluye a jueces, dirigentes sindicales y políticos, violando la Ley de Inteligencia 25.520 (artículo 4 inciso 2)?

¿Y sabe además que esos espías informan al presidente de sus pesquisas, siendo que éste asumió procesado por escuchas ilegales?

¿Es éste el mismo Pagni que fue procesado por integrar una banda que "pinchaba" correos electrónicos y traficaba con la información así obtenida de modo ilegal?

¿Acaso el mismo que hace poco se ofendió porque Natacha Jait lo involucró en un caso de pedofilia, y se alarmaba de que hiciera seguimientos para una empresa vinculada a los servicios?

Debe haber un error de imprenta en la nota.

AND THE WINNER IS...SIEMPRE LA MISMA


Lo habían anticipado los empresarios Pymes santafesinos del clúster de empresas tecnológicas radicadas en el polo desarrollado en torno al CERIDE: el gobierno provincial eligió adjudicarle ala multinacional Everis S.A. la provisión, instalación y puesta en funcionamiento de un software para los hospitales provinciales dependientes del Ministerio de Salud.

Y como lo muestra el decreto de apertura, estaban en lo cierto: Everis se quedará con un contrato millonario en dólares (aun considerando el descuento que ofreció para que le adjudicaran todos los renglones); que al tipo de cambio de ayer son casi 194 millones de pesos.

Para llegar al mismo y como también lo cuenta el decreto, fueron quedando en el camino varias de sus competidoras, cuyas ofertas fueron desestimadas de entrada, o no llegaron a la instancia del sobre Nº 2 con las propuestas económicas. Entre ellas, la de las empresas locales, agrupadas en una UTE.

Tal como lo hemos señalado acá, no es la primera vez que esta empresa se queda con un contrato del gobierno provincial: en enero del año pasado se quedaron -por contratación directa- con el programa de Gestión Documental del gobierno; y en febrero de éste año (días después que se la preseleccionara en la licitación de los hospitales), se quedó con la instalación de la plataforma denominada Gestor Documental Electrónico, también en forma directa; en éste caso "por especialización y capacidad técnica comprobada".

Nótese el contrasentido de adjudicar un contrato en forma directa por esa razón, y al mismo tiempo estar promoviendo una licitación pública (lo que supone que puede haber más de una empresa en condiciones de prestar los servicios requeridos); que "causalmente" termina ganando la misma empresa.

Empresa que además -según consta en los decretos anteriores- fue contratada por el gobierno de Santa Fe por venir prestando satisfactoriamente servicios similares para el gobierno nacional (que financió los dos primeros contratos con Everis), el de la provincia de Buenos Aires y el de la ciudad autónoma. Es decir, una empresa "M".

Y ahora también una empresa "S". ¿O esa de las letras solo corre con la "K"?

¿TE QUEDÓ MAS O MENOS CLARO COMO ES?



Leemos en Ambito Financiero que el informe del FMI sobre la economía argentina señala que “...las reformas aprobadas a fines de 2017 van en el camino de la disciplina fiscal y ayudarán a reducir los grandes desequilibrios que se presentan en el sistema de jubilaciones; como así también permitirían comenzar una gradual reducción en los altos y distorsivos impuestos que afectan a la economía argentina.”.

Es decir que el equilibrio fiscal (imprescindible para reducir la inflación, según se afirma) se lograría reduciendo impuestos (cuando dice “distorsivos” léase: retenciones, Ganancias, Bienes Personales y contribuciones patronales a la seguridad social) y recursos destinados a financiar las jubilaciones y pensiones, pero como al mismo tiempo se aprobó una fórmula que hacer bajar éstas en términos reales (cosa que el propio Fondo había aconsejado un año antes, enlace al post anterior), vamos por el camino correcto.

En el mismo sentido, leemos en El Cronista: “La nueva fórmula de movilidad sigue en un 70 % al IPC y en un 30 % a los salarios. El gasto previsional sube menos que lo que habría avanzado con la vieja fórmula, que seguía los salarios y la recaudación, que crecen en función del producto. “Lo importante era controlar el gasto en seguridad social, que a niveles insostenibles, porque los retrasos en los ajustes, al bajar la inflación, suben fuerte las prestaciones y hacían subir muy fuerte el gasto”, explicó Sebastián Galiani, Secretario de Política Económica...”.

O sea que la fórmula diseñada por el gobierno con la inestimable ayuda del “peronismo racional” de Pichetto está pensada para “controlar el gasto en seguridad social” y que “suba menos”. Traducimos: las jubilaciones y pensiones perderán respecto al mecanismo de ajuste de la fórmula anterior (como se advirtió durante el debate en el Congreso, y el gobierno lo desmentía), y “gasto previsional” significa “jubilaciones y pensiones”, es decir que si se gastará menos en ese rubro, serán más chicas, en términos reales.

Pero sigamos con la nota: “Los haberes crecían igual que la economía, entonces el peso (del gasto en seguridad social) nunca bajaba respecto del PBI. Ahora dos tercios del crecimiento real van a bajar el gasto sobre el PBI porque los haberes crecen con la inflación y un tercio por los salarios. Se han hecho reformas que van a tener impacto fiscal de largo plazo.”.

Traducimos: con la fórmula aprobada durante el gobierno de Cristina, los haberes de los jubilados y pensionados estaban “enganchados” a la suerte de la economía y el crecimiento del PBI, porque lo provocaban, en  un modelo sustentado en el consumo de los sectores populares y el mercado interno. Con la reforma se “desengancharon”: si el país llega a crecer, los jubilados y los pensionados no participarán de los beneficios de ese crecimiento.

Hay más: “Entre 2004 y 2015, el gasto en jubilaciones creció más de cuatro puntos porcentuales, desde 4,43 % a 9,02 % del PBI, según C&T, debido a que creció el número de jubilados, producto de las moratorias previsionales, y a la movilidad que aumentó las jubilaciones en términos reales. Luego, el programa de Reparación Histórica hizo saltar el nivel de las jubilaciones y creó la Pensión Universal al Adulto Mayor.

Es decir entonces que hasta el 2015 el gasto previsional creció porque se amplió la cobertura de personas beneficiadas con una jubilación o pensión, y porque por la anterior fórmula de ajuste esos beneficios crecieron en términos reales (es decir, en poder adquisitivo o capacidad de compra), porque le ganaron a la inflación.


Desde el 2016, en cambio, el crecimiento del gasto previsional -que nos dicen que se moderará en el futuro, por la reforma- se dio por aumentar más lo haberes de los que más ganan, en detrimento de los del resto, que perdieron frente a la inflación: o sea, antes ampliación de la cobertura y distribución del ingreso, ahora aumento de la inequidad retributiva hacia el interior de los jubilados y pensionados.

Y encima elencargado del FMI para la Argentina nos cuenta que el hecho de que la mayoría de las paritarias se cierren con la pauta del 15 % establecida por el gobierno es una muy buena noticia, porque ayudará a disminuir la inflación; ese fenómeno “exclusivamente monetario, que no tiene nada que ver con la puja distributiva” según nos cuentan, pero que al parecer se resuelve recortando salarios y jubilaciones, en términos reales.

¿Se entiende más o menos como funciona el programa anti inflacionario del gobierno -que insiste en que mantendrá los tarifazos- o es necesario hacer líneas uniendo los puntos?

jueves, 19 de abril de 2018

ARRANCÓ EL TRASVASAMIENTO GENERACIONAL EN EL PJ


PREDICANDO CON EL EJEMPLO


Ayer el tipo le pedía a Macri que afloje la mano con los aumentos de tarifas, como si él acá no hubiera aumentado también el agua o la luz.

Y ayer mismo también, aumentó el transporte interurbano de pasajeros (otro de los precios que regula el Estado provincial) a partir del domingo, un 8,53 % (ver decreto al final del post).

El último aumento había sido en diciembre, hace cuatro meses, con lo cual la pauta de inflación que están manejando para este caso es del 25,59 % para todo el 2018.

Recordemos que a los gremios provinciales les ofrecieron en paritarias un 18 % (que incluía la cláusula gatillo del año pasado, primero en tres tramos y después en dos; con cláusula gatillo a partir de agosto.

Los docentes -grandes usuarios del transporte interurbano para ir a trabajar- aun no cerraron sus paritarias, y los estatales están pidiendo reabrirlas; antes de saber esto del transporte. 

Un módico aporte del socialismo al objetivo de combatir la inflación, y ciudar el bolsillo de los trabajadores.

UNA VICTORIA A LO PIRRO


El gobierno logró ayer hacer fracasar la sesión especial convocada por la oposición para frenar los tarifazos, tema analizado acáSin embargo, la victoria le costó mucho y duró poco: a las pocas horas ganaban la calle en todo el país protestas convocada anteriormente con el mismo fin; acaso potenciadas por lo que había pasado en el Congreso.

Y al igual que lo que había pasado antes con la reforma previsional que modificó a la baja la fórmula de ajuste de los haberes de los jubilados, es seguro que hubo en esas protestas muchos de quienes votaron por "Cambiemos" en las elecciones de octubre del año pasado.

Elecciones que se dieron en un contexto irrepetible (del cual salieron los índices de pobreza que el gobierno dio a conocer hace poco), precisamente porque entonces se habían pausado los tarifazos que luego renovaron su furia, y no se había votado el manotazo a los jubilados.

Desde entonces para acá, el gobierno viene a la defensiva tanto en el Congreso, como en la sociedad: prueba de ello es que ayer mismo, luego de haber conseguido el objetivo de hacer fracasar la sesión especial, tuvo que convocar a la Rosada a los aliados (UCR, Carrió) para discutir una estrategia para salir del atolladero en el que lo colocaron los tarifazos, o hacer como que buscan una, en respuesta al malhumor social y apenas horas después de que el propio Macri ratificara con firmeza la vigencia de las medidas.

Al igual que ocurrió con la reforma previsional, no se trata en el caso de los tarifazos de que el gobierno insista en sostener las medidas para preservar un elemental principio de autoridad, sino porque son centrales en su programa económico; que atraviesa la etapa en la que debe dar muestras de estar decidido a profundizar el ajuste para equilibrar las cuentas públicas y generar recursos excedentes para pagar la deuda; y generar así la confianza en los mercados para que le sigan prestando, y no explote todo por los aires. 

De hecho, con diferencia de apenas horas, eso es precisamente lo que le exigieron a Macri el FMI y el Banco Mundial. Y de paso -como no- que los amigos/testaferros/socios del presidente hagan negocios; claro que el costo político está superando lo tolerable, y se torna gravoso tanto para el gobierno, como para sus aliados formales en "Cambiemos" y los sectores dialoguistas de la oposición.

Si los diputados que responden a los gobernadores del PJ y el bloque massista trataron ayer -en su mayoría, porque hubo excepciones- de aportar al quórum para tumbar los tarifazos, es porque el seguidismo obsecuente del oficialismo en obsequio a la gobernabilidad ya no paga como hasta hace un tiempo: mientras en Diputados se caía la sesión, en Senadores Cristina introducía el tema pidiendo una preferencia para mayo para un proyecto similar al impulsado por Rossi en la sesión fallida, para frenar los tarifazos (ver video en el final del post), ante la mirada silenciosa de Pichetto.  

Nadie puede predecir que pasará la semana que viene cuando la oposición insista con otra sesión especial contra los tarifazos, o en el Senado con el proyecto presentado por Cristina. Es -y acaso seguro- que aun de salir una ley en esa dirección sea vetada por Macri, como lo fue la ley anti despidos, pero no sin pagar costos políticos por eso.

Hasta ayer, Macri parecía estar dispuesto a asumirlos, pero podría estar subestimando la reacción social contra el ajuste (que excede con creces la que se manifestó anoche en los "ruidazos"), o gastando muy aceleradamente su capital político y electoral: nada es para siempre, menos en política.

Y otra vez, entonces, en éste contexto, la pelota vuelve al campo opositor, para redoblar esfuerzos para ocupar con eficacia todos los espacios de lucha para frenar las políticas nocivas del gobierno, desde el Congreso a la calle y el mano a mano con la gente, en la diaria.

Los opositores (los que se asumen como tales, sin complejos) deben escuchar, intepretar y expresar los reclamos y las protestas, y convencer, persuadir, sumar voluntades; demostrando que otro rumbo es posible para el país, frente a un gobierno que ya mostró las cartas: para los maestros de la simulación, ha quedado en claro que lo que hay, es lo que se ve, y no es muy atractivo. Por eso la desesperación de Carrió y los radicales, porque el desencanto empieza a ganar a sus propios votantes.

Sin mezquindades ni vedettismos o ansias de protagonismo, pero con firmeza, con claridad de ideas y con propuestas frente a un gobierno que -lo dijimos hace un tiempo, y los hechos lo vienen confirmando- no tiene futuro para ofrecerle a los argentinos, y les está haciendo pagar muy caro el presente; tanto que no pocos empiezan a añorar el demonizado pasado inmediato.

miércoles, 18 de abril de 2018

NO LLORAR SOBRE EL OLMEDO LEVANTADO