LA FRASE

"DETECTAMOS CONTACTOS CON DOS OBJETOS HUNDIDOS EN EL FONDO DEL MAR, PERO DESCARTAMOS QUE SE TRATE DEL SUBMARINO: SON SERGIO MASSA Y MARGARITA STOLBIZER." (ENRIQUE BALBI)

viernes, 18 de septiembre de 2015

¿QUÉ TE PASHA MAURISHIO, ESHTÁSH NERVIOSHO?


Que lejos quedaron aquéllos tiempos en que "TN podía desaparecer", o anunciaban con zócalos catástrofe que era inminente la entrada de gendarmes en la redacción de Clarín o Canal 13; y Lanata advertía a sus televidentes que hicieran algo si lo sacaban del aire: ayer por la tarde el PRO se pegaba otro tiro más en el dedo gordo del pie con la clausura -luego levantada- de parte de las instalaciones de C5N.

Violando el propio y absurdo DNU de Macri "para proteger la libertad de expresión en la ciudad" (analizado en su momento acá), tumbado luego por la justicia federal por avanzar sobre competencias propias del Estado nacional (ver acá) y sobreactuado al extremo de convertirse en una ley de la legislatura porteña; groseramente violada con la clausura de ayer tal como lo señala acá Gerardo: si faltaba una prueba de que la ley estaba enderezada exclusivamente a proteger a Clarín de la ley de medios, ayer el gobierno de la CABA la produjo con creces.

El cúmulo de torpezas que viene sumando el PRO en las últimas semanas los pone en una zona de incomodidad a sólo cinco semanas de las elecciones presidenciales, en el tramo final de una campaña en la que pensaban disfrutar tranquilos del usufructo de los misiles mediáticos que lanza a diario el dispositivo opositor contra el gobierno y los candidatos del FPV; acaso con la ingenuidad de suponer que estando plantados en el medio del ring, podían repartir piñazos sin ligar jamás ninguno.

Se comieron uno en la mandíbula con el caso Niembro, y desde entonces parecieron no reaccionar más: caminan bamboleantes por el cuadrilátero y no encuentran el rincón propio para reponerse.

Si tuvieran una foja impecable de gestión en la ciudad controlando estrictamente el cumplimiento de las normas, podrían hacerle creer a alguien que la clausura de C5N fue un procedimiento de rutina; pero en el distrito en el que proliferan los talleres clandestinos o los prostíbulos que encubren redes de trata, o se desoyeron las advertencias por las condiciones de seguridad del depósito de Iron Mountain o los edificios que se derrumban, es imposible suponer que no se trate de otra cosa que un mensaje mafioso para disciplinar a un medio desde el que venían pegándole a Macri. 

Así como con el caso Niembro se "supo" que son corruptos, la clausura de C5N "revela" que son autoritarios; como ya se había comprobado con el manejo de la pauta publicitaria y las apretadas para que bajaran el programa de Roberto Navarro: para alguien que quiere instalar la idea de "cambio" diferenciándose del kirchnerismo -entre otros- en esos aspectos, la imagen sobreimpresa no puede ser peor. 

Para empeorar las cosas y retrocediendo respecto a los avances que significó el kirchnerismo en términos de ganar márgenes de autonomía para la política, Macri y el PRO cedieron en toda la línea a las presiones del "círculo rojo" y de los voceros mediáticos del estalishment para desprenderse de Niembro; de tal modo que pasamos de "Cuatro tapas de Clarín voltean a un gobierno" a "Dos tapas de Tiempo Argentino tumban al cabeza de lista de diputados". Ayer por la tarde pudimos comprobar que un zócalo de C5N sostenido durante toda una tarde produce el mismo efecto: de la defensa del procedimiento de los inspectores pasaron en horas al bochorno del "error administrativo".

El episodio Niembro y la clausura del canal de Cristóbal López de la que luego dieron marcha atrás ponen en tela de juicio quien -y bajo que circunstancias- toma realmente las decisiones  importantes en el PRO: horas antes de la renuncia del periodista a su candidatura los medios decían que su principal sostén era Macri, y el principal impulsor de su raje, Durán Barba. La segunda pregunta que se impone entonces es como funcionaría tal esquema y respecto a decisiones sin duda muchos más relevantes, en el caso de llegar "Cambiemos" al gobierno, y ser Macri presidente.

Prefieren pasar por boludos ("yo ni sabía que existía La Usina ni lo que era" deslizó con soltura Macri, ayer la clausura se atribuyó a "un error administrativo"), antes que por turros. La pregunta sería entonces si alguien que se reconoce tan boludo está capacitado nada menos que para gobernar un país:

Aunque suponer que pueda ser las dos cosas al mismo tiempo (tan boludo para una cosa, tan inteligente para la otra) es por definición un absurdo, es lo que pretende el macrismo que pensemos y creamos 

En éstos casos -como en tantos otros, por ejemplo el "giro kirchnerista" de Macri tras las elecciones de la CABA- a la "política guionada" del PRO se le ven los hilos, con cada vez más facilidad: pasan del más absoluto silenzio stampa por horas o días enteros (porque no llegó el paper del ecuatoriano, y no saben a ciencia cierta que decir), a la verborragia de repetir todos como loros al unísono el mismo libreto; con la falsa convicción del que dice lo que pensó y escribió otro. 

Como se ha dicho tantas veces, en política comunicar es muy importante, pero no es lo único; primero tenés que tener un proyecto, una organización y un candidato, al servicio de los cuáles poner el despliegue de estrategias comunicacionales y publicitarias. 

Si la organización es un conjunto de wedding planners junto a viejos punteros reciclados del peronismo y la UCR, el candidato está mirando todo el tiempo para atrás en busca de letra y el proyecto es inconfesable por piantavotos, tenés límites concretos para crecer (por aquéllo de que "no se puede engañar a todos, todo el tiempo"); y cuando llegaste a ese punto en que a esos límites los tenés a la vista, no hay Durán Barba que te salve. 

Están enojados y se les nota, hace rato le dijeron adiós a  los globos, los bailecitos torpes de Mauricio y las timbreadas para tomar mate con los vecinos.

Por el contrario, Macri parece decidido a cada paso a confirmar el estereotipo del niño rico caprichoso que se ha construido de él: si no me gusta el resultado de una elección digo que hubo fraude y pido que la anulen, si me molesta lo que dicen de mí en un medio lo clausuro, y listo.

La velocidad de los acontecimientos y la dinámica propia de la política se vienen imponiendo a la capacidad de producción de guiones del gurú ecuatoriano; lo que los hace quedar pagando una y otra vez, y se calientan. 

Y bien se sabe que en política, el que se calienta pierde; o para ser más precisos, el que está perdiendo se calienta, como parece ser este caso.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Mortal el artículo, pero esto: "Si la organización es un conjunto de wedding planners junto a viejos punteros reciclados del peronismo y la UCR, el candidato está mirando todo el tiempo para atrás en busca de letra y el proyecto es inconfesable por piantavotos, tenés límites concretos para crecer (por aquéllo de que "no se puede engañar a todos, todo el tiempo"); y cuando llegaste a ese punto en que a esos límites los tenés a la vista, no hay Durán Barba que te salve" merece estampar remeras para dar por la calle - salud!

Pablo López

Erkekjetter Silenoz dijo...

"Dos tapas de Tiempo Argentino tumban al cabeza de lista de diputados"

ja ja ja....

Como siempre, excelente cro.

Saludos

La Corriente Kirchnerista de Santa Fe dijo...

Saludos cumpas, abrazos y gracias por pasar

Equis4 dijo...

"Prefieren pasar por boludos ("yo ni sabía que existía La Usina ni lo que era" deslizó con soltura Macri, ayer la clausura se atribuyó a "un error administrativo"), antes que por turros"

Esto me hace recordar a un candidato presidencial yanqui, Gary Hart, a quien le descubrieron que tenía una amante y por eso tuvo que retirarse de la campaña. Pero la verdadera razón para que lo bajaran no fue que tuviera una mina, si no que fuera TAN BOLUDO como para tener una amante durante la campaña.

Si acá se pensara de la misma manera, hace rato que Mauri estaría en su casa mirando las elecciones por TV.