LA FRASE

"CONMIGO ESTO DE LA CORTE NO PASABA." (MARCELA LOSARDO)

lunes, 31 de agosto de 2020

TWEETS POLÉMICOS

LAS FRASES DEL MES


1. "Que Mauricio se haya ido de Buenos Aires a París no da para hablar de "fuga de capitales." (Federico Pinedo)

2. "Queremos denunciar que el gobierno intenta proscribir a la izquierda, subiendo el IVA al tonner." (Nicolás Del Caño)

3. "Si las reuniones familiares son en el Obelisco estarán permitidas, incluso aunque se junten allí varias familias al mismo tiempo." (Sabina Frederic)

4. "Cuando Macri dice que en Francia se vive en libertad daría la impresión de que se va a quedar allá y no vuelve para no caer en cana." (Aníbal Fernández)

5. "De la reforma judicial que plantea el gobierno solo diré que tengo expedientes a fallo, y estoy dispuesto a usarlos." (Carlos Rosenkrantz)

6. "Yo hubiera negociado mejor la deuda que Guzmán, ahorrándole al Estado un par de pizzas." (Alfonso Prat Gay)

7. "El acuerdo que firmó Guzmán es el que yo hubiera firmado, con una diferencia de más/menos el 2 %." (Lucas Llach)

8. "No estaba festejando el récord de contagios y muertes, sino que subió el ráting porque informamos que hay récord de contagios y muertes." (Diego Leuco

9. "La verdad es que terminamos acordando con el gobierno por la deuda para no quedar pegados con el mamarracho de Milei." (Larry Fink)

10. "No tengo nada que ver con el humo que está cubriendo buena parte del país." (Ricardo Caruso Lombardi)

11. "Tenemos listo el protocolo para la temporada de verano en Mar del Plata: la gente deberá meterse al mar con barbijo, y pasarse alcohol en gel en lugar de bronceador." (Guillermo Montenegro)

12. "Me dí cuenta que la Argentina es un país de chantas y atorrantes cuando solo el 1 % de sus votantes me eligió como presidente." (José Luis Espert)

13. "Donald, soy el número uno, Donald, cuando pueda te vacuno." (Vladimir Putin)

14. "Quiero desmentir que yo o Patricia Bullrich lo hayamos llamado por teléfono a Sergio Nardelli antes de fallecer." (Laura Alonso)

15. "No crean que no nos dimos cuenta que el gobierno sale a anunciar que fabricará la vacuna contra el virus para frenar nuestra marcha del lunes contra la cuarentena." (Luis Brandoni)

16. "Después de lo del dióxido de cloro redoblo la apuesta: voy a firmar en vivo en la tele la ficha de afiliación a la UCR." (Viviana Canosa)

17. "Coincido con Viviana Canosa cuando dice que Brandoni tiene unos huevos muy grandes: siempre me pareció un huevón bárbaro." (Aníbal Fernández)

18. "Reflexionando en frío pienso que quizás lo del "corralito" en la marcha de ayer no haya sido tan buena idea." (Hernán Lombardi)

19. "Quiero mandarles mis felicitaciones a los argentinos que se movilizaron el lunes en defensa de la libertad, desde acá de Saint Tropez, donde estoy manteniendo el debido distanciamiento social con ellos." (Mauricio Macri)

20. "Yo hubiera manejado ésta pandemia mejor que el actual gobierno, e incluso como no se ha descubierto aun la vacuna contra el virus, me hubiera ahorrado comprar millones de dosis para dejarlas vencer abandonadas en un galpón." (Sergio Rubinstein)

21. "Que Esteban Bullrich era de cartón era algo que se sabía desde el 2017 por lo menos." (Hebe de Bonafini)

22. "El DNU del presidente es insuficiente, debería haber declarado servicio público a las fotocopiadoras." (Nicolás Del Caño)

23. "Celebro que la marcha del lunes haya transcurrido sin disturbios ni dejar basura en la calle, pero me gustaría que alguien lo pasara a retirar a Brandoni que se lo dejaron olvidado en el "corralito"." (Horacio Rodríguez Larreta)  

24. "Aprendan de mí, que desde el 2015 vengo guardando el debido distanciamiento social." (Florencio Randazzo

25. "Hay que entender las marchas de protesta, la gente está enojada, y agradezcan que todavía no empezaron con los saqueos." (Eduardo Duhalde)

26. "Compro dólares, hablan de golpe de mercado y me me tiran un DNU por la cabeza lo largo a Duhalde a hablar de golpe de Estado, lo masacran, tanto lío para defender un puesto menor." (Héctor Magnetto

27. "La verdad que hicimos un gobierno de mierda, pero nos merecemos otra oportunidad." (María Eugenia Vidal)

28. "No fui a la marcha contra la reforma judicial porque uno tiene una imagen que cuidar, imagínense que es de cartón y si se mojaba, se arruina toda." (Esteban Bullrich)  

29. "Duhalde se equivoca, en la Argentina no habrá golpe de Estado, lo que en realidad se viene es el Apocalipsis." (Elisa Carrió)

30. "Es verdad que estamos pensando habilitar nuevas actividades, pero por ahora no vamos a organizar campeonatos de escupidas a jubilados y otros grupos de riesgo, hasta no tener bien aceitados los protocolos." (Horacio Rodríguez Larreta)

31. "Los afiliados a la UCR son candidatos clavados a pescarse el coronavirus: toda gente de más de 60 años, que ha perdido por completo el gusto y el olfato." (Aníbal Fernández)

domingo, 30 de agosto de 2020

TWEETS POLÉMICOS

ME COLGUÉ DEL CABLE


Hace un mes y medio atrás contábamos en ésta entrada que el gobernador Perotti había enviado un proyecto de ley a la Legislatura de la provincia creando Santa Fe Redes y Servicios SAPEM, una sociedad controlada por el Estado provincial (que poseería el 55 % de su capital) para -entre otras cosas- prestar servicios de relacionados a las TICS (tecnologías de la información y la comunicación), lo que involucra por ejemplo Internet y telefonía celular. 

Algo más de un mes después, apareció publicado en el Boletín Oficial de la Nación el DNU 690 (completo acá), por el cual Alberto Fernández declaraba "...servicios públicos esenciales y estratégicos en competencia..." a esos servicios, retomando el artículo 15 de la Ley 27078 de "Argentina Digital", que Macri había desguazado junto con la ley de medios, por el DNU 267/15. 

Como parte de la discusión del proyecto en la Legislatura, este jueves pasado el bloque de senadores de la UCR recibió a los empresarios de la cámara de empresas de televisión por cable de la provincia. Muchas de esas empresas prestan a su vez, los servicios de Internet, en diferentes localidades del territorio provincial. En esa oportunidad, los cableros les hicieron llegar a los senadores radicales un documento con su opinión sobre el proyecto de Perotti, y muy sugestivas sugerencias de cambios y agregados, de las que nos interesa destacar algunas.

Dicen algunos de los párrafos del documento (las negritas son nuestras): "Que la construcción de políticas públicas en materia de telecomunicaciones debe surgir del diálogo y el trabajo mancomunado con el sector privado, históricamente comprometido en el desarrollo productivo y social de la provincia. Que el primer hito de este trabajo coordinado debe centrarse en un análisis detallado y preciso del estado de redes troncales y de última milla. Que sobre la base de esta información se puede trabajar en planes de mejora de redes existentes y desarrollo de nuevas."

"Que es indispensable coordinar acciones con el gobierno para concentrar esfuerzos económicos y financiamiento en la creación de redes, troncales o de última milla, sólo allí donde no existan, evitando superponer recursos escasos con la duplicación de redes construidasQue debe existir la mayor disposición del gobierno provincial para compartir con los operadores TICs toda la infraestructura provincial posibilitando despliegues rápidos y a bajo costo."

"Que sería muy deseable contar con el apoyo financiero del sector público bajo diferentes modalidades para la realización de nuevos tendidos allí donde el Consejo Provincial de Telecomunicaciones considere prioritarios, asegurando la optimización de dichos recursos financieros. A tal fin, esta Asociación propone a los cuerpos legislativos que tratarán el Proyecto de modificación de la citada Ley, incorporar al Artículo 3 de la misma, Inciso 1, in fine, el siguiente texto: Al desarrollar su actividad la Sociedad se complementará con los prestadores privados de Servicios de TIC que actualmente operan en la provincia, quedando habilitada a construir redes de última milla y/o de conexión al usuario domiciliario únicamente en aquellas localidades en las que no exista un prestador privado ofreciendo servicios de TIC.".

Para que se entienda el planteo de estos buenos muchachos (que en su momento salieron a cruzar la ley de medios, aun cuando muchos de ellos fueron atropellados por Clarín, por años). lo resumimos de éste modo:

* Lo que les interesa en definitivas es la discusión por la "última milla", es decir el tramo final de las redes o ductos que va directo a los usuarios domiciliarios, comerciales o industriales: quien los atiende con servicios de TICS, y que piensa hacer allí el Estado provincial con la nueva sociedad.

* Si el Estado se quiere meter, que invierta donde ellos no invirtieron, ni piensan invertir en desarrollar redes e infraestructura, porque no es rentable. Pero que la mismo tiempo les facilite su infraestructura (sea el tendido de fibra óptica estatal, o los postes de la Empresa Provincial de la Energía), para reducir sus costos.

* Que además la provincia les financie la expansión de sus redes, así se ahorran de invertir ellos, donde durante años no quisieron hacerlo.

* Y finalmente lo más importante: que ni se le ocurra al Estado ponerse a competir con ellos allí donde prestan servicios, a ver si los ofrece a más bajo costo, y les saca clientes, La parte del DNU presidencial que dice que las TICS son "un servicio público esencial", pero "en régimen de competencia" se la saltearon; así como el hecho de que las condiciones de prestación de esos servicios son materia de competencia del Estado nacional, y no de las provincias.O capaz que precisamente por eso se oponen al DNU: porque no quieren competir. 

Lo que están intentando, en definitivas, es que la sociedad controlada por el gobierno de la provincia nazca "amputada", y exclusivamente limitada a prestar esos servicios allí donde ellos no tienen interés en hacerlo: incorregibles nuestros empresarios schumpeterianos y emprendedores.

Hilo de tuits relacionados:

sábado, 29 de agosto de 2020

TWEETS POLÉMICOS

QUE SE REPITA


Se hizo esperar pero finalmente llegó: como dice Noelia Barral Grigera, aterrizó en la Cámara de Diputados de la Nación el "impuesto a las grandes fortunas", el nombre con el que se popularizó lo que oficialmente se denomina "Aporte Solidario y Extraordinario para ayudar a morigerar los efectos de la pandemia".

En ésta nota de La Política Online pueden acceder al texto de la iniciativa, diseñada por Carlos Heller y que cuenta con las firmas de Máximo Kirchner, Hugo Yasky, Fernanda Vallejos, Itaí Hagman, Leonardo Grosso, Gabriela Cerrutti y otros diputados nacionales del "Frente de Todos".

Tal como se señala en los fundamentos del proyecto, alcanzará a más de 12 mil personas con patrimonios superiores a 200 millones de pesos y permitiría recaudar 300 mil millones; y la mitad de las personas alcanzadas por el gravamen tienen un patrimonio de entre 200 a 400 millones de pesos, siendo las alícuotas a pagar más alta, conforme más grande sea el patrimonio. 

El proyecto prevé que la contribución se duplique en todos los casos si los bienes que integran el patrimonio están en el exterior, salvo que sean repatriados en un plazo de 60 días desde la publicación de la ley en el Boletín Oficial; y si esos activos repatriados son iguales o superiores al 30% de las tenencias financieras del titular en el exterior: un modo de evitar que escapen a la duplicación de la alícuota, con solo traer una pequeña parte de los bienes radicados en el exterior.

Seguidamente el proyecto establece como se distribuirán los ingresos provenientes del impuesto: un 20% será destinado a la compra o elaboración de equipamiento médico, elementos de protección, medicamentos, vacunas y todo otro insumo crítico para la prevención y asistencia sanitaria, un 20% irá a subsidios a las Pymes, el mismo porcentaje a un programa integral de becas Progresar, un 15% será para los habitantes de los barrios populares identificados en el registro Nacional de Barrios Populares en Proceso de Integración Urbana (RENABAP), con el plan de mejorar la salud y las condiciones habitacionales de sus habitantes; y el 25% restante para programas de exploración, desarrollo y producción de gas natural de YPF S.A. 

Pese a que originariamente el impuesto se planteó para financiar los gastos derivados de la pandemia, estos terminaron siendo mucho más que lo que piensa recaudar: los propios autores calculan que en agosto habrá una inversión de $870.000 millones entre equipamiento de salud, los hospitales modulares, el IFE, el ATP, los bonos a las personas jubiladas, la asistencia financiera a las provincias, la asistencia financiera a PAMI y el refuerzo de los planes alimentarios; y el "aporte extraordinari"o, en comparación, representa solamente el 34% de ese monto.

Aun así, la medida es de estricta justicia, y se hizo esperar demasiado. Habrá que ver a que argumentos apela la oposición para negarse a apoyarla, aunque han demostrado que siempre pueden sorprender. Y por lo pronto, los directos afectados -una ínfima pero poderosa minoría social- ya están movilizando sus cañones mediáticos en contra de la iniciativa, como hicieron ayer todo el día con la "fake news" sobre el aumento de la alícuota de Ganancias a los asalariados.

Dado la estricta justicia de la medida, por sus alcances, por sus destinatarios (es decir, los que se beneficiarán de los ingresos provenientes del gravamen), sus afectados (los más ricos del país, escandalosamente ricos en algunos casos), la pregunta es por que solo contextualizarla en la pandemia, llamarla "extraordinaria", hacerla por única vez y llamarla "solidaria", cuando está claro que si algo no tiene cierta gente, es solidaridad. Por eso precisamente hay que cobrarles impuestos, y por eso precisamente estos se llaman así.

Como sea y como dicen, lo mejor es enemigo de lo bueno, y ahora es de esperar que nos den los números en el Congreso, para transformar el proyecto en una realidad tangible y concreta, y un paso más hacia una sociedad más justa y equitativa. O que se cumpla en éste caso la tradición nacional sobre los impuestos "por única vez". Tuit relacionado:

viernes, 28 de agosto de 2020

CONSENSO DEMOCRÁTICO


Duhalde denuncia un posible golpe de Estado, y a las pocas horas se desdice, alegando demencia. Los grandes medios lo replican, y luego ponen en tapa que no se sabe por qué lo dijo. En el medio aclaran que "pese a" la bizarra denuncia, sigue adelante la organización de las elecciones del año que viene.

El Congreso funciona y el gobierno hace valer su mayoría para aprobar la denominada reforma judicial, pero el problema que destacan esos mismos medios es que la oposición se opuso, como se opone a todo lo que proponga el gobierno, incluso antes de leerlo o conocer sus detalles. La misma oposición que marchó para pedir que el Congreso se reúna en forma presencial en plena pandemia, para luego negarse a sesionar aun de modo remoto, si el temario propuesto no los satisface.

Los principales analistas políticos de los medios y los dirigentes opositores (en ese orden, que es como funciona el dispositivo opositor en la práctica) le piden públicamente al presidente que se libre de la influencia de su vicepresidenta para hacer su propio gobierno, que no es el de Alberto Fernández, sino el de ellos. O sea, que haga la gran Cobos, pero al revés.

El presidente pasa de dictador que impone una cuarentena en la que en realidad nadie cree y por ende casi nadie cumple, a un títere manipulado por la vicepresidenta, que obra a su antojo, aunque ese antojo no alcance para -por ejemplo- expropiar Vicentín, o aprobar el impuesto a las grandes fortunas. 

Porque sucede que la agenda de las cosas que se pueden y no se pueden discutir en una democracia coincide -como dos gotas de agua, vea- con los intereses de las minorías del privilegio: lo que a ellos los beneficia es apremiante y urgente y no admite demoras, lo que los perjudica o afecta debe posponerse siempre, para una mejor oportunidad que nunca llega. y el consenso reclamado -y que la Constitución no exige como requisito de validez para aprobar ninguna ley- es en realidad, hacer lo que ellos quieren, o no hacer aquello a lo que ellos se oponen.

Un senador cercano a la vicepresidenta introduce en el proyecto de reforma judicial una cláusula contra las presiones de los medios a la justicia, y todos -los medios y la oposición, siempre en ese orden- protestan contra la agresión a la libertad de expresión; sin reparar en que, en ese caso en particular, dejan de lado la presunta independencia de los jueces que, según ellos mismos, sería atacada por la reforma. 

Y el oficialismo se apresura a retirar del proyecto la cláusula conflictiva, confirmando así que la presión de los medios, además de seguir llegándoles a los jueces, penetra en el Congreso y le impone la agenda a la política.

El tercio psiquiátrico -no hay otra calificación más ajustada, mal que les pese a muchos- de la sociedad argentina que se moviliza y protesta en la calle -pocos, cada vez menos- y en las redes -muchos, cada vez más ruidosamente- encuentra todas las semanas un motivo nuevo para protestar, al punto tal que se les terminan solapando las causas, y ya no se sabe (ni ellos mismos lo saben) muy bien por qué protestan. 

O sí: vienen protestando desde diciembre por lo mismo, que es el resultado de las elecciones del año pasado; en las que ni siquiera alegan fraude (lo cual sería absurdo, porque ellos votaron al gobierno que organizó esas elecciones), sino incapacidad de la mayoría del pueblo argentino, para elegir a sus gobernantes.

En ese marco aparece un Duhalde y dice lo que dice, de un modo que no se puede disimular o decir que lo sacaron de contexto, a punto tal que debe terminar alegando su propia demencia en su defensa, y en un sentido es como que "tranquiliza": quien más quien menos, los que "son alguien" en la política argentina expresan su repudio desde el lugar de la corrección política, y listo: se ha mantenido el consenso democrático trabajosamente construido desde 1983 a la fecha, y podemos pasar a otro tema.

Sin embargo cabe preguntarse ¿es realmente así, podemos quedarnos tranquilos pensando que toda la sociedad argentina ha logrado un consenso, si no unánime, amplio y extendido sobre que la democracia es el mejor sistema político para organizarnos? ¿Podemos decir, sin temor a incurrir en falsedades, que todos los argentinos o una porción abrumadoramente mayoritaria de ellos tienen en claro y aceptan que vivir en democracia supone que gobiernen aquellos que ha elegido la gente, hasta el final de su mandato, aunque no sean los que a nosotros nos gustan, o los que votamos?

Si hubiéramos de juzgar por los precedentes históricos, la respuesta parece clara: hay sectores que son (somos) realmente democráticos, en serio, aun cuando serlo nos exija aceptar que la gente vote incluso en contra de sus propios intereses: en democracia tienen ese derecho, y hay que respetarlo. Y hay otros que no solo creen que solo hay democracia cuando los votan a ellos, sino que estarían muy dispuestos -dadas las circunstancias- a tirar del mantel de la mesa democrática llegado el caso, y sin necesidad de pasar por "un rapto de demencia" como alegó Duhalde.

Para concluir así, no pensemos en tanques en la calle ni soldados con armas amenazando a la población civil, ni generales en la casa Rosada: simplemente démonos una vuelta diaria por los principales medios, o por las redes sociales. Y veremos allí como crece a diario el huevo de la serpiente antidemocrática; que empieza -por ejemplo- por exigir, en término perentorio, que si no es posible que los que el pueblo votó para gobernar y ganaron las elecciones dejen el poder antes de concluir su mandato, que lo cumplan pero aplicando el programa de los que fueron derrotados.

¿No es eso una forma solapada de golpismo, en tanto desconocimiento de la voluntad popular expresada en las urnas? ¿No existe en esa absurda exigencia una impaciencia por esperar hasta el próximo turno electoral que permita auscultar la opinión social del modo más confiable en democracia que votando? ¿Y no era esa misma impaciencia la que alimentaba el consenso social para todos y cada uno de los golpes de Estado que nos tocó padecer?  

TWEETS POLÉMICOS

jueves, 27 de agosto de 2020

TWEETS POLÉMICOS

QUE BIEN ESTÁBAMOS CUANDO ESTÁBAMOS MAL


Hay un consenso extendido en los análisis económicos y políticos (del que no quedan excluidos analistas "del palo") sobre que el segundo mandato de Cristina fue malo en todo sentido, y que allí hay que buscar las causas del triunfo de Macri en el balotaje presidencial del 2015.

Desde esa óptica, se exculpan otros factores como la división del voto peronista con la candidatura de Massa -decisiva para que hubiera balotaje, y para que a éste lo ganara Macri-, con la curiosa conclusión de que la responsabilidad mayor en la derrota del que conservó más votos y apostó a la candidatura del "peronismo realmente existente" como les gustaba decir a algunos por entonces, que la del que rompió desde el 2013 una unidad más amplia, y terminó siendo funcional al triunfo de la derecha en las urnas. Pariente cercano -en falsedad- del análisis según el cual Cristina "fue a menos", apostando al triunfo de Macri, para luego generar las condiciones para un "operativo clamor" pidiendo su regreso: lo curioso es muchos de los que dijeron eso fueron realmente "a menos" frente a Macri, siendo oposición.

Que el gobierno del 2011 al 2015 no fue perfecto y se cometieron muchos errores, o quedaron cosas pendientes que agudizaron determinados problemas generando malestar social y posibles "votos castigo", no caben dudas; del mismo modo que en el desarrollo concreto de la campaña pudieron existir -y de hecho existieron- errores de estrategia. Pero escindir determinados hechos del análisis para llegar a una conclusión predeterminada que -se vio luego- cohonestara ciertas conductas posteriores de "oposición razonable" al macrismo es, como mínimo, un ejercicio de deshonestidad intelectual.

El año electoral 2015 transcurrió en medio del escándalo por la muerte de Nisman, la ofensiva feroz de los fondos buitres para esmerilar al gobierno y obligarlo a rendirse incondicionalmente a sus demandas (con la imprescindible colaboración de aliados internos, desde la oposición a los grandes medios) y, ahora lo sabemos, la intromisión en la campaña de las más refinadas estrategias de influencia sobre la opinión pública como el trabajo de Cambridge Analytica, entre otros hechos relevantes. Aun con todo eso en contra, la fuerza que gobernaba entonces terminó perdiendo en un balotaje por un punto y medio, tras 12 años intensos de gobierno, y llevando a un candidato que no cumplió con lo que de él se esperaba, en cuanto a captar votos por fuera del núcleo duro, dado su perfil.

Pero volvamos al segundo mandato de Cristina, y ese consenso extendido sobre que fue un mal gobierno: no se trata de compararlo acá con el de Macri que lo sucedió, y con el cual hasta De La Rúa podría salir ganando según como se mire; sino de ver hoy, en las particulares condiciones concretas en las que se tiene que desenvolver el gobierno de Alberto Fernández, y las herramientas con las que cuenta para enfrentar la doble crisis (la heredada del macrismo y la generada por la pandemia). En ese sentido se creemos que se pueden destacar determinados ejes:

* Los bancos fueron (como siempre) los grandes ganadores en todo esto, con o sin pandemia, con o sin arreglo con los acreedores externos, y fueron a su vez los que sabotearon o retacearon colaboración a todos los planes desplegados por el gobierno para atemperar los efectos de la crisis. Si el gobierno actual tiene algunas herramientas legales a su alcances para regularlos y forzarlos a cumplir con determinadas cuestiones (líneas de crédito productivo, piso de tasas para los plazos fijos, límites de tenencias de títulos públicos), es gracias a la reforma introducida en la Carta Orgánica del Banco Central en el 2012, mediante la Ley 26739.

* En los orígenes de su mandato, Alberto Fernández pensó en una "salida exportadora", haciendo hincapié en las divisas que podría generar Vaca Muerta, aunque claro, luego las cosas cambiaron: sobrevino la pandemia y el precio internacional del petróleo se derrumbó. Sin embargo, si existe alguna posibilidad de que desde allí se aporte a la recuperación de la economía, será con el liderazgo de la YPF cuyo control recuperó el Estado en el 2012, con la Ley 26741. De hecho hace poco y como veíamos acá, los números de la petrolera fueron mucho mejores durante el gobierno "chavista" de Cristina, que con el "market friendly" de Macri. 

* Sobre la importancia estratégica del Programa Procrear (creado en el 2012 por el DNU 902), no hay mucho que agregar, salvo que fue reconocida por el propio Alberto Fernández hace poco cuando lo relanzó, en los fundamentos del DNU 643.  

* Si el Procrear fue y es posible, es gracias a la existencia del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la ANSES, creado cuando el Estado liquidó en 2008 el sistema de jubilación privada de las AFJP. En el año 2015 Cristina hizo votar en el Congreso la Ley 27181, que protegía de "privatizaciones" las tenencias accionarias del Fondo en distintas empresas privadas, disposición protectora volada de un plumazo por el macrismo con la Ley 27260 que aprobó la "reparación histórica", y como resultado de esas y otras medidas, el FGS perdió -durante el gobierno de Macri- la mitad de su valor en dólares, tanto así que desde la ANSES se evalúa ahora propiciar una ley...para proteger sus activos.

* Tampoco creemos que sea necesario agregar demasiado sobre la importancia de mantener una postura firme en la negociación con los fondos buitres, y en darse una política de desendeudamiento como condición para poder crecer: al gobierno de AF le tocó padecer hace poco lo que los fondos inversores son capaces de hacer a la hora de bloquear una negociación, y los "principios de sustentabilidad de la deuda pública" con los que Martín Guzmán condujo la negociación e incluso se hicieron aprobar por el Congreso, son sustancialmente los mismos que el gobierno de Cristina planteó exitosamente en su momento ante la ONU, y fueron aprobados en el 2015 por su Asamblea General.  

* El gobierno de Alberto Fernández emprendió, bajo la conducción de la ex fiscal Cristina Caamaño, un profundo proceso de reestructuración de la AFI. Y al hacerlo, retomó no solo las líneas centrales, sino las propias normas que en ése área había aprobado Cristina en su segundo mandato: veíamos acá que, a poco de asumir el gobierno, repuso los Decretos 1311 y 2415 dictados por ella en el 2015, para quitarle el carácter de fondos reservados a la mayoría de las partidas del organismos, que Macri luego les repuso.  

* Y por último, lo más actual: en el DNU 690 por el cual declara como servicios públicos a la telefonía celular, la televisión paga y los servicios de Internet, el propio Alberto rescata conceptos y regulaciones que estaban en la Ley 27078 de "Argentina Digital" aprobada en el 2014, y que Macri desguazara prolijamente en su gobierno, junto con las cláusulas de la ley de medios que eran más irritativas para los intereses del Grupo Clarín.