LA FRASE

"YO HACE 70 AÑOS QUE NO LA PONGO, POR CULPA del PERONISMO." (FERNANDO IGLESIAS)

domingo, 7 de diciembre de 2014

MILONGA DEL PEÓN DE RADIO (Y TV, Y DIARIOS...)


Cuando pensabas que sobre la aplicación de la ley de medios ya Clarín había ensayado todas las maniobras posibles tras su última cautelar (aun en trámite en la justicia), te vuelven a sorprender.

Y cuando suponías que Lanata y lo más granado del "star system" periodística del Grupo no podía seguir cayendo más bajo (tras aquél papelonazo en la oEA, ¿te acordás?te encontrás con esto: "Nueve periodistas que trabajan en medios audiovisuales del Grupo Clarín presentaron una acción de amparo, para que la Justicia declare nula la "transferencia de oficio" de radios y canales de TV del grupo, como pretende el Gobierno a través de AFSCA, ya que eso significaría "un acto de censura indirecta", que desembocaría en "el silenciamiento de voces críticas".

Jorge Lanata, Marcelo Longobardi, Magdalena Ruiz Guiñazú, Nelson Castro, Julio Blanck, Jorge Fernández Díaz, Alfredo Leuco, Joaquín Morales Solá y Eduardo van der Kooy afirmaron que la resolución de AFSCA para que ese organismo subaste radios, canales de TV y/u operadores de TV por cable del Grupo Clarín, por la aplicación selectiva de la ley de medios, "es el corolario de una campaña de persecución y hostigamiento" que vienen sufriendo en los últimos años, destinada a silenciarlos, "por lo que constituye un acto de censura indirecta",... 

La demanda interpuesta por los nueve periodistas que trabajan en medios del Grupo Clarín también había sido impulsada por el periodista Pepe Eliaschev, quien dos días antes de su fallecimiento le envió un mensaje de texto a Morales Solá, diciéndole: "Aprobado para mí el escrito de los abogados". Y agregó: "Estoy internado en Los Arcos".
Pero Eliaschev no llegó a firmar todos los papeles de los abogados María Angélica Gelli y Ricardo Gil Lavedra. Por eso, no formó parte de la demanda judicial....". (las negritas son nuestras)

Para encontrar un papelón similar -en términos de chupaculismo a la patronal-, hay que remontarse al amparo con pedido de medida cautelar que en su momento interpusiera el "Momo" Venegas, para que no se disolviera el Renatre, por la entrada en vigencia del nuevo régimen nacional del trabajo agrario.

Se podrían decir muchas cosas al respecto; desde que "Pepe" Eliaschev (Dios lo tenga en su gloria, y no lo deje volver) sería como una especie de Cid Campeador, pero de los tribunales; y hasta daría para escribir algo con pretensiones de intelectualidad, basándose en la dialéctica del amo y el esclavo de Hegel.

Pero la verdad, no amerita tanto: estos payasos hace rato que dejaron de ser periodistas (si es que alguna vez lo fueron) y trabajadores, no fueron nunca; son tan empresarios como el propio Magnetto; que de la mano de esta misma Gelli (a la cual ahora se suma Gil Lavedra) defendió con singular éxito ante la Corte Suprema (respondiendo a la célebre pregunta de Eliaschev, justamente), la teoría de que el tamaño importa, para poder ejercer la libertad de expresión.

Lanata consuma de este modo su bochorno final (ojo: se puede superar a sí mismo, ha dado muestras), pasando de aquél muchacho rebelde de los 90' que quería conformar su propio multimedios independiente con el apoyo del público (¿se acuerdan cuándo desde "Día D" organizaba una colecta con ese fin? le fue igual que a Amadeo con el sueldo de Bonadío, pero lo intentó), a prestarse gustoso a hacer de infantería judicial del magnettismo, para defender el emprio comunicacional que construyeron con la viuda de Noble y otros ladris; con cuentas en Suiza y demás paraísos fiscales.

Pero tampoco es que se les haya ocurrido de golpe y a ellos solitos esto de que "se encuentra amenazada su libertad de expresión" por la adecuación a la ley de medios (algo que la Corte ya dijo que no ocurre), sino que tiene que ver con algo mucho más sencillo ya dicho en éste blog cuando el propio Grupo fue el que metió una "pre cautelar" en el juzgado Civil y Comercial de Alfonso: algún pajarito tribunalicio le debe haber susurrado al oído a don Héctor que la cosa no iba a caminar, porque el juez se iba a declarar incompetente, como corresponde.

Y entonces llamó a la peonada (los que firman el escrito y los abogados que lo redactaron) para poner en marcha el plan B, ante la justicia contencioso-administrativa; que es la que corresponde en casos de aplicación de la ley de medios (verlo chiquito y como al pasar, al final de la nota).

PD: La otra parte de la estrategia del amparo de las estrellitas del Grupo es habilitar la instancia de la CIDH, ante la cual no pueden comparecer las empresas o grupos económicos (por eso Clarín no pudo cumplir su amenaza de demandar allí al Estado argentino, tras el fallo de la Corte declarando constitucional la ley), pero si los ciudadanos (personas físicas), conforme se dijera acá 

1 comentario:

Barullo dijo...

Ah, pero esto no es periodismo militante, ¿no?