LA FRASE

"ÍBAMOS A PRESENTAR NUESTRO PROPIO PEDIDO DE JUICIO POLÍTICO A LA CORTE BASADOS EN SUS FALLOS EN MATERIA LABORAL, PERO ERAN DEMASIADAS FOTOCPIAS." (MYRIAM BREGMAN)

martes, 31 de mayo de 2022

LAS FRASES DEL MES

1. "Hoy no hacemos acto y movilización por el Día del Trabajador porque tratamos de comprar el atril que perdimos por "Mercado Libre", pero nos ganaron de mano." (Héctor Daer

2. "Lo bueno de la boleta única papel es que se puede quemar." (Luis Barrionuevo

3. "El presidente está tan preocupado por la inflación que me pidió que me ocupe del tema, aunque no sea de mi incumbencia." (Martín Guzmán)

4. "Con el matrimonio anterior conseguí un riñón y con éste me pesqué el COVID, ya estoy pensando en divorciarme." (Jorge Lanata)

5. "A lo mejor en lugar de que hable yo y diga lo que dije del presidente y el gobierno, prefieren que hable Cristina y diga que pide perdón por el pelotudo que eligió como candidato." (Andrés Larroque

6. "Me parece un exceso que digan que soy la Carrió del kirchnerismo porque denuncio un golpe de la Cámpora contra Alberto." (Luis D'Elía)

7. "Para que me traen al Chaco si saben como me pongo." (Cristina Kirchner)

8. "En la Gran Depresión Roosevelt hacía dos o tres veces la misma ruta o el mismo puente y los keynesianos lo elogian, yo rompo cinco o seis veces la misma vereda para cambiarle las baldosas, y dicen que hago negociados." (Horacio Rodríguez Larreta)

9. "En la pelea entre Alberto y Cristina me siento un poco como los hijos de padres separados. estoy viendo a cual de los dos le saco más regalos." (Sergio Massa)

10. "No creo que Cristina en el Chaco haya hablado de mí, porque yo no escribí ningún libro contra ella." (Martín Guzmán)  

11. "Yo en mi gobierno nunca oculté nada, salvo la foto del cumpleaños de Fabiola." (Alberto Fernández

12. "Alfredo Casero no sabe lo cerca que estuvo de sucumbir bajo el poder letal de mis puños." (Luis Majul)

13. "Lo único que falta es que por culpa del pelotudo de Tetaz salgan a decir que yo soy presidiario porque presido un diario." (Héctor Magnetto)

14. "Boleta única, lo que se dice boleta única, fue la mía en las elecciones de la Corte y el Consejo de la Magistratura." (Horacio Rosatti)

15. "No tengo nada que ver con el tiroteo en un supermercado de Estados Unidos, no tenemos sucursales allá." (Alfredo Coto)

16. "Las encuestas en Europa me daban bárbaro para intentar la reelección, pero yo prefiero enfocarme en los problemas de gobierno." (Alberto Fernández

17. "Tiene razón Katopodis: los otros días unos militantes pintaron "Hay balas para todos" en el tapial de mi casa."(Aníbal Fernández)

18. "La verdad, me encantaría perder en el 2023, extraño tener que ir a declarar en ocho indagatorias el mismo día." (Cristina Kirchner)

19. "Censos eran los de antes, yo me acuerdo el primero que hizo Sarmiento, no van a comparar, una organización impresionante." (Mirtha Legrand)

20. "Ya nos peleamos con Rusia y con China, ¿Qué quieren, que nos peleemos también con Estados Unidos?" (Gustavo Béliz)

21. "¿Así que esta chica Mirtha Legrand tiene COVID? Los jóvenes de hoy en día no aceptan recomendaciones ni se cuidan." (Isabel II de Inglaterra)

22. "Vieron como es Alberto: un muchacho porteño, de Puerto Madero, que no entiende de éstas cosas de campo." (Julián Domínguez)

23. "Espert propone una amnistía para los que violaron la cuarentena porque pactó con el presidente para evitar que vaya preso por el cumpleaños de Fabiola." (Elisa Carrió)

24. "Le decimos al gobierno que no cuenten con nosotros para subir retenciones: ni mi mamá ni yo estamos de acuerdo." (Florencio Randazzo)

25. "El presidente ofrece pagar algo más de un millón de pesos para cerrar la causa del cumpleaños en Olivos y al kirchnerismo le parece bien, yo ofrezco lo mismo para cerrar la quiebra del Correo y me quieren meter preso." (Mauricio Macri)

26. "Las críticas de Elisa Carrió me duelen, pero no sé si tanto como para renunciar y convocar a un nuevo cónclave." (Papa Francisco

27. "Hemos llegado a un acuerdo con Sergio Massa: yo no le retengo Ganancias sobre el aguinaldo, y él se comprometió a no comprar dólares con lo que le sobre." (Martín Guzmán)

28. "Con los cambios en Ganancias llegamos al fifty fifty que siempre planteó el peronismo: ahora los trabajadores petroleros podrán acceder a los dólares, como las empresas en las que trabajan." (Sergio Massa)

29. "No vamos a desacoplar nada porque no queremos tener problemas con Moyano." (Matías Kulfas)

30. "Eso de que "la Patria es el lugar donde se ha nacido" es muy relativo, yo por ejemplo acá en Uruguay me siento como en mi casa." (Fabián Rodríguez Simón) 

31. "Si ampliando la Corte nacional a 25 miembros no consigo un cargo allá, ya tendría que ir pensando en jubilarme." (Rafael Gutiérrez)

lunes, 30 de mayo de 2022

LO POLÍTICAMENTE CORRECTO

 

Algunos quisieron ver en las palabras de Macri en el reportaje/tirada de centros con Viviana Canosa a que corresponde el video de apertura, un "sincericidio" del líder del PRO, que habría reconocido abiertamente que se propone cagar a la gente, porque es lo correcto. En nuestra opinión, nada más lejos de la realidad.

Y no porque la derecha en todas sus versiones (desde Rodríguez Larreta a Milei pasando por Pato Bullrich, López Murphy o el propio Macri) no esté diciendo lo que harían en caso de volver a ser gobierno, de modo que ya nadie podrá alegar engaño alguno al respecto. En rigor, tampoco pudieron hacerlo en el  2015, pero ése es otro asunto. 

Ocurre que hay -siempre en nuestra opinión- una connotación peyorativa que estos tipos le dan a la expresión "políticamente correcto", tal como la que le dan a "garantismo" cuando hablan de la inseguridad o combatir al delito: serían ciertas "hipocresías sociales" en las que están todos de acuerdo, pero que en realidad encierran una mentira. 

Y así como una (el "garantismo") lleva a "defender los derechos humanos de los delincuentes", la otra ("lo políticamente correcto") serían por regla general concesiones demagógicas de la política, que se sostienen porque nadie se atreve a ir contra ellas (salvo los "valientes" dispuestos a hacer "lo políticamente incorrecto"), aunque en realidad "cagan a la gente".

Nadie salvo los "rebeldes" como él (o como Milei), que se venden como los políticos "anti sistema" que empatizan con la gente común, cuyos sufrimientos conocerían y compartirían; pero proponen eliminarlos con medidas duras, quizás antipáticas (como decir que Maradona no podía dirigir a Boca porque era adicto), pero necesarias para resolver los problemas. Recordemos por ejemplo cuando Patricia Bullrich justificaba con casi esas mismas palabras, recortarles el 13 % a los jubilados en tiempos de De La Rúa.

Las teorías del "derrame" reconocen ese mismo origen: como dice el tango, nos enseñan que "primero hay que saber sufrir"(o sea, resignar dignidad, derechos, empleos, salarios) para después (no se sabe cuando, pero siempre es después) ver los frutos de tanto sacrificio.  

Así la derecha tiene la astucia (o al menos la pretensión) de querer apropiarse de la insatisfacción social con una situación determinada (por ejemplo la inflación), y mostrarse como el rostro de la rebeldía contra un "sistema", que casualmente nunca viene a ser el que verdaderamente es: los dueños del capital, de los medios de producción  en fin, los usufructuarios de la plusvalía. Como el propio Macri, fiel exponente de esa clase.

De allí que para ser "políticamente incorrectos" (es decir, "rebeldes y cuestionadores") haya que avanzar contra "las cosas que le joden la vida a la gente". Que en realidad son las que les joden a ellos: los derechos laborales, los sindicatos, los salarios altos, el peronismo, entre otras. Tuits relacionados: 

domingo, 29 de mayo de 2022

TWEETS POLÉMICOS

 

sábado, 28 de mayo de 2022

COMO HACER TODO MAL

El culebrón a cielo abierto por la suba del mínimo no imponible de Ganancias que terminó -por lo menos por ahora- ayer con los anuncios que hicieron en conjunto Alberto, Guzmán y Massa es uno de esos típicos casos -a los que el gobierno nos tiene acostumbrados- en los que se hace todo mal; de modo tal que, se resuelva lo que se resuelva, será a pura pérdida y dejará a todos descontentos.

Primero, plantear en público entre dirigentes del oficialismo una disputa en torno a un tema que, aunque para algunos sea un reclamo justo, parece anclado en la agenda del Frente Renovador del 2013, como si en el medio no hubiera pasado nada; incluyendo el macrismo y la pandemia. 

O como si el gobierno no tuviera asuntos más urgentes que atender, como el más del 50 % de la población bajo la línea de pobreza, o los trabajadores con empleo formal que igual son pobres, y no llegan a fin de mes, por la elevada inflación, en especial de los alimentos. Sí, ese tema que el gobierno comenzó anunciando una "guerra contra la inflación", para terminar diciendo que hay batallas que no tiene sentido dar, porque se sabe que se pierden.

Después, el presidente de la Cámara de Diputados (del cual ya dijimos algo hace poco acá) que está más preocupado por su agenda personal -a punto tal que "amenazó" al ministro de Economía con impulsar los cambios en Ganancias por ley- que por activar otros temas que preocupan de modo más acuciante a mucha más gente, como las modificaciones a la ley de alquileres.

Para seguir el ministro Guzmán tratando de posponer el mayor tiempo posible los cambios en Ganancias para garantizarse recursos y que cierren los números fiscales de cara a las revisiones del FMI, mientras se niega a incrementar los recursos por otras vías, por ejemplo cobrando retenciones más altas o impulsando en serio el impuesto que él mismo llamó "a las ganancias inesperadas".

Y para finalizar, el presidente y su vocera (la pregunta es quien sobra en la comunicación oficial: la vocera, o el presidente que no deja cagada por hacer cada vez que abre la boca), una diciendo que los cambios en Ganancias se posponían para más adelante, y el otro forzando los anuncios de ayer, apenas un día después, para contener a Massa; porque como ya se peleó con Cristina, no puede darse el lujo de pelearse también con él.

Hasta la escenografía de los anuncios transmite la idea de que las jerarquías políticas en el oficialismo no se corresponden con los roles institucionales, ni con los volúmenes electorales que cada uno aporta: el mismo Alberto que dijo esta semana en un reportaje - de  esos en los que va dejando jirones de su credibilidad e investidura - que un día de éstos se va a juntar con Cristina (cuyos reclamos viene ignorando sistemáticamente hace dos años), tardó menos de un día en protagonizar un acto con el presidente de la Cámara de Diputados, para contenerlo y darle el gusto.  

Postales de un gobierno a la deriva, como consecuencia de que quien debe conducirlo está a la deriva, y no es tanto que no tiene un plan, como que el que lleva adelante no es el que la gente votó cuando lo puso en el cargo. Un presidente que -por decir algo - propone un debate público sobre las retenciones en lugar de aumentarlas, cuando él mismo está diciendo que son el único instrumento eficaz que conoce para desacoplar los precios internos de los internacionales.

O que dice explícitamente - porque lo dice - que la agenda parlamentaria está en manos de la oposición, o que se reúne con los principales formadores de precios para pedirle que lo ayuden a controlar la inflación, como si a los tipos les diera lo mismo ganar más o menos plata, y no fueran los que la generan. Tuits relacionados:

viernes, 27 de mayo de 2022

TWEETS POLÉMICOS

 

jueves, 26 de mayo de 2022

LAS PEORES MEDIDAS

 

El video de apertura es del 18 de abril pasado, es decir de hace hoy 38 días. En él el ministro de Economía está anunciando el envío al congreso de un impuesto a "las rentas inesperadas", que debían pagar las empresas que haya obtenido ganancias superiores a los 1000 millones de pesos; como consecuencia del alza de los precios internacionales derivadas de la guerra en Ucrania.

Entre ellas sobresalen las alimentarias, y los principales grupos exportadores de commodities, en especial materias primas agropecuarias, y sus derivados industrializados.

Pasaron esos 38 días, los precios siguieron subiendo y el mismo gobierno dice que, por la prolongación del conflicto y la inestabilidad que crea, esperan precios altos de los alimentos hasta el 2024 por lo menos. lo acaba de decir por ejemplo el canciller Cafiero.

Sin embargo, el proyecto de ley anunciado quedó solo en eso: en un anuncio, jamás aterrizó por el Congreso. Incluso en esos 38 días hubo una reunión del presidente con la cúpula de la UIA (en la que se agrupan muchas de las empresas que deberían pagar el nuevo impuesto, si se aprobara), en la que ambas partes coincidieron en aclarar que no se habló del tema.

Otro mecanismo -no incompatible con el impuesto- para desacoplar los precios internos de los internacionales, o para que el Estado capte rentas extraordinarias, son las retenciones. Que por estos días fueron objeto de un inadmisible culebrón entre el presidente y sus ministros, que lo contradijeron en público sin ponerse colorados. 

De hecho, la decisión tomada del gobierno de no aumentar las retenciones a las exportaciones agropecuarias -anunciada por Guzmán antes de que el presidente reflotara el tema, ratificada por Julián Domínguez después de que lo hiciera- es el motivo central por el cual Roberto Feletti renunció a su cargo en la Secretaría de Comercio.

Sin embargo, el presidente sigue defendiendo teóricamente a las retenciones como el mejor (si no el único) instrumento para evitar que el alza de los precios internacionales se traduzca en mayor inflación interna, y desafía a la oposición a discutir en el Congreso un proyecto para subirlas, que nunca mandó ni piensa mandar. Cosa esta última que se puede colegir del hecho de que dice que lo manda, si la oposición acepta discutirlo.

Con lo cual da un paso más hacia la deslegitimación de su propia autoridad e investidura, del que diera cuando anunció (y decretó vía DNU) la expropiación de Vicentín, para luego retroceder ante un cacerolazo de los votantes de la oposición.

El impuesto a las rentas inesperadas y la suba de las retenciones -dos medidas indispensables para mejorar la distribución del ingreso y contener la inflación, que el propio presidente reconoció como los principales déficits de su gestión- ingresan así en la categoría de las peores medidas de un gobierno: las que no se toman, en especial cuando se debiera. Tuits relacionados:   

miércoles, 25 de mayo de 2022

EL SOL DEL 25

 

Si algo nos recuerda el aniversario de la instalación de lo que conocimos desde la escuela como "el primer gobierno patrio" es que eso, tener una patria y tener un gobierno propio, es una construcción permanente, nunca terminada. Tanto que aquellos primeros patriotas no tenían siquiera en claro si estaban haciendo o no eso: una patria; o para que querían gobierno propio.

Y se tardaron seis largos y tumultuosos años de marchas y contramarchas, para completar aquel primer gesto de libertad, con la declaración de la independencia en Tucumán. En el camino quedaron muchos de aquellos precursores, divididos a su vez entre los que deseaban profundizar el proceso, y los que eran partidarios de ser más prudentes, o lisa y llanamente dar marcha atrás con el camino emprendido.

Tanto la patria, la casa común, como el gobierno propio, como expresión política de la independencia, fueron siempre y desde el principio, un territorio de disputa; no solo por definir si los hacíamos o no, sino cuando, como, con quiénes, para qué.

Y esa misma disputa llega hasta nosotros, cuando debajo de los discursos de circunstancia por la efemérides de la dirigencia política, empresarial, sindical o social se pueden reconstruir las diferentes visiones sobre lo que significan esa patria y ese gobierno propio, para cada uno. Salvo que uno elija quedarse en el lugar de la evocación, sin intentar darle un significado en clave actual a aquel 25 de mayo de 1810.

Hablar del día de la patria, o de tener un gobierno propio, nuestro, es hoy hablar de nuestra sumisión a los dictado del FMI y el mundo de las finanzas porque nos endeudamos con ellos; y si a partir de allí nuestras políticas económicas las decidimos nosotros, o son pensadas en otros lares, para garantizar intereses que no son los nuestros. 

Es discutir si somos o no capaces de administrar por nosotros mismos nuestros ríos y nuestros recursos naturales, si somos dueños o no de tener una política de desarrollo nuclear, de investigación científica o de despliegue de satélites, sin sujeción a tutelajes extranjeros. Definir incluso si nuestra política exterior la decidimos nosotros, o la deciden otros por nosotros, y lo único que hacemos es seguidismo de sus directivas.

Como en 1810, tener patria y gobierno propio supone resolver las condiciones de nuestra integración en América Latina, como parte esencial de nuestro propio destino y partícipes de la construcción del destino común del continente; o simplemente como "patio trasero" de la potencia hegemónica, manejado desde instancias neocoloniales como la OEA.

Pero tener patria y tener gobierno -como empezamos a decir un día como hoy, hace 112 años- también tiene una significación hacia adentro, hacia nosotros mismos: si es con todos o solo un privilegio de algunos, si es con los argentinos al timón, decidiendo por ellos mismos su rumbo y su destino; o como simples apéndices de un mercado global que decide hasta lo que comemos, o el precio al que lo pagamos.

Hoy como aquel 25 de mayo de 1810, el pueblo quiere saber de que se trata. Y si, sumergido como está en las preocupaciones de la existencia cotidiana, parece que no quiere, hay que hacer que quiera, y que sepa de qué se trata. O quizás y para ser más precisos, hay que agudizar el oído todo lo que haga falta para escucharlo, y obrar en consecuencia.

martes, 24 de mayo de 2022

TWEETS POLÉMICOS

 

lunes, 23 de mayo de 2022

CONDICIONANTES

 

Cuando se discuten las posibles causas de la inflación, algunos ponen entre ellas a la concentración económica o los mercados imperfectos y otros -tanto desde la ortodoxia como desde la heterodoxia económicas- lo descartan, con el argumento en un caso de que la inflación es un fenómeno exclusivamente monetario, y en el otro de que la inflación es resultado de la puja distributiva.

Dejando de lado esa discusión, lo cierto es que la concentración económica -cuando es muy acentuada- le da a quien ostenta posición dominante en un determinado segmento del mercado el poder para imponer precios, condiciones de comercialización y demás condiciones. 

Como por ejemplo extorsionar al gobierno para que le entregue dólares al precio oficial, para importar de Brasil cosas que fabrican ellos mismos, como hace el grupo Techint con los tubos de acero que se usarán en el gasoducto de Vaca Muerta; obra crucial para el desarrollo del país, porque permitiría transportar los volúmenes de gas del yacimiento sea para el abastecimiento interno, como para las exportaciones que generan las divisas necesarias para sostener el crecimiento. 

En éste caso entonces la concentración económica opera como un condicionante estructural para ese desarrollo, donde el Estado -que debe planificarlo y conducirlo- debe ceder a las extorsiones del grupo económico dominante, porque además no le sobran los dólares.

Y hablando de eso, los otros días en el Chaco se preguntaba Cristina como es posible que, acumulando dos años de abultado superávit comercial y con los precios internacionales de los commodities que el país exporta en alza, faltaran dólares. La pregunta, por supuesto, es retórica, porque quien la hace sabe la respuesta: porque los dólares se los están llevando cuatro vivos como se están llevando los resultados del crecimiento económico, ganando -vía inflación- la puja distributiva.

La restricción externa (es decir la falta de dólares o divisas necesarias para sostener el crecimiento de la economía y atender los pagos de deuda) es otra condicionante estructural de nuestra economía, como lo son las condiciones en que se ejerce en el país el comercio exterior y el manejo del flujo de divisas: con o sin "cepo", los que generan esos dólares y muchos que no, siempre encuentran los resquicios para quedarse con ellos; sea adelantando importaciones, demorando la liquidación de divisas, fraguando las operaciones (sobrefacturando importaciones, subfacturando exportaciones), triangulando operaciones a paraísos fiscales o empresas controladas, inventando presuntos préstamos en el exterior  que deben cancelarse en divisas, en fin, todo el menú de opciones habituales, a las que el Estado no se decide a ponerles freno, porque no quiere o porque no puede; porque no tiene los instrumentos para hacerlo, o la decisión.

Porque la debilidad del poder político frente al económico es otra condicionante estructural para nuestro despegue como país, que se evidencia claramente en éstas cuestiones. 

O en otras, como el hecho de que un funcionario de tercera línea como Béliz, trabajando como "topo" infiltrado en el gobierno al servicio de intereses extranjeros, se arroga la prerrogativa de "pisar" una obra clave para la soberanía energética y el crecimiento del país como la construcción de la central nuclear Atucha III; simplemente porque no conviene a los intereses de los Estados Unidos que el país la haga con financiamiento chino.

A estas cosas se refería Aldo Ferrer cuando decía que para desarrollarnos y crecer como lo hicieron los países que nos suelen poner como modelo, era necesario alcanzar ciertos niveles de "densidad nacional". Tuits relacionados: