LA FRASE

"RECHAZAMOS LAS DEPORTACIONES DEL GOBIERNO ARGENTINO A LOS ACTIVISTAS QUE IBAN A LA CUMBRE DE LA OMC; HAY QUE SER TOLERANTES CON LOS QUE PIENSAN DISTINTO, COMO NOSOTROS QUE RECIBIMOS SIN PROBLEMAS A LA DELEGACIÓN DEL SOCIALISMO SANTAFESINO." (DONALD TRUMP)

viernes, 3 de junio de 2016

MAJUL, UN CRUZADO


(*)

“El presidente Mauricio Macri está recorriendo el camino inverso al que transitaron Néstor Kirchner y Cristina Fernández. (¡pará, pará, parà!: Néstor arrancó con el 22 % para que Cristina llegara al 45 % y el 54 %. ¿Vos decís que Mau se viene en picada del 51 %?) Es decir: el de la sospecha hacia la búsqueda de transparencia. (ah, eso. A veerrrr) Macri creció en el mundo de los negocios y fue testigo privilegiado de las trampas y las ventajas de las que se sirvió su padre, Franco Macri, (testigo, socio y beneficiario. La famosa “pesada herencia”) para levantar un imperio económico que con el tiempo se fue achicando hasta perder la mínima influencia. (los balances indican lo contrario Luis. ¿O ves creés en las declaraciones juradas que le manda Mau a Laurita Alonso y Franco a la AFIP?) Los detalles de cómo lo hizo se pueden encontrar en Los dueños de la Argentina, publicado en abril de 1992. (de ahí para acá corrió un tiempito, para los negocios de los Macri y para los tuyos como periodista, y con el gobierno de Macri. Pasaron como 14 millones de pesos también) Necesitó muchas horas de psicoanálisis para comprender que su padre todavía compite con él. (siempre fue así, medio lento para entender. Ni cuando el padre se garchaba modelos igual que él pero con 30 años más se daba cuenta el nabo) También necesitó mucho dinero para pagar a los abogados por asuntos judiciales en los que Franco lo habría metido sin consultar. (epa Luis, ¿cómo se hace para que te metan en algo “sin consultarte” y que ese “algo” te haga necesitar abogados, falsifica firmas Franco?) O, como les dice a sus amigos, "sin comerla ni beberla". (acá no queda claro si se refiere a la parte buena o mala de los negocios familiares. Porque por lo que sabe, con la buena -o sea la guita que dejan- tampoco habría tenido mucho que ver, le vino de arriba) La causa de las escuchas a su ex cuñado fue el desaguisado que más dolores de cabeza le trajo. (claro, Franco le falsificó la firma en la contratación de Ciro James, y en la designación de Nadorosky y el Fino Palacios, imaginate) Y todavía está lidiando con los Panamá Papers. Aunque parezca mentira, aún no consigue que su padre le confirme, de manera fehaciente, en qué otras empresas offshore lo habría incluido, según él, sin consultarlo. (parece mentira porque lo es. no podés formar  parte de una sociedad sin saberlo ni aceptarlo, menos siendo miembro del directorio. Lo importante es que la famosa “declaración de certeza” marcha bárbaro, por lo visto)
Hace tres años, en tono de confesión, Macri le dijo a un periodista (vos) -palabras más, palabras menos-: "Yo ya estoy hecho. (“...hecho un pelotudo...” fue la expresión completa) No vivo ni gasto como un multimillonario. (obvio: las vacaciones se las paga el Estado, o se las garronea a los amiugos, como Lewis) Pero podría vivir de rentas sin ningún sobresalto". (“vive” de rentas sin ningún sobresalto Majul. ¿Cuándo trabajó en algo antes de entrar en política? Porque después ni hablemos) Todavía era jefe de gobierno de la ciudad. (y sí, si fue hace tres años sí, contános algo que no sepamos Luis) Lo explicitó, a manera de introducción, para hacerle entender a su interlocutor que deseaba ser presidente sólo para lograr un lugar en la historia del país. (si es por eso listo, ya está, lo consiguió, que renuncie y se vaya a “vivir de rentas” igual, pero sin cagarnos la vida) Sin embargo, así como todavía mucha gente tiene el prejuicio de que Macri gobierna para los ricos, (viste como es la gente de prejuiciosa. Andá a saber de donde sacaron esa idea) una cantidad considerable de argentinos sospecha que sus papeles personales no están completamente en orden. (“sospecha” claro. El resto está seguro que son todos truchos) Volvió a suceder después de que se hizo pública su última declaración jurada. Tres dudas surgieron después de la presentación: (¿tres nada más? permitíte dudar más Luis, si no parecés Aldo Rico) que fuera casi el doble de la última que había presentado como jefe de gobierno, (lo que fue el doble no fue la declaración, burro, sino su patrimonio) que apareciera prestándole a su amigo Nicolás Caputo casi 30 millones de pesos (más preocupante es que le regalara más de 1000 palos en contratos del gobierno de la ciudad) y que hubiera depositado 18 millones de pesos en una cuenta con sede en las Bahamas. (sobre todo porque hay que preguntarse quien deposita pesos en las Bahamas. Imagínate lo que se habrán cagado de risa los tipos del banco) A los tres interrogantes, fuentes cercanas al Gobierno respondieron con explicaciones lógicas. (ah, listo, ya está, no investiguemos más. Ah, los tiempos en los que hacías “periodismo de investigación”, Luis) Lo que hizo casi duplicar el resultado final de su declaración jurada fue un poco la devaluación (que dispuso él siendo presidente, pero igual la diferencia es entre el 2014 y el 2015, o sea que la devaluación no tuvo un pomo que ver, Majul) y, mucho más, el hecho de que el formato de presentación de declaración para los funcionarios porteños permite asignarles a las sociedades el valor simbólico de un peso. (o sea que los controles en la CABA son una joda, es un paraíso fiscal) El dinero que Mauricio le prestó a Caputo está registrado y en blanco. (igual que el que le hizo ganar con obras. El problema es que una cosa y la otra son incompatibles) Y la empresa a la que Macri contrató para que invierta su dinero en efectivo se mudó a Bahamas, pero no hay nada irregular en ello; (porque....lo decís vos) se trata, otra vez, de plata que está declarada y paga impuestos en la Argentina. (¿esto te lo informó Abad Luis, no está violando el secreto fiscal? Manejálo)
La semana pasada, Macri le preguntó a su mesa chica: "¿Hasta cuándo debo seguir dando explicaciones?". (ya somos Venezuela: Maduro hablaba con un pajarito, éste con una mesa) Y un hombre de su absoluta confianza le respondió: "Todas las veces que sea necesario". (cagamos: si ya se rascaba los huevos y gobernaba poco, ahora va a estar cuatro años explicando lo inexplicable. Lo único decíle que trate de dar por lo menos dos veces seguidas la misma explicación, sobre el mismo tema) El problema, explican otros altos funcionarios que hablan todos los días con él, es que tampoco el Presidente se la puede pasar dando explicaciones a cuestiones que considera no tan urgentes. (¿los tarifazos, la devaluación, la inflación, la caída del PBI? Preguntamos porque de nada de eso da explicaciones que no sean echarle la culpa al kirchnerismo) No comparto esa idea. (apa, ¿qué pasó que nos paramos de manos, llegó el ajuste a la pauta?) Creo que cuanto más claras y precisas sean las explicaciones, más imagen de transparencia dará. (¿la “imagen de transparencia” es la mitad más duranbarbista del adagio de la mujer del César: “no importa si sos transparente, pero sí que des la imagen de serlo”?)  Por ejemplo, me parece una buena decisión la de trasladar su cuenta de Bahamas a la Argentina, (sí, sobre todo luego de que dijeron que no tenía ni guita ni cuentas afuera, y que había puesto todos sus bienes en un fideicomiso ciego) en el medio de un proyecto de ley que vincula el blanqueo de capitales con la obtención de fondos para la reparación histórica a los jubilados. (¡pará, pará, pará!: si decís que la guita esa está en blanco ¿por qué la vinculás al blanqueo?) Sin embargo, considero que debería sumarse la aclaración sobre cómo podría tomar el Presidente semejante decisión si su fortuna ya había sido entregada para ser administrada en el marco de un "fideicomiso ciego".(o sea que entonces la decisión es una cagada, las explicaciones son inexplicables y no se tiene que enojar porque le pidan que vuelva a explicar todo. A lo mejor el fideicomiso es como Topacio, que era ciega pero al final veía)
Por suerte, Macri todavía no se hace el distraído (no, se hace el pelotudo que es otra cosa) y comprende que está siendo prisionero de sus propias promesas de campaña (claro, como esas de “pobreza cero”, “unir a los argentinos”, “vamos a mantener lo bueno y cambiar lo malo”, “nadie te va a quitar nada de lo que dieron”. Pero viste como son los prisioneros en éste ispa: entran por una puerta y salen por la otra) incluso del nombre que le puso a la nueva alianza. "Cambiemos" significa: seamos distintos de verdad. (también puede ser el eslogan de un aviso de swingers) Y cambiar de verdad, para el jefe del Estado, significará responder a la demanda de trasparencia de manera positiva. (pero no responder a las explicaciones que le piden sobre su patrimonio, porque se enoja de que le pregunten siempre lo mismo) Y hacerlo aun cuando en el camino deban ser investigados, por ejemplo, su primo Ángelo Calcaterra (a propósito Luis: ¿viste que aparecieron papeles de él en "La Rosadita"?) u otros amigos de la vida. (y de los negocios)
Macri es consciente, también, de que los vericuetos de la historia lo pueden colocar en la vereda de enfrente de la dinastía a la que venció, representada por Néstor y Cristina. Kirchner (¿y cuándo les ganó a los dos Majul, si en el 2007 y 2011 corrió y desistió de ser candidato a presidente) llegó al poder con la promesa de combatir la corrupción, de colocarles "traje a rayas a los evasores" y de hacer de la Argentina "un país en serio". Además del hartazgo por la crisis social y de gobernabilidad que arrastraba la administración de Fernando de la Rúa, Kirchner se transformó en presidente porque también estaban dispuestos a votarlo quienes se indignaron, por ejemplo, con el caso de las coimas en el Senado. (y porque Menem se bajó del balotaje Luis, acordáte que había sacado el 22 %. Justamente el 25 % de Menem demuestra que no había tantos “indignados con la corrupción”) El triunfo en la primera elección presidencial de Cristina Fernández se podría explicar por los buenos resultados de la política económica (“se podría”) y por la fantasía de que ella agregaría la dosis justa de república a una gestión que no tuvo más remedio que administrar con la emergencia. (o sea que la economía entra en el potencial, y la fantasía dentro de las razones reales. Maravilloso, porque todos sabemos el peso decisivo que tienen en una elección el Consejo de la Magistratura y las conferencias de prensa) "Cristina iba a poner la casa linda y ordenada después de que Néstor entrara con el hacha de bombero para apagar el incendio (si querés apagar un incendio con un hacha te vas a quemar hasta el ojete, Majul) y salvar a los bebés, las mujeres y el jefe de la familia", le gusta ejemplificar al ex jefe de Gabinete Alberto Fernández. Pero nada de eso sucedió. Al contrario. La supuesta lucha contra la corrupción que iba a encarar la entonces sí jefa del Estado se transformó en encubrimiento e impunidad días después de asumir, cuando argumentó que la aparición de Antonini Wilson con una valija de dinero negro era una operación de la CIA contra el gobierno que encabezaba. (obvio, cuando quedó demostrado que era...¿qué era al final?) Años después, la inesperada muerte de su marido la puso en el lugar de víctima. (es lo que suele pasar con las viudas: se ponen en víctimas cuando se les muere el marido, sin avisarles antes) Entonces el círculo rojo y la mayoría de los argentinos empezaron a suponer que, con su partida, Néstor se había llevado todo lo malo (para el 2010 el círculo rojo ya le había armado a Cristina el conflicto del campo y la guerra por la ley de medios, entre otros quilombos Majul) y que Cristina encararía una nueva limpieza a fondo para terminar con los negocios sucios de los amigos del ex presidente. El video de La Rosadita, las incontables propiedades que le están encontrando a Lázaro, los detalles de causas como Hotesur y Los Sauces y todas las evidencias que aparecen día a día demuestran que Néstor lo hizo y que Cristina sabía. (todo este párrafo hay que meterlo porque Dios nos libre que dejés de hablar del tema. Ni lo permita) Es más: algún fiscal debería citarla a declarar para comprobar si es cierto, como declaró Leo Fariña, que mandó llamar a Báez para preguntarle si estaba fugando dinero hacia el exterior y si además le reclamó que le diera parte de esa plata.” (avísale a Marijuan el Play Mobil constructor, que fue el que le tomó la declaración. Y a Báez también.)
(*)  Las negritas son nuestras, el original acá

3 comentarios:

Rodrigo Ariel Pizarro dijo...

cada vez que este cara dura e hijo de puta escribe, yo vengo acá a leerlos a ustedes. Gracias.

Adrian Anido dijo...

Es tan pelotuda la nota y el autor está tan seguro que nosotros somos los mas pelotudos en esta historia que en su intento de defender al pelotudo del presidente queda como el grandísimo pelotudo que realmente es.(Confieso que no pude terminar de leerla)

GISOFANIA dijo...

existirá algún ciudadano que le crea aún a Majul? en realidad, primero hay que entender lo que dice....