LA FRASE

"DEL "PLAN BELGRANO" A MÍ ME TOCÓ LA PARTE DE VILCAPUGIO Y AYOHUMA." (JOSÉ CANO)

sábado, 2 de abril de 2016

HOMENAJE


Ahí está el presidente Mau, luego de depositar su ofrenda floral en el cenotafio que está en Retiro, en homenaje a los caídos en Malvinas; con cara de tener tantas ganas de estar ahí, como en la presentación de un libro de filosofía.

Dando el presente en el único acto en el que la máxima autoridad del Estado argentino va a participar hoy, el día en el que conmemoramos a los veteranos de guerra y a los caídos en las islas, en defensa de nuestra soberanía.

La misma semana en la que la ONU respaldó nuestros derechos sobre la plataforma continental, en un hito decisivo en nuestro reclamo de soberanía sobre las islas.

Un hecho trascendente que no le pareció relevante al presidente para -por ejemplo- contarnos a través de una (demonizada) cadena nacional, a todos los argentinos; ni ese día, ni hoy; a propósito de la fecha que conmemoramos.

El cansino y a disgusto -a juzgar por la expresión- módico acto de homenaje de Macri a nuestros soldados llega también en la semana en la que estuvo por segunda vez en tres meses con el premier inglés Cameron; sin hacer en ninguna de las dos oportunidades la misma mínima mención al tema Malvinas, y a la necesidad de reencauzar la vía diplomática para discutir la soberanía; como lo mandan las resoluciones de la ONU.

Como tampoco la hizo en ninguna de las múltiples oportunidades en que estuvo en apenas 10 días con Obama; el presidente del país aliado a los ingleses en la guerra del Atlántico Sur, cuyos satélites dieron -por ejemplo- la información necesaria para hundir al crucero General Belgrano, el hecho que causó el mayor número de bajas argentinas en el conflicto.

Por el contrario, acaba de llegar de una cumbre de seguridad nuclear en la que abandonamos la tradicional política seguida hasta acá en la materia en coordinación con Brasil (comprometiendo además nuestro desarrollo soberano de la energía nuclear para fines pacíficos), para embarcarnos en la que proponen los socios mayores de la OTAN (que lo eran obviamente en 1982), con la excusa de la guerra contra el terrorismo.

Se lo nota molesto a Macri llegando al cenotafio, como se lo notaba molesto e incómodo acompañando a Obama al Parque de la Memoria, para homenajear a las otras víctimas de la dictadura (junto con los soldados de Malvinas): los desaparecidos.

Molesto, no adusto por la solemnidad del momento: se le nota mucho cuando se mueve en terrenos que lo incomodan, como los derechos humanos, la soberanía y la dignidad nacionales.

Es claro que el tema Malvinas jode, perturba, en el intento de "volver al mundo" y retomar las "relaciones carnales". Y no lo puede disimular.

Su actitud no cambia un ápice el reconocimiento y la gratitud de la inmensa mayoría de los argentinos para con los que ofrendaron sus vidas por nuestra soberanía, y por los que sobrevivieron al horror de la guerra, y están entre nosotros. Un reconocimiento que trasciende fronteras ideológicas y pertenencias partidarias.

Precisamente por eso hubiera sido deseable que nuestra máxima autoridad política estuviera -al menos desde lo gestual y simbólico- a la misma altura de nuestra gratitud. Porque de eso se trata también ejercer la representación de la ciudadanía.

PD: Conste que no pusimos esta otra foto, con la torre de los ingleses (¿se sigue llamando así?) de fondo, porque hay dudas sobre su autenticidad porque la plaza luce seca (igual, la cara de "¿qué carajo estoy haciendo acá?" es la misma), y hay quienes dicen que no hubo tal acto, porque no hay registro en video, ni siquiera del sitio de presidencia:



2 comentarios:

Tito dijo...

8.55 hs marca la Torre.

Temprano para un PRO.

Anónimo dijo...

La foto teoricamente es de hoy 2 de abril a la mañana. En Capital estaba nublado y de a ratos llovía. Pero el cielo en la foto está celeste y despejado.
El Colo.