LA FRASE

"DIGAN LO QUE QUIERAN SOBRE LAS PROTESTAS EN ESTADOS UNIDOS, PERO ALLÁ NADIE PINTÓ EL CABILDO." (MIGUEL BOGGIANO)

viernes, 5 de septiembre de 2014

TROSCOS ERAN LOS DE ANTES



Por Elabas Ave

El reiterado apoyo de las huestes trotskistas al plan desestabilizador de Moyano, Barrionuevo, Sobrero (fogoneado-valga la referencia- por los medios de comunicación concentrados), no es otra cosa que una nueva muestra del cambalache político que atravesamos y todo, todo (como dirían Thelma y Nancy), “por culpa de la Yegua” y adláteres, que les juntan la cabeza y ya no se sabe quién es quién, porque sé gual.
Los seguidores de José Saúl Wermus (alias Jorge Altamira, hermano de Natalio Wermus, alias Ismael Bermúdez), Pitrola, Castillo…han hecho el caldo gordo a los “burócratas sindicales” que tanto combaten, trabajando en tándem en los dos últimos paros, para que éstas medidas, de escasa fuerza, tengan visibilidad creíble.
El lamentable papel del FIT, lleva a reflexionar de cuáles son sus reales bases ideológicas y objetivos perseguidos. Instalados y habiendo dejado de criticar el sistema de participación democrática (incluso con algunas buenas mesas, como la de Necochea), no abandonan la calle (lo cual en sí no es malo) pero esta vez para apoyar a quienes siempre dijeron enfrentar.
Y, como no podía ser de otra manera, el pueblo les ha dado la espalda a todos juntos. Los troskos están acostumbrados a ello y los de la CGT y CTA disidentes están empezando a sentirlo este año.
Es evidente que los ultras ya no lo son tanto, hasta toman champagne con Chiche Gelblung (el exdirector de revista GENTE y apologeta del Proceso) y participan de los programas burgueses de la televisión.
Troskos eran los de antes. Si para Marx la religión era el opio de los pueblos, qué decir del futbol, pero ahora ya no. En la interna marxista, el futbol vive en el corazón trosko.

No hay comentarios: