LA FRASE

"YO HACE 70 AÑOS QUE NO LA PONGO, POR CULPA del PERONISMO." (FERNANDO IGLESIAS)

jueves, 17 de enero de 2013

SI ESTA ES LA OPOSICIÓN SERIA, QUE SE LANCE PIÑÓN FIJO


Pongámonos de acuerdo en algo: este ñato tiene -hoy por hoy- la misma relevancia política que Carrió, o quizás menos.

Como viene sucediendo desde que Kirchner lo eyectó del gobierno en el 2005 (recordándole que al ministro de Economía también lo pone y lo saca el presidente, algo que estaba olvidado en nuestras costumbres políticas), y en declive constante; sólo los medios lo mantienen vivo porque necesitan figuritas de recambio en una oposición por momentos exasperantemente patética.

Y en ese constante rotar por los medios, posa de "serio", de estadista que está por encima de las rencillas y pasiones de los mortales; de hombre que ve con mirada de largo plazo.

Pero hete aquí que ahora se manda una que supera los disparates de Lilita: más de cinco años después de una elección en la que fue candidato (acompañado por Gerardo Morales, se ve que su mayor talento está en la elección de aliados), y a casi quince meses de otra en la que ni siquiera se presentó (seguramente por temor al papelón), sale a decir que en ambas hubo un "fraude altísimo".

Por supuesto sin aportar una sóla prueba (aunque dice que "infinitas"), y sin haber denunciado el hecho ante la justicia porque (dice) "está presionada y manipulada" por el gobierno.

Muy lindo todo, y bastante parecido a los disparates de Patricia Bullrich, a la cual incluso la podría justificar la ebriedad; cosa que en éste caso y al menos hasta ahora, no se conoce.

Lo curios es que en esas mismas elecciones que Lavagna denuncia como fraudulentas, obtuvieron sus bancas la mayoría de los senadores y diputados que ocupan sus bancas en el Congreso, incluyendo a los de la oposición; sin que se sepa que alguno haya renunciado en protesta por el procedimiento electoral.

Como también es muy curioso que el gobierno (teniendo al parecer todas las herramientas a su disposición para ejecutar un fraude en gran escala) no lo hizo en el 2009, y perdió las elecciones; y el control del Congreso.

De hecho, si hubo un fraude a gran escala en las elecciones del 2007 (cuando él fue candidato, y por ende tuvo quien le fiscalizara los votos: todo el aparato de la UCR, cuyo candidato oficial fue), no sería sino una prueba de la opacidad de Lavagna y sus aliados de entonces, los radicales (hasta la noche del escrutinio, en que se pelearon).

Opacidad: calidad de opas notorios.  

Esta es una muestra más de las calidades democráticos de algunos dirigentes opositores (dirigentes sin partidos, sin estructucturas y eventualmente sin votos), que revolean al aires estas pavadas gratuitamente, sin reparar en que están serruchando la rama sobre la que estamos todos parados; y son incapaces de cumplir con la regla básica de la democracia: aceptar la voluntad popular, sin excusas ni cortapias, sobre todo cuando se pierde.

Porque cuando se gana cualquiera es democrático, y defensor de las instituciones.

Personajes que esgrimen soluciones mágicas, como la boleta única (un esperpento que experimentamos acá en Santa fe, y ya tiene arrepentidos) o el voto electrónico, reduciendo el problema de la representación política a la mera logística de la elección.  

Y pensar que decían que éste, de todos los economistas, era el que más entendía de política. 

3 comentarios:

Daniel dijo...

Si Lavagna, preparate para esta porque van a contar los votos con lupa.

Unknown dijo...

¿Y Ahora los venís a decir?

Anónimo dijo...

No se enojen con el Abu que está tomando las mismas pastillitas que Hermes pero es dosis mayores.