LA FRASE

"QUISIERA VER SI CRISTINA KIRCHNER ES CAPAZ DE SALIR AIROSA DE UN REPORTAJE INCISIVO Y SIN CONCESIONES COMO LOS QUE YO LE HAGO AL PRESIDENTE MACRI." (LUIS MAJUL)

jueves, 28 de febrero de 2013

LAS FRASES DEL MES


1. "Lo que la presidenta no contó es que los vietnamitas hicieron todos esos túneles para el subte, pero nunca lo terminaron  de construir." (Mauricio Macri)

2. "Una vergüenza la seguridad presidencial, como van a dejar que la presidenta se meta en los túneles vietnamitas y corra el riesgo de que le caigan encima bombas de nápalm." (Hermes Binner)

3. "Lo de Rocío Marengo es una vergüenza, la única que puede hacer política mostrando las tetas soy yo." (Victoria Donda)

4. "De ninguna manera aceptaría participar del "Bailando por un sueño", para papelones me basta con los que hacemos en el Congreso." (Ricardo Alfonsín)

5. "Es verdad que lo que pasa en la policía es porque yo me tomé vacaciones: dejás a un radical quince días a cargo del gobierno, y te arma un quilombo bárbaro." (Antonio Bonfatti)

6. "Quiero aclarar que me echaron del bar por cuestiones ideológicas, no porque hubiera empezado a cantar con el karaoke." (Nelson Castro)

7. "Al jardín de infantes Tribilín lo manejaba Fuerza Bruta." (Elisa Carrió)

8. "Las acusaciones contra Escajadillo son un caso de xenofobia, así como las críticas a Binner muestran el destrato del kirchnerismo con los jubilados." (Alicia Ciciliani)

9. "Al jardín Tribilín lo habilitamos porque tenía todo en regla, hasta habían levantado un muro y una cerca electrificada por si los chicos querían escapar." (Gustavo Posse)

10. "En sus tiempos el Petiso Orejudo, el Pibe Cabeza y Mate Cosido causaron más víctimas, y no gobernaba el socialismo." (Hermes Binner)

11. "La renuncia de Benedicto XVI es un ejemplo para nuestra presidenta, que debería imitarlo y desistir de la re-reelección." (Nelson Castro)

12. "Si los pronósticos se cumplen y la economía del país finalmente estalla, la gente naturalmente pensará en el radicalismo como la única fuerza capaz de garantizar una salida a la crisis." (Mario Barletta)

13. "A diferencia del kirchnerismo, que tiene su María Julia con Felisa Micheli, los radicales podemos dar testimonio de conducta; y si no fíjense que De La Rúa fue sobreseído y Aguad sigue libre." (Ernesto Sanz)

14. "No entiendo por que el gobierno insiste en llamar "memorándum de entendimiento" al acuerdo con Irán, si yo por más que lo lea y lo lea no lo entiendo." (Gerardo Morales)

15. "La justicia argentina está cada día más lenta, procesan a los Schoklender ahora, cuando pasaron más de 30 años desde que mataron a sus padres." (Fernando De La Rúa) 

16. "Lo que sucedió con Benedicto XVI desmiente el mito de que los radicales somos los únicos que no terminamos el mandato." (Ricardo Alfonsín)

17. "Estaba pensando Jaime en el eslogan para la campaña porque me propusieron algo parecido a lo de Solanas, eso de "plante un Pino en el senado", pero no me convencen." (Mauricio Macri)

18. "Correa ganó por paliza, pero si viajaba Lanata sacaba arriba del 80 %." (Aníbal Fernández)

19. "Binner con el tweet ése me cagó parte de la nueva temporada del programa, porque voy a tener que sacar el personaje de Nicolino Roche." (Diego Capusotto)

20. "La renuncia de Benedicto XVI es un arrebato juvenil que crea un mal precedente, porque después la gente pide irreflexivamente que otros lo imiten." (Carlos Fayt)

21. "Llega a aparecer algún boludo diciendo que el problema nuestro es que el gobierno nacional no nos da una mano, y lo rajo de una patada en el culo." (Daniel Scioli)

22. "Ya tengo la foto con Gioja, ahora voy por una con Cristina; donde voy a aparecer de atrás haciéndole los cuernitos." (Mauricio Macri)

23. "Que se vaya Tinelli me preocupa, pero siempre le puedo pedir a Lanata que se vuelva a poner el conchero." (Adrián Suar)

24. "No creo que haya que ser excesivamente duros con el hijo de Aliverti, ¿quién no se ha tomado una que otra copita alguna vez?" (Patricia Bullrich)

25. "La revisión técnica vehicular en Santa Fe es un 50 % más cara que en el resto del país porque hay que fijarse bien que no haya droga adentro del auto." (Florencio Randazzo)

26. "Apoyar el festival musical en la costanera nos costó unos miles de pesos, que encima León Gieco te putee por lo del Birri, no tiene precio." (José Corral)

27. "Seguro que la chiruza de Cristina vio lo que hizo Michelle Obama y va a querer entregar ella el "Martín Fierro" al mejor programa de televisión, para dárselo a "6 7 8"." (Silvina Walger)

28. "Con Solanas yo no tendría problemas en hacer una alianza, siempre que no me obligue a ver todas sus películas." (Elisa Carrió)

AHORA DICEN QUE EL KIRCHNERISMO DIVIDIRÍA A LAS ESTRELLAS DEL MAGNETTISMO TELEVISIVO


Se les va el que les aporta ráting y facturación, y al que pensaban usar como un arma política contra el gobierno en éste año electoral, casi con el mismo libreto que Lanata: el ridículo.

Uno con el reality de políticos imitados, el otro más o menos con el mismo recurso, y con su mejor imitación: cuando hace que es un periodista.

El pase de Tinelli a Telefé desarma la estrategia de pinzas con la que Magnetto pensaba pegarle al gobierno todo el año, y lo ponen al gordo (el empleado del año del multimedios) a sacudirlo con todo al rey de la tv berreta (y el ráting) desde los micrófonos de radio Mitre, lo cual sería la confirmación de que deja el 13.

Y la culpa, por supuesto (como de casi todo lo que pasa no ya en el país, sino en el Universo) la tiene el kirchnerismo, que opera por vía de los empresarios amigos para llevárselo a Tinelli a Telefé.

Ponéle que sea cierto: si así fuera, les pegó donde duele.

Porque demostraría que tiene más eficacia sobre la audiencia (en términos políticos) la tv culo de Tinelli, que el supuesto periodismo serio (recalcamos lo de supuesto) de Lanata.

O que por cada uno que se ríe de los chistes de Lanata sin entenderlos muy bien, y que ya no votaba al kirchnerismo, habría diez o más que se ríen con Tinelli (para lo cual no hace falta entender demasiado, y todos lo saben: Tinelli y su audiencia), y después votan como se les cante.

Subyace en todo esto una misma (y equivocada) idea, que es sobrevalorar la influencia que tiene la tele en la gente, a la hora de definir sus opciones políticas.

Esa que sostiene que el kirchnerismo perdió en el 2009 por el "Alica, alicate" de De Narváez: ojo, hay tipos en el gobierno que la compran, y se la quieren vender a Cristina.

La gente mira tele, haciendo zápping todo el tiempo, pero a la hora de votar, no puede hacer zápping: tiene que meter una sola boleta adentro de la urna.

Y si cambia, a lo sumo es de una elección a otra, y últimamente, parece que es más fácil que cambie de un opositor a otro, que del oficialismo a la oposición.

Por eso vota pensando en otras cuestiones, como el laburo, el sueldo, la jubilación, el alquiler, la casa, las vacaciones.

Ayer decíamos acá que, con toda la artillería que desplegó Clarín en los tribunales para zafar de cumplir con la ley de medios, no pudo hasta ahora conseguir un juez que diga que, en el fondo de la cuestión, tiene razón; lo cual marca a las claras lo flojito de argumentos que están.

Lo que no quiere decir que no tengan otras herramientas, menos nobles, pero más efectivas paras seguirla zafando, como lo hizo hasta ahora.

Pero una cosa es conservar los negocios (que más tarde o más temprano tendrás que adecuar, reducir, fragmentar, testaferrar), y otra muy distinta es conservar el poder de agenda, el de ser el que marca la cancha en la política argentina; sin importar quien gane las elecciones, o quien esté en el gobierno.

Eso es lo que el kirchnerismo le cuestionó a Clarín en estos años, y donde han perdido terreno.

Y este revoleo de concheros entre Lanata y Tinelli (con el gordo como perro de presa del multimedios lanzado sobre los talones del conductor de Showmacht) lo demuestra.

Tanto como demuestra los límites de jugar a la política sin herramientas políticas y por fuera de las reglas de la política, cuando enfrente tenés una voluntad política que se te opone, y que no está dispuesta (con errores y con aciertos) a regalarte ese terreno, porque lo cree propio.

Al final quedás dependiendo de los caprichos o el tamaño del bolsillo de un conductor de televisión (como en un momento dependías del tamaño del bolsillo del presidente de la AFA, hasta que llegó el Fútbol Para Todos), o aferrado a la capacidad de daño de un periodista desprestigiado.

VEREMOS


Decían que no se lograba el quórum en Diputados para aprobar el acuerdo con Irán por la causa AMIA.

Hasta un par de días antes, seguían poniendo en duda que el oficialismo lo lograra:


Pero como lo logró y el acuerdo fue aprobado, entonces hay que poner el acento en los cuestionamientos, como si en una Cámara de 257 diputados, y en un tema tan espinoso, todo iba a salir con fritas y por unanimidad:


Para Clarín incluso el modo en el que el kirchnerismo reunió el quórum fue "una escandalosa maniobra", que consistió en sumar a diputados electos por el pueblo, en las listas del FPV, para que voten un proyecto enviado por el Ejecutivo, que iba en la misma boleta que ellos, pegadito:


No escaldados con lo del acuerdo con Irán, ahora enfocan los cañones al reclamo de los fondos buitres en los tribunales de Nueva York, donde todo vendría mal al parecer, y los jueces nos recontracagaron a pedos mal:


Incluso se habrían enojado porque el gobierno dijo lo mismo que viene diciendo siempre, contra todas las versiones y rumores, propalados por éstos mismos medios: no les va a pagar a los fondos buitres todo lo que reclaman, sino lo que dicen las leyes que aprobaron los dos canjes de deuda, o sea en las mismas condiciones que entraron los bonistas que sí aceptaron la oferta (con quita y reestructuración de plazos):


Y con pulsión carriotista por los pronósticos, se largan a consultar a los "expertos" que nunca faltan, y que auguran todo tipo de catásrtrofes; en éste caso que el final (nuestra virtual desaparición del mapa, digamos) será rápido y mortal.

Vendrán embargos y todo tipo de plagas, y todos moriremos, devorados por los buitres:


Claro que ante la inminencia de tamaño desastre, se les ocurre preguntar que pasará verdaderamente, como influiría en la economía un fallo adverso en Nueva York.

Y acá Ricardo Delgado, de la consultora Analytica les dice más o menos que nada:


Es decir, el peor escenario posible (que nos consideraran técnicamente en defáult) no incidiría ni en las paritarias, ni en la formación de los precios, ni en el empleo, ni en el tipo de cambio, ni en el financiamiento del Estado (porque el gobierno se niega a volver a endeudar al país); que son las cosas que verdaderamente importan.

Hasta el financiamiento de las empresas se vería escasamente afectado, porque (esto no lo dice la nota, pero sucede) el gobierno instrumentó el programa de préstamos para la inversión productiva de los bancos, forzados a prestar con ese destino una parte de su cartera de depósitos; a partir de la reforma de la carta orgánica del BCRA.  

Las preocupaciones reales (de la gente, de las empresas) pasan por otro lado, más allá de lo que haga o deje de hacer el buitrerío.

Y se desayuna Clarín además con que un eventual (recalcamos: eventual) fallo adverso, tampoco incidiría en la fuga de capitales, por la simple y sencilla razón que los controles que estableció el gobierno (despectivamente calificados por los medios como "cepo cambiario") cerraron el grifo y detuvieron la fuga, de un modo drástico y contundente.

Lo que revela que las medidas fueron lógicas y oportunas, porque además todos los temas están vinculados entre sí: nivel de endeudamiento público y privado, capacidad de pago de la deuda, nivel de actividad económica del país y movimientos de capitales. Y que seguirán porque tienen el objetivo de tratar de mantener esas variables bajo control.

Algo parecido les pasó hace poco con las famosas sanciones del devaluado FMI: anunciaron que hasta podrían llegar a echarnos de un lugar del que (al menos a la hora de pedir plata y consejos) nos "fuimos" hace años, hasta que al final la profecía se les cumplió en parte porque nos sancionaron ("moción de censura" por lo del Indec, y acá estamos: igual que antes, el cuco tan meneado no espanta a nadie.

O al menos es irrelevante en términos económicos y políticos, o en todo caso (junto al eventual -recalcamos: eventual) fallo desfavorable en el reclamo de los fondos buitres, son cuestiones que sólo sirven para que algunos nabos paguen más caros los seguros por riesgo de defáult que contrataron; una especie de impuesto al boludo como decíamos acá

Como sea, ambos casos (acuerdo con Irán y reclamo de los fondos buitres) son ejemplos del modo como los medios hegemónicos (la veradera oposición política al gobierno, el resto es una comparsa de cotillón electoral) encara el kirchnerismo: las eternas profecías apocalípticas (sin advertir que Carrió, la experta en el género, descendió hasta el 1,82 % de los votos), los pronósticos que no se cumplen, la implosión o el estallido que no llegan, la confusión entre la realidad y los propios deseos.

Y con esa misma lógica política, analizan las elecciones de éste año, y ya dan por descontada una derrota del gobierno, porque la imagen de Cristina (dicen, descuentan) y la gestión se cae en picada, y no hay forma de remontarla.

Del mismo modo que con el quórum de Diputados para la sesión de ayer, con las sanciones del FMI, con los fallos en contra en los reclamos de los buitres, veremos que pasa.

Veremos también si alguna vez aprenden de todos los porrazos que se pegaron estos años, aunque parece difícil.

¡HAGAMO' UN ASADO, QUE PAGA HERMEEEES!



¿Quién no lo escuchó decir alguna vez a Binner que el problema del narcotráfico en Santa Fe pasa porque la Nación retiró la Gendarmería de la provincia?

Como seguramente se lo habrán escuchado decir a Alicia Ciciliani, a Bonfatti, a Zabalza, a Galassi y siguen las firmas.

Uno lo escucha tantas veces que al final no les presta atención, y hay gente que tampoco, pero que está convencida de que es verdad; el gobierno nacional retiró la Gendarmería, y no hay gendarmes en Santa Fe.

Y nadie (o casi nadie) se toma el trabajo de corroborar si es o no cierto; como pasó con el famoso 82 % móvil de los jubilados provinciales, o la presunta deuda de la Nación por el déficit de la Caja de Jubilaciones de la provincia.

Hace nos días atrás cuando la que volvió con lo mismo fue Alicia Ciciliani, Barricada reflejó en éste post lo que hizo como respuesta Agustín Rossi, que fue simplemente sacarse una foto con los gendarmes del puesto que está sobre la Ruta nacional 11, camino a Villa Ocampo:


Los amigos del programa "Entre el ruido" de Radio Nacional Santa Fe entrevistaron el martes a Binner, y volvió con el tema: el gobierno nacional retiró la Gendarmería de Santa Fe.

Y como le preguntaron en que se basaba para decir eso, Hermes redobló la apuesta: dijo que por cada moto o puesto de Gendarmería que encontraran los del programa en algún lugar de Santa Fe, él les pagaba un asado.

¿Y qué hicieron entonces los inadaptados éstos?

Les pidieron a los oyentes del programa que llamaran contando si en su zona había o no gendarmes; y lo mismo hicieron con el intendente de Ceres, ciudad que está sobre la Ruta Nacional 34, una de las sindicadas siempre por Binner como parte del trayecto por el cual entra la droga a la provincia (sería la de la cocaína según Hermes, así como la Ruta 11 la de la marihuana).

En éste audio tienen editados los testimonios, de los oyentes y de Busquets, el intendente de Ceres:


Le va a salir carito el asadito a Hermes (que suponemos cumplirá, porque es hombre de palabra: las palabras le salen fáciles), porque los guasos del programa están pensando invitar a los oyentes de distintos puntos de la provincia (Ceres, Totoras, Oliveros, Venado Tuerto) que aseguran haber visto gendarmes en las rutas de Santa Fe.

Y de yapa del mismo reportaje, les dejamos éste otro audio donde Hermes confunde la famosa camioneta con droga que supuestamente era del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, con las plantitas de marihuana que le encontraron en su momento al hijo de Emilio Pérsico:


O sea ésta noticia (que es de enero del 2012, y pasó en Santa Fe), con ésta otra; que es de octubre del 2009, y no pasó en Santa Fe.

Por no decir que respecto de la famosa camioneta la justicia (contra lo que dice Hermes) investigó, y llegó a la conclusión que no tenía nada que ver con Desarrollo Social de la nación.

Si paga o no paga el asado lo sabremos en el futuro, pero al parecer Hermes al fernet ya le estaría dando; con efectos devastadores.

miércoles, 27 de febrero de 2013

ES SENCILLO: MUESTRAN LOS NÚMEROS, Y LISTO


La Nación hace anuncios concretos para Santa Fe: cuanta guita, para que obras, en que municipios y comunas.

Y si no cumple, pagará los costos políticos y electorales del caso.

Desde la provincia (como siempre) eligen comentar la realidad, en lugar de intentar transformarla, y responden a las acusaciones sobre discriminación política del gobierno provincial a los municipios y comunas gobernadas por el PJ/FPV, con generalidades, como el amigo Ghirardi acá.

Que llega incluso al extremo de decir la barbaridad de que, el hecho de que el gobierno nacional asista a los municipios y comunas sin pasar por la instancia del gobierno provincial, atenta contra el sistema democrático: por favor gente, déjense de pelotudear banalizando cosas serias, que en éste país si hay algo de lo que tenemos triste memoria, es de atentados contra el sistema democrático.

Y vuelve con la cantinela de que en Santa Fe todo reparto de fondos a municipios y comunas (todo, todo, eh) es objetivo y no discriminatorio, con participación de la oposición y sin que el Gobernador tenga a mano facultad discrecional alguna para meter cuchara.

Cosa que en éste blog hemos demostrado en varias oportunidades (con las cifras y los documentos del caso) que es una flagrante mentira, y al pie de la nota de La Capital a la que corresponde la imagen que encabeza el post, lo aclara un lector comentarista: 


Linkeando específicamente éste post, y éste otro; en los que incluso pueden acceder hasta a los decretos provinciales que asignaban los fondos, en beneficio de los municipios y comunas gobernados por el Frente Progresista Cívico y Social.

Incluso el monto de la ayuda que la nación enviaría a 156 municipios y comunas de Santa Fe (algo más de 248 millones de pesos), es menor que lo que le pidieron a la Nación (con ánimo de que no se los den) la intendenta de Rosario Fein, y Corral: 260 millones de pesos, entre los dos.

Ahí no les pareció que pedirle plata a la Nación atentara contra el sistema democrático, ni repararon en que estaban pidiendo sólo para dos municipalidades (gobernadas por ellos) más plata que lo que la Nación les dará a 156 municipios y comunas, de toda la provincia.

Y después se quejan si les dicen que discriminan, o que la mayoría de los recursos los quieren destinar a los lugares donde ellos gobiernan.

Pero el recordatorio del lector de La Capital (al que no conocemos, pero le agreadecemos la cita) nos lleva a la conclusión: si es verdad lo que dice Ghirardi (que por eso se queja de que los intendentes del PJ/FPV vayan a pedir plata a la Nación), y ellos no discriminan, se demuestra muy sencillamente: mostrando los números, que refuten -por ejemplo- lo que nosotros hemos publicado.

Sino es puro jarabe de pico, porque en todo caso si la nación reparte ahora fondos entre los municipios y comunas peronistas (remediando la discriminación que sufren acá del gobierno provincial), lo hace poniendo la cara, en público, en un acto.

No hablando en público de equidad y objetividad ante los medios, pero cuando nadie los ve y manejan la lapicera, repartiendo como acá hemos demostrado; o retacéandoles a los municipios y comunas las partidas que les adeudan del Fondo de Obras Menores (que si se las dieran, no necesitarían ir a manguear a Buenos Aires), para cerrar los agujeros del déficit del gobierno provincial.

TRES A CERO


No nos vamos a desdecir ni una coma de lo dicho acá, en el post anterior, sobre la justicia, sus cuitas, su rol político y como juega.

Ni siquiera ante una resolución (en realidad un dictamen) de un funcionario judicial que dice lo obvio: que la ley de medios se ajusta a la Constitución Nacional.

Opinión que por supuesto La Nación (aun sin conocer los fundamentos) tiñe bajo el manto de sospecha: el fiscal dictamina en medio de la presión del gobierno contra la Cámara (que no se sintió muy presionada que digamos, hasta acá), y días después de las declaraciones de Gils Carbó (su jefa), contra el funcionamiento de la justicia; y las presiones corporativas.

Jefa nombrada por el kirchnerismo, pero que en el Senado fue confirmada por 69 votos a 3, detalle que La Nación pasa por alto. 

Sin embargo sí vamos a apuntar un hecho, que entendemos no debe ser pasado por alto: en el larguísimo culebrón judicial por la ley de medios, abundaron las chicanas procesales, las trampitas, los jueces subrogantes elegidos a dedo, las cautelares veloces, y mamarrachos varios; historiados en su momento acá.

Sin embargo, en todo ese tiempo sólo tres funcionarios judiciales emitieron opinión sobre el fondo de la cuestión en discusión; es decir si la ley de medios se ajusta o no, a la Constitución.

Y los tres (el fiscal Uriarte en el juzgado de primera instancia, el juez Alfonso y ahora el fiscal Medrano en la Cámara) dijeron lo mismo: que sí.

Un tres a cero contundente, al menos hasta acá.

Es decir que en casi cuatro años de disputas judiciales, con todo su ejército de abogados y su lobby en tribunales (visita de Magnetto a Lorenzetti incluida), viajes pagos a Miami incluidos, el Grupo Clarín no pudo lograr -hasta acá, los camaristas podrían ser los primeros- que un sólo juez o funcionario judicial analizara el fondo de la cuestión, el corazón de la disputa, y que diga que ellos tienen razón.

No pudo lograr -reiteramos, hasta acá- que ninguno ponga el gancho diciendo que el Congreso nacional no puede dictar una ley inherente -entre muchas otras cosas- a "la defensa de la competencia contra toda forma de distorsión de los mercados". 

Como dice textualmente (de ahí sacamos lo entrecomillado) el artículo 42 de la Constitución Nacional.

O alguien que diga que 24 licencias (el máximo que permite la ley) son pocas, y 302 (las que tiene Clarín) están bien, ajustadas a la Constitución.

Por algo será.

Y acá volvemos a nuestra ratificación del post anterior: si eso, que está tan claro (ya que hasta el propio silencio judicial al respecto lo convalida), no se puede hacer realidad, simplemente cumpliendo con una ley de la democracia, es porque queda claro cuáles son los intereses que tienen preeminencia en los tribunales; que no son justamente los del gobierno, o el poder político.

Al menos cuando de confrontar con el poder económico se trata, claro.

ADVERTENCIAS


Pensemos por un momento en la situación inversa: si hubiera sido Cristina la que se refería (como lo ha hecho muchas veces) al rol de la justicia, o a la actuación de los jueces, o la propia Corte Suprema; cuál hubiera sido la reacción de estos mismos medios, cuáles serían sus tapas. 

"Advertencia" sería reemplazada por "embestida", y no vacilarían en calificarlo de un mensaje mafioso del gobierno, para amedrentar al Poder Judicial y disciplinarlo a su favor.

Clarín se ocupa en su tapa de resaltar los dichos de Lorenzetti (a ésta altura, el Moyano de la corporación judicial, por encima de todo) sobre que las mayorías pueden tomar decisiones inconstitucionales: un modo poco sutil de deslegitimar el 54 % de los votos que obtuvo Cristina advirtiéndole (sí que en clave cuasi mafiosa), que poco valen cuando las cosas entran en los estrados judiciales.

Y un modo también poco sutil (que incluyó una mención expresa al Holocausto, en otro ejemplo de estupidización y banalización del mal, que lamentablemente es moneda corriente en el país), de decirle al Ejecutivo que cuidado con meterse con la justicia (en realidad: con las roscas y manejos internos del Poder Judicial, que es lo que a la "familia" verbalizada por Lorenzetti le interesa defender), porque los jueces tienen todavía en sus manos la suerte final de la ley de medios; sancionada por una mayoría parlamentaria hace casi cuatro años, y refrendada por la mayoría electoral en octubre del 2011, tal como lo advertíamos nosotros ayer acá.

Claro que ni en la tapa ni en la nota existe la más mínima referencia a la cuestión, porque han entendido en Clarín que deben obrar con mayor sutileza, y ejercer la presión donde se debe: puertas adentro de los tribunales, y no a través de las tapas del diario.  

Porque para eso además está el socio en Expoagro y Papel Prensa, que elige poner en primera plana el asunto de la libertad de expresión (nunca tan garantizada en el país como ahora), y menciona expresamente la causa de la ley de medios en la columna de Adrián Verdura


Si la misión de la Corte es hacer cumplir la Constitución, podrían pedirle a Fayt que deje el cargo, en el que se mantiene hace como veinte años violándola, luego de hacerle decir a la propia Corte, que la Constitución era inconstitucional.

O sacar de una buena vez el fallo que el mismo Fayt mantiene fondeado hace más de 10 años para favorecer a su cuñado Escribano, y que La Nación no pague una deuda de 280 millones de pesos que tiene con el Estado por impuestos.

¿O acaso la Constitución dice que el Estado debe sostenerse del aire?

Y ni hablar de la ley de medios, que duerme en los cajones de la vergonzosa Cámara Federal (también responsable, en nuestro sistema, de "garantizar que se cumpla la Constitución") para proteger a Clarín de una norma dictada por amplia mayoría del Congreso de la Nación, para que se cumpla justamente lo que dice el artículo 42 de la Constitución, en materia de comunicación audiovisual.

Lorenzetti dice que a la Corte no le interesa gobernar, y en parte tiene razón: es mejor dejar que los costos los afronte otro poder del Estado, y disfrutar de los privilegios del más oligárquico de todos.

Pero lo que no dice es que al Poder Judicial (estructura conservadora por naturaleza, si las hay) sí le preocupa como gobierna el que gobierna; sobre todo si amenaza meterse con algunas de sus prebendas y quintitas.

O con las del poder económico, el gran ausente en el discurso del presidente de la Corte, y sindicalista de los jueces; y sobre todo, el intocado por los fallos del Poder Tribunal; ése que parece que nunca ejerciera presiones, ni corrompiera jueces.

Jueces que también están divididos, porque otro grupo importante se reunirá hoy y mañana en la Biblioteca Nacional a discutir eso de la "democratización de la justicia", y no se siente contenido por el discurso del presidente de la Corte.

Casi como todo el sindicalismo, digamos.

Aunque quizás la analogía con el sindicalismo no sea la más apropiada: por momentos la Corte como cabeza del Poder Judicial, y el propio Lorenzetti como representante de la coporación (un rol con el que otros ministros parecen no sentirse cómodos) pareciera pretender sustituir el rol y la influencia que en otros tiempos tenía en la opinión pública y en el sistema político la cúpula de la iglesia y el purpurado de turno; como Bergoglio. 

Mandando señales todo el tiempo, hablando en un lenguaje lo suficientemente ambiguo como para que cada uno entienda lo que quiera entender y sentirse contenido; pero con un poder de apriete mafioso bastante más dañino que el que tenían los curas, como que tienen la llave que abre o cierra la puerta para poner en acto muchas decisiones del que gobierna; según a quien afecten.

Y si no recordar lo que pasa con la ley de medios, o con la restitución al Estado del predio de la Rural.

martes, 26 de febrero de 2013

VOLVER DEL RIDÍCULO



La Dirección de Comercio Interior, es decir el Gobierno de la Provincia de Santa Fe, pretende desdecirse ahora de la absurda posición pública que asumiera frente al acuerdo de precios celebrado entre el Gobierno Nacional y las cadenas de supermercados.

El funcionario a cargo del organismo provincial, inundó primero los medios locales - a horas de celebrado el acuerdo- , y más recientemente también los medios nacionales, con declaraciones insostenibles. Según el funcionario, el acuerdo de precios nacional no se cumpliría en ésta Provincia, porque en el país no existe una regulación de precios máximos. Sostuvo además, que por eso no se podían aplicar sanciones, y otra serie de conceptos sin ningún tipo de fundamento normativo. Por el contrario, se reiteraba en argumentos que se contraponen con la normativa vigente y con las facultades y atribuciones que posee el organismo provincial que conduce.

Como ya se explicara desde este blog en ésta entrada y en ésta otra, se celebró un acuerdo con las cadenas de supermercados, donde las partes establecieron la no modificación de precios durante un lapso de tiempo (01/02/13 al 01/04/13), por lo que resulta irrelevante que en el país no exista un régimen de precios máximos, como argumenta el funcionario.

El organismo que conduce Gianzone, resulta autoridad de aplicación en la Provincia de los aspectos referidos a comercialización, aspectos entre los cuales, naturalmente, está incluído un acuerdo de precios como el celebrado por el Gobierno nacional para que rija en todo el territorio del país.

En la Provincia de Santa Fe, conforme Decretos 762/85 y 850/94, la Dirección General de Comercio Interior resulta la autoridad de aplicación de normas nacionales de comercialización (Leyes 22.802, 20.680, 19.511 y la Ley de Defensa del Consumidor 24.240) y sus normas complementarias.

Si los precios acordados no se respetaran, se estarían vulnerando los derechos de los consumidores consagrados en la Constitución Nacional y en la Ley 24.240 (Ley de Defensa del Consumidor), ley de la cual el organismo que conduce Gianzone es autoridad de aplicación y tiene facultades por ello para aplicar sanciones.

Pero, como decíamos, y según las declaraciones del funcionario, para el gobierno santafesino las "políticas provinciales en materia comercial" consisten básicamente en decir que los acuerdos de precios no sirven, y que no tienen facultades legales para controlar su cumplimiento.

Y ahora, frente a lo insostenible de sus argumentos, y los lógicos repudios que las insólitas declaraciones del Gobierno Provincial provocaron en asociaciones de consumidores y en sectores de la comunidad, el gobierno socialista manda a su funcionario a explicar lo inexplicable, como vemos en ésta nota de El Litoral, a decir que ahora sí, pero que no, pero que entonces…… “Sin perjuicio de ello, la Provincia, a través de la Dirección de Comercio Interior, además de realizar mensualmente relevamiento de precios sobre una canasta de productos básicos sobre los cuales trabaja permanentemente, decidió a partir del acuerdo poner especial énfasis en las cadenas nacionales instaladas en el territorio santafesino, a fin de evaluar la evolución de los precios y su cumplimiento, no obstante carecer de facultades para sancionar, como se expresara.”

La conservadora oposición a una medida del Gobierno Nacional que está orientada a beneficiar al conjunto de la población, pero fundamentalmente a los sectores de menos recursos (que destinan la mitad de sus ingresos a la compra de alimentos), solo se explica desde la ideología de este “socialismo” reaccionario, que cuando se presenta una puja de intereses, siempre se para en la vereda de los intereses económicos concentrados, como lo hizo este funcionario con sus declaraciones, y por indicaciones del gobernador.

Este funcionario, ha sido solo el vocero de la ideología de un Ejecutivo Provincial que intenta ahora volver del ridículo, un lugar de donde no se vuelve.

TE CAMBIO LA LEY DE MEDIOS POR EL IMPUESTO A LAS GANANCIAS


Al menos esa parecería ser la operación que desde ésta columna de Adrián Verdura en La Nación de hoy, estaría planteándole Lorenzetti al gobierno.

Porque es sugestivo que el único tema que no tiene nada que ver con el funcionamiento del Poder Judicial (al fin y al cabo, lo único que se discute cuando se habla de "democratizar la justicia"), que se plantea expresamente; en versión del columnista de TN, y por ende empleado de Magnetto; claro está.

Fue justo en medio del culebrón judicial de la ley de medios, que Lorenzetti fogoneó el año pasado el impresentable comunicado corporativo de jueces y camaristas, que se autoatribuyeron la representatividad del conjunto del Poder Judicial; lo que provocó no pocas críticas en los propios tribunales, y la convocatoria alternativa que se realizará mañana en la Biblioteca Nacional.

Y si bien hasta ahora el únicio proyecto que tuvo estado público fue el de un grupo de diputados del FPV para que los jueces paguen Ganancias (los demás son conjeturas, incluso el hecho de que Cristina diga algo al respecto al abrir la sesiones del Congreso el viernes), todos los temas que están en danza preocupan a la coporación judicial (o al menos a parte de ella), porque la ponen en el ojo de la tormenta y bajo la lupa de la gente común,

Y prefieren la oscuridad, tanto como no pagar impuestos; que es lo que más les duele.

Por eso operan, lanzando un acto por el aniversario de la instalación de la Corte (por Mitre, el fundador de la tribuna de doctrina), donde estaba un antepasado del juez De Las Carreras (llamado igual y todo), el del viaje all inclusive a Miami, a cargo de Magnetto. 

Como para que se vea en público que lo de la "familia judicial" es una tradición añosa, que los jueces no están dispuestos a dejar de lado tan fácilmente; por ideas brumosas como "democratizar la justicia".

Y hablando de De Las Carreras, el mismo que decidió (junto con los demás camaristas) que se va a tomar todo el tiempo que haga falta, para fallar en la causa de la ley de medios.    

Así que a lo mejor Lorenzetti (vía Verdura) está queriendo mandar algún mensaje (como acostumbran en la justicia, con un lenguaje que hay que decodificar); vinculando una cosa (la causa de la ley de medios) con la otra (los anuncios de democratización de la justicia, el pago de Ganancias por los jueces). 

EL PROFESOR DISTRAÍDO


La verdad que los referentes de La Runciman no dejan de sorprender: cuando ni siquiera los EEUU (aliado sempiterno de los ingleses, socios claves en la OTAN) van a reconocer el resultado del referéndum kelper, a él lo maravilla; y desearía poder viajar a las islas para ver el sueño de Rousseau, hecho realidad.

Es difícil resistir la tentación de calificar a Romero como cipayo, a secas, leyendo esta columna de hoy en la tribuna de doctrina, pero lo cierto es que es más difícil aun encontrar un calificativo más adecuado.

Es curioso que el profesor vea la concreción del sueño de Rousseau (aquél del contrato social sustentado en la voluntad popular, uno de los teóricos de lo que sería la Revolución Francesa y la abolición del antiguo régimen) en un referéndum del que participarán ciudadanos de segunda de una monarquía con veleidades imperiales (aun en su decadencia), y que, si todo concluye como parece, habrán decidido seguir siendo exactamente eso: ciudadanos de segunda, de una colonia alejada, de una metrópoli monárquica con nostalgias imperiales.

Y que no respete en cambio el ejercicio de esa misma voluntad popular (fundante del contrato político y del pacto de convivencia social) en su propio país; por considerarla mediatizada por el clientelismo, omitiendo los ominosos años del fraude en su raconto de nuestra historia; como lo hiciera en ésta otra columna inolvidable.

Probablemente se distrajo el profesor, o se confundió. Tanto que omite que no es éste gobierno (al cual él le tiene tirria, y no le asigna ni siquiera el status de democrático) el que niega que los kelpers sean "pueblo" que pueda ejercer su autodeterminación sobre un territorio: tal ha sido la tesis de todos los gobiernos argentinos, desde 1833, y la opinión de las Naciones Unidas desde -por lo menos- la Resolución 2065 de 1965 (gobernaba Illía, caro a los afectos del profesor, insospechado de pulsiones nacionalistas insanas).

Por esa razón es que se insta a la Argentina y el Reino Unido a negociar la soberanía de las islas, algo que hasta acá no ha sucedido, justamente porque los ingleses se niegan; y se niegan, profesor, porque los imperios no negocian, a menos que se vean obligados por la fuerza a hacerlo.

Así que, cuando de preservar el sueño imperial se trata, ya puede usted saber donde se lo meten a Rousseau y su sueño del contrato social.

¿Por qué no convocan a un referéndum a ver si los ingleses quieren seguir viviendo bajo una monarquía, por ejemplo?

Dice el profesor: "Cada Estado se asignó derechos sobre un territorio deseado, que era nacional por esencia. Una generalización de la idea de la "tierra prometida". Para concretar sus ilusiones, los Estados guerrearon. Ganaron y perdieron, y a algunos les fue mejor que a otros. Pero a diferencia de los tiempos dinásticos, los derrotados no aceptaron la pérdida de algo que se había convertido en esencial para la nación. Cultivaron el revanchismo y el irredentismo, que fue un potente motor de los nacionalismos.

El Estado argentino formó su territorio ganando y perdiendo. Pudo haber incluido la Banda Oriental o Paraguay, y pudo no haber tenido la Patagonia. Pero el resultado final, hacia 1880, fue presentado como la concreción de un designio trascendente. Como la Argentina era un país de inmigración, la naciente idea de nacionalidad arraigó más naturalmente en el territorio, cuya argentinidad era más fácil de sostener."

El profesor añora aquéllos tiempos de las monarquías, que se desangraban en los campos de batalla peleando por el territorio, pero luego eran capaces de sentarse civilizadamente a una mesa, a ver como se repartían el resto del mundo, en áreas de influencia.

No como acá, donde por ejemplo los pueblos originarios insisten en rechazar la celebración del 12 de octubre, o en no rendirle homenaje a la estatua de Roca en Bariloche; en lo que al profesor le debe parecer un claro signo de inmadurez política.

Y sigue diciendo el profesor: "La Constitución argentina afirmó, en 1853, que el pueblo argentino incluía a todos los que quisieran integrarlo, sin distinciones, siempre que aceptaran la ley común. Estableció un régimen representativo y republicano, fundado en la voluntad popular, pero con límites a la arbitrariedad de las mayorías. El Estado agregó una dosis moderada de nacionalismo cultural, enseñado en la escuela, que contribuyó a dar cohesión a una sociedad aluvial."

Ay profesor, la Constitución del 53' no decía una coma sobre el sufragio, si era obligatorio o voluntario, calificado o universal; y prohijó un régimen fraudulento durante casi 60 años, hasta la sanción de la Ley Sáenz Peña, y la "república posible" de Alberdi no era lo que se dijera un modelo de inspiración roussoniana; y no establecía límites a la arbitrariedad de las mayorías (sería bueno que hubiera precisado cuáles profesor: ¿la prohibición de la reelección presidencial tal vez?): para el texto alberdiano, las mayorías no contaban, simplemente, como sujeto de la acción política.

Por eso el fraude se combinaba con el voto voluntario, la promoción de una masiva inmigación (que no se nacionalizaba, ni participaba de los debates políticos) y la elección indirecta del presidente y los senadores, pero todo eso usted debería saberlo -como que enseña nuestra historia-, a menos que esté distraído, con el experimento roussoniano de los kélpers.

Pero aun esa misma Constitución, profesor, inhibe hoy que en la Argentina pudiese existir un referéndum "roussoniano" como el de los kélpers, por el cual por ejemplo los catamarqueños o los formoseños, decidieran libremente si quieren seguir siendo argentinos: sería considerado un acto de sedición.

Y que decir de la "moderada dosis de nacionalismo cultural" agregada por el Estado argentino a partir de 1880: sólo existió en su imaginación profesor, bien sabe usted que el dogma sarmientino de "Civilización o Barbarie" fue el apotegma fundante de la pedagogía del sistema educativo nacional.

Que la Ley 1420 -al promover el laicismo y la gratuidad de la enseñanza- haya sido un elemento de cohesión social, no quita que la orientación ideológica de la ecucación (como la de la enseñanza de la historia, su ramo profesor, debería saberlo) haya tenido el propósito definido de desnacionalizar, y evitar por todos los medios el surgimiento de algo parecido a una identidad nacional, que no tuviera que ver con el experimento social y político puesto en marcha después de Pavón.

Que incluyó (como una pieza central) una relación privilegiada con el imperio británico (privilegiada para ellos), que hizo que, por más de 100 años, el reclamo por Malvinas quedara olvidado, porque los beneficios concretos que la "asociación particular" entre el imperio y la semi colonia eran para las oligarquías argentinas, mucho más importantes que unas islitas perdidas en el Atlántico sur.

Cosas que el profesor probablemente olvidó, distraído con la posibilidad de ver en vivo y en directo, la concreción del sueño de Rousseau.

Apúrese profesor y a lo mejor consigue pasaje a las islas; y si no consigue el de vuelta no se preocupe, allá lo van a valorar mejor que acá seguramente.

Los ingleses (por eso son al fin y al cabo los kélpers, de segunda, pero ingleses) siempre supieron apreciar a la buena servidumbre.   

PUNTAPIÉ INICIAL A UNA NUEVA PATADA EN EL CULO



Y después dicen que somos nosotros, los kirchneristas, los que vivimos encerrados en el termo del "relato", y no reconocemos la realidad.

Vienen del 10 % de Ricardito en el 2011, y pican en punta para hacer lo que mejor saben (algunos dicen que es lo único que saben): roscas, cafecitos, reuniones, hablar al pedo.

E internas, sobre todo: muchas e interminables internas, empezando por la propia Mendoza, la provincia que perdieron en el 2007 (tras la desastrosa gestión de Cobos), y que no pudieron recuperar en el 2011; pese a la también desastrosa gestión de Jaque.

Por un lado dicen que buscan ser una alternativa al gobierno, y que tienen que apurarse a encontrar un candidato presidencial para el 2015, aunque liderazgos (dicen) le sobran, porque tienen 3: Sanz, Cobos y Ricardito.

Todos juntos -a lo mejor- logren retener los votos que sacaron en el 2011; quien sabe.

Y el más apurado de todos por definir candidatos presidenciales es Sanz, un hombre de definiciones rápidas, o si se quiere, efímeras, como cuando fue candidato fugaz en el 2011 como nos recuerda éste video:



Pasaron dos años, los candidatos siguen siendo los mismos, y siguen diciendo más o menos las mismas cosas.

La única diferencia, claro, sería que ahora (ahora sí, esta vez no falla) el país estaría por volar por los aires; y en tal caso, la gente miraría a los radicales, en busca de una solución.

Por eso se juntaron a hablar de economía, inflación y empleo: tres temas que dominan ampliamente, y conocen como la palma de la mano.

Ahí están si no para comprobarlo, las gestiones de Alfonsín (con el Plan Austral y el Primavera), o de De La Rúa (con el blindaje y el "corralito").

Aunque al principio de la crónica (casi como un lapsus) se desliza la verdad de la milanesa: el objetivo es "no perder fuerza como oposición".

Porque renuevan 25 de las 44 bancas que tienen en Diputados, y si repiten los números del 2011, la cosa está peliaguda.

En el Senado la tendrían más fácil, gracias a Menem, el Pacto de Olivos, y el invento del tercer senador.

Y si siguen perdiendo bancas, en cualquier momento dejan de ser la principal fuerza opositora (ojo: no nos alegra, los otros que están en danza son iguales o peores de inútiles), y ahí corren peligro las chapitas en la Auditoría General de la Nación, la AFSCA o el Consejo de la Magistratura; y los contratos, chapas y becas en el Congreso; y ahí te quiero ver.

Como sea, por los convocantes, por el escenario, por las perspectivas, este "puntapié inicial" parece más bien el preludio de otra patada en el culo, que les van a dar cuando se vote.   

lunes, 25 de febrero de 2013

SE NOTA, LILITA, SE NOTA


Y después le dicen que es soberbia, mesiánica, incapaz de reconocer sus errores; y que no tiene autocrítica: ahí tienen.

Claro que en el reportaje no dio muchas pistas de lo que ella considera pavadas, pero algo es algo, y hay que reconocerlo.

UN DISCÍPULO DE ALDO FERRER


Leemos en el diario del Loco Lindo: "En momentos en que provincia de Buenos Aires reclama apoyo nacional para la política salarial, ¿Santa Fe afronta con recursos propios los incrementos?

Santa Fe vive con lo nuestro, como decía Aldo Ferrer. Los recursos son los que o vía coparticipación o recursos propios ingresan en la caja día a día. No tenemos ninguna fuente externa de financiación como sí tiene el gobierno nacional, llámese Anses o Banco Central, ni tampoco lo que está sucediendo o puede llegar a suceder en provincia de Buenos Aires que está pidiendo asistencia al gobierno nacional.

La propuesta es buena con los porcentajes y también porque la podemos cumplir. Se formuló sobre un gran esfuerzo que hace la gestión de Bonfatti con los recursos que tenemos. Pero también ratificando la idea de que el Estado tiene otras responsabilidades ineludibles que son hacer frente al pago de salarios, y tiene que ver con los servicios vinculados con la salud, la educación, a la seguridad, a la inversión en obra pública. No podemos manejarnos siempre con una lógica de que dejamos a la intemperie un área para tapar otra, tenemos que hacer un equilibrio para dar respuestas a todos.

—¿Anses sigue sin reconocer la deuda con la Caja de Jubilaciones de Santa Fe?

—Lamentablemente sí.

—¿Estamos en la misma situación de Córdoba?

Santa Fe fue dos años antes que Córdoba a la Corte e incluso en el 2010, a Córdoba le transfirieron mil millones. A Santa Fe desde mediados del gobierno de Jorge Obeid no se envió un solo peso. Tampoco hemos visto vocación de las autoridades nacionales de sentarse a discutir si es verdad que hay incompatibilidades entre los sistemas, qué déficit hay que cubrir, deberíamos estar en una mesa discutiendo."

Dejemos de lado la referencia que hace este discípulo aventajado de Aldo Ferrer a los recursos de la ANSES (omitiendo que el gasto en jubilaciones, pensiones y asignaciones familiares es casi el 40 % del presupuesto nacional) y los recursos del BCRA, que si el Estado nacional utiliza, tiene que devolver en un plazo no mayor de 12 meses.

Vayamos a la parte en que dice que en Santa Fe "vivimos con lo nuestro" sin ninguna fuente de financiamiento externo (¿sabrá que todo el país lo tiene cerrado desde el defáult del 2001?), y con los recursos propios.

Sobre todo porque dice que tienen que cuidar esos recursos, para poder afrontar distintas obligaciones del Estado, como por ejemplo la inversión en obra pública.

Curioso, porque justamente desde que gobiernan la provincia, han hecho exactamente lo contrario: desatender la inversión en obra pública, volcando cada vez más recursos a los gastos corrientes; y en el caso del personal, no justamente por los aumentos de sueldos (que los hubo), sino por el crecimiento de la planta, que estuvo bastante por encima de las políticas salariales.

Y la poca obra pública que se hizo, está financiada desde el 2009 por las partidas del llamado Fondo Soja, justamente no un recurso propio, sino una "ayudita" del gobierno nacional a todas las provincias, incluyendo Santa Fe: acá pueden consultar algunas cifras (oficiales) al respecto.

Como también es curioso que, cuatro años después de que Santa Fe inició el juicio contra la nación (a través del estudio de Gil Lavedra), por el descuento de su parte de la coparticipación que va a la ANSES (ésa, la misma que Galassi sugiere que el gobierno nacional usa para otra cosa, que no aclara), lo sigan confundiendo con el del financiamiento del déficit de la Caja de Jubilaciones; que nunca lo iniciaron, y ni siquiera hicieron un reclamo administrativo.

Cuando hace poco el vicegobernador Henn incurrió en el mismo error (a esta altura cabe pensar que deliberado, porque de lo contrario serían más tarados de lo que parecen) lo aclaramos en éste post; una de tantas veces.   

Ni hablemos de echar mano de recursos extraordinarios para que los números cierren; sobre todo viniendo de gente que ha hecho un culto de financiarse creando deuda flotante, pedaleando pagos a proveedores y contratistas

Y sobre la propuesta salarial del gobierno a los docentes y estatales, tanta gente pasó por acá estos últimos días (sin importar de que estuviéramos hablando) intentando convencernos de que es excelente, que lo lograron: no hay con que darle; es lo mejor de lo mejor.

El problema es que -a lo mejor, lo señalamos en tren de sugerencia, como una posibilidad a tener en cuenta- en lugar de perder tiempo trolleando en éste blog de cuarta, deberían ir a militar la propuesta salarial del gobierno; para convencer a los empleados públicos o a los docentes que la acepten.

Porque si no capaz que les pasan cosas como éstas, que ahora están mal, pero cuando pasaban en los gobiernos peronistas, estaban bien: