LA FRASE

"LÁSTIMA EL DÍA AYER EN CÓRDOBA, MUCHA GENTE HUBIERA QUERIDO IR AL ACTO." (JAVIER MILEI)

domingo, 26 de mayo de 2024

VEINTICINCOS

 

Aquel 25 de mayo hace 21 años el país empezaba a encontrar la salida de una de las crisis más grandes de su historia, de la mano de un tipo hasta hace poco desconocido para muchos, pero que supo resumir las esperanzas de un pueblo golpeado, y empezar a cumplirlas. No había sido el más votado y le negaron el balotaje tirándole el país en llamas por cabeza, pero lejos de tomarlo como una debilidad, lo asumió como un desafío.

Solo había prometido en campaña construir un país normal, y el día de su asunción, no dejar sus convicciones en la puerta de entrada de la Casa Rosada, y vaya si cumplió, desde el primero hasta el último día de su gobierno, del que se fue siendo más popular que cuando había llegado, por una sencilla razón: les había mejorado la vida a millones de personas.

Un tipo que demostró estar a la altura de las circunstancias y nunca se envaneció de su rol ni se creyó un líder mesiánico: decía que él y los que integraban su gobierno eran simples pasantes de la historia, hombres comunes cumpliendo circunstancialmente responsabilidades especiales e importantes. 

Repudió la represión de la protesta social y nunca la ejerció cuando le tocó afrontar conflictos, porque pensaba que había que ir a sus causas, en lugar de concentrarse en sus efectos, y comprendió que la gente no cortaba rutas ni calles por deporte ni por falta de algo mejor para hacer. A los dos días de haber asumido como presidente, estaba viajando a Entre Ríos para resolver una prolongada huelga docente, del único modo que correspondía: resolviendo los reclamos.

Combatió la idea extendida por entonces (y aun hoy) en la política argentina de mostrarse fuerte con los débiles y débil con los fuertes, para mostrar autoridad; y no prometió una revolución, pero generó el inicio del proceso que produjo los cambios más profundos a favor del pueblo argentino, en estos 40 años de democracia.

Por todo eso -y muchas cosas más- se ganó un lugar en la historia, que no se lo podrán sacar, a menos que la reescriban, como acostumbran hacer.   


Este 25 de mayo, el de ayer, encuentra al país sumido en una profunda crisis, cuya magnitud -todo lo indica- se profundizará si seguimos por el rumbo que llevamos,  y estamos en manos del tipo que la produjo, agravando todos los problemas existentes sin resolver ni uno solo, y creando muchos otros.

Que llegó elegido por millones de votos en un balotaje en el que aglutinó sus propios votos -los de los que vieron en él el canal para expresar su insatisfacción con los resultados de la democracia-, y los de los que coinciden con ellos en un punto esencial: dar por concluido el ciclo iniciado aquel 25 de mayo del 2003, y si nos vamos más atrás, el 17 de octubre de 1945.

Un tipo que -a su modo- supo concitar esperanzas, pero sobre todo, resentimientos, odios y frustraciones, tanto que hizo campaña con una motosierra, y se lo festejaban: lo votaron esperando que la usara, pero contra otros. Alguien que también tiene -claro está- sus convicciones, pero si no le sirven (como Groucho Marx), enseguida encuentra otras. O que si las sostiene, más que convicciones son alucinaciones teóricas sin anclaje en el mundo real, u obsesiones enfermizas. 

Que eligió desde el primer día de su gobierno como sus enemigos y blancos principales del despliegue del aparato represivo estatal, o todo el que represente cualquier forma de organización social para defender derechos, o reclamarlos; a los que anatemizó como el principal problema el país junto con lo que denominó "la casta". Gasesoa denominación que no incluye -por ejemplo- al que huyó como rata de aquel balotaje del 2003, que homenajeó como prócer colocando su busto en la Casa Rosada, ni a muchos de los mismos protagonistas del desastre concluido en el 2001, pero iniciado en los 90', que son funcionarios de su gobierno.

Un león hervíboro, que saca pecho en las redes sociales pero se rodea de policías y militares para andar por la calle; y ha hecho más viajes al extranjero que al interior del país que gobierna (ni hablemos si hay un conflicto, o desastres naturales), desde que es presidente. Un león que nunca hinca sus dientes en los poderosos de verdad, cuyos intereses concretos sirve con esmero y dedicación; tanto que está empeñado en entregarles el país llave en mano, de un modo que nunca lo podamos recuperar para el conjunto de los argentinos.

Que está convencido de ser un enviado de las fuerzas del cielo para cumplir una misión salvífica combatiendo a los espíritus del mal y cosas así; y que en los pocos (largos) meses que lleva en el gobierno, se ha ganado con creces un lugar en antología del ridículo, como pocas veces se ha visto en alguien que se calzara el traje de presidente. Que le queda grande por todos lados. 

sábado, 25 de mayo de 2024

MIRÁ QUIEN VOLVIÓ

 

Volvió el fideicomiso para de la provincia para el manejo de la autopista Santa Fe-Rosario con BMR Mandatos y Negocios SA, la empresa propiedad del Banco Municipal de Rosario que ya lo tuviera entre 2017 (gobierno de Lifschitz) y 2020, cuando Perotti lo rescindió mediante el Decreto 295, disponiendo que la administración del corredor pasara directamente a la Dirección Provincial de Vialidad.

Y volvió con el mismo modelo anterior aprobado por el Decreto 1870/17 de Lifschitz (al que el decreto de Pullaro ensalza como el modelo a seguir) incluso en sus aspectos más controversiales, como por ejemplo el hecho de que el objeto del fideicomiso se limita a "..la administración integral y prestación de los servicios elementales de mantenimiento del corredor vial comprensivos del cobro de servicios, información al usuario, mantenimiento de iluminación y semaforización, conservación, mantenimiento y reposición de la señalización vial horizontal y vertical, corte de césped, mantenimiento de bosquecillos, limpieza general del tramo, auxilio y remoción de vehículos en caso de accidentes, asistencia de urgencia de ambulancias y la incorporación de nuevas tecnologías.".

O que el fiduciario (BMR) esté exceptuado de "...de realizar todas aquellas tareas relacionadas con obras mejorativas de repavimentación, obras de arte y toda otra intervención de cualquier índole sobre la calzada, a excepción de las que le sean instruidas expresamente por la Dirección Provincial de Vialidad en calidad de autoridad de aplicación, comprometiéndose el fiduciario a su realización. En estos casos, la obra podrá encomendarse cuando se cumplan los requisitos establecidos en el artículo 20 de la Ley N° 5188 y el artículo 116 inc. c) de la Ley N° 12510, bajo los términos y condiciones que dicha repartición establezca.".

La pregunta sería como una sociedad (BMR) constituida con otro objeto social podría -llegado el caso y si Vialidad se lo pidiera- realizar obras públicas, o serles otorgadas sin licitación por tratarse de un organismo oficial (cuyo accionista es el Estado municipal) en condiciones más ventajosas que las del mercado, que es lo que exige el artículo de la Ley 12510 que se cita; y que ninguna reglamentación a dictarse por la Dirección Provincial de Vialidad podría modificar. 

Como el mismo problema (justificar la probada conveniencia sobre la media del mercado para contratar en forma directa con un organismo oficial) se les presentaba con el propio contrato de fideicomiso, lo solucionaron fácil: pidiéndole otra cotización de honorarios a “Rosario Administradora Sociedad Fiducaria S.A.”, empresa inscripta en el  Registro del Mercado de Valores de Rosario S.A., y listo: "la media del mercado" la dio una sola empresa.

No obstante estar exento de hacer obra alguna (y en esto Pullaro replica lo que hizo Lifschitz) según el contrato, los honorarios del fiduciario BMR SA se fijan sobre el porcentaje de los ingresos ordinarios por cobro de tasa retributiva de servicios (o sea el peaje) según el siguiente detalle: de: a) el 1,0 % (uno por ciento) durante el primer semestre del primer año de vigencia del Contrato, b) el 1,50% (uno y medio por ciento) a partir del séptimo mes de vigencia del Contrato y hasta su finalización. La duración prevista es de dos años a contarse desde el 31 de este mes, prorrogables por otros dos años más, o sea todo el mandato de Pullaro y los primeros meses del mandato del gobernador que lo suceda.

La justificación legal de las facultades del gobernador para aprobar este contrato apela a un mix de todo en los fundamentos del decreto: desde el artículo 148 de la Ley 12510 (obviando que de lo que se habla allí es de concesiones y no fideicomisos), a la nueva ley de ministerios (que sí habla de fideicomisos), a la contratación directa entre organismos oficiales y a la Ley 11157 dictada en 1994 durante el gobierno de Reutemann para privatizar la autopista, en lo que Binner en su momento calificó de "privatización exitosa". Pues bien, Pullaro repite así el mismo dislate jurídico en el que incurrieron Bonfatti y Lifschitz de resultas del cual el régimen de concesiones de la Ley 12510 que el mismo decreto cita, no tendría razón de ser.   

El contrato aprobado por Pullaro le permite a BMR dentro de las 24 horas hábiles subsiguientes a la acreditación en las cuentas bancarias que debe abrir en el agente financiero de la provincia (el Nuevo Banco de Santa SA) transferir total o parcialmente dichos fondos a las cuentas bancarias que decida abrir a nombre del fideicomiso en el Banco Municipal de Rosario, lo cual devela el objeto real del contrato que no es otro que el mismo que tuvo el que en su momento firmó Lifschitz: oxigenar con depósitos oficiales al Banco Municipal de Rosario, para que pueda cumplir con las normas técnicas sin merecer sanciones del Banco Central por insolvencia. 

Pero hay más curiosidades en el decreto. señala en sus considerandos "Que asimismo y por otro lado, también resulta manifiesta la inconveniencia de la gestión a través de un operador privado, dadas las falencias e incumplimientos que estos demostraron en sus últimas gestiones y que culminaron en el virtual abandono y entrega anticipada de la Unidad en el año 2017;". Lo que no dicen es que ese abandono y entrega anticipada por los privados del corredor (cuyo pliego de bases y condiciones aprobado por Decreto 1033/10 de Binner seguirá rigiendo el fideicomiso según el contrato) terminó en un escándalo porque Lifschitz les perdonó todas las sanciones, y no les ejecutó las garantías por incumplimiento.

En otra parte dice Pullaro en el decreto que "Que no debe dejar de soslayarse, que el Decreto N° 295/2020 especificó el carácter transitorio de la Unidad Ejecutora AP 01, debiendo el Poder Ejecutivo proponer para su tratamiento legislativo la conformación de una figura societaria estatal para la administración y operación de la AP 01, herramienta que a la fecha no ha prosperado;". Lo que no dicen es que el proyecto que envió Perotti a la Legislatura para crear una Sociedad del Estado (o sea con el 100 % del capital en manos estatales) no prosperó porque en cuatro años los socialistas y radicales -que tenían mayoría en la Legislatura - se negaron a tratarlo.)

Sigue Pullaro: "Que en tal línea y luego de analizar algunas alternativas para lograr una gestión satisfactoria y útil de la administración del Corredor, desestimándose otras que presentarían obstáculos, sobre todo en el área impositiva, o complicaciones en el orden al procedimiento necesario para su creación, se propone implementar nuevamente el instituto del fideicomiso de administración, como figura contractual, lo que determina un negocio jurídico bilateral, el cual además determina un importante beneficio por cuanto permite que la totalidad de los recursos puedan ser aplicados en la autopista habida cuenta de las exenciones impositivas con que cuenta esa figura jurídica;". O sea que en realidad apelan a un fideicomiso para pagar menos impuestos, y se lo dan a BMR para tirarle una soga al Banco Municipal de Rosario (quizás el orden de peso de las razones sea el inverso), lo demás son detalles. 

Para concluir con esto: "Que no debe dejar de soslayarse los antecedentes de la figura contractual del fideicomiso y su fiduciario BMR Mandatos y Negocios S.A. como instrumento de gestión del Corredor Vial durante el período 2017/2020, entre los que se destacan la modernización que se produjo en el mismo, tanto a nivel físico, tecnológico, de recursos humanos y servicios al usuario, como la transparencia y trazabilidad en la percepción y aplicación de los fondos administrados que fuera demostrada por los dictámenes emitidos por el Tribunal de Cuentas de la Provincia;". Sobre la modernización y demás yerbas, juzgue cada uno que haya transitado por la autopista, sobre la transparencia, al menos la Sindicatura General de la Provincia no pensaba lo mismo: en una auditoría de diciembre de 2020 encontró que se pagaron importantes sobreprecios en el contrato con la empresa encargada de montar un sistema inteligente de control del tránsito. 


viernes, 24 de mayo de 2024

TWEETS POLÉMICOS

 

jueves, 23 de mayo de 2024

TWEETS POLÉMICOS

 

miércoles, 22 de mayo de 2024

EL TEMA ES QUE ES PRESIDENTE

 

Si algo no vamos a hacer acá es rasgarnos las vestiduras por el conflicto diplomático que provocó Milei con España, o para salir en defensa de Pedro Sánchez y su mujer. Menos con los problemas graves que hay en estos momentos en el país, por ejemplo lo que está pasando en Misiones.

El episodio, sin embargo, permite algunas reflexiones sobre las cosas que pueden pasar cuando un desquiciado como Milei llega a ocupar funciones tan importantes. Un tipo con claros y evidentes trastornos de salud mental- no es necesario ser psicólogo para advertirlo-, con conflictos personales no resueltos y resentimientos oscuros, sobre los que suma un marco teórico de ideas apolilladas y absurdas para explicar el mundo, que a él se le ocurren -en su alucinación- la única racionalidad posible.

No se trata de que el presidente no se pelee con ningún gobierno o mandatario extranjero, sino que si lo hace, sea por defender los intereses del país: si Milei hubiera discutido con el premier español en defensa de nuestra soberanía o recursos naturales, hubiera merecido nuestro apoyo. 

Pero si la tirria nos traslada acá las peleítas de su club de fachos con ideas tan apolilladas como las de él, la cosa pasa a importarnos tres belines. O si está proponiendo por iniciativa propia -aunque no haya sido su gobierno el que escribió el proyecto, claramente- un régimen de beneficios para grandes inversiones en el que les está regalando nuestros recursos naturales, y concediéndoles incluso más beneficios de los que jamás pidieron, o pensaron obtener.

Concederle -como hacen algunos- cierta racionalidad a sus acciones sobre la base de que lo el tipo en realidad quiere es convertirse en una especie de líder y gurú internacional de la derecha es dar por el pito más que lo que el pito vale; desconociendo en el camino el peso real que nuestro país tiene en el contexto internacional.

Lo que si es importante es advertir que Milei se pelea con Sánchez (como antes lo hizo con Lula, Petro o López Obrador) por las mismas razones por las que dice que los salarios le están ganando a la inflación, o que el país está a las puertas de su recuperación económica: porque está total y absolutamente desquiciado, y ninguno del coro de paniaguados que lo rodea (en el gobierno y en los medios) se atreve a decírselo de frente, con todas las letras.

Y también -y sobre todo- porque estar loco y hacer locuras, hasta acá, le viene saliendo gratis: no tiene siquiera un pedido formal de juicio político presentado por los legisladores en el Congreso nacional, aunque ha venido acumulando más de una causa para que proceda, desde que comenzó su mandato.

Más y peor que eso: pese a que da todo el tiempo evidentes muestras de no estar en sus cabales, hay una parte importante de la política que ahora mismo, en estos momentos, está pensando seriamente en concederle facultades extraordinarias, asumiendo atribuciones propias del Congreso, para hacer casi literalmente lo que le plazca. 

Milei sigue siendo todo el tiempo el personaje border que compuso (o es) para sobresalir en las redes y los medios y desde allí saltar a la política, donde sigue actuando como si fuera un panelista de la tele. Y alguien podría decir -no sin razón- ¿por qué habría de cambiar, si mal no le ha ido?

El problema es que el tipo no es panelista televisivo aunque se comporte como tal: es nada más ni nada menos que el presidente de la república, elegido por casi 15 millones de votos en el balotaje, por cuatro años. En los que -de seguir por éste rumbo- no va a dejar un país, sino tierra arrasada.

Y a propósito de sus votantes: un día -no sabemos si antes de cumplir su mandato, o cuando lo concluya- Milei se irá, y ya no será presidente. Pero nos quedarán esos millones de argentinos que volverán a votar en las siguientes elecciones, y que votaron esto, cuando ya era esto: nadie puede decir que el tipo los engañó, o que disimulaba los aspectos más controversiales de su personalidad y sus ideas. Que son todos. 

Y nos quedarán también los intereses concretos, puros y duros que están detrás de Milei, que es solo un instrumento. Al que sostienen pese a sus evidentes disparates, porque les conviene y mientras les convenga. Para poder rajarlo de un voleo en el orto cuando ya no les sirva, y echarle la culpa del fracaso, como si ellos no hubieran tenido nada que ver.

Hace poco decíamos en ésta entrada:"...al final no era tan así que les daba "vergüenza como nos ven en el mundo", o lo que podían pensar afuera. Desde el presidente a los embajadores pasando por la impresentable canciller suman un o varios papelones diarios y nos han hecho pelear con todo el mundo, excepto Estados Unidos, el Reino Unido, Israel y Ucrania; o sea todos los que votan siempre en nuestra contra en la ONU por el tema Malvinas. Y les chupa un huevo.". A propósito: en esos temas (la guerra en Ucrania, el conflicto en Gaza) Pedro Sánchez y el gobierno español piensan exactamente lo mismo que Milei; por si algún despistado se embandera en su defensa. 

Tuits relacionados:

martes, 21 de mayo de 2024

TWEETS POLÉMICOS

 

lunes, 20 de mayo de 2024

¿DEFLACIÓN O SOBREPRECIOS?

 

Hace unos meses atrás, cuando Milei hacía su primer intento de contar con facultades extraordinarias delegadas por el Congreso en el marco de lo que entonces era la "ley ómnibus", contábamos en ésta entrada como ya en diciembre del año pasado Pullaro las había obtenido mediante cinco (5) emergencias declaradas por la Legislatura, entre ellas en seguridad.

Decíamos entonces que básicamente esas facultades servían - más que nada- para efectuar contrataciones, prescindiendo de las licitaciones o los procedimientos legales habituales. Comentando el Decreto 219 de Pullaro que reglamentaba la emergencia en seguridad dijimos: "Pero en lugar de definir la ley (como la hace la Ley 12510) cual es el procedimiento a seguirse de acuerdo al monto del contrato y demás circunstancias del caso, son los funcionarios encargados de llevar adelante de la contratación los que lo hacen, en base a su propio criterio y sin más limitaciones que las generalidades gaseosas del decreto.".

"Que es igual de gaseoso en el resto de su articulado a la hora de decir como es una "licitación abreviada", o que deja en definitivas en su artículo 8 librado al criterio de los funcionarios intervinientes las formas de difusión y publicidad de los llamados, o la justificación de los criterios (artículo 16) en base a los cuáles se seleccionan las propuestas más convenientes y se adjudican los contratos.".

"Dicho sea de paso, no hay previsión alguna -como existe en el régimen de contrataciones vigente y que se deja de lado- respecto a un número mínimo de ofertas a obtener o documentar que se pidieron, y tampoco dice nada -justo en estos momentos de recesión y despidos- a la prioridad para las empresas radicadas en la provincia según el régimen del "compre santafesino" de la Ley 13505 (2015) y su modificatoria 13619.".

Y concluíamos: "Para terminar de poner las cosas en contexto, pensemos que en éste marco de absoluta discrecionalidad podrán comprarse medicamentos, patrulleros, armas para la Policía o víveres para los programas alimentarios, repararse escuelas o comisarías o comprarse computadoras, por citar solo algunos ejemplos.". (las negritas son nuestras)


Y lo que ha pasado con las compras de 800 patrulleros para la Policía de la provincia en dos tandas, demuestra que muy errados no estábamos: primero se hizo una "contratación directa" de 100, a través del Decreto 525 cuyas imágenes ilustran el post, adjudicándolos a las dos únicas empresas a las que se les pidió presupuesto, y cotizaron exactamente lo mismo las dos: 40.660 dólares por cada patrullero. 

Al hacerse el trámite invocando la emergencia en seguridad (el decreto ni siquiera menciona el régimen especial aprobado por el citado Decreto 219), no se cumplió con lo que dice para estos casos el régimen de contrataciones habitual de la provincia, aprobado por el Decreto 1104/16: "Siempre que ello sea posible, atento al fundamento de la excepción invocada, el organismo que deba diligenciar el trámite deberá recabar cuanto menos tres (3) cotizaciones o documentar fehacientemente la imposibilidad de obtenerlas.". O sea: solo se pidieron dos presupuestos, y ni siquiera se hace mención a que se hayan pedido otros, sin obtener respuesta de las empresas. 

Luego vino una "licitación abreviada" con solo trece (13) días corridos de tiempo entre la publicación del llamado y la apertura de las ofertas para comprar otros 700 patrulleros, en la que se obtuvieron tres propuestas, como se puede ver acá en el acta de apertura:

Vuelven a aparecer cotizando las mismas dos empresas de la contratación directa y -oh sorpresa - las dos vuelven a cotizar exactamente lo mismo, sin diferencias ni siquiera de centavos entre sí: 39.996 dólares cada patrullero en la oferta principal, y 40.487 dólares la alternativa, que no explica el acta en que consistiría. La otra empresa cotiza más barato (39.000 dólares cada unidad), pero solo lo hace por 600 de los 700 requeridos, cosa que el pliego permitía.

Ahora bien, apenas nueve (9) días después de dictado el decreto de adjudicación de la compra directa  de los primeros 100 patrulleros por Pullaro a 40.660 dólares cada uno, ahora al gobierno provincial los nuevos precios (menores) obtenidos en la "licitación abreviada" que oscilaron -como vimos- entre 39.000 y 40.487 dólares cada uno, de golpe le parecieron caros porque convocó a las firmas a una mejora de ofertas. 

Que se hizo once (11) días después (recordemos que el tiempo de publicidad del llamado fue de solo trece (13) días porque hicieron una "licitación abreviada", arrojando precios que oscilaron entre los 38.600 dólares por unidad (firma Macua, que cotiza por 500 unidades y otras 100 al mismo precio que la oferta original: 39.000 dólares cada una), y 37.000 dólares cada uno las otras dos que -pero vea señora, que sorpresa- vuelven a cotizar exactamente lo mismo, sin diferenciarse ni siquiera un centavo. 

Y previendo la posibilidad de que no les repartieran -como en la contratación directa de los primeros 100 patrulleros- la adjudicación entre ellas dos (ya que no tienen ninguna diferencia entre sí) cotizaron un número menor de unidades que las pedidas (117), más baratas: 36.940 dólares cada una:


Lo que significa que hay dos empresas (Volant S.A. y Seprio S.A.) que además de cotizar exactamente igual una de la otra en tres oportunidades (contratación directa, licitación abreviada y mejora de ofertas), le hicieron a la provincia una rebaja de hasta 3720 dólares por cada patrullero, en solo veinte (20) días corridos que pasaron entre el Decreto 525 que les adjudicó los primeros 100 a las dos, y la mejora de ofertas de la "licitación abreviada".

O el poder de negociación y regateo de los funcionarios provinciales es muy grande (cosa que en principio debería descartarse porque las ofertas van en sobre cerrado y no son conocidas hasta su apertura), o como dice Milei la inflación viene bajando, aunque hayan cotizado en dólares.

Otra posibilidad -que no habría que descartar- es que en la primera contratación (hecha, como se dijo, en forma directa, con solo dos presupuestos, iguales entre sí, o sea sin competencia real) se pagaron sobreprecios por más de 2250 millones de pesos, tomando un dólar oficial a 865 pesos.

Ojo: el gobernador lo ve distinto porque acá en el portal de la provincia -cuando entregó 30 de esos patrulleros para la ciudad de Santa Fe- dijo textual: "Hicimos una licitación pública de compra de patrulleros y, como eso demoraba, compramos por emergencia 100. Estos vehículos, que valen entre 22 y 23 millones de pesos en el precio de lista del mercado, por la Ley de Emergencia se pagaron 17 millones más el equipamiento cada uno de ellos. Ahorramos alrededor de un 20 %, y eso es lo que el Estado tiene que hacer y estamos encarando una compra nuevamente de 700 móviles más”.". (Las negritas son nuestras)