LA FRASE

"CONMIGO ESTO DE LA CORTE NO PASABA." (MARCELA LOSARDO)

jueves, 11 de marzo de 2021

POR DEBAJO DE LA MESA

Allá tan  lejos como por 1957, Arturo Jauretche escribió en "Los profetas del odio": "Así como la colonización pedagógica utiliza la autoridad periodística -como el ya referido "dice La Nación, "dice La Prensa"- para dar respetabilidad a sus afirmaciones, y respaldarlas con su prestigio, utiliza su mecanismo para crear y sostener el prestigio de los personajes que se crean a ese efecto a través de la misma, la universidad, las academias e innumerables instituciones (que)...aprovechan las finalidades colonialistas de la publicidad para hacerse su huequito de fama.".

"Se trata de un círculo vicioso: el aparato de la colonización pedagógica elabora el personaje a través de un proceso en el que éste va haciendo carrera en el profesorado, en el periodismo, en las ciencias o en letras, en la política, etc. Esta carrera es llevada al nivel de la opinión pública por la gran prensa que le va anotando los elementos de prestigio a través de una amplia publicidad. Que el individuo tenga méritos y calidades para la técnica en que se dice especializado, no es imprescindible. Si verdaderamente vale, mucho mejor. Pero si no hay uno capaz para el objetivo, el personaje se construye con cualquier farabute, porque lo que importa no es su técnica sino su servicio, y su servicio consiste en utilizar el prestigio que se le da para prestigiar lo que el aparato de la colonización sostiene, y aún más: para prestigiar el propio aparato.".

"Si usted, lector, está enterado de este secreto -cómo y para qué se fabrica el figurón- ya con eso ha destruido un arma poderosa de los colonizadores. También sabrá entonces por qué la distribución de la gloria parece tan arbitraria. Es que ella no nace de los hechos en sí, sino de la aptitud del "glorioso" para servirla, pues el precio de su prestigio es la obligación que tiene de apoyar con su reputación lo que los dispensadores de la gloria sostienen.".

"Reiteremos la técnica de fabricación. La firma del personaje, o la simple aparición frecuente y destacada en los grandes diarios sirven para construir el prestigio, prestigio que una vez logrado sirve a su vez para prestigiar las ideas y los hechos que el prestigiado apoya con su autoridad. Así construido el "figurón" va afirmando su personalidad a través de la cátedra, el libro prestigiado por los mismos medios, las academias, los premios científicos y literarios, las instituciones que consolidan el renombre adquirido de la misma manera, y que para lo mismo sirven.".

La descripción precisa de la pluma filosa de don Arturo le calza como anillo al dedo a Beatriz Sarlo, una más de las tantas "viejas glorias" (con poco de glorias, y mucho de viejas) del progresismo vernáculo, que funge las veces de "ala izquierda" del establishment cultural, que se "equivoca" siempre para el mismo lado: el de lo antinacional y antipopular. Que es justamente la razón por la cual la convocan a diario para que opine sobre casi cualquier cosa y ella acepta gustosa; aun cuando de la mayoría de los temas, no tenga ni la más puta idea.

Dejando de lado las pifias que pueda haber cometido Kicillof haciendo concesiones a la "famosocracia" en la búsqueda de mecanismos para concientizar sobre la importancia de la vacuna cuando arreciaban las campañas en contra de las que no hoy nadie se hace cargo -contexto en el cual se produce la convocatoria de Sarlo de modo transparente, público y escrito-, es evidente que Betty responde al llamado a filas del poder real, para cumplir el objetivo de distraer y ocultar.

Distraer del desastroso operativo de vacunación ¿organizado? por Larreta en la CABA y ocultar el -por notorio contraste- notoriamente eficiente plan de vacunación del gobierno bonaerense; y de paso mientras se sigue blindando mediáticamente a uno, se trata de limar al otro. Porque estos son los hechos centrales, que el "Sarlogate" no nos debe hacer perder de vista: el operativo de vacunación del soviético nieto del rabino de Odessa funciona, y el del sobre pautador alcalde porteño de la "nueva derecha moderna y democrática", no. Lo demás son detalles. 

Vistas las cosas en perspectiva, no deja de ser interesante por qué se han creído en el deber de hacer las dos cosas al mismo tiempo: ¿acaso tienen visión de futuro sobre los posibles contendientes del 2023, y están tratando de equilibrar las cargas?

Sobre la figura del gobernador de Buenos Aires y su impronta de gestión, se dijo hace poco acá: "...contra la imagen que pretenden instalar los medios hegemónicos, en un caso hay un dirigente político con una responsabilidad institucional importante (Kicillof) que demuestra cabalmente estar a la altura de las circunstancias aun en medio de las dificultades, y el otro, con responsabilidades igualmente importantes (Larreta) evidenciando un alto grado de chantismo, aun cuando se preocupa en transmitir la imagen de "preparado".".

"Hasta donde podrá llegar Axel Kicillof en el futuro es imposible saberlo hoy, porque además no depende sólo de él. Lo que es seguro es que el gobernador de la provincia más grande e importante del país es una de las pocas voces sensatas en medio del coro de aturdidores que medran y confunden en la pandemia, y tiene todo el futuro por delante. Mientras tanto, desde acá celebramos que lo esté construyendo apelando a la política, en su más genuina expresión, sin decorados marketineros vacíos de contenido. "

"Amén de las simpatías que nos despierta, desde acá celebramos que lo logre, apelando a los cánones tradicionales de lo que algunos denominan despectivamente "política a la antigua": la militancia, el esfuerzo, el trabajo, la preparación y la seriedad; por encima del márketing efectista.". 

Si se mira bien, exactamente los mismos valores que convirtieron a Cristina en lo que es, en términos de volumen político, de allí que no sea casual que les peguen: a una no se la bancan, dos les resultan insoportables. Tuits relacionados: 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Si Sarlo tuviera un solo pariente con medio gramo de caridad humana, hace años estaría comodamente instalada en un geriátrico. sin que tenga que exponerse a hacer declaraciones y contradeclaraciones que demuestran su demencia senil.
El Colo.

gorila gorila dijo...

Son crueles. A Sarlo en un geriátrico le contás los días. Carne de coronavirus.