LA FRASE

"EL DOMINGO QUE VIENE ME VOY MÁS AFILADO, EN CUANTO ME QUIERAN CORTAR PORQUE ME PASÉ DEL TIEMPO LO CAGO DE UN BALAZO AL MODERADOR, Y LISTO." (JUAN JOSÉ GÓMEZ CENTURIÓN)

jueves, 19 de septiembre de 2013

QUE LÁSTIMA QUE NO SE PUEDE ENCARGAR LANATA

 

Leemos en el diario del Loco Lindo: "A partir de la investigación que se abrió en España en torno a Jordi Pujol Ferrusola, hijo del histórico líder de la política catalana, Gustavo Shanahan, un empresario rosarino, que era hasta febrero accionista de Terminal Puerto Rosario (TPR), dio una entrevista al diario El Mundo en la que acusa a este empresario catalán de lavar dinero desde Suiza, Andorra y Panamá, en la concesión de los muelles I y II de Rosario.
Pujol (h) está siendo investigado luego de que en un informe de la Agencia Tributaria de España -remitido el 5 de marzo pasado al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz- se detectó que movió 32.407.658 euros con destino a un grupo de países, entre ellos a Argentina, y a paraísos fiscales entre el 30 de marzo de 2004 y el 28 de noviembre de 2012.
La entrevista a Shanahan -accionista del puerto hasta febrero pasado- fue publicada por el diario El Mundo, de España. Allí el empresario rosarino admite que Pujol (hijo) enviaba dinero “en negro” desde paraísos fiscales, como Panamá, Andorra y Suiza, al puerto de Rosario, donde presuntamente se blanqueaban esos fondos. Estas operaciones, según los dichos de Shanahan, se produjeron hasta 2006. Dos años después, empezaron los problemas financieros de Terminal Puerto Rosario, que llevaron a que el concesionario se presentara en convocatoria de acreedores con un pasivo de más de 140 millones de pesos.
En la entrevista, Shanahan dice que Pujol (h) “invirtió doce millones en Rosario desde Suiza, Andorra y Panamá”, y señala que ese dinero era “negro”. Aporta datos muy finos sobre el “inversor”: “Herbert (Rainford)”, un testaferro británico encargado de mover el dinero a Jordi (h) desde diferentes paraísos fiscales. Se trata de un antiguo banquero de origen hindú, Herbert Arthur Joseph Rainford Towning, con despacho en el número 128 de Mount Street y especializado en la creación de estructuras societarias fiduciarias en paraísos fiscales, según señala el diario español.
Según Shanahan, el dinero arribaba a Rosario por transferencias que iban a parar a distintas cuentas de compañías panameñas. Luego, el dinero entraba en Puerto de Rosario “tal cual”. El empresario rosarino aclara que “no todo el dinero era en negro”, ya que también habría metido tres millones de euros en blanco desde una sucursal de Tarragona.
Gustavo Shanahan ingresó como accionista en 2005 de la mano del empresario mediático Orlando Vignatti y Guillermo Salazar Boero, quien después fue titular de TPR hasta 2009 cuando se produjo la debacle que terminó en convocatoria de acreedores." (las negritas son nuestras)

Claro, el Loco Lindo escuchó "negocios en los puertos", no involucraba al de Santa Fe (cuya historia reciente resumimos en éste post), el tal Shanahan es o fue socio de Orlando Vigantti (dueño de Ambito Financiero, El Ciudadano y socio de Vila-Manzan en La Capital de Rosario; y por ende, competidor suyo)  y se mandó; buscando la revancha luego de que tuvo que querellar al director del diario Uno -en defensa de la libertad de expresión, obviamente- por haber dicho que él hacía negocios con los terrenos del nuevo puerto de Santa Fe.

Pero a fuer de ser sinceros, en el caso de Shanahan (una especie de Arbizu, arrepentido de las maniobras de TPR) el Licenciado Baleno ya le había ganado de mano en éste post.

El tal Shanahan no tiene lo que se diga un apellido común, pero justamente por eso es más fácil de acordarse que ya lo habíamos conocido en éste blog: más concretamente en éste post de hace casi dos años; en el que se hablaba de la situación del puerto de Rosario, y de lo que pasó con un fideicomiso armado por el Jockey Club de Rosario para desarrollar barrios privados; que estaba a su cargo pero lo rajaron porque tuvo un problema con unos chequecitos sin fondos.

Pero volviendo al puerto, claro que históricamente los puertos han sido ámbitos privilegiados para actividades ilegales y para reciclar dinero de origen espúreo; máxime con la estructura que tienen muchos en la Argentina (como los de Rosario y Santa Fe) de "entes públicos no estatales", a partir de la Ley 24.093 (1993), a la que la provincia adhirió por Ley 11.011.

Estructura que determina que los controles del Estado provincial (que en teoría tiene un representante en los entes portuarios, que los preside) mire para otro lado, y los privados hagan sus negocios, legales o no; y que todos los gobiernos provinciales (recalcamos: todos) habidos desde entonces -lo que incluye obviamente a los del Frente Progresista Cívico y Social) no se preocuparon por cambiar. 

Pero hete aquí que el amigo Shanahan, junto a su paso por Terminal Puerto Rosario (TPR) (la nota dice que lo fue hasta por lo menos febrero pasado), es decir la concesionaria en la que se terceriza la explotación del puerto, fue y es funcionario del ENAPRO; o sea el ente encargado de controlar a la concesionaria en el manejo del puerto: acá pueden verlo en la página del organismo. Es decir que estuvo de los dos lados del mostrador. 

Lo que nos lleva al post anterior en el que lo conocimos, y en el cual señalábamos: "Y (Shanahan) en su condición de miembro del directorio de TPR S.A. (la concesionaria encargada de la operación del puerto Rosario), firmó con la provincia de Santa Fe y el ENAPRO, un convenio Por ese convenio, se le ceden al gobierno de la provincia los terrenos necesarios para la construcción del Puerto de la Música (¿se acuerdan del Puerto de la Música?); la "obra emblemática" del socialismo, y que aun no pudo comenzarse; justamente porque los obreros del puerto temen perder sus trabajos si avanza, porque se afectaría la actividad portuaria.

En su primera versión, la empresa TPR S.A. (es decir el concesionario privado) tomaba a su cargo las obras para garantizar que el puerto de Rosario no se viera afectado operativamente por la construcción del Puerto de la Música, incluyendo la construcción de un nuevo muelle sobre el río Paraná; a cambio de lo cual le prorrogaban la concesión (que dura hasta el 2032) por siete años, hasta el 2039.

Por eso en representación del ENAPRO está en la firma del convenio su entonces presidente Jaime Ferré, que luego se alejaría del organismo y sería reemplazado por Angel Elías.

Y Ferré se fue por una razón muy sencilla: se firmó un segundo convenio con el ENAPRO y la provincia (representada por el mismísimo Binner), liberando a la concesionaria TPR S.A. de la obligación de construir el muelle (obligación que pasaba a recaer en el Estado provincial), pero a cambio le mantenían (y mantienen) la prórroga por siete años de la concesión, sin contraprestación.

Todo sea por seguir a todo trance con la obra del Puerto de la Música, que además está muy floja de papeles, porque no consiguió todavía la autorización del gobierno nacional...".

Va la foto de la firma del convenio (Shanahan es el del círculo rojo, referencia exclusivamente gráfica):



Claro que a lo mejor Binner puede alegar que él no sabía que Shanahan sabía (y eventualmente colaboraba) en lavar plata en el puerto de Rosario; bueno: ahora lo saben, porque el mismo Shanahan lo dijo; a ver que hacen al respecto: ¿mantendrán la idea de prorrogarle a TPR la concesión de explotación hasta el 2039?.

Lavado de dinero, sociedades pantalla en Panamá. guita en paraísos fiscales, privatizaciones extrañas, obras públicas faraónicas inconclusas; el caso tiene todos los ingredientes.

Lástima que le falta que aparezca en el medio algún funcionario kirchnerista, que si no iba de cabeza al programa de Lanata.

No hay comentarios: