LA FRASE

"HAY GENTE EN LA MESA DE ENLACE QUE CUESTIONA QUE YO NO HAYA DADO EL DISCURSO DE CIERRE DESPUÉS DEL PRESIDENTE EN EL ACTO DEL 8 DE JULIO, PERO LES HICE ENTENDER QUE TENEMOS QUE SER GENEROSOS." (DANIEL PELEGRINA)

martes, 31 de diciembre de 2019

LAS FRASES DEL MES


1. "¿Cómo que tengo que entregar la banda, entonces para qué carajo hicimos el blanqueo?" (Mauricio Macri)

2. "La banda que tenés que entregar es la presidencial, Mauricio, y lo de los atributos no tiene nada que ver con pagar impuestos." (Marcos Peña)

3. "Después de cuatro años haciendo cagadas, no me parece mal que Macri tire una cadena." (Aníbal Fernández)

4. "Sandleris renunciando al Banco Central es como Macri bajándose del balotaje." (Alberto Fernández)

5. "Para que me traen a Comodoro Py si saben como me pongo." (Cristina Fernández de Kirchner)

6. "Leo en las redes sociales que hay gente que piensa resistir al próximo gobierno no pagando impuestos y me pone muy feliz, porque por fin nuestro mensaje fue entendido." (Mauricio Macri)

7. "Que fea manera de enterarme que lo de Aranguren sí era técnicamente delito." (Laura Alonso)

8. "No entiendo las razones de mi procesamiento: ¿quién de ustedes no le compraría a una empresa amiga y de confianza, conocida de muchos años?" (Juan José Aranguren)

9. "Para mí que la seña que estaba haciendo Macri no era un corazoncito, sino como nos dejó a todos el ocote, eh." (Aníbal Fernández

10. "Cuando termine la presidencia voy a retomar la lectura, hay dos o tres Condorito que me quedaron pendientes." (Mauricio Macri)

11. "Hasta la CONADEP del periodismo me la banco, pero terminar con los fondos reservados de la AFI y la pauta a los periodistas, me parece demasiado." (Eduardo Feinmann

12. "Mientras nos mantenían entretenidos con el show en Plaza de Mayo, los sóviets preparaban el asalto al poder en Buenos Aires de la mano de Kicillof." (Miguel Angel Pichetto)

13. "Volvemos a la calle a protestar porque es impresionante como se disparó el hambre en el país en estos tres o cuatro días del gobierno de Alberto Fernández." (Raúl Castells)

14. "Espero que el nuevo gobierno no cambie la doctrina Chocobar, o a lo sumo que obligue a dar la voz de alto a los delincuentes pidiéndoles que se den vuelta, para no fusilarlos por la espalda." (Patricia Bullrich)

15. "Preguntarle al campo si está de acuerdo con que les aumenten las retenciones sería la pregunta más estúpida del mundo, porque todos conocemos de antemano la respuesta." (Alberto Fernández)

16. "Una desgracia el robo en mi casa de Punta del Este, me llevaron todo, si hubiera sido en el baldío acá en Buenos Aires no tendría pérdidas que lamentar." (Nicolás Dujovne)

17. "Cuando Ginés dijo "vamos a tener un ministerio verde", me ilusioné pensando que liberarían el dólar, y eliminarían las retenciones a la soja." (Luis Etchevehere)

18. "Por suerte puede despedir a los 100 empleados de la productora antes de que el kirchnerismo reponga la doble indemnización." (Juan José Campanella)

19. "Lo de Gerardo Morales pidiendo plata a cambio de liberar a Milagro Sala ya es un secuestro extorsivo." (Aníbal Fernández)

20. "Si Patricia Bullrich dice que ahora se puede tirar piedras al Congreso, que me levanten la orden de captura." (Sebastián Romero)

21. "Comprendo que hay gente que se informa por Marcelo Bonelli y eso los puede confundir, porque no aumentamos las detenciones sino los derechos de exportación." (Santiago Cafiero

22. "Lo invité a Alberto Fernández a sumarse a mi plan de lucha contra el hambre." (Martín Caparrós

23. "Por suerte no fue necesario utilizarlo, pero llegué al ministerio acompañado por un batallón de Gendarmería por si había que desalojarlo del despacho a Barañao." (Roberto Barañao)

24. "No todo es política en la vida, algunos volvemos a la actividad privada, yo por ejemplo conseguí trabajo de gnomo en el Patio Bullrich para Navidad." (Jorge Faurie)

25. "El viaje a Qatar para ver el mundial de clubes fue muy cansador, así que me voy a tomar unos días de vacaciones para reponerme." (Mauricio Macri)

26. "Ratifico plenamente que con Marcelo D'Alessio no nos conocemos, si tenemos 92 mensajes de texto intercambiados en un solo día era justamente para pedirnos datos." (Carlos Stornelli)

27. "Kicillof aumenta un 75 % el inmobiliario rural en la provincia, yo les advertí que guardaran las escrituras que se venía el comunismo." (Miguel Angel Pichetto)  

28. "Que le digan pelotudo a mí hijo me lo banco porque es descriptivo, ahora lo de golpista me parece un exceso." (Mauro Viale)

29. "No es que está yendo poca gente a los tractorazos, sino que como tienen tractores muy viejos, tardan mucho en llegar." (Alfredo De Angelis)

30. "Gabriela Michetti me dijo que en su gestión en el Senado todo marchó sobre ruedas, pero yo por las dudas mandé a hacer una auditoría." (Cristina Fernández de Kirchner)

31. "Compartimos los objetivos del pacto social que propone el gobierno, lo que no queremos compartir son los costos." (Daniel Pelegrina)

HABRÁSE VISTO


Acá nos cuentan que "YPF es un polvorín" porque el nuevo presidente de la empresa, Guillermo Nielsen, quedó "debilitado" porque el presidente de la nación lo desautorizó ordenando dar marcha atrás con el nuevo aumento de naftas que había dispuesto la compañía a partir de éste lunes. Y señalan también que es una muy mala imagen para los inversores, porque queda claro que el gobierno tiene injerencia en las decisiones de la petrolera.

Habráse visto tamaña pretensión: que el accionista mayoritario, que tiene el 51 % de las acciones de la empresa, quiera decidir que hacer con ella, así no, señores, así no salimos. Tal parece que hay que recordarle a cierta gente no solo porque allá por el 2012 el gobierno de Cristina decidió que el Estado argentino retomara el control de la empresa, sino fundamentalmente "para qué".

En efecto, la Ley 26.741 que decidió la expropiación del paquete accionario mayoritario de YPF declaró en su artículo 1° "...de interés público nacional y como objetivo prioritario de la República Argentina el logro del autoabastecimiento de hidrocarburos, así como la exploración, explotación, industrialización, transporte y comercialización de hidrocarburos, a fin de garantizar el desarrollo económico con equidad social, la creación de empleo, el incremento de la competitividad de los diversos sectores económicos y el crecimiento equitativo y sustentable de las provincias y regiones.(las negritas son nuestras)"

En consonancia con esos fines, la misma ley en su artículo 3 estableció "...como principios de la política hidrocarburífera de la República Argentina los siguientes: a) La promoción del empleo de los hidrocarburos y sus derivados como factor de desarrollo e incremento de la competitividad de los diversos sectores económicos y de las provincias y regionesg) La protección de los intereses de los consumidores relacionados con el precio, calidad y disponibilidad de los derivados de hidrocarburos;...(las negritas otra vez son nuestras)"; y en su artículo 7 dejó sentado que la expropiación del 51 % del paquete accionario de la petrolera era "A los efectos de garantizar el cumplimiento de los objetivos de la presente,..." (las negritas otra vez son nuestras).

Y por sí quedaran dudas, en el artículo 16 la ley 26.741 (llamada "de soberanía energética") señala que "...La gestión de los derechos accionarios correspondientes a las acciones sujetas a expropiación, por parte del Estado nacional y las provincias, se efectuará con arreglo a los siguientes principios: a) La contribución estratégica de YPF Sociedad Anónima al cumplimiento de los objetivos de la presente;...".

O sea, quien sabe que habló Alberto con Nielsen cuando le ofreció el cargo, o que le dijeron a Nielsen las líneas gerenciales de la empresa puestas por el macrismo y que conservan aun sus cargos, en un error del gobierno que ya está produciendo efectos. Lo concreto es que las pautas políticas están claras ya desde el inicio mismo del proceso de expropiación y retoma del control de YPF por el Estado nacional, y el presidente acaba de ratificarlas, mandando dar marcha atrás con un aumento de las naftas que complicaría la estrategia antiinflacionaria y de recomposición de ingresos de los sectores populares. Como debe ser.

lunes, 30 de diciembre de 2019

TWEETS POLÉMICOS

20 DÍAS


Volvió el Ministerio de Trabajo, y vuelve la paritaria nacional docente que creó Néstor y Macri borró de un plumazo.

Reposición de la doble indemnización por despido.

Volvió el Ministerio de Salud, y volvió Ginés, y con ellos volvió el protocolo para los casos de aborto no punible, se rebajó un 15 % el precio de los medicamentos, y volvió el Plan Remediar.

Bono en diciembre y enero para los jubilados, pensionados, pensiones no contributivas y beneficiarios de la AUH.

Suspensión por 180 de los aumentos de las tarifas de los servicios públicos.

Lanzamiento del plan de lucha contra el hambre, y de la tarjeta alimentaria que ya están empezando a recibir cuatro millones de beneficiarios, en todo el país.

Extensión de Ahora 12 con tasas más bajas, y de Precios Cuidados, con más productos.

Amplia moratoria para las Pymes, y vuelta de la línea de crédito productivo del Banco Central.

Aumento de Bienes Personales para los que tienen activos y bienes en el exterior, declarados en el blanqueo.

Suspensión del ajuste por inflación en los balances de las empresas, con lo cual pagaban menos Ganancias.

Recargo del 30 % en las compras en dólares con tarjetas de crédito en el exterior, y en la compra de divisas para atesoramiento en el país.

Reajuste de las retenciones a las exportaciones de productos primarios, con énfasis en las de soja y sus derivados.


Baja de las tasas de interés de referencia y política monetaria del Banco Central.

Suspensión del Pacto Fiscal firmado por los gobernadores con Macri, con lo cual las provincias recuperan recursos por 60.000 millones de pesos.

Intervención por 180 días a la AFI, eliminación de los fondos reservados y designación de Cristina Caamaño y Nilda Garré en lugar de Arribas y Madjalani.

Gabriel Rafecas propuesto como Procurador General, para cubrir la vacante que dejara Gils Carbó, y en lugar de Casal, el protector de Stornelli.

El "Chino" Zannini como Procurador del Tesoro, y Sebastián Soler como Sub Procurador para conducir al cuerpo de abogados del Estado, en lugar de Saravia Frías, el abogado de SOCMA y la familia Macri.

Derogación del protocolo Chocobar de Patricia Bullrich sobre el uso de armas letales por parte de las fuerzas de seguridad.

Derogación de la autorización para el uso de las pistolas Táser por las fuerzas de seguridad, y de la facultad de pedir el DNI en los trenes.

Restitución del precio de Chapdmalal cedido a la Gendarmería Nacional, para los fines de turismo social para los que fue creado.   

¿Faltan cosas? Un montonazo, nos podríamos pasar una semana entera enumeràndolas.

Pero recién van 20 días, que no parezca poco. Y nada mal para ser un ajuste brutal como dicen los diarios (lectura recomendada esto de Zaiat).

domingo, 29 de diciembre de 2019

¡SE HA FORMADO UNA PAREJA!


ESCENAS DE BRADENISMO EXPLÍCITO


Nada más que para estar seguros de haber entendido bien: Estados Unidos, que no admite el asilo político, le pide explicaciones al gobierno argentino -que sí lo admite- por las actividades políticas de un asilado, al que el gobierno argentino reconoce como presidente legal de su país.

Y esas actividades se desarrollan en territorio argentino, referidas a un proceso electoral que no es en los Estados Unidos, sino en otro país, que es el del asilado; que fue desalojado del poder por un golpe de Estado que el gobierno argentino calificó como tal, y por eso no reconoció al gobierno que surgió de él, y lo considera de facto.

¿Vamos bien o nos perdimos de algo? 

EL PERONISMO LOS PONE MIMOSOS


Lo que está pasando en la provincia de Buenos Aires con la reacción opositora a las primeras medidas del gobierno de Axel Kicillof es un termómetro de como vendrán las cosas en el país en los próximos meses y posiblemente años; y no solo porque el gobernador de Buenos Aires es una figura con una posible proyección política mayor de cara al futuro.

Se juega allí buena parte del destino del gobierno del peronismo retornado al poder, después de los cuatro años de saqueo macrista; y por eso los responsables de ese saqueo reaccionan como lo hacen: como si no tuvieran nada que ver con el desastre que causaron, y tratando por todos los medios de agrandarlo o evitar que se tomen medidas para resolverlo, esperando que todo vuele por los aires: sí, son los mismos que hace hace menos de 20 días hablaban del "club del helicóptero", e imaginaban movidas destituyentes contra Macri y María Eugenia Vidal.

Axel recibió el gobierno de la provincia más grande del país (un país en sí misma) con un enorme endeudamiento en dólares contraído en tiempo récord por la pésima gestión de Vidal, que apeló a ese mecanismo aun cuando su relación con Macri le permitió gozar del beneficio de la actualización del fondo del conurbano. 

Y cuando el nuevo gobernador trata de recomponer ingresos para hacer frente a las obligaciones más apremiantes de su administración (en una provincia desquiciada por el macrismo en la prestación de sus servicios esenciales como la salud y la educación), y trata de que el esfuerzo de esa recomposición de ingresos fiscales recaiga sobre los sectores de mayor capacidad contributiva, no solo estos se le paran de manos, sino sobre todo sus mandaderos en el sistema política, es decir la dirigencia de lo que era hasta diciembre "Cambiemos", en especial el PRO.

Con la misma irresponsabilidad con la que aceptaron que Macri le tirara por la cabeza a la provincia los contratos de tarifazas dolarizadas con Edenor y Edesur, y con la que Vidal descerrajara a los bonaerenses otro tarifazo de luz pocos días antes de dejar el gobierno; medidas todas revertidas por el gobierno de Alberto Fernández en la ley de emergencia aprobada por el Congreso, y por Kicillof al asumir la gobernación bonaerense. Dicen que detrás de todo hay una disputa por cargos en el Estado que asume ribetes extorsivos, pero pensar que ese es el único motivo sería engañarse.

Pero no son Kicillof y su gobierno en la provincia de Buenos Aires los únicos que tienen que lidiar con éste tipo de situaciones: acá en Santa Fe también se cuecen habas, y hay paralelismos que asustan: cuando Omar Perotti planteó en la Legislatura una ley de emergencia en distintos aspectos (sanitaria, social, alimentaria, de las contrataciones, fiscal, económica y de seguridad), el portavoz legislativo del socialismo, Joaquín Blanco, usó exactamente las mismas palabras que empleó en el Congreso nacional Waldo Wolf (diputado del PRO) para referirse a las atribuciones que reclamaba para sí Alberto Fernández en la ley de emergencia: que trata de convertirse en un emperador. 

Y eso no fue todo: el vocero encargado de decir que no le votarán a Perotti la ley de emergencia en seguridad (en la provincia con los mayores índices de delito violento del país) fue Maximiliano Pullaro, el ex ministro de Seguridad de Lifschitz hace hace días, responsable de esos índices y parte de un gobierno que gobernó con ley de emergencia en seguridad por varios años; al amparo del cual hasta hicieron contrataciones del Plan Abre, sin licitación y con intervención perentoria del Tribunal de Cuentas. El mismo que al asumir sufrió una impugnación a su diploma de diputado, por parte de los familiares de las víctimas de la inseguridad en Santa Fe.

Le niegan a Perotti la declaración de emergencia sanitaria mientras los nuevos hospitales que inauguraron se inundan cuando llueve, o los proveedores de insumos del Ministerio de Salud amenazan con cortarle el suministro por las deudas acumuladas; y también le niegan la declaración de emergencia alimentaria y social en una provincia cuyos indicadores de pobreza (sobre todo en los grandes aglomerados urbanos de Santa Fe y Rosario) están por encima de la media nacional.

Tampoco quieren declarar la emergencia financiera y fiscal, ni permitirle introducir ahora en el presupuesto que armaron ellos (pese al pedido de Perotti de que no lo hicieran) herramientas para renegociar contratos y pago de deudas con los proveedores; cuando acumularon una deuda flotante de 22.700 millones de pesos en solo un año, y cuando se fumaron casi 15.000 millones de pesos del FUCO (fondo de cuentas oficiales bancarias) en apenas 11 días, del 30 de noviembre pasado a la asunción del rafaelino.

Es decir, el "progresismo" santafesino dejó a la provincia en el mismo Estado (calamitoso) que dejó a la provincia de Buenos Aires la derecha asumida, explícita y no culposa, y al igual que ella se desentiende del problema, y sabotea los intentos de resolverlos que ensayan los que en uno y otro lado, votó el pueblo para eso. Porque si no, tanto amarillos bonaerenses como socialistas santafesinos hubieran ganado las elecciones, y seguirían gobernando.

Nadie puede desconocer que hay diferencias entre Kicillof y Perotti, aunque ya distinguir al socialismo que gobernó acá 12 años del PRO que lo hizo en Buenos Aires los últimos cuatro, se hace cada día un poco más difícil. Lo que está claro es lo que hay en común, en uno y otro caso: volvió el peronismo al gobierno, y eso los pone como locos. 

Pero hay un dato positivo para destacar: todas estas movidas destituyentes (porque eso son, sin dudas) parecen no tener demasiado respaldo social, como lo comprueba el escaso poder de convocatoria de los "cacerolazos" y "tractorazos" del campo. Las cosas parecen estar cambiando, para bien, y la gente tiene otras preocupaciones que atender; que siga así.

sábado, 28 de diciembre de 2019

TWEETS POLÉMICOS

EL MACRISMO, UNA FORMA DE VIDA


Con el cambio de gobierno y el retorno del peronismo al poder -tanto en la nación como acá en Santa Fe, y otras provincias- se ha enriquecido el lenguaje: de repente recuperamos palabras como "impuestazo", "ajuste" y otras similares.

También recuperamos reclamos y sensibilidades: después de años en los que parecía que a nadie le preocupaba (al menos, leyendo la tapa de los diarios) que la gente no llegara a fin de mes, no pudiera comprar los remedios o comiera salteado, ahora hay una preocupación a flor de piel por el pobre chacarero con 2000 hectáreas en la zona núcleo al que le puede llegar un aumento del inmobiliario rural, o el que pensaba viajar al Caribe y tendrá que pagar el recargo del 30 % por la compra de dólares, o los gastos con tarjeta.

Si decimos que en la moderna sociedad capitalista los medios de comunicación son instrumentos de clase, al servicio de los intereses de esa clase, no estamos descubriendo nada nuevo; claro que se trata de una dimensión de su rol que no suele visibilizarse, porque se la oculta ex profeso.

Pero más allá de los medios (o en rigor, junto con ellos), hay respuestas de la política que son consistentes con esa visión de clase; como la singular teoría fiscal del ex diputado nacional del PRO Lipovetzky (famoso en su hora por su militancia "verde" en la discusión por el aborto), según la cual del hecho de que alguien en particular tenga capacidad contributiva suficiente para pagar más impuestos, no se sigue que deba pagarlos, o el Estado pretenda cobrárserlos.

Tampoco el hombre ha inventado nada: es ni más ni menos que el credo fundacional de la clase dominante argentina desde nuestros inicios como país (y aun antes, en tiempos de la colonia), y el sustrato teórico de las revueltas agrogarcas (en 2008 y ahora, cuando están en germen), de la fuga de capitales y de los blanqueos generosos.

Esos sectores han asumido que no les corresponde pagar impuestos, simplemente; y que si desde la política se insiste en financiar al Estado, que miren para otro lado, que busquen en otros bolsillos, pero no en los de ellos. Y si no, que desguacen el Estado, recorten sus funciones, reduzcan su tamaño, hasta el que ellos decidan que pueden sostener con las migajas que están dispuestos a pagar.

Así dicho pareciera difícil entenderse con gente así, y hay que agradecer que por algo se llamen "impuestos". El problema es que también tienen la pretensión (y la praxis, no pocas veces consentida por la política) de que les deben preguntar si los quieren pagar, como y cuanto. Cosa que al resto de los mortales ni se les ocurre nunca preguntarnos: cualquier semejan con la servidumbre de la gleba, el vasallaje o los tributos de la sociedad feudal, no es pura casualidad.

Como dice uno de los tuits de apertura, mientras un aumento sideral e impagable de las tarifas de los servicios públicos esenciales no debe ser siquiera explicado, sino que se nos impuso con la fuerza inexorable de la naturaleza ("créanme que si hubiera otro modo de hacer las cosas, lo hubiera usado", decía Macri), un simple ajuste al proceso inflacionario de la carga tributaria que pesa sobre los que más tienen desde siempre y se forraron de plata en medio de la malaria general, es una exacción inadmisible, o un tributo de sangre cobrado con libras de carne.

Por estos días el nuevo gobierno da sus primeros pasos tratando de marcar un rumbo distinto al desastre macrista, financiando el déficit fiscal con mayores impuestos, pagados por los que más tienen, y destinando la atención prioritaria de los gastos a los que menos tienen. 

En respuesta, trinan la queja y el descontento, de los afectados directos sí, pero sobre todo del coro de paparulos que hablan de un ajuste que no se ve, cuando lo que hasta acá se ve es, por ejemplo, el bono extra para jubilados, pensionados (de las pensiones ordinarias y no contributivas) y beneficiarios de la AUH, publicado en el Boletín Oficial de ayer (el decreto completo acá).    

Está en la inteligencia del gobierno para comunicar y en su firmeza para sostener el núcleo duro de su programa en cuanto al modo de repartir socialmente las cargas del esfuerzo para salir de la crisis, el éxito de la tarea. Mientras tanto el macrismo (por ponerle un nombre actual al modo garca de vivir y entender la vida) seguirá haciendo lo suyo, como si no hubieran tenido nada que ver con el desastre, o tuvieran la receta para resolverlo.  

viernes, 27 de diciembre de 2019

PELEA IRRECONCILIABLE...


...entre el título y la nota.

TWEETS POLÉMICOS

A REGULAR SE HA DICHO


Más allá de la amplia gama de negocios en los que fueron incursionando con el tiempo (como los fondos de inversión, las AFJP, las colocaciones de deuda o el lavado de dinero), el corazón del negocio de los bancos sigue siendo la intermediación entre la oferta y la demanda de dinero, captando ganancias por el "spread" o diferencia entre las tasas pasivas que pagan a los depositantes por recibirles sus ahorros, y la activa que les cobran a quienes les piden un préstamo.

Durante el macrismo, buena parte de sus colosales ganancias tuvieron que ver con la completa desregulación del negocio financiero que las diferentes gestiones al frente del Banco Central fueron instrumentando, empezando por la de Federico Sturzenegger y siguiendo con las demás.

Entre esas medidas desregulatorias y ya en los primeros días de la gestión de  Macri (un indicador claro de cuáles eran sus prioridades, y los sectores cuyos intereses venía a expresar), Sturzenegger eliminó las resoluciones del Banco Central que venían de los tiempos de la gestión de Alejandro Vanoli por las cuales el BCRA regulaba implícitamente las tasas y los niveles de ganancias de los bancos por esa vía.

Lo hacía calzando las tasas con las que el propio Banco Central pagaba por las LEBAC's, que siempre funcionó como una tasa de referencia del mercado, pero en éste caso le añadió "pisos" y "techos": los bancos no podían pagar menos de interés a sus depositantes a plazo fijo que un determinado porcentaje de la tasa de las LEBAC'S, y tampoco podían cobrarles más de otro determinado porcentaje, con la misma referencia.

La regulación dejaba un espacio para la competencia entre los bancos por captar ahorristas, o generar alternativas de acceso al crédito a los particulares y las empresas, esto último complementado con la línea de préstamos obligatorios a tasa subsidiada; otra regulación que impuso el Banco Central en tiempos del kirchnerismo (en la gestión de Mercedes Marcó del Pont en la entidad), obligándolos a prestar a las empresas (en especial a las Pymes) para financiar capital de trabajo, a un tasa menor a la del promedio del mercado, un porcentaje obligatorio de sus depósitos, establecido por el BCRA.

La nueva gestión del Central que encabeza Miguel Pesce debutó con una baja de cinco puntos o más en la tasa de las LEBAC's (tasa de política monetaria y de referencia en el mercado, como se dijo), desandando los cuatro años de desgobierno macrista en los que los niveles exhorbitantes que pagaba por esa tasa un Estado desesperado por endeudarse, marcaban la pauta del insostenible nivel general de tasas del mercado financiero.

Sin embargo, hecha la ley hecha la trampa, como dicen: leemos acá en Infobae que la respuesta de los bancos fue trasladar en su totalidad esa baja porcentual en los puntos de tasa de interés que le cobrarían al Estado para prestarle, a la que le pagan a sus ahorristas por los plazos fijos; sosteniendo así el "spread" y por ende sus descomunales niveles de ganancias.

Bastante es ya que, en el marco de la emergencia económica, hayan zafado de algún aumento de Ganancias o alícuota adicional del impuesto, o impuesto especial extraordinario por sus exhorbitantes ganancias con los títulos públicos en los cuatro años del macriato, como para permitirles que sigan en la joda, aun cuando la baja de tasas contribuya a facilitar el acceso al crédito a las empresas, y a las personas.

Se hace imperioso volver a las regulaciones de los tiempos de Vanoli, con las cuáles además los bancos seguían ganando plata, pero menos; y si no veamos las cifras que arroja la propia nota de Infobae de la que hablábamos más arriba: por ejemplo el Nuevo Banco de Santa Fe del grupo Eskenazy pasó a pagarles un 38,5 % anual a sus depositantes a plazo fijo, mientras le acaba de cobrar al gobierno de la provincia un 55 % por los adelantos en descubierto para poder pagar los aguinaldos, una tasa que en anteriores meses del año y con el socialismo había llegado al 70 % en promedio.

Entre las entidades bancarias que se apuraron a trasladarles a sus ahorristas el recorte en sus ganancias que representa la baja de tasas inducida por la nueva gestión del BCRA (en un comportamiento similar al de las grandes exportadoras que le trasladan al productor los cambios en las retenciones), hizo punta nada menos que el Banco Nación: aunque se comprenda que el principal banco estatal del país deba recomponerse patrimonialmente del saqueo macrista que estuvo a punto de quebrarlo, es necesario que en su operatoria se alinee con los objetivos de la política económica.

Uno de los cuales (y central sin dudas) es desdolarizar la economía y resolver la restricción externa (escasez de dólares), restringiendo la demanda de divisas para atesoramiento y fuga, para lo cual es necesario que los ahorristas tengan alternativas rentables de inversión. De allí lo puesto en la ley de emergencia en cuanto al impuesto a la compra de divisas, la exención tributaria para la adquisición de bonos públicos o para la colocación de depósitos a plazos fijo; eso sin contar que el "cepo hard" no puede sostenerse indefinidamente.  

Pero volviendo a los bancos, y parafraseando a Perón, los bancos no son buenos, de allí la necesidad de regularlos, para que sean mejores. O aquello que dijo Alberto de "los últimos serán los primeros", pero al revés.

jueves, 26 de diciembre de 2019

PONIENDO ESTABA LA GANSA


Junto con la ley de emergencia que comentábamos el martes acá, Omar Perotti envió a la Legislatura provincial una reforma tributaria, así como anteriormente había ingresado la addenda al Pacto Fiscal de Macri que firmaron las provincias con el gobierno de Alberto Fernández; por la cual suspenden el cronograma de rebaja de impuestos provinciales, para recomponer sus finanzas.

Es que al igual que ocurre en la nación, la solvencia fiscal del Estado en todas sus jurisdicciones para poder atender los compromisos que demanda la emergencia debe darse no tanto por el lado de la contención de los gastos (que la debe haber cuando sean superfluos o prescindibles), como por el de la recomposición de los ingresos; recayendo en este caso el mayor de los esfuerzos sobre los sectores con mayor capacidad contributiva.

Así como en la ley nacional se introdujeron cambios en las retenciones, en el Impuesto a los Bienes Personales no afectados al proceso productivo (manifestación objetiva de la riqueza) y en el ajuste por inflación de los balances de las empresas para el pago de Ganancias, en la provincia las reformas impulsadas por Perotti aportan dos novedades relevantes: la industria transformadora de cereales y oleaginosas pasa a pagar Ingresos Brutos con una alícuota del 2 % (hasta ahora pagaban el 0,25 % por un acuerdo de Lifschitz con las Bolsas que operan en la provincia), y todas las actividades y operaciones de los bancos se unifican en la alícuota del 7 % del impuesto, cuando hasta hoy oscilaban en rangos menores.

Se trata entonces de captar recursos de dos de los sectores más ganadores con el modelo macrista (uno de ellos líder en el país, cual es el complejo cerealero y oleginoso del sur provincial), mientras al mismo tiempo se prolonga el régimen de estabilidad fiscal para las Pymes, de modo tal que las empresas de ese rango (en especial las industriales) no vean tocadas las alícuotas de Ingresos Brutos que vienen pagando, que se mantendrían iguales: un alivio para empezar a recomponer el tejido industrial dañado por las políticas del macrismo, en un sector que es importante tomador de empleo.

También hay cambios para los monotribustistas, caso en el cual el ajuste del impuesto mínimo a pagar para cada categoría está por debajo de la inflación; y para los propietarios rurales con menos de 50 hectáreas (es decir los pequeños productores), caso en los se mantienen vigentes los valores del Impuesto Inmobiliario Rural.

En los demás casos (o sea cuando las propiedades superen esa cifra) los aumentos del tributos van en escala creciente cuanto mayores sean las propiedades, llegando al 40 % en los mayores, donde también es mayor el valor de convergencia de los avalúos fiscales con los precios del mercado inmobiliario, otro ítem a tomar en cuenta para la liquidación del impuesto. 

Otra medida que, al igual que la emergencia, contrasta con los estereotipos que desde el socialismo se difundieron en campaña en forma de "campaña del miedo", y que aun hoy se siguen usando para esmerilar la imagen del nuevo gobierno. Y otra disputa interesante que se viene en la Legislatura al discutirse las reformas.

NO ESPEREMOS A LA PRÓXIMA NAVIDAD


Se nos fue la Navidad sin cumplir con el sueño de que estén libres todos los compañeros que son presos políticos del régimen macrista, cuya injusta detención perdura. En la lista de tuits de apertura faltan -entre los más conocidos- Julio De Vido (al que hace poco le concedieron la prisión domiciliaria) y Milagro Sala, aun prisionera de Gerardo Morales.

No cambió absolutamente ninguna de las condiciones que nos llevan a considerarlos presos políticos, aunque a Alberto Fernández la expresión le pueda molestar, o prefiera hablar de detenciones arbitrarias, que sin dudas lo son: son presos políticos porque política fue la decisión de perseguirlos, políticas fueron las maniobras para encausarlos, procesarlos y detenerlos; y políticas han sido todas y cada una de las maniobras para condenarlos en algunos casos (los menos), o mantenerlos privados de su libertad en todos.

Violando sistemáticamente en todos los casos las garantías constitucionales que da el Estado de derecho, truchando pruebas y preparando testigos, rechazando sistemáticamente todos los planteos de las defensa, inventando "doctrinas" extrañas para dictar y sostener prisiones preventivas, contradiciendo incluso su propia jurisprudencia: para mayor abundamiento al respecto, nos remitimos a todas y cada una de las palabras dichas por Cristina con la claridad que la caracteriza sobre el "law fare", en la cara de los mismísimos camaristas de Comodoro Py que la juzgan por la causa de la obra pública en Santa Cruz.

Palabras que fueron compartidas en su totalidad por Alberto Fernández, quien señaló al respecto que nunca había escuchado una defensa tan rotunda en una causa penal. Pues bien, lo que Cristina dijo para ella, vale para todos: les aplica a la perfección, lo que ella tuvo que padecer de parte del régimen macrista, también lo sufrieron los compañeros que siguen detenidos, aunque sea en prisión domiciliaria.

El mismo Alberto Fernández que hace un tiempo pasó las fiestas con Milagro Sala en su cárcel jujeña, y que acaba de pasar Navidad con los pobres que acampan en San Cayetano; al que la subsistencia de presos políticos le crea un imperativo que debe resolver. Porque de lo contrario implicaría consentir que las arbitrariedades del régimen macrista subsistan aun después de que este fuera barrido en las urnas, y llegara al poder un gobierno nacional y popular.

Con comprensión de las dificultades que cada caso puede tener en sí mismo, a punto tal que el de Milagro Sala excede a la jurisdicción federal; aun cuando por sí mismo bastaría para disponer la intervención al Poder Judicial jujeño, una extensión del brazo de Gerardo Morales. Pero sin falsos cálculos electoralistas, pensando si una foto con tal o cual "suma o resta".

Sin complejos ni vergüenzas, ni pruritos basados en rencillas de gabinete del pasado, en tiempos kirchneristas, o cosas por el estilo: si hablamos de cerrar la grieta y le tendemos la mano aun al peor de nuestros enemigos que no dudará en morderla (como Clarín), no podemos negársela a compañeros que están padeciendo cárcel por lo que hicieron bien cuando formaron parte del gobierno o lo acompañaron, y no porque hubieran cometido delitos.

Nadie está pidiendo acá la libertad de Jaime o de Julio López, pero sí del tipo sin el cual no andarían dando vueltas por el espacio esos satélites de los que tanto nos enorgullecemos (Julio De Vido), del que hizo posible que nuestros abuelos recuperaran la dignidad y termináramos con la vergüenza de las AFJO (Amado Boudou), del que se jugó por el gobierno de Cristina cuando la asonada agrogarca amenazaba con llevárselo puesto durante el conflicto por las retenciones móviles (Luis D'Elía), y de la que organizó a los pobres y excluidos jujeños para darles casa, trabajo, educación y dignidad, en la huella de Evita, como Milagro Sala.

Eso, como para empezar a recordar de quienes hablamos, al igual que otros compañeros y compañeras que están en la misma situación. Ojalá que no lleguemos a la próxima Navidad reclamando por la libertad de presos políticos en la Argentina. No esperamos menos de un gobierno que votamos, y que acaba de voltear de un plumazo los oprobios de Patricia Bullrich. Tuit relacionado:

miércoles, 25 de diciembre de 2019

TWEETS POLÉMICOS