LA FRASE

"LOS JUGADORES PODEMOS ESTAR UN AÑO SIN COBRAR, Y SI HICIMOS NEGOCIOS CON PARQUES EÓLICOS, HASTA DOS." (CARLOS TÉVEZ)

jueves, 31 de octubre de 2019

A LAS DOCE SE CONVIERTE EN ZAPALLO


Aunque pensándolo bien, zapallo fue siempre.

LAS AGUAS BAJAN TURBIAS


Leemos en Infobae que estaría firmado el contrato para las obras de dragado del canal de acceso al Puerto de Santa Fe, con la empresa belga Jan De Nul, a través de su filial argentina.

Se señala allí que el contrato lo firmó el Ente Administrador del puerto (EAP), sin que se den mayores precisiones respecto a los fondos con los que se solventarían los trabajos, o sea el pago a la contratista. Tampoco se dice si para seleccionarla se hizo una licitación o concurso público, o la contrataron en forma directa.

En relación con lo primero, de acuerdo con la Ley 11011 de creación del Ente en su artículo 11 inciso b), este debe destinar el ochenta y cinco por ciento (85 %) de sus utilidades líquidas como fondo de inversión para mejorar el funcionamiento y modernización del equipamiento de infraestructura portuaria, mejoras edilicias, muelles y accesos; con apercibimiento de que si así no lo hiciere, puede ser intervenido por el gobierno provincial de acuerdo con el artículo 18 de la misma ley.

Ley que además dice en su artículo 10 que “El Estado Provincial no concurrirá en apoyo económico del Ente, salvo autorización concedida por ley especial.”, cosa que no ha sucedido. Traducimos: si el Ente pretendía que el Estado provincial se hiciera cargo de pagar las obras de dragado, su directorio y su Presidente (que es el representante del Poder Ejecutivo) debieron haber solicitado una ley de la Legislatura provincial a esos fines, antes de firmar el contrato con los belgas.

La misma ley 11011 dice en su artículo 8 que el Ente Administrador puede otorgar contratos vinculados con la operación del puerto (como el dragado de los accesos) a condición de que lo haga “...mediante procedimientos que garanticen la publicidad, libre concurrencia e igualdad de posibilidades...”. Como dijimos antes, nada dice la nota respecto al cumplimiento de este requisito legal, para otorgarles a los belgas el contrato.  

Como tampoco sabemos que pasó con el supuesto (y recalcamos lo de “supuesto”) acto licitatorio realizado por el EAP para otorgarle a Mundo Construcciones la operación de la terminal de contenedores, para saber por ejemplo si -como se comenta en la ciudad- la concesión por 30 años involucra el compromiso (que sería ilegal) de algún nivel de subsidios del Estado provincial a la empresa, para cubrirle posibles quebrantos empresarios derivados de la explotación, o para garantizarle ciertos niveles de rentabilidad, más allá del movimiento efectivo que tenga la terminal.

Menos que menos sabemos si al concederle a la contratista de obras públicas (una de las más favorecidas con obras por socialistas y radicales, en la provincia y en la ciudad) la explotación de la terminal, el Ente le ha delegado funciones que le son propias como autoridad responsable de la administración del puerto, cosa que la misma Ley 11011 prohíbe terminantemente en su artículo 8 último párrafo.

Como ven, en el puerto de Santa Fe los interrogantes son muchos, y aunque hace ya rato que no está a su cargo Marcelo Vorobioff (el que decía que no era funcionario público, y de cuyo procesamiento “se olvidaron” radicales y socialistas), las aguas siguen bajando turbias. Y el nuevo puerto a la vera del Paraná, bien, gracias.

LAS FRASES DEL MES


1. "A los radicales mendocinos les fue bien despegándose de tu gobierno, Mauricio, creo que en el tramo final de la campaña vos también deberías decir que no tenés nada que ver." (Jaime Durán Barba)

2. "Me edigeddon ppada modedad el deate pezidenzial poque Maqui pidió un intépete que habbe zu idioma." (Marcelo Bonelli)

3. "Yo cuando quiero tocar un pobre lo llamo a "Toty" Flores." (Elisa Carrió)

4. "Pregunté por qué no aparezco en la lista de los moderadores del debate presidencial y me dijeron que el cupo de chupapijas de Macri ya estaba cubierto." (Luis Majul

5. "Claro que a la elección la damos vuelta, ¿para qué se creen que autoricé a los policías y gendarmes a pedir los DNI?" (Patricia Bullrich)

6. "Hay quienes atribuyen la profunda crisis institucional que atraviesa Perú a la visita que realizó al país hace pocos días Alberto Fernández." (Joaquín Morales Solá)

7. "En el sorteo del debate saliste primero, Mauricio, una pena que la presidencia se elija en lugar de sortearse." (Marcos Peña)

8. "Ya no le voy a poder besar los pies a la gente sin que me comparen con el marmota de Macri." (Papa Francisco)

9. ¿Cómo que en el debate no hay teleprompter?" (Mauricio Macri)

10. "Quiero desmentir que yo esté asesorando al gobierno de Lenin Moreno." (Jaime Durán Barba)

11. "En ningún momento el presidente Macri me besó un pie o cualquier otra parte del cuerpo para que ayudáramos a la Argentina cuando estaba a cargo del FMI." (Christine Lagarde

12. "Tendríamos que hablar con Patricia y Garavano para ver bien eso de ir preso por mentir, Mauricio, que quede claro que no incluye las campañas electorales ni los debates." (Marcos Peña)

13. "Que me haya cagado a piñas un taxista me duele más espiritual que físicamente, es mi propia gente, ¿entendés?" (Baby Echecopar)  

14. "Mauricio es tan pelotudo que no se dio cuenta que en el debate ya me dio por perdida contra Kicillof." (María Eugenia Vidal)

15. "Yo a Macri lo vi muy sólido en el debate, tirando a duro ya." (Aníbal Fernández)

16. "El domingo que viene me voy más afilado, en cuanto me quieran cortar porque me pasé del tiempo lo cago de un balazo al moderador, y listo." (Juan José Gómez Centurión)  

17. "Se hundió la ruta que inauguramos en Neuquén, Mauricio, pero si te preguntan vos decí que arrancamos con las obras del subte." (Guillermo Dietrich)

18. "Tenemos que mejorar la seguridad de los actos, no puede ser que se nos infiltren viejas y pibes kirchneristas que lo hacen quedar como un boludo al presidente cuando pregunta cosas." (Patricia Bullrich

19. "Los empresarios creemos que, aun ganando las elecciones Alberto Fernández, debería mantener en su equipo a los funcionarios de éste gobierno que han hecho bien su trabajo, como por ejemplo el presidente Macri." (Marcos Galperín)

20. "Yo defiendo con pasión al gobierno de Macri porque a su modo, es una reivindicación póstuma del de De La Rúa." (Hernán Lombardi)

21. "Me fue tan mal en las elecciones de Catamarca que ni ganas me quedaron de quemar urnas." (Luis Barrionuevo)

22. "Ahora más que nunca tenemos que seguir el ejemplo de Chile." (Patricia Bullrich)

23. "En el debate previo al balotaje la descoso." (Juan José Gómez Centurión)

24. "Pasamos de los cuadernos "Gloria" a los cuadernos "Fénix". (Aníbal Fernández)

25. "La aparición de los cuadernos quemados no basta para la canonización de Diego Cabot, es necesario que se le acrediten dos milagros como mínimo." (Papa Francisco)

26. "Yo me quedo acá en la Facultad de Derecho por las dudas haya balotaje y un tercer debate, a esta edad no  estoy para andar viajando a cada rato." (Roberto Lavagna)

27. "No exageremos, si hubiera querido amenazar a Grabois le mostraba un jabón." (José Luis Espert)

28. "Estamos reclamando que en Bolivia haya balotaje para que todo sea más transparente, y ya que estamos, en Argentina también." (Mauricio Macri)

29. "Ahora que el dólar hace dos años que está clavado en 23 pesos, me puedo retirar tranquila de la política." (Elisa Carrió)

30. "Quiero denunciar que cuando fui a votar me dieron un sobre, y estaba vacío." (Luis Majul)

31. "Pienso filmar un película sobre el gobierno de Macri que se llamará "El secreto de sus ojitos de cielo". (Juan José Campanella)

miércoles, 30 de octubre de 2019

METEGOL EN CONTRA


DUDA EVACUADA


Leemos en Infobae al youtuber Ramiro marra (fallido candidato a senador del espacio de Lavagna en las elecciones pasadas) preocupado por el modo en el que el gobierno de Macri cerrará la brecha de financiamiento hasta el final de su gestión; sobre todo por la posibilidad de que apele a la emisión monetaria del Banco central para cubrir -señala- un rojo de 400.000 millones de pesos.

Llegó tarde: el mismo día que se publicaba el artículo, también se conocía el DNU 740 por el cual Macri introducía modificaciones en el cálculo de recursos del Presupuesto nacional aprobado por el Congreso, y entre otras cuestiones, se incorporaban precisamente 400.000 millones de pesos en concepto de “anticipos transitorios del Banco Central al Tesoro”, que de acuerdo con la Carta orgánica del BCRA deben ser reintegrados dentro del plazo de doce meses (máximo) de acordados. O sea, dentro del gobierno de Alberto Fernández.

Sí, esos mismos “anticipos” a los que el gobierno se había comprometido a no echar mano en el acuerdo con el FMI, para financiarse con endeudamiento. Pero hay más: en el mismo DNU se incorporan como recursos del Tesoro utilidades del Banco Central por $ 204.224.782.000 (más de 204 mil millones de pesos).

Claro que todos esos recursos adicionales no se destinan en su mayoría a financiar el déficit, como le preocupa a Marra, sino que se pierden por la canaleta del endeudamiento: a la hora de distribuir los gastos contemplados en el Presupuesto que aumenta, el mismo DNU destina 308.693 millones al pago de deuda pública nominada en moneda nacional (por ejemplo las LETES), y otros 539.340 millones destinados a los servicios de deuda nominada en moneda extranjera, fundamentalmente dólares.

La última cifra, solamente, representa unos 8500 millones de dólares, que se irán a su vez de las exhaustas reservas del Banco Central, antes del cambio de gobierno. Ni las migas piensan dejar en su retirada.  

¿QUÉ HACER CON EL 40 %?


Con ese comportamiento de manada que tanto critican y sin embargo, tanto practican, desde el domingo empezaron a aparecer en las redes sociales comentarios del tenor del que encabeza el post; de gente que nos anuncia que después de la derrota de Macri (porque Macri perdi ¿sabían?) cancelan toda beneficencia o solidaridad con los pobres, o gente necesitada de cualquier cosa.

Nos avisan que no van a donar más comida, van a quemar la ropa vieja en lugar de donarla, y en cualquier momento empiezan a sabotear la colecta “Más por Menos”, o a no dejar limosna en las iglesias, “porque el Papa es peronista y kuka”. “Que le vayan a pedir a Albertítere y a Cristina”, sería el lema.

Al mismo tiempo otros empezaron a hacer circular una bizarra petición para pedir la “independencia” de la Argentina de las provincias en las que ganó el macrismo el domingo, que por supuesto “son las que producen y mantienen al resto”; como si estuviéramos en 1880. Y prometen resistencia civiles intransigentes frente a lo que creen será una dictadura, o un gobierno de ocupación.

Como a las damas de la Sociedad de Beneficencia que chocaron con Evita, les gusta la caridad pero les repele la justicia social: no quieren quedarse sin ese pequeño acto de satisfacción moral de sentirse superiores a alguien porque le dan un paquete de arroz, mientras le dan lecciones sobre como manejar su vida para salir de la pobreza, o a quien tienen que votar y a quien no.

Quieren conservar ese “plan de ahorro” para ganarse un espacio en el cielo, en lugar de -ponéle- pagar impuestos para que el Estado los administre y redistribuya la riqueza, o conceda derechos, en lugar de limosna: ese es todo el origen de su odio visceral al peronismo, y todo lo que representa. Sin ir más lejos, eso es más o menos lo que decía De Angeli cuando no era senador sino piquetero agrario: “A mí dejáme la plata en el bolsillo, que la redistribución de la riqueza la hago yo, como quiero y a quien quiero”.

Beneficencia versus justicia social, la Argentina agraria versus el conurbano vago, “el medio país que trabaja para mantener a la otra mitad”, el Estatuto del Peón versus la invitación al asado o el regalo de un pantalón viejo del patrón: manejan el combo completo del ADN gorila, con hilos conductores que atraviesan generaciones.

También dijimos varias veces que, más allá de los avatares que sufriera el macrismo político y cual fuera su suerte en las elecciones, subsistiría en el país el macrismo social, que se expresó en ese 40 % que votó a Macri el domingo, pese a su desastroso gobierno; y que es al mismo tiempo el sector social más sobrerepresentado en las redes sociales, en los medios, en la preocupación discursiva de los políticos, es el ideal aspiracional que todos quieren alcanzar, y el sujeto al que todos le hablan, lo lisonjean, lo quieren seducir.

Y decimos “todos” porque no son pocos los de acá, de este lado de la grieta que piden escucharlos, contenerlos, tomarlos en cuenta, oír lo que tienen para decirnos, como si no lo supiéramos porque ellos mismos se ocupan de hacérselo saber al país en cadena nacional y parados arriba de un banquito moral, aunque tengan cuentas de Twitter con 100 seguidores.

Acaso ya sea hora de que se enteren que no son los más importantes de la sociedad, ni valen más que otros, ni de cerca; ni tampoco son los más urgentemente necesitados de la mano de un Estado al que, por otro lado detestan. Tenemos muchas otras cosas mucho más urgentes que hacer que discutir o tratar de persuadirlos, y mejores modos de emplear el tiempo y el esfuerzo que estar atentos a sus veleidades y caprichitos de gente que no entiende como funciona eso de la democracia, donde cada uno vale un voto, y el que más junta es el que gana, y el que decide el rumbo.

No podemos diluir nuestra identidad en la búsqueda de ganar aprobaciones que nunca llegarán, hagamos lo que hagamos, y dejar en el camino los compromisos políticos y morales que asumimos con los que nos votaron. Porque eso es lo que tendríamos que hacer para que nos acepten o toleren, y ni siquiera así tenemos garantías de que lo hagan.

Hace un tiempo y previendo en cierta manera estas cuestiones, decíamos acá: "Ante la posibilidad real y concreta de que el peronismo vuelva a gobernar en el país a partir de diciembre, podemos dar por seguro que las vocecitas chillonas reaparecerán, en todo su volumen: sería iluso pensar que se llamarán a silencio, luego de haber metido la pata votando como votaron, o ante la incontrastable evidencia de que "su" gobierno, el que ellos eligieron, hizo todas las cosas que le molestaban del kirchnerismo, pero peores.

También sería iluso suponer que la sola circunstancia de un cambio de gobierno producirá como por arte de magia la solución de todos los problemas del país, la grandeza de la patria y la felicidad del pueblo, esos apotegmas sencillos pero contundentes del peronismo. Es seguro que entonces y montado en esas circunstancias, volverá el coro de las vocecitas chillonas. 

Con más fuerza si es necesario tomar medidas drásticas para lidiar con lo que hoy ya podemos saber que será una pesada herencia que nos dejara otro experimento neoliberal fallido, como por ejemplo restringir el acceso a las divisas o controlar las importaciones, por decir algo: es de manual que al que con "su" gobierno" no podía comer asado ni comprar leche, con el nuestro volverá a reclamar porque falta té de Ceylán. Es parte de nuestro folklore.

¿Qué hacer entonces, con esta gente y sus vocecitas chillonas que volverán a quejarse para ser -como acostumbran- el centro de nuestra atención? En 1951, en otro contexto histórico, el inolvidable Discepolín les dedicó un montón de charlas en un ciclo radial que se llamó "Pienso y digo lo que pienso", convencido de que no podría convencerlos. Emprendiendo lo que él mismo juzgaba una empresa destinada al fracaso, desde el principio.

Pues se nos ocurre que lo que hay que hacer con las vocecitas chillonas es, lisa y llanamente, ignorarlas: valga la experiencia horrenda del macrismo para aprender que hay que elegir las peleas que dar, conservando las energías para las que realmente valen la pena. Que se conviertan en parte del paisaje, como el zumbido de los mosquitos en verano, o el viento. Acaso eso -que los ignoremos- sea lo peor que podamos hacerles. Vamos a tener muchas otras cosas más importantes que hacer." Tuit relacionado: 

martes, 29 de octubre de 2019

PARÁ QUE ME PIERDO


Paren un poco que me pierdo, quiero estar seguro de que entendí:

¿O sea que la única forma segura de tener una democracia estable sería vivir en una dictadura?

¿Algo así como lo que hizo Pinochet, decís vos, Cacha?

¿El kirchnerismo estaba por hacer un golpe de Estado revolucionario pero se arrepintió, y fue a elecciones?

¿Recién cuando ganó se encontró con la democracia, antes no se la habían presentado?

¿Todas las veces anteriores que fue a elecciones y ganó no eran elecciones democráticas?

¿La democracia son los votos en contra del kirchnerismo?

Pensar que la marmota de Cristina Pérez pudo haber sido moderadora del debate presidencial, mamadera.

CULTURA SIN BUROCRACIA


Muchas veces hemos hablado acá del “Museo del Deporte” de Rosario, ese proyecto faraónico en el que el socialismo lleva invertidos más de 1000 millones de pesos entre las obras de infraestructura, los “dispositivos lúdicos” y la organización de la muestra propiamente dicha.

Veíamos acá que en relación con lo último contrataron en forma directa por “capacidad especial relevante” a la misma empresa que organizó en el país los museos de Boca y River, y que acá en Santa Fe montó el “Museo de la Constitución”. Solo en ese aspecto se llevan gastados casi 83 millones de pesos: $ 82.880.997,55, para ser más exactos.

Incluyendo los casi 14 millones de pesos que gastaron en la “séptima sub etapa” según nos muestra el decreto que abre el post, que tiene dos particularidades: una es haber sido dictado ahora, después de las elecciones provinciales del 16 de junio, y en plena transición en la que se estaba discutiendo la situación financiera de la provincia, los gastos imprescindibles de acá a que asuma Perotti, y las condiciones en las que lo hará.

Y la segunda es que, como surge también del decreto, primero le dijeron a la empresa que hiciera los trabajos (que no costaron dos pesos con cincuenta), y luego se preocuparon por arreglar los papales, “...el trámite ha superado el plazo administrativo para la formalización del instrumento legal correspondiente..” (?), plazo que nadie dice cual era.

O sea: le importaron un huevo las leyes y reglamentaciones que rigen las contrataciones del Estado, la “Chiqui” González (la otra “embajadora cultural” del socialismo) habló con los tipos, les dijo “quiero esto, esto así y esto otro”, y listo: a gatillar con la nuestra.

Es que la cultura es así, debe fluir libre, sin estar encorsetada por leyes o rigideces burocráticas.

Cuando asuma Perotti ¿se encontrará con más “subetapas” hechas de este disparate que pagar, contratadas en estas mismas condiciones?

TWEETS POLÉMICOS

lunes, 28 de octubre de 2019

APUNTES ELECTORALES


* En política es clave entender para que sirven cada uno de los instrumentos, y no esperar de ellos lo que no pueden dar, porque fueron diseñados para otra cosa. Las elecciones presidenciales son para definir quien gobiernoa no para transformar las sociedades, a las que simplemente les sacan una foto que las describe en un momento determinado. Dicho esto frente a la perplejidad de algunos compañeros por el 40 % de Macri, que refleja la subsistencia de la verdadera grieta argentina, que permanece incólumne desde 1945: peronismo versus antiperonismo: ver en éste posteo de diciembre del año pasado los datos históricos que corroboran lo expuesto.

* El objeto del domingo, como el de toda elección, era ganar, y se ganó. Sin margen de dudas ni lugar a especulaciones, de acuerdo con las reglas constitucionales y ampliamente, en un contexto nacional y regional crítico: en Chile la gente sale a las calles a protestar sin encontrar un canal de organización política de la queja, y en Brasil la insatisfacción con el gobierno de Dilma decantó en la elección de un fascista impresentable como Bolsonaro.Y se ganó con una diferencia que -no dudamos- se terminará ampliando en el escrutinio definitivo, por muchos puntos oscuros que arroja el recuento provisorio. 

* Macri es el primer presidente argentino de la historia que intenta su reelección y no la consigue, como resultado de la valoración social de su pésimo gobierno: ese el dato político central que dejan las elecciones del domingo. Y el primero que nosotros deberíamos destacar.

* No admitamos que nos quieran robar la interpretación del resultado, como se quisieron robar el resultado mientras denunciaban fraude. Tampoco permitamos que nos quieran birlar los legítimos efectos de la victoria, que como decía Jauretche en su “Manual de Zonceras”, sí da derechos: por lo pronto, el de aplicar el programa que el pueblo votó, y no el que fue derrotado en las urnas, como nos van a presionar para que hagamos los factores del poder económico. Con un triunfo por dos puntos en el balotaje del 2015, ellos pretendieron retrotraer a la Argentina a 1943, ¿por qué deberíamos “moderarnos” nosotros habiendo ganado en primera vuelta por 8 puntos o más?

* Macri pudo captar la mayor parte de los votos fruto del aumento de la participación electoral en relación a las PASO, apelando a un discurso duramente antiperonista, a riesgo de enajenarse cualquier voto peronista; aun los de la rama bolsonarista, que hubiera podido aportar Pichetto. Conclusión: la polarización real -que es la que señalamos antes- sigue vivita y coleando, el bipartidismo real (peronismo versus antiperonismo) captó casi el 89 % de los votos, y las “terceras vías” son intentos cada vez menos disimulados de drenarle votos al peronismo, para hacerlo perder.

* Macri perdió la elección presidencial, pero ganó la interna de la Unión Democrática para encabezar la oposición al peronismo a partir de diciembre, si es su deseo: no hay ningún dirigente de la UCR en condiciones de disputar ese rol; y los radicales deberán guardar el facturero para el ajuste interno de cuentas, para mejor oportunidad.

* La elección deja una clara lección para el peronismo, ahora que de nuevo tiene la responsabilidad de gobernar: el camino es afirmar la identidad, y en el desarrollo de las políticas de gobierno “apuntar para abajo”, a la base de la sociedad, a los que menos tienen y peor la están pasando. Sin hostilizar cultural o estéticamente de un modo deliberado a las clases medias urbanas y rurales, pero tampoco morirse por captar sus devaneos y lisonjearla, porque hay otras urgencias; más apremiantes socialmente y -como no- más redituables electoralmente: sobre esto último, al que nos quiera correr con el latiguillo del clientelismo de “votan al que los mantiene pobres y cagando en un balde”, ni cabida, o responderle “vos votás a los que fundieron tu empresa, o te vaciaron de clientes el negocio”, y a otro tema.

* Las alianza políticas son importantes, pero el trabajo militante y las políticas públicas que permiten ganar votos lo son más, y no hay que confundir fotos sumando dirigentes, con suma de votos. Está bien ser amplios y cerrar acuerdos para acercar posiciones con gente dispuesta a acordar (desde Pino Solanas a Victoria Donda, pasando por Sergio Massa), pero no caer en el engaño de suponer que eso tracciona automáticamente votos, que además en muchos casos algunos (como los “progres” varios) no tienen: ver si no ver el caso de la elección porteña, donde la perfomance de Lammens no marcó una diferencia sustantiva con las de Filmus o Recalde, como para pensar en ir a un balotaje con chances de ganar. Si le quieren poner números, la “amplitud” (que, insistimos, está bien) aportó enre un 5 % y un 10 % en la CABA (entre medio punto y un punto nacional), irrepetibles en el resto del país.

* Dos referencias vinculadas a lo anterior, una de ellas la última que haremos a la elección porteña porque somos ajenos al tema: era bastante ilusorio suponer que Larreta podría perder (en primera vuelta o balotaje) justo cuando Macri por decreto le triplicó los fondos coparticipables, para poder hacer las obras que a los porteños les encantan, porque tienen resueltos hace años los problemas que a muchos argentinos les preocupan, como el propio Macri se ocupa en resaltar: las cloacas, el agua potable, el asfalto, el gas natural. La segunda: sin especular sobre donde fueron los votos de Massa (para nosotros, la mayoría a Macri), diremos que el peronismo ganó tres de las últimas cuatro elecciones presidenciales, todas con Cristina en la boleta. Datos, no opinión.

* No hay correlación directa entre triunfo electoral y tranquilidad social, o “luna de miel” con la sociedad, sobre todo cuando gana el peronismo: en el 2007 Cristina le ganó a Carrió 45 % a 23 % y a los tres meses sobrevino el conflicto del campo, en el 2011 triunfó sobre Binner por 54 % a 17 %, y a los seis meses vinieron los cacerolazos para poder comprar dólares. Menos cuando el discurso macrista de campaña (que los llevó a captar el 40 % de los votos) no se basa en la idea de una “oposición responsable y constructiva”, sino en copiar en la Argentina el modelo de la oposición venezolana o boliviana. Eso es lo que se viene, y se venía igual sin importar cuáles hubieran sido los resultados.

* Vale para el “pacto social” lo mismo que se dijo para las elecciones: no pedirle más de lo que puede dar como instrumento, ni confundir firmantes con representados, generando expectativas desmedidas sobre su eficacia. Máxime cuando se trata con gente como los empresarios, menos proclives aun que los políticos (a los que tanto critican) a cumplir con la palabra empeñada.

* El progresismo, completamente diluido en estas elecciones y con un “prestigio” remanente en la cátedra o los medios que no se condice con su real desarrollo político y perfomance electoral, debería asumirse sin hipocresías como la Manaos del antiperonismo neoliberal y conservador: un caso paradigmático es el del socialismo santafesino, cuyos votantes cortaban boleta para votar a Macri  y a la lista de diputados del extinto Frente Progresista. Apostaban a cerrar la grieta, siempre y cuando al cerrarse se tragara al peronismo; cuando ven cercana la menor posibilidad de que gane, no dudan en saltar del otro lado.

* No admitamos más (como pasó acá en la campaña de las elecciones provinciales en contra de Perotti) que nos quiera correr por izquierda -ni con pañuelos  verdes ni con nada- gente cuyos votantes no dudarían en votar a Espert o Gómez Centurión, si fueran los que les pueden cerrar el paso a un triunfo peronista. Tampoco compremos por más de lo que valen en votos a los “que vieron la luz” tras las PASO y apoyaron la fórmula FF, como Del Frade, Giustiniani o Di Pollina. 

* La izquierda dilapidó cuatro años del peor gobierno democrático de la historia para “capitalizar la crisis”, ponerse los pantalones largos y crecer. Si realmente quisieran hacerlo y tuvieran autocrítica, apelarían a la solución Abelardo Ramos en el 73’, acompañando en las elecciones presidenciales al peronismo, limitándose a presentar candidaturas legislativas: nada hay de malo en admitir que se pospone la revolución que vienen anunciando desde 1917 por unos años más, con tal de mejorar la representación en el Congreso. Spoiler: no lo harán, no por coherencia ideológica, sino porque saben muy bien que sus bases son, ante todo, antiperonistas.

* El resultado de la elección en Córdoba deja a las claras que el tiempo y las visitas que le dedicó AF fueron inútiles y excesivas, empleando tiempo valioso que pudo usarse a otros fines. Schiaretti, el gobernador peronista que no apoyó la fórmula presidencial que llevaba el Partido Justicialista a nivel nacional, y todos los gobernadores peronistas del resto de las provincias (a excepción de Urtubey), se sentía más cómodo en lo personal con el peronismo de Pichetto, porque estaba en la fórmula de Macri. Su “peronismo SOCMA” a.k.a. “cordobesismo” es una vuelta de tuerca de lo que acá ensayó con éxito durante años Reutemann: el peronismo que les gusta a los antiperonistas, y que gana con sus votos, porque los antiperonistas “asumidos” que tienen a la mano (el PRO y la UCR cordobeses) son unos inútiles que chocarían la provincia si la gobernaran.

"NO VUELVEN MÁS"


Y no, mal que les pese, en ésta tampoco la pegaron, como en casi nada en estos cuatro años: acá estamos, volvimos. Dios mediante, mejores, fortalecidos por el respaldo popular y con la certeza de haber aprendido de los errores, para no volverlos a repetir. 

Pero también seguros de haber vuelto por ser fieles a nuestras convicciones, y como dijo Cristina en Mar del Plata, por haber resistido los cantos de sirena para subirnos al macrismo triunfante, cuando muchos (de los dos lados de la grieta) le auguraban una larga y perdurable hegemonía. Pero no, la chocaron toda como nosotros dijimos que la iban a chocar, cuando casi nadie se atrevía a decirlo, aun pensándolo.

No, no la dieron vuelta. No, no se pudo, no pudieron, ni iban a poder, ni siquiera con el bizarro tour de despedida de Macri, porque si hay algo que nunca aprenderán es a darse cuenta cuando les picaron el boleto. Aunque hayan recortado la diferencia a la mitad, galvanizando el voto antiperonista: he ahí la verdadera y perenne grieta de la política argentina, desde 1945.

Ahora mismo, hoy, esta noche, cuando la derrota inevitable tomaba forma de cifras oficiales, trataron de negarla, ocultarla, disimularla, desconocerla. Porque así son, lo llevan en la sangre; no pueden simplemente aceptar que mientras insistan en cagarle la vida a la gente, no le pueden pedir que los siga votando, para cagársela aun más. Pero aunque les costó, no les quedó mas remedio que admitirlo, aunque hayan querido disfrazar la derrota de victoria moral.

Tanto consumir las mentiras de Durán Barba, se las terminaron creyendo, y no pueden aceptar que afuera de ese estrecho mundo, corre una realidad. Nos toca a nosotros trabajar para que los que no vuelvan más, sean ellos, para que nunca más le puedan vender buzones al pueblo argentino: como dijo Cristina en el cierre de campaña, nunca más neoliberalismo en la Argentina.

Nosotros, en cambio, como dijimos, aprendimos que era lo que hora reclamaba cambiar, y que debíamos mantener, y acá estamos: disfrutando de un triunfo enorme, extendido por buena parte de la geografía nacional, como testimonio de la expresión política del hartazgo de la inmensa mayoría del pueblo argentino contra el peor gobierno que recuerde nuestra historia de vida en democracia.

Mañana -hoy mismo- comienza otra historia, difícil y complicada: desde los días previos a la elección está claro que han llevado las cosas a un punto en el que, aunque quisieran enderezar la economía, no podrían; y para peor, todo indica que no quieren: acorde a su condición de privilegiados a los que todos les fue dado desde la cuna, se sienten tentados a dejar que todo explote por los aires para escarmentarnos, para que aprendamos a votar.

Pero eso será mañana, hoy todos nos merecemos festejar, por haberle puesto punto final a otra espantosa experiencia de aplicación del neoliberalismo, en perjuicio de los derechos y las condiciones de vida de millones de argentinos. Claro que eso nos deja con la inmensa responsabilidad de reparar el daño sufrido, en medio de una tierra arrasada.

Hoy es el momento del festejo, de desatar la alegría contenida en cuatro años de broncas, indignación, desesperación, incertidumbre. Teniendo en claro que el éxito tiene hacedores concretos de rostro anónimo, desperdigados a lo largo y lo ancho del país, a los que les debemos el reconocimiento; y otros bien conocidos, que contribuyendo a él, se han ganado su lugar en la historia. O agigantaron el que ya tenían, como Cristina, la gran arquitecta del enorme triunfo.

Ganamos y ganamos bien, en el proceso electoral más amañado del que se tenga memoria desde 1983, con un oficialismo que se cansó de cambiar unilateralmente las reglas de juego hasta horas antes del comicio, y alentar discursos de odio tiñendo de suspicacias la legitimidad del acto democrático, para afectar desde el vamos la legitimidad -y por ende la fortaleza- del gobierno que de él surgiera

Un triunfo construido contra todo y todos, comenzando por las propias diferencias y desconfianzas que existían en el campo opositor, para construir una unidad lo más amplia posible conforme las circunstancias lo exigían. Y para seguir, un triunfo construido contra el enorme bloque de poder político, económico (nacional e internacional), judicial y mediático que teníamos enfrente. 

Un bloque que trató hasta último momento de sostener a Macri, o torpedearnos por todos los medios el camino a la victoria, y que desde mañana -desde hoy- tratará de llevar las cosas al punto en el que futuro presidente deba rendirse a sus exigencias, como pretendió Escribano de Néstor en el 2003. Será cuestión entonces de tener memoria, convicciones y firmeza para repetir su respuesta.

Porque nosotros somos los obreros con las patas en las fuentes del 17 de octubre del 45', la Resistencia Peronista, somos el "luche y vuelve" y los 30.000 compañeros y compañeras desaparecidos, el pueblo que reclamaba "paz, pan y trabajo" en la dictadura. Somos los compañeros y compañeras que hoy son presos políticos de este régimen de oprobio. Somos Néstor descolgando los cuadros, y Cristina despedida con una Plaza de Mayo repleta de gente. Eso somos, de ahí venimos, a ellos nos debemos: ese es el legado que tenemos que respetar y mantener, estando a su altura.

Ganamos nosotros y perdieron ellos, y demostramos que es falso el dilema que planteaba Vidal, respecto a que según fuera el resultado, estaba en riesgo la democracia: la democracia argentina está hoy más viva que nunca, a pesar de las maniobras y las mistificaciones de los que, en el fondo, solo creen en ella cuando ganan.

En todo caso lo que sí estuvo en disputa (y el pueblo argentino ha saldado esa disputa con su voto de un modo claro y contundente) es el espesor, la calidad y la amplitud de esa democracia, que no es solamente ir a votar cada dos años. Es también, y sobre todo, democratizar todos los aspectos de nuestra sociedad, incluyendo (como también dijo Cristina en Mar del Plata), de una buena vez, la economía. Menudo desafío tenemos por delante, pero por hoy festejemos, que bien merecido lo tenemos. Tuit relacionado: 

domingo, 27 de octubre de 2019

TWEETS POLÉMICOS

CULTURA SOCIALISTA


Una obra que debió durar 10 meses e inaugurarse en agosto del año pasado, durará 26 meses (casi el triple), y finalizará en diciembre de este año, cuando cambie el gobierno.

La inauguraron en plena campaña antes de que estuviera terminada, según ellos mismos dicen en sus propios actos.

Se prorrogó cuatro veces el plazo de finalización, y se "neutralizaron" los plazos de obra, otras dos veces.

El precio original del contrato fue aumentado un 46,82 % por tres "adicionales de obra", sin contar las "redeterminaciones de precios".

O sea que una obra adjudicada en $ 55.744.752,96 terminará costando -insistimos: sin redeterminaciones de precios- $ 81.842.900,54.

Más cultura socialista, no se consigue.

HOY ES POR VOS TAMBIÉN, FLACO


El viernes en el cierre de campaña en Mar del Plata estabas por todas partes, en el recuerdo y el pensamiento de todos. En esa misma ciudad en la que en el 2005 contribuiste con Lula y Chávez a enterrar el ALCA, una de las tres o cuatro decisiones estratégicas fundamentales que tomaste para sentar las bases de la década ganada.

Y hoy, en éste día que todos los años nos trae un poco de tristeza recordar que no estás, vas a estar, en el pensamiento de todos los que vayamos a votar por Alberto y por Cristina, porque lo vamos a hacer en nombre del futuro, pero también en el de ese pasado que vos ayudaste a construir; sin el cual este presente de esperanza no sería posible.

Por eso esta noche y por primer vez en 9 años, vamos a sonreír un 27 de octubre, porque volvemos, y volvemos porque nunca nos fuimos. Y como marcó Cristina el viernes, si nunca nos fuimos aunque nos pronosticaban la desaparición política es porque como vos, mantuvimos las convicciones.

Y para volver hicimos lo que, seguramente, vos hubieras hecho: unir, sumar, juntar, tender puentes. Reconociendo los errores que había que reconocer, manteniendo las ideas centrales sobre lo que queremos para el país y lo que pensamos sobre el rol de la política, para que está y para quienes se hace política.

Como nos pediste cuando te estabas yendo, no la dejamos sola a Cristina, porque además ella no nos dejó solos a nosotros y ahí está otra vez, como hubieras estado vos, poniendo el cuero en defensa de la idea, y en defensa de la gente agredida por las minorías del privilegio. Y nosotros con ella, como vos querías.

Como en aquel 2003 en que llegaste a la Rosada, el panorama con el que nos vamos a encontrar será desolador, y sea acaso aun peor que entonces. Pero no honraríamos tu memoria si eso nos hubiera detenido, y nos hubiéramos quedado al costado, condenados al olvido, como querían los que mandan siempre, sin importar quien esté en el gobierno.

Hoy vamos a las urnas convencidos de ganar para volver a asumir la responsabilidad de gobernar, por decisión de una amplia mayoría de los argentinos, para devolverles a millones de ellos la dignidad y la esperanza. Porque seguimos creyendo -como creías vos- que los números tienen que cerrar, pero con la gente adentro.

Llegamos hasta acá buscando una unidad lo más amplia posible para derrotar a la nueva encarnación política de los dueños de la Argentina, que esta vez se hicieron cargo ellos mismos de gobernarla, y estamos a punto de conseguirlo. Con todo el pragmatismo que vos tenías y que exigían las circunstancias para deponer actitudes personales y diferencias secundarias en función del objetivo, como hubieras hecho vos.

Pero también manteniendo en alto las convicciones, con el ánimo de no dejarlas en la puerta de la Casa Rosada, como no las dejaste vos. Rebeldes, cuestionadores e inconformistas, como vos nos pedías, dispuestos a marcar los errores y los desvíos, como pide Alberto, pero tan concientes como estuviste vos cuando te tocó el turno, de la inmensa responsabilidad política que vamos a asumir, en circunstancias dramáticas.

Sin embargo y si las cosas terminan como pintan, hoy será un día de alegría y de merecidos festejos. Y cuando festejemos todos el nuevo triunfo popular, nos vamos a acordar de vos, porque también sos parte de esto, y parte fundamental. Por todo eso lo de hoy es por vos, flaco, para que lo disfrutes estés donde estés.



sábado, 26 de octubre de 2019

CUANDO EL PERIODISMO ES SERVICIO


TWEETS POLÉMICOS