LA FRASE

"SI MARÍA EUGENIA VIDAL ME LO PIDE, ME VUELVO DE PANAMÁ EN EL PRIMER AVIÓN PARA DARLE UNA MANO CON EL PARO, DANDO CLASES DE EDUCACIÓN FÍSICA." (MIGUEL DEL SEL)

sábado, 31 de agosto de 2013

¿PARA CUANDO EL DESAGRAVIO?


SACÁME EL CARTELITO


¿Quién no ha circulado alguna vez en auto o colectivo por la autopista Santa Fe-Rosario y se encontró con el simpático cartelito que muestra la imagen de apertura del post?

Que nos muestra la leyenda con la que el socialismo pretende justificar los varios aumentos de peajes que aprobó desde el 2008, y que llevaron el precio para un auto común de los $ 1,80 que costaba durante el gobierno de Obeid, a los $ 10 que cuesta hoy: un 455,55 % de aumento, en cinco años.

Es tan cierto que la autopista Santa Fe-Rosario no tiene subsidios nacionales, como que nunca los tuvo (tampoco en el gobierno de Obeid), porque es una ruta provincial. Sin embargo antes no aumentaban los peajes.

Alguno podrá decir: "bueno, pero no hacían obras", y probablemente tendría razón, pero el problema es que ahora tampoco las hacen (como puede corroborar cualquiera que use la autopista más o menos seguido), pese a los aumentos.

Como pasa con la EPE, donde sí hay subsidios nacionales como cualquiera puede ver con sólo leer su factura de luz.

Otro argumento/queja que se escucha muy seguido (sobre todo por acá) es de las privatizaciones hechas por los gobiernos provinciales anteriores al del FPCyS; a propósito de lo cual justamente la autopista nos provee de un buen ejemplo.

La concesión original a la empresa Dycasa (la que luego sería adjudicataria del famoso CEMAFE) fue aprobada por Reutemann en 1995 por 15 años; y por ende se vencía en el 2010.

Antes de eso, en el 2008 (ver acá el decreto de Binner) el gobierno provincial firmó un acta acuerdo con la concesionaria (AUFE S.A.C, un 78 % propiedad de Dycasa) por la cual le perdonaba todos los incumplimientos contractuales, y autorizaba un primer aumento de la tarifa, del 38,88 %.

En base a esa misma acta, en febrero del 2010 el mismo Binner por otro decreto (ver acá) les prorrogó por otros seis meses la concesión, y les dio otro aumento del 40% en el peaje. 

Después adjudicó la concesión en forma directa por seis meses a otro consorcio, que ni siquiera existía legalmente al momento de dictar el decreto (ver acá); formado por empresas que son habituales contratistas de obras públicas de la provincia.

Como nada de todo eso se hizo con la intervención de la Legislatura (como hubiera correspondido al vencerse la concesión original, autorizada por ley) Binner se defendió de las críticas con argumentos muy curiosos.

Según podemos leer en El Ciudadano decía entonces: "Es absolutamente legal y no hay ningún perjuicio para nadie”. El socialista también dejó caer un elogio inesperado al Lole: “Es la única autopista que no tiene subsidios de la Nación, la única que no tiene subsidios al transporte de carga ni al transporte de pasajeros, es un ejemplo de concesión en el país. Es uno de los mejores actos que hizo el gobernador Reutemann porque es la única autopista que paga canon”.".

Mirá vos, no solo privatizador sino reutemanista el hombre.

Y para rematarla, finalmente terminó adjudicando la concesión de la autopista a un consorcio de empresas amigas (múltiples adjudicatarias de obras desde el 2007) por éste otro decreto; y acumulamos desde entonces otro 100,80 % de aumento del peaje, en poco más de dos años de contrato. 

Con serias dudas sobre lo que se hace con la parte de ese peaje que debería ir a un fondo de obras, tantas que la Legislatura votó la creación de una comisión bicameral de control, pero Bonfatti vetó la ley (ver acá).  

Pero volvamos al cartelito de la imagen de apertura, con el que se topa cada auto que pasa por la cabina, cuyo conductor tiene que gatillar los 10 pesitos del peaje.

Resulta que nos estaría diciendo algo así como "tenemos que aumentar el peaje, porque el gobierno nacional no nos manda fondos para hacer las obras que hacen falta en la autopista".

Pero hete aquí que si te metés en el Presupuesto provincial 2013, en la parte del ministerio de Ciancio (¿de paso: por qué no está la concesión de la autopista en el Ministerio de Obras Públicas, si es una concesión de obra, desconfían de los radicales manejando esa caja?), te encontrás con esto:  



O sea que las obras que la provincia piensa hacer en la autopista (además de las que supuestamente se harían con el fondo de obras formado con una parte del peaje) se financiarían íntegramente con las partidas que manda el gobierno nacional a través del Fondo Federal Solidario, o fondo soja.

¿Vieron que al final tenía subsidios nacionales la autopista?  

Y Binner que se enoja porque en los recibos de sueldo de los que dejen de pagar Ganancias va a figurar que es por un decreto de Cristina.   

ES FÁCIL, ES SIMPLE, ¿O ES PURO CHAMUYO?


Leemos en Diario Bae como se están preparando en las empresas para zafar de pagar el impuesto a la distribución de dividendos, una de las medidas que el gobierno enviará al Congreso para financiar los cambios en Ganancias: repartiéndolos anticipadamente, facturar servicios truchos  empresas amigas, vinculadas o controladas, darles préstamos a tasa cero a los ejecutivos; etc.

Hasta acá, nada nuevo bajo el sol; ni más ni menos que otro ejemplo del inagotable ingenio argento (e anche de las multinacionales con sede en el país) para bicicletearle al Estado el pago de impuestos.

Pero el episodio viene bien para reflexionar sobre algunas cuestiones, como por ejemplo la tan meneada (y necesaria, como que no) "reforma tributaria integral para que los que más tienen, más paguen"; de la que éste nuevo impuesto sería apenas una pequeña dosis homeopática.

Si tenemos (como tenemos) un sistema tributario injusto (además de importantes niveles de evasión, aunque en estos años se ha avanzado y mucho al respecto), no es por ceguera o incapacidad de los gobernantes, o de puro hijos de puta que son.

Básicamente tiene que ver con la capacidad de lobby de los grupos de poder económico para evitar que prosperen cambios impositivos que los perjudiquen en sus intereses, y del poco poder de los gobiernos para contrarrestar ese lobby.

Y cuando hablamos de poder, no nos referimos a la supremacía electoral, o la mayoría en las Cámaras del Congreso como para colar determinado proyecto de ley, sino a la capacidad de aguantar luego socialmente los sogazos (recordar el caso de las retenciones móviles), y contar con un aparato estatal afiatado para poder garantizar que esos mejores impuestos (más progresivos, más justos) se paguen.

Lo que nos lleva a recordar que (aun con avances) seguimos contando con un Estado apolillado y horadado por años de desmantelamiento de sus estructuras y capacidades, que compite desventajosamente contra jugadores que tienen a su disposición los mejores estudios contables y jurídicos, y hasta los medios, o la natural aprensión del hombre común de la calle, a pagar impuestos.  

Capacidad de introducir cambios a las leyes impositivas, decíamos más arriba: obsérvese que las maniobras que denuncia Diario BAE son para escaparle a un impuesto que todavía no se aprobó, y que deberá pasar un necesario debate en el Congreso, por exigencias constitucionales.

Que demandará seguramente un tiempo que, por breve que sea, jugará a favor de las maniobras elusivas; y no es que estemos planteando que los impuestos no se discutan en el Congreso, sino para contextualizar las reglas diferentes con que juegan el Estado y el sistema institucional por un lado, y los actores económicos por el otro.

No obstante eso, el caso también ilustra de lo desfasado que está en el tiempo el famoso debate de las facultades delegadas del Congreso al Ejecutivo y el mamarracho introducido por los radicales en la reforma del 94' en el artículo 76 CN, inhibiendo por ejemplo al PE para fijar las alícuotas de las retenciones (no el hecho imponible en sí, que inexorablemente debe discutirse y aprobarse por ley).

Pensemos por ejemplo que -en la estricta ortodoxia constitucional- el tipo de cambio lo debería fijar el Congreso, pero delegó la facultad en el Ejecutivo por la Ley 25.561: ¿se imaginan en el contexto actual, y con el ejemplo a la vista del impuesto a los dividendos aun no aprobado, una discusión en las Cámaras sobre el valor del dólar, que durara semanas?   

Pero volviendo al asunto de la reforma tributaria, observemos que el tópico es socorrido en las distintas pymes progresistas que se arman y rearman en cada elección, incluso en algunas que aun siguen reportando al kirchnerismo; hasta que descubran que no es tan revolucionario como pensaban, y lo abandonen "por haber girado a la derecha", para marcharse "a construir una nueva alternativa".

Y nos plantean con mucho de realismo mágico, que proponerse una reforma tributaria es algo fácil, sencillo, casi una cuestión de soplar y hacer botellas: se sientan, plantean tres o cuatro ideas que -en abstracto- pueden parecer piolas y ya está; asunto solucionado: hace un par de días analizábamos acá un ejemplo, que incluso abarcó un espectro más amplio que la progresía vernácula; si hasta el PRO se prendió. 

Encarar una reforma tributaria integral para modificar los rasgos regresivos de nuestro sistema impositivo no es un problema técnico (aunque tiene que garantizar cierta eficacia en ese plano: los impuestos, sean cuáles fueren, hay que cobrarlos, porque el Estado no puede vivir del aire), sino político, y del máximo nivel.

Por eso cuando se plantee en el debate (para sincerarlo y ser honestos) nos deberían contar con que construcción política y social detrás piensan sostener las propuestas.

Si no es puro chamuyo.

LAS FRASES DEL MES


1. "El gobierno perfecciona los mecanismos de espionaje y persecución sobre los opositores: ahora Randazzo dice que medirán el índice de masa corporal." (Elisa Carrió) 

2. "El kirchnerismo quiere mantener a los trabajadores en la ignorancia para que lo voten, por eso se opone a que lean un libro mientras manejan los trenes." (Rubén Sobrero


3. "No vamos a dar marcha atrás con lo de las cámaras en los trenes; es más: vamos a poner despertadores también." (Florencio Randazzo)


4. "En el fondo lo envidio un poco a Mangeri: que no daría yo porque encuentren cabellos míos por todos lados." (Antonio Bonfatti)


5. "Es falso que esté pensando en bajar mi candidatura; tengo problemas de insomnio y el único lugar en el que puedo dormir tranquilo es en la Cámara, durante las sesiones." (Francisco De Narváez) 


6. "No voy a negar que en los actos del kirchnerismo me siento un poco como Mangeri en las reuniones de consorcio." (Jorge Obeid)


7. "Al final la doctora Carrió y yo no somos tan distintos: los dos dejamos una silla vacía en un debate en televisión." (Carlos Menem


8. "¿Te acordás que te contamos que Cristina fue a La Plata sólo porque su madre vive ahí?, bueno, éste domingo te vamos a mostrar como quedó el departamento de su tía de Rosario." (Jorge Lanata)


9. "Por supuesto que la novia del prefecto trabaja en casa: me convino blanquearla para pagar menos Ganancias." (Malena Galmarini

10. "Volví a la política con nuevas propuestas: ahora pido la pena de muerte para los que me diseñaron el spot de campaña, o ponerlos en el registro de violadores de billetera." (Juan Carlos Blumberg)


11. "Binner y Macri están entusiasmados con "Metegol" porque se identifican con los personajes: son de madera, están atornillados y otro los maneja." (Aníbal Fernández)


12. "Ojo con criticar a los que no fueron a votar, que el Papa estaba en el padrón en Santa Fe y no fue." (Luis D'Elía)


13. "Esta bien que nos pidan que sinceremos el Indec, pero de ahí a ponerlo a cargo al hijo de Pierri, es demasiado. (Juan Manuel Abal Medina)


14. "Me ofrecieron hacer el tema de campaña de UNEN y estabao pensando en versionar "La gorda", de Rodolfo Zapata." (Pablo Marchetti)


15. "Quiero desmentir que entre los "amigos del tribunal" que invitamos a la audiencia esté Magnetto." (Ricardo Lorenzetti


16. "El kirchnerismo ganó en la Antártida porque yo no fui candidato." (Eduardo Duhalde)


17. "El resultado en La Primavera lo vamos a revertir cuando cuenten la mesa de Necochea." (Félix Díaz)


18. "Por lo menos Perico es más cerca y no hace tanto frío." (Carlos Menem)


19. "Para ganar en la Antártida, los k entregaban a los soldados una bota para nieve el viernes antes de la elección, y la otra que completaba el par, cuando salían de votar." (Jorge Lanata)


20. "A juzgar por su declaración jurada de Ganancias, para Lanata el principal paraíso fiscal es la Argentina." (Ricardo Echegaray)


21. "Lo mío es hacer periodismo sin concesiones; es más todo lo que hago es para que algún gobierno me dé una concesión de algo." (Jorge Lanata)


22. "Julio Cobos debería presidir la Cámara de Diputados; no podemos desaprovechar su experiencia en sabotear gobiernos desde adentro." (Oscar Aguad)  


23. "Parece que el gobierno puso una cárcel en la base Marambio, y ganó en las elecciones en la Antártida haciendo votar a los presos." (Fernando De La Rúa)


24. "¿De verdad que el que vino la otra vez era Félix Díaz y no el Tula con plumas en la cabeza?" (Papa Francisco


25. "Si en la urna de Necochea hubieran hecho lo de Tostado, yo era presidente." (Adolfo Rodríguez Saá)


26. "Aun con los números de las PASO, en Diputados y Senadores vamos a andar bien, en la Cámara que estamos flojos es en la Civil y Comercial." (Juan Manuel Abal Medina)


27. "Menos mal que no fui a Italia a ver el partido de la selección: antes de empezar, los hicieron agarrar una pala." (Mauricio Macri)


28. "Con lo cara que está la nafta, menos mal que en las PASO no tuvimos que quemar urnas." (Luis Barrionuevo


29. "Es una vergüenza típica del populismo, esa de poner en los recibos de sueldo de los que dejan de pagar Ganancias que el descuento va a parar a la Fundación Eva Perón." (Hermes Binner)


30. "La audiencia de la ley de medios fue una plomada, yo me dediqué todo el tiempo a chatear con Griesa recordando viejas anécdotas de la facultad." (Carlos Fayt)


31. "Ya le marcamos la agenda al gobierno con Ganancias, ahora vamos por el aguinaldo, las vacaciones pagas y las paritarias." (Sergio Massa)  

viernes, 30 de agosto de 2013

TWEETS POLÉMICOS


RECUPERAR LOS TRENES


¿Te acordás cuando los radicales se juntaron en Tucumán para lanzar un plan de recuperación de los trenes?

Mirálo a Barletta en la imagen de apertura dando cátedra al respecto, y recordá que hace poco decía en la campaña que teníamos que endeudarnos en 40.000 millones de dólares para financiar la recuperación de la infraestructura ferroviaria.

Bueno, mirá esto, que pasa acá, donde gobiernan, justo hoy que es el día del ferrocarril:


Esa vía que ves en la imagen (más fotos acá) fue destrozada por las camiones que le pasaron encima, porque hay desvíos de tránsito pesado por toda la ciudad por la carrera del TC 2000; el tema que tiene permanentemente ocupado a Corral desde hace semanas.



Y tanto pero tanto que la mandó a Súper Chuchi a recibir a los pilotos:


Pero no tuvo tiempo de ocuparse de evitar que los camiones destrozaran las vías por las que circula el tren, que está en actividad: es el Belgrano Cargas.

Por eso los vecinos denunciaron el peligro de descarrilamiento.

No sea cosa que le pasara como a éste otro tren:


CLARINISMO, LA ETAPA SUPERIOR DEL SOCIALISMO


En pleno desarrollo de la audiencia pública en la Corte por la ley de medios, el diputado Zabalza se hizo tiempo para opinar sobre la cautelar dictada la semana pasada por la Cámara de Apelaciones en lo Clarín y lo Rural (la misma que falló a favor del Grupo en la causa de la LSCA), suspendiendo la aplicación del artículo 20 de la ley que regula los mercados de capitales.

Para los que se preguntan que tiene que ver esa cautelar con la ley de medios, les recordamos lo señalado en este post, y curiosamente omitido por el diputado Zabalza: la medida fue promovida por el Grupo Clarín para evitar que la Comisión Nacional de Valores (CNV) pueda designar veedores con derecho a veto o separar transitoriamente a los órganos de dirección en Papel Prensa y el propio Grupo Clarín; donde el Estado es accionista minoritario (con el 28 % de las acciones en el primer caso, y el 9 % en el segundo, a través del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSES).

A Zabalza les escandaliza la forma y el contenido del artículo 20, suspendido por la justicia a pedido de Clarín. Sobre la forma no vamos a opinar, pero el contenido es claro: lo que le preocupa es que afecte los negocios de Clarín, que fue en concreto el único que fue a la justicia para pedir que no rija para ellos (como la ley de medios, sin ir más lejos), aunque los mismos medios alentaron el fantasma de una intervención generalizada del Estado (a través de la CNV) en las empresas (ver acá).

Como se dijo acá, con el artículo 20 se le pegó al chancho y aparecieron los dueños, y ahora sus peones; como Zabalza.  

Y hablando de la ley de medios: bien apunta acá Barricada el derrape de la diputada Ciciliani de celebrar que en la audiencia de la Corte se hayan escuchado "todas las voces", cuando en rigor es un juicio donde hay sólo dos: el Estado (tratando de que se cumpla la ley) y un grupo empresario, procurando impedirlo para mantener sus negocios; cosa que en el transcurso de la audiencia quedó más que perfectamente clara. 

Peones que (según nos recuerda acá Gustavo Castro) comparten abogado con el patroncito: Grabriel Bouzat, uno de los abogados que expuso en la audiencia de la Corte a favor del Grupo Clarín, es también abogado del gobierno de Santa Fe; más concretamente contratado por Binner para asesorarlo en los juicios de la provincia contra la Nación: ver acá el decreto, y acá el contrato.

Y sin necesidad de remontarnos a los stands de la provincia en Expoagro (ver info acá), o la impresión (por contratatción directa) de las boletas únicas en AGL en el 2011 para recordar los vínculos del socialismo con el Grupo Clarín, recordemos que sus diputados y el senador Giustiniani votaron en general a favor la Ley 26.522 de servicios de comunicación audiovisual, pero en contra el artículo 161 que establece la cláusula de desinversión, o sea justo uno de los que se está discutiendo ahora en la Corte (donde según la diputada Ciciliani se pueden oír "todas las voces").

Acá el acta de Diputados:  


Pensar que acá hay periodistas (independientes, por supuesto, no olvidemos que Santa Fe es tierra liberada) que sostienen que, de todos los presidenciables que se anotan para el 2015, al que más miedo le tiene Magnetto es a Binner.

UN ESTADISTA CON VISIÓN DE FUTURO



Una mirada de largo plazo, una claridad conceptual impresionante.

Un agudo análisis de todos los temas que preocupan: el Club de París, el CIADI, el rol de los jueces, la grúa de la estatua de Colón.

Capaz incluso de establecer las relaciones invisibles entre ellos, esas que el común de los mortales no percibimos, solo las inteligencias profundas, que ven más allá.

Lástima que en el gobierno no lo escuchen, y otros se hagan los que no lo entienden, cuando habla clarísimo.

Por eso estamos como estamos, así nos va.

Pero todavía estamos a tiempo, si es que en el 2015 se presenta. 

jueves, 29 de agosto de 2013

FELIZ DÍA DEL ABOGADO



DESAFÍOS Y PROYECTOS ALTERNATIVOS


Leemos en la tribuna de doctrina que la oposición insistiría con convocar una sesión en el Congreso para discutir los cambios en Ganancias, y acá De Mendiguren plantea lo mismo, como para que el gobierno demuestre que no es una medida electoralista.

Es curioso: los tipos que hicieron campaña en las PASO con bajar el impuesto a las Ganancias (y mal no les fue), dicen ahora que el gobierno lo hizo, para ganar en octubre; en fin.

Pero lo verdaderamente interesante son las propuestas, que nos recuerdan cuando impulsaron el 82 % móvil, sin decir de donde salía la plata para pagarlo.

Porque uno puede coincidir por ejemplo con retocar Bienes Personales (subiendo el "piso" desde el que se paga el impuesto), a condición de que aumenten las alícuotas para los que lo sigan pagan, tanto para compensar ingresos, como para que el sistema sea más justo. Si no, es joda.

O con eximir a los monotributistas, siempre que se pase el peine fino y se determine cantos de elos no deberían ser pasados de oficio a pagar Ganancias, porque facturan más de lo que declaran. 

O con establecer por ley un mecanismo de actualización periódica del mínimo no imponible de Ganancias, siempre que no sea ajustándolo por inflación.

Y no por una cuestión de discutir que índice inflacionario se toma, sino porque sería la forma más sencilla de habilitarles a las empresas pedir lo mismos para ajustar por inflación sus balances, y licuar lo que tienen que pagar de Ganancias.

O lo que es lo mismo, darles a los formadores de precios la excusa perfecta para seguir alimentando el proceso inflacionario.

Sería bueno saber -por ejemplo- si la oposición propone ajustar el mínimo no imponible de Ganancias dos veces al año, por la misma fórmula que votaron en contra en el 2008 para establecer la movilidad de las jubilaciones y pensiones.   

Y que alguien le avise a Zabalza (que a lo mejor ese día no fue, o se quedó dormido) que la presidenta puede retocar el mínimo no imponible sin necesidad de una ley, porque el Congreso la facultó para eso por el artículo 4 de la Ley 26.731 (ver acá).

Pero lo más lindo de todo es que cuando La Nación les pregunta como votarán el proyecto (que sí debe ir al Congreso) para gravar la distribución de dividendos y la compra de acciones o bonos que no cotizan en bolsa: ninguno contesta, y Prat Gay dice que no serían necesarios, porque la mejora decretada por Cristina tiene financiamiento porque se viene recaudando de Ganancias más que lo previsto en el presupuesto.

Con lo cual omite que el 20 % está afectado a la seguridad social y forma parte de la formulita de movilidad de los haberes jubilatorios, y que también crecen los gastos del Estado, de los que por ejemplo la seguridad social es casi el 40 %.

Un modo elegante de oponerse a la única medida progresista concreta que está en danza y puede ser aprobada (porque la impulsa el oficialismo), mientras la caretean con otras medidas supuestamente recontraprogres, que saben que no saldrán.

Pero eso sí: el oportunismo electoral corre exclusivamente por cuenta del gobierno. 

AFUERA HAY UN PAÍS


Hace un tiempo ya viene ganando cuerpo hacia el interior del kirchnerismo (afuera ya estaba instalada hace rato) la idea de que había que dejar atrás la disputa con Clarín por la ley de medios, y pasar de pantalla, dedicarse a otra cosa.

En un sentido el razonamiento es correcto: no se puede circunscribir un proyecto político a un sólo objetivo puntual -por más importante que éste sea-, ni pretender explicar una realidad compleja a partir de un sólo factor, como es la influencia del principal multimedios del país. 

Pero así como la realidad y la historia argentinas de las últimas décadas no se pueden explicar sólo por Clarín y su influencia, tampoco se pueden entender sin ese factor.

Y aunque el tema deba ser -necesariamente- desplazado del primer lugar de la agenda política y de las preocupaciones del gobierno por otros ciertamente mucho más urgentes, tampoco debemos perder de vista que el pleito en sí ingresa en su etapa de definición, y que la decisión que finalmente tome la Corte implicará mucho más que resolver una disputa jurídica; algo que nunca fue en definitiva.

De lo contrario se caería en la misma trampa del conflicto por las retenciones móviles de la 125, cuando las patronales agropecuarias ganaron adeptos para su causa en el grueso de la sociedad haciendo carne la idea de que la oligarquía terrateniente (la clase que forjó la Argentina anterior al peronismo) había desaparecido como por arte de magia, justo en el mismo momento en que las condiciones estructurales del modelo de agronegocios eran las más propicias para que subsista y se fortalezca.

El caso de la ley de medios es todo menos una disputa jurídica, o en todo caso en ese plano los hechos concretos y el derecho aplicable están claramente expuestos hace rato, y no necesitan de una audiencia pública para ser conocidos, ni por la Corte ni por la sociedad en general.

El mapa de medios que existía al momento de sancionarse la ley (y que la motivó) sigue siendo hoy el mismo, y las normas que entran a jugar cuando el Estado quiere regular contra esa distorsión, también: no parecen cuestiones de tanta complejidad como para que la causa duerma cuatro años en los tribunales; a menos que los jueces (incluyendo a los de la Corte) especulen con la variabilidad del termómetro político, para terminar produciendo un fallo cuando las circunstancias sean las más propicias. 

Por ejemplo cuando el gobierno acaba de perder muchos votos en las elecciones, y se habla de transición y fin de ciclo.

De allí que la sentencia que finalmente termine dictando la Corte tenga un gran valor pedagógico en términos políticos, para ilustrar sobre las relaciones concretas entre el sistema institucional y los actores del poder económico; entre los cuales ciertamente hay muchos más poderosos que el Grupo Clarín.

Si el fallo confirma al Grupo en el goce del corazón de sus negocios (el cable), o lo obliga a desprenderse de sólo una parte insustancial de sus licencias, estará diciendo que a futuro cualquier proyecto político deberá pensarlo varias veces si quiere emprender algún curso de acción similar al de la LSCA, cuando eso lo lleve a afectar intereses.

Alguno podrá objetar que esa posibilidad no está siquiera en los planes de quienes hoy tienen las mayores chances de suceder a Cristina dentro y fuera del oficialismo, pero no perdamos de vista que -al menos buena parte de la oposición- se ha corrido en el discurso a la izquierda, para pegarle al gobierno desde allí. La credibilidad y la consistencia de ese discurso debe tamizarse desde ésta perspectiva, es decir como piensan abordar el problema del poder concreto; que circula por dentro y por fuera de los cauces institucionales.  

Aun si el fallo fuera favorable a la validez de la ley, la complejidad del proceso de desinversión que debería encarar Clarín hará que -seguramente- se vean sus resultados cuando Cristina ya no esté en el gobierno; del mismo modo que ganó ampliamente las elecciones del 2007 (después del DNU de Kirchner que prorrogó las licencias por 10 años, y poco antes de la fusión de los cables) y del 2011, ya en guerra abierta y con todos los medios del Grupo tirando en contra las 24 horas.

Hechos estos que deberían mover a la reflexión sobre un punto: la influencia de los medios (en éste caso los del Grupo Clarín) no se ejerce tanto sobre las audiencias (cosa que existe, y debe ponderarse en su justa incidencia), sino sobre el sistema político; tratando de imponerle una agenda. 

Una influencia que distorsiona los términos del debate político, porque por detrás de los cortinados actúan fuerzas que son inmunes o indiferentes a los vaivenes electorales; esas que en cierto modo expuso kirchner con el famoso "que te pasha Clarín".

Cuando hoy se deslegitima a la ley de medios reduciendo el asunto a una pelea de viejos socios, o a un simple cambio de monopolios o multimedios (desplazar a Clarín para que ganen terreno Telefónica o Vila-Manzano) se confunde lo principal con lo accesorio; en términos de una lectura política de todo este asunto que trascienda al kirchnerismo.

De hecho, si Clarín gana conseguirá un objetivo polìtico (conservar sus negocios) para poder seguir influyendo desde allí sobre el sistema político, y poder aumentar esos negocios en el futuro: como se ve, trazar una divisoria entre ambos campos es bastante dificultoso.

Si el kirchnerismo no impulsó la ley de medios en el 2004 cuando la Coalición por la Radiodifusión Democrática presentó sus 21 puntos sino a partir del conflicto del campo, no fue exclusivamente porque hasta entonces estaba de picos pardos con el Grupo; sino porque comprendió allí que los famosos dichos de Magnetto a Pirillo (el ex dueño de La Razón) sobre el modo de Clarín de relacionarse con los gobiernos eran rigurosamente ciertos, y estaba en juego su propia supervivencia.

Cuando D'Elía decía que el Grupo Clarín era una pistola puesta en la cabeza de la democracia muchos lo consideraron exagerado, del mismo modo que cuando Cristina (al enviar el proyecto de ley al Congreso) decía que era una prueba ácida para las instituciones de la democracia; pero lo real es que, cuatro años después, las cláusulas troncales de la ley (las que obligan a desinvertir al Grupo) siguen esperando ser aplicadas: claramente, la prueba no ha sido superada.

En ese contexto, la audiencia pública montada por la Corte para discutir una ley que fue discutida en audiencias públicas en todo el país, hace ya cuatro años, implica la desmesura de una puesta escenográfica de lo que es un disparate conceptual en términos democráticos: poner en un pie de igualdad al Estado (porque es eso, no un gobierno) con un grupo económico.

Que incluso (como podemos ver acá en esta nota de Ventura) no tuvo empachos en defender su tamaño como un supuesto reaseguro frente al poder del Estado, una especie de contra-poder: la explicitación pública de la doctrina Magnetto, expuesta a Pirillo.  

La audiencia de la Corte por la ley de medios llega no sólo ex profeso después de las PASO, sino precedida de una catarata de fallos judiciales en contra del gobierno, y de acordadas de la propia Corte autoexcluyéndose de cumplir leyes sancionadas por el Congreso, siempre que afecten sus intereses y sus núcleos de poder.

Ojalá nos desmientan con el fallo, pero esperar que en ese contexto obliguen a Clarín a desinvertir, es bastante ingenuo.

Como era ingenuo suponer (cuando se discutió en el Congreso el proyecto de ley sobre medidas cautelares) que el Poder Judicial tiene que tener las manos libres, para garantizar la protección de los más débiles, como si eso le preocupara, por regla general.

Las dilaciones de la Corte hasta acá en el trámite de la causa de la ley de medios deben ser releídas en éste contexto: cuando dijo a fines del 2010 que el Grupo Clarín no había aportado elementos para probar que la ley afectara la libertad de expresión, en realidad les estaba haciendo un guiño para levantar la puntería en el futuro, y si no lo hacían, otros lo harían por ellos.

La Cámara en lo Clarín y lo Rural recogió el guante, y en su vergonzoso fallo homologó totalmente la libertad de expresión con la defensa de los negocios; al decir que el Grupo Clarín debía mantener su tamaño para ser viable en términos económicos, y que eso era una condición necesaria para que ejerciera plenamente su libertad de expresión.  

Si el fallo de la Corte (haciéndose eco de ese argumento) le permite conservar al Grupo conservar al menos sus licencias de cable (el corazón de su facturación y sus negocios) con el argumento de que no se utiliza el espacio radioelétrico, veremos una vez más como el derecho y la política se cruzan; y la teoría del contra-poder (la legitimación de la influencia de los medios, ante los gobiernos y el sistema político en general) tendrá hacia el futuro bendición judicial; más allá incluso de Clarín y de los grupos de medios.

Decía ayer Verbitsky en la audiencia que afuera (de los tribunales, del recinto de la audiencia) hay un país que espera.

De como salga el fallo dependerá también mucho como será ese país a futuro; incluso cuando el kirchnerismo ya sea historia.

¿MASSA ESTUVO EN LA ANSES PERO DEJÓ GENTE EN EL PAMI?


Pese a que estamos en épocas electorales parece que algunos compañeros trabajan para el enemigo. Y capaz que después se sorprenden de los resultados.

Hoy nos enteramos que el PAMI continúa despidiendo sin causa a trabajadores, por lo que los gremios del sector llamaron a un paro para el día 29.

Lo que demostraría que el PAMI parece estar conducido por gente que hace las cosas como si fuese un elefante en un bazar; o en realidad está manejado por quinta-columnistas.

Ojalá vuelvan a trabajar los compañeros despedidos y que despidan a los que los echaron, no sólo por la animalada de despedir sin causa, sino porque no se puede  contradecir con estas acciones las políticas del gobierno nacional orientadas fundamentalmente a cuidar el empleo.

Menos que menos, desde un organismo en el que el Estado viene realizando las cosas muy bien para los afiliados, y que hasta el 2003 estaba indisolublemente asociado a la corrupción , la ineficacia y el desamparo de los jubilados.

miércoles, 28 de agosto de 2013

AMICUS CONI


Hace un tiempo nos maravillábamos acá de como el "Coni" Cherep conseguía juntar las plumas de nada más y nada menos que Joaco y el holandés Van Der Kooy: paladar negro el hombre, y sobre todo plural.

Ahora (según vemos en la imagen de apertura sacada del mismísimo Boletín Oficial) juntó al doctor Castro y al semiólogo Eliseo Verón, para diagnosticar a Cristina, a distancia y sin turno.

Al doctor lo tienen todos, más después de lo del síndrome de Hubris y todo eso, pero a lo mejor a Verón no lo ubican tanto, aunque es conocida su labor académica.

Capaz que éste dato (extraído de acá) les refresca la memoria: 


Sobre Gregorio Badeni acá dijimos algo, y Gil Domínguez se hizo famoso por haber presentado en suy momento el primer amparo contra la reforma judicial, cuando todavía las leyes no estaban publicadas en el Boletín Oficial.

Y hablando de "amicus curiae", les dejamos el video de la participación del "Perro"Verbitsky hoy en la audiencia pública de la Corte.

¿Será Verón un partisano camuflado?:

   

EL AUTÉNTICO FRENTE PARA LA VICTORIA


Uno que está siempre del lado del que gana, y lo deja cuando empieza a perder.

Y claro, se fue por lo de las ART y el blanqueo de capitales, con Massa; que viene a ser algo así como una cruza entre John William Cooke y Raimundo Ongaro.

Recordando cada coma de lo dicho acá, van nuestro saludos a Nicolás Fernández, un visionario. 

CONFIRMADO: LOS DIARIOS SÓLO LEEN LOS TÍTULOS


Hoy por la mañana temprano la tribuna de doctrina titulaba distinto la noticia a la que corresponde la captura de pantalla de apertura: decía que los decretos eran dos, y uno de ellos era sobre asignaciones familiares.

Después lo cambiaron por la imagen de arriba, pero como ven, sigue hablando de "publicados", y mencionando el Decreto 1186, que no tiene nada que ver con Ganancias; cuyos cambios fueron resueltos por el Decreto 1242, también publicado hoy en el Boletín Oficial.

¿Cómo lo sabemos nosotros?. porque al toque que subieron la noticia original, varios diarios del interior, en cadena, la reprodujeron.

Acá uno de Santiago del Estero, hasta copiando la bajada, con imagen del ejemplar de hoy del Boletín Oficial; y transcripción de un sólo decreto, el de Ganancias. Además aclaran que la fuente es el sitio de La Nación:


Acá otro igual de un diario tucumano, copiado textual del anterior (que lo copió a su vez de La Nación), y sin reparar que el título habla de dos decretos, y el desarrollo de la noticia, sólo de uno:


Con éste otro diario de Santiago del Estero la cosa es peor, porque le atribuye los cambios de Ganancias al Decreto 1186, repitiendo así el error de la segunda noticia de La Nación, cuando quisieron corregir la primera y no les salió: 


Error que por ejemplo sigue repitiendo Infobae, como pueden ver acá siguiendo el enlace.

¿Cuál fue el problema, además de que los diarios del interior se limitan a reproducir sin leer lo que dicen los diarios porteños, hasta copiando la forma de presentación de las noticias?

Que en La Nación entraron al Boletín Oficial y se encontraron en la primera página con ésta imagen, que corresponde a las normas legales publicadas: 


Leyeron en el título del Decreto 1186 "Asignaciones. Adecuación", y dijeron "listo, acá están los cambios en asignaciones familiares", y se mandaron.

Ninguno (pero ninguno, chequeado) se tomó el trabajo tan sencillo de hacer "click" en la edición del Boletín Oficial arriba del Decreto 1186, para ver de que se trata realmente: como pueden ver acá, de fijar políticas salariales para diferentes sectores de empleados de la Administración Pública Nacional.

O sea, nada que ver con asignaciones familiares y los cambios anunciados por Cristina.

Además del poco rigor periodístico que esto demuestra (teniendo a la mano el Boletín Oficial, ninguno de los diarios lo leyó, y los del interior reprodujeron el moco de LN), deja una vez más en claro que, cada vez que el gobierno toma una medida más o menos importante, ninguno (pero ninguno en serio) la anticipa.

Ni siquiera los que nos baten la justa todos los días, los que viven (al parecer) entre los cortinados de la Casa Rosada o de Olivos, como Mariano Obarrio por ejemplo.

Ninguno de esos que apelan a fuentes brumosas o incomprobables como "un alto funcionario" o cosa por el estilo supo anticipar que el gobierno iba a aumentar el mínimo no imponible para las categorías más bajas de los que pagan Ganancias en casi un 80%, o que parte de la mejora se iba a financiar con un impuesto a la compra y venta de acciones, o a la distribución de dividendos empresariales.

Y para disimular el mocazo (que no les impedirá a partir de mañana volver a presumir de que tienen acceso a información confidencial sobre los futuros pasos del gobierno), hoy temprano se tiraron de cabeza al Boletín Oficial, para subir la "primicia" a las ediciones digitales de los diarios.

A menos que cierto periodismo (como acostumbran a hacer muchos de sus lectores) se haya acostumbrado a leer nada más que los títulos de las cosas.

NI CAMBIA, NI SE VA


Primero los hechos, que como diría Fayt, son sagrados: desde el lunes para acá Cristina reaccionó ante el fallo a favor de los fondos buitres anunciando la reapertura del canje, y ayer por la tarde anunció los cambios en Ganancias y asignaciones familiares.

Lo del canje es más conocido porque circuló por los medios durante dos días, y responde a un hecho nuevo (el fallo de EEUU) que estaba en los planes pero se concretó ahora; y lo de Ganancias significá un aumento del mínimo no imponible para las escalas más bajas de los alcanzados por el tributo que ronda el 80 % (de $ 8.360 a $ 15.000 de salario bruto); y del 20 y 30 % (según estén o no en la Patagonia) para los que ganan un bruto mensual de entre $ 15.000 y $ 25.000.

Se implementa una nueva deducción general que posibilita que el 89,8 % de los asalariados en blanco no paguen Ganancias, y lo mismo el 99,3 % de los jubilados; y en paralelo se modifican los topes para percibir asignaciones familiares.

Y parte de los recursos que demandan las mejoras surgen de medidas de corte progresivo: nuevos impuestos a la compraventa de títulos y acciones que no coticen en el país, y a la distribución de dividendos empresariales. 

Luego vienen las interpretaciones que -como también dijo Fayt, parafraseando a un diario- son libres: que si los anuncios son una respuesta del gobierno a los resultados de las PASO (chocolate por la noticia), que por qué no lo hicieron antes (algo que uno puede compartir en abstracto, pero mirando el partido desde la tribuna, somos todos técnicos), que si será o no suficiente para revertir en octubre los resultados electorales.

Pero así como el que gobierna paga los costos si la pifia en la gestión, tiene el privilegio de enmendar sus propios errores, desde la gestión; los demás son comentaristas, que acumulan sobre el error ajeno. 

Lo concreto es que los hechos (sobre todo los anuncios sobre Ganancias) fueron incluso más allá de lo que cualquiera, hasta dentro del propio oficialismo, esperaba, y también son (al modo kirchnerista) una respuesta a la situación política, y a la oposición, que al menos en parte venía reclamando la presidencia de la Cámara de Diputados (antes de contar los votos en octubre), y estaba juntando quórum para una sesión especial para tratar el aumento del mínimo no imponible.

Eso por lo bajo, mientras Nelson Castro analizaba la psiquis presidencial, Carrió la comparaba con Isabel, Grondona desempolvaba el viejo manual de creación del climax golpista y Jorge Yoma (nada menos) conminaba a Cristina a cambiar, o irse. 

Las discusiones sobre quien le marca la agenda a quien pueden ser interesantes (un ratito), pero lo cierto es que Cristina da señales claras de estar respondiendo al resultado de las PASO como lo hizo el kirchnerismo cuando perdió las legislativas del 2009: redoblando la apuesta.

Recordemos que entonces la derrota (con el propio Néstor a la cabeza de la lista en la PBA) derivó en la reforma política que dio lugar a las PASO, la AUH y la ley de medios, entre otras iniciativas.

De esto no se sigue que hacia octubre se repetirá la remontada que culminó en el 2011 con el 54 % de Cristina, sino se marca el tono general con el que Cristina intentará continuar su gobierno hasta diciembre del 2015: de "transición ordenada" (un subterfugio con el cual pretenden ponerle un epitafio a su gestión, u obligarla a hacer el trabajo sucio), habrá sólo lo que marca inexorablemente el almanaque, hasta entonces.

Alguno podrá decir que Cristina cambió, porque tuvo que ceder con lo de Ganancias y reabrir el canje; ante lo que cabe suponerse como habrían reaccionado si -por ejemplo- no hubiera anunciado ningún cambio en Ganancias, o ignoraba el fallo neoyorquino, y que se arregle el que viene después; o les pagaba a los buitres al contado como propuso en su momento Binner: sería entonces seguramente una terca y obcecada, que se niega a admitir la realidad.

Ya se viralizan en los medios y las redes sociales cálculos sobre lo que se podría haber hecho con lo que pagamos de deuda en esta década, como si en el mismo tiempo el Estado no hubiera invertido y mucho en educación, en obras, en seguridad social; y como si todos hubieran votado a Altamira, que no hubiera necesitado entonces en el 2011 de un milagro para pasar las PASO.

También se puede afirmar (al menos eso pensamos nosotros), siguiendo la trayectoria del kirchnerismo hasta acá, que Cristina no cambió, y sale (o intenta salir) del laberinto como se debe: por arriba, como lo hizo el kirchnerismo desde el 2003.

Porque crisis (políticas, económicas, de las dos juntas) tuvieron -en algún momento- todos los gobiernos desde el 83' para acá; pero la diferencia la termina marcando como reaccionaron en cada caso.

Si hasta hay quienes sostienen que nos tienen que votar en contra, para obligarnos a tomar decisiones correctas: veremos después del 2015 cuanto hay de cierto en ese sofisma, cuando sepamos cuanto de lo bueno de ésta etapa se mantiene, cuanto de lo malo se cambia, y en que lugar ponen cada cosa. 

Lo que queda en claro por ahora es que no piensa cambiar (al menos en el modo de afrontar los conflictos), ni tampoco irse.

Finalmente, no es por atribuirnos ningún mérito pero el lunes planteábamos que queríamos saber que opinaba la oposición sobre el asunto de los buitres, y vino el anuncio de la reapertura del canje; que provocará una discusión en el Congreso que los obligará a definirse al respecto.

Y el martes decíamos que a la hora de encarar el tema Ganancias, había que buscarle la vuelta a un modo de disminuir su carga sobre los salarios sin generarse otros frentes sociales de conflictos, y de un modo sustentable, y vinieron los anuncios de la tarde.

Vamos a ver que se nos ocurre ahora, así arrimamos ideas. 

martes, 27 de agosto de 2013

REPUBLICANISMO AL PALO


Leemos en Página 12: "Legisladores y dirigentes de partidos integrantes del Frente para la Victoria, anunciaron que denunciarán penalmente al gobernador Ricardo Colombi (UCR), a quien acusan de encabezar una asociación ilícita junto a autoridades electorales para desconocer el fallo del Superior Tribunal de Justicia, y quieren imponer candidatos "ilegales".
La demanda apunta contra la presidenta de Cámara Electoral provincial, Herminia Puig y el titular de la junta Electoral, Gustavo Sánchez Mariño porque no aceptan el fallo judicial dictado en base a la Constitución provincial.
En conferencia de prensa, los legisladores denunciaron "un intento de golpe institucional" y "maniobras orquestadas por el gobernador Colombi para lograr la nulidad del fallo" del STJ que se conoció ayer, que rechaza la oficialización de candidatos a un tercer mandato como intendentes en trece municipios. La decisión judicial niega la posibilidad de rereelección de los intendentes que habían sido impulsados por el Gobernador para un tercer período, y fundamenta en el fallo, el precepto Constitucional de autorizar "un sólo mandato consecutivo", tal como había fallado en un caso similar en 2009."

A ver si entendimos bien, porque por ahí somos medio duros: hay un gobernador (radical) que fue a la justicia para que la Corte le permitiera a unos intendentes (radicales) ser reelectos por tercera vez consecutiva (como Menem en el 99'), y le dijeron que no; pero el tipo no les da ni cinco de pelota.

Y aprieta al tribunal electoral para que igual les permita presentarse como candidatos y los pone en las listas directamente, pasando por alto nada menos que un fallo de la Corte Suprema de Justicia, y provocando un conflicto de poderes.

¿Y la defensa de la independencia del Poder Judicial contra los atropellos del Poder Ejecutivo?

¿Y los compromisos de oponerse a toda re-reelección?

¿Y el diálogo y el consenso?

¿Y Candela?

Mirá si se genera un conflicto insoluble de poderes y el gobierno nacional tiene que intervenir la provincia.

No, no se va a llegar a eso porque antes la UCR lo expulsa del radicalismo de por vida, el tipo recula y todo vuelve a la normalidad.

A menos que las encuestas le den que está ganando, y así los radicales conservan la única provincia que gobiernan (acá mojan el pancito, un poco).

Esto con Aguad no pasaba.

Cuando fue interventor en Corrientes claro; porque en Córdoba hizo campaña en contra de la re-reelección, modificando la carta orgánica del partido para poder ser reelecto por otro mandato.

En fin, la república es una cosa muy complicada para nosotros, simples gronchos populistas. 

LOS AUMENTOS DE TARIFAS SE VAN POR EL CAÑO DE LA INEFICIENCIA


Leemos en el diario del Loco Lindo información del Censo 2010 desagregada por el IPEC, de la que surge que (según lo dice la imagen de apertura) el 44,1 % de los hogares de la ciudad de Santa Fe carece de cloacas, y el 8,71 % carece aun de agua potable.

En reiteradas oportunidades nos hemos ocupado acá del tema, analizando la gestión de Aguas Santafesinas S.A. (ASSA), y poniendo en contexto el marco en el cual fueron prestados en Santa Fe los servicios de provisión de agua potable y cloacas: privatizados en 1995 por el gobierno de Reutemann a favor de un consorcio extranjero (que formó Aguas Provinciales de Santa Fe), y estatizado nuevamente durante el segundo gobierno de Obeid (en 2006); que fue cuando se creó ASSA.

Tras el rotundo fracaso de la privatización (justamente por no cumplir la concesionaria privada con los planes de mejora y expansión de los servicios), hubo un cambio de enfoque de la gestión de la empresa estatal, cuando asumió el gobierno el Frente Progresista Cívico y Social en diciembre del 2007: el socialismo y sus aliados plantearon (y resolvieron) varios aumentos de las tarifas de ASSA (un promedio de dos por año desde el 2008); con el argumento de fortalecer los recursos de la empresa para poder hacer las obras necesarias para extender los servicios, dándoles cobertura a quienes no los tenían.

Los aumentos se sucedieron, tanto que las tarifas de ASSA aumentaron un 447 % en los últimos cinco años; pero el incremento de la tasa de cobertura en estos servicios tan críticos no estuvo ni por asomo en consonancia con semejante transferencia de recursos de los usuarios, a la prestadora estatal. 

Como lo comprueban las cifras que ahora se conocen de Santa Fe, una de las 15 localidades de la provincia comprendidas dentro del área de servicios de ASSA, la gestión del FPCyS en el área ha sido un rotundo fracaso: los aumentos de tarifas no derivan en mayores obras, e incluso la empresa apela al Fondo Soja que llega desde la nación (ver acá) para hacer las pocas obras que lleva adelante; y el gobierno provincial logró que la Legislatura creara un cargo solidario de hasta el 10 % de la facturación de cada usuario, para crear un fondo fiduciario destinado a financiar obras de cloacas: acá pueden ver los detalles

Si a eso le sumamos los aportes del gobierno nacional para la obra de cloacas de Santa Rosa de Lima (la obra pública de infraestructura básica más importante de las gestiones municipales de Corral y Barletta), y la financiación también nacional del acceso al agua potable de muchos barrios de Santa Fe a través del ENHOSA y Agua + Trabajo, tendremos en claro que la gestión del FPCyS no hizo demasiado para mejorar estos indicadores de los que dio cuenta el Censo 2010.

Pero para ser justos, como el Censo abarca el período 2001-2010 y comprende parte del período de privatización de los servicios (como se dijo, hasta el 2006), y otro bajo gestión estatal y con administraciones de distinto signo político (un año del gobierno de Obeid, casi seis de los de Binner y Bonfatti), renovamos el desafío hecho acá, para que nos aporten información sobre cuantos santafesinos (en éste caso la respuesta es más fácil, porque la información refiere sólo a la ciudad) accedieron desde diciembre del 2007 al agua potable y las cloacas; por obras financiadas y ejecutadas por el gobierno provincial o la municipalidad, con recursos propios.

Eso sí, al intendente no lo molesten para pedirle datos, que el tipo está para cosas más importantes