LA FRASE

"SI UN PERRO DE LA GENDARMERÍA MUERDE A UN DIPUTADO, HABRÁ QUE TOMAR COMO CRITERIO DE VERDAD LO QUE DIGA EL PERRO, A MENOS QUE SEA VERBITSKY." (PATRICIA BULLRICH)

domingo, 13 de diciembre de 2015

MACRI Y LA LEGITIMACIÓN DEL PARTIDO JUDICIAL


Como si no les bastara con haber judicializado la política durante 12 años, yendo a plantear una y otra vez a los tribunales la revancha de lo que perdían en la urnas o en el Congreso, arrancan el gobierno con una catarata de favores de los jueces, para que les allanaran el camino.

Favores que hoy parecen gratis o gestos de buena voluntad, pero que más tarde o más temprano se terminan cobran; y con intereses.

Podrá argumentarse que el partido judicial le está cobrando con creces al kirchnerismo su fallido intento de reformar la justicia, o haber roto la "cadena de la felicidad" de los sobrecitos de la SIDE.

Incluso podrá decirse que la reforma fallida fue un intento de cooptar la justicia y someterla al poder político, o cuestionársela desde el punto de vista técnico o constitucional.

Lo concreto es que Macri ha terminado legitimando en toda la línea al partido judicial, que es el único partido de la democracia que nunca se somete a elecciones; y para cuyos integrantes no rigen las leyes que se aplican al común de los mortales: si hasta llegaron a declarar inconstitucional a la misma Constitución, cuando lo creyeron necesario.

Antes -este mismo año- desde las fuerzas que componen "Cambiemos" habían apelado al partido judicial para revertir su derrota en las elecciones tucumanas, y por ahí anduvo hasta último momento Costa tratando de que Lorenzetti y su runfla impidieran la asunción de Alicia Kirchner en Santa Cruz.

Cualquiera sea la valoración jurídica que se tenga respecto al mamotreto de Servini de Cubría en la cautelar presentada por Macri, choca al sentimiento democrático leer que es un juez el que dispone cuando un presidente termina su mandato y cuando lo comienza el otro; mientras "ordena" que éste jure para poder ser presidente pleno (como si ya la Constitución no lo mandara), y crea una inexistente situación de acefalía para acto seguido resolverla; como un demiurgo jurídico que va creando el derecho a su paso.

Así como antes otros jueces resolvieron que un juez duraba en su cargo para siempre, aunque la Constitución dijera lo contrario; una más entre un cúmulo de decisiones bochornosas que lejos de fortalecer la democracia, la debilitan.

Macri -que estuvo a punto de hacer que los atributos del mando se los traspasara Lorenzetti- colocó deliberadamente al partido judicial como árbitro de las disputas políticas, sentando el funesto precedente de que pueden meter cuchara y tener la palabra final incluso en el corazón mismo de esa disputa, que es la legitimidad de los mandatos que establece la Constitución, cuyos titulares ordena el voto popular.

Ya impuesto del gobierno, pretende desplazar a Gils Carbó para cumplir con un objetivo político que -más que de su admnistración- parece de Recondo, Sanz y la Asociación de Magistrados, para terminar de saldar a su favor la interna del partido judicial. 

Los antecedentes de ese partido judicial y la hiperactividad política de su actual jefe Lorenzetti no habilitan a ser optimistas respecto a que sus señorías usen con moderación el rol que se les ha concedido, que es congruente con el que ellos mismos se autoatribuyen.

Peor aun: si son coherentes con sus antecedentes y fallan más oteando los "climas sociales" que las leyes y los tratados de derecho, es muy probable que el propio Macri compruebe -más tarde o más temprano- en cuero propio su error.

No será seguramente ahora -cuando todo le sonríe- pero respondiendo a la ley histórica que gobierna los movimientos políticos de la corporación judicial, más tarde o más temprano llegará la ocasión. 

3 comentarios:

Andrés dijo...

Buenas CKSF,

Tenemos que usar la técnica del judo: Aprovechar la fuerza del contrario a nuestro favor. Tanta "metida de cuchara" terminará en "metida de pata", y cuando se revierta este "cambio de época" usar esos desaguisados para renovar la cúpula del poder judicial y avanzar a fondo con las reformas.

Mientras, hay que movilizar a todos los abogados simpatizantes con nuestro proeycto político para convencerlos que su mejor aporte será afiliarse a todas las asociaciones profesionales posibles de modo de hacer elegir representantes del CM afines. Por mucho tiempo seremos minoría pero en su momento la situación puede cambiar, y con ello el control del CM.

Saludos,

Andrés

ram dijo...

En una de ésas, el tipo nos esté regalando la confirmación tácita de sus escasas luces, es raro ésto de hacer ostentación de que le debés favores - y favores pegados con moco - al club de usureros leguleyos éstos; rara (y dificilmente inevitable) esta indiscreción indecorosa.

Cíborg K dijo...

Bien CKSF

Ahí tenemos un claro objetivo(el cuándo lo dirán las oportunidades y la dirigencia que subsista):

Democratización del Poder Judicial vía reforma constitucional.

Que el Ciudadano pueda elegir/renovar a los integrantes de la Corte Suprema, amén de otras autoridades de dicho poder, sería un buen principio. Aunque realmente habría que democratizar a fondo a ese "árbitro comprado" por el poder real.

El tema es que para lograr eso necesitaríamos militarla desde mucho tiempo antes. Quizás desde ahora.

CK