LA FRASE

"EL GOBIERNO NOS GANÓ LA ELECCIÓN TRAYENDO A VOTAR A SAN LUIS A GENTE DE OTROS PAÍSES, COMO LA ARGENTINA." (ALBERTO RODRÍGUEZ SAÁ)

domingo, 31 de enero de 2016

POLÉMICA INVITACIÓN


Al que no va le llega el telegrama de despido. Quedan avisados.

INSTANTÁNEAS DEL TARIFAZO


Y bueno loco, ¿no ganó "Cambiemos"?

Y acá mirá lo que es la influencia positiva de Magnetto, de la tapa a la nota ya te consiguió una rebaja:



Esto es serio: el durísimo ultimátum termina con "...de lo contrario no nos va a quedar más remedio que apagar las heladeras de noche":


Acá el subtítulo sería "Viviendo a oscuras, usted solo pagará el triple de lo que venía pagando de luz":


Y para finalizar, lanzan una polémica campaña de ahorro de energía:


LAS FRASES DEL MES


1. "Sigo pensando que el de presidente es un puesto menor, pero tengo que reconocer que éste muchacho Macri está haciendo méritos para tener un aumento de sueldo." (Héctor Magnetto)

2. "Me estoy debiendo una charla con Aranguren para explicarle un par de cosas, como por ejemplo que no se puede anunciar un tarifazo en medio de los cortes de luz." (Jaime Durán Barba)

3. "Lo que pasó con los prófugos demuestra que el Operativo Sol es un éxito: hasta donde sabemos. no pudieron llegar a Mar del Plata." (María Eugenia Vidal)

4. "Es falso que la falta de difusión del índice de precios sea para perjudicar a los trabajadores en las paritarias; todos sabemos que lo que los puedan conseguir ahí es "a voluntad"." (Alfonso Prat Gay)

5. "Me llamaron del gobierno para hacerme cargo de las escuchas, pero pensé que era Lombardi para hacer en Radio Nacional un programa como el de Luis Delfino." (Antonio Stiusso)

6. "Estoy organizando una "plaza del sí" en favor de Macri, pero me encuentro con gente que lo apoya pero me dice que aun es muy prematuro para eso." (Luis Majul)

7. "El gobierno anterior estuvo disfrazando el verdadero nivel de las reservas, aprovechando que hace un par de meses que la madre de Nisman no vacía ninguna cuenta." (Federico Sturzenegger)

8. "Lo de "Beto" Basimiani al SEDRONAR se pinchó, pero ahora vamos con Vorobiof para Puertos y Vías Navegables." (José Corral)

9.  “Antes de la eliminación de las retenciones y la devaluación los patrones estaban tan mal que no tenían ni ropa vieja que les sobrara para regalarles a nuestros afiliados.” (Gerónimo Venegas)

10. "Hasta ahora no me ofrecieron ningún cargo en el gobierno, espero que por lo menos me inviten a integrar la delegación a Ginebra.” (Mario Barletta)

11. "Es mentira que el Cemafe vaya a quedar así como está, para que practiquen los limpiavidrios de la avenida Alem." (Antonio Bonfatti)

12. “Desde chiquita siempre fui de Independiente, porque es el rey de copas” (Patricia Bullrich)

13. "El gobierno anterior me robó la idea del plan Qunita, acá el único que contiene a las embarazadas soy yo”. (Martín Lousteau)

14. "Al narcotráfico, ni resolvido ni perdón." (Mauricio Macri)

15. "Si el ministro Prat Gay quiere librarse de grasas le recomiendo "Reduce Fat-Fast"." (Jorge Hané)

16. "Exigimos que la negociación con el gobierno argentino tenga cláusula de confidencialidad porque no nos conviene que se sepa que tratamos con semejantes impresentables." (Paul Singer)  

17. "Que pongamos peluches en los billetes no significa que estemos pensando en comprarles las Malvinas a los kélpers." (Susana Malcorra)

18. "Para comprobar que hoy en día cualquier animal se sienta en el sillón presidencial no hacía falta que Macri pusiera al perro." (Guillermo Moreno)

19. "Podemos negociar la libertad de Milagro Sala si reconoce sus delitos y acepta una probation en el taller de Juliana Awada." (Gerardo Morales)  

20. "Estuvimos mirando con más detenimiento el video de Cayastá y ahí se comprueba claramente como Cristina Kirchner mandó a matar al fiscal Nisman." (Patricia Bullrich)

21. "Queremos plantear una nueva relación con Gran Bretaña, sacando del medio los temas que nos dividen, como las Malvinas." (Mauricio Macri)

22. "Hola Mau, perdoná que te moleste, llamaba para contarte que vine a la Rosada a hacerme cargo y Balcarce me ladra y no me deja sentar en el sillón." (Gabriela Michetti)

23. "Quiero desmentir que vayamos a aplicar la ley de derribo con el ARSAT." (Patricia Bullrich)

24. "No nos molesta recibir auditorías del FMI porque cuando vengan tendremos hecho lo que ellos siempre piden que se haga." (Alfonso Prat Gay)

25. "Estamos investigando la conexión de Aníbal Fernández con la invasión de yararás en Quilmes." (Christian Ritondo)

26. "La licitación del Bonar 2020 fracasó por culpa de los camalotes." (Alfonso Prat Gay)

27. "Macri les pide a los gremios poner el hombro y él es como el murciélado: no lo pone ni para dormir." (Aníbal Fernández)

28. "Estamos evaluando aplicar la ley de derribo contra el Aedes aegypti." (Marcos Peña)


29. "La verdadera limpieza energética la va a hacer en los bolsillos el tarifazo de Aranguren." (Guillermo Moreno)

30. "Pensamos en mandar telegramas de despido a todos los diputados y senadores: desde diciembre del año pasado que no trabajan, y muchos de ellos entraron a fines del gobierno anterior." (Jorge Triaca)


31. "¿Vieron que yo tenía razón? al final vamos a terminar importando carne." (Hugo Biolcatti)

sábado, 30 de enero de 2016

TWEETS POLÉMICOS

LLEGASTE, ROGELIO, YA ESTÁ



Una nota pegándole a los organismos de derechos humanos, en el diario que publicó un editorial más o menos en la misma línea, abogando por la impunidad de los genocidas.

Editorial que repudiaron hasta sus propios periodistas; razón por la cual a muchos de ellos les llegó el telegrama de despido.

Y te recomienda Majul, catador prémium de soretes, si los hay. 

Ya está, más no podés pedir: retiráte a descansar, estás hecho.

30 años pidiendo perdón por tu pasado para ser aceptado y poder escribir en los diarios de la oligarquía.

Lo lograste: ya sos de ellos, les pertenecés, en cuerpo y alma.

BADENI, EL LETRISTA DE AGUAD


(*)

El desenvolvimiento de la comunicación social a través de los medios audiovisuales se proyectó sobre la libertad de expresión y de prensa, enriqueciendo la difusión de hechos y opiniones en un marco acorde al dinamismo social. Esa circunstancia motivó en 1980 la sanción de la ley 22.285 (pará: ¿vos decís que el decreto ley de la dictadura –porque en 1980 no había Congreso- era para “enriquecer la difusión de hechos y opiniones en un marco acorde al dinamismo social”?) y en 2009 la ley 26.522 que, lamentablemente, en vez de fomentar la libertad de comunicación, crearon trabas arbitrarias para su desarrollo e inaceptables restricciones a la libertad de expresión. (¿y cómo pudo una ley de la democracia en 2009 crear trabas para la libertad de expresión si ya estaban puestas –según vos- las trabas que había puesto el decreto ley de la dictadura de 1980, a dónde apuntás metiendo todo en la misma bolsa?)

Ambas leyes incurrieron en el error de subordinar la libertad de expresión a concepciones dogmáticas que colisionan con ella. (ah, claro, porque las dos son lo mismo, y los contextos en los que sancionaron eran iguales. Que sanatero por favor) La de 1980 fomentando una rigurosa intervención estatal en los contenidos de la información mediante la censura encubierta (bueno, mucho antes de eso y sin que existiera ley, los milicos les decían a loa medios -audiovisuales o escritos- lo que podían publicar y lo que no, era la famosa época de los “abatidos en un enfrentamiento” ¿te acordás? O sea que la censura era cualquier cosa menos “encubierta”) y en una rigurosa fiscalización de los matices empresarios con su secuela de controles burocráticos. (Claro, por ejemplo ese artículo 45 de mierda que les impedía a los dueños de diarios, como Clarín, comprar canales y radios. Por suerte la compra de Papel Prensa fue antes, y los “matices empresarios” en ese caso no estuvieron sujetos a “controles burocráticos”: bastó con un acta secreta de la Junta militar) Cuando fue sancionada ya estaba a la zaga de las innovaciones en materia de comunicación. Una ley que nació vieja y que fue objeto de innumerables modificaciones a partir de 1990. (casi todas a pedido del Grupo Clarín, del cual vos sos abogado; como eliminar el artículo 45 para que pudieran quedarse con Canal 13 y blanquear la compra ilegal de Radio Mitre, y la triplicación del número de licencias que un mismo grupo puede acumular, que igual se bandearon, por falta de “controles burocráticos” sobre los “matices empresarios”) Se procuró reemplazarla por un texto realista que le concediera mayor intervención a las provincias en la concesión de frecuencias locales para resguardar el federalismo; (lástima que la Corte sostuvo siempre que el espacio radioeléctrico era competencia federal) que contemplara las particularidades de la transmisión de señales por medio de un vínculo físico (o sea: los negocios –perdón: “matices empresariales”- del Grupo Clarín con Multicanal y Cablevisión) y que redujera el rol estatal a la administración de las frecuencias pues ellas son patrimonio de la comunidad internacional. (de la humanidad te faltó, como el Perito Moreno o las Cataratas) Los intentos por forjar una norma moderna y flexible con un criterio empírico se encontraron con la firme resistencia, no ya de las concepciones de 1980, (esas estaban a favor, representadas por Magneto y toda la prensa colaboracionista de la dictadura) sino con enfoques populistas que apuntaban al control de los medios audiovisuales para someterlos a la voluntad del Poder Ejecutivo. (ah, debe ser por eso que la Ley 26.522 tomó como modelos a la legislación de Canadá, Inglaterra y EEUU todos populismo inc orregibles) Todo ello incrementando las hipótesis de censura y los controles técnicos. (Como si las dos cosas fueran lo mismo en importancia o gravedad. ¿Un ejemplo a mano de “hipótesis de censura” no tendrías, o es todo sanata nomás?)

A esta concepción respondió la ley de 2009, sancionada en un ambiente de abierta hostilidad del gobierno contra la prensa independiente. (Y a la recíproca: de “abierta hostilidad” de la “prensa independiente” contra el gobierno, porque la ley afectaba sus negocios) Mal podemos olvidar los agravios desatados por el gobierno contra prestigiosos periodistas, (ojo: a Majul también le gritaron pelotudo y a Morales Solá lo escracharon, no los dejés afuera) medios de prensa y la financiación con fondos públicos de programas y medios groseramente afines al gobierno. (¿y toda esa sanata que tiene que ver con la ley de medios? Seguimos esperando los ejemplos de las “hipótesis de censura” que contendría. Igual, los programas esos hoy ya no están, Macri y Lombardi los borraron de un plumazo, igual que a la ley de medios) Se percibía una preocupación por controlar los contenidos de las emisiones para forjar una imagen positiva del populismo gubernamental.(propósito ampliamente logrado, como
lo podía comprobar cualquiera que mirara TN o escuchara Radio Mitre. ¿O no?)

En definitiva, una política respecto de los medios audiovisuales que, sin percibir la interconexión mundial que se opera entre ellos, conducía a una creciente deficiencia en la calidad de los servicios. (¿Y esto de donde salió, que tiene que ver con el populismo, las “hipótesis de censura” y todas las demás sarasas?)

Las leyes de Servicios de Comunicación Audiovisual y de Argentina Digital, lejos de promover el progreso condujeron a una regresión como consecuencia de la politización de los criterios tecnológicos de comunicación. (¿Regresión respecto a qué,  a la ley de la dictadura que “nació vieja” según vos? ¿cuándo se sancionó en el 2014 la ley de Argentina Digital estábamos bien con la ley de medios que era una regresión, o sumamos una regresión más?) Esa situación indujo al Gobierno a disponer la intervención del AFSCA y AFTIC (ah, no fue a pedido del Grupo Clarín, sino para terminar con “la politización de los criterios tecnológicos de comunicación”. O sea, como llamar al service digamos) en pleno ejercicio de las facultades que le concede el art. 99 de la Constitución Nacional. (apareció el autor del decretazo: eras vos) Eran dos organismos autárquicos creados por el Congreso en el ámbito del Poder Ejecutivo. La decisión fue lícita (ya van dos jueces y dos Cámaras de apelaciones que dijeron que no, actualízate) pues, si bien la creación del organismo burocrático como la fijación de sus objetivos y medios debe ser hecha por ley, el nombramiento y remoción de sus directivos es una facultad exclusiva del Poder Ejecutivo (art. 99, inc. 7°, CN) que no puede ser usurpada por el Congreso (ya lo dijo Aguad: una ley no puede estar por encima de la voluntad del presidente. Ahora queda clarísimo quien le dio la letra, y le redactó el decreto) y cuyo ejercicio requiere de un simple decreto y no de un DNU, pues no se ejerce una potestad legislativa (art. 99, inc. 3º, CN). (y así de paso se ahorran una discusión en el Congreso, que no les conviene porque vienen muy flojitos de argumentos)

No aconteció lo propio con el DNU 267/2015 que modificó aquellas leyes. Hacía falta un DNU porque la normativa recaía sobre la contenida en leyes sancionadas por el Congreso. (También estaba la posibilidad de mandar otra ley para que se discutiera en el Congreso, manejálo.) La validez del DNU está avalada porque: 1) El Congreso está en receso; (porque el presidente Mau no convoca a extraordinarias, capo. ¿Sos constitucionalista vos, o tomás el tren en Constitución? 2) Hay circunstancias excepcionales que requieren una previsión legislativa cuya ponderación incumbe al Poder Ejecutivo; (Las “circunstancias excepcionales” eran que el 15 de enero se le vencía a Clarín la cautelar que lo protegía de la adecuación de oficio a la ley. Un papelón lo tuyo: no es la ponderación presidencial la que crea “las circunstancias excepcionales que hagan imposible seguir el trámite habitual para la sanción de las leyes” de que habla la Constitución. De ser así, habría que cerrar el Congreso y listo. Ah, no, pará...) 3) Tiene en mira el interés de la sociedad; (falso como pagaré de la intervención de Corrientes firmado por Aguad, o como investigación de Lanata: a juzgar por el contenido del DNU, tuvo exclusivamente en miras los intereses empresariales del Grupo Clarín) 4) No regula las materias fiscal, penal, electoral o los partidos políticos; (La fiscal sí: dispone sobre el destino de los tributos que estaban destinados a financiar al AFSCA y la AFTIC) 5) No regula materias que requieren mayorías especiales del Congreso (reforma constitucional) (ah, nos quedamos tranquilos: o sea que Macri no piensa reformar la constitución por DNU a pedido de Clarín. Por lo menos por ahora. Algo es algo) o que alguna de sus Cámaras tenga calidad de originaria (ley de coparticipación); (¿qué tiene que ver por cual Cámara empezaría la ley si te estás salteando al Congreso en pleno? ¿o acaso creés que en lugar de los DNU hablás de la consulta popular? Mostrá el título de constitucionalista, chanta) 6) Acuerdo general de ministros y refrendo del Jefe de Gabinete. (pfff, una garantía terrible: hasta Lino Barañao lo firmó)

La norma se concentra en aspectos tecnológicos y empresariales de los medios de comunicación social masiva (sobre todo empresariales: los negocios de Clarín) mediante la incorporación de cláusulas que superan la obsolescencia de la ley de 2009 y su dogmatismo. (Traducido: que eliminan todas las restricciones que establecía la ley para que Clarín acumule todas las licencias que quiera, las compre o venda cuando se le antoje y pueda tener todos los abonados al cable que se le cante) Crea el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) como organismo autárquico dependiente del Poder Ejecutivo que unifica los inseparables objetivos del AFSCA y AFTIC. Entre otros aspectos rescatables, (que no se note tanto que lo hiciste vos, disimulá un poco) dispone que el ENACOM remitirá al Poder Ejecutivo un proyecto definitivo sobre su estructura, así como la creación de una comisión que deberá elaborar un proyecto de ley de medios (o sea: salvo lo que le interesaba a Clarín sacar rápido, lo otro es pura sanata) que garantice la más amplia libertad de prensa, el pluralismo, el acceso a la información, las nuevas tecnologías de información y de telecomunicaciones, la convergencia de las tecnologías, la seguridad jurídica de las inversiones en tales áreas, así como también los derechos de los usuarios y consumidores. (y la pobreza cero, unir a los argentinos y el combate contra el narcotráfico, te faltó)

Es, en definitiva, una norma que a la luz de un enfoque empírico procura echar por la borda las concepciones dogmáticas de las leyes de 1980 y 2009, (pero la ley de 1980 ya no existe más, justamente porque fue derogada por la del 2009 ¿no te habías enterado?) fomentando un régimen legal que, al margen de respetar las normas internacionales existentes sobre la materia, (más que al margen, afuera: te lo están diciendo de la CIDH y la relatoría de Libertad de Expresión de la ONU, sin ir más lejos) garantice la libertad de expresión y el progreso tecnológico para enriquecer la comunicación social.” (y que de paso fomente los negocios del Grupo Clarín, que es el efecto inmediato de los decretazos. Lo otro lo vamos viendo, cuando la “comisión” se reúna, redacte la ley, la manden al Congreso, se discuta y se apruebe; o sea: nunca)


(*) Las negritas son nuestras, el original acá.

viernes, 29 de enero de 2016

APAGUEN EL ESPIRAL, MUCHACHOS


A lo mejor las elecciones del PJ nacional ya pasaron y ganó Urtubey, o al menos eso es lo que parece, porque el “peronismo competitivo y funcional” (sobre todo funcional) que proclama, ya parece estar en marcha.

Fellner (nada menos que el presidente actual del PJ nacional) discute  con el gobierno la reforma política y la boleta electrónica con Milagro Sala presa, y mientras Massa le toma el partido en Jujuy, con la ayuda del vicegobernador de Morales; el carcelero de la líder de la Tupac.

Milagro Sala que -cabe recordarlo, por si alguno lo ha olvidado- fue elegida diputada al Parlasur en la boleta del FPV, en la lista que iba pegada a la fórmula Scioli-Zannini: ¿no deberían entonces decir algo en su defensa las autoridades del partido que la llevó como candidata?

En el mismo sentido y salvo contadas y honrosas excepciones, no hay reacciones institucionales desde el peronismo ante la ola de despidos en el Estado. ¿Desde cuándo un peronista no defiende el trabajo, o no se pone al lado de un trabajador que pierde su empleo?

¿O es que acaso algunos dirigentes compraron el discurso macrista de que son todos ñoquis de La Cámpora, y toman a los despidos como una especie de revancha interna, o antes de salir a reclamar se fijan en “quién los nombró”?

Del sindicalismo ya poco podemos esperar, a menos que se despierten cuando la velocidad de la guadaña que se está desplegando en el Estado sea equiparada en el sector privado, en el que ya se están verificando despidos: ¿acaso Ganancias justifica siete paros generales, y la pérdida de puestos de trabajo ni siquiera una movilización?

¿También ahí van a mirar a que sindicato estaban afiliados los despedidos, o a esperar cuanto les toca del prometido reparto de la plata de las obras sociales?

Pichetto tira centros prometiendo apoyos en el Congreso mientras se consuma la megaestafa del Megacanje (entregamos bonos por 10.000 palos verdes, para recibir dólares por la mitad, a pagar antes de fin de año y con intereses); soñando con que le van a tumbar el decreto de la coparticipación a Larreta, o les pondrán al día la coparticipación devolviéndoles el 15 % que el propio Macri les quitó.

¿No advierten que ni siquiera les dan excusas materiales para aportar a “la gobernabilidad”?

Por estas horas en el peronismo muchos reclaman unidad, y se apela desde distintos sectores “no desangrarnos en disputas internas”: ¿un consejo prudente o un modo cómodo de evitar el debate interno y la autocrítica, mientras no se explica en que consiste tal “unidad”?

Porque la cuestión es unidad para qué: ¿para bancar el ajuste criminal de Macri, y garantizarle “gobernabilidad”?

¿Para levantarle la mano en el Congreso al nuevo “Estatuto Legal del Coloniaje” que representan el Megacanje y la derogación de las leyes cerrojo para pagarles a los buitres todo lo que reclaman, y cash?

¿Para eso se hizo el esfuerzo de la campaña “puerta a puerta” en todo el país advirtiendo lo que se venía, para que cuando llegue -y sea mucho peor que lo anunciado- lo acompañemos?

Pensar que más de uno se da el lujo de criticar a la gente que (enfurecida, desorientada, buscando referencias y canalizar la bronca) se congrega a protestar en las plazas.

El problema no es la gente que se congrega en las plazas, sino los dirigentes que no se asoman nunca por ellas, como si la pelea que se da desee allí les resultara ajena.

¿Creen que podrán sobrevivir al calor de la “pax macrista”, que además de “pax” no tiene nada?: se construye con telegramas de despido, tarifazos, represión a la protesta social y criminalización de la oposición política.

¿Cuánto creen algunos dirigentes del PJ que -no obstante su “prolijidad” y “buena conducta”- puede tardar en llegarles a ellos mismos la guadaña, si dejan de convenir a los propósitos del nuevo orden político que se está instalando en el país?

No hay ni puede haber otra unidad (del peronismo, del conjunto de la fuerzas populares, hayan o no confluido antes en la sigla del FPV) que para resistir el ajuste que está descargando impiadosamente el macrismo.

Resistir, sí, aunque a alguno el nombre le parezca grandilocuente, o irrespetuoso con la historia, por aquello de la Resistencia Peronista.

El modo en el que el bloque de poder que gobierna la Argentina (a través del títere que colocaron en la Rosada, legitimado por el voto popular) está desplegando su proyecto no admite dudas, ni medias tintas; porque ellos no las tienen: avanzan decididamente a reconfigurar la Argentina del mejor modo para sus propios intereses, que no son los nuestros.

Frente a eso, no se trata sólo de ser “oposición” sino de articular los esfuerzos políticos y sociales necesarios para evitar -dentro del marco de la democracia y sus instituciones- que los daños que ya están causando el macrismo y sus políticas en el tejido social y productivo, sean irreparables. Porque por si alguno no lo recuerda, para eso votamos el 48,66 %, más de 12 millones de personas: para que no pasara lo que está sucediendo en el país.

¿O acaso van a hacer política leyendo las encuestas -muchas de ellas falopa- que dicen que Macri goza de una tremenda popularidad en la enorme mayoría de la sociedad, a pesar de las medidas que está tomando?

Algunas hasta llegan a afirmar que es precisamente “por” las medidas que está tomando, cuestión que será cierta para buena parte del 51,34 % que lo votó, no para nosotros. Y si por el contrario así fuera, ¿qué? si cuanto más hijoputeces hace Macri más popular se vuelve ¿adónde nos deja eso, en el “peronismo competitivo y funcional” de Urtubey?

Si el peronismo -en tanto fuerza principal del FPV, e identidad política histórica de la clase trabajadora argentina, agredida principal de las políticas de Macri- va a jugar a eso, más le vale no hacer las internas, y dejar que la cancelen la personería electoral.

Porque cuando todo explote (y no hace falta ser pitoniso para adivinar que explotará, tarde o temprano) la gente va a querer encontrar alternativas en el cuarto oscuro, en lugar de tener que volver a meter en el sobre (si es que para entonces no impera ya la “boleta electrónica”) una feta de salame.

"PEOR QUE HASTA HOY, SERÁ DIFÍCIL"


Tal como cuenta el intercambio en Twitter, el martes se publicó en el Boletín Oficial el Decreto 233 (verlo completo acá) por el cual Macri designa al presidente y vice de la Unidad de Información Financiera (UIF); el organismo encargado de aplicar la Ley 25.246 y todas las normas que refieren al combate contra el lavado de dinero.

Tal como se daba cuenta en ésta entrada, los dos propuestos y finalmente designados fueron objetados en el marco del procedimiento de impugnaciones que estableció en el 2011 la Ley 26.683, sin que en el decreto se haga la más mínima mención a las razones por las que las impugnaciones no fueron tenidas en cuenta.

Sobre todo porque tenían que ver con el de que ambos (Federici y Talerico) han asesorado a importantes bancos y firmas acusadas por lavado de dinero, y en ese trance cuestionaron las atribuciones legales de la UIF para imponer sanciones, y la constitucionalidad de las normas que la regulan; que son las que ahora ellos deben aplicar.

Algo así como poner al zorro a cuidar a las gallinas, tal como se lo hacíamos notar en Twitter al periodista, que prefirió bancar a los designados como si fuera un funcionario de Macri, y pegarle a la anterior gestión de la UIF, haciendo anti kirchnerismo bobo; que es lo que siempre hace el lanatismo santafesino.

Y encima sin informarse debidamente -cosa que suele ser habitual- la descalificación de la gestión de José Sbatella vino por el lado de los lugares comunes del discurso cacerolo: “hacían la vista gorda con los amigos y con los narcos” (nota: un recurso fácil a la mano hoy, tirarle a cualquiera y por cualquier cosa la acusación de colaborar con los narcos. Después si hay que bancarlo a Tognoli, se lo banca y listo), los “fiscales de Justicia Legítima” y otros grandes éxitos.

Lo notable es que el periodista atribuye el fracaso en la lucha contra el lavado de dinero a la UIF, cuando los que deben investigar las denuncias son los fiscales, y los que deben condenar a los lavadores, los jueces. No la UIF, que recibe los ROS (Reportes de Operaciones Sospechosas), los investiga y si cabe, hace la denuncia; y desde el 2008 se puede constituir en parte querellante en las causas, si la justicia la admite (no siempre lo hace).

La conclusión -sorprendente- es que “peor que hasta hoy (o cuando gobernaba el kirchnerismo y la UIF estaba a cargo de Sbatella) “será difícil”; aunque ahora asuman a cargo del organismo los abogados del HSBC y otros bancos que proveyeron las plataformas financieras para el lavado de dinero; en causas donde se los investigaba por -justamente- lavado de dinero..

Una pena que hacer periodismo en serio no pague (acá por lo menos es más fácil practicar el cacerolismo radial, televisivo, gráfico y tuitero), porque nada le hubiera impedido acceder por ejemplo al informe completo de gestión de la UIF hasta diciembre del año pasado (cambio de gobierno), que está disponible en la web completo acá.

Allí podría haberse enterado que las leyes que penan el lavado (y la UIF) existen en el país desde el año 2000, pero hasta diciembre del 2010 no existía una sola condena judicial firme por lavado de activos de origen delictivo. Y desde entonces son 5, sobre 2352 denuncias judiciales presentadas por la UIF, sólo entre 2013 y 2015.

O que los sujetos obligados a reportar las ROS eran 300 hasta el 2010, y ahora son más de 40.000 entre bancos, entidades financieras, compañías de seguros, clubes de fútbol, sociedades de bolsa, mercados de capitales, colegios profesionales y sus afiliados (no sin protestas que encontraron eco en LT 10, ver acá), escribanías, registros de la propiedad automotor, inmobiliario, aeronáutica o de embarcaciones; entre otros.

O que hasta el 2010 la UIF no había sancionado con multa a nadie por no cumplir con su deber de reportar operaciones sospechosas o suministrarle información a su requerimiento, y desde entonces lleva aplicadas 89 sanciones con multas por más de 274 millones de pesos.

También podría haberse enterado que no fue sino hasta el 2011 con la sanción de la Ley 26.683 (que contó con el voto casi exclusivo del FPV y sus aliados, como veíamos acá) que el lavado de dinero empezó a ser un delito autónomo en el Código Penal (lo que exigía antes necesariamente probar el delito previo que era el origen del dinero ilícito), y que la UIF pasó a tener autonomía funcional y autarquía financiera; tal como lo exigen -en ambos casos- las recomendaciones del GAFI; que sacó al país en el 2014 de los países “bajo control permanente”.

Quizás podría haber sabido que hasta 2009 la UIF se había constituido como querellante en sólo una causa judicial, y hoy lo es en 178; o que hasta 2010 intervenía como auxiliar de la justicia en 85 causas, contra las 727 en las que interviene hoy en ese rol. El 40 % de las causas en las que interviene como querellante son por narcotráfico.

Y a veces los fiscales (sean o no de Justicia Legítima, si queremos hablar en serio y sin chicanas) no son los que impiden avanzar en las causas de lavado de dinero, sino los jueces.

Como pasa acá en Santa Fe con la mega estafa de Bolsafé Valores, en la que el procesado Mario Rossini le debe sonar familiar: era habitual columnista de varios programas en LT 10 (donde él trabaja), y los fondos de la obra social de la Universidad -que es la dueña de la radio- están implicados en la maniobra.

En esa causa el fiscal del juzgado federal de Santa Fe y el titular de la PROCELAC (unidad especial de la Procuración para los casos de lavado de dinero) Carlos Gonella (de Justicia Legítima, para más datos) pidieron el procesamiento de 49 personas y que se amplíe la imputación al lavado de dinero (apenas el 7,45 % de los presuntos damnificados se presentó a reclamar, lo que hace presumir que no pueden justificar el origen de los fondos invertidos)

Pero el juez federal solo hizo lugar al procesamiento de 23 involucrados, y dejó afuera -entre otros- al oficial de cumplimiento de las normas de lavado del Banco Galicia, y a todos los empleados o funcionarios de la entidad bancaria.

¿Habrá sido culpa de Sbatella también?

CRÉDITOS HIPOTECARIOS: PROMESAS DE CAMPAÑA Y LOS DATOS DUROS DE LA REALIDAD


Por A.C.

El entonces candidato Macri durante su campaña, prometía un millón de créditos hipotecarios, tratando de superar -solo con promesas- el extraordinario Plan Procrear, plan de viviendas que el gobierno de Cristina Kirchner había hecho realidad con más de ciento cincuenta mil créditos hipotecarios otorgados, marcando un hito en la historia argentina, con la presencia del Estado brindando soluciones habitacionales a miles y miles de argentinos.

Desde el lanzamiento del Plan Procrear en el año 2012, se llegó durante el anterior gobierno nacional,  al récord histórico en materia de otorgamiento de créditos en más de cien años de historia del Banco Hipotecario. De cada 10 créditos hipotecarios que se otorgaron en el país desde el 2012, 9 tienen origen el plan Procrear.

Frente a ésta realidad, había que salir a superar la apuesta, al menos  en el discurso. Y el estratega del candidato Macri, el Sr. Durán Barba, hombre de rostro indígena y -no obstante su origen- admirador de Hitler, le indicó al candidato dar un discurso vago, hablar de generalidades, con muy pocas excepciones, entre las cuales estaba cuantificar la promesa de un número elevadísimo de créditos hipotecarios, porque el orientador del candidato comprendió la importancia del tema y la expectativa social que el mismo generaba ante el enorme acierto que había resultado el Plan Procrear. Mientras algunos subestimaban al hombre de rostro indígena, también hubo votos que fueron a  Macri detrás de ésta promesa de campaña.

Pero ésta promesa de un millón de créditos hipotecarios, resulta irrealizable en base a las medidas económicas ya implementadas por el gobierno de Macri.

La enorme devaluación del peso dispuesta por el actual gobierno, junto a la inflación desbocada que ésto generó en los precios internos, produjo una profunda baja del poder adquisitivo de los salarios o de cualquier otro ingreso en pesos, y por lo tanto, una disminución importante en la capacidad de endeudamiento de quien intentara tomar un crédito hipotecario, cuya cuota mensual se calcula en hasta un 30% del ingreso del solicitante del préstamo.

Sumado a ello, la liberación de las tasas interés dispuesta para beneficiar a los bancos, produjo que hoy Argentina muestre tasas que tornan inviable cualquier economía. Los bancos ofrecen pagar rendimientos anuales de alrededor del 30% en posiciones como plazos fijos,  y por lo tanto, las tasas que cobran las entidades bancarias por los préstamos, superan el 50% anual de interés.

Hasta Diciembre de 2015,con tasas de interés muy inferiores a las actuales, los bancos privados destinaban solo el 6% de su cartera para créditos hipotecarios, de donde con las tasas actuales y el spread que obtienen los bancos entre los intereses que pagan y los intereses que cobran, el que arroja una diferencia astronómica del  20%, ganancia implanteable en cualquier país del mundo, el crédito hipotecario es hoy inexistente. En un crédito hipotecario plantear esos niveles de ganancia es inviable, porque las cuotas mensuales resultarían impagables.

Por lo tanto, con éstas tasas de interés, a ningún banco privado le interesa ofrecer un hipotecario, que es un producto a muy largo plazo  (20,25,30 años)  y que habría que calcular con una amortización de capital y con intereses mucho menores al que obtienen los bancos, por ejemplo, con créditos personales o prendarios.

Descartada la iniciativa de la banca privada, debería el gobierno actual obtener los recursos para financiar un millón de créditos hipotecarios como prometiera.

El plan que el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, salió a proponer en estos días a los bancos, es una mala copia del sistema chileno, el que por otra parte,  en los últimos tres años otorgó un número de créditos muy inferior en relación al Procrear en el mismo período. 

Además, el sistema chileno creó a los efectos de los préstamos, una moneda indexada a la inflación diaria que sirve de referencia  para el ajuste del capital, lo que hoy en Argentina es inviable, ya que arrojaría un índice elevadísimo de ajuste del crédito, dado el nivel inflacionario producido luego de la devaluación.

Según Sturzenegger, una ANSES hoy desfinanciada, proveería parte de los recursos al  inicio del programa, a una tasa mínima ya que el capital se ajustará por inflación, y los bancos, públicos y privados, deberían participar en licitaciones por esos fondos. Suena poco creíble.

En un país donde por decreto se eliminó cualquier información sobre estadística oficial, sería bueno que Sturzenegger explicara, ya que el capital del crédito se ajustaría por inflación, quien va a determinar el índice  inflacionario. ¿El  BCRA? ¿El banco que otorga el crédito? ¿Resucitarán el “índice Congreso” ? ¿Contratarán consultoras privadas para el cálculo?

¿Qué monto destinaría la ANSES? Si el objetivo es un millón de créditos, en una gestión de cuatro años, deberían otorgarse 250.000 créditos por año: ¿Cuál sería la inversión anual de ANSES entonces? Y si a cargo de éste organismo estaría la inversión del “inicio” del programa ¿Cual sería el monto anual de fondeo que deberían proporcionar los bancos para completar el plan?

Sturzenegger parece poco serio, y de allí la respuesta silenciosa que obtuvo de los bancos cuando sumado a ésto, los invitó a estudiar el modelo que él mismo había implementado en el Banco Ciudad en el 2013, donde entregaron créditos que ajustaban por Unidades de Cuenta Estable (UCE), una moneda indexada en función de una canasta de bienes.

Los bancos saben que el Banco Ciudad a través de ese programa, solo entregó 40 créditos, de los cuales además 10 créditos (el 25%), están en mora.

Una promesa electoral de un millón de créditos hipotecarios, y un funcionario que intenta conseguir fondos mostrando una experiencia ínfima de 40 créditos. Parece poco serio.

jueves, 28 de enero de 2016

6, 7, 8 ESCALONES


DISFRAZADA, VOLVIÓ LA DOCTRINA BINNER-TOGNOLI


Ayer se presentó como "un decreto para tener mayor autoridad civil" el que dictó Lifschitz para pasarle al ministro de Seguridad Pullaro la atribución de designar a los Jefes de las Unidades Regionales y de la Plana Mayor Policial; que antes estaba en manos del Jefe de Policía.

Pero si se mira en el anexo del Decreto 32, el cambio consiste en que ahora el Jefe "propone" a los que se harán cargo de esas funciones, el Secretario de Seguridad debe "dictaminar" si está de acuerdo, y el ministro resuelve la designación. Más o menos lo mismo que pasaba siempre, pero ahora formalizado por escrito.

Designación que -aclaremos- no es un "ascenso", sino la asignación de una determinada función, conservando el grado dentro del escalafón policial.

Sin embargo, mirando en los fundamentos del decreto se advierten inconsistencias:


Como vemos, aparecen mencionados los "ascensos" policiales, y las facultades que le da al Jefe de la fuerza la Ley Orgánica de la Policía 7395. Los artículos citados no tienen nada que ver con lo que se estaba decidiendo: el 26 establece los requisitos -justamente- para ser Jefe, el 28 sus funciones (entre ellas proponer los ascensos), el 30 los requisitos para ser Subjefe de Policía y sus funciones, y el 41 refiere a la Plana Mayor Policial; pero nada dicen sobre quien dispone las designaciones en las URI y en ella.

La que sí lo dice es la Ley 12.521 del personal policial en su artículo 71: "Los cambios de destino y traslados del personal, sólo pueden ser dispuestos por el Jefe de Policía“. Ser designado en la Plana Mayor o como Jefe de una Unidad Regional es -justamente- un "cambio de destino", por lo que el decreto va más allá de la ley.

El tema es que el socialismo (y sus socios de la UCR) quieren evitar por todos los medios mencionar esa ley, que por años trataron sistemáticamente de no cumplir, haciendo los ascensos por concurso: ver al respecto acá. Cuando ya no les quedó mas remedio, llamaron a concursos donde terminan ascendiendo todos (sin cupos de vacantes previamente establecidos, como manda la ley), como con las viejas Juntas de Calificaciones.

Un maquillaje para lograr que la corporación policial "acepte" cumplir con una ley sancionada en el 2005, con amplísimo consenso y mayorías en la Legislatura; votada incluso por los que hoy son gobierno, y entonces eran oposición.

Pero lo más grave es que los propios fundamentos del decreto vuelven a confundir una "función" (ser Jefe de una Unidad Regional, integrar la Plana Mayor Policial) con un ascenso; para lo cual la ley exige concurso como se dijo. 

Lo que ocurre es que las normas establecen determinado grado para ser -por ejemplo- Jefe o Sub Jefe de Policía de la provincia, y ahora el decreto lo agrega, para conducir la Plana Mayor. Si se mezclan ambas cuestiones, se enturbian más los ascensos; supeditándolos no a los méritos del personal que aspira a ellos, sino a los vericuetos de la interna policial.

O en el ministerio de Seguridad ignoran lo que dice el artículo 71 de la ley del personal policial (muy probable), o no quisieron impulsar su reforma, para no abrir una caja de Pandora que luego no pudieran controlar.

Pero lo que debe quedar claro es que mientras los ascensos son un procedimiento reglamentado, las designaciones en cargos estratégicos del organigrama policial son decisiones políticas.

Confundir una cosa con la otra (como se infiere de los fundamentos del decreto) lleva a desligarse luego de las responsabilidades políticas por decisiones que son (reiteramos, por si no queda claro) políticas.

Como hizo en su momento Binner cuando intentó justificar la designación de Tognoli como Jefe de Policía, con el argumento (falso) de que "era al que le correspondía el ascenso"

FORTALEZAS, OPORTUNIDADES, DEBILIDADES, AMENAZAS (1º PARTE)


* Macri llegó al gobierno con el respaldo de un bloque de poder enorme, como no se conocía en los tiempos de nuestra restauración democrática: multimedios, poder judicial, los principales grupos económicos y apoyos del exterior, que está tratando de consolidar.

Sin embargo, sería un error suponer que dentro de ese bloque no existen -en determinadas cuestiones- intereses divergentes, no siempre sencillos de armonizar: la disputa por el valor del dólar (precio decisivo en la economía, si los hay) entre los bancos por un lado y los grandes exportadores por el otro, es el ejemplo más notorio; que en la medida que no se encauce aportará tensión constante al conjunto del sistema.

* Como resultado de haber triunfado en un balotaje, Macri recogió apoyos electorales amplios pero diversos, con una mayoría construida en tres "capas" de electores: los de las PASO y los de las primera y segunda vuelta del año pasado.

Capas que marcan a su vez -de un modo esquemático, pero real- la mayor o menor intensidad de la adhesión a su gobierno; con un altísimo componente de electorado urbano de clase media, por definición volátil, maleable y fluctuante en sus opiniones y comportamientos electorales. Si bien lo segundo solo podrá medirse a fines del año que viene en las elecciones legislativas, lo segunda pesa en un gobierno que define políticas a partir de las encuestas y los "focus group".

* Las medidas principales y el rumbo general del plan económico afectan de un modo decisivo los intereses de las clases populares, en especial a los trabajadores y sectores de ingresos fijos; lo que supone -más temprano que tarde- la previsible reacción de las organizaciones sindicales; en un momento en que desde la principal oposición política (el FPV/PJ) están rotos los puentes con el sindicalismo, y la principal dirigencia de éste (con Moyano a la cabeza) viene protagonizando varios años ya de extravíos políticos en su agenda, su pliego de reivindicaciones y su estrategia de alianzas.

* El sindicalismo en todas sus vertientes y sellos organizativos se está enfrentando a otro universo distinto del que conocieron hasta hace poco, y que creyeron olvidado: de paros generales por Ganancias deberán adaptarse a defender con uñas y dientes puestos de trabajo, mientras dan la discusión en las paritarias atenazados por la inflación creciente, las presiones de las bases y las amenazas del gobierno (legitimando a su vez la que seguramente esgrimirán los empresarios) de imponer un "techo" de aumentos con la amenaza de despidos, o introducir criterios ajenos a la dinámica de la negociación colectiva hasta acá (productividad, metas de inflación).

Todo indica que -no obstante los empeños oficiales en contrario, y por fuerza de los hechos- la dinámica de la discusión en paritarias transcurrirá por los carriles habituales, con los sindicatos peleando por sostener el poder adquisitivo de los salarios, seriamente erosionado como consecuencia de las principales medidas económicas del gobierno de Macri.

* El mapa político post electoral se presenta fragmentado en las posiciones institucionales (gobernaciones, intendencias, el Congreso nacional) pero sobre todo en los alineamientos frente al gobierno de Macri y su programa, lo que a corto plazo juega a su favor, pero a mediano plazo supone un inconveniente; más para una fuerza que no tiene mayoría legislativa propia y deberá construirla, para cada tema. 

Si bien hasta acá Macri ha clausurado el Congreso (y con él el debate público de sus políticas, y la necesidad de rosquear para obtener apoyos), cuando esa instancia llegue --y llegará- no le puede deber más a sus adversarios, que a sus propios aliados: la tradición política nacional indica que los "cogobiernos" no existen, y terminan siempre en que nadie gobierna efectivamente.

* En ese sentido los sectores "dialoguistas" del PJ deben mirarse en el espejo de Massa, que sobreactuando su rol de "opositor responsable" corre el riesgo de ser (como decía Perón) aquél sofá cama en el que se duerme mal, y se sienta uno peor: absorber todos los costos que generan las políticas de Macri, sin participar de ninguno de los beneficios.

Con sorprendente torpeza, Pichetto lanzó en público los términos de un posible "pacto" que involucre la coparticipación y los fondos para obras en las provincias, a cambio de la aprobación de los pliegos de la Corte, el endeudamiento y el presupuesto 2017; cuando las contraprestaciones del gobierno dependen (como diría Ubaldini) de "las efectividades conducentes" (la caja, bah) y las de la oposición, el gobierno ya las puso en marcha.

Tanto que Garavano presiona por los medios a la Corte para que les tome juramento a los jueces "designados en comisión", y el gobierno acaba de "readecuar" vía superpoderes el presupuesto 2016 votado por el Congreso en el mandato de Cristina: con solo prorrogarlo -llegado el caso- para el 2017 tendrá una herramienta para gobernar. Y si hoy no hay acuerdo con los fondos buitres no es por los escollos que plantea la "ley cerrojo" o las dificultades de Macri en el Congreso (que las tendrá cuando se plantee el tema), sino por la intransigencia de Paul Singer de cobrar todo cash, y casi sin quita ni sobre los intereses.

* Las metas del plan económico explicitadas por Prat Gay no cierran por ningún lado sin un brutal ajuste, del que los despidos en el Estado y el tarifazo en la electricidad son apenas el primer paso. 

Esa dura realidad choca frontalmente contra las posibilidades de las supuestas "palomas" del gobierno (Frigerio, Peña) de atar acuerdos con el sindicalismo y parte del PJ a cambio de "caramelos" como los fondos para obras (la coparticipación es de otra galaxia en términos políticos, por las exigencias constitucionales) o el manejo de las obras sociales; y en esos menesteres se necesitan cosas tangibles, no bastan los inventivos simbólicos como un asado en Olivos, o la fotito en la sala de conferencias de la Rosada.

* El proceso de elecciones internas que se abre en el PJ provee una oportunidad valiosa para explicitar proyectos, debatir posibles aliaznas y posicionamientos frente al avance del tren macrista, en un contexto desfavorable justamente por ese avance. De allí que una disputa "abierta" (campaña de afiliación y candidaturas alternativas mediante) aterra a buena parte de la dirigencia, acostumbrada a barrer ciertos temas bajo la alfombra; de allí que crezca la alternativa de la "lista de unidad" con todos adentro, salvo las previsibles exclusiones de Massa y -no tan segura ésta- de De La Sota.

Pero la oportunidad de la interna la puso la justicia electoral y el riesgo cierto de cancelación de la personería partidaria, no el ritmo de maduración de la discusión política interna del peronismo; que no ha hecho aun una autocrítica (al menos pública) por la derrota, aunque abunden los pases de factura entre sus dirigentes.

Lo que escasean por el contrario, son las miradas más a mediano y largo plazo sobre el futuro del peronismo (algunas que despuntan meten miedo, como la "funcionalidad competitiva" de Urtubey), con la sola excepción de lo que viene aportando Capitanich, y algunas definiciones del reaparecido Guillermo Moreno.

* Hay una movida "hormiga" similar a la de la campaña "puerta a puerta" del tramo final del cronograma electoral promoviendo la afiliación masiva al PJ de sectores kirchneristas de a pìe o encuadrados, para incidir en la disputa interna, que es bienvenida: allí es donde hay que dar la disputa, porque del destino del peronismo depende el de la oposición política al proyecto que encarna Macri, y por carácter transitivo, de sus posibilidades de consolidarse en el país.

Sin embargo, esa movida se instala bajo la suposición de que Cristina hará valer su liderazgo y jugará en la interna por sí o por interpósito candidato; una hipótesis que hasta acá no se ha visto corroborada. Lo que lleva a recordar que los liderazgos no se proclaman sino que se ejercen, y que la política no tolera el vacío: siempre tiende a llenarlo, para bien o para mal. 

(El orden de los factores no altera necesariamente el producto, y la puntualización de hechos es meramente enunciativa: la seguimos en otra entrada)