LA FRASE

"EL DOMINGO QUE VIENE ME VOY MÁS AFILADO, EN CUANTO ME QUIERAN CORTAR PORQUE ME PASÉ DEL TIEMPO LO CAGO DE UN BALAZO AL MODERADOR, Y LISTO." (JUAN JOSÉ GÓMEZ CENTURIÓN)

martes, 6 de agosto de 2019

EL VOTO INEXPLICABLE


Para esta altura del partido electoral (a días de las PASO) el gobierno esperaba que la economía mostrara algunos indicadores de recuperación, o que los ansiolíticos “populistas” que intentó dispensar como en las legislativas del 2017 dieran resultados, pero no sucedió: la inflación sigue en niveles altos, aumentaron muy fuerte la pobreza y la indigencia, siguen los despidos y cierres de empresas, y el derrumbe de la actividad productiva en general; y para peor, en la semana previa a que los argentinos votemos por primera vez este año en elecciones nacionales, el dólar se dispara.

También para esta altura (en los días inmediatamente previos al comicio) todos -oficialistas y opositores- esperaban que la maquinaria duranbarbista sacara algún conejo de la galera para revertir las expectativas y los números que marcan la mayoría de las encuestas, y volviera a sorprender cambiando los ejes de la campaña. Tampoco sucedió: el inicio del tramo decisivo de la campaña sorprende al macrismo con un mensaje deshilvanado, contradictorio, dando bandazos y palos de ciego, sin terminar de acertar el blanco.

Así por ejemplo la campaña comenzó con la exteriorización de la intención del gobierno de suprimir las PASO por costosas (bandera que abrazaron con fervor los empresarios más poderosos del país, que lo apoyan explícitamente), termina con el mismo gobierno  y su red de comunicadores adictos llamando a la participación el domingo, para que los indecisos de ir a votar vayan; creyendo que de ese modo mejoran sus chances.

Una serie de continuos derrapes cambiando el foco de los cañonazos porque tenían la pólvora mojada (como el presunto marxismo de Kicillof, o intentar resaltar las contradicciones de Alberto Fernández con su pasado), terminaron con el bizarro llamado del presidente en las redes sociales a sus votantes para que lo voten sin miedo ni vergüenza, y además convenciendo a otros de que lo hagan, sin dar argumentos ni explicaciones.

Insólito (o no tanto): así como la “revolución de la alegría” vino a terminar en gente crispada planteando la elección como una disyuntiva entre la continuidad y la ruptura de la democracia, la “campaña vietnamita” que iba a girar en torno a mensajes microsegmentados para cada auditorio, o el presidente que golpeaba el asfalto para convencer con la evidencia incontrastable de las obras ejecutadas por su gobierno, termina nen una apelación no ya a las emociones por encima de los fundamentos lógicos del votante, sino a la pura y simple irracionalidad: votáme porque yo te lo digo, y listo.

Es tan profundo el derrape conceptual de un macrismo extraviado en su hoja de ruta electoral, que el propio llamado de Macri termina admitiendo casi explícitamente que votarlo es un acto vergonzante, y que no existen argumentos valederos para hacerlo, por lo que termina siendo una decisión inexplicable. Lo dice él, no nosotros.

Y si se llama a prescindir de los argumentos es porque no los hay (lo cual dice todo sobre la gestión de gobierno), y si pide que no se den explicaciones del voto, es porque tampoco existen: esto último en todo caso es perfectamente coherente con el estilo impreso a la gestión de un gobierno desastroso, reacio a dar cuenta de sus propios desaguisados.

Por otro lado, la principal oposición exhibe una campaña mucho mejor articulada que la del 2015 para la misma instancia, y que termina mejor de lo que empezó: la diversidad de sectores que confluyeron en el “Frente de Todos”, presentada al inicio como una debilidad para transmitir un mensaje unívoco y coherente, terminó siendo una fortaleza para llegar con mensajes de tonos distintos, a públicos distintos.

Comenzando por Cristina (el principal activo electoral del FDT), que con las presentaciones de su libro por todo el país galvanizó el entusiasmo del voto kirchnerista, lo que se tradujo en una ola militante durante la campaña, y en el deseo redoblado de fiscalizar el domingo; lo cual es a su vez esencial para abortar el fraude informativo que pergeña el gobierno.

Siguiendo por Alberto Fernández, que se fue construyendo como candidato con el paso de las semanas; comprendiendo que ya no estaba colocado en el rol de operador en el que debe interactuar con los actores institucionales, sino en el de alguien que debe interpelar a los ciudadanos comunes, para que lo voten. Encontró el tono (distinto al de Cristina), el discurso, los temas; y puso al gobierno a hablar de lo que no quería, como la economía, las LELIQ’s y las jubilaciones.

Y terminando por Kicillof, el principal fenómeno emergente de la política argentina desde el 2015 para acá, y al que habrá que prestarle atención en el futuro: con el piso de de votos de partida que le daba su indentificación con el kirchnerismo y con Cristina, fue construyendo su candidatura desde abajo y por el territorio, a la usanza tradicional; con un perfil que puede incluso atraer a quienes no votaban al kirchnerismo. Tanto éxito tuvo, que si las encuestas se confirman, va a destronar a Vidal, la principal pieza electoral del armado macrista; que al igual que Macri encaró completamente desencajada y sin poder centrar el foco, el tramo final de la campaña.

Pero hasta acá lo que tiene que ver con la campaña, que es solo una parte (y no la principal) de las razones que determinan el voto. Fracasado como proyecto económico y social (en términos de los intereses de las grandes mayorías nacionales, claro está), el macrismo parece haber entrado en una fase de default político de la que los desvaríos comunicacionales de las últimas semanas no son sino la expresión visible: mientras por un lado se esfuerza por alistar en orden de batalla a todos sus apoyos políticos y económicos visibles del país y el exterior, por el otro ha perdido hace tiempo la capacidad de interpelar a la sociedad para sostener el caudal de votos que lo llevaron al poder, y su mensaje está obsesivamente centrado en retener al núcleo duro, señal que de que van perdiendo.

Un default político que, claro está, debe ser refrendado en el plano electoral: ninguna elección está ganada hasta que no se abren las urnas, y se cuentan los votos. Y en tiempos macristas de Smartmatic y fraude informativo, hasta que no se conozca el escrutinio definitivo.

Porque a días de la elección se sigue discutiendo el mecanismo de escrutinio provisorio en un marco de absoluta desconfianza de las fuerzas opositoras por la transparencia y confiabilidad del proceso, como no se registra desde la restauración democrática en 1983; y todo porque el gobierno sabe que pierde, e intenta desesperadamente manipular la información sobre los resultados, y si le fuera posible, los resultados mismos; para retrasar cuanto pueda lo inevitable.

Resta entonces comenzar a asestarles los golpes decisivos, comenzando por el domingo; en una elección marcada por la polarización política y social como no se veía otra -quizás- desde 1946; como tampoco se veía desde entonces, desde los tiempos de “Braden o Perón”, una injerencia tan abierta y descarada de los Estados Unidos en nuestras disputas políticas. El desafío es demostrarles entonces que la cosa va a terminar igual que terminó en esa oportunidad. Tuits relacionados: 

No hay comentarios: