LA FRASE

"TENEMOS QUE DEJAR DE ANTEPONER EL INTERÉS NACIONAL ANTE TODO; PRIMERO ESTÁ EL INTERÉS DE LAS LEBAC'S." (MAURICIO MACRI)

lunes, 7 de diciembre de 2015

UN PAÍS DONDE FLORECEN LAS PYME


Por A.C.

El objetivo y los resultados del desarrollo de la industria nacional, planificado primordialmente en base al consumo del mercado interno, se fortalecía en el año 2013, cuando posibilitado por la reforma de la Carta Orgánica del Banco Central se establecía que las entidades financieras debían de prestar para créditos productivos,  como mínimo el 5 % de su cartera de depósitos. Los préstamos a las empresas para inversiones productivas ascendían entonces del 10 al 17 % del PBI, y casi el 60% de esos créditos son destinados a Pequeñas y Medianas Empresas.

Esta línea de financiamiento productivo, se sumó a otras similares como los créditos del Bicentenario, el Fondear y los préstamos de ANSES a través del Fondo de Garantía, lo que permitió el enorme crecimiento del universo PYME en el país durante los últimos años,un sector de importancia económica y social relevante, porque resulta el principal generador de puestos de trabajo.

El importante aumento del financiamiento a las PYMES a partir de éstas herramientas generadas por el Estado Nacional, provocó junto al crecimiento de la actividad, la creación de miles y miles de empleos vinculados a las distintas ramas productivas.

Y el crecimiento constante y sostenido del financiamiento a la producción, incluyó también posibilitar a la PYMES financiarse a través del mercado de capitales, facilitando su ingreso a las distintas opciones que éste ofrece para la toma de préstamos.

Y así, se llega a un récord histórico en estos últimos días del Gobierno Nacional, ya que según informa el Instituto Argentino de Mercado de Capitales (IAMC), hasta fines de octubre de éste año, las PYMES accedieron al financiamiento por un total de más de 7.500 millones de pesos, lo que representa un nuevo récord que supera el total de préstamos obtenidos por las PYMES durante el año 2014.

Actualmente el sector PYME tiene la posibilidad de emitir acciones para financiar su actividad, un mayor acceso al mercado financiero, un menor costo de financiamiento, y dispone de instrumentos  como el cheque de pago diferido y los pagarés.

"Las pymes son actores cada vez más relevantes en el mercado de capitales argentino porque una de las claves es que la disponibilidad de recursos genera demanda de esos mismos productos y crece el número de empresas que se acercan", como sintetiza en ésta nota un integrante del mercado. (sacado de acá)

Las distintas herramientas crediticias orientadas a la producción creadas por el Estado Nacional en estos años, la sanción en el año 2012 de la nueva Ley de Mercado de Capitales (Ley 26.831), la reforma de la Carta Orgánica del BCRA que hoy posibilita direccionar el financiamiento a la actividad productiva, han sido avances cualitativos cuyos resultados son concretos e innegables.

Privilegiar la producción, la generación de riqueza por sobre la actividad especulativa,  ha sido el objetivo de las políticas aplicadas durante el período 2003-2015, y entre estas medidas, se incluyeron aquellas que dirigidas a los mercados, se orientan a que éstos no solo se dedican a la especulación, sino también a funcionar de manera virtuosa, convirtiéndose en un canal para captar inversores cuyo dinero se destine al financiamiento de emprendimientos productivos, especialmente para las PYMES. Los resultados están sobre la mesa.

Pero hoy en el sector PYME hay mucha preocupación. Porque las tasas actuales de financiamiento productivo podrían elevarse exponencialmente luego de una devaluación como la propuesta por el presidente electo y su equipo de asesores económicos.

Más allá de las idas y vueltas de las nuevas autoridades, las desmentidas y posteriores confirmaciones de lo desmentido anteriormente, de los distintos valores cambiarios estimados públicamente, de las confusiones entre causas y efectos, no hay manera que una devaluación no incida sobre las tasas de interés, y es inevitable que produzca retracción del consumo , y con ello deba disminuírse la producción.

Si además, la estructura legal y crediticia generada durante estos años a favor de las  PYMES fuera modificada, comenzando por la Carta Orgánica del BCRA que hoy posibilita direccionar parte de la cartera de los bancos al financiamiento de la actividad productiva con tasas especiales, los resultados de éste cambio serán muy negativos, y  estarán en breve sobre la mesa.

No hay comentarios: