LA FRASE

"LA CRUELDAD DEL GOBIERNO CON LOS JUBILADOS ES INCALIFICABLE, LO ÚNICO QUE FALTA ES QUE LES DESCUENTEN EL 13 % DE LOS HABERES, O LOS REPRIMAN SI PROTESTAN." (PATRICIA BULLRICH)

sábado, 24 de agosto de 2013

QUE LÁSTIMA QUE YA PASÓ DE MODA HABLAR DE CLARÍN


Porque si no nos podriamos ocupar de como el Grupo, a secas (ellos mismos se llaman así, ver acá) consigue que sus jueces cama adentro le den una cautelar cada vez que les haga falta, porque alguna decisión del Estado molesta sus intereses.

En éste caso la ley que regula los mercados de capitales, en el articulito ése que facultaba a la CNV a intervenir a pedido de los accionistas minoritarios para garantizar sus derechos societarios, si se veían vulnerados por la mayoría.

Como el Estado en Papel Prensa, sin ir más lejos.

Lo triste de todo esto es que, ante el ostensible giro a la derecha del kirchnerismo, y el vertiginoso ascenso de la izquierda y el progresismo de cara a octubre y -sobre todo- las presidenciales del 2015, las transformaciones estructurales que seguramente vendrán, deberán esperar su bendición por el Poder Judicial, lo que ciertamente parece poco posible.

Es así que la nacionalización del petróleo que plantea Pino, la reforma impositiva de Lozano, la nacionalización del comercio exterior que seguramente lanzará en breve Binner, o la reforma a la ley de entidades financieras que seguramente debe estar incubando Massa de la mano de Redrado, deberán esperar tiempos mejores.

A menos que se decidan a hacer lo que el kirchnerismo no supo, no pudo no no quiso, y entren por la fuerza a los tribunales, a echar a algunos jueces de una patada en el culo; o los pongan a todos en comisión.

Lo cual implicaría todo un cambio de estrategia, porque se verían forzados a hacer igual la revolución, pero abandonar la ilusión de conseguirla respetando los buenos modales.

En fin, esperemos que para la segunda mitad del mandato del presidente que suceda a Cristina, sepamos que pasó con esta causa y -ya que estamos- con la del predio de la Rural; al menos si nos atenemos al tiempo promedio que suele durar una cautelar, considerando el caso de la ley de medios.

Eso siempre y cuando no tomen como ejemplo el caso de la deuda impositiva de La Nación, porque ahí ya nos iríamos al 2023, y la cosa se complica.

En fin, disculpen que la dejamos acá pero nos vamos a un abrazo a los tribunales en defensa de la independencia de la justicia, amenazada por la prepotencia del gobierno.

No hay comentarios: