LA FRASE

"LOS JUGADORES PODEMOS ESTAR UN AÑO SIN COBRAR, Y SI HICIMOS NEGOCIOS CON PARQUES EÓLICOS, HASTA DOS." (CARLOS TÉVEZ)

martes, 2 de julio de 2019

TRANSICIÓN: DE ESTO TAMBIÉN SE TRATA



Apenas dos días después de las elecciones provinciales, nos hacíamos acá una serie de preguntas sobre la larga transición hasta que asuma Omar Perotti, entre ellas si el gobierno de Lifschitz pensaba seguir redeterminando precios de los contratos de obra pública, incluyendo los de las que ya están terminadas, o al menos fueron inauguradas durante la campaña.

Pues bien, la imagen de apertura nos está dando la respuesta: sí. Es un collage armado con resoluciones emitidas por el Ministro de Obras Públicas Pedro Morini (fallido candidato a senador provincial por el oficialismo en las elecciones), todas con posterioridad a las elecciones del 16 de junio en las que el socialismo fue derrotado tras 12 años en el poder, y todas redeterminando precios de contratos de obra pública, en algunos casos más de una vez, en la misma semana,

Por ejemplo en la obra del nuevo edificio de la sede central del IAPOS en calle Rivadavia, que fue adjudicada a la empresa "COCYAR SA", por un monto de $ 95.318.047,61 estableciéndose un plazo de ejecución de cuatrocientos cincuenta (450) das calendario, mediante Decreto 2044 del 14 de julio de 2017; por lo que la fecha de finalización original debió ser octubre del año pasado.

No solo que la obra no está terminada, sino que está parada, pese a lo cual por las Resoluciones 188 y 198 dictadas por Morini el mismo día (el viernes 21 de junio), se dejó establecido que a septiembre de 2018 el costo total de la misma ascendía a la suma de $ 158.429.852,50 incluyendo "adicionales", con un faltante de ejecución para entonces de $ 98.799.901,50: un aumento del 66,21 % en catorce (14) meses (julio 2017 a septiembre de 2018), y a a un mes del plazo original de finalización de los trabajos la obra tenía un faltante de ejecución "redeterminado" de mayor monto que el contrato original y vaya uno a saber cuanto cuesta a hoy, por posibles nuevas "redeterminaciones" de precios.

Otro caso emblemático tratado varias veces acá es el del Museo del Deporte de Rosario, cuya segunda etapa fue adjudicada por Decreto 280 del 23 de febrero de 2018 a la firma "DEPAOLl & TROSCE CONSTRUCTORA S.R.L.", en la suma de $ 73.588.773,48, estableciéndose un plazo de ejecución de 360 días calendario, por lo que la obra debió estar terminada en febrero de este año. 

De acuerdo con las resoluciones 186 del 21 de junio y 205 del 27 del mismo mes (es decir, ambas emitidas después de las elecciones, la obra pasó a costar en diciembre del año pasado $ 168.822.958,71, con un faltante de ejecución a esa fecha de $ 76.879.604,75: otra vez, a solo dos meses del vencimiento del plazo original de finalización, la obra tenía un faltante de obra mayor que el monto original del contrato, y su costo total había subido un 129,41 %, en diez (10) meses, de febrero a diciembre del año pasado.

Y para terminar con los ejemplos, el caso del ex Molino Franchino acá en Santa Fe: la obra fue adjudicada a la firma PECAM S.A., por un monto de $ 114.835.259,66 estableciéndose un plazo de ejecución de quinientos cuarenta (540) días calendario mediante Decreto 551 de fecha 27 de marzo de 2017; y los trabajos comenzaron en julio del mismo año, debiendo finalizarse en consecuencia en enero de éste año. 

Según la Resolución 206 dictada por Morini el 27 de junio, pasó a costar al mes de diciembre de 2018 (o sea, un mes antes del plazo original de finalización) la suma de $ 268.665.088,17, con un faltante de ejecución de $ 85.630.378,81: es decir, lo que faltaba ejecutar a un mes del momento en el que debió finalizarse era en plata más o menos un 80 % del contrato original, y éste se disparó en su monto un 133,95 %, en veintiun (21) meses, de marzo de 2017 a diciembre de 2018.

De esto se trata también la famosa "transición" de seis meses en la provincia de Santa Fe.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Y va a seguir firmando los arreglos que hacen "las arquitectas" el Ministro Morini "cabeza de chancho" quiere asegurar una asesoria en diputados por los menos como premio consuelo.