LA FRASE

"ÍBAMOS A PRESENTAR NUESTRO PROPIO PEDIDO DE JUICIO POLÍTICO A LA CORTE BASADOS EN SUS FALLOS EN MATERIA LABORAL, PERO ERAN DEMASIADAS FOTOCPIAS." (MYRIAM BREGMAN)

jueves, 30 de septiembre de 2021

TWEETS POLÉMICOS

 

LAS FRASES DEL MES

1. "Tanto presumir que en el peronismo siempre se garchó, y yo me las tuve que arreglar con un termo donado." (Cecilia Bolocco)

2. "Si hubiera sabido que acá en Uruguay también te quieren cobrar impuestos, me quedaba en la Argentina y me entregaba a la justicia." (Fabián Rodríguez Simón)

3. "¿Y ahora me vienen a decir que en el PRO no te pueden prometer tener mejor sexo?" (Enrique Sacco)

4. "Díganmelo a mí que en el peronismo siempre se garchó." (Fabiola Yáñez)

5. "Vamos a combatir al Isis K donde y cuando sea necesario, para salir corriendo por los techos en helicóptero siempre hay tiempo." (Joseph Biden)

6. "No tengo nada que ver con el regreso del grupo ABBA." (Florencio Randazzo)

7. "Mi compromiso con los bonaerenses era irrevocable, pero vieron como es, a los revoques siempre hay que darles un retoque." (María Eugenia Vidal)

8. "Me sacaron de contexto, yo no critiqué a Fabiola por festejar su cumpleaños, sino porque la fiesta era un embole." (Amalia Granata)

9. "Decir que nuestra lista está hasta las tetas me parece una exageración." (Mario Barletta)

10. "El presidente ha dejado de escuchar a la gente, algo que yo jamás hice." (Mauricio Macri)

11. "Larreta estrenó los despidos sin indemnización, rajándolo a Macri del escenario en el acto del cierre de campaña." (Aníbal Fernández)

12. "Lo voy a convocar a Morales Solá a la selección, lo ví en el reportaje al presidente de la Corte y hace rato que no veo nadie que tire tan bien los centros." (Lionel Scaloni)

13. "Yo a Pepín lo conozco hace más de 40 años, de hecho siempre le presto mi casa en Uruguay cuando no la uso." (Carlos  Rosenkrantz)

14. "Probamos con Victoria Tolosa Paz y no anduvo, en el 2023 tenemos que ir con Esmeralda Mitre." (Alberto Fernández)

15. "Mi mujer cree que la estoy engañando, pero en realidad por las noches hago guardia frente a la Casa Rosada para cuidar las piedras." (Waldo Wolf)

16. "¡No al despido de ministros sin indemnización!" (Claudio Moroni)

17. "Eso de criticar a los vicepresidentes que se enfrentan a su propio gobierno habría que matizarlo, depende de las circunstancias." (Julio Cobos)

18. "La marcha la suspendimos, pero estoy dispuesto a hacer huelga de hambre en apoyo a Alberto, puedo aguantar hasta el final del mandato." (Ricardo Pignanelli)

19. "Tenemos que dejar de aplicar la ley de acefalía, por lo menos por dos años." (Luis Barrionuevo)

20. "Avisen con tiempo che, un golpe no se organiza de un día para el otro." (Eduardo Duhalde)

21. "Yo estoy disponible y con mucho tiempo libre, por si sirve." (Diego Bossio)

22. "Vamos a organizar una marcha para que vuelva el ASPO, porque esto de dejar de usar barbijo es parte de un plan criminal de Cristina para que muramos todos, pero tenemos que estar tranquilos." (Elisa Carrió)

23. "A los que se ponen ansiosos pidiendo nuevas medidas económicas, les digo lo que decía el general Perón: todo en su medida, y parsimoniosamente." (Alberto Fernández)

24. "No alcanza con dejar de pedirles hisopados a los que vuelven del exterior, es necesario que además les garanticen que no van a ir presos apenas lleguen." (Fabián Rodríguez Simón)

25. "Si en Entre Ríos el "Frente de Todos" llevaba de candidata a Dolores Etchevehere se ganaba." (Juan Grabois)

26. "La política es así a veces se gana, a veces se pierde y un poco es cuestión de culo también." (Cynthia Fernández)

27. "Son tiempos de mucha confusión política, uno no sabe bien a quien comerle la billetera." (Fernando Navarro)

28. "Me rajaron porque me negué a entregarles la guita del Banco Nación, por ahí si me pedían estatizar deuda privada la cosa era distinta." (Carlos Melconián)

29. "En lugar de criticarnos, el gobierno debería imitarnos: con nuestro sistema electoral es posible conocer los resultados apenas terminada la elección." (Horacio Rosatti)

30. "Nos pone muy contentos que la gente haya decidido darnos otra oportunidad, nos quedaron dos o tres cosas sin destrozar." (María Eugenia Vidal)

miércoles, 29 de septiembre de 2021

TWEETS POLÉMICOS

 

SIN PAN NI PRESOS

 

Se le atribuya a  Chacho Alvarez haber dicho, cuando era vice de De La Rúa, "Si no les podemos dar pan, démosle presos". Expresaba la frase una pintura política del gobierno de la Alianza: auto-condenada a sostener la ya inviable convertibilidad ("conmigo un peso un dólar" repetía Chupete como mantra en campaña) y privada de producir mejorías económicas para salir de la recesión heredada del menemismo, la entente radical-frepasista prometía un "mani pulite" argentino para compensar.

Lo que ocurrió es conocido: fracasó estrapitosamente en ambos aspectos, es decir la economía se derrumbó por la implosión de la convertibilidad arrastrando en su caída al gobierno, y las promesas de transparencia, regeneración institucional y lucha contra la corrupción naufragaron en el escándalo de los sobres del Senado y la ley Banelco.

Sin pretender traslaciones o paralelismos históricos, unos cuantos años después estamos lidiando con una crisis económica -heredada del macrismo, empeorada por la pandemia- con una lenta y dispar recuperación que no se nota en el bolsillo de la gente, y un gobierno que acaba de perder en las PASO la elección de medio mandato, y está por verse si podrá revertir el resultado en las generales de noviembre.

Con ese panorama, es notable el esfuerzo de ciertos medios y comunicadores afines al FDT por generar entre el núcleo duro de sus votantes ciertas expectativas sobre el avance de procesos judiciales que comprometerían a figuras del anterior gobierno (comenzando por el propio Macri), por sonados hechos de corrupción producidos entonces, en una especial de revival de la doctrina chachista; con el sueño húmedo del macrista preso, esposado, con casco y en pijamas a la madrugada.

No hace falta tener un mapa detallado de la corporación judicial argentina, para saber que eso no sucederá: si no ha ocurrido hasta acá, en la primera parte del mandato de un gobierno que ganó las elecciones en primera vuelta y cuando a Macri y su séquito lo negaba hasta Larreta, no pasará de acá en adelante, con un gobierno derrotado en las urnas; tiempistas y lectores de los tiempos políticos como son, por excelencia, sus señorías.

Lo cual no implica desconocer o minimizar los graves latrocinios perpetrados por la banda macrista, en perjuicio del patrimonio común de los argentinos: sería más sencillo encontrar el famoso PBI robado en el fraudulento préstamo con el FMI, el negociado de las autopistas, el juicio eterno del Correo o el vergonzoso blanqueo de capitales hecho a la medida de los Macri y su círculo de familia y negocios, el vaciamiento del Banco Nación o los ruinosos prestamos a Vicentín, que excavando pozos en busca de bóvedas ocultas y tesoros enterrados en medio de la estepa patagónica.

Sin embargo, tales hechos delictivos ameritan no una campaña mediática tendiente a comerle el seso a los lectores o a la audiencia radial o televisiva, para sostenerlos en su apoyo al gobierno por simple contraste con la ignominia macrista y sin otras razones de pesos (si, el plural es deliberado). Lo cual es en sí mismo una profunda subestimación del electorado propio, sentado desde ya que al grueso de los votantes por fuera de los núcleos más intensamente politizados, estas cuestiones le chupan un huevo, dicho en términos académicos. 

Lo que debiera haber -y escasea- son acciones institucionales del gobierno, poniendo a trabajar a todas sus agencias competentes (Banco Central, AFIP, UIF, Oficina Anticorrupción, Procuración del Tesoro) en busca de recuperar lo robado, instando las acciones y procesos judiciales correspondientes, aunque más no fuera para poner más en evidencia las complicidades y corruptelas del aparato judicial.

El gobierno como tal, no llaneros solitarios como Rodolfo Tailhade o el Inspector General de Justicia Ricardo Nissen (encomiables ambos, asumiendo responsabilidades que los exceden, las más de las veces en soledad), en más causas y no solo en alguna que otra aislada, con todo y su importancia. ¿En qué estado se encuentra, por ejemplo, la querella promovida por el "Chino" Zannini como Procurador del Tesoro por el préstamo con el FMI, qué es de la vida del ministro de Justicia Soria, que asumió con promesas de recuperar a la cartera de la parálisis absoluta a la que la sometió Marcela Losardo?

De nada sirve que nos enfurezcamos y nos hagan hervir la sangre contándonos en detalle lo que ya sabemos en sus grandes trazos: que el macrismo fue, al par que un proyecto económica, político y socialmente nefasto, un robo organizado y en banda, un plan de negocios pensado para saquear al Estado argentino, es decir, a todos nosotros.

Y sobre todo de nada sirve si además de perdonarles la vida al no perseguirlos con ahínco en los estrados judiciales, también los indultamos en todos los demás planos, sosteniendo sus ignominias, pagando religiosamente sus deudas fraudulentas, dejando intactos sus atropellos. Es decir, quedándonos sin presos (de ellos, los nuestros siguen presos, a dos años de gobierno), y al mismo tiempo no pudiendo garantizar el pan en la mesa de muchos argentinos.

martes, 28 de septiembre de 2021

TWEETS POLÉMICOS

 

ARRIBA O ABAJO, PERO ADENTRO

 

Salvo que al oficializarse la medida haya elementos que permitan llegar a una conclusión distinta, el programa "Registrar" destinado a blanquear a las trabajadoras (en su inmensa mayoría son mujeres) de casas de familia parece concebido con la misma lógica del que hace poco analizáramos acá, por el cual el Estado (es decir, todos nosotros) subsidia parte de la mano de obra barata de las actividades agropecuarias.

Se entiende que se trata de un sector particularmente golpeado por las restricciones a las actividades y la circulación durante la pandemia, y no se nos escapa que por esa razón se perdieron en cientos de miles de puestos de trabajo. 

Sin embargo, esa lógica de la que hablamos antes hace que, para aquellos que accedan a los beneficios del programa como empleadores, el subsidio estatal represente un alivio relativo en sus bolsillos respecto de las cargas de la seguridad social, y para las trabajadoras un posible ingreso a los beneficios de la seguridad social, cuya perduración en el tiempo parece dudosa.

Aun admitiendo que se trata de un asunto complejo y de no difícil solución (dos de cada tres trabajadoras que se desempeñan en el sector están en negro), el análisis de conjunto de las medidas anunciadas o puestas en marcha por el gobierno tras la derrota en las elecciones, muestra más palazos de ciego que otra cosa, y parece poco como para torcer el destino electoral.

Módico aumento del SMVM, suba del mínimo no imponible de Ganancias (con destinatarios bien distintos en cada caso), ruego "puglieseano" a las empresas para que no aumenten precios, Pre viaje para los jubilados y -sobre todo- una bizantina discusión sobre si Cristina tiene o no razón por lo que dijo en su carta, en cuanto a que se está ejecutando un ajuste en el gasto público. Del retorno del IFE o algo parecido, por ejemplo, se sigue hablando más de lo que se hace.

Sobre la discusión en torno a si hay o no ajuste, parece indicativa de que no cabe esperar cambios de rumbos, lo que supone que o sigue el ajuste, o los gastos públicos siguen pisados, lo que en definitivas es más o menos lo mismo. Como si las elecciones no hubieran ocurrido, o Cristina no hubiera escrito su carta, diciendo lo que en ella dice.

Hay otro nivel de debate (más teórico que práctico) sobre si las medidas anunciadas o en estudio deben ser "focalizadas" o "universales", si deben ir directo a sus posibles beneficiarios, o "derramarn" por carácter transitivo. Como fuera, el horno no está para este tipo de disquisiciones, el calendario electoral corre, y poco importa dilucidar si los recursos que se ponen en juego van arriba, abajo o al medio de la sociedad: lo importante es que vayan adentro, con eficacia comprobable, porque no hay tiempo para experimentos.

Algo que en el tiempo que resta para las elecciones generales parece dudoso; tanto que ya habría que empezar a pensar -como varios han señalado- más en el 2023, que en las elecciones del 14 de noviembre.

Si hubiera que juzgar por lo actuado por el gobierno desde las PASO para acá, habría que concluir en que la derrota no estaba en los planes, y en consecuencia no había "Plan B" alternativo a la línea política y sobre todo económica, seguida hasta entonces. Esta idea es reforzada porque por momentos pareciera que el "Plan B" se reduce al cambio de gabinete, y a discutir por que lo que antes no funcionó, ahora sí podría hacerlo. 

Tuit relacionado: 

lunes, 27 de septiembre de 2021

TWEETS POLÉMICOS

 

CÍRCULO VICIOSO

 

Cuando la derecha gobierna (en dictadura o en democracia) implementa políticas de exclusión social que tienden a extraer la riqueza que genera una sociedad, y distribuirla regresivamente, en favor de las clases dominantes. Por esa razón no consigue estabilizar consensos en torno a su modelo, porque la ampliación y profundización de las desigualdades (la única y verdadera "grieta") es causa permanente de tensiones políticas, convulsiones sociales e inestabilidad económica. Y si por excepción logra legitimarse políticamente por un tiempo -como sucedió con el menemismo y la convertibilidad- es la insustentabilidad intrínseca del modelo económico la que termina provocando una nueva crisis. 

Cuando es desalojada del poder por el voto (porque la democracia es la única herramienta con que cuentan las mayorías sociales para torcer su destino), dejan a su paso una sociedad cada vez más fragmentada y desigual, que debe reconstruirse desde un piso de derechos y standards de vida más bajo, para la mayor parte de sus integrantes. A la inversa, los que se enriquecen son cada vez menos, pero más ricos y poderosos.  

Las fuerzas populares que llegan al gobierno como instrumento electoral de las ansias sociales de reparación de las mayorías deben abocarse de inmediato a esa tarea, para sostener en el tiempo su legitimidad de origen, pues de lo contrario será velozmente erosionada; no solo porque las impaciencias de los que no pueden esperar se explican por urgencias elementales (comida, salud, vivienda), sino porque la derecha controla los dispositivos de construcción de sentido social (sobre todo los medios audiovisuales, las redes sociales y las tecnologías asociadas), y tiene la propiedad de los medios de producción, por ende maneja las palancas y los resortes de la estructura económica, tanto como los climas de opinión y las expectativas sociales. 

Si las fuerzas populares consiguen imponer reformas que reviertan en parte el deterioro social heredado, y logran reconquistar o garantizar derechos, revalidan su legitimación política inicia; pero si no encaran transformaciones estructurales más profundas, más tarde o más temprano enfrentarán las restricciones que surgen del modelo de desarrollo, y de las relaciones de poder que exceden lo electoral.

Para avanzar en ese sentido -así lo indica la experiencia histórica- es necesario lesionar intereses, que no aceptarán mansamente ceder posiciones y privilegios, y reaccionarán con todos los medios a su alcance. Si algo enseña la experiencia argentina actual, son los límites del "consensualismo" y los intentos de comprometer a las clases dominantes (o al menos a una fracción de ellas) en un modelo de desarrollo integrado e inclusivo, en el que forzosamente deben ceder parte de sus privilegios.

Puesto en ese trance, no todos los dirigentes de las fuerzas políticas populares se la bancan o demuestran estar a la altura de las circunstancias, y si las clases populares no son organizadas políticamente, en no pocos casos terminan colaborando -al menos parte de ellas- conciente o inconcientemente para sus explotadores.

La experiencia corriente es que, en esos casos, ganen terreno al interior de las fuerzas políticas populares las fracciones conciliadoras, que terminan imponiendo (mas allá de su propio volumen electoral específico) la línea política del conjunto; de resultas de lo cual todos buscan correrse más hacia un presunto "centro", se empieza a hablar de poner fin a los conflictos en busca de consensos, y se tornan más blandos los bordes de las coaliciones políticas y sociales armadas para enfrentar al bloque de poder dominante.

Pero si los procesos de transformación se detienen justo cuando es necesario profundizarlos, las restricciones de todo tipo (económicas, políticas, sociales) que éstos enfrentan no desaparecen y a veces ni siquiera se posponen en el tiempo, porque ellas se corresponden -como se dijo antes- con el modelo de desarrollo imperante, y con el comportamiento predatorio de las clases dominantes, que es tan constante y permanente como lo son sus intereses. Y si esos intereses no son afectados, conservarán todo el poder que surge de su fortaleza, para imponerse aun al riesgo de dañar al conjunto.

Estas clases dominantes además y en toda América Latina, están apoyadas por la memoria social de la experiencia de las dictaduras (instrumentadas siempre en su beneficio): represión, violaciones a los derechos más elementales y desarticulación de toda forma de organización política y social. Desde esa plataforma escrita en el imaginario colectivo siempre exigen más, aun de aquellos que gobiernan en nombre del voto de otros, no del suyo; pues no se sienten comprometidos por el mandato democrático.

Y si las fuerzas populares ensayan políticas de estabilización en busca de reducir los niveles de conflicto (es decir, cediendo a las presiones de los sectores dominantes, aun al precio del abandono de su propia base electoral), la paradoja es que terminan erosionando su consenso y legitimidad inicial, y son batidas o con las propias reglas del juego democrático, o con los golpes de mercado, o con una combinación de ambos: la generación de un clima de desestabilización económica, que redunda en conflictos sociales e influye en los cambios políticos.

Cuando como resultado de ello las derechas retoman el poder institucional y la conducción del Estado, no vuelven mejores, sino peores: profundizan las políticas de endeudamiento para la fuga de capitales, el industricidio, la destrucción masiva de empleos y salarios, la ruptura aun más profunda de la cohesión social, el abandono de las módicas conquistas conseguidas en los ciclos anteriores, la erosión, colonización y destrucción del Estado.

Con lo cual se vuelve al principio, a comenzar de nuevo el ciclo, pero desde más abajo y con un desastre mayor, cada vez. Y por lo general, con la idea (falsa) en los dirigentes políticos de las fuerzas que se asumen como populares o representación de las mayorías, de que el error estuvo en ir muy rápido, o más a fondo, cuando fue exactamente al revés. Si de una vez no se entiende esto y se persiste en el error, nunca lograremos romper el círculo vicioso.

domingo, 26 de septiembre de 2021

TWEETS POLÉMICOS

 

FALLAS DE ORIGEN

 

Nicolás Trotta fue, sin dudas. de los peores funcionarios de un gobierno lleno de "funcionarios que no funcionan". De allí que nadie haya derramado una lágrima por su despido del Ministerio de Educación, medida que venía siendo largamente reclamada por distintos sectores del oficialismo, y solo lo sostenía su cercanía con Alberto, y su proveniencia del círculo áulico del PJ Capital, que forma parte de la "mesa chica" del gobierno.

Hijo y sobrino de represores de la última dictadura, con una sociedad off shore que jamás pudo explicar, como tampoco nunca pudo explicar hacia donde apuntaba la política educativa, una vez eyectado de su cargo Trotta da entrevistas en medios opositores como Infobraden, exponiendo al mismo tiempo su resentimiento por haberse quedado afuera, como su afinidad ideológica con la oposición, más que con el gobierno. Llega al extremo incluso de opinar en contra de Daniel Gollán, sobre la base de la tergiversación de sus dichos armada por esos mismos medios opositores al gobierno.

Lo insólito no es que Trotta diga esas cosas, sino que llegara a ser designado en el gabinete y en un cargo tan importante, y que ahora solo confirmemos lo que sospechábamos: que es un doble camiseta, más cercano a ellos que a nosotros, del cual poco bueno podía esperarse. Su gestión no dejará nada para recordar.

Sin embargo, Trotta es una anécdota que debiera servirnos para reflexionar en que medida ciertas concesiones que en su momento se hicieron para lograr "la unidad hasta que duela" no se vienen arrastrando hasta hoy, en desmedro de la eficacia de la gestión del gobierno, y de la claridad de la línea política seguida por el presidente, cuyo error evidenciaron las urnas.

Trotta no llegó solo a ocupar un cargo en el gabinete de Alberto Fernández: como marcan los tuits de apertura, fue uno de los reclutadores de funcionarios para el nuevo gobierno, desde la estructura de la UMET (Universidad Metropolitana de la Educación y el Trabajo), el "think tank" académico financiado por Víctor Santa María, y soporte del PJ Capital, tanto como extensión académica del "Grupo Callao". Es muy posible entonces que, aun ido él del cargo, sobrevivan en puestos de gestión otros talentos surgidos de la misma cantera.

Otro tanto pasa con el "monje negro" Gustavo Béliz. quien ni siquiera fue mencionado en la danza de nombres de posibles cambios en el gabinete, simplemente porque no se sabe muy bien que hace, y casi nadie recuerda que está en el gobierno. Sobre el fantasmagórico "Consejo Económico y Social" que conduce dijimos algo en su momento acá.   

Se nos podrá decir que en una coalición política que aglutina sectores diversos necesariamente coexisten distintas miradas, matices, trayectorias políticas. Sin embargo, en el FDT es llamativo como los que están en los lugares donde se toman realmente las decisiones, tienen todos más o menos las mismas fallas de origen. 

A lo mejor habría que buscar por ahí también la explicación de los resultados electorales, que son consecuencia de los resultados de la gestión: si se desarrollan políticas alejadas de los núcleos fundamentales de los apoyos sociales que obtuvimos en el 2019, el hecho de que esas políticas sean diseñadas -y en muchos casos ejecutadas- por quienes poco tuvieron que ver con la experiencia de los gobiernos kirchneristas desde 2003 y 2015 y con los valores políticos que éstos expresaron, muy posiblemente tenga algo que ver.

sábado, 25 de septiembre de 2021

TWEETS POLÉMICOS

 

UNA MANO LAVA LA OTRA

 

La noticia de que el "zar" del juego clandestino en la provincia Leonardo Peiti firmó un acuerdo de colaboración con los fiscales del MPA que llevan adelante la investigación en su contra llegó antes a los medios porteños, que a los provinciales: acá pueden leer la nota con el texto del acuerdo, publicada hace tres días en Infobae.

Declarando como "arrepentido" en la causa, Peiti confesó que pagaba coimas al fiscal regional de Rosario y a otro fiscal (Ponce Ashad y Serjal) a cambio de protección policial para sus actividades delictivas, y que respondía a una estructura comandada por el senador (PJ) por el Departamento San Lorenzo, Armando "Pipi" Traferri; quien gestionaba ante las autoridades de la Lotería de Santa Fe la adjudicación del juego online a una empresa de propiedad de Peiti. 

Antes Traferri había sido mencionado en la misma causa por la viuda de David Perona, quien en su momento regenteara el juego ilegal en Rafaela, en sociedad con Peiti. La viuda del fallecido capitalista del juego ilegal denuncia haber aportado plata a las campañas del sanlorencino.

Peiti también señaló como parte del mismo entramado delincuencial a dos senadores radicales del sur de la provincia que no identificó aun, pero siendo Peiti de Melincué en el Departamento General López (o por lo menos tenía allí buena parte de sus operaciones), no es muy difícil suponer que uno de ellos es Lisandro Enrico (UCR), el senador provincial por el Departamento: es tan sencillo como que el propio Enrico se puso solo la gorra, amenazando con querellar a Peiti.

Supongamos que tratándose de un "arrepentido" uno tome con pinzas las declaraciones, porque al fin de cuentas el tipo está tratando de zafar y conseguir una rebaja en su condena, a cambio de declarar. Aun en ese caso, no deja de ser llamativo el silencio de los principales medios provinciales sobre el caso, que tuvo y tiene en la provincia enorme resonancia, hace más de un año y medio.

Solo rompieron el silencio primero La Capital de Rosario en la nota antes mencionada (para blanquear a Enrico), y El Litoral de Santa Fe ayer, en ésta nota sin firma; en la que aprovechan para blanquear a los radicales acusados de estar entongados con el juego clandestino.

Y si quedaran dudas, obsérvense los siguientes datos: en una nota (como dijimos, sin firma, o sea absoluta responsabilidad del editor del diario) de veintiseis (26) párrafos y que en su título hace referencia a las declaraciones del arrepentido Peiti, se dedican los últimos nueve (9) a que los actuales diputados y ex funcionarios del último gobierno del Frente Progresista, Maximiliano Pullaro (ex ministro de Seguridad) y Fabián Bastía (ex presidente de la EPE), cuestionando el Decreto 998 del año pasado, por el cual Perotti otorgó la concesión del juego online a los tres casinos que existen en la provincia desde 1998.

Se ocupa la nota de informarnos que no hay proyectos en la Legislatura sobre los presuntos cohechos que confiesa Peiti (la pregunta sería que podrían aprobar los legisladores sobre un delito), pero si los hay sobre la concesión del juego online de Perotti. Incluso siembran dudas sobre si la justicia no tomará cartas en el asunto.

Lo que no dicen es que ellos mismos coordinaron no un pedido de informes en la Legislatura, sino una denuncia en la justicia (más precisamente en el MPA, donde a radicales y socialistas no les faltan amigos), que fue desestimada por inexistencia de delito; y una observación legal del Tribunal de Cuentas (cuya composición controlan porque todos sus vocales fueron designados durante los gobiernos del FPCyS), desestimada por Perotti con un decreto de insistencia, en el cual señaló -entre otras cuestiones- que el Tribunal funcionó irregularmente al dictar la observación, porque no la firmaron todos sus miembros como establece la Ley 12510.

Comunicado el rechazo por el gobernador de la observación legal, como manda la ley, a la Legislatura, no se sabe que en ella (donde el pacto transversal que gobernó la provincia 12 años controla ambas Cámaras) se haya presentado proyecto alguno vinculado al tema, de lo cual nos hubiéramos enterado por boca de Pullaro y Bastía, si así fuera. 

Si se demora en informar sobre un tema actual (las declaraciones de Peiti y su acuerdo con los fiscales), y cuando se lo hace se aprovecha la oportunidad para hablar de otra cosa (la concesión del juego online en el actual gobierno) ya resuelta en las dos instancias donde fue planteada (la justicia y el Tribunal de Cuentas), simplemente porque en estos tres días el escándalo ya no solo salpica a Traferri, sino involucra a dos senadores de la UCR, y uno de los que intenta distraer fue nada menos que ministro de Seguridad mientras el entramado delictivo se desarrollaba, hay que pensar que algo raro hay.

Como que una mano lava la otra, o las dos (o más, incluso la pata mediática) lavan la plata. O la cara, no recordamos bien como era el refrán. Para una cronología completa de los hechos, ver más información acá.

viernes, 24 de septiembre de 2021

TWEETS POLÉMICOS