LA FRASE

"¡POR FAVOR, COMO VAN A DECIR QUE EL GOBIERNO DE MACRI ES FASCISTA, CON MUSSOLINI LOS TRENES FUNCIONABAN PERFECTAMENTE Y LLEGABAN SIEMPRE A TIEMPO!" (ALEJANDRO BIONDINI)

jueves, 27 de julio de 2017

"NO VAMOS A PERSEGUIR A NADIE POR PENSAR DISTINTO"


Tal como se venía anunciando en los días previos, Macri removió a Pedro Biscay de su cargo en el directorio de Banco Central, “por mediar mala conducta e incumplimiento de los deberes de funcionario público ”; mediante el Decreto 571 fecha ayer, pero publicado hoy en el Boletín Oficial (completo, acá)

Acaso como una revancha en caliente por el fracaso de la expulsión de De Vido, Macri decidió eliminar al último sobreviviente del gobierno anterior en el Central; que tenía mandato vigente por acuerdo del Senado hasta el 2020.

Los fundamentos de la medida son -como mínimo- curiosos, y se basan en el dictamen de la mayoría de la Comisión del Congreso que está prevista a esos fines en la Carta Orgánica del Banco. No podemos saber que dijo el dictamen de minoría, o si algunos de sus miembros (de la oposición) ensayaron alguna defensa de Biscay.

Según el decreto, a Biscay lo rajan por “...diversas manifestaciones realizadas... respecto de medidas adoptadas...” por el Banco Central; en contra del rumbo que le viene imprimiendo la desastrosa gestión de Federico Sturzenegger. Según se señala en la norma, “...que el Banco Central de la República Argentina como órgano descentralizado que integra la Administración Pública Nacional se encuentra bajo una superintendencia esencial por parte del Poder Ejecutivo Nacional...como último responsable de la designación y remoción de los integrantes de su órgano de gobierno...” (las negritas son nuestras).

Desde acá no podemos sino celebrar que el gobierno haya decidido terminar con el cuento de la “autonomía del Banco Central”; una paparruchada del neoliberalismo expandida por todo el mundo, a través de la cual los bancos y operadores del sistema financiero se aseguran una “zona liberada” dentro del Estado no solo para sus negocios, sino para manejar desde allí la política económica, o lisa y llanamente sabotearla cuando no responde a sus intereses: para más información sobre el tema, ver acá y acáEn fin, un tema menos a discutir con cierta gente que nos corre todo el tiempo con el cuentito de la “calidad institucional”

Según cuenta el decreto, las declaraciones de Biscay cuestionando la política del BCRA afectaron “la generación de confianza”; para lo cual -agrega- los miembros oficialistas de la Comisión han considerado que “la Carta Orgánica le otorga a una sola persona, el Presidente del banco, deberes específicos y exclusivos.”. O sea, solo importa Sturzenegger, los demás están pintados.También nos cuenta que intentaron “duranbarizarlo” a Biscay, “asesorándolo” sobre como manejarse comunicando para afuera, pero el tipo no les dio pelota. Sobre los consejos de Durán Barba para comunicar, ir a este conocido video

Por supuesto se ocupan de aclarar en el decreto que “...no se trata en el caso de su supuesto de afectación de la libertad de expresión, tal como ha sido compartido por la Comisión, pues con tal criterio se podría sostener que también deberían violarse los secretos de estado o publicarse elementos de la vida privada de las personas -protegidos por las normas constitucionales-....”. Porque si hay algo que ha caracterizado a éste gobierno, es el respeto por la privacidad de las personas, como se pudo comprobar ayer mismo en el debate por la expulsión de De Vido en Diputados.

Profundizando la paranoia represiva contra todo quien se le oponga o piense distinto, Macri amonesta gobernadores (ahora les tocó a Manzur, Schiaretti, Insfrán y Verna, mañana puede ser cualquier otro que se le cruce), quiere expulsar diputados opositores y a Gils Carbó rajarla por DNU, y ahora no tolera siquiera que exista una vos disidente en el Banco Central. No se puede decir que sorprenda: solo un salame puede creer que un liberal argentino cree en serio en los valores del liberalismo político.

Lo que no puede encubrir Macri en su furia es que “la confianza” (en su gobierno, en su plan económico, en la gestión de Sturzenegger en el Banco Central) no la afectan las declaraciones de Biscay, sino las medidas que viene tomando el Central (el verdadero ministerio de Economía del “mejor equipo de los últimos 50 años”: aceleración de la fuga de capitales, entronización de la mayor bicicleta financiera mundial, descontrol del mercado cambiario, tasas de interés por las nubes, fracaso estrepitoso en la lucha contra la inflación, colosales ganancias para los bancos y una lápida encima de cualquier perspectiva de reactivación económica y crecimiento.

Además de una“contabilidad creativa” ensayada para ocultar el creciente endeudamiento del Central por las LEBAC´s y su quebranto patrimonial. Cualquier sea el cristal con el que se la mire, la gestión de Sturzenegger es la más desastrosa de la que se tenga memoria, desde el retorno a la democracia; y cualquiera sea el mandato que se le asigne al BCRA (único o múltiple), no lo está cumpliendo, ni de cerca, incluso dentro de los propios cánones del neoliberalismo.

De allí que no haga falta esperar “el juicio de la historia” para absolver a Biscay, o para evaluar a Sturzenegger; y como se dijo más arriba y parafraseando la consigna de campaña del gobierno, nos han puesto más fácil la cosa para “hacer lo que hay que hacer” cuando volvamos al gobierno, si es que no lo echan antes porque se le terminan de caer las naranjas al malabarista con mandato hasta el 2022: rajarlo de una, con una hermosa patada en el culo.

No hay comentarios: