LA FRASE

"ME SIENTO CON GANAS DE TENER OTRO MANDATO, ESTE CARGO ES MAGNÍFICO, SOBRE TODO POR EL RÉGIMEN DE LICENCIAS QUE TIENE." (MAURICIO MACRI)

martes, 15 de diciembre de 2015

¿Y QUIÉN PUSO LA TUTUCA AL FINAL?


Hace unos meses atrás se presentó un pedido de informes en la Legislatura por un contrato de fideicomiso firmado entre BMR Mandatos y Negocios (una empresa cuyos dueños son el Banco Municipal de Rosario en un 99 %, y la Municipalidad de Rosario en el 1 % restante) y la Inspección General de Personas Jurídicas; que significaba una virtual "privatización" de los mecanismos para remodelar la sede del organismo estatal.

En el pedido de informes el entonces diputado Acuña señalaba que "Lo más grave del contrato es que podría ocultar una estrategia impulsada por funcionarios públicos, mediante la cual, por acciones u omisiones de ellos, se permite que una sociedad administre y recaude fondos públicos y privados con destino a su organismo controlante (IGPJ)”, afirmó. Entre las objeciones menciona la falta tanto de autorización legal para el convenio como de transparencia para las relaciones públicas de control de las sociedades comerciales y la indelegabilidad de las funciones públicas de recaudación y administración de bienes y cometidos públicos. “Este contrato permite o hace factible que por las gestiones de la controlada se conviertan en fiduciantes por adhesión otras personas jurídicas controladas a quienes se les requerirá aportes con destino a su controlante”, " (las negritas son nuestras)  

Para que se entienda: se objetaba que la plata para remodelar el edificio de la Inspección la manejara una sociedad (BMR Mandatos y Representaciones) que está sometida a su control como autoridad de aplicación del régimen de las sociedades comerciales en Santa Fe. Una sociedad que no es la primera vez que aparece en negocios con el gobierno provincial desde que está en manos del socialismo: ver por ejemplo acá.

Tal como lo dan cuentas las imágenes del decreto (firmado por Bonfatti en las últimas horas de su mandato) que ilustran el post, el fideicomiso manejado por BMR obtuvo aportes de "la sociedad civil y las fuerzas vivas" rosarinas por unos $ 770.000, sin que se haga la más mínima mención a quienes fueron las entidades o personas que aportaron.

¿Será porque entre ellas hay algunas o muchas que son a su vez fiscalizadas por la Inspección General de Personas Jurídicas?  

Y en tal caso de ser así ¿a cambio de qué hicieron tan generoso aporte?


No hay comentarios: