LA FRASE

"EL CASO DEL DIPUTADO AMERI COMPRUEBA UNA VEZ MÁS COMO LOS PERONISTAS VIVEN PRENDIDOS A LA TETA DEL ESTADO." (ROBERTO CACHANOSKY)

domingo, 10 de abril de 2011

OBRAS EMBLEMÁTICAS III: ACUEDUCTOS Y OTRAS YERBAS


Continuamos desgranando algunas de las más importantes de las famosas "600 obras" que promociona el gobierno provincial, para ver en que medida avanza en realidad en su ejecución.

Sistema Provincial de Grandes Acueductos:

Estas son, sin dudas, las obras pendientes de ejecución más importantes de Santa Fe: la construcción de los sistemas que permitan proveer de agua potable segura al 1,4 millón de habitantes de la provincia (casi el 45 % de su población) que actualmente no tienen acceso a tan vital recurso. Quizás representen también el caso más patente de la ineficacia del gobierno del Frente Progresista a la hora de gestionar la obra pública.

La Ley 12.668 (2006) estableció el llamado “Programa de Grandes Acueductos” para abastecer de agua potable a una gran cantidad de localidades del territorio santafesino que carecen de ese vital elemento, creando la Empresa Santafesina de Grandes Acueductos Sociedad Anónima con Participación Estatal Mayoritaria (ESGA SAPEM), con el objeto de construir y administrar los acueductos, y operar las obras como prestataria del servicio de captación del agua, su tratamiento y transporte; y para su financiación autorizó al Poder Ejecutivo a endeudarse en hasta 200 millones de US$, y utilizar aportes comprometidos por quienes resultaren adjudicatarios de las obras.

Como resultado de la ley, en el Presupuesto 2008 (elaborado por el gobierno saliente) se contemplaron obras para comenzar con el Sistema por un total de $ 382.797.000, de los cuáles se ejecutarían $ 5.560.063 ese año (se lanzó la licitación de los primeros trabajos a fines del 2007 antes del cambio de gobierno), y se completaría el resto de la inversión para fines de éste año.

Al llegar Hermes Binner al gobierno, comenzaron las marchas y contramarchas de las obras: se modificaron los pliegos y se volvió a licitar (anulando el llamado anterior), y cuando finalmente se conocieron las ofertas presentadas, casi duplicaron los números del presupuesto oficial y el gobierno provincial -tras múltiples dilaciones y contradicciones del ministro del área- tuvo que admitir el fracaso de la licitación, y la necesidad de reformular el proyecto.

Como resultado de esos vaivenes, los Grandes Acueductos desaparecieron por completo del Presupuesto para el año 2009, y regresaron en el del 2010 pero con cifras simbólicas: apenas 40 millones de pesos (poco más del 10 % de la planificación original), a ejecutarse a razón de 10 millones por año, hasta el 2013. La versión oficial entonces fue "segmentar" -como si fueran los reclamos de la Federación Agraria ante la Resolución 125- las obras en partes menores, para permitir además a las empresas locales cotizar en la licitación.

Lo cierto es que el año 2010 transcurrió en su totalidad sin que se ejecutara un centavo de estas obras, y en el Presupuesto 2011 se las vuelve a incluir, pero ahora con un costo total tentativo de $ 1.122.310.000 (o sea casi 30 veces más que el año anterior, lo que deja a las claras que entonces eran "obras testimoniales"), de los que $ 75.700.000 se ejecutarían este año, y los restantes en años venideros hasta más allá del año 2014 (o sea casi el final del próximo gobierno).

Pero a poco de comenzado el año, el gobernador dictó el Decreto 360/11, por el que redujo las partidas asignadas para los Grandes Acueductos en $ 26.280.000 (o sea una poda de más de una tercera parte de lo previsto ejecutar en el año), cuando las obras no han comenzado aun en ninguno de los tramos, y la mayoría de ellas no están siquiera licitadas.

Esto implica que (si no hubiera más podas) este año se ejecutaría apenas el 4,41 % del total de las obras, o lo que es lo mismo: a ese ritmo de ejecución (recordando además que la actual gestión de gobierno no ha colocado un solo metro de caño de éstas obras) los Grandes Acueductos no estarían terminados antes del 2034.

Defensas del río Salado en Santo Tomé:

Esta obra fue licitada y adjudicada en el gobierno de Obeid por un monto de $ 17.626.751, se llegaron a ejecutar 3 millones de pesos antes del cambio de gobierno, y de acuerdo a la planificación original, debió haberse concluido en el 2009.

Sin embargo, del Presupuesto de éste año surge que el monto global fue elevado a $ 39.878.785, y quedan aun pendientes de ejecución $ 8.499.973 para finalizar la obra recién en el 2012 (tres años después de lo previsto).

El monto original del contrato fue elevado en 2009 a $ 37.796.300, y nuevamente aumentado a $ 40.524.430 en 2010 (un 129,29 % de aumento en dos años), como consecuencia de las redeterminaciones de precios y los adicionales de obra; y pese a la leve disminución planteada en el presupuesto de este año, eso ha incidido también en los atrasos en la finalización de la obra.

Nuevas escuelas técnicas:

Estas son otras obras emblemáticas, aunque no seguramente en el sentido que usa la expresión la propaganda oficial.

Sabido es que existen innumerables quejas de la docencia santafesina y sus entidades gremiales por el abandono de la educación técnica en que incurre la gestión de Elida Rasino, pese a que a partir de la sanción de la Ley 26.058 (2006) de Educación Técnica Profesional, la provincia recibe aportes de la Nación para el mejoramiento de las escuelas técnicas provinciales; dado el auge de la modalidad en el nuevo contexto económico de creciente demanda de mano de obra calificada.

En el año 2009, a poco de creado el Fondo Solidario Federal (Fondo Soja), el gobierno provincial incluyó en el Presupuesto un proyecto para la construcción de 10 nuevas escuelas técnicas en los 5 Nodos del Plan Estratégico, con un presupuesto asignado de $ 8.400.000, $ 3.633.000 a ejecutarse en ese mismo año y el resto en el 2010 hasta finalizar los 10 edificios (el monto global dejaba dudas respecto a sus características constructivas); íntegramente financiados con el nuevo Fondo.

Para el Presupuesto 2010, el costo total de los trabajos (sin que ya se explicara cuantas nuevas escuelas se construirían) fue estimado en $ 41.926.263 (casi cinco veces más que el año anterior), pero aunque en el 2009 no se ejecutó un centavo de las obras, se insistía en que en el año 2010 se ejecutarían $ 21.108.197 (más de la mitad) y los restantes $ 20.818.066 para terminar las obras, se harían este año.

Todo el año 2010 transcurrió sin que los trabajos siquiera comenzaran (pese a que los dineros del Fondo Soja fluyen ágilmente mes a mes), cosa que está expuesta en el Presupuesto 2011, que redujo los fondos asignados a estas obras a la mitad: $ 20.769.967, pero de ellos, apenas 2,5 millones se ejecutarían este año y el resto ($ 18.269.967) en el 2012.

Es decir que de las 10 nuevas escuelas anunciadas en el 2009 no se construyó un ladrillo, este año se haría poco (casi nada) y -si la programación esta vez se cumple- los trabajos terminarían tres años después, sin saberse cuantas nuevas escuelas se construirían en definitiva.

No hay comentarios: