LA FRASE

"ME SIENTO CON GANAS DE TENER OTRO MANDATO, ESTE CARGO ES MAGNÍFICO, SOBRE TODO POR EL RÉGIMEN DE LICENCIAS QUE TIENE." (MAURICIO MACRI)

lunes, 8 de junio de 2015

DURÁN BARBA Y LA NESTORIZACIÓN DE MACRI


Conforme se acerca fatal el plazo para cerrar alianzas de cara a las PASO de agosto (vence este miércoles), crecen los rumores sobre que Sergio Massa bajará finalmente su candidatura presidencial; y es ya una certeza que Macri y la alianza PRO-UCR-Coalición Cívica le han cerrado la puerta incluso para competir por la gobernación de Buenos Aires; por lo menos hasta al momento de subir éste post.

Y lo han hecho pese a las insistentes presiones del "círculo rojo" por un acuerdo amplio, lo cual causa no pocas sorpresas por cuanto se supone que es justamente Macri el candidato del poder económico: en su columna de ayer en La Nación Morales Solá expresaba esa perplejidad, intentando encontrarle una explicación a la tosudez del jefe de gobierno porteño, y a la estrategia trazada por Durán Barba.

Que -tal como lo señalaba JMS- empiezan a sacarle provecho a la negativa, porque de ese modo hasta logran el objetivo de despegar a Macri de su imagen de "empresario metido a la política para que el país sea atendido por sus propios dueños"; y lo muestra como un dirigente político capaz de tener cierta autonomía frente a los poderes corporativos.

El propio Macri se dio el lujo de decir que alguien engañó a los inversores de la Bolsa (que hicieron volar los precios de las acciones descontando el acuerdo con Massa), y que esos inversores, los del exterior y el "círculo rojo" local no sabían nada de política. ¿Una especie de Néstor Kirchner bajas calorías?

Por supuesto que la verdadera estrategia trazada por Durán Barba es mucho más sencilla de comprender, y se basa en un simple cálculo matemático: supone que las PASO obrarán como una primera vuelta anticipada forzando una más la polarización entre el candidato del FPV y Macri; y en la primera vuelta éste logrará captar buena parte del "voto útil" que haya ido a otras alternativas opositoras (Stolbizer, Massa si finalmente se presenta), que demuestren a partir de los números en las primaria que ya no tienen chances reales.

Y de ese modo impediría un triunfo del oficialismo en primera vuelta, generando las condiciones para un balotaje en el que la candidatura de Macri nuclearía todo el voto opositor ("por el cambio" contra "la continuidad", en términos del lenguaje PRO); y se alzaría de ese modo con la presidencia. La famosa "alianza con la gente", logrando captar esos votos sin necesidad de alianzas (ni compromisos condicionantes a futuro) con una dirigencia opositora a la que el ecuatoriano identifica con "lo viejo", que no debe contaminar a "lo nuevo", que es la fuerza conducida por Macri.

Una combinación de (teórico) principismo con estricto pragmatismo, que por supuesto -como decía Tu Sam- puede fallar: hablamos de política, elecciones y Argentina; y una estrategia que desconcierta a algunos sobre los verdaderos propósitos de Macri; máxime cuando aparece por ejemplo De Narváez diciendo que el propio Durán Barba le dijo que "Cristina era imbatible", con o sin acuerdo opositor amplio incluyendo a Massa. Disgresión: los resultados del Chaco parecieran darle la razón al ecuatoriano, si es que dijo verdaderamente eso. 

Tanto confunde la estrategia del PRO (para los que dan por sentado que Macri es el candidato del "círculo rojo") que hay quienes (como Fontevecchia) llegan a dudar si verdaderamente está jugando a ganar, o apuesta a una construcción política de más largo plazo en la que ellos organicen y lideren la oposición; dando por sentado un nuevo triunfo del kirchnerismo en octubre. Curioso: hasta hace poco decían que justamente eso era a lo que en realidad jugaba Cristina, que -supuestamente- prefería un triunfo de Macri.

Por supuesto no faltan quienes objetan no ya la eficacia electoral de la estrategia del gurú ecuatoriano (algo que como decíamos está por verse), sino su proyección a futuro: aun siendo exitosa y llegando Macri al gobierno, debería vérselas con un Congreso adverso, en el que no tendría sino un puñado de legisladores propios en cada Cámara. 

Es muy prematuro suponer la respuesta de Durán Barba a tal cuestionamiento por la sencilla razón de que no hemos votado aun, y toda especulación sobre las consecuencias de los resultados, pertenece al terreno de la ficción; pero sin embargo, no es descabellado suponer que en esa circunstancia, el discurso del PRO pasaría por cuestionar "a la máquina de impedir" representada por "la vieja política", que resiste los avances de "la nueva". 

Algo así como arrinconar al Congreso con la presión de "la gente", al mejor estilo de Néstor Kirchner en el inicio de su mandato, por ejemplo en el proceso de remoción de la Corte menemista. Y buscando -como no- quebrar al peronismo legislativo, haciendo lo que no pudo hacer Massa con gobernadores e intendentes: provocar el "garrochazo" masivo, en éste caso al PRO.

Claro que no se no es escapa que las similitudes son sólo superficiales, porque en un caso (Macri) se trata simplemente de una estrategia electoral, mientras que en el otro (Kirchner) se trataba de imponer una lógica de gobernabilidad distinta; que implicaba un quiebre profundo con la seguida por todos los gobiernos democráticos desde el 83' en adelante.  

Para decirlo en otras palabras, a diferencia de Néstor, Macri no está rechazando de plano el pliego de Escribano (por el contrario, todo hace pensar que es el núcleo de su programa de gobierno): simplemente le está señalando al "círculo rojo" que para poder imponerlo, es necesario ganar las elecciones, y para eso hay que ser más sutiles. 

Y así como hay una trampa en la aparente reivindicación de la autonomía de la política que hace Macri al resistir las presiones del "círculo rojo" para acordar con Massa, también existe otra -y mucho más peligrosa- en el eje "continuidad versus cambio": Macri y el PRO se cuidan cada vez más de decir claramente que es lo bueno a conservar, y lo malo que -según ellos- cambiarían en el país, en relación a las políticas instrumentadas desde 2003.

Por el contrario, mientras pretenden encarnar "lo nuevo" frente a "la vieja política" se ven forzados a admitir que conservarían ciertas políticas troncales del kirchnerismo, desde la AUH hasta la estatización de YPF o Aerolíneas.

De allí que el desafío de campaña para el FPV (además de dar pistas sobre el futuro) es obligar a Macri a decir cuanto representa de continuidad y cuanto de cambio; sin dobles discursos ni doble estándar: generalidades para adentro y concreciones (preocupantes) para afuera; como veíamos hace poco acá respecto a los ejes centrales de su eventual política económica. 

Para saber hasta dónde llegan sus verdaderas diferencias con el "círculo rojo".

5 comentarios:

Miguel F dijo...

Estimados:
Como Uds. dicen, es cierto que las PASO funcionan para muchos electores como una primera vuelta -como ocurrió en 2013 con los votos de Sergio Massa, incrementados por la pérdida experimentada por Francisco De Narváez casi en idéntico porcentaje entre las primarias y las legislativas-. Esa idea creo que también la expresa con frecuencia "El blog de Abel"
Pero no debe dejar de tenerse en cuenta que, si la polarización fuera muy marcada -90 % o más sumados FPV y PRO-, NO habrá directamente segunda vuelta, ya que al menos una de las dos fórmulas habría alcanzado el porcentaje del 45 % necesario para eliminar el ballotage en la elección presidencial. De allí el intento opositor de captar a todos los votantes no FPV -incluso a los de Altamira, si eso fuera posible- detrás de una sola opción.

En otro orden de cosas, para aquellos que estamos en Buenos Aires y sus alrededores, ¿qué nos pueden decir respecto de las elecciones de Santa Fe del 14-6?

Siempre es un gusto leerlos.
Saludos.

GrouchoMarx dijo...

Una muy interesante opinión sobre macri y su jefe lo dio ayer A.Bocco en su columna semanal de El Vermucito.

http://revoluciontxt.blogspot.com.ar/2015/06/arnaldo-bocco-los-intereses-detras-del.html

Creo que ayuda a entender la estrategia del ecuatoriano.

Esther dijo...

Muy bueno.

Gracias, GrouchoMark por el enlace, ¡realmente interesante!

Por otro lado, me quedé pensando… ¿Puede ser que Macri esté jugando a perder? ¿Le puede costar más caro ganar que perder? Mmm… Imagino el siguiente escenario: Macri gana la Presidencia, intentando llevar adelante su política económica, pactada previamente con quienes lo financiaron/crearon. No tiene suficiente tropa propia para abarcar todo el gobierno, y, encima, se dio el lujo de dejarla de lado a Micheti. Sus aliados políticos se le pueden dar vuelta en cualquier momento, porque, de hecho, ya se dieron vuelta para apoyarlo, ¿o va a confiar en los Sanz, los Cobos, los Reutteman, las Carrió? Imaginemos a Cristina encabezando el bloque de diputados nacionales del FPV. Aníbal Fernández gobernador de la PBA. Eso se parece más, para Macri, a una pesadilla que a una presidencia de la Nación. Sí, es lo que decían que iba a hacer Cristina: jugar a perder. Quizás porque, justamente, es lo que ellos hubieran hecho en el lugar de Cristina, porque para su pensamiento, luego del 10 de diciembre no hay otro camino que implementar una política económica que maltrate a casi todos, porque ni para él ni para los que lo rodean/ financian /crearon hay otro camino que un ajuste salvaje, devaluación, etc.

Abrazo,
Esther

Norberto dijo...

También debe tenerse en cuenta que destruir las posibilidades presentes y futuras de +S.A. es fundamental si realmente tiene vocación de poder, en algún lado he leído que suponiendo que ganase en un frente con la Máscara Sonriente del duhaldismo de candidato a Gobernador, el recuerdo del 2001 se hace muy presente con un tipo con muchas ambiciones y muy pocos escrúpulos convertido en primus inter pares de la liga de gobernadores peronistas, un escenario con algo de posibilidad según mi opinión, y mucha posibilidad según los asesores del niño Blanco Villegas, cuando además existe esa debilidad en el Congreso.
De todas maneras, a mi ver, según su visión esta estrategia es la mas adecuada, aunque no tiene en cuenta que el voto que migra del FR según demuestran los intendentes vuelve al FPV, no es que ellos traen los votos, los votos los traen a ellos, y volviendo al tema, porque aún perdiendo se convierte en el referente opositor de los próximos años, dejando al resto en papel de segundones.
Tampoco hay que olvidar que el PRO en su rol de opositor tiene experiencia en agachadas antidemocráticas, en cada uno de los cacerolazos hubo activa participación de sus integrantes en la organización, difusión y en la calle, amén de las operaciones de los equipos de Duran Barba en campañas de desprestigio de adversarios, una de sus especialidades.
Nunca menos y abrazos

claudio Maxl dijo...

Relato: jugada brillante del Pro_cesado (Duran) para desangrar a Massita. Realidad: Engordo al FPV (a tal punto q la ultima encuesta Aurelio PBA 45%, lo q implica triunfo primera vuelta), los intendentes no fugaron hacia el PRO, fueron al FPV. Resta cononer la decision d Katopodis (partido con mayor cantidad d votantes d la primera seccion), en caso d fichar FPV la eleccion PBA se acerca al 50% y ahi si se baja la persiana.