LA FRASE

"RECIBÍ UNA AMENAZA DE BOMBA EN LA BASE MILITAR DONDE VIVO; AL FINAL ESTOY MÁS SEGURA CUANDO VOY A COMER SOLA AL MC DONALD'S." (MARÍA EUGENIA VIDAL)

lunes, 6 de abril de 2015

¿TODOS SOMOS EL CITI?


A partir de las sanciones que el gobierno le aplicó al Citibank por su acuerdo con el fondo NML de Paul Singer en el juzgado de Griesa (primero la CNV suspendiéndolo del mercado de capitales, luego el BCRA inhabilitando a su presidente), pareciera estarse formando una entente empresarial solidaria con el banco yanqui; al estilo del scrum de fiscales que protagonizaron la marcha del 18F, supuestamente para homenajear a Nisman.

Primero fueron lógicamente los bancos, nucleados en la ABA; que viendo cortar las barbas del Citi, ponen las propias en remojo.

Aunque en realidad antes, o casi en paralelo con los bancos, fue desde el PRO y el massismo donde se alzaron las primeras voces (ver acá) en defensa del banco yanqui.

Luego apareció -como no podía ser de otro modo- la Asociación Empresaria Argentina expresando su "preocupación", como se da cuenta acá en El Cronista, y acá en la propia página de la AEA.

Si alguno se preguntara quien les dio vela en el entierro a éstos últimos, es oportuno volver al título del Cronista del que da cuenta la imagen de apertura; y que denota el "asombro" del periodismo hegemónico ante el tupé del gobierno por pretender aplicar las leyes argentinas; "pese a las quejas empresarias".

Como si estos 12 años del kirchnerismo en el poder no les hubieran enseñado que las cosas han vuelto al cauce que nunca debieron abandonar (gobierna el Estado aquél al que el pueblo votó para eso, no los empresarios, que nunca van a elecciones), siguen parados en el marco conceptual de los 90'; cuando el poder de veto del poder económico sobre las decisiones del gobierno estaba naturalizado, tan naturalizado que "eran" el gobierno. 

Una época que -por cierto- añoran en la AEA y otras instituciones análogas, como el G6 o el "Foro de Convergencia Empresarial"; que se autoasumen como una especie de "gobierno en las sombras", ante el cual los candidatos en campaña deben rendir examen sobre lo que piensan hacer si son gobierno; y los gobiernos "consultar" sobre que medidas pueden o no tomar.

Desde esa postura, el caso del Citi y su cerrada defensa por el establishment vernáculo no es el primero, ni será seguramente el último: ya vimos en su momento -durante la discusión de la ley de abastecimiento- como presionaron a la justicia (incluida la mismísima Corte Suprema) para asegurarse que la ley quedara frizzada; una vez que no pudieron incidir en el trámite parlamentario, para evitar que se aprobara. 

Y seguramente en éste harán lo mismo, o acompañarán (con sus contactos tribunalicios) los previsibles recursos -con la infaltable cautelar del caso- del propio banco afectado.

En todo caso, lo que ocurre a propósito de las sanciones al Citi demuestra que el poder económico local de labios para afuera ha elogiado los canjes de deuda, mientras para adentro (y desde su mismo lanzamiento) rechazaba las quitas de capital e intereses y los plazos más prolongados de pago que en ellos se impusieron. 

Todo ello pese a que (o sobre todo por) buena parte de la deuda reestructurada en los canjes es deuda privada (de ellos mismos, en muchos casos), estatizada por la dictadura militar para que la pagáramos todos.

Y por esa razón (porque estuvieron alineados desde el vamos con los acreedores extranjeros, y no con los intereses del país) es que ahora no vacilan en quebrar lanzas en favor de un banco que, además de ser extranjero y cargar en sus espaldas con la estafa a sus ahorristas en la crisis del 2001, acaba de acordar un pacto espúreo con lo peor del capitalismo financiero internacional; en contra de los intereses de los argentinos. 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Y bueh... son los mismos que garpan 50 lucas para ir a comer milanesa con puré con Macri y su banda de obsecuentes en la Rural.
Ahora mi imaginación no da para pensar qué Ministerio le otorgarían a Canaleta y que país aceptaría a la desquiciada como embajadora.
Son ridículos y tan payasos como el Miguel Torres alias del Sel o la Tota y la Porota Pignata.

Anónimo dijo...

Y la CAMARA DE COMERCIO DE EEUU en Argentina, también anda muy preocupada.
Y publicó un comunicado muy similar, llamativamente parecido, al de ABA.
Se puede ver acá: http://www.infobae.com/2015/04/04/1720128-preocupa-la-camara-comercio-los-eeuu-argentina-la-sancion-directivo-del-citi
¿Quien elaboró los comunicados?
¿Quien responde a los mandos naturales?
El amo y el esclavo,según Hegel.
El Colo.