LA FRASE

"SI UN PERRO DE LA GENDARMERÍA MUERDE A UN DIPUTADO, HABRÁ QUE TOMAR COMO CRITERIO DE VERDAD LO QUE DIGA EL PERRO, A MENOS QUE SEA VERBITSKY." (PATRICIA BULLRICH)

martes, 20 de octubre de 2015

CUANDO SE MUESTRAN LOS NÚMEROS, SE ACABA EL CAMELO


La campaña en Santa Fe para las elecciones del domingo transcurre más o menos por los mismos carriles de siempre en cuanto a los ejes de discusión planteados por el socialismo: tratar de convencernos de que todos los problemas de la provincia nacen exclusivamente del hecho de que es discriminada por el gobierno nacional, porque es gobernada por otro signo político.
  
Por tal razón -dicen- se "le roban recursos que legalmente le corresponden", "se le retacean fondos" o "no se cumple con el compromiso de financiarle el déficit de la Caja de Jubilaciones"; y cuando las cuentas públicas provinciales no cierran, se ensayan todo tipo de explicaciones inverosímiles, como por ejemplo "es que estamos sobre-ejecutando obra pública".

Aseveraciones todas que pasan como verdad revelada por la simple y sencilla razón de que el periodismo local jamás pregunta ni repregunta nada, ni indaga siquiera en las propia cifras oficiales; que sin ir más lejos es lo que hicimos nosotros y queda reflejado en las imágenes que ilustran el post; tomadas de la página web del gobierno santafesino, y que reflejan la ejecución del presupuesto al pasado 31 de julio, último dato disponible.

En el cuadro de apertura podemos ver el reflejo de los recursos percibidos por el Estado provincial, y allí se observa que en los de origen tributario (es decir, impuestos) los de origen nacional que provienen de la coparticipación federal representan el 64,13 % del total. Un porcentaje que incluso es estructural, y va creciendo: veíamos acá como en octubre del año pasado los impuestos nacionales coparticipados representaban el 63,52 % de los ingresos tributarios provinciales. 

El vilipendiado impuesto a las Ganancias (recordemos que el socialismo se suma al reclamo empresario de ajustar los balances por inflación, y al pedido de eliminar la 4º categoría para los salarios más altos) viene siendo el rubro individualmente más importante, superando lo recaudado y transferido en concepto de IVA y a lo recaudado por la provincia por Ingresos Brutos, el principal impuesto propio: un sesgo claramente progresista -pero en serio- de la estructura tributaria.

Por contraposición, el cuadro permite ver además el irrisorio peso que tiene en los ingresos del fisco santafesino el Impuesto Inmobiliario, del que el Estado provincial se queda con el 50 % de lo recaudado, y la otra mitad es coparticipada a los municipios y comunas: aunque no hay cifras desagregadas, entre un 30 y un 35 % de la mitad de esos 1095 millones de pesos (o sea unos 164 millones más o menos) es lo que aporta a las arcas provinciales el Inmobiliario Rural; como consecuencia de la falta de actualización de los avalúos de la propiedad.

Lo que nos lleva a lo tantas veces señalado en éste blog: el federalismo discursivo del progresismo que gobierna Santa Fe es una socorrida coartada para esquivar el hecho de que no tomó la decisión de captar rentas disponibles a mano, para resolver sus problemas financieros.


El segundo cuadro nos muestra la estructura de gastos provinciales a la misma fecha (31/7), que nos muestra que entre los sueldos del personal (41,99 %) y las jubilaciones y pensiones (17,25 %) se llevan el 59,24 % del total de las erogaciones; lo que está en línea con todos los años anteriores, e incluso levemente por debajo: en octubre del año pasado sumaban 60,26 %.

Los subsidios a la enseñanza privada representaron el 7,80 % del total de los gastos, por encima incluso de la coparticipación de impuestos nacionales y provinciales a los municipios y comunas, que representó el 7,15 %. Ambos rubros estuvieron por debajo de "Servicios No Personales" (los gastos de funcionamiento del aparato estatal, más otros rubros como la publicidad oficial o los contratos), que representó el 11,34 % del gasto total.

Y el mismo cuadro demuestra que "Construcciones" (la obra pública) representó apenas el 3,23 % del total de los gastos; un porcentaje ínfimo apenas unas décimas por encima de lo que venía representando años anteriores; y la mitad del promedio de lo que representaba en la estructura de gastos provinciales en las gestiones anteriores al 2007; sobre todo el segundo gobierno de Obeid.

Los cuadros demuestran que al 31 de julio pasado el déficit del sector público provincial era de 2307,6 millones de pesos; con lo cual mal puede atribuírselo -como han hecho Bonfatti y sus funcionarios- a la "sobre-ejecución de obras pública", cuando todo el gasto en "Construcciones" representó a esa fecha de corte 1554,36 millones; apenas un 28,49 % de los gastos del Estado provincial en servicios, por poner un término de referencia.


El último cuadro nos muestra la coparticipación de fondos de la provincia a sus municipios y comunas, y nos permite poner en discusión otro eje del discurso electoral del socialismo; que es el del federalismo. Acá Barricada nos cuenta el caso de la Municipalidad de Santo Tomé (gobernada por el FPCyS), que reclama a la provincia por deudas varias incumplidas.

El cuadro nos muestra que por lo menos el 42,31 % de los recursos que los municipios y comunas de Santa Fe reciben del gobierno provincial son en realidad enviados por la nación, sea por la coparticipación federal de impuestos (la ley provincial establece que el 8 % de lo percibido por Santa Fe por esa vía vaya a los gobiernos locales), sea a través del Fondo Federal Solidario (fondo soja); del cual Binner decidió en su momento coparticipar el 30 % de lo recibido (el mínimo para poder gozar de las transferencias que manda nación por ese concepto) a los municipios y comunas.

El cuadro demuestra que si se consideran individualmente los rubros de transferencias a M y C, las que provienen de los impuestos nacionales coparticipables (IVA, Ganancias, Combustibles Líquidos, Bienes Personales, impuesto al cheque, impuestos internos) son las más importantes que ingresan a las arcas de las municipalidades y comunas de la provincia. Más incluso que la Patente Automotor, de la que los municipios y comunas se quedan con el 90 % de lo recaudado. 

Y el cuadro también muestra que la provincia -como reclama la Municipalidad de Santo Tomé- viene reteniendo indebidamente los recursos del Fondo de Financiamiento Educativo que transfiere la nación, y que debería girarles por ser recursos propios de los gobiernos locales; quedando así ratificado lo dicho en su momento acá: desde el gobierno provincial y los medios adictos se mintió escandalosamente cuando eso fondos (nacionales) se presentaron como propios de la provincia; y "generosamente" cedidos a los municipios y comunas.

El cuadro no muestra la evolución del Fondo de Obras Menores, que también debería ser coparticipado automáticamente por la provincia a las municipalidades y comunas; pero las partidas son retenidas y se transfieren sujetas a la aprobación de proyectos, mecanismo a través del cual a algunas se les adeuda todo el año 2014 y los meses que van transcurriendo del 2015.

No hay comentarios: