LA FRASE

"EN UNA REUNIÓN CELEBRADA EN EL ASCENSOR DE MI EDIFICIO, HEMOS RESUELTO DEJAR EN LIBERTAD DE ACCIÓN A MIS VOTANTES, PARA QUE CADA UNO VOTE COMO LE PAREZCA EN LAS ELECCIONES DEL DOMINGO." (PINO SOLANAS)

domingo, 23 de agosto de 2015

CADENAS DE VALOR


Quien más quien menos alguna vez escuchó hablar de las famosas "cadenas de valor", aunque no siempre se tenga claro lo que específicamente significa el concepto; referido a los "eslabonamientos" hacia el interior de alguna actividad económica o proceso productivo que terminan incidiendo en el valor final de los productos, bienes o servicios, dicho de un modo simple.

La propia Cristina apela con frecuencia al concepto, y asociado a él se habla siempre de "agregar valor" a la producción (generalmente primaria); incorporando a la materia prima conocimiento, tecnología e industrialización que llevan en sí el agregado de mano de obra y salarios.

Por supuesto que el concepto no es exclusivo de la presidenta ni mucho menos, de hecho el socialismo acá lo utiliza todo el tiempo, y lo repite como un latiguillo para todo: así por ejemplo en la reciente crisis lechera se decía que había que trabajar "en toda la cadena de valor de la producción y la industria"; y cosas por el estilo.

Tanto es un latiguillo para el socialismo esto de las "cadenas de valor", que al ganar las elecciones en Santa Fe el Frente Progresista en el 2007, impulsó una modificación en la estructura del Ministerio de la Producción, para organizarla en torno a diferentes "cadenas de valor" presentes de un modo preponderante en la estructura productiva provincial.

Seguía de tal modo una máxima propia del socialismo: "donde hay una necesidad" (y si no la hay, se la crea), nace una secretaría o subsecretaría". Así aparecieron en la estructura del Ministerio de la Producción la Secretaría del Sistema Agropecuario, Agroalimentos y Biocombustibles, la Secretaría del Sistema Metalmecánico, Químico, Automoción y otras Manufacturas,  la Secretaría del Sistema de Turismo, Comercio y Servicios, la Secretaría del Sistema de Empresas de Base Tecnológica y la Secretaría del Sistema Hídrico, Forestal y Minero; cada una de ellas para las respectivas "cadenas de valor".

La pregunta es si tanta preocupación se tradujo en una correlativa asignación de recursos para -precisamente- fomentar desde el Estado el desarrollo de esas cadenas de valor. 

El presupuesto total de la provincia para éste año es de $ 75.881.063.000, y dentro de él, el asignado al Ministerio de la Producción es $ 333.654.000: apenas el 0,44 % del total.

Dentro de ese escaso presupuesto, el socialismo contempla destinar para fomentar el desarrollo de cada una de las -a esta altura- famosas "cadenas de valor" las cifras que en cada caso se consignan:

* Desarrollo de cadenas de valor del sistema agropecuario, $ 123.000

* Desarrollo de cadenas de valor del sistema metalmecánico, $ 40.000

* Desarrollo de cadenas de valor del sistema de turismo, $ 1.100.000

* Desarrollo de cadenas de valor del sistema de empresas de base tecnológica, $ 40.000

* Desarrollo de cadenas de valor del sistema hídrico-forestal, $ 80.000

Es decir que sumados todos los "eslabones" de todas las "cadenas" contarán con la friolera de $ 1.393.000 de presupuesto, lo que significa el 0,42 % de las partidas totales del Ministerio de la Producción; y del 0,0018 % del gasto público provincial total.

1 comentario:

Diego dijo...

De la cadena de valor de la industria láctea se tiene que ocupar el Gobierno Nacional, sería un poco el discurso, ¿no?

Donde hay una necesidad, se crea una Secretaría o se escupe para arriba.