LA FRASE

"LA CRUELDAD DEL GOBIERNO CON LOS JUBILADOS ES INCALIFICABLE, LO ÚNICO QUE FALTA ES QUE LES DESCUENTEN EL 13 % DE LOS HABERES, O LOS REPRIMAN SI PROTESTAN." (PATRICIA BULLRICH)

lunes, 6 de junio de 2011

YO TE BANCO


El socialismo defiende la administración (cuestionada) del Banco Municipal de Rosario como un ejemplo de persistencia de banca pública en medio de la ola privatista de los 90', y pese a la crisis económica del 2001, que afectó sobremanera a las entidades financieras.

El argumento es atendible, pero se contrapone con otras decisiones del socialismo en el gobierno provincial, como por ejemplo haber vuelto a privatizar el agente financiero del Estado santafesino, condición que terminó recayendo en el grupo Eskenazy -que venía ostentando ese condición desde los tiempos del segundo gobierno de Reutemann-; y que resultó el único oferente en una licitación que pareció hecha a su medida

Volviendo al Banco Municipal de Rosario, atravesó distintas etapas en su desarrollo en los últimos años; en muchos casos por factores comunes al conjunto del sistema financiero, en otros por deficiencias propias de la gestión municipal, que obligaron a capitalizarlo en distintas oportunidades para evitar su quebranto.

En este enlace pueden acceder a un informe elaborado por la Asociación de Bancos Argentinos, que comprende los diferentes indicadores de gestión de las entidades que conforman el sistema financiero nacional (públicas y privadas), relevados a diciembre del año 2010; en el cual se encuentran los números del Banco Municipal.

De acuerdo al informe, en diciembre del 2007 (es decir cuando Hermes Binner asumió como gobernador) el Banco Municipal contabilizaba depósitos de sus clientes por un total de 210 millones de pesos y ocupaba en ese aspecto el puesto 46 del ránking nacional;  mientras que para diciembre del 2010 los depósitos habían crecido a 721,3 millones (un 243,47 %), lo que le permitía ascender en ese ítem al lugar 37 del ránking (nueve puestos en tres años).

Las cuentas pasivas de la entidad (depositantes), que eran 27.540 en diciembre del 2007 (puesto 38 del ránking por entonces), pasaron a ser 87.057 en diciembre del año pasado (un aumento del 216,11 % en tres años).

Si bien el sistema financiero argentino ha venido recuperándose de un modo impactante desde la crisis, confrontando estos números con otros que surgen del informe de ABA, podemos concluir en que la mejora de los indicadores del Banco Municipal que revelarían, no estaría vinculada a su propio desempeño; sino a decisiones concretas del gobierno de Binner.

Pruebas al canto: en el mismo período considerado antes (diciembre 07', mismo mes del año pasado) los préstamos del Banco Municipal pasaron de 120,1 millones a 283,5; es decir apenas un 136,05 % de aumento. Si en el 2007 el Municipal prestaba un peso por cada $ 1,74 que recibía de sus depositantes, a fines del 2010 la relación era de uno (prestado) a $ 2,54 (depositado), lo cual obviamente le permite mejorar su situación patrimonial, en desmedro de su rol como agente crediticio.

El espectacular crecimiento de las cuentas pasivas ya apuntado, no se condice con la adaptación de la estructura operativa del banco que eso supone: sus sucursales eran 5 en el 2007 (todas en Rosario y alrededores), y siguen siendo las mismas en el 2010; pese a lo cual su plantel de empleados creció en el mismo período de 269 agentes a 337, es decir un 25,27 % de aumento en tres años.

¿Cuáles fueron entonces las decisiones del gobierno de Binner que permitieron al Banco Municipal exhibir en algunos aspectos mejores números?

Primero se le adjudicó en forma directa (sin licitación) la emisión y distribución de la denominada Tarjea Unica de Ciudadanía, para instrumentar los planes de asistencia alimentaria del gobierno provincial, que son financiados en realidad por el gobierno nacional. La contratación fue observada por el Tribunal de Cuentas, pero Binner insistió en la ejecución del decreto

Cuando se diseñaron los pliegos de la ya señalada licitación del agente financiero del gobierno provincial, se excluyó expresamente del contrato a los depósitos judiciales de la circunscripción Rosario, los que le fueron adjudicados (también en forma directa y sin licitación) al Banco Municipal

Mientras tanto la contratación directa para la emisión de la Tarjeta de Ciudadanía se venció, y el gobierno de Binner la prorrogó mediante otra adjudicación directa, hasta tanto se resolviera la licitación que se convocó al efecto.


Ambas decisiones del gobierno provincial (la de los depósitos judiciales y la de la Tarjeta de Ciudadanía) explican por sí mismas el crecimiento de los depósitos y la cantidad de depositantes del Banco Municipal; de modo que no hubo en rigor -como pretende el discurso oficial del socialismo- una apuesta a la consolidación de la banca pública.

Apenas -como en este blog ya demostramos en el caso de los hospitales municipales- el deseo de bancar la ineficiencia de la gestión municipal rosarina; con decisiones que explican porque para los muchachos del partido de la rosa, es crucial no perder las elecciones del 24 de julio, y por ende el manejo del aparato del gobierno provincial.

No hay comentarios: