LA FRASE

"ME SIENTO CON GANAS DE TENER OTRO MANDATO, ESTE CARGO ES MAGNÍFICO, SOBRE TODO POR EL RÉGIMEN DE LICENCIAS QUE TIENE." (MAURICIO MACRI)

domingo, 1 de noviembre de 2015

MACRI VIENE POR TODO


Viene por tu salario, por la jubilación de tus padres, por el desfinanciamiento de la educación pública, por el abandono de los planes de salud,  por la apertura de las importaciones y el dólar libre y por lo tanto por la destrucción de la producción con cierre de fábricas y generación de desempleo masivo, para así bajar drásticamente los sueldos.
Viene con mano de obra desocupada como el Fino Palacios, viene a hacer grandes negocios privatizando YPF y Aerolíneas, viene a pulverizar derechos como la Asignación Universal o el Progresar, viene a suspender los juicios por delitos de lesa humanidad, viene a matar tu posibilidad de acceder a una vivienda transfiriendo el Procrear a manos privadas y dolarizando las cuotas.
Viene a generar deuda externa para cobrar jugosas comisiones y viene a pagarle a los fondos buitres lo que no se les debe, y de ese modo llevarse al extranjero la riqueza que generamos todos los argentinos. Viene a renunciar al reclamo por las Islas Malvinas, viene a restablecer los privilegios del poder económico, a anular las paritarias, a reprimir la actividad sindical, viene a eliminar cualquier medida proteccionista para que productos importados con precios de dumping destruyan la industria nacional en nombre del libre mercado.
Viene a mandar a los científicos a inflar globos y venderlos en las plazas en lugar de construir satélites, viene a vaciar el PAMI y a suspender la entrega gratuita de medicamentos a los jubilados, viene a dolarizar y aumentar las tarifas de todos los servicios y del transporte, viene a reinstalar el fútbol codificado y pago,y viene a privatizar la televisión digital abierta.  
Viene a hacer el trabajo que le mandan, el trabajo sucio. Y lo haría con gusto si ganara, más allá del costo social y de la represión que fuera necesario instalar para cumplir los objetivos, para así volver al endeudamiento externo, al desguace del Estado, a la anulación de políticas de inclusión, a la baja de salarios a través del desempleo masivo. Macri es el Videla del siglo 21, solo que no usa uniforme. Ello explica quienes son sus creadores, sus apoyos y sus financistas.
A encender los candiles que los brujos piensan en volver a nublarnos el camino.
El pasado está a la vuelta de la esquina, como dice la Presidenta.
Por eso no es tiempo de dudas, ni de desánimo ni de autojustificaciones.
Hay que salir a buscar los votos para ganar el ballotage. Cada uno debe conseguir un voto más.
Después habrá tiempo para los análisis críticos y para las exigencias al candidato.
El resultado de las elecciones también depende de nosotros.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parece que estamos sobreactuando.
La campaña del miedo nunca garpó.
Los que están muy a favor y muy en contra ya se expresaron el 25 de Octubre.
El universo de votantes que escapó a la polarización de trazo grueso y no aguanta más al kirchnerismo pero le cuesta meter en el sobre a Macri, decidirá.
Digamos que para que se inclinen por nosotros que Zannini sea el vice y no Taiana, por ejemplo, complica nuestras chances.

Javier dijo...

Entiendo perfectamente la necesidad de encarar la campaña bajo el prisma de "aquí compiten dos modelos de país", pero eso no puede hacerse llegando a una caricaturización absurda, eso solo apela a la veta emocional del votante y es una estrategia muy riesgosa, ciertamente no alienta un debate profundo.

Macri no es, ni podria ser, un retorno literal a los 90 (o Videla sin uniforme) argumentar de esa forma solo convence a los propios.

Te reproduzco un lúcido párrafo que escribió Natason en ElDiplo

"(...)Macri no privatizó las escuelas, aunque el presupuesto educativo como porcentaje del presupuesto total se redujo; no convirtió a la Metropolitana en el Ku Klux Klan, aunque sí habilitó represiones injustificadas, lo que por otra parte también ha sucedido con las fuerzas de seguridad nacionales, y no aranceló los hospitales ni prohibió a los bonaerenses, ni a los paraguayos, atenderse en ellos, por más que el manejo del área de salud exhiba todo tipo de déficits. (...) no fue una gestión neoliberal ni noventista."

Entender esto, para mi, es clave para llegarle al electorado que quiere "el cambio justo", no los asustas con un 90s revival.

Anónimo dijo...

No ser muy claros en el mensaje, redujo la diferencia a 2 puntos y medio.No es el miedo, sino la autodefensa necesaria ante una amenaza concreta.¿El macrismo propone un debate profundo? ¿Macri no es la vuelta al libre mercado de los 90?¿No compiten en el balotaje dos modelos de país?

Anónimo dijo...

No me queda tan en claro las reflexiones anteriores. Decí vos que es Macri. Desde el interior te planteo una duda: la ciudad de Buenos Aires se banca las injusticias de la gestión de Macri porque no son tan injusticias -o directamente no son injusticias- o porque las amortiguan las políticas nacionales. Sin las políticas nacionales lo que Macri gestionaría a nivel nacional no sería tan dañino, porque en realidad afirma el juicio que se desprende del post -que comparto- es desproporcionado y por lo tanto sobreactuado.
Macri gestiona las manzanas de Buenos Aires y ante un conflicto circunscripto, menor en dimensión y proyecciones -como en el Borda-, con médicos, enfermeros, pacientes y demás cercanos a esa circunstancia, reprimió ferozmente -o en el indoamericano igual- pero no es distinto al gobierno nacional que también -para vos- ha reprimido. Guardan relación territorial, en sustancia del conflicto y en número tales circunstancias. Macri cada vez que tuvo que actuar ante la protesta reprimió y vos decís que el gobierno se asimila a eso. Explicá y lo seguimos charlando.
A veces me parece que la sobreactuación es la de los buenos modales y la cortesía. Es la moderación o hay que ir más a fondo? Vamos a dar vuelta algún voto con esa actitud? En un punto parte del mismo prejuicio: hemos crispado a la sociedad. Tal vez sí. Pero hay margen para una disputa en toros términos. No nos vemos con la gente en conversaciones extendidas donde si se dan cuenta de nuestras razones nos dicen gracias y se lo ponen a pensar.
No se ofendan, la tenemos que seguir para hacer lo mejor para ganar.

Anónimo dijo...

Me parece mas atinadas estas reflexiones de Mocca (pág12 01/11) que las de Natanson (corto y pego una parte -pero no le hace honor al artículo, al que recomiendo leer íntegro)

La discusión alcanza a las filas de quienes respaldan al candidato oficialista: hay quienes creen en la conveniencia de una suerte de autocrítica de la conflictividad. Es una especie de aceptación táctica del terreno en el que quiere poner las cosas el establishment. Algo así como que reivindicamos las conquistas pero no el camino político que las hizo posibles. Por supuesto que la humildad, el respeto mutuo, la comprensión de la diferencia es una clave para cualquier comunicación, también la que tiene por objeto ganar un voto. Pero el asunto que se dirime no es ese, es la continuidad y profundización de un rumbo o su reemplazo por un rumbo antagónico en las cuestiones centrales de la agenda económica, social y política. No es una cuestión estética ni de modales. Es ni más ni menos que una cuestión política, es decir una cuestión de poder

Anónimo dijo...

Con un discurso difuso como hasta ahora, se la facilitamos al Pro.
El resultado fue causa de la ambiguedad. Hay que instalar un mansaje más contundente. Querer ganar con el idioma de ellos,con buenos modos,sería poco inteligente.
Manuel.

Anónimo dijo...

Según los dos primeros comentarios, habría que salir entonces a repetir el discurso de Massa y con eso te hacés de esos 5 millones de votos. No es tan sencillo, ni es conveniente, porque prometiendo salir a encanar gente de las villas por ejemplo, espantás varios votos de los 9 millones que tenés.
A esta altura, tomar las propuestas del adversario, sería un suicidio.
Sin hay que morir, hay que morir en la tuya, y no llevando la campaña al terreno del PRO, al campo de la indefiniciones y los globos de colores.

Javier dijo...

1- En el balotaje compiten dos modelos de país, sin duda, y dos formas de organizar al poder ejecutivo y concebir la participación política del pueblo bien distintas. Pero no se que tan disimiles en términos de la macro, y el post habla mucho de eso. Es necesario ser claro en el mensaje, pero inventando no ganas nada. Macri no es Videla sin uniforme ni Cavallo. A eso apunta los resultados de la encuesta que largó hoy Kleiman (que por cierto le erró tan feo a la 1ra vuelta como todo el mundo, por ahí conviene ni mirarlas)

2- Sobre la macro y la economía en general, ambos candidatos proponen alterar el tipo de cambio, modificar ganancias, reducir las retenciones (soja incluida) y emprender la vuelta al mercado financiero internacional. Se supone que todo esto Macri lo va a hacer de manera mucho mas radical (y destructiva para las clases populares, en mi opinión), mientras que Scioli favorece el gradualismo. Pero por las recetas para la macro, los planes económicos no pareces ser TAN distintos. Macri no puede volver a los 90 ni aunque quiera, son escenarios totalmente distintos, y a la UIA le adelantó un millón de veces que no va dinamitar el mercado interno. No va a vender Aerolineas ni YPF simplemente por que no tiene el apoyo de este ni de ningún congreso, le queda la vía del desguace paulatino en todo caso. Estos son buenos ejemplos por que no podemos contrastar con lo que hizo con educación o salud de CABA, las cuales no privatizo pero todos si podemos evaluar su funcionamiento.

3- Las diferencias mas notables entre ambos, para mi, vienen del lado de la política. Macri es la vuelta de los tecnócratas. Scioli, con el perfil de sus ministros (Keckler/Urtubey a cancillería la termina de rematar), me parece hecha mano del burócrata con conciencia social, y queda mucho menos espacio para el militante con empuje, una fija de Cristina.

Anónimo dijo...

ZAIAT: "La industrialización con sustitución selectiva de importaciones y creación de empleo de calidad es desplazada por el proyecto agrario exportador en la oferta macrista de la Fundación Pensar. Para no contradecir abiertamente el sentido construido en estos años lo han redefinido como agroindustrial exportador. Pero sigue siendo en esencia el mismo que implica una integración pasiva a la división internacional del trabajo y, por lo tanto, dependiente de las potencias mundiales."

http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-285153-2015-11-01.html

Alejandro dijo...

Lo de Natanson en "el Dipló" es una muestra de lo que escribe un tipo que conoce las escuelas públicas por lo que le cuentan los licienciados en educación, que nunca las pisaron. Él tampoco. No sólo es el presupuesto, que además de subejecutarse, lo que se gasta, se gasta en idioteces. El mensaje permanente de mercantilismo pro baja desde el ministerio (baja es un decir), las supervisiones, y los directivos, para que los docentes y no docentes lo apliquen sobre los alumnos. Los resultados... están a la vista. Para que quede claro, cuando un papá o una mamá llaman a la línea telefónica correspondiente, porque no pudieron inscribir a sus hijos con la tan mentada "inscripción online", les dicen "...pero en esa zona hay muy buenas escuelas privadas", con un tono y con un libreto que implican que, si insistís en anotar a tu hijo en una escuela pública, es porque sos un negro de mierda que no tiene recursos. Imaginar el efecto sobre alguien no militante. No hace falta la topadora para demoler las escuelas, se destruyen de otras maneras, lo mencionado es sólo un ejemplo.

Anónimo dijo...

Concuerdo con Alejandro, hay otras maneras de destruir. Y tampoco para deshacerte de Aerolíneas e YPF hace falta derogar la ley.
A la aerolinea la gerenciás para atrás,aumentás 200% el precio de los pasajes, y al tiempo invocás necesidades financieras y de reconversión, y empiezan a vender la flota, achicar personal y suprimir vuelos.
En YPF,como en cualquier petrolera, para el vaciamiento necesitás menos de un año de subproducción y suspender exploración e inversiones,para convertirla "en una carga pesada para el estado", y entonces (coincidentemente) aparecen ofertas compra.
Es verdad que Macri no es la vuelta a los 90. Es la vuelta a la década del 30.

Anónimo dijo...

Javier:
¿Así que en la política macro no va a ver grandes diferencias, gane Scioli o gane Macri?
Entonces no te calentés con tanto análisis, si la continuidad está asegurada, incluso con Macri, según vos.
Un poco extraña tu propuesta de diluir el mensaje,para que quede entonces elegir entre dos caras,nada más que entre dos caras.
¿Que te parece si Scioli empieza con las imitaciones de Freddy Mercuri? ¿Sumaría mientras no sobreactúe a imitación?

Anónimo dijo...

Pero claro, si Macri también es kirchnerista,peronista. ¿No viste que va a dejar todo lo bueno? ¿No viste que inauguró una estatua de Perón?
Y no se pelea con nadie, porque es la etapa superior del Kirchnerismo.
Javier lo interpreta perfectamente: basta de confrontaciones, de agrandar la grieta.Para mí, en las zonas donde se perdió, hay que salir a bailar con globos por las calles.

Adrian Anido dijo...

Se acabó ese juego que te hacía feliz.Un rio de cabezas aplastadas por el mismo pie...

Javier dijo...

Como lo aclare en los comentarios iniciales, para mi es claro que confrontan dos modelos de país. Eso lo podés notar mas fácilmente en aspectos donde el contraste tiene sentido, como el de la represión que me parece un muy buen ejemplo (Macri reprimió todo lo que pudo, Scioli pese a Granados y Casal viene mejor en ese aspecto, igualmente mucho peor de lo que hay ahora)

Lo que no me parecía a mi inteligente es correr a Macri con cosas que Scioli piensa hacer (volver al mercado financiero internacional, levantar retenciones,mejorar los sueldos altos vía ganancias, dejar los planes dado su bajo impacto presupuestario relativo) por que te diluye tu mensaje. Y repito, en estos aspectos ambos dos no se diferencian tanto.

En todo caso en esos aspectos mejor poner el foco el la premura que tiene Macri por el shock vs el gradualismode Scioli, pero ¿de verdad si le decías a alguien Macri es Videla te crees que ganas votos? ¿O que las escuelas públicas de la capital son infinitamente peores que las de muchas provincias? Yo pienso que te restas legitimidad innecesariamente para las cosas que si tenes buenos fundamentos (represión, que la educación pública de las provincias va a sufrir mucho mas que la de capital por que el capital cultural de ambos lugares es posiblemente muy distinto, etc.)

Obviamente tenes que confrontar, de eso ni hablar. Pero si apuntas a usar los argumentos donde Scioli se parece demasiado a Macri, perdés terreno. Hablando estrictamente de economía, la UIA no esta pateando tan a favor de Scioli como debería, ya sea por que le creen a Macri o por gorilismo innato. Sea cual fuere el caso el desafió pasa por demostrar que aspectos de la politica de Macri destruirían la industria nacional, y traccionar al sector industrial a que te lo explicite en ves de jugar a dos puntas. Todo esto es imposible sin confrontar.

Una mención aparte ara el artículo de Mocca, por que de verdad no tiene desperdicio. Mi crítica no es en contra de la confrontación en general, sino de la poca eficacia de confrontar en temas donde las diferencias entre los modelos no lo justifican. Parte de una premisa que no comparto, para mi Scioli no es la profundización de un rumbo, es la continuidad parcial que se logró construir. No tiene sentido machacar a Macri con aspectos que el mismo Scioli piensa alterar o discontinuar.