LA FRASE

"PRIMERO LA ARMADA NO ME AVISA DE LA EXPLOSIÓN EN EL SUBMARINO, AHORA ME ENTERO QUE ESTAMOS EN GUERRA CON IRÁN POR BONADÍO; ¿QUÉ SOY, CARTÓN PINTADO YO?" (OSCAR AGUAD)

domingo, 23 de julio de 2017

SATÉLITES Y ARÁNDANOS


Por A.C.

Este año, durante la inauguración de las sesiones ordinarias en el Congreso, Macri destacaba como un logro extraordinario el crecimiento de las exportaciones de arándanos.

Y aunque luego los propios productores de esa fruta desmintieron públicamente los dichos del presidente, Mauricio festejaba por los arándanos, mientras la economía sufre una recesión sin precedentes, la actividad industrial se derrumba, la desocupación hace estragos, la inflación 2016/17 es la más alta de los últimos 25 años y el volumen de deuda que tomó el país durante la gestión de éste presidente es récord mundial.

En el País de los Arándanos, se transfieren 50.000 millones por año a las cerealeras y mineras con la quita de retenciones, mientras se dan de baja pensiones de $ 4.000 a pibes discapacitados.

En el País de los Arándanos, se emiten Lebacs por 900.000 millones en un negocio formidable para los bancos y especuladores, mientras en muchas casas no hay calefacción porque no pueden pagar la factura de gas o de electricidad. O ninguna de las dos.

En el País de los Arándanos, se duplica la importación de autos de alta gama y disminuye a la mitad el consumo de leche, por eso vuelven las mamaderas de té para que los pibes humildes dejen de llorar cuando tienen hambre.

En el País de los Arándanos, la Corte favorece con el 2 x 1 a un represor condenado por delitos de lesa humanidad, pero Milagro Sala sigue detenida sin pruebas y por pedido de un gobernador republicano y transparente.

En el País de los Arándanos, muchos jueces inventan causas contra opositores por pedido del gobierno, mientras los medios dictan sentencias inapelables en esas causas armadas, pero según el estadista y presidente, el problema de la justicia son los juicios laborales.

En el País de los Arándanos, se mantiene una apertura irracional de las importaciones destruyendo la producción y los puestos de trabajo argentinos, pero los precios que bajarían ante la competencia de los productos extranjeros, no paran de subir y destruyen el salario.

En el País de los Arándanos, se venden las acciones del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de Anses y se desmantela así la reserva económica para cubrir las prestaciones, pero los jubilados ahora no tienen medicamentos gratis a través del Pami.

Y en éste País de los Arándanos, el “milico” Aguad, notable intelectual y experto reconocido mundialmente en tecnología satelital, designado por eso a cargo de un Ministerio hoy eliminado, celebró un “preacuerdo” con una empresa norteamericana para la privatización de ARSAT.

Un convenio para regalar la tecnología y la ciencia argentina, que obtuvo inmejorables resultados luego de más de una década de inversiones nacionales e investigación.

Iniciado en 2006, Arsat/Invap fue un proyecto de desarrollo tecnológico y ciencia nacional, a cargo de ingenieros, técnicos y científicos argentinos, que culminó exitosamente con el lanzamiento del satélite de comunicaciones geoestacionario  ARSAT 1 en Octubre de 2014.
Argentina se convirtió así en uno de los pocos países del mundo –solamente 8 países- que cuentan con desarrollo propio de tecnología satelital.  

El satélite que hoy sigue operativo, es de diseño argentino, desarrollado y ensamblado en nuestro país, incluyendo la totalidad de su software. Además, cuenta con el 50% de componentes de fabricación argentina, idéntico porcentaje de componentes propios que poseen los satélites geoestacionarios fabricados en Francia, un país destacado en la materia.

Como política de Estado, después del lanzamiento del primer satélite, se continuó y se culminó con la construcción del satélite ARSAT 2 y luego se iniciaron los trabajos en un tercer satélite, mientras se comenzaba con la exportación de la tecnología satelital producida en el país. Con la asunción del gobierno de Macri, los trabajos se discontinuaron hasta la paralización de la actividad científica desarrollada a pleno hasta Diciembre de 2015.

En el País de los Arándanos, no hay financiamiento para la tecnología satelital, pero el presidente se auto perdona una deuda de $70.000 millones que el Grupo Macri mantiene con el Estado a causa de la concesión de Correo Argentino.

Al estadista moroso que celebra entusiasmado la exportación de arándanos, alguien, por ejemplo el “milico” experto en materia satelital, podría explicarle la diferencia entre el valor de una exportación de arándanos y una exportación de tecnología satelital.

Pero en el País de los Arándanos, el plan de éste gobierno bananero es endeudarse y entregar tecnología a cambio de espejitos de colores, servicio por el que se recibirían altas comisiones que se depositan en paraísos fiscales.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Y Aguad puso a su yerno al frente de arsat para asegurarse la mordida.