LA FRASE

"DONALD, SOY EL NÚMERO UNO, DONALD, CUANDO PUEDA TE VACUNO." (VLADIMIR PUTIN)

sábado, 8 de diciembre de 2012

GENTE SORPRENDIDA


Hace poquito, cuando Cristina (Cristina, no Corral) anunció que se construirán en Santa Fe, en los terrenos del Parque Federal, 368 viviendas del Plan PROCREAR; el presidente de la Cámara de la Construción local dijo que estaban "sorprendidos" por la celeridad con la que avanza el programa, y con el hecho de que tuviera avances concretos en Santa Fe.

A lo mejor el hombre (vinculado al negocio de la obra pública) está acostumbrado a tratar con radicales en la municipalidad y socialistas en la provincia; y por eso le sorprende que una obra se haga.

Ahora vemos en ésta nota publicada (chiquitita, con notorio desgano, casi perdida) en el diario del Loco Lindo, que los sorprendidos son los banqueros, por el notable avance de la línea de préstamos para la producción que los bancos otorgaron a las empresas, cumpliendo con lo que ordenara el BCRA a partir de la reforma de su Carta Orgánica aprobada por el gobierno.

Que en su momento y como lo explicamos acá; fue ninguneada diciendo que tenía como único objetivo garantizar que el Central le prestara plata al gobierno para cubrir los baches en las cuentas públicas.

El relevamiento demuestra que los bancos están cercanos a cubrir el 90 % de lo que deben prestar a las empresas de acuerdo a la normativa (el 5 % de su cartera de depósitos), lo que suman más de 13.000 millones de pesos, más de la mitad de ellos destinados a las Pymes.

En Santa Fe el  90,60 % de los préstamos otorgados fueron a pequeñas y medianas empresas provinciales, que son las mayores generadoras de mano de obra.

Préstamos que amplían la capacidad productiva de las empresas, ponen al sistema financiero al servicio de la producción y la generación de empleo, y al alentar la inversión y el aumento de la capacidad instalada disponible, contribuyen también a atacar el problema de la inflación.

Eso, en lugar de liberar los controles para el acceso de divisas y ayudar de ese modo a que el sistema financiero financie la fuga de capitales a la que son tan adeptos los empresarios argentinos promedio.

Una regulación estatal inteligente, como inteligente fue en su momento la decisión de recuperar para el Estado nacional la administración de los fondos de jubilaciones y pensiones en manos de las AFJP; y triplicar sus activos en cuatro años, como se demostró con números concretos esta misma semana.

También en su momento dijimos en esta entrada que, gracias a la reforma de la Carta Orgánica del BCRA y las medidas tomadas en su consecuencia por la gestión de Mercedes Marcó Del Pont respondiendo a las directivas presidenciales, Cristina terminaría haciendo por las empresas santafesinas (en especial las Pymes) más que Binner y Bonfatti juntos, y no nos equivocamos. 

El Nuevo Banco de Santa Fe (que es el agente financiero del gobierno provincial, y por serlo debía presentar un plan de negocios con créditos productivos accesibles para las empresas locales, como contrapartida por el negocio que implica manejar los recursos del Estado santafesino) terminará prestándoles más de 150 millones de pesos, sólo para la compra de bienes de capital, pero en cumplimiento de las normas del Central; no por las exigencias del contrato de vinculación con el Estado provincial.   

Esta gente -como los banqueros, o el presidente de la Cámara de la Construcción- que se sorprende por los resultados de las medidas de un gobierno que viene haciendo crecer al país hace nueve años, probablemente es la misma que se sorprendió con los resultados de las elecciones del año pasado, que fueron consecuencia de esas medidas.

Pero eso sí: después nos dicen que los cultores del relato somos nosotros, y la posta de la realidad "real" la tienen ellos.

No sea cosa que el año que viene se vuelvan a sorprender.

No hay comentarios: