LA FRASE

"EN UNA REUNIÓN CELEBRADA EN EL ASCENSOR DE MI EDIFICIO, HEMOS RESUELTO DEJAR EN LIBERTAD DE ACCIÓN A MIS VOTANTES, PARA QUE CADA UNO VOTE COMO LE PAREZCA EN LAS ELECCIONES DEL DOMINGO." (PINO SOLANAS)

jueves, 16 de junio de 2016

¿OTRO CASO DE "PESADA HERENCIA RECIBIDA"?


El decreto cuyas imágenes ilustran el post estaba “escondido” y apareció ahora, a siete meses de dictado. Es una ampliación neta del presupuesto provincial (aumentando el gasto votado por la Legislatura) del año pasado por 7958 millones de pesos, para afrontar el pago de las políticas salariales de los distintos sectores de agentes estatales en el último tramo del año (octubre, noviembre, diciembre y medio aguinaldo).

Lo grave es que lo fundamentan en el artículo 27 de la Ley 12.510, que dice "El Poder Ejecutivo puede disponer la incorporación al presupuesto de autorizaciones para gastos no previstos o para los cuales los créditos aprobados hubieren resultado insuficientes, para atender hechos de fuerza mayor o excepcionales que requieran la inmediata atención del Estado. Estas disposiciones deberán ser comunicadas al Poder Legislativo con los antecedentes que sustentan la decisión adoptada, antes de ser puestas en ejecución."

O sea que para el gobierno de Bonfatti (que firmó el decreto junto a todos su gabinete) la política salarial pactada en paritarias con todos los gremios estatales era un “gasto no previsto”, "excepcional" o "de fuerza mayor".

Lo que no está claro si el decreto que estuvo “escondido” siete meses fue comunicado a la Legislatura como manda la ley invocada, y si los legisladores está enterados de la decisión, que fue concomitante a la aprobación del Presupuesto 2016; que como consecuencia de ella fue fuertemente modificado.

Como es una ampliación neta de ese presupuesto (gasto adicional al votado), no se reducen otras partidas en forma compensada para atender los mayores gastos en “Personal” (sueldos), ni tampoco la ampliación de gastos tiene su contrapartida en la ampliación de recursos, por mayor recaudación a la prevista en el presupuesto. La única explicación posible es que esos mayores gastos se cubrieron con endeudamiento, sea letras, pagarés o "pedaleo" de pagos a proveedores.

Para tener una perspectiva de la importancia del monto, representa en cifras redondas el 9 % del gasto total del año pasado y el 21,25 % del gasto en Personal. Aunque aun no está disponible la Cuenta de Inversión del ejercicio 2015, las ejecuciones presupuestarias del año pasado (diciembre incluido) dan cuenta de 14.052 millones de pesos en "Fuentes Financieras" (que son un recurso, proveniente del endeudamiento).

De ese total, 12.405 millones son "Endeudamiento público e Incrementos de Pasivos", dentro de los cuáles 11.491 millones son "Deudas exigibles", es decir, pedaleo de pagos a contratistas y proveedores, que de ese modo (no pagando las deudas) se convierten en un “recurso” para afrontar otros gastos.

Todo indicaría entonces -atento a los montos involucrados- que de ahí sacaron la guita para pagar las políticas salariales, lo cual es una bomba de tiempo que le dejó Bonfatti a Lifschitz; porque este año tiene que pagar las dos cosas: las políticas salariales (incluyendo las de éste año), más lo adeudado a los proveedores y contratistas.

El monto de 7958 millones (que podría ser incluso mayor) es más del total de lo que la provincia recibiría este año de más por encima del presupuesto, por los fallos de la Corte nacional en los juicios contra la nación por la coparticipación que iba a la ANSES y los gastos de funcionamiento de la AFIP; de acuerdo a lo que calculábamos acá.

Pero como decíamos en ese post, los fondos adicionales que llegan tras los fallos de la Corte los están incorporando en "Bienes de Uso" (gastos de capital) como manda la ley de presupuesto, pero genéricamente y sin afectar a obras específicas, mientras al mismo tiempo piden endeudarse en 1000 palos verdes para hacer obras; porque buena parte de ellos los tienen que aplicar a pagar deudas con proveedores que quedaron del gobierno de Bonfatti.

Eso implica que lo que le entre a la provincia por el cese del descuento de la parte proporcional de la coparticipación por el fallo de la Corte se lo "tragarán" las políticas salariales, el pago de sueldos y la cancelación de deudas con proveedores y contratistas que dejó Bonfatti; con algún “dibujo” presupuestario en el medio por el cual pasarán de "Bienes de Uso" a "Personal" y otras partidas, vulnerando la Ley 12.510 en tanto destinan partidas de gastos de capital para gastos corrientes.

Y las obras que -eventualmente- se hagan, se cubrirán endeudando a la provincia en 1000 millones de dólares de acuerdo con el proyecto enviado por el gobernador a la Legislatura.


No hay comentarios: