LA FRASE

"MUERTO ANGELOZ, QUEDO YO COMO ÚNICO CANDIDATO PRESIDENCIAL DE LA UCR CON MÁS DEL 30 % DE LOS VOTOS EN SU HABER." (FERNANDO DE LA RÚA)

viernes, 28 de agosto de 2015

MACRI, UN TARADO A TRANSITORES


Esto le pasa al zapato éste por hacerse asesorar por un ecuatoriano: no entiende un pomo de como un funciona el sistema político argentino, o cree que todo es un problema "de gestión" que se resuelve con computadoras, para que la gente haga menos cola; o algo por el estilo.

Por si no enteró cuál es la razón por la que se vota en diferentes momentos en el país y en las provincias, recordémosle lo que dice la Constitución Nacional: "Artículo 1º.- La Nación Argentina adopta para su gobierno la forma representativa republicana federal, según la establece la presente Constitución"; razón -el sistema federal- por la cual según el artículo 5 "Cada provincia dictará para sí una Constitución bajo el sistema representativo republicano, de acuerdo con los principios, declaraciones y garantías de la Constitución Nacional; y que asegure su administración de justicia, su régimen municipal, y la educación primaria. Bajo de estas condiciones el Gobierno federal, garante a cada provincia el goce y ejercicio de sus instituciones.".

Para mayor claridad, o para que entiende el analafabeto de universidad privada cara éste, sigamos leyendo la Constitución Nacional: "Artículo 121.- Las provincias conservan todo el poder no delegado por esta Constitución al Gobierno federal, y el que expresamente se hayan reservado por pactos especiales al tiempo de su incorporación."

"Artículo 122.- Se dan sus propias instituciones locales y se rigen por ellas. Eligen sus gobernadores, sus legisladores y demás funcionarios de provincia, sin intervención del Gobierno federal. "

"Artículo 123.- Cada provincia dicta su propia constitución, conforme a lo dispuesto por el Artículo 5° asegurando la autonomía municipal y reglando su alcance y contenido en el orden institucional, político, administrativo, económico y financiero." (todas las negritas son nuestras)

Lo que supone que cada provincia organiza como y cuando vota, e incluso eventualmente cuando lo hacen sus municipios, cosa aplicable a la propia ciudad donde él gobierna hace 8 años, de acuerdo con la misma Constitución: "Artículo 129.- La ciudad de Buenos Aires tendrá un régimen de Gobierno autónomo con facultades propias de legislación y jurisdicción, y su jefe de gobierno será elegido directamente por el pueblo de la ciudad.". 

Si a eso le sumamos que hay que renovar la mitad de la Cámara de Diputados cada dos años (artículo 50 CN) y cada tres una tercera parte del Senado (artículo 56), y que la Constitución establece cuando hay que hacer -cada cuatro años- la elección de presidente (Artículo 95.- La lección se efectuará dentro de los dos meses anteriores a la conclusión del mandato del Presidente en ejercicio.), vemos que hacer todas las elecciones juntas y al mismo tiempo, no es simplemente -como sugiere éste salame- "cuestión de ponerse de acuerdo". 

Menos cuando un rápido repaso por las Constituciones provinciales nos llevaría a ver que hay muchas (como la de Santa Fe en su artículo 70:"La elección debe realizarse con una antelación no mayor de seis meses ni menor de tres.) que fijan un plazo para hacer las elecciones provinciales; y todo eso sin entrar a contar que se llame a referéndum o consulta popular por algún tema (algo previsto tanto en la Constitución Nacional como en algunas provinciales), o que algunas provincias han replicado el sistema nacionales de las PASO o se anticiparon sancionándolo antes (como Santa Fe); y en no pocas jurisdicciones existe (como en la propia CABA y la nación) el balotaje o segunda vuelta.

Raro que no pensó (acá correspondería cambiar el principio de la frase, quizás no sea tan raro) en todas estas complicaciones cuando decidió desacoplar la elección porteña de la nacional, obligando a los porteños a votar tres veces (incluyendo el balotaje) para jefe de gobiernos, más dos o tres para las elecciones nacionales.

5 comentarios:

Diego dijo...

No es un tarado a transistores, es un hijo de puta al que le dejan pasar cualquier boludez que haga o diga. Es un insulto a la inteligencia.

Otro latiguillo empresarial: el Gobierno no tiene "vocación" de modificar el sistema. No sólo no tiene vocación, sino que a lo mejor está convencido de que el sistema no es tan malo.

Hoy me tocó conversar casualmente con un profesional y estaba meta darle a la cantinela de la boleta única electrónica.

¿Argumentos? El voto cadena, el que la gente se lleva el voto desde la casa, que te llevan a votar y te dan el voto, etc. etc. etc.

Claro, se ve que nuestros votantes no tienen ni siquiera la capacidad de hacerse llevar, agarrar el voto y adentro del cuarto oscuro hacer lo que se les dé la gana.

No tuve que esforzarme mucho para desarmar los "argumentos" con argumentos empíricos tomados de este blog: hace muchísimos años que se usa el sistema tradicional y no hubo nunca problemas.

Pero se ve que el fetichismo por la tecnología sigue funcionando a full.

Andrés dijo...

Buenas,

A eso hay que agregarle que Macri fijó la fecha de las elecciones bastante después que Cristina fijara las nacionales. Si en el PRO hasta se especulaba a comienzos de año si convenía o no hacer las elecciones de la CABA con las nacionales (efecto arrastre y otras yerbas).

O sea, se queja de algo que él mismo contribuyó a crear.

Lo mejor que puede pasar es que Cristina le haga pisar el palito: Que lo provoque estilo "la CABA debe adaptarse al país y no al revés" y que el salame entre como un caballo a contestarle. Si algo no cae bien en las provincias es el centralismo porteño, más votos para DOS.

Saludos,

Andrés

Anónimo dijo...

Macri trata de mantener el moméntum, diciendo cualquier idiotez. Total, su público -caceroleros- es de pocas luces, y los medios hegemónicos no van a sacar ningún artículo señalando su enorme ignorancia.

De todas maneras, boutades como ésta quizás le espante algunos votos. Bien. Bien.

Tilo, 74 años dijo...

Los transistores del tarado van a seguir funcionando mientras la prense hegemónica lo tape, lo disimule, lo travista, lo dé vuelta para mostrar una perspectiva menos absurda. Y mientras los que lo apoyan, generalmente amantes de lo exclusivo y excluyente y del maquillaje urbano que gozan de autosuficiencia en materia de educación y salud, miren para otro lado.

Para ellos, el Estado es sólo un meterete que hunde las narices donde no conviene o donde les molesta, salvo que algo les haga falta y ese mismo Estado fisgón sea el único que pueda proporcionarlo o solucionarlo.

Ese Estado, personificado por Cavallo y Melconián estuvo muy oportuno y atinado, según sus criterios, en el momento de nacionalizar deudas en dólares contraídas por muchas empresas "a las que les interesaba el país". Y si examinamos con cierto detenimiento el pasado empresario del tarado y su padre, inmigrante para más datos, tendríamos material para escribir varios libros plenos de escándalos.

Mejor, quememos alguna urna y clamemos por el fraude de este régimen sangriento que busca eternizarse en el poder por medio de la diktadura de los votos.

Anónimo dijo...

Mauricio tiene olor a nardo.
El Colo.