LA FRASE

"EL QUE NO QUIERA QUE LO DEPORTEN, QUE SE VAYA A VIVIR A NORUEGA." (FERNANDO NIEMBRO)

viernes, 11 de marzo de 2016

LOS NEGOCIOS DE ENDEUDARSE


El lunes pasado te contábamos acá sobre el subrepticio y repentino viaje del ministro de Economía de la provincia a una "conferencia" organizada en Miami por la banca JP Morgan, para evaluar "alternativas de inversión en los mercados emergentes globales"; y nos preguntábamos como votaría el socialismo en el Congreso el acuerdo con los fondos buitres.

Tal parece que la respuesta ya empezó a llegar como lo muestran las imágenes que ilustran el post, además de que ya lo adelantó el propio Lifschitz: van a bancar lo que hizo el gobierno de Macri -entre otras cuestiones- porque están ansiosos por salir ya mismo a colocar deuda.

Y para eso -como podemos ver- parece que es imprescindible contar con la calificada opinión de las "calificadoras de deuda", que te dicen si estás o no en condiciones de endeudarte.

Tan imprescindible que las contratan en forma directa (es decir sin licitación) invocando entre otras causales de excepción, "la necesidad y urgencia natural". A menos que nos estén queriendo decir que para el socialismo lo natural es endeudarse.  


Lo curioso del caso es que el aconsejó contratar a las calificadoras fue el Nuevo Banco de Santa Fe de Eskenazy, que es el agente financiero de la provincia, pero para cobrar los impuestos, pagar los sueldos de los empleados públicos y esas cuestiones. Y no sólo aconsejó contratarlas, sino que arrimó una lista de nombres de calificadoras. 

En el caso de Fitch Ratings el trabajo le va a salir rápido: veíamos acá como ya en octubre del año pasado le "mejoraron la nota" a Santa Fe para que pudiera tomar deuda, aun cuando sus números estaban en rojo (ver el post siguiendo el enlace), no se sabía quien ganaría las elecciones presidenciales en la Argentina y que pasaría con el conflicto con los fondos buitres. 

O sea que ahora el gobierno provincial pagaría para que le digan lo que ya le dijeron hace cinco meses atrás, gratis. Y teniendo ahora a favor los mayores recursos que le llegan por el fallo de la Corte Suprema nacional por la coparticipación. Sobre Moody's, acá tienen un buen ejemplo de lo "serios" que son.

Lo interesante del caso es que (a semejanza del Procurador del Tesoro nacional que no quiere poner el gancho diciendo por escrito que el arreglo buitre no traerá reclamos de los bonistas reestructurados) la Dirección de Contrataciones de Santa Fe (organismo responsable de dictaminar tratándose de contratos del Estado) se limitó a convalidar una de las tres causales que invoca el decreto para no hacer licitación, la que refiere a que el contrato se hará en el extranjero. No convalidó en cambio la "necesidad y urgencia natural" ni la "capacidad especial relevante" de la consultora.

Pero esto de endeudarse -como es sabido- habilita kiosquitos varios, como por ejemplo los de los estudios jurídicos "especializados" en el tema:  




Como pueden ver, acá el Nuevo Banco de Santa Fe no solo es el que sugiere apelar a "expertos" y aporta nombres, sino que directamente los contrata, pero a nombre de la provincia y por cuenta de ésta, que es la que finalmente les paga. 

Por supuesto otra vez en forma directa y sin licitación, porque ni siquiera se toman el trabajo de invocar alguna excepción: lo encuadran en las obligaciones del agente financiero de la provincia (el NBSF), pero la pregunta entonces es ¿por qué los tiene que pagar el Estado provincial y no el banco de Eskenazy?

Aunque si uno mira el contrato entre el gobierno de la provincia y el banco, parece que no tendría mucho que ver, o más bien todo lo contrario. Dice que el banco: "Tendrá la opción preferente, en igualdad de condiciones, para la estructuración, emisión y colocación de empréstitos, títulos de la deuda pública, bonos, letras de tesorería, y otros títulos valores y atención de los servicios de la deuda pública de la Provincia, salvo cuando la Provincia colocare deuda en el exterior, en cuyo caso la opción preferente sólo regirá en la medida que cupiere la intervención de una entidad financiera local como agente o intermediario local." (las negritas son nuestras) ¿Es imprescindible un "intermediario local" en éste caso, en que se sale a tomar deuda al exterior?

Y los estudios del caso no le salen baratos a la provincia, como pueden ver:


Si a alguno le suena conocido el estudio extranjero, es porque es el mismo que asesoró al gobierno argentino durante toda la disputa con los fondos buitres en el juzgado de Griesa y en diferentes tribunales de los EEUU, y que ahora el gobierno de Macri quiere reemplazar.

Que además tiene otros clientes -como es previsible- y por eso vean que interesante cláusula pusieron en el contrato:


O sea, si esos otros clientes tienen un pleito con el gobierno de Santa Fe ellos no los dejan de atender, sino que designan a distintos abogados, según sea el cliente: unos para atender al gobierno, los otros para atender al que pleitea contra el gobierno. Unos capos.

Y llamativamente luego de señalar lo de los otros clientes con posibles litigios contra la provincia, se ocupan de señalar que también representan a JP Morgan Chase & Co., con el cual -hasta acá al menos- no se sabe que el gobierno de Santa Fe tenga algún diferendo pendiente.

A menos claro, que la salvedad tenga que ver con que todo esto se disparó al regreso del ministro de Economía de la provincia de una "conferencia" organizada por...JP Morgan Chase & Co. Debe ser pura casualidad. O que nos estemos por endeudar pidiéndole plata a JP Morgan.

Otro detalle de interés es la jurisdicción pactada en el contrato, y la legislación aplicable a su ejecución:


Sí, efectivamente: los tribunales y las leyes del Estado de Nueva York. Esperemos que Griesa se jubile pronto, por las dudas. La pregunta es si -aun utilizando al Nuevo Banco de Santa Fe como pantalla legal- la provincia o su gobierno pueden pactar prórroga de jurisdicción y legislación, sin autorización de la Legislatura.

Y como dato de color final, los casi 11 millones de pesos que (al tipo de cambio de hoy) costarian los contratos con las consultoras y los estudios, salen de partidas originariamente asignadas a Educación, como se ve en el detalle de la modificación presupuestaria más abajo.

¿Acaso un anticipo de lo que significa endeudarse: el retaceo de fondos para -por ejemplo- la educación?



No hay comentarios: