LA FRASE

"A STURZENEGGER SE LE PIDIÓ LA RENUNCIA PORQUE NO QUISO BAJARLES EL SUELDO A LOS CHOFERES DEL BANCO CENTRAL." (MARCOS PEÑA)

domingo, 17 de junio de 2018

SALVO EL 49 % DE LOS ARGENTINOS, NADIE


BANCO CENTRAL: SALE UN EJEMPLAR DE MUSEO Y LLEGA UN ESPECIALISTA EN FUGA DE CAPITALES


Por A. C.

Hay cambios en el mejor equipo. Pero el mejor equipo ya mandó al país al descenso. Desataron una inflación imparable, destruyen la actividad industrial y el empleo a través de una apertura importadora irracional que no se aplica ningún país del mundo. Tomaron deuda externa en los mercados por 110 mil millones de dólares y nos endeudan además con el FMI en 50 mil millones de dólares.

La situación cambiaria es explosiva, mientras dolarizaron las tarifas de los servicios y los combustibles, tarifazo demencial e impagable en beneficio de empresas propias y de sus amigos. La balanza comercial (exportaciones versus importaciones) arroja la mayor diferencia negativa de la historia.

El déficit fiscal (recaudación versus gastos) y cuasi fiscal (resultado financiero del Banco Central, reservas versus letras), muestra una dimensión de deuda monumental que se agrega a los 160.000 millones de dólares en que endeudaron al país. Solo en LEBAC, y sin computar otros títulos en pesos y en dólares emitidos por el gobierno de Macri, la deuda por éstas letras supera el billón doscientos mil millones de pesos.

En relación al Sr. Sturzenegger y su gestión en el Banco Central, ya nos hemos ocupado anteriormente en varias ocasiones en éste blog. Su monetarismo arcaico, sus ostensibles deficiencias técnicas y de imagen, su incomprensión pavorosa de la realidad del mercado y sus agentes, su ignorancia sobre factores externos relevantes. Todo ello sumado a sus públicas indecisiones y permanentes cambios de marcha, que causarían gracia si no le hubieran causado tanto daño a la economía del país y a la gran mayoría de la población.

Como cuando juraba la no intervención del BCRA en el mercado cambiario, teniendo que salir a las pocas horas a intervenir fuertemente ante el desborde en el precio del dólar que sus propias declaraciones producían.

A su inolvidable anterior desempeño como Secretario de Política Económica durante el gobierno de De la Rúa, corralito de su autoría incluido, se suma ahora el nuevo galardón de su gestión en la era Macri, en la que entre otros logros, deja su cargo del Banco Central con un dólar de casi $30, mientras que en Diciembre de 2015 el dólar cotizaba $9,70.

Y en su reemplazo, llega al Banco Central el Sr. Luis Caputo incondicional empleado del JP Morgan y del Deutsche Bank, quien era hasta ahora el encargado del “regreso del país a los mercados internacionales”.

El regreso a los mercados no fue muy feliz para los intereses del país, porque de la lluvia de inversiones prometidas, Caputo no consiguió ni una gota. Su gestión solo puede exhibir una toma de deuda récord de 110.000 millones de dólares, incluyendo la emisión el año pasado de un bono de deuda a cien años, operación catalogada en el Financial Times como la locura más grande en materia económica.

Pero la locura no es gratuita según agentes del mercado local, quienes sostienen que en la toma de ésta deuda de más de cien mil millones de dólares, Caputo percibió en concepto de comisiones el 1% de los montos en juego, reconocimiento de servicios que por supuesto no se facturan, sino que se transfieren a paraísos fiscales, terreno en el que el Sr. Caputo resulta de una idoneidad indiscutida. En su larga actividad profesional privada, siempre estuvo dedicado a facilitar la salida sin declarar del país de importantes capitales, sumas sacadas en negro a través de sociedades offshore de las que era y continúa siendo titular.

DISPUTAS EN LA CÚPULA


Apenas horas después de que se anunciaran los cambios en el Banco Central con la salida de Sturzenegger y el desembarco de "Toto" Caputo (es decir, Wall Street y los fondos buitres al comando de sistema financiero), Macri desplazó del gabinete a Aranguren y Cabrera; para reemplazarlos por dos "cuatro de copas" como Dante Sica y Javier Iguacel, que hasta hoy estaba a cargo de Vialidad Nacional pero viene de la industria petrolera.

Se venía hablando en los últimos días de las presiones del "círculo rojo" a Macri para que soltara lastre y metiera mano en el gabinete, reemplazando a algunos funcionarios desgastados (y vaya si Aranguren lo era, por ejemplo): de eso daban cuenta las plumas de los principales diarios, que expresan el pensamiento de la UIA y de buena parte de la cúpula empresarial. Es imposible no asociar la llegada de Sica al gabinete con un gesto hacia la principal central fabril, de parte de un gobierno que va perdiendo apoyos en forma creciente y acelerada.

De lo que no se habló ni se habla, es de rectificaciones en el rumbo central de un programa económico que está llevando al país a otra crisis de grandes proporciones, o de dar marcha atrás con algunas de las medidas más controvertidas del gobierno como los tarifazos, cuando el presidente acaba de vetar una ley que les ponía freno: la dolarización de las tarifas de los servicios públicos seguirá vigente porque está comprometida en el memorándum de entendimiento con el FMI, y el nuevo ministro del área (que proviene de una empresa con inversiones en Vaca Muerta) está tan comprometido con ella como Aranguren.

En el caso de Producción, es posible que Sica exprese la llegada de alguien que se supone  sabe algo más del tema que el chanta Cabrera, en un momento en el que la corrida del dólar hace alentar expectativas de mejoras a los productores de bienes transables (sobre todo la gran industria exportadora, que no depende del mercado interno), que no se corresponden necesariamente con la realidad: la dolarización también afecta a los costos industriales (por el lado de las tarifas y los bienes intermedios que se importan para la producción local), y a otros precios como los alimentos; que afectan el ingreso disponible para el consumo de la población, y por ende el nivel de actividad.

La misma cúpula empresarial que venía presionando al gobierno para introducir cambios en el gabinete respalda las políticas centrales de la gestión de Macri, en éste caso expresadas en el acuerdo con el FMI y en la reforma laboral que entró al Congreso: retiro del Estado de la actividad económica, ajuste del gasto público, disminución de la presión tributaria y flexibilización de la fuerza de trabajo; cuyo costo en dólares además se está licuando al compás de la corrida.

Fuera de eso, hay una puja salvaje en la cima del poder económico del país por la apropiación del excedente social de riqueza que generan la devaluación en marcha (cuyo techo aun no puede preverse), y el ajuste en ciernes; cuya viabilidad política y social está por verse.

Y esa puja es -exclusivamente- la que explica las tensiones, la agudización de los desequilibrios del modelo económico y de sus vulnerabilidades, la aceleración de la inflación y la corrida cambiaria: no se producen por un aumento de la conflictividad sindical o por inestabilidad política, que en todo caso serán consecuencias del desbarajuste económico, no sus causas.

En cuestión de días, Macri tuvo que desprenderse de Aranguren y Sturzenegger, acaso los dos funcionarios que más cabalmente expresaban su pensamiento económico: señales inequívocas de un presidente que ha licuado aceleradamente su poder político y se ve obligado a tomar decisiones que le son impuestas por otro; mientras acude al FMI para hacerle decir el conjunto de medidas que en rigor él deseaba tomar, pero no podía. 

El tema es -de nuevo- que intentará ponerlas en marcha cuando las condiciones sociales (en términos de respaldo al gobierno en la opinión pública) empeoraron, y cuando las condiciones políticas no le harán tan sencillo ni barato conseguir "dadores voluntarios de gobernabilidad" en la oposición.

Sin embargo, el aterrizaje de Sica (ex funcionario de Duhalde, y con llegada a la UIA) en el gabinete es también un guiño a los sectores más conservadores del peronismo y a lo que queda del massismo, para que se suban al tren del ajuste y aporten sus votos en el Congreso para todas las medidas que sean consecuencia del acuerdo con el FMI, en primer lugar el Presupuesto 2019 con el ajuste incluido. Va de suyo que de estos cambios cosméticos nada puede esperarse, sino la ratificación del rumbo económico, cuyas líneas maestras están produciendo los daños sociales por todos conocidos. 

Lo que hacen -en todo caso- es ratificar que estamos viviendo el tramo final de un gobierno agotado, con un presidente al que le han asignado el rol de administrar el ajuste hasta donde sea posible imponerlo (aunque en ello sepulte toda chance de perduración política más allá de su mandato), y con un gobierno al que le exigen que tome medidas estructurales (como los cambios en el Banco Central) para condicionar de antemano a la gestión que lo suceda; y asegurar los intereses del poder económico más allá de cualquier posible cambio de signo político.

Para terminar, una nota de color: Macri rajó a Cabrera horas después de que lo acompañara a recibir a Carrió en Olivos, tras el escándalo en el Congreso durante la votación por la despenalización del aborto, y en teoría y según se informó, hablaron de los planes del ministerio que estaba a su cargo.

No se sabe que pensar: o la boludeada presidencial a la pitonisa fue de proporciones descomunales, o una vez más, los movimientos del "mejor equipo de los últimos 50 años" (al que le quedan cada vez menos jugadores titulares) no estarían tan fríamente calculados de antemano, como nos quieren hacer creer. 

sábado, 16 de junio de 2018

¡MIREN COMO DEJARON LA PLAZA, HIJOS DE PUTA!

COMPRANDO TIEMPO Y APOYOS


Ayer viernes (es decir, el día después del “superjueves” en el que aprobó en Diputados la despenalización del aborto, pararon las dos CTA y camioneros y rajaron a Sturzenegger) aparecieron publicados en el Boletín Oficial dos decretos muy sugestivos.

Primero el DNU 545 (completo acá), por el cual se introdujeron modificaciones al presupuesto, ampliando el endeudamiento, las operaciones de crédito público, los avales a operaciones de endeudamiento de las provincias y de las obras incluidas bajo el sistema de “participación pública privada” (PPP.)

Y luego el decreto simple 554 (verlo acá), por el cual se modifica la distribución del Subsidio de Mitigación de Asimetrías (SUMA) que se financia con parte de los fondos de las obras sociales sindicales, y que fuera creado por el Decreto 1609/12 de Cristina.

Por el primer decreto (el DNU) se amplía la colocación de deuda prevista en edn el presupuesto en $ 223.215.289.413 (más de 223.000 millones), de los cuáles casi 89.748 son para la emisión de bonos compensatorios que se entregarán a las provincias por los cambios en la distribución de la coparticipación que se hicieron  en el pacto fiscal; mientras que otros 51.418 millnes de pesos corresponden a la emisión de deuda en moneda extranjera, para la recompra de otros títulos públicos que estaban en danza como los BONAR 2024 y 2025.

Al modificarse las operaciones de crédito público (endeudamiento) autorizadas en el presupuesto votado por el Congreso, se pasaron algunas previstas en pesos, a moneda extranjera: así ejemplo la compra de las lanchas para patrullaje oceánico que tenían asignados 8300 millones de pesos, pasarán a “pesar” en el presupuesto 340 millones de euros (al tipo de cambio del viernes, unos 11.485 millones de pesos); y se agregaron otras que no estaban, como la compra de sistemas de lanzadores de misiles portátiles que se adquirirían para la cumbre del G20, por unos 71,9 millones de dólares (2074 millones de pesos, al tipo de cambio de ayer).

Se amplían los avales del Tesoro para el endeudamiento de las provincias (a Jujuy, por 40 millones de dólares); y la nómina de obras incluidas bajo el programa PPP, para incluir los corredores viales licitados hace poco por ese controversial sistema; lo que a su vez genera la necesidad de incrementar el endeudamiento, sabido es que esas obras se repagvan con bonos públicos, en moneda extranjera.

Por el segundo decreto, se disminuyen a la mitad los fondos de las obras sociales a redistribuir a través del SUMA (o sea que los otros se reasignan entre las obras sociales según su tamaño y número de afiliados), se rebaja de 70 a 65 años la edad de los beneficiarios del subsidio que complementa la financiación de los agentes del seguro de salud (como las obras sociales) y se afectan los intereses devengados por los depósitos a plazo fijo de los 8000 millones de pesos de las obras sociales que se destinaron a la CUS (Cobertura Universal de Salud), a financiar los tratamientos de alto impacto económico.

Si se miran ambos decretos en conjunto, está claro que el gobierno está comprando tiempo y apoyos para el plan de ajuste que deberá encarar de acuerdo a los compromisos que asumió con el FMI: busca apoyarse en los gobernadores para que insten a sus legisladores a votar en el Congreso el Presupuesto del año que viene, y los cambios en el Banco Central; y dar señales a “los mercados” con la recompra de bonos y los contratos PPP.

Al mismo tiempo, mete baza en la interna sindical por la distribución de los recursos de las obras sociales, mientras espera que una liberación parcial de los fondos retenidos le permita lograr (una vez más) que la CGT posponga o directamente suspenda el paro lanzado para el 25. También hay guiños para los apoyos exteriores a la gestión, como Israel (que provee las lanchas) y los países centrales del G20; para cuya cumbre se compran los sistemas lanzadores de misiles, provistos por ellos mismos.

El tiempo dirá si la jugada resulta, pero mientras tanto siguen destrozando no solo ese presupuesto que pidieron respetar, sino al país entero aumentando el grosero endeudamiento, y la generación de curros por doquier.

PARTIDO CHIVO



Entre tantas "notas de color" que aparecen en los medios en la previa del Mundial de Rusia, leíamos días pasados en El Cronista un ensayo sobre como terminaría el campeonato, si en lugar de tenerse en cuenta el potencial de los seleccionados, se analizaran el desempeño de las economías de los países que participan.

Lo curioso es que la nota no dice nada de como llegó Islandia a tan privilegiada posición, cuando hace casi una década que una crisis se llevó por delante el sistema financiero islandés poniendo al país al borde de la bancarrota y obligando a sus autoridades a adoptar una serie de medidas hetedordoxas, que acá no vacilarían en considerar kirchneristas. Repasemos los hechos:

* Cuando la corona islandesa se derrumbó en el 2008, los tres bancos más grandes del país tenían activos por 10 veces el valor de su PIB. Se colapsó 85 por ciento del sistema bancario. Los bancos de Islandia se metieron en el negocio bancario internacional a lo grande, a pesar de tener poca experiencia en las transacciones internacionales, o en las regulaciones. Debido a que tenía altas tasas de interés, los operadores internacionales -y bastantes personas comunes y corrientes- pedían prestados dólares al cinco por ciento, por decir algo, los cambiaban por coronas y compraban bonos islandeses que pagaban nueve por ciento, y se benefician con la diferencia. Al momento del colapso, se estimaba que las posiciones de los fondos especulativos eran de 41 por ciento del PIB. Sin control de capitales, sacarían ese dinero con lo que se deprimiría todavía más la corona.

* No había ninguna posibilidad de que Islandia rescatara a sus bancos, así es que los dejó quebrar. Sin embargo, primero salvó a los ahorradores locales cambiándolos a nuevos bancos “buenos”. En el mes de octubre de ese año, el FMI le prestó 1.875 millones de euros (2.100 millones de dólares), cantidad que venía acompañada de un plan de estabilización con tres objetivos claros: regular los tipos de cambio, desarrollar una estrategia para reestructurar el sistema bancario y asegurar la sostenibilidad fiscal a medio plazo.

* El gobierno islandés, con el apoyo del FMI, impuso estrictos controles a los capitales, bloqueando su salida del país y prohibiendo a las personas comprar divisas o acciones extranjeras (un "cepo", digamos). Cuando los salarios reales cayeron 11 por ciento del 2007 al 2010, el gobierno no tomó una sierra de arco para reducir los servicios sociales, sino, más bien, aumentó los impuestos y también ofreció alivio a la deuda de los tenedores de hipotecas en el país. Islandia hizo lo que pareciera que ningún otro país desarrollado estuviera particularmente ansioso en hacer: encarceló a un montón de banqueros.

* De repente, se evitó que los fondos de pensiones de Islandia (las AFJP de allá) invirtieran en nuevos activos extranjeros; hoy, un gran 75 por ciento de los activos de los fondos de pensiones están en inversiones basadas en la corona. De un día para otro, se consideró que los fondos de capital privado y los inmobiliarios del país eran un lugar para invertir el dinero local en rápida expansión. A finales de 2008 se impusieron estrictos controles de circulación a los capitales (que no a los pagos de bienes y servicios en el exterior) que han estado vigentes hasta el pasado marzo. 

* El paquete se completó con condiciones a la entrada de capitales para inversores con propósitos de especulación, deberán inmovilizar en el país un 40% del capital durante un año en cuentas no remuneradas (un encaje, como el que existía acá y Macri eliminó). La liberalización es pues para la salida, no para la entrada de capitales. A Islandia no le interesa convertirse en un nuevo destino de flujos de dinero en busca de intereses lucrativos cortoplacistas que pongan en peligro su recién estrenada política monetaria. (el camino inverso al que está siguiendo hoy la Argentina)

* Los islandeses tuvieron la oportunidad de votar en dos referendos sobre estas cuestiones en 2010 y en 2011, saltando a las primeras páginas de los medios internacionales por apostar por la democracia frente a las finanzas desafiando incluso a la Unión Europea: en el primer referendo el 93 % votó en contra del rescate de los bancos, y en el segundo el porcentaje fue del 61 %. El resultado es que después de unos años de controles de capitales y medidas que acá rechazaría la ortodoxia, Islandia ya no debe dinero al Fondo Monetario Internacional (FMI): desembolsó una cantidad cercana a los 300 millones de euros para completar el pago de los tramos restantes del préstamo que le otorgó en 2008, y lo hizo antes del tiempo previsto, ya que se preveían plazos de pago hasta bien entrado el 2016.

* Islandia optó por juzgar a los implicados en la burbuja financiera. Como ejemplo están los ejecutivos del banco Kaupthing, entre los que destaca el exdirector ejecutivo Hreidar Mar Sigurdsson, que fueron condenados a penas de entre cuatro y cinco años de prisión acusados de manipulación del mercado. También fue juzgado Geir Haarde, primer ministro entre 2006 y 2009, al que se le achacó no haber realizado reuniones de gabinete ante cuestiones de estado importantes -si bien no fue condenado. Acá Sturzenegger zafó de la causa del megacanje, para volver al gobierno, y volver a destrozar nuestra economía en beneficio de los bancos y capitales especulativos.

* En los últimos años el Estado ha hecho equilibrio entre una liberalización de la economía y el control de capitales por el saneamiento de la banca. Pero por encima de todo, a pesar de que fue necesario realizar reformas en los años posteriores al estallido de la crisis, cuando Islandia inició su ascenso se rechazaron las voces que desde instituciones europeas llamaban a aplicar medidas de austeridad. Una medida que va en sintonía con su idea de mantenerse al margen de la Unión Europea, al entender que la mejor forma para salir de la crisis es "vivir con lo propio". Acá diríamos "vivir con lo nuestro", siguiendo al maestro Aldo Ferrer.

* Al estallido de la burbuja financiera en 2008 le siguió una recesión de 2009-2010 con una caída del PIB de más del 10% anual pero, tras 2012, la economía despegó de forma exponencial. En 2016, el PIB creció un 7,2%, liderando el crecimiento en Europa. De hecho, la combinación de un incremento vertiginoso del turismo y la prohibición paralela a la salida de capitales salvaron a Islandia. Si el capital extranjero y las divisas sólo entran en el país y nunca salen y el Estado recauda un 25,5% de IVA es fácil adivinar la fórmula secreta de la recuperación milagrosa del país.

Partido chivo el de hoy. No sabés por quien hinchar.

viernes, 15 de junio de 2018

DEBE SER PORQUE ESTÁ FLOJITO DE PAPELES


El artículo 8 de la Carta Orgánica del Banco Central, aprobada por la Ley 24.144, establece en su inciso b), que no pueden desempeñarse como miembros del directorio "Los accionistas, o los que formen parte de la dirección, administración, sindicatura o presten servicios en el sistema financiero al momento de su designación. ". (las negritas son nuestras)

El inciso fue agregado en 2012, a través de la reforma introducida por la Ley 26.739 durante el segundo gobierno de Cristina y el sentido de la disposición es muy claro: se trata de evitar que se ponga al zorro a cuidar las gallinas; nada menos que en el órgano rector del sistema financiero.

Con la salida de Sturzenegger de la presidencia del BCRA, se supo que Macri quiere colocar en ese cargo a Luis "Toto" Caputo, que se venía desempeñando como ministro de Finanzas; y quien según su última declaración jurada presentada ante la Oficina Anticorrupción (ver acá), es accionista del Banco Macro S.A., y de Axis Renta Fija S.A., un fondo común de inversión.

Ambas entidades están comprendida en el sistema financiero regido por el Banco Central, de acuerdo con la Ley 21.526 de entidades financieras: el banco en forma directa (artículo 2 inciso a) de la ley), y el fondo de inversión, en forma extensiva (párrafo final de la misma norma: "La enumeración que precede no es excluyente de otras clases de entidades que, por realizar las actividades previstas en el artículo 1, se encuentren comprendidas en esta ley").

El artículo 1 dice que "Quedan comprendidas en esta Ley y en sus normas reglamentarias las personas o entidades privadas o públicas oficiales o mixtas- de la Nación, de las provincias o municipalidades que realicen intermediación habitual entre la oferta y la demanda de recursos financieros." (las negritas son siempre nuestras).

Aun no fue enviado formalmente el pliego de Caputo al Senado para el directorio del Banco Central, y tampoco apareció el decreto de Macri por el cual lo designa "en comisión", apelando a la facultad otorgada por el artículo 99 inciso 19), que no sería de aplicación al caso porque el Congreso no se encuentra en receso; pero está claro que Caputo no está en condiciones legales de ser designado en el BCRA.

Y cuando lo haga (es decir, cuando Macri envíe el pliego de Caputo al Senado, o formalice su designación por decreto violando la Constitución y la Carta Orgánica del Banco Central), incurrirá en un delito: el artículo 253 del Código Penal dispone que " Será reprimido con multa de pesos setecientos cincuenta a pesos doce mil quinientos e inhabilitación especial de seis meses a dos años, el funcionario público que propusiere o nombrare para cargo público, a persona en quien no concurrieren los requisitos legales. En la misma pena incurrirá el que aceptare un cargo para el cual no tenga los requisitos legales" (otra vez las negritas son nuestras).

Como se ve, el delito se configura tanto si se nombra a quien no reúne los requisitos legales (supuesto del decreto designando a Caputo "en comisión"), como si se lo propone (hipótesis del pliego pidiendo el acuerdo del Senado para él); y también alcanza al propuesto o nombrado (Caputo) si acepta el cargo, y toma posesión de él.

¿Acaso la reforma de la Carta Orgánica del Banco Central comprometida en el acuerdo con el FMI tenderá también a remover este obstáculo? Porque aun así, no regiría retroactivamente a hoy, si es que en el futuro se aprueba.

Para peor, el candidato a vice del Central (Gustavo Cañonero) está en la misma situación; porque también es dueño de un fondo común de inversión regido por el ente rector: SBS Pesos Plus FCI; que además se asoció hace poco a Templeton (el fondo buitre) en la compra de los "BOTES" que sacó de la galera "Toto" Caputo para desarmar la bola de las LEBAC'S en el "supermartes" del mes pasado, cuando vencían más de 617.000 millones de pesos en esos instrumentos.

¿Será "Toto" el preferido de los mercados y de "Cambiemos" (de Macri en particular) porque está flojito de papeles?