LA FRASE

"LOS JUGADORES PODEMOS ESTAR UN AÑO SIN COBRAR, Y SI HICIMOS NEGOCIOS CON PARQUES EÓLICOS, HASTA DOS." (CARLOS TÉVEZ)

viernes, 29 de agosto de 2014

VENTANILLA ÚNICA DE RECLAMOS


Sobre el paro de ayer, leíamos a Ignacio Miri en Clarín (*): "Al kirchnerismo le resultará difícil de digerir la convocatoria de un paro general dirigido sin disimulo contra el Gobierno. ¿A quién otro si no?
En los últimos años, la Casa Rosada ha logrado convertir una de las demandas clásicas del sindicalismo -los pedidos de aumentos salariales dirigidos a las empresas- en un búmeran que muchos sindicalistas prefieren no arrojar. (pará un cachito, vamos por partes: 1) ¿Vos decís que el gobierno logró que los sindicatos no pidan aumentos salariales, dónde, cuándo?, porque en el paro de ayer reclamaban la reapertura de las paritarias)  2) ¿no era que todos los años cuando empiezan las paritarias el gobierno pone un "techo" y los sindicatos se plantan y van por más? (lo leímos en la tapa de Clarín, debe ser cierto), 3) ¿por qué razón entonces todos los años los empresarios se quejan de "los desbordes salariales" y dicen que los aumentos son la causa de la inflación?, 4) ¿cuando usás la figura del búmeran es porque estás queriendo decir que hay sindicalistas que son a la vez empresarios, tiran un pedido de aumento y les vuelve del otro lado del mostrador? ¿están enterados de esto Moyano y Barrionuevo?) 
Hoy, sólo les conviene pedir aumento de sueldo a aquellos trabajadores no alcanzados por el impuesto a las ganancias. (una hipótesis claramente desmentida en el caso del "Momo" Venegas, pero ¿y entonces por qué los más quilomberos y que suelen sacar los mejores porcentajes son los que sus afiliados pagan Ganancias, como Moyano?) Los sindicatos que con sus reclamos consiguieron mejores salarios para su gremio hoy tienen poco estímulo para seguir haciendo eso. (debe ser por eso entonces que sólo se firman unos 1800 convenios colectivos por año, desde hace 12 años. O a lo mejor ayer pidieron la reapertura de las paritarias para hinchar las bolas, nomás) Paradójicamente, muchos de ellos son los que están mejor organizados y mejor entrenados para las protestas. (claro, como el sindicato de estudiantes de Sociales de la UBA) Hoy, ese músculo no se usará para pedir aumentos sino para pelear porciones del salario con la AFIP, (el famoso "combatiendo al capital" de la marcha peronista) que, como sabe cualquiera que sepa sumar y restar, es la estrategia más acertada para los asalariados mejor pagados. (y para los empresarios que apoyan el reclamo porque para satisfacerlo no tienen que poner más plata de su bolsillo)
La otra cuenta que hacen los trabajadores es la del supermercado. ¿A quién le van a van a reclamar por la inflación? (a Cotto, Disco, Vea, Jumbo, Carrefour, Wall Mart, o al chino de la esquina. Depende donde compren)
En ese punto, otra vez es el Gobierno el objetivo de la protesta, por más que los funcionarios del Ministerio de Economía insistan en que los empresarios son los únicos responsables de las remarcaciones. (y como todos sabemos, no tendrían nada que ver: son otras víctimas más de la inflación, la padecen en carne propia; sobre todo cuando se juntan a comer un asado) Alguna vez, Axel Kicillof o cualquier otro vocero deberá explicar por qué esotérico designio a los argentinos nos tocaron unas empresas tan crueles que insisten con aumentar precios a un ritmo del 40% (a lo mejor es porque por años tuvimos un Estado bobo que deja hacer, y al que encima le terminan echando la culpa) y no compañías un poco más mansas como las que benefician a los ciudadanos de otros países de la región. En muchos casos, incluso, los dueños de las empresas son los mismos de uno y otro lado de cordilleras, ríos y límites geográficos, pero -extrañamente- ("extrañamente") cuando actúan en esta tierra se les despierta esa ferocidad inflacionaria.(lo que pasa es que justamente ponen como excusa que acá tienen que pagar salarios más altos por los aumentos pactados en las paritarias que en esos otros países no son como acá, donde el sindicalismo -según vos- ha renunciado a reclamar aumentos de salarios por culpa del gobierno) Al parecer, los sindicatos no consumen esa clase de fábulas. (¿cuál, la de que los empresarios son unos turros? Mirá vos, cualquiera podría pensar que justamente esa fábula es la que dio origen al sindicalismo)
Las suspensiones y despidos que afectan a ramas como el complejo automotriz, el sector alimenticio y otros tienen muy preocupados a los trabajadores, empresarios (si las suspensiones tienen preocupados a los empresarios, que no suspendan a nadie y listo. ¿O es como dicen Méndez y Pitrola que es el gobierno el que destruye empleo?) y dirigentes políticos. Pero, otra vez: ¿Ante quién habría que manifestar una preocupación tan generalizada como esa? (los troscos estuvieron meses en la puerta de Lear, sin ir más lejos. ¿Tan perdidos están decís vos?. También está la alternativa de ir a la justicia, cuando hay un vaciamiento como en Donnelley)
¿Existe otra ventanilla distinta a la del Estado para reclamar algo así? ¿A qué otra persona que no sea Cristina Kirchner se le puede presentar un reclamo por esos males?." (hay un montonazo che, en afán de contribuir a la búsqueda metéte acá en la página de la AEA de la que nosotros sacamos este listado, que se puede ampliar, como no):

(*) Las negritas son nuestras.

1 comentario:

Anónimo dijo...

El apellido “Mini” ¿podría estar relacionado con la profundidad del análisis del autor de la nota ?
¿O con el marco de adhesión que tuvo el paro de ayer?
El Colo.