LA FRASE

"YO HACE 70 AÑOS QUE NO LA PONGO, POR CULPA del PERONISMO." (FERNANDO IGLESIAS)

lunes, 25 de septiembre de 2017

LOS DÓLARES DEL ENDEUDAMIENTO SE VAN POR LA CANALETA DE LOS ANTICIPOS FINANCIEROS


Sabido es que el socialismo es afecto al endeudamiento externo, con las excusa de hacer obras: lo hicieron en los 90' desde la Municipalidad de Rosario, y lo volvieron a hacer en la provincia desde que la gobiernan desde el 2007.

Justamente con esa excusa -tomar préstamos para hacer obras de infraestructura- apoyaron en el Congreso el acuerdo del gobierno de Macri con los fondos buitres; aunque ahora les parece malo porque no les pagan la deuda de la nación por el fallo de la Corte.

Sin embargo, el manejo que hacen de los fondos del endeudamiento es como mínimo curioso: algo al respecto habíamos visto en esta entrada, y ahora a juzgar por el decreto cuya imagen encabeza el post, lo han vuelto a hacer. 

La cosa es así la provincia se endeuda en el exterior en moneda dura y queda en consecuencia sujeta al riesgo cambiario (cada devaluación acrecienta el peso de los servicios de la deuda sobre las cuentas públicas), y para peor en éste caso con acreedores privados y prórroga de jurisdicción, pues se emitieron bonos en los mercados de capitales por 500 millones de dólares, en lugar de acceder a alguna línea de financiamiento de los organismos multilaterales como el BID o el Banco Mundial.

Esa deuda en dólares es para afrontar gastos en pesos (pagar los certificados de los contratos de obra pública), por lo cual debieron traer las divisas al país y liquidarlas en el mercado único de cambios.

Y por si eso fuera poco, la provincia termina actuando como financiera de las empresas contratistas, aliviándoles el costo de las altas tasas de interés del sistema bancario nacional, mientras carga para sí con el peso de la deuda en dólares.

Porque lo que está el decreto es modificar en forma compensada el presupuesto de la Dirección Provincial de Vialidad, para poder pagarles a las empresas contratistas un anticipo financiero del 10 % del valor de cada contrato, cifra que por tener ese carácter (anticipo) cobran aunque no hayan movido una máquina, ni hecho todavía un metro de asfalto.

De la modificación global de algo más de 347 millones de pesos, se reducen en "Bienes de Uso - Construcciones en el Dominio Público" (rutas) partidas por $ 81.980.000, y se aumenta en "Adelantos a Proveedores y Contratistas" (anticipos financieros a las empresas) por $ 115.830.000.

Un negocio bárbaro. Para las empresas por supuesto.

No hay comentarios: