LA FRASE

"EL SEÑOR LANATA FUE DEPORTADO POR NO TENER VISA DE PERIODISTA; Y SI LA HUBIERA PEDIDO ERA IMPOSIBLE DÁRSELA, PORQUE SE DEDICA A OTRA COSA." (NICOLÁS MADURO)

domingo, 7 de mayo de 2017

ES MAJUL, EL ESTÚPIDO


(*)

Mauricio Macri tardó casi un año y medio en entenderlo, pero lo comprendió. (Siempre fue medio burro, por eso terminó cayendo en la escuela privada cara, donde pagando a tiempo las cuotas pasás de grado) Será la política y no la economía lo que le permitirá, eventualmente, (Paraguas) ganar las elecciones de medio término del 22 de octubre. (O sea que de brotes verdes, ni hablemos) Dentro de su mesa chica ya descuentan que el PBI no crecerá, este año, ni el 3 y medio ni el 3 por ciento. (No crecerá, digamos, Luis, ahorremos tiempo y cálculos) Es más: algunos miembros de su ecléctico equipo firmarían sin dudarlo si supieran que, de enero a diciembre de 2017, la economía del país registrara una suba superior al 2 por ciento. (O sea que ya saben que se morfan medio mandato, para dejarnos peor que en los tiempos de la “pesada herencia”. Bien, sigamos)
El Presidente sabe, además, que la persistencia del aumento (¿persiste o aumenta, Luis, en qué quedamos?) del déficit fiscal combinado con altas tasas de interés, dólar barato y endeudamiento para bancar el desajuste no puede durar mucho más allá de octubre. (Es verdad, hay quienes dicen incluso que no llega a octubre, y vuela todo a la mierda antes) Macri entiende que estamos a las puertas de una estanflación (estancamiento con suba de precios). (Pero cómo ¿no habíamos evitado convertirnos en Venezuela y coso? Ojo, algunos jueputas que nunca faltan dicen que hace como un año y medio que abrimos la puerta y entramos, con patitas y todo) Por eso empezó a endurecer su discurso e identificar a sus enemigos más impresentables. Por eso ahora habla de los mafiosos que buscan "sacar ventajita" (Ah, o sea que no de honesto, sino de ventajero, porque no puede hablar de economía) y los coloca, en el imaginario colectivo, frente a los argentinos que desean un puesto de trabajo "formal" y persiguen el camino "de la felicidad". (A los que no les puede decir que no conseguirán ninguna de las dos cosas, al menos este año, según su propia mesa chica. Perfecto, sigamos)
 Es su estrategia de negociar por sectores y por actividad, (Claro, un día el Correo, otro día Avianca, otro día los peajes, y así) y no el éxito de su política económica lo que le está permitiendo aparecer como ganando la pulseada frente al sindicalismo. (Que la mayor parte del sindicalismo sean unos forros también lo ayuda, eh, manejálo) Es la fragmentación gremial evidenciada en los seis actos del 1° de mayo lo que le da a Macri una imagen de fortaleza que hasta hace poco no exhibía. (Es verdad: el “Momo” sacó pecho para hacer ese acto ridículo porque Los Tres Chiflados de la CGT se encerraron en Obras con derecho de admisión, por miedo a las puteadas) Eso, y bastante del marketingmade in Jaime Durán Barba: (Todo, para ser más precisos) un par de frases de Perón (Una sola, siempre la misma, y para colmo mal citada. Pero ya lo dijiste vos antes: le cuesta aprender) y un poco de Obama style.
El Presidente entendió que es tan importante parecer como ser. (Claro, por eso se esfuerza en parecer un sorete) Tan importante presentar el Plan Empalme, (Que viene del 2006, tardó más en presentarlo que el príncipe Alberto de Mónaco a una novia) aunque no mueva de inmediato la aguja de la recuperación del empleo, como la baja real de la desocupación. (Jodéme ¿entonces lo de los 80.000 nuevos puestos de trabajo de la tapa de Clarín de hace un par de días no es cierto, Luis, Clarín miente?) Tan determinante la campaña publicitaria denominada "Haciendo lo que hay que hacer" como la misma construcción de las viviendas que se están fabricando a un ritmo sostenido, pero que no van a alcanzar para mover el amperímetro de las estadísticas de crecimiento de la macroeconomía. (O sea, casas no hay ni habrá, pero publicidades diciendo que las hay, sí. Perfecto, nos vamos entendiendo)
No es muy diferente lo que está haciendo Macri de lo que hizo ni bien asumió Néstor Kirchner, (Pff, dos gotas de agua, mirá) de manera más intuitiva y con menos "trabajo de campo". (Dejáte de joder Luis, como vas a decir que hay alguien que trabaja menos que Macri, no podés ser tan olfa) Había asumido Kirchner con apenas el 22% de los votos. (Macri con el 51 %, son igualitos) El "trabajo sucio" que ya había realizado Eduardo Duhalde (¿Lo decís por lo de “la crisis causó dos nuevas muertes”?) todavía no mostraba los primeros "brotes verdes". Entonces la emprendió, primero, contra la "mayoría automática" de la Corte Suprema con peor prensa desde 1983 hasta entonces. (Y Macri coló por decreto por la ventana dos jueces olfas, igualito) Después eligió como "enemigo ideal" al sindicalista José Luis Barrionuevo. (Macri lo tiene de aliado, igual que al “Momo” Venegas. Y eligió de enemigo a Baradel. Tremendas las semejanzas) Y así fue reconstruyendo la "autoridad presidencial", un activo imprescindible para ejercer el poder después de la crisis de diciembre de 2001. (Capaz que el raje de las cúpulas completas de las tres fuerzas armadas y la Federal ayudó un poco, eh. Manejálo)
Es la política y no la economía, estúpido, se podría decir con una sonrisa, (El estúpido es así, muy de reírse con cualquier cosa) parafraseando al asesor de Bill Clinton, pero al revés. (¿El tipo dijo “es la economía, no la política”?) Y dentro de la política, lo que hará ganar, eventualmente, (Paraguas de nuevo, no sea cosa que falle, dijo Tu Sam) a Cambiemos, es la campaña gratis para favorecer al Gobierno (Considerando que la que hacen ellos nos cuesta un montón de guita, no deja de ser un beneficio) que protagoniza la ex presidenta Cristina Fernández junto con Hebe de Bonafini y otros dirigentes políticos y sociales que crecieron al calor del kirchnerismo, como Aníbal Fernández, (Llegado a la política con el kirchnerismo, claro) Roberto Baradel, Luis D'Elía o Fernando Esteche. (Líderes de masas, los dos. Y de opinión, también) Todos ellos parecen los piantavotos perfectos. (Si fueran candidatos a algo, sí, es posible. Pero por eso justamente nunca lo son) Son ideales para garantizar la fidelidad e identificación del núcleo duro de los electores del conurbano de la tercera sección electoral. (Claro, porque la gente le pregunta a Esteche a quien votar) Pero en el resto de la provincia de Buenos Aires y del país provocan el efecto contrario: son como el cajón de Herminio Iglesias, multiplicado por varios miles de votos. Son, al mismo tiempo, los garantes de la grieta y la polarización. (Exacto, porque del lado del gobierno se desviven por cerrarla, Gandhi son)
Por otra parte, en la ciudad de Buenos Aires y los centros urbanos, los que "trabajan gratis" para Macri son gente aparentemente ilustrada. (Los burros del call center y del gabinete, en cambio, cobran un toco. Ni hablar los periodistas subalfabetizados que cobran un millón de pesos por un video de cuatro minutos) Gente como las actrices y los actores que compusieron un personaje y lo subieron a las redes para protestar contra los cambios en el Incaa. (Pero sí, si el raje del tipo que estaba ahí fue un cañonazo, le sumó una carrada de votos a Macri) Gente como los integrantes de Carta Abierta, (A quienes leen...100 personas, y la mitad no les entiende) quienes presentan al Presidente como un monstruo de derecha que asumió el poder para asustar a los niños y a las mujeres. (En lugar del líder de la revuelta zapatista que todos sabemos que realmente es) Macri se dio cuenta a tiempo, (Un año y medio más tarde, se toma sus tiempos para que sea a tiempo) y con las encuestas en la mano, que será este humor social imperante el que le ayudará a ganar las elecciones. (¿Y además de consumir ese paco, las encuestas le dicen como va a estar el humor social en cinco meses? ¿Cómo no le avisaron un año y medio antes, así no tardaba tanto en darse cuenta como era la cosa?) Pero sería mejor que comprendiera cuanto antes que esto no le alcanzará para hacer lo que se juró a sí mismo: liderar un cambio cultural y desterrar para siempre el populismo. Porque necesitará de la economía, además de la política, para lograr un cambio real. (¿En qué quedamos Luis, tenemos que vender estas giladas, pero sin garantía de fábrica digamos?)
(*) Las negritas son nuestras, el original acá.

3 comentarios:

Neomontonero dijo...

El sub-normal de Majulo quizás no lo sepa, pero está repitiendo a Cristina:

"Es la política, pavotes", ésta y otras frases de CFK en la UIA
(http://www.minutouno.com/notas/346129-es-la-politica-pavotes-esta-y-otras-frases-cfk-la-uia)

Vago y copión, el Majulo.

Anónimo dijo...

La verdad que es admirable que Uds existan le pregunto el peronismo goberno casi toda la democracia desde el 85 y los ultimos 12 años de corrido Por que el pais quedo para la mierda entonces, al margen que ahora estemos a punto de que tiren la cadena por que tampoco hay un cambio. Tambien recuerdo que Cristina compartia el modelo de Venuezuela y nadie de Uds se hae una autocritica o quieren que terminemos como ellos, no se dan cuenta que los politicos viven de la miseria de la gente cuanto mas pobre sean y mas ayuda le den mas se meten en los bolsillos ellos, O hay algun politico que no sea rico? Es facil hablar de los pobres de las empresas del capitalismo cuando se lleva 120 lucas como minimo de bolsillo. Si Uds quieren un pais tienen que pensar en todos y nivelar siempre para arriba
POLITCAS DE ESTADO no DE PARTIDOS

La Corriente Kirchnerista de Santa Fe dijo...

Una pena que el almirante Rojas no cumpliera su predicción ¿no? aquello de que "muerto el perro, se acabó la rabia". Igual, Paretto, hasta la última vez que preguntamos, en democracia los gobiernos llegan por el voto de los ciudadanos. ¿Tu propuesta sería que si gana el peronismo, hay que desconocer el resultado de las elecciones y darle el gobierno a otro?. De la crítica "a los políticos" para abajo no da ni para contestar, porque son las mismas pelotudeces cualunquistas de siempre, como si existiera un sistema en el que gobierna "el Estado", y no los partidos, que ganan las elecciones.